Skip to main content

Full text of "Origen de las especies por medio de la selección natural ó La conservación de las razas favorecidas en la lucha por la existencia"

See other formats


I 










()Ui(iEN 1)E I.AS ESI'KCIHS 



I'U y oslii liin;h<j cl i[r'|i('isiti 

qtU! iniUTii 111 Icy. 



JlAiiuti), lft77. — 'I'li'rtiiu.vi'.-KsTKiii'tmi'iA I’KIIOJO. — I'izaiTd, I.'i 


ORIGEN 


Dli 


LAS ESPEGIES 

I'OR MEDIO DE L.\ SELBOOION NATURAL 

O I.A 


COSSliRV\CI(l\ HE US mu 

l'’AV01lKi:iUAS KN LA LLCIIA I’Oll LA KXISTENCIA 

POR CIIARI.es DARWIN 

i;ii).v R'is I'RR vrriiii in. i.a hmxta y ui.tima lainimN i.siji.iin.A 


ENRIQUE GODINEZ 







' _ .. 



B I B 1 . 1 o T E G A PE H O J O 
I I’AKIS 

(■■ALI.K UK I'lZAllUU, ir, I HI, Ul-K UK Pu<lVUN(;K 



EiVM;E.\DAS IIECIIAS EJI lA lilTIMA BDICIOS MBI.ESA 


Son muclias Itts onmiondas hechas por cl autor on 1a soxta oilicion ingicsa. La 
scgunda fu<5 casi una roim])rcBitm do la priinera. En la torcera corrigid y afiadii') 
Imslantp, y lodavia mfts an la cuarla y c(iiiiila. 

Las ti'aclucdonoH do cslc liijro iliw ilifuroiitos idioinas oiu'dporjs erau las si- 
guioiiloK, al publicarso la soxta odiciou on Iiiglaleira: 

(?«aLi'o al fi'anctis. 

(Uiioo al aloiiiaii. 

Ti'cs publicadas on ingics on los Eslados-Uni'.los. 

Uiia al ituliiiiio. 

Una al liohindos. 

Tons al rusn. 

Una al biiocci. 

Losdo (“iitdnuos liny uloas vai-ias i;ii diforoiilos jiaisos un ctirso do iiuliliciAobii. 



INDIGE 


Uiwi.iiiiMii iiis'rrtmnr) I 

lN'('mitiii(;i;i<>N . l^l 


< lAi’iTiti.ii I’liiMnun. — V.iri/iciim I'i futiiilo ihnni'-stirn , — (.'aiisas iii‘ viiriii- 

liilidml. — I'^fi'nlus del lialiilo j' did iisn d rlrsiisn lid las jiarloH. — Varia- 
iddu fiiiiTidaliva.- 'IIi‘ri'iicin.--( 'ai'iudi’r dn las variiiidoiics dciiiidsliiras. — 
Diliciillad da dUdnj'iiir nili-a varii'dadaH j’ csjasdrs. — OH^i'ii da las va- 
riodndi's iliimi'slicus da ima n miVs as[ii'i'ii'_s. --I’liiniiiaH dciiiu'-sliaas: hii' 
ilifai'i’mdaa y mdgan. -I’l'iuaiiiins da salaaaioii .saaiddns da aiili^iio; siis 
afaalds,— Kali'acdmi niairxliaa a iiiininaaiaida, — OidL-aii daM<;..i|iicidii ila 
iiiiostras ]Ji'iiiliia(‘ii)nas dnmiVsliaas. — I UraunstaaaiaH liivuralilaH li la fa- 

aiiltad da solaaaioii dal liiiiiilii'a v; ; : : " : “ 

(J\idTiit.a II. — Viirindiin ('a In iintiiriili-:n. — Varialiilidud. — hifari’iiaias iii- 
ilividiialaN. — I'lsjiaaias dudusus. — Las as|iaaias miiy I'Xiaiididas, uiiiy di- 
fiiiididns y mas udiiinnas sim las ijiio mftii vai'iaii. — Las i's|)cr:ia.s da l<n 
fidnariis inas firaadas I'li aada pals vaviaii mas iVi'aiiaiilaiiK'aja i|ii<' las 
aspaRlM do Ills (^dliai'cis mils ]iai|iianiis.— Mllcdias da las asppaias dii Ins 
f^i'iidsis mfta (iraiiilas paraacii varii-dailas an ijiia sa I'aliaroii iiiiits a ntras 
Jiiiiylillimaanmiuo d(‘sij:ii(ilmc:iila, y an ijiialiinia]i ilislnlniaion liniilada. a.i 
I 'M'ltin.d III. — Liirlin jmr la exiulmcin.—Hn nlcaiiaa snlirc la stdaraiim na- 
tiind.— -Kl ti'niiinii nsadu an iin saididu amplin. — |{nziiii ^’[aiiim'li'iaa da 
draoinui’tiln — .\nmaiiUi rfipiiln da Ins aiiitiiuli’s y plaiilas iiatin'ali/.adi)s. 

— Natumlay.a da Ins nlisidanlas al aninaiitn. -Limipali'iiaiii iniiyarsid.- 
LfaalcjB dol climn.— I'lsilaacinii dim.’inmla dal mimai'ci da jiidiviiliins.— 
Halacimias cnmiilajas da Indus Ins aninnilas y plaiilas an In iiuliiridazn. 

— liiu’lm scmisima par In a.^islonafu aiilra mdividiins y variadadas 
ila la misma asiinaia; ft memalii (aniliian onlra las as|iaeias dal mismn 
^'■•naisi. — La rolaaiiiti lUi iirfmiiisnin ft iirt-taiiisjiii) as la m.'is iiii|Hn'l.'inla 

ill' Indas las ralaaintias /-i 

I '.U'l l'lir.n IV. — Sr/rtvinii iiu/iirnl, I'l sn/iai'i'jraiiaia ilr (ii.s /ini.s .■i/'/n.s. - Sa- 

lar-ainn iiahnal.-'-Sn pndai m|i:ii'adn ami la salaaainii dal liniiilii’a.— 

Wn piidar sniira aarnalaras da iiii|wiifaiiaia insiunilii'aiila. — Sii )indar an 
Indas las adadas y an Ins dns sa\ns.— Salai'aiiin snxnnl.'-'Snlira la (lain- 
ralidad da Ins arn/amianins aiil|-a Ins individiins da la misma a.sjiaaia.— 

I Jiratiiislaiiaias fiivunddas y dasruvnrulilas ft Ins lasnlladnsdalasalafainri 
indiirnl, ft saliar: ariizaiiiianln, uisliunii'nln, iiftinorn da individiins. — Aa- 
ainn laiila.— Kxtiiicinn aniisada |inr In salaaainii mUiiral.'— 1 livar>{aiii'ia 
da ani'ftalor ralaainnnda ami In divaaviilnd da lialnlmilas an ini |in/s da 
nil fti'cii jii’cpiaftii y anil In lUilimdiznaimi. — .ftaaimi da la salaaiiioii indii- 
r.'il siilira Ins ili'saaiidjpnlas da iiii |Hiilni anmiin jmi- inailin ila l:i divar- 
f-'anoia do carftalar y do la nxliiiainii, — ICxpliaiiainii dal iiKi'ii]iamiimln da. 
lodijs luB Bdrcs orgftniws.— I’i'()j 5 ri.‘sn an lii nigiinizaainn. — Las lunims 


Vi 


inuicl: 


l)ajas son coiiscrva<las. — 0<invi;i'},Miifiia do ciu'aolcr. — MullijiUoiKiiim in- 

clcliiiiila las fispeoias, — RosiUnon !);{ 

OaimtuU! V. — Le;/(w do Invurincinn. — Efpctosdel caniliici do ciniilidoiicH. — 

T]so y falla dc iiso ciiiiil>iii:i<lr»s (am la solffadon luitiiml; oi’s^aiiOH (l('l 
viiolo y (Ic la vision. — .Voliinaiacioii. — \’ai‘i:u;imi (aiiTclnliva. — (lomjxm- 
sauion y oiajiioinla rlcil ornnimmnto. — (Jorrcliioiiinos falsas. — Vaviuliili- 
(lail lie las estnicturas imilliplcs, rtniiirn’iitarias ci infi'i'ioniumle or^mni- 
zailas, — 'Las partes ilesan'iilfarias ilo uiiii inani'i'a extrani'ilinaria sim.su- 
inamente vanaliles; los earacteres osiicoilieo.s son mas varialjles i{iio lus 
I'Cin'riooK: los (airaeleres soeuiKlarios sexuales son varialiles. — Laseape- 
cics (lei mismo ^{(inoro variaii do iina inaiicra analo^a. — Hetrowso a ea- 

i'act(?res iwirdidos liaco murdin liumiio. — nosiiinim 14!) 

rAmiir.o VI,— Di/ieid/ados de la leorla . — Diliimlladijs do la (eon'a do la 
descoiidencia con modilicacion. — ’^’nlta 6 raiTZa de las varieilados do 
transieion. — Transicionos cm los lialjilos do la vida. — llalnlos divorsili- 
oados on la misma ospecie. — Ks[iecies eon Iniliilus en gran mcdida difo- 
rentfis de las espcoies inincdialas, — Organos i|c porfi'oeioai oxlrema.-— 
Modus do transicirm. — (jasns do dilimiltad. — Nalura non facU nalliim. — 
Organns do poi^a imporlancia. — Los I'lrganoa no son on todos cases ali- 
sohdamcntc jierfcctos.— La loy de unidad do tipo y do (mndicionos do 

pxislencia, es(i\ omniironilida on la leorla de la selecciim indiiral 18a 

( !.vi’(TT:r,o VII. — (Hijndoies (livvrKna d la leorla do la snlercion naliiral. — 
Longovidad.— Las inodilicaoiones no son nce.osarianK’ntc -Hiinnllaneus.— 
MiHiilicaeiones ipie en la aparicneia no son do iililidad diixaUa. — Di'sar- 
rollo progresiw, — Los caraideres do pi'tnuma imporlancia fnncional, son 
los mas coiislanlos de lodos. — Supiiesla incompoteneia dc lasoleccion 
natural, para (^x|lli(^ar los eslados in<;i|)iciites d(> las (wtrnclnras litilos. — 
(laiisiis ((lie so opono.u li la ad(|nisioimi pur medio dc la sclwcimi iialnrnl 
dc oslrnclunis nl.ilos. — (iradiiucioiies do oslriictiiras con rnneioni's cam- 
liiadas. — Orgaiios iniiy iliforonU's on iniemliros de la misma elaso, des- 
arriillados do nno y del misnio origeii. — Rimmcs para no ci'oer (m iiuxli- 

lioacioiios uraiidos y hriiseas '.’'17 

VIII. — l7ia/.iiUo, — Los inslinlos son comparahles con los Iniintos. 

I’oro diforonlcs oil .su origen. — Instinlos "riidnados. — llormigas y ])ul- 
gonos, — .Inslinlos varialjl(^s.' — Inslinlos domcslicos, sn orlgoii. — Instinlos 
iialiirales del ciieo, molollmrs, ave.simz y aliejas parasilas. — Ilormiga.s 
1(110 liiicen eselavos. — Lanhojado eolmcma, siis inslinlos do liaccr ce.l- 
das. — Los cninliios de inslinlos y esli'iielni'as no son simnUdiioos por 
iKiOO.sidad,— l.liiieullmlos do la looria ilfi la sek'crdon nalnral do kw ins- 
linlos. — InsccloB nenlros 6 csWriles. — Uesiiinon -LI 

( '.vi’iTm.o IX. — IlibridiHtno . — Dislincion emtro la eslerilidad de los priinoros 
rriizamioiilos y la do los liihridos. — 1 ,a oslcriliilail os varialdo on grado, 
no univorsal, aloelada |ior criizamionlos ('oreaiios , snprimida |ior la 
domeslicidad, — Loves ((lie goliioriian la esU-riliilad dc los liiliridos.— La 
esk-rilidad no os iiii don es|>(>cial, sino iftie es ine.ideiilo de oiras iliro- 
reiicias, y no esln aeiinudada por la seleecioii nalnral.— ( 'aii.sas de la 
oslorilklud lie. los (irimeni.s c.ruzamicnlns y do los hiliridos.-— I’aralelisuio 
ciilro los ofcelos do cambies en las eondicioiicH de vida y los del cruzii- 
mioiilo. — Diinurlismo y Irimorlisiiio. — La forlilidad de las variedadcs 
eriizadas y do sn do.scondeiicia ine.siina no es iiiuversal. — Ililmdos y 
mestizos com jiiirados iude]jcuilienlemonl(' de su foeimdidad, — Ib'sumen. Ill I 
( '.vi’lri t.o X . — lie In im/jo/fecc/rm del 7wjixlro r/eoMr/ieo. — Dc la aiiseiieia 
dc viirk'dadi'S iiilennerlias en la ucinalidad. — De la iialnralcza de las va- 
rie.dades iiitermediasexliiigiiidas;su ni'imero. — Del Iraiisi-nrso deiieiji[io, 
deilucido de la voloiddad iiiedia do la deniidai'iou y dejidsilo, -Del Irans- 
I'lirso del Hi'm|m ealmilado en ai'ms.— Do In (loln-eza de iiiieslras eiilee- 
eiones paleoiitoldgieas. — Do la iiilermileneia de las lorinaeiones geold- 
giciis. — De la domidacioii do las .siiporlleies graii/licas, — De la aiismicia 
do Viiricdadi's inliTiiiedias cii nna formaeion ilada. — Do la ajiaricioii re.- 
(loiiliua de gp'tiixis do esjieeios, — Do sn a]iai'ieioii repcnliiia en las (rapes 
fosilfferas iini.s Iiajits ipio se i:imoeeii.-'-.\nligiieil;nl ile lalierra Imlnlablc. dV.i 



i.VlJilUi 


VII 


XI. — i^dlirr In Niivvsitiii <lr lax w'tv.'.v (injiUiiiuiN, Ajifin- 

liMilii y siici'siva rlr‘ iiiu’.viis csiiciat's. -Siis lUfi'n'iitc-s vclDi'idudi'H il.- 

(■iimliiii, — litis (•sjs'iiics, iina vc/. [ii'nliclas, tin I’ctijijirfVi'n mas. fats 

VTUtnis ill! osiK’dics si.uiicti las inistn.-is rcfrias t^aiicrali's, cn «ii a|iai'i('i<>ii 
> ilcsaiiaHniiiii. i|iii- las csjiccii-s sulas. --Dc la (‘xliiu'inii. --(■aiiiljias si- 
iniiliruiciis cii Itis I'rii'iiias ifc villa da ludn al iiuiiuli). — Aliiiidadi-s da las 
.•s[i(iou-s pstiiiyiiidiis, I'ljii’ci sf y niii las csiii-aics vivtis.— I'J.sUnln ila 
ilcsai'i'Dllii (la las riii'ii);L5i aii(i.i;uas.'— Siinasinii ili’ Ins misnins lijum ilciili'ii 

dn las iiiisinas rnnaas. — I ti-srniii-n ilc csla i;a|ifliilii y ilid aiilin'ini' liH:; 

( 'AiH'ri.ia) XII . — Dhtrihiivioa »/(■');//', -i/iivi. — La distnlmaiini ;i'-liial nn ]iii(‘di‘ 
(■\|ilicai'fla par (lifcroiir.ias an las (•(iiidiiiioia’s fisiciis.— las 
iiarroras. — Aliiiitlad do. las lintdiKsiinucK del inisinn l■.(lulillon^o. — ('oii- 
li’ds do croiicion. — Dispersimt nor los oamliios do l•liIna, did nivol did 
siiidn. y imr otros mi’dioa aocidonlali’s, — HispiTsiim duraiilo id iktIuiIo 

— IVi'fodoft i;lariiili‘.s allorindivos on ol Norlo y on id Snr Ill 

1 ^\I'^•rla.^l \lll.~DiNli'iliiii'.ii>ii (/ooi/ivi/iivi. ((■oulinnai'inii). Ilisli’ilnioinii do 
l;is iiriidiiociniK's do a;,oia, diilco. — Solno Ins li.'diiltinlos do l:is islas noi-a- 
nioiiH, — Aiisonoia do litilraoios y do iiiamiroros lorroslros, — l)i' la nda- 
oioii do liiH htiliitaiili's do Itis jsias con los del oc.iidnonio mas [iri'ixiino. 

-yl)o la oolniilKaoiiin jironodonlo did oidizoii mas [in’ixiiiio, omi miidiliist- 

I'ioiios stdisiKiiioiitos. — 'llosiiinon did i.'ajiflido anlorior y do I'sto 'i.d 

I '.Mdri'iiO XIV. — A/iiiitInilcx iiiiiliinx r/o lux nrrrx <ii‘!iiiiii<-ii.x.- -.'‘l>’rl'oln;iin . — 
l^nilintilngln. — O/v/a/in.s riiiliiiii'iilnrio.x.--l 'lasjlii'aoimi. fjrii|iiis suimrili- 
iiados li ^'nipiiK, — Misloina iialiinil. lli'j-las y dilindlados on la dasili- 
oaoioii, cxphoadii.s so;rim l;i Lonrfa do I;i ilosooiidoMoia onii miidKioaoion. 

— I’liisilioacion do las vai'iodtalos, --La dosooiidoiioni iiHinla sioMipro 
|iai'a la filtwiliciioion. — Cavaoloros iiiniloj:os o ilo iidaidaoinii. — Alinidti- 
dos fionoralo.s, onmidojas y radiadas,- La oxdnoinn sopara y ilolitio Ins 
^'riijins, — Miirfiiliinni ontrn niii'inlirii.s rlo |a miKiiia idaso y oulro jiarlos 
did inisinn inilividiin. — Mmlirinln^da, -siis loyos o\]dio;idas I’or no snruir 
las viiriaoiiinos on nna odad loiii|ii'itiia, y piir sor Iioi-odadas on nmi odad 
oonvspimilionlo. — Oiyaims riidimonlarins; o\|di(';ir’inii i|o sii nrfi.ioii.-. 

Itosiimoii 'i 77 

C.vidrttr.n XV. — fiooapi/idacdon g CDitclmitni . — l{oo;i|iiliil:nnnii do las idijo- 
oiiini's A 111 toor/ii do la snloooinn imlnnil. — Iloi'iiiiiliilaoinii do las oir- 
I'liiislanoias ^nnoralo.s v ospooialos on sn ravnr. — Caiisas do in oroonoia 
^'oiiornl oil la inmiituliilidad do las osnooios. — Ilasla il(‘indo pnodo oxton- 
(Ici'so la tooidii do la Hidoooiini nutiiral, — LfoolnH do sti iidnpoinii on idos- 
liidiii do la liisinrifi iialnnil. — OliHorvariinioH liiialos •’•‘.’■i 


IN' imi. ISDII-.K. 



CARTAS DE Mu. DARWIN. 


Ai'RII- !? 8lh IR7I1. 

Down 

Iii'.chenh.vn, brnl. 

Drill' Hir; I .im mmiii for ymir 

cl(in'orApi'il?)(li ainifiirllioiiifficnt of 
) oiir work ami Iho llrviow. I sliiill i.o 
liloiisoil and lioiioiirnl to Ikivo inyliook 
ii'iiiislalnd inSpaniHli, liywliidi inrmis 
it may lio. Known in t!io largo king- 
iloin of ypaiii, anil in liio widost cxlni- 
ilnil vcgioiifi wlirrc Spanish is spoken, I 
dirooK'il my [iiililishor to smnl a copy of 
'lie Grinin liy post to you yi'slcrilay. No 
fasllicr aulhnrisation is rnfiiiircd than 
lliis nolo. 1 li.avo mitliing to add In (lio 
Spanish oditimi, and will only inlil my 
sincere hopes lhal it may ho succrsfiil, 
I have the honour fo roiiinin, dear Sir. 
yours faithfully 

(!ti. D.uiwi.v. 


28 HI! Annii. t87(i, 

Down 

llr.chPHlinHi, linnl. 

Doi'ir Sir: IiO agr.ado/.oo nuiolm ,sii 
oarlii, ilcl -.M do AI.ril v <'l ro-alo ilo sn 
lihro y do la Itovisla, "Mi* phioo y iioiirn 
'I'lo so (radir/.oa mi liliro ill i‘s|i;ifio!, 
puns do Oslo inodo soril Icidn on ol di- 
lalado roinn ilo K.spnhu y on his cxlon- 
didfsiinns rojiimios ihnido .so Imhhi I'l 
oaslollfino. lie diidn :i mi c•dit^ll■ la dr- 
don do ijno eiiviara a \'. pur oiirron 
ayor un o]oin]'lar del On'i/oii, No lian- 
fiillii. mas'anloriziicinii (|no os(n oarta, 
Niida Iciign ipii' iifiadir ]iiira !a I'llir'idii 
ospjifiidii, a no SIT mis ospi-i';inziH .sin- 
i-oras ilo ijiin ohionga uii Imi'ii I'xilo. 
Tonjin 0.1 honor do f(ui'd;ir, i[Morido so- 
hor. liolinoiilo vitosirn. 

('ll Daiiwin. 


Rl Lraduetor romitic) ii Mr. Oh, Darwin Ins primoros plioft'os 
lie la vor‘,'(ion cspauola, y rcciltid iina iitontn curia, la ciiitl Ira- 
(lucimo.^!. 


Id, MIS 21th 1877. 

Down 

Bt'f.hpnham, limit. 

Dear Sir: T roooivoi! only Ihis mor- 
ning llio slmots of ilio .spainsh (rausla- 
I ion of my Orl</i/i of Siu-nir.t, niiil liki' 
mimh Iho iinpoarimoo of Iho Ivpoolo,, 
and am glad (o sco wind progress has 
hoim made, Wilh ri‘li'i'oiio(‘ In your 
obliging nolooftlio J 'dli I am oxiromolv 
siiiiy to say tliat on ai-finint of my weak 
lioallli nnd hoing inin’li nvorworked 1 
l•annolundoslak(■ln^oad oYorthoshools. 
The lahnuv woiihl ho oonsidorahlo, as 
Irom want of praclioo I have forgolton 
niucli of waht I formody know of yimr 
lino language. The low pages wliicli I 
liiivo road soom In mo vory o.loaoy ox- 
liroasod -whilh cordial wisiios for llio 
success of llio Work I romain,ilcar Sir, 
yours failhfiiliy. 

(!ii. D.\nwi;.N. 


2! 1115 Td.Mizo, 1877. 

Down 

/Ifiidioiihain. liPiil. 

Dour Sir: Ilaslai'sla mafiana no In* 
mdliido Ins pliogns do la I radiiooiini os- 
pahohi ill’ mi Orfi/cn '!•' (a.s os/ji'oio.s, y 
mo giista miiidio id nspoclndid lip", ole,, 
y me oaiis.'i alogri'a vor oiian adolaiilada 
vala "lira, (.'on rospoolo a la oarla do \ , 
del I'l , ijiio os do iigriidooor, Kionl" 
I'll l•\lrl'll1ll doo.ir i(iio por mi mala sa- 
lud y oxci'S" do Irahaj" no pnodii om- 
prondor la laroa do leer omi doloiiciim 
Ins jiUogns. Soria nil Iraliajo eoiisiiiora- 
lilo, pnos ho "Ividiido mnolio do In i(iio 
ilntos sivlilado viiosiro liormoH" idioma, 
|nir falla do nracliini. Das pinms pAgi- 
iias 1(110 lio loidii pardi’oiimo clarfsima- 
moiilo I'xprosiulas. Don dosons oonlia- 
los piir oi dxiln do la "lira, i|nodo, ijiio- 
rido flofior, liolmonti' vncslro. 

( III. D.aiiwin. 


BOSQUEJO HISTORICO 


UEL 

PBOGBESO DE H OPiBION SOBBE EL OBlGEN BE US ESPEtlES 

AXTIiS DE PliBLICARSE U I’RIMBnA EDIClOX DE ESTA ODRA, 


Daroaqui una icloa muy brevo dol progreso quo ha hocho la 
opinion sobre cl ongon cic las especies. Hasta hace muy poco 
tieinpo la gran mayorla do los naturalistas oreia quo las es- 
pecies oran produccioncs inmutablos y que habian side crea- 
das con independencia las unas do las olras. Ilan sostcnido 
muclios autorea habilmente osla opinion. Unos pooos natura- 
listos, por otra parte, ban croido quo las especies pasan por 
modificaoiones y que las formas existeates de vida son des- 
cendientes por una verdadora generacion do formas quo exis- 
tieron antes. No fijandoso en las alusiones al asunto, halladas 
on los autorcs clasicos (1), cl primer autor que on los tiempos 


(i) Aristolelea onsu Phymeoj AusculliiUonau {lih.'i, cap. 8 , piAr. 2 ) ilo.spucs tic 
hocei’ jiotnr quo la Iluvia no cac para quo el ti-igo eroKCO, coino lampoco para 
ijuo 80 estropeo aquel quo e! labrador triilo ya, aplioa ol mismo argumonto 
u la organizaoion, y afiade (segun la traduccioii cie Mr. Clair Greco, quien 
por primera vez mo llamd la atoncion sobro eslo pasajc): «iQu 6 os, puee, lo que 
impided las diforenles partes (del cuerpo) loner oata rolaoion meramente ac- 
cidental en la naturaleza? Los dionloa, por ejomplo, orecen neoesariamente los 
del frento altlados y propios para partir y las muolas planas y lUilea para mas- 



:* 01li(.lUN Dlv LAS ICSl'UlllKS 

nioclci'iios In hn trnlndo con un cspiritu cicnlilico I'lio IJuffon. 
Mas como sus opinionos tuvici'on Clucliincioncs graudos en di- 
fci’cntcs pci'iodos, y como no unlnn on las cnusas 6 nicdios do 
li'unsrormnvsc las cspecics, no ncccsilo yo dcicncrmo aqui on 
dc[alles sobi'o io iiuc a el se I'olierc. 

lianuu’ck I'lio cl priincro euyas concltisioncs en cste punlo 
excitai’on iiiuclio la atcncion. Kstc naturalista, justaincnLo cc- 
Ichfc, jmblico porprimera ve^ siis opinionos en 1801; las am- 
plio imiclio en 1800 cn su PliilosopJiie Znnl<ujiq'iu\ y dcspuos, 
en 1815, cn la introduccion a su Xat. cics aninmiix sans 
rertebres. Sostionc cn cstas obras la doclrinadc (^ue lodas las 
especics, incluso ol hombre, scdcrivan de otras espccies. Ilizo 
primero cl cminoivlc scn'icio dc llamaL’ la atcncion hacia la pro- 
babilidad dc epic todo cambio cn cl inundo organico, lo mis- 
ino quo cn cl inorganico, I'ucra ol rcsullado dc una ley y no do 
una intci'vcncion milngrosa. Lamarck parcce habor sido Ile- 
vado a su opinion sobre cl cambio gradual de las cspceics, 
principalmcntc por ladiiicullad dc dislinguir cspecics do va- 
ricdadcs, por la casi pcrfccLa graduacion do formas cn ciertos 
grupos y por la analogia dclas procluceioncs domesticas. Con 
respeelo a los medios do modificacion atribiua cl alguna parte . 
a la aceion clirccta dc las conclicioncs fisicas do la vida, algo* 
lambicn al cruzamionto dc formas ya existontos y niueho al 
uso y desuso, csto es, a los cfoctos del habito. A esta ultima 
influcncia parecc alribuir todas las hermosas adapLaciones do 
la nuluraleza; ooino cl largo cuollo dc la girafa para tomar 
su alinicnlo do las ramas dc los arboles. Pero tumbicn creia 
cn la Icy del dosarrollo progrosivo: y como todas las formas do 
la vida [iendon nl progreso, para cxplicar la cxisloncia en los 
dias prcseiiles dc produccioncs simples, mantionc que cstas 
son geiierudas espontancumente (1). 


licar cl .ilimcnlo; y no fueroii liedios para pstn, sino <|ue fu6 cl resullailo rle! 
acuidente. Y <lc igual inndo snnetlc con las otras partes en fine parceo cxistir 
una nilaptacimi para un liu tletcrmiuado. Siempre y cuando, por lo lanto, todas 
las paries rciinidas (cs deeir, las partes lie un todo) csli'in como si fueran lic- 
olias para alfxo, son conservadas por lialjcr sido aprojiladanicnlo consliliiidas 
por una pspoiUanpulad iulcrna; y ai|iiellas cosas que asi no fueroii consUtui- 
das jiei'pcieron y lodavia perecon.)) .\qui vemns ya soiulireado ol principio de 
la seleccion nulural; pero sus observaeiones sobre la formacion dc los dieiiles 
inueatran cuan poco fioinprendia Arislotelcs cste principio. 

(1) He tornado la leclia dc la priiiiera puljiicaviou de Lamarck, de Isid. 



3 


uosyi.'KJo msToiuco 

Oeofl't'oy Baiiit-Miliiiro, coino so dice on sii Vida oscrita poi‘ 
su hijo, sospocho ya on 1705 quc lo quo liainamos ospecios 
son dcgcncraciones vaviadas del inismo tipo, Ilasla 1828 no pii- 
])lic6 su uonviccion do quo las mismas forinas no so hau ])ei’- 
petuado dosde el origon do todas las cosas. Ueoffroy paroco 
haber fundado pi'incipalmciiLo on las condicioncs do la vida, 
6 monde ainbiante la causa del caml)io. Ei’a procavido para 
saoar conclusioncs y no creia quo las espeeies cxistciitcs csldn 
aliora pasando por inodificacioncs; y, como su liijo anado: 
uC’esf, doncitn problerne 'a reservar ejitierenwnt A I'avenir, 
Huppoae 7ne)m que I'acenn doive avoir priao sur bti.n Pro- 
blema os, pucs, rosorvado enteramonto al porvenir, si os quo 
aun on ol porvonir Ilcga a sor rosuclto. 

En 1813, cl Dr. W. C. Wells loyo on la Royal i^ocidlij «Una 
rclacion do una mujor blanca, parlo do cuya picl scasoiueja 
a la do un nogro;u poro nose publico csta momoria hasta 
quo aparcoiorou cn 1818 sus dos iamosos ensayos sobro el 
rocio y sobro la vision simple. En dstos rcconoco disLiiiLa- 
inontc cl principio do la solocoion natural y os la priinora vo/ 
(jne so ha indicado tal reconocimicnlo; poro la aplica sulo a 
las razasliumanas y a ciertos caractorcs do cstas iinicamontc. 
Despucs do obsorvar (^uc los nogros y mulatos gozan do una 
inmunidad para ciortas onformodados tropioalcs, obsorva pri- 
mcro, quo los animalcs tionden a variar cn alguna proper- ■ 
cion, y dospuos, ([ue los agricultoros mejoraii por la soIcccioiP 
sus unirnales domdsticos: y asi, afiado, lo quo cl arte haco on 
cste ultimo caso, paroco hacorlo con igual clicacia, aunquo 

Gooffi'oy Saiut-IIiliiirc (Hist. Nal. Gi'.ni'i'ule, fomo 2.°, pAyina 40.5, IS.'iO) his- 
tiii'ia Qxoolenlc cic la opinion anci'ca do esla materia. En osla oljra sc da una 
rclacion complcln do las condiisioncH do Uiiffon sobro ol inismo asunln. Es cu- 
riosfi liasla (jiiii pmitri mi abuclo ci dor^tor EraHimi.s Darwin, anlicipn las Ojii- 
niimo.s y crn'nicas ba.scs dc juiuio do laimarck cn su Zoiinniiiia (vol. I, jiayinas 
.■iUO-ulO) piildii^ada cn 1791. Seyiin Isid. (Iciiffroy im ipioda diida ilo (pio Clocllic 
era un parliilarin cxtrcnni do iipinirincs scmcjaiilcs, cmno lo liacc ver en la In- 
trodiiocion a una olira csm'ila cm 17111 y 17!)r>, jumn no jmblicaila liasta mtidio 
ticinpo despucs: Im olisorvado do an modo sufili.simo (Gocllip. af.s Ni)lni‘fors~ 
cht'f umi Dr. Kiirl Mtidiiig. s. Ill) cjiic la ciieslion del porvo.nir [lara Ids natii- 
ralistas sera ^oenno las rcsc-.s llcyaii A tenor cuerno.s? y no ipara tpiAlcs sirvonV 
Es un caso oiirioso do la mancra dusuHoitar-sc upinionos soincjantos epic prAxi- 
inaincntG al inianio licinpo Uoctlie cnAlomania, cl doctor Darwin en Inylatcrra, 
y (Icoffroy Haint-IIilairc (como vcrcnios inmediatamente) cn Francia, llcyaran 
A la misina conidusiuii sobro el or/ycn do las ospccics cn lo.sanos 1794 y 171).v 



i OUiliEN 1)E EAH ESl'EE! ES 

con mas loiililud, lu nntucaloza on la formacion do las vai-ie- 
dades do la hunianidad, propiaa para cl pai's quo habitan. Do 
las variodados accideiitalcs del hoinbro quo ocurririan entro 
los primeros pocos y csparcidos habilantes do las rogioncs 
inedias del Al'rioa, alguna soriu mas iddnoa quo las otras 
para sufrir las enformedades del pals. lOsta raza so muUipli- 
caria por consiguionto, miontras quo las oLras dccrocorian, no 
solaniento por no podor sostener los alaqncs do la enformc- 
dad, sino tambion por su incapacidad para contender con sus 
mas vig'orosos vccinos. El color do esta raza vigorosa, doy por 
sonlado, por lo quo ya so ha dicho, quo scria oscuro. Poro 
cxistiondo aun la misma disposicion a formar variodados, 
ocurriria con cl tiompo una razaeadavoz mas oscura; y como 
la quo mas lo fuora, soria lamas a proposito para cl clima, al 
lin llcgaria a prevaleccr entro las domas — si no era la unica 
quo quedara— on aquel pais particular on el quo habia tenido 
otigeii. Extiendo despuos cstas mismas considoraciones a los 
habitantes blancos del clima mas Trio. Debo a Mr. Rowley, 
do los EsLados-Unidos, cl haber liainado mi atoncion por medio 
do Mr. Brace, al pasajc suprascrito do la obradcl Dr. Wells. 

El honorable y roverendo W. Herbert, quo fu6 despucs decano 
do MancliosLcr, on el cuarto tomo do las IlorticuUaral. Tr'ari- 
sacHons, 1822, yensu obra sobre las Amarijllidacea-‘ (1837, 
pag. 19, 339) doclara quo «los oxiJorinicntos do la horticul- 
lura ban ostablccklo do una manera irrefutable quo las espo- 
cios bolanicas son solamcnto una claso mas elcvada y mas 
permanentc de variedados.» Place oxtonsiva la misma oiiinion 
a los animales. Oreo Herbert quo fueron creadas espocies sim- 
ples do cada genero on una condicion altamentc plaslica al 
principio, y que dstas ban producido todas nuc-slras espocies 
existentes, principalniento por inLorcruzaniicntos, pero tam- 
bien por variaciones. 

En 1826, ol px’ofesor Grant, on el ultimo parrafo do su Incn 
conocido articiilo sobre la Sponfjilla, (Edinburgh Philoso- 
phical Journal y vol. XIV, p. 283) , doclara con franquoza su 
creoncia de quo las esixccies son doscendiente.s do otras espe- 
cics, y que Hogan a mejorarseen el curso do la modificacion. 
Esta misma opinion did on su LocLura 55.“ publicada on ol 
Lancet en 1834. 

En 1831, Mr. Patrick Matthew publico su obra sobre Naval 



iiOSQUE,iO nisT6nico 5 

Timhov and arhorioillure, on laciml da pi’ccisamoiil.c la mis- 
raa opinion sol^ro cl on'gon do las ospocics, quo la cxpucsta 
por Mr. Wallace y pormi, on el I Annoan Journal, u la quo 
alucliru ahora y quo cs la nmpliada on osto volumon. Dcs- 
gruoiadamonto csta opinion fiie dacla por Mr. MaLthow con 
mucha brovodad on pasajo.s osparcido.s do un apdndice a una 
obra sobro oli’a matoria; do modo quo paso desapcrcibida 
haska quo ol mismo Mr. MaUhow llamd la atoncion hacia clla 
on la Gardoncr's Chronicle do 7 do Abril do 1860. No tio- 
nen mucha imporkancia las difcrencins entro la opinion do 
Mr. Matthew y la znia; paroco quo 61 considora quo cl mundo 
ostuvo casi dospoblado on poriodos sucosivos, y luogo ropo- 
])lado; y admito como una alkcrnativa, quo puedan ser gonc- 
radas nuovas formas Hsin la prosoncia do moklo 6 germon do 
agrogados ankorioros.» No tongo yo la .soguriclad do ontondor 
algunos pasaje.s ; pero, segun parcco, atribuyo mucha infiiion- 
cia a la accion dirocta do la.s condicioncs do vida. Olaramentc 
vcia, sin embargo, la fuer^ia complota del principio do sc- 
loccion natural. 

El colobro goologo y natui’alista Von Iliich, on su oxcolonto 
Descripiion Physique des Isles Canaries (1836, pag. 147) 
oxpresa claramento su crocncia do quo las variedados paula- 
tinamonto so cambian on o.spocios porraanontos, quo dejan do 
sor capace.s do oruzamiontos entro si, 

Ralinesquo, on su New Flora of North America, puldi- 
cada on 1830, escribia lo quo siguo (pag. 6); «Todas las o.si} 0 - 
cies pudioron sor variedados on un Liompo , y muchas vario- 
dados so van haciondo gradualmonie ospccies, asumiondo 
caractorcs constantos y peculiai'es,» y mas adolaivto anado 
(pag. 181: «oxcopto los lipos 6 anLocosorc.s primitivos del gc- 
nero.M 

El profosor Ilaldoman fBos/ou Journal of Nat. Hist. IJ. 
Slates, vol. IV, pag. 468; 1843-44) Iia dado habilmonto los 
argumentos on pro y on oontrado la hipotosis del desarrollo 
y modificacion do las cspocios; paroco inclinnrso al lado del 
cambio. 

Los Vestiges of Creation, aparecioron on 1844. En la dcci- 
maodicion, notablomonto mejorada (1853), dice cl andnimo 
antor (pag. 155) : «La proposicion a (|UO so ha llogado dospuos 
do larga considoracion cs , quo las diversas scries do sores 


G 


OnfttEN DE LAS ESPEHIER 


animaclos, dcsdc cl mas simple y mas anlig'uo hasta cl mas 
olevaclo y' mas I’cciontc, son, pov providcncia de Dios, rosul- 
lados: primero, dc un impulso dado a las formas do Yida que 
las avanza on liempos dcrinidos por gcnGracion, a travos do 
grados do organizacion quo terminan on los mas olcvados di- 
cotiledoiicos y vertebrados , siendo los diclios g-rados pooos en 
numcro, y cstando gonoralmcnte marcados por intervalos de 
caracter orgunico, quo son para nosolros iina dilicultad prac- 
tica al tralar dc avcrigiiar ciortas afinidadcs; negnndo, do otro 
impulso cn conoxion con las fuorzas vitalos quo tionde en cl 
curso de las gencracioncs , il modificar las estructuras orgil- 
nicas segun circunstanciae oxternas , tales como el alimento, 
la naturaleza do la habitacion y las influencias metc6ricas, 
siendo cstos agentes Ian aclaptacio7ies del toologo natural.)) El 
autor, segun parcce, creo que la organizacion progresa por 
saltos bruscos y repentinos , pero que los cfoctos producidos 
por las condiciones do vida son gonerales. Sosliono con muclia 
fuorza por razones gcneralcs quo las ospocios no son produc- 
cioncs inmutablcs. Pero no so me alcanza c6mo los do.s su- 
puestos impulsos oxpliquon en un sentido ciontifico las nu- 
merosas y bcllas coadaptacioncs que vemos cn toda la natu- 
raloza ; no puedo ver que por osta toorla podamos comprendev 
como, por ejemplo., un picainadoros ha llegado a adaptarse a 
sus peculiares hal)itos do vida. La obra, por su poderoso y In’i- 
llante estilo, aunque dospliega on susprimeras cdicioncs poco 
conociniienLo exacLo y una gran falta de precaucion ciontilica, 
tuvo inmedialaincnle una extondidisima circulacion. En mi 
opinion, ha preslado un cxcolcnte sei’vicio cn oste pais, por 
llamar la atencion sobre esto punto, removiendo las prcocu- 
paciones y preparando as! cl terrono para la rcccpcion de las 
opiniones analogas. 

En 1846 cl voLerano gedlogo M. J. D’Omalius D’Halloy , pu- 
blic6 en un arliculo excclentc, aunque do cortns dimcnsioncs 
[Ihilletms de I'Acad. linij. Bruxelles, tom, XIII, pag. 581), su 
opinion dc quo os mas probable que hayan sido ])roducidas 
nuevas ospccics por dcscondcncia con modificacion , quo no 
quo hayan sido separadamente oroadas: el autor promulgo 
por primera vez osta opinion cn 1831. 

El profesor Owen on 1849, Nature oj Limbs, p. 80, oscribia 
lo quo sigue; 



HOSQTIEJO UISTOmr.O 


7 


«La idea ar(|uotipo se manifesto so])i’c oslc plancta cn la 
Dcarne bujo diversas mncUfictvcioncs, macho antes de la oxis- 
Htoncia do las ospccios animalos quo cn la actualidacl la I’c- 
)ipi'cscnlan. A quo Icyes naluralcs 6 causas, la ordenada su- 
Mccsion y progresion do talcs fendmonos organicos ]niodan 
»scr somelidas , esto os lo que Lodavia ignoramos.» En un 
diseuvso en la Asociacioii brilanica cn habla (p. 51) ((del 
»axionia de la continua oporacion del poder creador 6 del ov- 
>idenado venir a scr do las cosas viviontos.» Mas adclanlo (pa- 
gina XC), despues de referirse a la distribucion goografica, 
aiiadc: «Eslos fendmenos bacon xacilar nucstra conlian/.a cn 
«la conclusion de ([uo cl apterix do la Nneva Zclandia y la gh- 
»llinn silvesti'C rqja de InglalciH’a fiioran distinlas ci'cacionos 
Hcn aqucllas islas y paraaquellas islas i'ospcotivamontc.» Debo 
(dambicn rccordavse sicinpre (luo cl zodlogo entiende por la 
■jpalabra craacion un proceso que no cnnoce lo que (w.n Ain- 
plilica osta idea anadiendo quo cuando eases como cl do la ga- 
llina silvostro rqjason «cnumci‘ados por cl zodlogo como prueba 
»do creacion distinta del pajaro on esas islas y para cllas, 
»cxpi‘csa pi'incipahnente (|UO no sabo edmo la gallina silvcstro 
»i*ojaIlogd alH, y alii cxclusivamentc; signilicando lainbion 
»por esto modo do cxpi'csar sii ignorancia, la croencia do que 
»tanto cl pajaro como las islas dcbicron sii ori'gcn a una gran 
» causa creadox'a primera.B Si inlcrprotamos csLas sentcncias 
comprendidas on cl mismo discurso, la una por la otra, paroce 
(jun esle eininente lildsofo sintid cn 1858 qucljranlarsc su con- 
lianza cn quo cl apterix y la gallina silvestre roja aparccioran 
primero cn sus rcspcctivos lugarcs, no luibia el como, por un 
procodimiento quo no conoria como ora. 

Fue pronunciado esto discurso dcspucs do liabor side loidos 
en la Linnean Society por Mr. Wallace y por mi los trabajos 
sobre ol ovigen de los especies, a epic ho dc referirmo ahora. 
Cuando sc [mblicd la primera edicion do osta obra, cstaba 
yo tan coniplolamcnlc onganado, con laiUos otros, por expro- 
sionos como <da oporacion continua do la facidtarl croadora,» 
quo inclui al profosor Owen con otrf)S palcontdlogos entro los 
lirjncmento convcncido.s de la inmutabilidad dc las especies; 
pero apareco, Anat. of. vertebrates, vol. Ill, p. 790 , que era 
esto un error garrafal do mi parte. Mn la ultima edicion de 
cstii obra inferl, y la inforencia toduvja mo paroce porfccla- 


8 


OUifiEN DE L-VS ESPEGIES 


mciitc justa, do un pasajo quo ompioza con las palabras «sin 
duda la forma tipo, otc.,n Anat. of. VertobrateSy vol. I, p. 35, 
quo ol profosoi’ Owen admiUa quo la scloccion natural puedo 
haber hcclio algo on la formacion do ospocios nuovas; poro 
csto, Begun parcco, /InuL of. Vertebrates, vol. HI. p. 798, 
cs incxacto y sin pruobas. Tambion di algunos oxtractos do 
una correspondencia entre ol profesor Owen y ol Director do 
la London Review, do la cual aparccia claro para esto ultimo 
lo mismo quo para mi, quo el profesor Owen protendia habor 
proniulgado antes quo yo la tooria do la soloccion natural. 
Exprese mi sovpresa y satisfaccion por esLa notioia; pero on 
ciianto es posiblo ontendor oiortos pasajes recientomento pu- 
blicados, Anat. of. Vertebrates, vol. Ill, p. 798, on parto 6 
on todo ho vuelto a caor on ol error do nuevo. Es para mi un 
consuolo no sor yo s6Io ol quo oncuentra los oscritos do con- 
ti’oversia del profesor Ovvon dificilos do entonder y do com- 
pag'inar unos con otros. En cuanto a lo quo concierno a la 
mora cnunciacion del principio do soleccion natural , es por 
comploto indifcronlo quo ol profesor Owen so mo liaya adolan- 
tado 6 n6, porque ambos, sogun so muestra on osto bosquojo 
histdrico, fuimos prcccdidos hacomuclio liompo por ol doctor 
Wells y por Mr. Matlhow. 

M. Isidore Gcoffroy Saint-IIilairo, on las Conforencias quo 
did on 1850 (cuyo resiimen aparecid on la Revue ot Mug. de 
Zootof;ie de Enero de 1851) , da brovemento sus razonos para 
ncreor quo hay caractores cspecificos, fijos para oada ospecio, 
»on tanto quo ella sc porpotua on medio do las mismas circun.s- 
))laneias; los cuales se modifican, cuando cambian las cir- 
ucunsLancias ambientos.» «En rosumon, la observacion do los 
animales salva.ics domuostra ya la variabilidad limitada do 
las espocics. Las e.vpeviencias sobro los animales salvajes quo 
so han hocho domdsticos, y sobro los animales domesticos 
quo se han vuelto otra voz salvajes , la domuostran mas clara- 
monto todavia. Estas mismas e.xporioncias pruoban ademas 
quo las diforencias producidaspuodon sor de valor generico.yt 
EnsuHfst. Nat. Generate (tom. II, p.430, 1859),amplia con- 
clusionos analogas. 

■ Segun una circular dada a luz ultimamento, paroce quo ol 
Dr. Freke on 1851 (Dublin Medical Press, p. 322), cinilid la 
doctrina do que todos los seres organicos han descendido do una 



9 


DOSQUEJO HlST(3aiGO 
forma primordial. Sus base.s do crconcia y lamancra do tratar 
ol asunto son en un todo difcroiiLes do las mias; pcrocomo cl 
doctor Frekc ha publicado on 1801 su onsuyo sobro El origen 
do las espociospor modio do la afinidad orgilnica., soria do 
ini parto suporfluo la dificil tontativa do dur una idea do sus 
opiniono.s. 

Mr. Ilorbort Sponcor on un onsayo (publicado primoramonto 
on ol Lender on Marzo do 185G y roproducido on sus Essays 
on 1858) ha conlrastado opuosto on oposicion con noiablo ha- 
bilidad y fuorza las teorias do la crcacion y del dosonvolvi- 
mionto do los acres organicos. Arguyc con la analogia do las 
produccionos domosticas, con loa cainbios quo sufron los eni- 
brionos do miichas ospccios, con la dificuUad do disLinguir 
las ospccios do las variodadcs y con ol principio do graduacion 
g'onoral, quo las ospocios han sido modilicadas y atribuyo la 
modificacion al cambio do circunstancias. El autor ha Iralado 
tambicn (1855) do la psicologia por ol principio nccosario do 
laadquisicion por gradacion do Lodo podcrycapacidad mental. 

En 1852 M, Naudin, disLinguido botanico, manifostaba ox- 
presamontc on un trabajo admirable sobro ol origen do las es- 
pocios (Kocitfi Umdicoie, pag. 102 roproducido on parto dos- 
puos en los Nouvclles Arcluoes dii Museum, tom. I, pag. 171) 
su oreoncia on quo las ospocios sc forman do un modo ami- 
logo al do las variodados por ol cultivo, y atribuyo csto ultimo 
procodimiento id podor do seleccion del hombro. Poro no on- 
fioha edmo obra la seloccion en hi nuturaleza. Groc, como 
Mr. Ilorbort, quo las ospocios on sunacimiento oran mas plas- 
ticas quo on la aotualidiid. Da inucho peso a lo quo el llama 
cl principio do iinalidad «polencia mistoriosa, indetorminada. 
nfatalidud para los unos; para los otros, voluntad providencial 
))cuya incosanle accion sobro los surds vivos dotermina on 
))todas las opocas do la cxistonciii del nuindo, la forma, cl vo- 
»lumon y hv duraoion do Ciula nno do olios on razon do su dcs- 
))tino on ol drden do cosas do quo forma parto. Esta potoncia 
»os la quo armoniza a cada miombro con cl conjunto, apro- 
)>piundoIo a la funcion quo do ))0 do llonaron ol organismo ge- 
)>neral dc la natiiraicza, funcion quo os para 61 su razon 
»do sorn (1). 


(!) Sogun alguiias cilns licclias en f/iUe»'SHc/a(?i^en I'iiier die Eiiiwic/ieiunps- 



10 OllIGEN DE LAS ESPECEES 

l']n 185:3 un clistinguido geologo, el condo Kcyserling, (73ii- 
llelin do la Soc. Geolog, scgunda serio, tom. X, joag. 8.57) 
sugivio quo ns{ como las nuevas onfennedados, cuya causa 
se supone ser algun miasma, han nacido y so han exlondido 
por cl inundo, asi tarabicn on cicrtos periodos los germenes 
do especies oxistentes piioden lialicr sido areclados qiumica- 
mentc pop moleculas circum-am])icntcs do una naturalcza 
particular y Iiabor dado do e.stc modo lugar u nuevas formas. 

En cl mismo ano do 185.3 cl Dr. Scliaaffhauson publico un 
cxcclento folleto (\'erhandl des naturhist. Vereinsder Pi'ouss. 
Rheinlande, etc.) on el cual sosticne ol descnvolvimionto 
progrosivo do las formas organicas sobre la ticrra. Infiorc quo 
muclias especies se han conservado vordadoras durante largos 
poriodos, mionlras quo unas pocas se han modificado. Explica 
la distincion do las especies por la dcstruccion do las formas 
graduales intermedias. «Asi' las plantas y los animalcs quo 
nviven no cstan separados de los que se oxtinguicron por 
»nuovas creaciones, sino ticnen que scr considcrados como 
ndescendientes suyos a traves de continuada reprnduccion.n 

Un botanico francos muy conocido, M. Lccoq, escribe on 
1854 (Etudes sur Geographie holanique., tom. I, pag. 250): 
«Se voque nuostras investigacionos sobre la fijeza 6 varia- 
»cion do la cspccio nos conducen directamcnle a las ideas 
»craitidas por dos hombres justamonto cdlobrcs: Gooffrny 
»Saint-IIiIairc y Goethe. » Algunos olros pasajes csparcidos 
en la extensa obra de M. Lccoq, bacon un tanto dudoso hasta 
quo punLo extiende sus opinioncs sobre la modilicacion do las 
especies. 

La ((filosofia de la croacion» ha sido tratada magi.sLralmcnto 


Ge.fefrfl de Ui-nmi, jiai'pco q«Q p 1 ciiilelirc liotnnico y jialpontnlogd Ungor pu- 
lilict') en I8r)2 su crconcin de. rpio ln.K esjieeitis sufroii (les.aiTnllo y inoililic.icion. 
Del nii.smo modo D’ Alton en la ohr.aque csci'ibii) non I'antlcr Holire Ins fnsi- 
Ics exprosA en 1821 umt opinion purcoidii. Soinej.mles non (ainliien, nomo os 
muy s.iliido, l.is manlcnidas por Okon on su olira misliua N!ilxti--l“hilMo;)hh!. 
Sogim otras cilas on laohra do Ooiiron Stihrn In expeu/c j)areim quo Dory 
Saint Vincent, Biirdaeli, Poirot y Fries ii.an adiuiliiio fotlos tjiic sc cslan )iro- 
duoiendo conlimiamento especies nuovaa. Pnoilo anailir quo de los trointa y im.a- 
tro autorcs nfimln’.ados on cstc lioaqnojo historico, q\ie creen on la niodilic.acion 
de las cspocies, o ouando mcnos no orcen on nctos sopar.ados do I'.roacion, voinli- 
sictc lian tralKij.ado y osorito soLro diforontes rumos do liislnria nalural y j^oii- 
logfa, 



DOSQL'EJO MISTORICO II 

poi’ cl Rev. Baden Powell cn sus Essaijs on Uio UnUij of 
Worlds (1855). Nada mivs cxti’aordiiiiU’io (|ue la mancra do qiio 
dcniucsii'a que la inli'oduccion tie cspecic.s nuovas os «un fe- 
nomeno regular y no casuiil» d conio sir John iror.sehel so 
expresa «un procodimicnlo natural cn oposicion (coniradis- 
iitinction) a otro milagroso.n 

El tcrccr volumen del Journal of tho Litinean Society, Ju- 
lio 1858, conlienc arli'culos Icido.s por Mr. Wallace y por mi, 
cn los cuales, como se manifiestji en las obscrvacionos do in- 
trodnccion a c.stc volumen, la tcorla do la scloccion natural es 
promulgada por Mr. Wallace con admirable fuerza y cla- 
ridad. 

^’on Baer, por quien todos los zodlogos sionlcn rospeto tan 
profundo, exprosabahacia 1859 (vdaso Prof. Rudolph Wagner, 
Zoolo(iiseh.-AntJiropolo(]ischn UntermchunrjQn,]). 51, 18G1) 
su conviccion, principalinonlo fundadaonlasloyosdoladistri- 
bucion geogralica, de quo las formas, hoy perfoclamonte dis- 
tinlas, ban descondido do una sola forma madre. 

En Junio do 1850 did cl profosor Iluxlcy una lectura ante 
la Institucion Real accrca do los <(tipos persistontes de la vida 
animal.)) Refiriondosc a casos semejantes, ohserva: «E.s dificil 
comprondor cl signilicado do hcchos lalc.s si suponemos quo 
cada espedo do animal y planta, 6 cada gran iipo de organ iza- 
cion, fuc formado y colocado sobro la suporlicio del globo a 
grandcs intervales por un ado separado del podor creador: y 
monosler os tenor pre.sonte quo somejantc suposicion csta tan 
poco apoyada por la tradioion 6 rovclacion, como opucsta es 
a la analogia general de la naturaleza. Si, por otra 2 )arlo, mi- 
ramo.s a los tipo.s persistonte.s a la luz dcaquellahipdtcsis quo 
sui^one quo las e-Hjiccios vivas en cualquier tiompo son cl ro- 
sultado do la modificacion gradual de cspccies proexisten- 
Lcs — hiputesis (pic, aiiiuiuo no probada y trisLomentc compro- 
mclida jior alguiios do los quo la apoyan, cs, a pesar do todo, 
la unica .a la ciial presLa su iqioyo la lisiologla — su oxi.stoncia 
parcccria demoslrar quo la suma do modilicacioncs por que 
los seres vivos lian pasado durante cl tiompo gcologico cs pc- 
(|uohlsinia, cn comparacion do la serio oomplota de eambios 
(juo ban sufrido.n 

En Diciombre do 1859 publico cl Dr. Hooker su Introduccion 
.•i III Flora do Aiislrnlhi. En la primora parto do osta gran 



12 OldGliN DE LAS ESPEGIES 

o])i‘a admito la verdad do la doscehdencia y modificacion do 

las espocios, y apoya csta doctrina con muclias obsorvacioncs 

originales. 

La pi'imora cdicioii do la presonto obra fuo publicada on 24 
de Noviembro do 1859, y la sogunda on 7 do Enoro do 18G0. 



ORIGEN DE LAS ESPECIES 


INTRODUCCION 


Estando a borclo del Beagle, l^uquo do guerra ingles, on 
calidad do natumlista, mo improsionaron inucho ciertos ho- 
chos on la distribucion do los sores oi-ganicos quo habilan la 
America dol Sur, y on las relaciones gool6gicas do los ac- 
tualcs habitantos do aquel continonto eon los ya pasados. 
Estos liechos, como so vora on los ultimos capitulos do ostc vo- 
liimen, parecian arrojar alguna luz sobro el orlgon do las os- 
pecios, mistorio do los mistorios, como ha sido llamado por 
uno donuestros mas grandos filosofos. Do vuoUa on mi patria 
on 1837 mo ocurrid quo algo podria tal voz sacarse on limpio on 
csta cuestion, acumulando con pacicncia, y rofloxionando so- 
bre toda claso dc hochos quo pudicran loner alguna relacion 
oconoxion con olla. Despues do im trabajo dc cinco anos, mo 
pcriniti ospocular sobro el asunto, y iormc algunas cortas no- 
las: amplio cstas en 1814, haciendo un l^osquejo do las ccnclu- 
sionos quo ont6ncos mo parocian probables: desdo esa epoca 
hasta ol dia do hoy ho prosoguido firmomonle cl mismo objoto. 
Esporo quo so me oxcusara do ontrnr on estos dctallcs perso- 
nalos, pues los doy para domostrar quo no ho andado precipi- 
lado para llcgar a mis decisionos. 

Mi obra esta ahora (1859) cast terminada; poro como mo ocu- 
para muchos anos masol complolarlu, y como mi salud disla 



1i cmiciliN iJli L.vs liril’El^lES 

luucho tic SCI' i'uci'lc, so me ha pcclido quo j)Lii>liquc csLe cx- 
iracLo. lie sido inducido mas ospccialmcntca haccrlo, por- 
(jiio Mr. Wallace, quo ahora osla esludiando la hisLoria natu- 
ral del arehipielugo malayo, ha Ilcgado a conci usionos gcneralcs 
casi O-xaetamente las inismas quo las mias sobro el orlgcn 
do las especics. Eu 1858 me onvio umi Memoria sobro csto 
panto, pklicndomc ([ue sc la trasmitiera a Sir Charles Lycll, 
(piicn la envid a la Li.nnc.an Socictijy csta puldicada on cl ter- 
cer voiumcii del diario do la Soeiedad. Sir Charles Lyell y cl 
Dr. Hooker, tenieiido ambos noticias do mi obra — el ultimo 
liabia deido mi bosiiucjo do 184'i — mo honrai'on pensando 
quo debian do publicarso, con la oxcclcntc memoria do 
Mr. Wallace, algunos breves cxtractos de mis manuscrilos. 

Este compciulio, quo ahora publico, necesariamente tiono 
quo ser impcrfecto. Yo no puedo aqui dar refcroncias y auto- 
ridades para mis diferentes ascrcioncs: y me atrovo a osperar 
quo cl lector se servira confiar on mi exactitud. Sin duda so 
habran deslizado erroros, uun cuando creo quo he sido siem- 
pi'o canto para no liarmc sino de autoridados J)iiona.s. Aqui 
puedo unioaniontc dar las conclusioiios gcnoralcs a qiie ho 
llegado, con unos pocos hcchos on su apoyo; pero ospero 
que cstos sean suficientes on la mayor parte de los cases. Nadio 
puedo hacorsc cargo mejor que yo do lanecesidad do publicar 
mas adelante on dotallo todos los hcchos, sobro los ciialcs sc 
ban cimentado mis conclusioncs, y espero hacerlo cn una obra 
futura: porquo domasiado so ((uo csca.samcnto- se discutira 
en este voldmon un solo punto sobro cl ciial no puodan ser 
aducidos hechos, quo, en la aparioncia, a menudo llovan a 
conclnsionos directarnentc opucstas a las quo yo ho llogado. 
Un rcsultado imparcial unicamentc puede obtonorsc por la 
plena exposicion y comparacion de los hechos y argumentos 
de ambos lados do la cuostion, y osto os aqui imposible. 

Mucho siento que la falta de espacio mo impida tenor la 
satisfaccion do roconocer la generosa ayuda quo ho rocibido 
do muchisimos naturalistas, algunos de ellos dcsconocidos 
pcrsonalmcnto para mi. No puedo, sin embargo, dejar pasar 
osla oportimidad sin o.xprcsar mi profundo agradecimiento al 
Dr. Hooker, quicn, en los ultimos quince anos, me lia ayu- 
dado de todos los modos posibles con sus vastos conocimicn- 
to.s y su oxcclcntcjuicio. 



INTllOlll'llCiO-N 


l.-i 

Al consicloraL- cl orig'cn do las cspocies so concibe pcrfccla- 
mcntc quo un naluralista quo rcl'loxiona sobre las nuitiuis all- 
nidades do los sores organicos, soliro sus rolacioiies ombrio- 
Idgicas, su dislribucion googrulioa y olros heohos seniojantcs, 
pucda llogar a la conclusion do quo las espeoics no ban sido 
croadas indcpcndiontoincntc, sino quo ban dcscendido, como 
varicdadcs, do olras cspecies. A ]K‘sar do todo, lal conclusion, 
nun eslundo bicn fuiidada, no scria salisI'acLoria hasta podcr 
demostrarso como ban sido modificudas las innumerabics cs- 
pecies quo babitan osto mundo, do modo quo adquieran esa 
porfcGcion do cslructura y coaduptacion quo con justicia excila 
nuestra adniiracion. Continuamontc la atribuycn los nalura- 
listas a condicioncs cxtornas, clima, alimonlo, olc., como unica 
causa posiblc do variacion. Kn un scnliclo liniiLado, como mas 
adclantc vcrcmos, puodc cslo scr vcrdad; pcro cs al)surdo alri- 
])uir a mcras condicioncs' exlornas la estrucLura, por ojompio, 
del picumaderos, con sus pics, cola, pico y Icngua, tan admi- 
rablcmonto adapLados para cog-er insoctos bajo la cortcza do 
los arbolos. En cl caso del mudrdago, quo tonia su alimento 
do ciortos arl^olcs, quo tienc scmillus quo nccesitan sor tras- 
portadas por cierlos pajaros, y quo liono I'lores con sexos sc- 
parados, y.que rcquicrcn absoIuUimenle la accion de ciortos 
insoctos para llcvar ol polon de una Hor a otra, os igualmonto 
absurdo quorcr cxplicar la cstructura de osto pariisito y sus 
rclacionos con los varies sores organicos distintos, por los 
cfcclos do condicioncs cxtornas 6 do ha])ito, 6 por la volicion do 
la misma plan La. 

Es, por tanto, do la mayor importancia conseguir una clara 
pcrccpcion do los mcdio.s de modilicncion y coadaptaoion. 
Al principio do mis observaciones mcparccia pro])a])Ic quo un 
cuidadoso cstudio do los animales domesticos y do las plantas 
cultivadas oiVcccria la mojor prol)abilidad do aolarar osto os- 
curo pro))loina. Y no anduvo cquivocado; on osto y on todos 
los demas gjisos do pcrplcjidad ho cncontrado invariablc- 
monlo (juo nuostro conocimionto, por impcrfoclo quo sea, 
do la variacion por medio do la domcsticidad, da])a el mejor y 
mas seguro norto. Yo osaria exprosar mi conviccion del alto 
valor de talcs cstudios, aun({uc bayan sido muy comunmonto 
doscuiclados por los naturalislus. 

1‘orestas oonsideraciones , dcdicaro cl primer capitulo de 



1(1 OlliaiCN Die LAS ESI'ELIES 

Oslo Epitome iV lii vjirificion por iuriucncia de lu domostioi- 
dad. Voremos asi que una gmn parte do modificacion horccU- 
tiiria cs a] monos posililo; y lo (|ug os tan imporlanto 6 mas 
lodavia, voremos ounn grande os el podor del liombre on acu- 
mular por selcccion siiccsiva lig'oras variacioncs. Pasaro on- 
tonccs a la varialiilidad do las cspocics on un cstado natural, 
aunquo desgraoiadamente me verd oliligado a tratar osto 
punto con dcraasiada brevodad, por no scr posiblo Iratarlo 
propiamontc sino dando largos catalogos de hoclios. Sin em- 
bargo, nos ponclremos on disposicion do discutir quo circuns- 
tancias son las mas favorables para la variacion. En el capi- 
tulo siguiente sera, conaiderada la lucha por la cxistencia ontre 
lodos los Borcs organicos del mundo ontcro, quo sc sigue in- 
ovilal>lomento do la alta razon gcomotrica do su acrcccnta- 
miento. Esta os la doctrina do Malthus aplicada a lodos los 
rcinos animal y vegetal. Como nacoii muclios mas individuoa 
do cada ospocic quo los quo puoden sobrovivir, y como, por 
oonsecuoncia, hay una lucha por la cxistencia frocuoiitomcnte, 
so sigue que cualquicra sdr, si varia , por ligeramente quo sea, 
do una mancra provecliosa para si mismo, ])ajo las condicio- 
iies complojas y algunas voces variables do la vida , tendra 
una pro])al)iIidacl mayor de sobrovivir, y de estc modo sera 
naturalmente selecto. Por ol fuerte principio do la horencia, 
cualquicr variedad sclecta tonderii il propagar su forma nueva 
y modificada. 

Esto punto fundamental do la scicccion natural soril tra- 
tado con alguna extension on ol capitulo cuarto; y ontdnees 
voremos c6mo la scloccion natural casi inevitablomcnto os 
causa do mucha cxtincion do las formas do vida monos mejo- 
radas, y conduce a lo (|uo yo ho llamado divorgcncia do ca- 
racter. Enol capitulo siguiente discutirc las complejas y poco 
conocidas Icyes do la variacion. En los cinco capilulos quo so- 
guiran a este, so daran las mas aparentes y graves dilicullados 
para aceptar la tooria, u sabor: primero, las dilicultades de 
Iransicioncs; 6 como un simple scr d iin simple drgano puede 
scr cambiado y perfeccionado cn un scr alLamcntc desarro- 
llado 6 en un drgano olaboradaniento construido; sogundo, el 
asunto del instinto, 6 los podcrea montalcs do los animalos; 
tcrcero, la hibridez, d la cstorilidad de las cspocics y la fer- 
tiiidad de las variodadcs cuando se cruzan; y cuarto, la im- 



INTillUiriUUflX 


porfecL-ioii du los aiuilos g-ool6y:icos. fia ol ca|>itulo siguiouto 
fonsidorai'6 la siiccsion geoldgica de los s6;'cs Ofgi'uucos a tni- 
vesdol lieinpo; on cl duodecimo y dccimo Icrccro, su dislril)u- 
cion gcogriilica cu cl cspacio; ca ol dcoiiuo cuaido, su clasili- 
eacioii 6 afJtiidndcs niiUiuts. tanto ca cl cslado pcrfccLo coaio 
cn cl ombrioaai-io. Ea el ultimo capilulo dare uaa breve rc- 
capitulacion do totla la obra y unas poeas observaciones fi- 
aalcs. 

Nadio debe sorprenderse do lo mucho que Lodavi'a queda jior 
cxplicar coa rcspecto al origea dc las cspccics y variodadcs, 
si ticno ea cueaLa nucslra profunda ignoraacia rcspcclo a 
muebos do los seres ((iic viven ea derredor aucstro. ^.Q,uica 
puede cxplicar per quo ima cspccic sc oxLicade dilaladanicnlo 
y esmuy mimcrusa, y por quo oLra cspccic aliada dc la jud- 
mcra licuo un cspacio pcqucfio y os raraV No obstante, son dc 
la mayor inipo'rlancia oslas rclacioncs, poixjuc dclcrminaa cl 
Incncstar actual, y a mi modo dc ver cl logro future y la mo- 
dificacion do cada uno dc los ha])itanLcs do estc mundo. To- 
davia sabemos mciios dc las rclacioncs muliias cnlrc los in- 
numorablcs habitantes durante las muclias epocas goologicas 
pasadas dc su liistoria. Aumjucmucho queda oscuroy as! por- 
manecera durante mnclio tiompo, ning'una duda abrigo, dcs- 
pucs del ostudio mas doliberadoy del mas dcsapasionaclojuicio 
do quo soy capaz, (iuo la opinion quo hasta ahora tenia la ma- 
yor parlo dc los naturalistas y epic antes luve yo lambicn, a 
saber quo cada cspccic ha sido creada indopcndicntcnientc, 
os errdnea. Plcnnmcnlc convcncido csloy de que las cspccics 
no son inmutablcs; sino quo aquollas que pcrtonocen a lo quo 
so llama los mismos gcncros, son dcscendicntos cn Hnca recta 
do algunas otras cspccics gcncralmcntc extinguidas, de amilo- 
ga mancra quo las variodadcs rcconocidas dc cualquicr cs- 
pGcio son los desccnclicntes dc esa espedo. Ann mas, csloy con- 
voncido dc quo la 8elcccion Natural lia sido cl mas impor- 
lanto, si nocloxclusivo, medio dc modificacion. 





GAPITliLO PRIMERO 


VAIUACIO-N EX Er, ESTADO DOMliSTICO 


Ciiusas ilo vai’iabiliciad. — Efoctos t!el liiibito y del uso (i desuso de las partes. — 
Variaciou eorrelativa. — Mercneia. — Caractor de las variaeiuiics dotiicsliuas. — 
Dilieidtail de distiiiguir outre varicdades y cspccios. — Origon dn las variedn- 
dos doniestinas do uua diiuis eapoaies. — Paloinas ddincstic.as: sus diferencias 
y on'gcii. — Priiiijipies de scleeeion seguidaa do untiguo; sus cfoetus. — Scieo- 
<-ion nictudica i* iueuuseioute. — Ortgoii dearnnnidiio de nuoslras produroimies 
domdstieas. — Circunsiaucias favorahloH i la faeiiitad do selcc.cioii del hoinbre. 


Causas de variabilidad. 


Cuando comparamos los individwos do la misma variodad 
6 .subvaricdad de nucstras plantas dosdo haco mucho tiempo 
cuUivadas, y do nuoslros animalcs domdstioos mas antiguos, 
uno de los primcros pantos quo nos extraiia, es qiic goneral- 
mcnlc difici’cn mas unos do otros quo los individuos de cual- 
quier otra o.specic 6 variodad cn cl cstado natural. Y si re- 
lloxionamos so])rc la vasta divcrsidad do las plantas y animalcs 
quo lian sido rcspccLivamcnto cuUivadas y domosticados, y 
quo han variado durante lodas las cdudes bajo la innucncia 
do lo.s climas y trataniiento mas dircrontos, nos vemos obliga- 
dos u concluir quo csta gran variabilidad os debida a quo nuos- 
tras produccionc.s domdsticas so han formado on condiciones 
do vida mdnos uniformos, y cn algiui tanlo dil'crcntcs de aquo- 
llas d las cualos liabia cstado expuosta la espocio madre cn la 
naluraleza. Il.iy tambicii alguna proba])ilidad on la opinion 



20 


OlliGEN DE LAS ESPECIES 


adelantacliipovAndreuKiiig-hl, deque esUx vaL'iabiliclad pueda 
tencr alguna conexion con el exceso de alimenLo. Parece evi- 
donte quo loss sei'cs organicos iicccsilan cstav oxpucstos duranle 
algunas gcneracionos a condiciones nuevas para causar eual- 
quiera variacion grande, y quo, una von quo ha empoxado ya 
a variar la organizacion, continua goneralmenlo variando du- 
rante madias gencraciones. No sc salio de ningun caso on quo 
un organismo varialilo deje do variar soinctido al cultivo. Nuos- 
tras planlas ciiUivadas hace mas liempo, talcs como cl trigo, 
lodavia presentan nuevas variedados; nucstros aniinalcs, quo 
son desde hace mas ticnipo domosLicos, todavia son susccpLiblcs 
de mejora y modihcaoion rapidas. 

Rn ciianto mi juicio alcanza, despues do dedicar al asunto 
mucha alencion, obran al pareccr las condiciones do la vida 
de dos modos: dircctumento, sobre el conjunto do la organiza- 
cion 6 soliro ciertas partes tan s6Io; c indirectamente, afoctando 
al sistema roproductivo. Con rospocLo ala ucclon direcla, dc- 
bemos iencr presenio quo eii todos cases — como ullimamento 
ha ahrinado cl proiosor Woismann, y como yo ho domoslrailo 
incidcntalmenlo cn mi obra Variadou. dohkln ii hi dmiicalid- 
dad — hay dos faclorcs, a salicr: la naturaleza del organismo 
y la naturaleza do las condiciones. El primero parece sor mu- 
cho mas importante, supuesto quo variacionos prdximainentc 
similes surgen algunas voces on condicionos quo, cn cuaulo 
podemos apreciarlas, son dosomejantos; y por otra parte, varia- 
oiones dosomejantos surgon on condicionos (luo aparocon sor 
casi uniformos. Los efoctos on la prolo son doiinidos c in- 
dclinidos. Puodon considorarso doiinidos cuando todiv 6 casi 
toda la dcscoinloncia do los iudividuos oxpucstos u ciertas con- 
dicionofl durnuLo algunas gcnoraciones sale modilicada de la 
misma manora. Es on extreme dil'icil llcgar a una conelusion 
roapocto a la exlonsion do los eambioa quo do osto modo han 
sido inducidos dolinidamcutc. Puodo, sin embargo, cabor ligera 
duda aobre muchos cambios do poca monta, tides eomo ol 
tamano a causa de la cantidad do alimonto, ol color moli- 
vado por la naturaleza de dicho alhnento, ol espesordo hi piel 
y dol polo por ol clima, etc. Cadjiuiuidclus innuraorablos varhv- 
cionos quo voinos cn ol pluniajo do nuostras avos dobc do habor 
tonido alguna causa cficiontc; y si la misma causa tuvicrii quo 
obrar uniformcmento por una larga soric do gcnci'fvcionos cn 



KAl'SAS DIJ YAniAUILIDAD ^1 

inuulios individuos, Lndos so modincai’i.’ui prol)al)lcmon(,e del 
inismo modo. Ilcchns talcs como las complojas y oxU’aordi- 
iiarins oxcrcsccnoinsquc invaiaahlcmoiUo siguen a la insoruioii 
do uua goLa poqitoua dc veneno do la uocliinilla, nos imios- 
li’an quo modificaeionoH singularcs podi'ian resultin’ on las 
plantas jior un cambio quimico on la naturaloza do la savla. 

La variabiliilud indolinklii os un rosiiltado miicho mas comun 
del cambio do conclicionos quo la dotinida, y probahlenienlo 
ha dosoinponndo uiia partoniiisimportantoen la forniacion do 
niiostras razas domdsticas. 'Vomos variabilidad indefinida on 
las innnmorabloR pcculiaridados pciiuennH quo dislinguon a 
los individuos do la niisina ospooio ytiuo no puedon sor oxpli- 
eadas por horcncia ni dol padro ni do la madro, ni do antoeo- 
sor mas roinolo. Aim (Urorcncias ruortomonLo marcadus apa- 
rocon ulgunas voces on los hijos dol mismo parlo 6 on las 
plantas procodonLos <lo la misma capsula dc somilla. A largos 
intorvalos dc tiompo, ontro inilloncs do individuos criados on 
o! mismo pais y aliinontiulos con ol mismo aliincnto proxima- 
monto, surgon dosviacioncs do csLructura tan ruorlomcnlc 
proniinciadas quo morccon llainarso monslruosidados ; pero 
las monslruosidados no puedon sor separadas por una Hnea 
dotorminada do otras vnriacionos mas ligeras. Todos los cam- 
bios do oslruolura, ya on extromo Insignilicantos, ya fuorte- 
monic maroados, quo aparocon ontro niuchos individuos quo 
vivon juntos, puoden sor considorados como ofoctos Indctiiiidos 
do las condiciones dc vida on cada organismo individual, casi 
del mismo moilo quo un oalofrio arccluil diferonlos hombros do 
nna mancra indofinida, sognn ol oslado do sus cuerpos 6 cons- 
lituoion, causanilo loses 6 rosfriados, roumalismos 6 inllama- 
ciones do orgunos diversos. 

Con rospeeto A lo quo ho llamado la accion indirocta dol 
cambio do condicioiios, cs docir, jior sor afoetado ol sisloma rc- 
pi'odiiotivo, podomos inrorir quo la variabilidad os inducida 
do osLo modo , on parlo por cl boolio do (juo os csto sisloma 
sonsiiilo on oxlromo a i'ua!([uior cambio y un parlo ])or la si- 
milaridad, como Kmlroiilor y otros linn observado, ontro la 
variabilidad cpio produce ol cruzamlonto dc cspecics disUnlas 
y aquolla quo puede sor obsorvada on plantas y animalos 
criados bajo condiciones miovas 6 artilicialos. Muoiios lioebos 
demuostran con claridad cuan cxcosivamonte susceptible os el 



22 


ORIGEN DE LAS ESPEGIES 


sistoina rcproductivo a pcquonisimos cainbios en las concli- 
cioncs ambicnlos. Nada os mas fncil quo clomar a un animal y 
pocas oosas mas tliffoilos quo hacci’ quo rcproduiica librc- 
mcnte estando cnccri'ado, aun cuando llegueii uj uniarsc macho 
y hombra. jCuantos animalcs hay quo no ci’ian aim tcnidos 
en un cslado casi do libortad on su pais natal! So alribuyc 
csLo general auiKjuo eiTonoamcnto instintos viciados. Mu- 
chas plantas cultivadas desplicgan ol mayor vigor, y sin om- 
bargo, rara vcz 6 nunca so granan. En uigimos eases sc ha dos- 
cubiorto quo un cam])io muy insignificante, tal como un poco 
do agua mas 6 monos on algun porfodo particular del creci- 
raiento, detormina ol quc 'una planla produzca granos 6 dejo 
do producirlos. No puedo dar aqui los doLallos quo ho rounido 
y publicado en otras partes sobre esto curioso punto; pero para 
haccr vor cuan singularos son las loyes que determinan la 
rcproduccion do los animalos cncerrados, moncionarc quo los 
animalcs cariii'voros, aun los do los troplcos, crian on csto 
pais ])astantc libremenLo ostando cncerrados, con la cxcepcion 
do los plantigrades 6 familia dol oso quo rara vcz lincon cria; 
mientras que las aves carnivoras , con rarisimas cxcopcionos, 
apenas nunca ponon huovos fortilos. Muchas plantas oxdticas 
tionon polen quejiara nada absolulamcnto sirvo, on la mismu 
condicion que en las hi])ridas mas esteriles. Cuando por una 
parte vomos a los animalos y plantas domosticos, aunquo a 
menudo debiles y enformizos, reproduciendo Ii])rcmcnto es- 
tando cncerrados, y cuando por cl eonlrario vomos individuos, 
aunqiie sucados jovencs do un estado do iiaLuruloza, porfecta- 
mento doraados, de larga vida y saludablcs (do los quo podriu 
prosentar numcrosos ojomplos) quo tionon su sistema ropro- 
ductivo, tan gravemento afcclado por causas dosconocidas 
quo doja de obrar, nos osprociso no sorprondoriios de quo oslo 
sistema, cuando obra en cautividad , o])ro irrogularmcnto y 
produzca dcsccndencia algun tanto dcsomejanto a sus padres. 
Dobo aiiadir quo asi conio algunos organismos crian li])ro- 
mente on las condiciones monos naturalcs (por ojemplo, los 
conejos y huroncs cncerrados on cajas), domostrando quo sus 
organos roproductivos nose afectan facilmonto, asi tambicn 
algunos animalcs y plantas rcsislon la domosticidad 6 ol cul- 
tivo y varian muy ligorainonto, quizus apciiasmasquc cii el os- 
tado do iiaturaloza. 



EFEl'.TOS DEL HAHITO, ETC. 


2.1 

Alg'iiiios naiiu’alislas han sosLoiiiclo quo lodas las variauio- 
nes estan on rolaeioii con cl acto do la roproducclon sexual; 
pero csto CH cief'tamcntc un error, puca yo he dado on otra 
obra luia larg-a lista do planlas tocas como los jardineros las 
Hainan; cs deeir, do plantas quo ban pi'oducldo de repente un 
solo boton con un carixctor nuevo y algunas voces muy dild- 
rente del do losolros Jjotoncs do la niisma planta. Estas varia- 
clones do vastagos , asi puedon llainarso , pueden propagarsc 
por ingertos, tallos, etc., yalgunas voces por lasemilla. Ocur- 
ron rara vox en la natui'aleza, pero distan mucho do scr raras 
on cl cuILivo. Como un solo boLon ontre machos millarcspro- 
ducidos anos tras ahos on cl mismo iirbol bajo condicioncs 
uniformos, so ha visto quo de roponto asuniia un caraclor 
nuevo ; y como los botoncs on arbolcs disUntos quo crccon 
l)ajo diforcnics condicioncs han dado algunas voces casi la 
inisina variedad — por cjompio, los bolones on los arbolos dol 
molocolon ([ue han protlucido abridoros, y bolones de resales 
coniuiiGs (^uo han producido rosas mosquetas — claramento 
voinos (|ae la naturalo/a de las condicioncs cs do importancia 
secundaria on comparacion con la naturaicza dol organismo 
al dclorminar cada Ibrina parLicular do variacion: (|uizas do 
no laiila importancia como la (j;ue ticno la naturaicza dc la 
chispa quo preiulio I'uogo a una inasa de materia combusLiblc, 
on la dotcrminacion do la naturaicza do las llamas. 

Srcctos del hahito y del uso 6 desuso dc las partos.— Variacion 
coiTolativa.— Herencia. 

Ilabitos cambiados producon un ofccto horodado, como cn 
el poriodo de riorocimicnto de las plantas cuando sc las tran.s- 
porta de un clima a oLro. En cuanto a los animalcs cl uso 6 dos- 
uso dc las partes ha tenido una inHucncia mas marcada; asi 
oncuentro cn el pato domestico que los hucsos dol ala pesun 
monos y los hucsos dc la pierna mas on proporcion a todo cl 
csqueloto, (juc lo ciuc pesabun los mismos huesos on el palo 
aalvajo; y este cambio puedc atribuirse, sin riesgo de cquivo- 
carsc, a quo cl domestico vucla mucho menos y anda mucho 
mas quo sus salvajes padres. El grande y horeditario desarrolio 
(le las ubres cn vacas y cubras cn los palses donde habitual- 
mentc sc las ordona, cn comparacion con cstos drganos cn 



OniGEN DB LAS BSPBCI15S 


oU’og paisos, es probahlemcnle oti'o caso do los cfoctos del 
iiso. No pucclo noml)i’.arso uno solo do nuostros aniinalcs do- 
mclicos quo no Iciiga on algun pais las orojas lacias; y la 
opinion quo so lia sugcrUto do quo eslo caimionto es dobido 
al dcsiiso do los musculos do la oreja, porquo los animalos 
I’ui'a voz so alarman muebo, pavecc la mas pi’obablc. 

Muchas leyes regulan la variacion, algunas do las cuales 
puoden scrconfusamonte enlrcvistasy so discutiran bi’ovonionlo 
in.'is adolanlo. Aijui unicamonlo aludirc a lo quo puede lla- 
inarso variacion corrolativa. Cambios importantes on ol om- 
brion 6 larva probablemonLo traeran consigo caml){os on el 
animal adulto. En las monstruosidades, las corrclacioncs cn- 
tro partes ontoramonte distintas son curiosi'simas, y muchos 
cjemplos sc dan on la gran obra do Isidore (iooffroy Saint- 
Ililaire sobre oslo asunto. Los criadnres croon quo los romos 
prolongados van oasi siempro acompanados do nna cabeza 
alargada. Algunos ojcmplos do corrolaoion son complotamonto 
caprichosos: asi los gatos quo son ontcramento ])lancos y epic 
licnen ojos azules son on general sordos ; pero ultima- 
monte lia dicho Mr. Tail quo oslo sucedo solo a los machos. 
El color y ciortas poculiaridades do ostructura van unidos, 
do lo cual podrian darsc muchos casos notal)lcs ontro ani- 
malcs y plaiitas. Do los hechos coloooionados por Ilonsingor 
aparecc quo a los carncros y puorcos blancos son nociva.s 
ciortas plantas, do cuyo daiio oscapan los individuos do color 
osoLU’o: cl profesor Wyman mo iia coniunicado rcidcntomonto 
ima huena prueba do ostc hccho: pregiintando a algunos la- 
])radorcs do Virginia como ora quo todos sus cordos oran nc- 
gros, le inlbrinaron do ({ue los cordos uomcn la raiz do la 
pintura ('LiicJina.nf.lia^J quo colorca sus Iiuosos do rosado y ipio 
hacc caor las pezunas a todos los quo no son negros; y uno 
do ellosanadio: Koscogemos on cada parto los quo son nogrospara 
iicriarlos, porquo son los linicos quo tienon probabilidadcs do 
Dvida.n Los perros sin polo tienon diontes impcrfoctos; los ani- 
males de polo largo y l^asto, csta probado (pic son aplos para 
tenor muchos y largos cuernos; las palomas calzadas tio- 
non piel entro sus dodos externo.s; las palomas do pico corto 
lionon pies poqucilos, y las do pico largo pi(is grandos. Do 
acjui quo si ol lioinbre va oscogiendo y aumentando asi cual- 
qnier peouliaridad, casi con cortoza modilicara sin intoncion 



iii'’E(rros i)Ei; iiAiJiTO , etc,. 35 

oU'Us partes do la oslructiira a oausa do las misloriosas loycs 
uorrolalivus. 

Ijos rosuUados do las varias y dcsconocidas 6. muy impor- 
feedamoate eiilondidas loycs do la variacion son infiiiitamoiitG 
complcjos y cliversilicados. Mcrcoon estiidiarsc con ciiidado los 
diforoiitos tratados rolaiivoa a nuostras plantas do muy anli- 
g'uo cuUivadas, como soji gI jaointo, la palata, la misiiia da- 
lia, etc.; y es en roalidad sorprondoulo notar los iniuimornbles 
punlos do cstruulura y constltucion on quo las variodadcs y 
subvai’iodadcs diflcren ligoramcnlc iinas do otras. Toda la 
organizacion parece haberse liculio plastica y sc separa on im 
grado po((ueno de la dol lipo padre. 

Toda variacion (luo no sea hereditaria caruoc do imporlancia 
para nosotros. Poro ol nuinoro y diversidad do las dosviacio- 
ncs do estructura (juo puedon Irasmitirse por horoncia, tanto 
do pe([ucna coino do grande importancia lisioldgica, no tione 
tormino. El tratado en dos grandcs volumcnos dol Dr. Pros- 
jicr Liioas os ol mojor y mas comploto quo hay sohre la ma- 
teria. Ning'im criador duda do cuan fuorto es la tcndoncia 
a la horoncia: su creenuia fundainenlal os riuo lo somc- 
janto produce lo somcjaivlo y solamonto so ban clovado <ludas 
so])rc cstc principio por parte do alguiios to6ricos. Cuando 
aparoco cou frocuoncia una dcsviacion do estructura, y la 
vcinos on ol padro y on cl liijo, no podomos deeir quo no puoda 
sor dobida a la mi.sma causa obraudo en ambos a dos; pero 
cuando cnlro iudivIduo.s al parocer oxpucslos a las niismas 
condicionos se presenta on ol padre algima dcsviacion muy 
rara dol)ida a unacombiiiacion cxtraordlnaria do circunslnn- 
cias — por ejomplo, una vcz entro varios milloncs do indivl- 
duos — ’y roaparcco end liijo, la nueva doctrina do las proba- 
liilidadcs casi nos obliga a alribuir su roaparicion a la hc- 
rcncia. Todo ol mundo lui oido hablar tic cases do albinismo, 
do picl ospinosa, do cuorjios vclhulos, etc., apiirccicndo on 
varios micmbi'us de la misina himilia. Si so horctlaii rcalmonle 
(losviaoitirios do estructura cxtraiias y raras puodo facilmente 
admitirse (jiio .son hcroditarias las menos oxtranas y mas co- 
munes. Acaso la opinion oxacta sobre cl asunto on general 
soria mii'arla lierencia do cualquicr rasgo como la regia, y 
hi no lioroncia como la iinonuilia. 

Las loyc.s quo presiiton a la horoncia son, on su mayor parte, 



OniGEN DE LAS ICSl'ECIES 


?0 

dcsconocklas. Naclie puedo dccir por quo hi mi«ma pcculiari- 
dad on difci-cnlos individuos dc la misma cspccio, 6 en dil'o- 
rcutcs cspecios , cs algunas voces herodada y otras no; por (|ii6 
cl liijo vuclve ati'us con fcecuencia cn cicidos rasgo.s a kli 
abuclo 6 abuela 6 a antepasados todavi'a mas roniolos; por quo 
a mcniido cs trasmitida una pcculiaridad dc un soxo a los dos 
6 a un Rcxo solo y comuninento, aunquo no dc un modo cxclu- 
sivo, al misino sexo. l^s un hocho do importancia para nos- 
olros quo las pcculiaridadcs quo aparccon on los machos do 
nucstras crias domcslicas son frccuonlcmontc Irasmilklas a los 
machos solo, ya cxclusivanicntc, ya en un grado mucho mas 
grande. Una rcgla mucho mas imporlante en hi (|ug pienso 
puedo conIiar.se, cs quo cn cualquicr periodo dc la vida quo 
aparcce por primera vcz una pcculiaridad, tiondc a reaparccer 
cn la cria en una cclud corrospoiulicnlc, aumpic adolantandosc 
algunas voces. Ihi muchoscasos nojDodiasuccdcroLracosa; asi 
las pocaliaridados heredadas on los cuernosdol ganado vacuno 
pudicron apurccor cn la cria solamciUe cuando osla casi en la 
edad adulla: las pcculiaridadcs en cl gusano do soda so sahe 
(|ue aparccon cn la faso correspondicnLc 6 grado do capulh). 
Pero las enfermedades horodilarias y algunosolros licchos mo 
hacen creer que la rcgla ticnc mas ainplia extension, y quo, 
cuando no hay razon aparonte para quo aparezea una pocu- 
liaridad cn una edad doterminada, tiendo a presentarse cn la 
cria cn cl mismo periodo cn quo aparcci6primcro cn el padre. 
Creo quo la rcgla cs do grandisima importancia para explicar 
las Icyos do la cmbriologia. Estas obscrvacioncs ([uodan natii- 
ralmcntorcducidas dla primera aparicion. do la pcculiaridad, 
y no a la causa primaria (jac pueda hal)cr olirado en los ovu- 
les 6 cn cl olcinonto maclio ; casi del mismo modo ({uc ol an- 
monlo on la longitud do los cuernos en la cria dc una vaca 
dc cuernos corlos y dc un loro do cuernos largos, aunque aparo- 
ciendo lardo cn la vida, os cluriunonto dcl)ido al elcmcnto 
macho. 

Uabiendo aludido al panto del salto atras, puedo referir 
aqui una cosa manil'cstada a menudo por los naturalistas, a 
saber: que nucstras variedados domcslicas, cuando so las deja 
salvajcs, gradual, pero invarial3lemonte, rclroccdcncn sus dis- 
lintivos a su primitive Ironco. Do aejui sc ha sucado cl argu- 
menlo dc {(uc no sc jiuodcn haccr deduccioncs do razus ilo- 



V\RIE[JA»KS DOMliSTICAS 


27 


inesticiis a ospocics cu un eslado n-iLiiral. En vaiio ho (juericlo 
descul)i'ir sol)re (iu6 liochns dccisivos se ha hcclio osla asoruion 
tail a inenudo y tan ati'cvidamcnto. MalDria j;i‘an dilicultad on 
probar su verdacl: podcmos scguramcnlc concliiir (luc muchi- 
simas de ]as variacioiics doinosLicas mas fucrtemcnle marua- 
das no scria posible quo vivicran on un ostado salvaje. En 
muciios casos , no sabcmos cuul ora cl tronoo priiniUvo, y 
por consiguiontc, no podoinos dccir si so ha vorilicado d no cl 
rctroccso casi porfocto. Soria nccesario, pai'a evitar los efoctos 
del cruzamiento , quo solamontc una sola variodad hubiera 
quedado sucltacn su nuova rcsidcncia; a posardotodo, coino 
cici'Lamonte nuosLras variodados vuoivcn aLras algunas voces 
a susantiguas Tormus on algunos do sus rasgos, no mo paroco 
improbable quo si consiguidramos naUiralizar, 6 cultivasoinos 
duraiito mucluvs gcnoraciones, las diCcrcnlos razas do coles, 
porcjomplo, on suolomuy pol)i*o (on ciiyo caso, sin cmlnu’go, 
algun ol’ccto ha])ia (luc alribuir a la accion dc/intf/ci del suclo 
po])ro) quo volvcrian on gran parto 6 complclamontcal Ironco 
primitivo salvnjc. Si sc lograria 6 no cl cxporinionto, no os do 
gran imporlancia para nuostra arguniontaoion; porque sc cam- 
bian las condicionos dcvitla por ol misino cxporinionto. Si pu- 
dicra demostrursc quo nuoslras variodados domcslicas mani- 
foslaban una fuerte Lcndcncia a la reversion, oslo os, a pordor 
sus rasgos adquiridos, inicntrus sc las consorva on las misinas 
condicionos y on un cuorpo considerable, do modo(|uc clcru- 
zaniionto libro pueda ovitarso mozclando juntas cualos(|uiora 
poquenas dosviacionos on su cstrucLura, cn tal oaso concedo 
quo nada podria dcducirso do las variacionos domdsticas con 
rospcclo a las cspcoics. Poro ni somlira do priicba bay cn I'a- 
vor do osta opinion: alirmar (pie no podcmos criar nuostros 
cabalhts do tiro y carrora, nuoslro ganado do cuorno largo y 
corto, nuostras avos do corral do dil'orontcs razas, nuoslras 
loguinliros, durante un iliinitado nuinero ilogoncracioncs, scria 
coiUra lodu oxpcricncia. 

Cnractci' dc lus variodados domestiens; diQciiltad do dietinguh' entro 
variodados y ospecies; origon do las variodados domcslicas de una 6 
mns especioB. 

8i oxaminamos las variodados liorcdilarias 6 razas denuo.s- 
Iro.s aniinales y planlas domeslico.s. y las comjiaramos con cs- 



28 . 


OIltGIiN DU 1,AS ESPERIES 


pocios I'ntimnmcntc j'H’oximas, dcscubrimos gcnoralmento on 
Ciula raza domesUca, como ya lo ho notado, monos uniformi- 
dad do caractor ({uo on las A'ordadcvas ospocies. Las razas do- 
moslicas tioiien con iVooiioncia un caruclcr algun tanto mons- 
ti’uoso; por lo cual on Hondo quo, aunquo so diicroncian unas 
do otras y do las domas cspcuics del mismo gdiioro on algu- 
nos rasgos insignilicantes, difiorcn a mcniulo on un graclo 
cxLromo on algun panto cuando solas compara unas con otras, 
y miis ospGcialincnto ouaiido so las compara con la espeuio on 
cstado natural do lu quo son mas prdximas. Con cstas oxcopcio- 
nes (y con la do la pcrfocta forUlidad do las variodados cuando 
sc cruzan, asunto quo mus adehuiLo discutiromos), las razas 
domosticas do la misiua ospecic so difcrencian ontro si del 
mismo modo ({uo las ospocics may proximas del mismo goncro 
cn un Gstado natural; poro las difcroncias on los mas casos 
son cn monor grado. Y csto os tan cierto, quo las razas 
domesticas do muchos animalos y planlas han side colocadas 
por algunos juoccs compotontes como dosoendiontos do dis- 
lintas ospocics primilivas, y por otros juocos compotontes 
como variodados. Si oxlstiora ulguna dislincion bion mar- 
cada ontro una raza domdstica y iina ospooio, csto manantiul 
do duda no cslaria corriondo Ian porpotuamonto. So ha dicho 
a menudo quo las razas domesticas no so dlfcronclan enlro si 
on caractcros do valor goncrico. Piicdo domostrarsc quo tal 
cosa no os cxacta; poro los naturalislas varian muclio on la 
dctorminacion do emUos son los caractoros do valor gonorico, 
siondohasta ahora ompiricas todas la.s aprociucionos sobroosto 
punto. Cuando so explique como so originan los genoros on 
la naturaloza, so vora quo no tenemos derocho a osperar mu- 
chas voces encontrar suma gendriua do diroroncias en luies- 
tras razas domesticas. 

A1 intentar apreeiar la suma do diforencias conslitucionulcs 
entre razas domdsticas prdximas, pronto quedamos cnvuoUos 
on la duda, por no saber si son doscendioiUcs do una 6 do va- 
rias espeoios madres. Esto punto, si pudicra aclararsc, scria in- 
teresanto. Si, por ojcinplo, pudiora domostrarso (|uo ol galgo, 
cl podonco, zorrero, sabiioso y alano, quo todos saboinos pro- 
pagan su tipo ficlmente, fiiescn ol producLo do una sola ospocic, 
hcchos somojantes tendrian gran peso para hacornos dudar 
do la inmutabilidad cle las muchas cspecies naturalos cstre- 



VAlUliUAUES UOMliSTlCAS 


•>() 

chamonto uniiUis — por cjeinplo, do las aiuuhaszori’as — quo lia- 
bitaii diforeato.s partes del numclo. No cveo yo, como vci’omos 
muy pronto, quo cl total do diforcncias outre las clivorsas cas- 
■tas del porro ,sc haya producido on la domcsticidad; creo qiie 
una poquoila parte do la diforoueia cs de))ida a (p\o closcieiidon 
do dislintas ospoeica. Eii el ease do r.i/as fuortoincnte mar- 
cadas do ulguiias otras ospecios domesticas, Iiay motives para 
prosuinir, y hasta pruebas evidontes, do quo todas descienden 
do im origon salvajo uiiieo. 

So lui supuosto rroGuoiiloincuto iiuc cl hombre Iia escogido 
para la domcsticidad animalos y plantas con una oxtraordina- 
ria tendeneia inhoronto a variur, y do igiial mancra a rcsistir 
diversos climas. No disputo quo cstas capacidadcs haii aiunen- 
tado grandomonto cl valor do la mayor parte do nuestras pro- 
diiccionos domestieas; pero ,jc6ino os posiblo quo un salvajo 
conooiora, cuando por primera voz domalDa uii animal, si va- 
riaria on las gcncracionos sucosivas, y si aguantaria olros cli- 
mas? La poca variabilidad del asno y del ganso, 6 ol pequoiio 
podor do aguantar ol calor del rono, y cl frio ol cainello co- 
iiuin ^Jmpidioroii su domcsticidad? No puodo diular quo si 
otros animalos y plantas, iguules on niuncro a miostras pro- 
diiooionos domestieas, y quo pcrtonocon a clascs y paiscs igual- 
mente diversos, fuosou tornados del cslado natural y so les 
pudiora bacor criar por un nutnbro igual do gcnoraciones on 
domcsticidad, variarian por tormino medio tanlo como ban 
vuriado las especios madres do nuestras produccioncs clomcsLi- 
oas oxistontos. 

En ol caso do la mayor parto do nuostros animalos y plantas 
domoslicos do muy antiguo, no cs posiblo Ilogarauiia con- 
clusion dofinitiva sobro si sou doscondiontos do una 6 varias 
especios silvestres. El argumonto on quo priucipalinonlo so 
apoyan los quo croon on cl multiple origon do nuostros uni- 
males douicHticos, OH (pio oncontramos on los tiompos mas an- 
tiguoH, on los monumentos do Egiplo y on las habitncioncs 
lacustros do Suiza mueba divorsidad on las civstas, y quo al- 
gunas do ostas castas anliguas so parocen muoho, 6 son basta 
iddnlicas a las quo todavia oxiston. Pero osto solamente haoo 
I’otrocodoi' mucho la historia do la civilizaolon, y domuestra 
({uo los animalos fucron domosticados on un porlodo mucho 
mils anterior (fuo ol quo liasta ahora so habia supuosto, Los 



OUiliUN Dl! LAS ICSI'IJC.IKS 

liii])iUuitos do la”'Os oa Suiza cultivaban algunas claso.s do li-igo 
y ocliada, guisantcs, adorniidcraspara aceitc y lino, y poscian 
alginios aninialcs doinosLieos, tcnicndo tambien comorcio con 
olras naciones. Todo eslo denuicstra claramonte, como lo ha 
liccho nolai' Ileor, (|UO habian progrosado considcrabicmonlo 
cn Gsta teniprana cdad on la civilizacioii, y tambien csto im- 
plica un pcriodo prcvio de gran duracion do oivilizacion md- 
nofi adelanlada, durante ol cual los animalcs domesticos, guar- 
dados por difcrcntes tribus en difcrcntos localidados, pudieron 
iiaber variado y dado origon a distinlas razas. ])esde ol dcs- 
cubriinionto de los instrumentos do podornal en las forraacio- 
ncs supcrficialcs do muchas partes del mundo , todos los gc6- 
logos crecn quo el homl)rc biirbaro cxisti6 cn uua opoca onor- 
memente vemota, y sabemos (jnc hoy cn dia apenas hay tribu 
tan barbara (pie no haya domosticado, cuando monos, al porro. 

El origon do la mayor parte de nucstros animalcs domes- 
ticos quedara siompre incicrlo. Pero puedo asegurar at^ui quo, 
C'studiando los perros domosticos del mundo cntcro, dcspucs 
do una laboriosa colocoion de todos los hechos conocidos, lie 
llogado a la conclusion dc quevarias ospocics salvajes de Ca- 
niihp lian siclo domesticadas, y quo su sangre, on algunos cases 
mczclada, corre cn las vonas do nucstras castas domcsticas. 
Con rcspccto a carncros y cabras, no puodo forniar opinion 
dccidida. Dc hechos quo mo ban si<lo comunicaclos por 
M. Blyth so])rG los hal)itos, voz, constitucion y oslruclura 
del ganado de joroba indio, es cusi cierto quo dosciendo do un 
tronco original diferento del do nucstro ganado ciu’opeo; y 
algunos Jueccs compctcntcs croon quo csto ultimo ha tenido 
dos 6 tres progenitorcs salvajes, merezean 6 no ol nombro 
do espccios. Esta conclusion, lo mismo (luo la de la distincion 
espccilica ontro el ganado comun y cl dc Joroba, pueden, cn 
voi'dad, considei'arsc como cstablocidas por las admirablcs 
invcstigacioncs del profesor Rutimcycr. Con rospccto a caba- 
llos, por razones quo aqui no puedo dar, dudosainente me 
inclinoa creer, on oposicion con varies autores, fpio todas las 
razas portenezean a la misma cspccic. Ilabiendo tonido casi 
todas las Civstas inglcsas de aves do corral vivas, Iiabiondolas 
criado y cruzado y oxaminado siis cs((uolotos, parocemo casi 
cierto quo todas son descendientes do la salvajo India, Gai/us 
banhivu] yosta csla conclusion doM. Blythy do otrosquehan 



V.lltiUDADlCS UOMKSTICAS .‘}i 

e«LiiiIi!ido cslo pj'ijafo ou la India. (Jon i'C«poc;lo a patosycono- 
jos, cuyas castas varian mucho cnti'e si, osla claramento 
probado <iuo todos dcscicnden rcspcctiYuinuntc del palo y 
conejo salvajes. 

La doctriiia del origon do nnesti'as vadus vazas dom6.s- 
licas do varios troncos jidmitivos, lia sido llevada il un ox- 
tvonio absui’do poi* algunos autoros. (Ircon cstos (jiio toda 
raza qua bane vevdadera casta, por pequofios qiie scan .sua 
caractcrcs distiutivos, lia tonido su pi-ototipo salvajo. En osta 
Ijroporcion tonian quc haber c.xistido al menos una voinleiia 
de espccics de g-anado salvaje, otras taiitas do eaviioros, y 
idgunas cabras, s61o on Europa, y varias hasla dentro do la 
tJran Lrolaua. Hay uii autor quc ci'oc (]uo existicron piamora- 
incnto once cspccics salvajes do cavnoi’os pcculiavcs a la Gran 
Hrctana. Cuando ])on.sainos (juc Hrotaiia no Licno ahora un 
solo mainil'ero peculiar y quo Francia no licno sino muy pocos 
dislintos do lo.s do Aloinania, y quo lo misino suuedo a lluu- 
g’l’ia, Espaiia etc., y (|ue cada uno do cstos roinos posco va- 
rias castas poculiai-os do vacas, carnoros, etc., lonoinos quo 
admitlr (juc muchas castas domeslicas debon do lia])orse 
originado en Europa: porquo, ^.de dondc si no podrian lia- 
berse derivado? Lo mismo acontoco on la India. Ann on ol 
Citso do las castas del porro domcstico on (.odo cl mundo, quo 
yo adniito doscienden do varias especics salvajes, no puedo 
dudarso dc quo ha habido una snniainmcn.sa do variacioncs hc- 
redaclas ^,quicn croera quo aniniulcs con tan cstricla semojanza 
con el galgo italiano, ol sabucso, cl alano, el de lanas, ol 
podenco do HIcnehein, otc., — todos tan diferentos de los 
(Janiilip salvajes — existicron algunavcz en cstado natural? 8o 
ha dicho amenudo doscuidadainento ((iio todas nuestras razas 
dc perros ban sido prodiicidas por cl cruzamiento do unas 
pocas espccics primitivas; pero por cruzainiontos podoinos 
solamento obtenor formas on alguii grado intormedias entre 
sus padres; y si cxplicainos nucstra.s varias razas doincsticas 
por ostc procedimicnlo, tcnoinos ([uo adinitir la oxistcncia 
anterior do las formas mas extremas, talcs como el galgo ita- 
liano, sabucso, alano, etc., cn un c.stado salvajo. M;ls toda- 
via, la posibilidad dc haccr razas distintas por criizamicnto, 
ha sido grandonicnto exagerada. So licnen numcrososejem- 
plos ([UO (lomucslran quo una raza puodc scr modificada por 



OUiliblN IHi LAS ESl’ElliU.S 


cnizamiculos do ciiando on cuando, si ostos cru/cainiontos 
esliin ayudiulos por la cuidadosa scloccion do los indivlduos 
(ILio pi'csciiLan cl dislintivo quo so dosca; poro olUcner una 
raza inlermodia oiiLi'e dos coinplctamcnto disLintas , sevia 
niuy difieil. Sir .1. Scln-ighl;, hizo cxpcrimontoa con osto ob- 
jelo y fracasn. Tat cria del primer cruzamicnio onlrc dos razas 
puras 03 i)asab!omcnto, y algunas voces [como yo lo ho pro- 
hadocon palomas) del todo uniCormo on caracter, y lodo paroco 
basLanLc sencillo; poro al ernzar ontre olios cslos mestizos 
duranto algnnas gencracioncs, aponas dos do olios son somo- 
jantos y cntdnccs so hace maninesta la dilicullad do la om- 
presa. 

Castas do la paloma domestica: sus diforoacias y au orfgeu, 

th'cycndo cjiio sicinpre cs mojor ostudiai' algiiii grupo espe- 
cial, dospuos do rofioxionarlo, lio oenpado mi aLoncion con las 
palomas domosticas. Ho conservado loda casta quo mo orapo- 
siblc coinprar u obtenor y ho sido amaliilisimamentc favorccido 
con pielcs de varias partes del mundo, mas cspecialmcnte por 
el honorable W. Elliot, dc la India, y por cl honorable 0. Mur- 
ray, do Persia. Muclioa tralados cn diforontos lenguas so ban 
piiblicado sol^ro palomas, y alguno.s dc cllos son muy importan- 
tes por su antigiiodad considerable. Me he asociado con al- 
gunos cmmontc.s aficionados y so me ha pormilido entraren 
dos do los cluhA de palomas do Londros. La divorsidad dclas 
castas os un tanto sorprondonto. Comparcso la monsajora in- 
glesa y lavolleadora de caracorla, y veascla maravillosa dife- 
rencia cn sus picos, quo tionen difercncins corrcspondienlcs 
cn sus crancos. La monsajera, mas espcciulmcnto el macho, 
os tambien notable por el mai’avilloso dc.sarrollo dc lapiol ca- 
runculosa dc la cabeza, y csto va acompahado do parpados 
grandemento prolongados, orificios extornos do la narlz muy 
grandcs y ancha abertiu'a dc boca. Lu voltoadora do cara corta 
ticnc un pico cuyo conlorno es casi igual al do un pinzon: y 
la Yolteadora comun tieno el singular haliito heredado do vo- 
lar a gran alLiira cn bandadas y voUear on el airo dando la 
vuoUa de pics a cabeza. La paloma runt os un pajaro do gran 
tamaiio con gran pico macizoy grundos patas: algunas do las 
sub-castas de runts ticnen cuellos muy largo.s, otras alas y colas 



I’AI.IJIIAS DOMES'l'lCAS 


imiy lai’gvts, olras colas siiigailavuiciUo coi‘(as. La paloma 
cs proxima a la moiisajci'a; poro on higar do un pico largo lo 
liono inuycortoy anclio. ]ja(j)f)U/.c‘c do l)uclio grande} Licno muy 
proiong'ados cuerpo, alas y piernas; y su IjucUc enormoinentc 
dosarrollado, quo so vanagloria on iiifiai’, bicn piicdo oxci- 
tar asombro y liasta risa. T^a ('tnrhil.) Licno un pico corLo y co- 
nico con una Hnca do plunuis invorsas poi\])ajo tlol pccho y 
1 ione la costumbre do oxlondor conti'iina y ligoramcnlc la pnrLo 
superior del csdfago. La jaco])ina tieiio las jjliinias tan in- 
versas on la parto posterior del cuollo ([uo forman una capu- 
cha; y Liono on proporcion con su Lannino muy largas las plu- 
mus ramoras y limoncras. La Lrompolora y la rcidora, coino sus 
nombros expresan, lanzun un arrulio muy diforonLo del do olras 
castas. Ija coiipava ticnc trciiUa y Inista cuaronta pUtinas 
caudalcs on vcz do tloce 6 catorco, nunicro normal on Lodos los 
miombros do la gran familia do las palomas: cstns plumas las 
ticnen oxtondidas y las llcvan tan doreclias quo on los Inionos 
pajaros so tocan la cabeza y la cola: la gli'indula oleosa osta com- 
plotamcnto abortada. Algiinas otras castas monos distintaspu- 
dioran ospcoilioarso. 

Rn los cscpiolctos do las diforonlos castas cl dcsarrollo do 
los hucsos do la cara diLioro onormomonto on longitud, on an- 
clmra y on cnrvatiirn. La forma, lo mismo quo cl ancho y largo 
dolaquijada inforior, varia do un modo ullamenlo nolalilo. 
Las v6rlcl)ras caudales y sacras varian on numoro; tambion 
varian las costillas on tamano rolativo y la prosciioia do 
apolisis. El tamano y Ibrniu do las aborturas del ostornon 
son allamonto variables; y lo mismo cl grade do divergen- 
cia y tamano rolativo do los dos l^razos do la lYorquilla. El 
ancho proporcional do la abertura do la ])oca, la longitud pro- 
porcional doles pi'irpados, del orilicio do la nariz, do la Ion- 
gua (no siompre on oorrclaoion cstricLa con ol largo del pico) 
ol Lamaiio del buolio y do la parte superior del csofago; ol dcs- 
arrollo y atroiia do la glanduUi oleosa; cl numoro do las plu- 
mas ramoras y linioneras; ol largo rolativo del ala y cola com- 
paradas ontro si y con cl tamano del cuorpo; cl largo rolativo 
do pata y pie; ol numoro do HctUalho sobre los dodos; ol dcs- 
arrollo do la ])icl iiitordigital, son todos puntos do ostructura 
quo son variables. El porlodo on quo so adciuioro ol pliunajo 
porfoolo varia, oomo lainbion cl ostado del vello 6 I'lojol con 

3 



•i-t OHiijKK DE LAS KSPICCIES 

quo los pollilos cslan oubicrtos ciuindo salon del casoai'on. 
N’ai'ian la Ibrma y lamano do los huevos. La inanera 
do volar, y on algnnas caslas la voz y disposicioncs diliorcii 
nolahlemcnlc. I'or iiUiino, cn cierlas razas los machos y las 
hombras ban llcgado a diCercnciar.sc cn iin grado pcquoho unos 
dc olras. 

Ell rcsuincii, podria al monos escogerso uiia vcinlona do 
jialomas quo, presentadas a iin ornilologo a qnion so Ic dijo- 
ra tjue eran pajaros salvajos, scrian cicrlaiiicnto por 61 da- 
sificadas como espeoios bicn doiinidas. Hay mas; no orco <jne 
luibicra ornit61ogo.(|ue cn estc oaso colocara la mensajera iii- 
glosa, la voUeaclora cari-corUi, la runi, la ba?‘h, la y la 

f'o/qiai;aon el mismogcncio: mas ospccialmcnto, supucslo quo 
on cada una dc oslas castas podian proscntai'selo varias sub- 
castas verdadoramcnlc licvccladas, 6 espeoios, como 61 las lla- 
mai'ia. 

Orandcs como son las diferenoias entre las oaslas dc palo- 
mas, cstoy plonamontc convoncido dc quo la opinion comiin 
do los naluralislas es exacta, a saber; quo lodas dcsciondon 
do la paloma silvestro (colu))iha lii'ki)., incluyendo cn cslo 
termino algunas razas 6 subcspccics googralicas, quo so dil'o- 
rcncian cn pantos del todo insigniticantes. Como algunas dc 
las razoncs quo me ban llcvado a esta creoncia son cn cierto 
moclo aplioables cn otros casos, las expondremos a((ui brcvc- 
mcntc. Si las varias castas no son variodadcs, y no ban prove- 
nido dc la paloma brava, neccsitan babor descendido dc sieto 
u oebo troncos primitivos, cuando monos; porquo cs impo- 
siblc conseguir las castas domcsticas actualcs cruzando un nu- 
moro monor. ^Como, ]Dor cjcmplo, puede una ponicr scr pro- 
ducida por cl cruzamiento do dos castas, a monos quo una dc 
las razas madros poscycra gI caractcristico biicho cnormc'!’ Ijos 
supucstos troncos primitivos doben todos babor side palomas 
do campo, osto cs, las quo no crian ni volnntariamontc sc posan 
cn los arbolcs. Pero ademas do la cdiiDiiba lirlii, con sus 
subcspccics gcograficas, solamentc soconocon dos 6 Lros ospe- 
cics mas dc palomas silvestres, y osLas no ticnen ninguno dc los 
caractcrcs dc las castas domcsticas. Dc aqui i(uc los supucstos 
troncos primitivos deben, 6 bicn cxistir todavia on los paisos 
dondc primeramente fucron domcsticados, y sin embargo, scr 
desconocidos para los ornitologos, y csto considcrando su ta- 



PALOllAH nOMilSTICAS 


35 


niauo, hillnLos y caracLci'Os notables, paroec improljablo; 6 bicn 
Iiabcrsc exting’nido en el cstado salvaje. Pero pajaros (|uo 
anidan on precipicios y quo son ))UGnos voladoros, no es pro- 
bable quo scan extovrainados; y la paloinasilvcslre comun, quo 
ticne los jnismos Inibilos ([uc las castas domcsticas, no ha sido 
aiiii cxtorniinada on varijts do las mas pofjiictias islas ])i'Uani- 
cas, ni on las costas del jModiterranoo. Do aqiil quo cl supuesto 
oxterminio do tantas espccics ({uo tengan seincjanza do habitos 
con la paloma silvestro cs may atrevida suposicion. Mas aim; 
las difei’cntos razas domesticadas susodichas han sido tras- 
portadas u todas partos del inundo, y por tanto, algunas do 
ullas tionen quo halnn-sido Iraidas otra voz a su pais natal; pero 
ni una sc ha vucllo silvestro 6 lirava, aumpic la paloma do pa- 
lomar, quo os la silvestro on uti ostado ligcrisimamontc alto- 
rado, sc ha hccho brava on algunos lugaros. Adcnias, todbs los 
cxpcriinentos rcciontcs domuostran quo os dificil consoguir 
([UC los aniinalcs silvostrcs luigan cria librcmoiito cstaiido en 
doinesLicidad; sin embargo, on la hipolosis del orlgcn inulliplo 
do nuestras palomas, dobo supoiiersc quo sois 6 siolccspccics, 
cuando monos, fuoron tan complclaniente domesticadas on 
liempos antiguos por cl hombro scmi-civilizado . como para 
scr pi'oliiicas del todo cslando encorradas. 

Un argunicnto do mucho peso, y ajdicablc on algunos eases 
mas, cs quo las castas ospccilicadas m/is arriba, aiinquc convi- 
niendo goncralmcntc con la paloma silvestro on constitucion, 
liabitos, voz. coloros y en las demas partes do su cslructura, 
son, a pesar do todo, cierlamonto anormalcs en otras partes: 
on vano acudiriamos ii (oda la gran familia do coloml)idcas en 
busca do un pico como ol do la monsajoru inglcsa, 6 el do la 
voltcadora caricorta, 6 cl do la barb; do plumas al revos 
como las do la jacobina; do un buoho como ol do la pou/cr; 
do plumas caudalcs como las <lo lacolipuva. ]')o aepu cs precise) 
suponor, no solamcnlo quo cl hombro scmi-civilizado con- 
siguio domoslicar porcomploto algunas cspocios, sino quo iu- 
loucionalmonto, 6 por casualidad, sued ospocio.s extraordina- 
riamcnlo anormalcs, y mils lodavla, quo oslas mismas cspocios 
so han extinguido 6 son dcseonocidas dosdc cntdnccs. Tanias 
cxLranas conLing'cncias son improbablcs en ol mas alto grado. 

Algunos hcchos con rolacion al color do las palomas son 
dignos tiu considoracion. La paloma silvestro os do un azui do 



3G 


0UIGI3N DE LAS ESl'ECIES 


pizari’a, blanca en cl lomo; pcro las subcspocics indias, la co- 
li-Linba intormedia do Sti’ioklaiicl, Liciie csta parLo azulacla. 
La cola tiene una ])aiTa oscura lomiinal, con las plumas cx- 
Icriores ribctcadas do lilanco cn la base. Las alas ticncn dos 
listas ncgras. Algunas castas scmi-domoslicas, y algiinas vcr- 
daderamcnto silvostfos, licncn, adonuis do las dos listas nc- 
gras, las alas inanchadas 6 salpicadas do negro. Estas dil'oron- 
tes sonales no ocurreii juntas cn ninguna otra cspccio do toda 
la familia. Aliora on cacla una do las castas domosticas, to- 
mando pajaros coinpletaincnte Incn criados, todas las sciialcs 
dichas, hasla la del ribclo bianco do las plunias tiinoncras do 
la cola, ocurron algunas vecos porfoctaniento dosarrolladas. 
Hay mas; cuando so cru/ca)i piijaros ([uo pertonccon a dos 6 mas 
castas distiivtas, ninguna do ollas aziil, ni con una sola soiial 
do las cspcciiioadas antes, ol prodiicto mczcla suolc repontina- 
inonto adquirir g.sos caractcros. Para dar un cjcniplo ontro va- 
ries quo he observado, he cruzado algunas colipavas blan- 
cas, quo crian muy bicn con algunas do har6.s ncgras — la.s 
variodades azules do la barb son tan raraa, (pio no ho cono- 
cido un solo ca.so cn Inglatorra, — y las crias luoron nogras, os- 
curas y azuladas. llo cruzado tambion una barb con una pa- 
loma manchada, quo es un pajaro bianco con cola roja y 
una manciia do cstc mlsiuo color on In Ironto, y quo notoria- 
meiilc so reproduce muy Ijicn : los productos del cruzamiento 
fuei'on oscuros y motoados. Oruco entdnoes iino do los mestizos 
barb-colipavii con un mestizo barh-niancliado, yprodujo- 
I’on un pdjaro do un color azul t^n licriiioso, con el lomo 
])laiico, la dol}le lista negra sobro las alas, y plumas caudalos 
con lista y riljoto blancos, como cuulquicr paloma silvostro. 
Podenios oxplicarnos cstos hcchos por cl bicn conocido prin- 
'cipio de reversion a los caractcros do los antepasados, con tal 
do quo las castas domosticas dosciendan do la paloma silvcs- 
tre. Pero si nogamos csto, tonomos quo hacor una do las dos 
suposicionos siguientos, altamentc improbablcs: 6 bion (^uc 
todos los varios troncos originales tonian cl color y sonales do 
la paloma silvostro, aunque no existu otra cspecie hoy a.si colo- 
rcada y con las mismas senates, do tal modo (|uo on cada casta 
soparada podria haber una tendencia a volvcr a los mismisi- 
mos coloros y marcas, 6 bicn quo cada casta, aun la mas pura, 
sc ha cruzado cn cl espaoio do docc, 6 ii lo mas do vointo go- 



ncracionos con la palonia silvcslrc: digo do docc 6 vcinLc gcno- 
iMciono.s, poi’(fUO no «o conoco Cfiso do dcsocndicntos cruzados 
([110 vucivan n un antopasado do sangro oxtranjora al cal30 do 
mayor numoro do geiioracioncs. Eii una casla quo solamonto 
so lia cruzado una vcz, la tondcnoia a volver a algun oaractor 
dei’ivado do Lai cruzamionto sora natiiralmonto cada vcz mo- 
nor, y (in cada gonoracion succsiva quodara monos do la sangro 
oxtrafia; poro cuando no ha habklo cruzamionto y hay una 
teudonoia on la casta a volvor a un caracter quo sc pordio on 
alguna goncracion anlorior, csta tondencia parcco, por el con- 
Irario, poder ti’asmitirsosin disminucion por un numoro indo- 
linido do gcncraoionea. Estos dos casos distintos do reversion so 
confundon on uno rrccuontomonlo por los ([uo han oscrito so- 
bro la horcncia. 

Ultimamonto, los mestizos por cruzamionto do todas las 
castas do la paloma son perfectamonto fortiles, como puodo 
asogurar por mis propias obsorvacionos hochas dolihorada- 
monto con las castas mas distintas. Ahora, aponas so ban 
prosentado casos con cortoza do liibridos do dos ospocios do 
animalos coinplctamonto distintos quo hayan sido porfccta- 
monto fortiles. Croon algunos autorcs quo la domostioiclad 
continuada mucho tiempo climlna osta fuerto tondonoia a la 
cstorilidad do las ospocios. Por la historia dol porro y do algu- 
nos otros animalos domosticos, csta conelusion os probablo- 
monto del lodo c.xacla, si so aplica a ospocios {ntimamente 
rolacionadas una con otra. Pei’o oxtcndorla tan lojos como 
para suponor quo ospocios tan distintas on su origon como son 
hoy las jnensajoras, voUoadoras, pouters y uolipavas hayan 
dado una casta porfoctainonto fortil iiilor so, soria atrovido 
on oxtromo. 

Por estas varias razoncs, asabor: la improbabilidad do quo 
ol hombrohayahccho antoriormonto quo siolo ii ochosiipuosLas 
ospocios do palomas cricn libromonto on ilomosLicidad; sor estas 
supucstas ospocios complotamouto dosconocidas on un os- 
tiiclo silvcslro y ([uo on ninguna parte so hayan hccho bravas; 
presentar estas ospocios ciortos cnractoros muy anormalcs, 
comparadas con todas las cloinas oolombidcas , aunquo son tan 
parccidas cn casi lodos, rospccto a la paloma silvc.stro; la roa~ 
jiaricion do voz on cuando del color azul y do las variadas 
senalcs negras on todas las castas, ya so las conserve puras, ya 



38 


onrr,E\ de lar especies 


sc les cnicc; y por ulliino, quo la cria mostiza sea perfcclu- 
meiilo fortil; por oslas difcronles razoncs, toinadas juntas, 
podemos clccluciv sin riesg-o quo toclas nucstras castas clomos- 
ticas tlcscicndcn de la paloma silvostro 6 co!un?.6a /icia y do 
sus su])especies gcograficas. 

Eu favor de esta opinion puedo anadir, primeramente, 
quo la i nlitmba livia silvcstro Iia sido suscoptiblc de sor do- 
nicslicada on Europa y on la India y(iuc concuerda on liabi- 
tos y on un considerable luiinoro do pantos de estruotura 
con lodas las castas domostieas. Sogundo, que aunque una 
monsajera inglcsa 6 una voUoadora caricorta so diforoncia 
inmonsaraente on ciortos caraetcros do la paloma silvosLro, 
sin embargo , comparando las diversas subcaslas do ostas dos 
razas , mas ospecialinontc las traidas de paisos dislantcs, po- 
domos hacor ontro ollas y la paloma silvestro una scrio cast 
perfocla: lo misnio podemos cn otros casos, pero no con todas 
las castas. Tcrcero, aquollos caraetcros ({ucson principalmonle 
caractcrislicos do cada casta son eminentemento variables en 
cada una, por ejomplo, la crosta y long! tud del pico do lamcnsa- 
jera, cl pico corlo do la voltcadora, y cl numcro do pluraas do 
la cola do la colipava; y 6bvia sera la cxplicacion do osto 
hecho cuando tratemos de la selcccion. Cuarto, las palomas 
ban sido observadas yatondidas con cl mayor cuidado y anin- 
das por muehas gentes. Ilan sido domcsticadas durante miles 
do anos on diversas partes del mundo: lo mas antiguo quo so 
saljo do palomas es en la quinta dinaslia cgipcia, unos 3.000 
aiios antes do J. C. , sogun me ha indicado cl profesor Lepsius; 
peroMr. Birch me dice quo .so cncuontran ya palomas cn una 
lista do comidas do la diiiastia anterior. En tiempo do los ro- 
manos, segun sabomos por I’linio, so pagaban iiimonsos precios 
por las palomas; uy lo quo os aun mas, ha acontoeido osto, ((uo 
upueden conlar su goneulogi'a y raza.» Las palomas oran muy 
apreciadas por Akber Khan on la India, por los anos do KiOO: 
jamas lacortc llovaba monos do vcinlc mil. «Los monarcas de 
Iran y Turau Iccnviaron algunos pajuro.s «rarisimos,» y, con- 
tiniia cl historiador do la corto; «S. IM. los ha mejorado de un 
mode asombroso cruzando las castas, metodo no practieado 
hasta entoncos.B Iliicia la misma opoca los holando.scs cstabaii 
tan intorosados cn lo eoncerniciito a palomas como los ronia- 
nos antiguo.s. La importancia grande de ostas consideraeio- 



ncs ill explicai* la inmcnsa cantidad do vai'iacion quo las pa- 
lomas lian sufriilo sova do igiuil niodo patcnlc ouando trato- 
mos do la seloccion. Ycvcmos cnlonces tambicii, coiuo sucedc 
quo las divcrsas razas Icngan tan a mcnudo uii caraotoralgun 
taiilo moustruoso. Es tambien una cii’cunslauuia muy favorable 
para la produccioii de castas distinl<as quo puedan facilmoiito 
scr aparcadas para toda la vida las palomas inaclios y liombras, 
porque do osta inanora puoden tciiorso juntas on cl mismo 
palomar diferonlos castas. 

llo disciUido ol origon proba))lo do las palomas domoslicas 
con alguna e.xtcnsion, aunque de ninguna maiicra con la bas- 
tanlc; porquo cuando iior primora vcz crio palomas y observe 
las divorsas clascs, sabiendo bicn cuan lielmonto .sc roprodii- 
cen , tuvo la misma dificuUad para creer (]uc dc.sdc (jiio ba- 
bian sido domcsLicadas habian todas procedido do un jxidro 
comun, quo la ([ue Leudria un naturalista para liogar a una 
conclusion semojante con rcspocto a las muclias cspccics do 
pinzoncs 6 do otros grupos de pajaros on estado salvajo. Una 
circun.slancia mo sor]trcndi6 mucho, a saber; <juc casi todos 
los criadoros do las varius ra/ais domosticas do animalcs y los 
oullivadorcs do iilantas coiKjuicnc.s lio liablado, 6 cuyos trala- 
dos lie loido, o.slan (irmomento convoncidos do quo las res- 
poclivas ca.stas quo cada uno do olios ha cuidado, dcscondiaii 
tic otras tantas ospocios distintas on su origon. Prcgunlad, 
como yo ho proguntado a un colebro ganadoro do Hereford, si 
su ganado no podria scr doscondiento do ganado do cuernos 
largos, 6 uno y otro do un tronco comun, y so roiria a carca- 
jadas. Jamas he oncontrado un criador de lailomas, do aves 
tie corral, do patos 6 de oonejo.s ([uc no csUivicra plonamcnlo 
convoncido do ([ue cada casta principal dcsccndia do una es- 
pofie dislinta. \'an Mons, un su Iralado sobre poras y man- 
zanas, doinuostra cuan por coinplcto tlcja do creer (pio las di- 
vorsas clascs liayan poditlo j;inias provenir do semillas do! 
mismo arbol; por cjcmplo , la manzana po([ucha do Ribslou 6 
la do Obdlin. Otros ojcin|)los innumorables podrian presen- 
larse. Yo croo (juo la cxplicaclon cs muy lacll : cslan rucrlc- 
mcnle imprc.sionados, on un largo y coiiLinuailo cstudio, por 
las (liforencias cnlro las divorsas castas , y aunquo olios coju)- 
cen bien (juc las razas se diforencian on muy poco, puoslo ([ue 
ganan sus premiospor la scloi;cion do cstas po(juenas diferen- 



OlliOKN nii LAS ICSPECIKS 


'lO 

(.‘ifts, ignoraii, sin om))argo, Loclos los argumentos gcnoi’ales y 
rohusan liacor niontnlmonle una siima do difercncias ])eqiio- 
nas scmojanlcs, acuimiladas durante muclias genoraciones su- 
cesivas. Los naturalising , sal)icndo mucho monos do las 
loyes do horoncia (lue lo quo conocc cl criador , y no cono- 
cicndo tampoco mas quo ostc los trazos intermedios on laslar- 
iras llncas do dcscondoncias, admilon, sin embargo , quo mu- 
c'has do nucstras razas domesticas desciendan do lo.s mismos 
padros. ^,No podrian sor mas cautos cuando so rion do la idea 
do quo las especics on estado silvostro liayan sido dcscondion- 
tes on linoa recta do otras cspocies? 

Principios de seleccion practicados antlguamento. y sws ofectos. 

Considoremos aliora brcvomonle los pasos {{uo ban dado las 
razas domdsticas para producirse, ya desciondan do una os- 
pccio unica 6 do vaidas inmediatas. Hay quo atribuir algun. 
cfccto a la acoion dirccta y dcfinida do las condicioncs oxtor- 
nas do la vida y algunos al liabito; pero scria muy osado ([uion 
sc atrovioso a explicar por osaa causas las diforoncias quo 
oxislcn ontre uii caballo do tiro y otro do carrora, outre un 
galgo y nn podcnco, cnlro una paloma anonsajera y otra vol- 
Icadora. Uno do los rasgos mas notables on nuostras razas do- 
mesticas cs quo las vomos adaplarsc, no ya on vordad on pro- 
vccho propio del animal 6 do la plunta, sino a la utilidad 6 
capricho del liombro. Algunas variaoioncs utilos para osto ban 
surgido probabloniontc de I’opcnto 6 clo.im solo paso; muebos 
bolanicos, por ojoniplo, croon quo la oa])eza do la cardenoha 
con sus anzuelos, quo no puedon igualarso por ningun pro- 
cocliraienlo meeanico, os solamento una variodad dol dipsaoo 
salvajo; eslo cam])io puedo baber surgido pcrfoctamoiitc do una 
VGZ on una planla do scmillcro. Lo mismo probaI)IomouLo 
ha sucedido con cl porrillo zarccro y cs sabiclo quo osLo ha 
sido cl caso dol carnoro ancon. Poro ouando comparamos ol 
caballo de tiro con cl do carrora, ol dromodario con cl oainc- 
llo, las diforentes castas de ovejus, propias las unas para pas- 
tos artilicialos, y para los naturalcs las otras, cuyas lanas son 
bueuas para diforentes ol)Jctos segun son diforontos las razas; 
cuaudo comparamos las muebas castas do porros, cada una de 
ollas buona para ol lioml)ro on diforentes sentidos; cuando 



SEI.KIXUON llEfi HOMnitE 


41 


comparamos cl gallo rlc pclcia, tan pcvtinaz on cl combalo, 
con otras castaH Lan poco guorvcras; las gallinas (juc sicinpre 
estiin ])oniondo, pero (juo nunca quiercn cmpollar con el 
Ih'anUin tan poqucno y elegante; cuando comparamos esa le- 
gion de plantas agricolas culinarias do luicrto y dc Jardin, 
iiliHsimas al homln'o on diferentes estacioncs y con objeLos di- 
voi’sos 6 lan hermosas d la vista, creo yo (^ue os mcncstor vor 
ca lodos eslos hoch'os algo mas que una simple varialiilidad. 
No podemos suponor ({uc lodas las castas fucron I'opentina- 
monto producidas tan pcrfcctas y utiles coino hoy las vomos, 
y on machos casos salwmos posilivamenlo ciue no ha sido 
asi. La clave do esto se oncuontva on la facullad quo tiono el 
hombre do acumiilai.’ soloccion. La naturalc/a da vai'iacionos 
SLicosivas: el hombre las va ahadiondo cn ciortan divoccionos 
que lo son utiles. En ostc sontido puodo decirso ({ue ol hom- 
bro ha hccho para si las razas utiles. 

No os hipotctico ol gran podor do ostc principio do .soloccion. 
Es lo cicrlo (^uc nlgunosdc nuostros criadorcs ominonlos on ol 
ospacio do una vidahumanahan modilicado oxlcnsaraonlc sus 
castas de ganado vacuno y lunar. 

Para juzgar Inon lo quo han liocho os casi ncoosario Icor al- 
gunos do los muchos tratados dodicados a osLo asunto y oxami- 
nur los animalos. Los ganadcros hablan genoralmcnto de la 
organizacion animal como do algo quo os plastico y quo puc- 
don olios modelar casi a su capricho. Si yo tuviora ospacio 
podria oilar con osto objeto numcrosos pasajos do autoridados 
cn alto grado compcLcntcs. Youatt, <iuo coiiocia mojor prol)a- 
blomonto las obras do los agricuUorcs quo cuahiuiora otro, y 
quo ora adomas un juoz muy biiono do lo.s animalos, habla del 
principio do soloccion como ol quo pono al agricullor cn dis- 
])nsicion no solamcnto do modificar cl caracter do su robano 
sino tainbion do cambiarlo por comploto. Es la varita magioa, 
a cuyo Loipic puodo llaniar a la vida cuantas formas y cuantos 
moldos quicra. Lord Somorvillo, hablando do lo quo los oria- 
dorcsclc ovojas han hccho, dice: parocoria como si Imbloran di- 
bujado cn yoso sohro una pared una forma porfoota on si misma 
y dospucs lo hubicson dado vida. En Sajoniu la importancia dol 
in'incipio do soloccion con rospocto al carnoro merino osta tan 
plonainonto roconocicla, (£uo los liombros lo siguon como una 
profosion: colocan los carnoros sobro una mo.sa y alii los ostu- 



OnifrEX DE L.A.S ESPECIES 


clian couio poclria haccrlo con iin ciiarlro un intcligenlc; esto 
BO rcpilc tfcs voces con intorvalo do ulgunos mcaos, y cada vcz 
son inai'cados y clasilicados los curnoros do modo quo sola- 
meiitc los nicjorcs cnlrc los niojoi-cs son cn dcriniliva los quo 
so dcstinan a liacor ci'ia. 

Lo quo los criadoi'os inglcsc.s han llcgado a consoguii' pro-, 
hado csla por los onormes procios quo obticnen los anhnalcH 
(jue cuonlan una buena gcncalogia y quo han sitlo exportados 
a casi todas las partes del mundo. Y no os dolnda la mejora 
goneralmcntc al cruzamiento do dil'crcntcs castas; lodos los 
mcjorcs criadoresse oponcii fuerLemente ucstapraclicaoxceplo 
cn raras ocasiones y enlre las castas prdximamcnto igualcs. 
Cuando so ha hoclio un cruzainionto cs mas indispcnsa])lo 
quo luinca una scloccion vigorosjsima. Bi la sclcccion consis- 
licsc mcranienlc cn separar algunn variedad muy distiiUapara 
hacor cria, cl princijho soi'ia tan chvro (jiio apenas incrcceria 
nicncionarsc; pero su importanciu consistc on el gran cfccto 
producido por lu acumulacion on wn scnlido, durauto genern- 
cioncs sucosivns do difcrcncias absolutamente inaprociablos 
para cl quo no cslo acostiimbrado; difcrencias (juo yo, i>or mi 
parlo, he Iralado on vano do apreciur. Do cada mil hoiubrcs 
no hay uno que longa la exactiliul y golpo dc vista y seguridud 
dc juicio suficionles para podcr ser un criador lialiil. El quo 
ostc dotado do cstas cualidadcs y ostudio durante aiios entoros 
ol asimto y declique su vida al mismo con indomahlc porsevo- 
rancia, triunfara y podra haccr graiules inejoras; pero la fnlla 
lie una sola do cstas cualidadcs Ic hara fracasar seguramente. 
Sc haco difi'cil do crocr la capacidud nalural, los ahos de jirac- 
tica quo so roi[iiiere para llegar a sor no mas quo un oriador 
habil do palomas. Los horlioultoros siguen los misinos princi- 
pios; poro on su caso son las variacioncs mas bruscas. Nadic 
supoiidra quo nuoslros productos nicjorcs scan ol rosuUado do 
una sola variacion del Ironco origon. En algunos cases cn (pic 
so han guardado documonios exaotos, tonemos pruobas dc quo 
asilo ha siclo; coino cjemplo dcpocaiinportanciapodrianios citar 
cl tamano cada vez mayor do la grosclla comun. Vcinos un 
adolanto asonibroso en muclias Ilorcs de floristas cuando com- 
paramos las dc ostos dias con dihujos hcchos Iiace vcinlo <) 
treinta anos nadu mas. Cuando una raza do phinLas (jueda una 
vez oslalilocida con precision, los plantadorcs no so dclioncn 



SEI,EC;r,ION DEL ITOMnilE 'i3 

n cscogei’ las mcjorcs plantas sino quo van a sus plantclcs y 
arrancan a los Innnu.leR, (iuo os coino olios Hainan a las quo 
nucen desviancloso del tipo oonvonionlc. Con los aniinalos’so 
sigiie on igiial forma on la praulica e.sta manora do soloccion, 
porquc aponas so conoibo quo haya nadio Ian dcsciiidado quo 
haga orias con sus pcoros anlmalcs. 

Con respocl-o a las planlas, Iiuy oLi-os incdios doolxscrvar los 
oibclus aciiimilados do la soloccion, a saber; coinparando la 
(livei’sidad do florcs on las diforenLos varicdadcs do la misma 
ospocie on mi jardin; la divorsidad do hojus, vainas 6 lu- 
bcrciilos 6 cual([uiei* olra parLo on la huerLa on coinparucion 
con las llores do las mismas variodados; y la divorsidad do 
friUas do la misma ospocic on cl huorLo, on comparacion con 
las liojas y floros do la misma claso do variodados. ^’'6aso 
cuan difcronlc.s son las lioja.s do la col , y cuan parccidas on 
exlromo son sus floros; cuan diferciUcs son las floros do la 
liiorlia do la Trinidad, y cuiln parccidas las hojas; ciianLo 
dilioron on tamano , color , forma y lisnra las dil'orentos cla- 
sos dogrosollas, y sin cmliargo, sus floros prosontan ligorisi- 
mas diforoncias. No c.s quo las variodailos quo difioron miiclio 
on algun punto, no so clifcrcncian dol lodo on otros punlos; 
Oslo aponas siiccdo, mojor diclio, nunca; y liable dcspucs tie 
ob.sorvaciono.s ciiitladosas. La ley do la variacion corrclaLiva, 
cuya imporlancia no dol)o incnosprociarso nunoa, siompre 
hara SGguras algunas diforoncias ; poro por rogla general no 
so ])uedo dudar do ([no iina .soloccion conlinuada,' ya on las 
hojas, las llores 6 los friilos, producira razas (jiic so dif(3ren- 
cicn anas ilo olras, [irincipalmonto on ostos caracloros. 

Tal vcz so objele ([uo cl prinoipio do soloccion no so ha ro- 
ducido a praclica mclodioa, sino dosdc haco algo mcinos do 
un siglo; cfocLivamonto ([uc on los ulLlmos anos sc lo ha pros- 
Lado mas alcncion y so han publicado sobro la materia mu- 
chos tratados; y ol resiillado lui side proporcionar rapidos d 
importantos adolanlos: poi ‘0 c.sUi may lojos do la vordad quo 
sea osLo prinoipio dcscubrimionto modorno. Podria reforirmo 
a divorsas obras do roinota antigiiodad, on las quo so rcco- 
noco la gran imporlancia del jirincipio. Kn d[)Ooas nidus y 
barbaras on la historia do Inglatcrra so importaba con fro- 
uuoncia animalo.s oscogidos y so daban Icycs para impedir su 
exporlac’ion; una ley ordenaba la dostruccion do todos los ca- 



l)allos quo no llo.sfai'iin a oicrta alzacla, lo cual pucdo compa- 
rai'sc a lo(iuo hoy hacen los jardinoros con laa plantas malas. 
El principio do scloccion so ciicncnlra perfoctamcnte dado on 
una antitfua cnciclopcdia cliina. Algunos cscritores romanos 
clisicos Inin manifostado 1;ambicn I’cglas explicitas. Miiostra 
claramoiito algunos pasajos dol Genesis, quo on aquol romoto 
tiempo so aleiidia muclio al color on los animalcs domcsticos. 
Los salvajes cru^san lioy algunas vcees sus pei’ros con anima- 
Ics salvcajes do la niza canina para mejorar la casta; y do al- 
gunos pasajos do Plinio puede doducirso quo lo mismo hioioron 
on otros tiempos. Los salvajes del Africa del Sur aparoan sus 
tiros do roses sogun cl color, y lo mismo Iiaccn los osquimalos 
con sus troncosdc perros. Livingstone dice que los negros dol 
interior do Africa, que no sc han asociado con los cxiropcos, 
ticnen on alta estima las buenas castas domoslicas. Algunos de 
cslos hcchos dcmucstran quo la scloccioiinoescosa do hoy, sino 
(|uola cria do animalos domosticos merocio cuidadosaateneion 
on tiempos antiguos , y aiiora entre los salvajes mas inferiores, 
Y !i la verdad hubiora sido extrano que asi no hubieso sucedido 
cuando os tan ovidento quo so lioredan las buonas y las malas 
ciialicladcs. 


Seleccioii jueouseieiite. 

Hoy on (lialoscriadorosominontcs pruoban por medio do una 
scloccion motodica, tonieiido un objcLo dolcrminado, a formar 
una nuova subcasta 6 cstirpo superior a cuanto del genoro haya 
on el pais. Poi’o para nuosLro prop6sito una forma do solcc- 
cion que podria Ilaiuarso inconsciento y quo rcsulta a todo cl 
quo intonta poscor los mojorcsanimales y hacorloa roproducirso, 
os mas importanto. Asi un hoinl)re quo quioro toner perros do 
muostra, naturalmonte trata do hacorso do perros buenos y des- 
puos cria con los mojorcs, pero sin tonor el dosoo ni la ospo- 
ranza do aiterar pcrmaiiontcmonto la casta. No obstante po- 
domos inferir quo oslo procedimionto continuado por ol trans- 
curso do siglos mejoraria y modificaria cualquior casta do la 
misma manoi*a quo Bakcwoll, Collins, otc., por este mismo 
procedimionto, solamonto aplicado con mas motodo, modi- 
ficaron considerablomenle on el cspacio de su vida las formas 
y cualidados do su ganado. Cambios lontos e inscnsibles do 



HliLliCdiON INCUNSCllONTli 45 

osta claso janii'iH puodon sci' I'ocoaociclos a monos (jiic so 
liayaii tornado mucho aiilos buonas mcdidas 6 ciiidadosos dibii- 
jos do las razas ca oucsLion, (^110 pucdaii soi-vir dospucs para 
liacei* la com))!U-aoioii. Eu algiiuos casos, sin cinliargo, indi- 
vitluos no cainbiados 6 oambiados on may poco do la misma 
casta cxistcii on Iiigaros monos civilizados, dondo la raza ha 
sido monos mojorada. Hay razonos para crcor quo ol sabucso 
do King Charles lia sitlo modiOcado muchi’simo inconsciento- 
nionto desdo ol tiompo dc a(|ucl monarca. Algunas autorida- 
dcs aUamento compotcnLcs cslan convoncidas de quo cl perro 
setter SG deriva dircctamcnto del saljueso, y sogun toda pro))abi- 
lidad es una altcracion lenla dc oste. So sal}o (juc ol porro do 
mueslra ingles ha cambiado mucho on oslo ultimo siglo y so 
creo (iLio on csto caso sea cl cambio delhdo principalmcnto a 
cruzamiontos con ol galgo; pero I9 (luc a nosotrosnos importa 
os quo el cambio so haya ofoctuado inconsciento y gradual- 
mento y de una mancra tan complota sin embargo, quo aun- 
quo el perro de mucstra primitivo ])rocodia con toda certeza 
dc Espana, Mr. Borrow mo ha dicho quo no lia vislo ningun 
perro cn Espana como el nucstro. 

Por nil procedimiento sonicjanto de selcccion y por medio dc 
cuidados particularcs, el calaallo ingles dc carrera, ha sol)re- 
pujado on vclocidad y tamaiio a su antocesor ol caballo arabo, 
do tal modo, quo csto ultimo es favorocido on los pesos 
por ol rcglameivto do carroraa do Goodwood. Lord Spencer 
y otros ban demostrado (^110 cl ganado dc Inglatcrra ha 
aumcnlado en peso y cn teinpi’ana prccocidad, comparado 
con cl quo antes habia cn oste pals. Oomparando las rolacio- 
nos hochas on varies tratados antiguos del cstado primitivo 
y presento dc las palomas mensajera y voUeudora'cn Bro- 
tana, India y Persia, podemos trazar las bases por las cualcs 
ban pasado insensiblcmcnle y llcgado a diferonciarso tanto do 
lapaloma silvestro. 

Youatt da un ejomplo o.\.cclonte do los eCectos do una 
soleccion'continuada {|uo puede coiisidcrarso como incons- 
ciente, pucsto (j;uo los oriadorcs no podriun luinca liaber 
esperado, ni siquiora dcsoado, prodiicir el rcsultado (|uo fuo 
la consocucncia, a saber: la produccion do dos ostirpes dis- 
lintas. Las dos ospocics do carncros do Loicestcr, criados 
por Jlr. Buckley y Mr. Burgess, como Mr. Youatt haco notar, 



•ili OllililiN iJIv [.AS ICSI'ECIIJS 

''hall siilo iiurainuiUo oi'iumlas del Ironco original do llakcwoll 
jior mas do cinciienla anos. A nadicsc lo oeurrc sospooliur onLro 
los (juc (ionon conociinicnlo on el asunlo, (|uo uno u otro do 
oslo.s dos ii-anatloros sc hayau dcsviado ni una sola vc/, do la 
sangre pura del ganado do Mr. llakcwoli, y, sin cmliargo, la 
diforeneia ontre el gaiiado dc cada uno dc olios os tan gran- 
do. (juc lionen la aparicnoia dc sor varicdadcs ciitoramcnlc 
dircreiUcs». 

Ann entre los salvajos epic scan tan barliaro.s iiuo luinca 
]iicnsoii cn cl caracter licrcdado por las crias dc su.s animalcs 
domoslicos, cualqiiior animal que los sea cspccialmcnlo util 
con un objcLo cualqiiioru, sera cuidaclo.samcnlo consoi-vado 
durante las hambres y demas aceidentes a (pic los salvajos 
eslan tan ovpucslos ; esos anitualcs oscogidos, dojarian ge- 
nciralmonte inaseriascfue los inferiorcsi dc mode (juo, cncstc 
caso, so vcrilicaria una espccio dc scloccion inconscicnlc. Ve- 
nios cl valor que dan a los animalcs aim los barbaros do la 
’l.'ioi“ra del Fuego, lo.s cualcs malun y devoran a las mujeros vie- 
jas cn tiemposde calamidad. ponjiie las considcran do monos 
valor (piesus perros. 

En las plantas, cslo mismo proccdiniicnto gradual dc nio- 
jora por medio dc la conservacion incidental do los mujorcs 
individuos, ya scan 6 no In bnstanlc distintos para sor cla- 
sificados a su primera aparicion como varicdadcs distinta.s, 
y yu dos 6 mas espccies u razas sc hayan 6 no mozclado 
por cruzainionlo, puede pionamento reconocorsc cn ol aumen- 
to dc tamano y bolloza ([uc aUora vcinos en las varicdadcs dc 
los pcnsainicntos, rosas, pctargonium, dalias y otras plantas, 
cuando las comparamos con las varicdadcs mas antigiuis 6 con 
siis origoncs. Xadic prclcnderia luinca conseguir un pensa- 
miento u una dalia dc prinicru clasc con las scmillas do una 
planta silvestre. Nadio esperaria criur una pora dc agua dc 
primera clasc con la scmilla dc una pora silvestre, aunipio 
podria consoguirlodcun arbolillo silvestre, si la scmilla dccsto 
provinicso clc un jardin. La pora, aunque oultivada on los 
tiempos clasicos, sc deduce do la descripcion do IMinin, (jue era 
una fruta do calidad muy inferior. He visto cn las obras dc 
liorticuUurae.xprcsada una gran sorpresa por lamaravillosaha- 
liiiidaddoIosjarflincrosquCjCon tan pobres material os, luinpro- 
ducido resultados Ian magnificos; pero cl arte basiilo .soncillo 



SEl,I0(;i:iOX INIIONSCIUN'TK 


y uii It) ((uu liacc al I'Csiillado final t(uo haobLoiiiclo lo lia houho 
uasi inconsciciitcmciitc. Ma coiisisfido cn cuUivar sicmpro la 
luojor vai'icdad conocula, Hcmbi-antlo sii soiiiilla, y cuaiido lia 
acorlado a salir una variodad algain tanlo nicjor, era esla la 
(|uc scnil)rul)a, y asi sucesivauicnfc. Pero los jardineros del 
poriodo clasieo {jiic cuUivaroii las mejoros peras (juo pudicron 
proeurarso, nunca iinaginaron (|ue explenclidascriala rrukaque 
iiosolros coincriainos; auiKiuo nosotros del)iimos nucstra exee- 
ioiUu fpula, cn parte a (pic ellos escogioron luiUiralmoiUo y 
conscrvaroii las mojorcs variodadcs (|uc piulieroii uncontrar. 

Una gran suma do oandiios Icnla e inconscioiilcmenle acu- 
nuilados cxpU(;a a mi juicio el hccho bion conocido do (pie on 
iin miincro dc cases no podemos rcconoccr, y per lo tanlo, 
ignoramos los troncos silvusLres, origcncs de las planlas (jue 
hail side dosdc mas antigiio cuUivadas on uuostros Jardiiics y 
luicrtas. Si so lian iicccsilado cieiUes <3 miles dc afios para inc- 
jorar 6 modilicur la mayor purto dc nucslras planlas hasla su 
lipo actual dc utilidad para el liombre, podemos cnlcndcr 
como ni Australia, ni cl Cabo dc Uuena-Ksperanza, ni olra 
region alguna habiUida por el hombre complclaincntc incivi- 
lizado nos ha dado una sola i>lanla ipio valga la jiena do culli- 
varla. No os ipio csLos paises tan rieos on espccios no poscaii 
por extrana uasiialidad los troncos origoncs do planlas utilos, 
sino quo las planlas del pais no ban sido llevadas por la solcc- 
cion conlinuada basLa un punlo do pcrfoccion comparablo con 
la ad([uivida por las planlas on paisos anliguamcnlo oivili- 
zados. 

Con rospoctoa los animalcs domoslicos del hombre incivili- 
zado, no dobc perderse dc vista (pie licnen casi sicmpro (pic 
buscarso su propio alimento, al monos, durante ciorlas esla- 
cioncs. Y cn dos paisos do circunslancias muy diforentos, iii- 
dividuos dc la niisina cspocio quo tongan oonstitucionos 6 cs- 
Iructuras ligoramoiUe distinlas, sc lograrian inojor on un [lais 
quo on ol otro; y asi con un proccdimicnlo de scloocion na- 
tural, como exiilicarumos mas cxlonsamcnto mas adclanto, 
poilrian llogar a forniarsc dos sub-razas. (.iuizas csto explioa cn 
[larlc por (pio las cualidadcs (pio Lionoii los animalcs domosti- 
cos do los salvajcs, como ya lo liaii notado algunos aulores, 
licnen mas caractor dc vordadoras espocics quo las variedailos 
oxistcnlcs on paisos oivili/ados. 



-i8 OUit;li.N DK LAS [iSl'EOlLS 

I'jii la opinion pi'esenlarla a(jiu do ki parlo iinpurlanlo quo 
hii desoinponailo la scloccion cjcrcitla por ol hombrc, sc luvco 
dosdo luco;o cvidciito por quo nucstras razaf? doinoslicas dc- 
nuieslran adaptarso cn su csliniclura 6 on sus liabitos a las nc- 
oo.sidadcs 6 oapriclios del hombrc. Podemos a mi juicio onLoii- 
clcr adcinas cl earacter rrccuentomcnlo anormal do nucslras 
razas dumesliens y cxplicarnos (jito sus dircrciicias scan tan 
g-rande.s on los caractorcs extornos, y relulivamcnto Ian po- 
(|ucnas on las paries intcriiaR u organos. El hombrc apenas 
puedc escogcr, y si puodc os con muchadiiicLdlad, lasdcsvia- 
cioiies do cstrucluras, cxceplo aqucllas quo son visi))lcs oxlcr- 
nnmente; y la verdad os quo rara voz so ouula de lo quo es 
iivLorno. No puedo nunca qjei’cor la scloccion, a no scr on 
aqucllas variacionos quo on un grado insignificante le indico 
primeramento la naliiraleza. A nadie so lo ociuTiria Iratar do 
hacor una colipava sin ver antes ana paloma con la cola desar- 
rollada do un modo raro cn un grado pociueho, ni una paloma 
do bucho grande hasla quo vio antes una con bucho do ta- 
mano algun tanlo fuera do lo comun; y cuanto mas anormal 
6 dcsacoslumbrado fiieso esc caracLcr, cuando por voz primera 
aparccio, mas probable soria quo Ilamara su atcncion. Poro 
usar una exprosion coino la do tratar de hacor una colipava, es 
sin duda ninguna, on la mayor parte do los eases complota- 
mente incorrecto. El primor hombrc quo escogid una pa- 
loma con una cola ligeramento mas larga, no pudo sonar 
luincaloquo los dcscondiontcs do esa paloma llcgarian a scr 
por una larga scloccion continuada, inconscienlocn parto, on 
parte mctodica. Quizas el pajaro padro do todas las colipavas 
tonia solamcnlo calorcc plumas caudalos, oxtendidas como la 
actual colipava do Jitva 6 como individuos do otras razas dis- 
tintas, on las cuales so ban conlado hasla diez y sielo plumas 
caudalos. Quizas la primora paloma do bucho, no infiara csto 
muchomas do lo quo la turbit dilata ahora la parto superior 
desu osofago, costumbre cn quo no so lijan los criadores , por- 
quG no es uno do los puntos caractoristicos do la casta. 

No so Vevya a crocr quo es necesaria para Ilamar la atcncion 
del criador aficionado una gran desviacion do cstrucluru: per- 
cibe difcrcncias poquenas cn extremo, pucs os atributo do la 
naturaleza Humana apreciar cualquicr novodad por pequona 
quo sea on cuanto posoemos. Ni debo juzgursc el valor quo sc 



CIIHWNSTAMJIAS l-'AVOI'.AULES , ETC. 49 

daviii priniGramonLo A cualquicra pcqucfia diforcncia cii los 
iiU'Uvi'duos do la luisma e.sijocio, por ol valoi* <|uo Jiliora so lo 
da, dc.spuos do quo varias castas han side bion cstaldccidas. Es 
sabido quo on cuanlo a las palomas so pToscntaii do cuando 
on cuando miichas vaTiacionos li,u;oras quo son dosochadas 
como faUas y desviacionos del tipo do porfoccion on cada raza. 
El ganso comun no ha dado lugar a ninguna vaTiacion bion 
niarcada: do aqni quo cl do Tolnsa y la casta vulgar quo solo 
so diforencian on ol color, cl mas variable do los caractcros, so 
hayaii exhibido on n nostras oxposiciones do volatorla como 
distintas. 

Estas opinionc.s parccon cxplicar una cosa quo sc lia obsor- 
vado alg'unas voces, a sabor; quo aponas conocenios nada so!)re 
cl origen 6 liistoria do ninguna do nuostras crias domo.sticas. 
Una casta lo tnisino quo un dialocto aponas puodo decir.se quo 
tonga un origen claro. Un hombro consorva y haco cria do un 
individuo con algiina pequeha particularidad do ostructura, 6 
toina mas cuidado quo do cosLumbro al ajiaroar sus animalcs 
mojore.s y do oslc modo los adolanta, y los animalo.s mejorados 
poco a poco sc os])arcon por las ccrcanlas. Poro todavla no 
ticnen un noinbro distinto, y como son c.sca.saincnto aprcciados 
no sc liaco gran caso do sii liistoria. Cuando ya cstaii ma.s mc- 
joi’ados por cl mismo procedimiento lento y gTadual sc esjiar- 
cen mas todavla y llog-an a sor rcconocidos como algo distinto 
y aprccialilc, y eiitoiiccs cs cuando probablcmcntc rccibon por 
primera voz un nombre provincial. En jiaisc.s scmi-civilizados 
con poca comunicacion aliiorta, scria procedimiento lento cl 
do osparcirso una nueva suli-raza. Una vcz rcconocidos lo.s 
puntos do valor, cl jirincipio de sclcccion inconsciento' como lo 
he llamado, tcndcra siempre (tal vcz mas en un jicrlodo <]uo 
on otro SGgiui oslc mas 6 monos do nioda la raza, tal vcz mas 
on una loculidad (jiio on olrasogun cl csiado dccivilizacion do 
los liabitantc.s) poco a poco a aumcnlar los rasgos earaclorlsticos 
do la raza, cualcsquicra quo csLo.s puedan sor. Pero .scri’i infi- 
nitamento pequeha hi probabilidad do (|uo so conserve momo- 
ria alguna do cambios tan Icntos 6 inscnsibics. 

Oirciinataiicias favorablos a! poUor de soleccJon del hombro. 

Dire aliora algunas palabras sobre las circunstancias favo- 
rablos 6 dosfavorablcs al podor do sclcccion del honibrc. Un 


4 



r)(J OllillKN DE LAS Esi'ECIES 

alio gi’iiclo do variabilidad os evidcnlomenlc ravorablc, pucsto 
([lie da libremento los matcjriales con los quo lia do trabajar la 
solcccion; no es quo las mei-ns difci'cncias individuales no scan 
ampliamento suficicntcs para porinitir con cuidado oxtremo la 
aoumulacion do unu gran suma do inodificacion on casi todos 
los sentidos quo so pueda dcsoar: jiero como las variacioncs 
manineslnmontc utiles 6 agradablcs al hombre aparecen sola- 
mcnle do vez cn cuando, sc aumontaran mucho las prol^abili- 
dadee toniondo un gran niimoro do individuos. Asl cs quo el 
m'lmero cs do la mayor imporlancia para oilmen oxito. Begun 
esto principio observaba cn otro tieinpo Marshall con rcspocto 
a los carncros de Yorksbirc, que como pertcncccn general- 
monte a gentes pobres que los ticnon en su mayor parte en lotos 
pcquonos, jannis puedon mejorarsc. De otra parto, los bombres 
quocrian'plantasporoficio, y tienen grandos cxistcnciasdc cada 
una,obLicncn gcncralmcnte mejorexitoque los aficionados, cn 
producir variedadesnuevas y valiosas. Un gran numero do in- 
dividuos de un animal 6 do una planla no pueden tenerse sin 
quo scan favorablcs las condicionos para sii propagacion. 
Cuando los individuos son pocos a todos sc les permito criar, 
sea la (|uo (juiera su calidad, y esto impidc practicamente la 
sclcccion. Pero probablcmcnte el elemcnto mas importantc cs 
quo animal 6 plan ta sea aprociado tanto por el bombre, que 
dcdi(|uo la mas prolija atoncion aun a las desviacioncs mas 
iiisignificantos do sus cualidades 6 estructura. Sin esa aten- 
cion nada puede hacerse. He visto bacer on serio la observa- 
cion do que era una gran fortuna quo la fresa empezara a va- 
riar justamento cuando los jardincros empezaron a prcslar 
cuidados a osta planta. Sin duda la fresa habia variado siem- 
pre desde quo era cultivada, pero so babian dcsprcciado las • 
ligeras variedades. Tan pronto como los jardincros esoogioron 
las plantas individuales quo tenian fruto ligeramonto mas 
grande, nnis temprano 6 mejor, c bicicron semillcro de cstas y 
de nuevo cscogieron las mcjorcs para scmbrarlas, cruzando 
adomas distintas cspocies, apavecioron las muchas variedades 
admirables do la fresa quo sc ban visto durante los ulUmos 
cincuenta anos. 

Respccto a los aniinalcs, la facilidad do iinpedir los cruza- 
miontos cs un elemcnto importantc cn la formacion do nuevas 
razas, al monos on un pais (pie tieno ya otras razas. En esto 



CimUINSTANCI.VS FAVOIIAULKS, ETC. 51 

concoplo, los corcados dol teri'ciio forman una purto niuy prin- 
cipal. Los salvajos errantos 6 los haljilauLcs de grandes ilanu- 
ras rara vez posecii mas dc imacasUidc la misnia cspccio. 
Las palomas forman parcjas por loda la vida, y csta cs una 
gran vcnlaja para cl criador, porquo asi pucdo mcjorar y eon- 
scrvar sin mczcla muchas razas, aunquo csLon juntas on ol 
misino paloinar. Por otra parlo, las palomas so propagan on 
gran numoro y con gran volocidad, y los pujaros quo salgan 
inferiores puodcn dcsocharso sin inconvenientc, porquo cuando 
so les mala van al plato. Por cl contrario, los gatos, a causa 
de su coslumbre dc rondar por la noclio, no puctlen scr apa- 
I'cados con facilidad, y aunquo son tan aprcciados por mujc- 
res y nifios, rara vcz vcnios una casla quo so conscrVc piira 
por mucho licmpo: las castas difcrontcs c[uo vcmos algunas 
voces son casi sicinpro importadas do algun otro pals. Aunquo 
no dudo quo algunos unimales domesticos varian monos quo 
otros, con todo, la raroza 6 carcncia de clistintas castas cn cl 
gate, jumciilo, pavo real, ganso, etc., puedo atribuirso on gran 
parte a no haber pueslo cn juego la soleccion: on los gatos, por 
la dilicultad do formar las parojas; on los burros, por((UG siendo 
tonidos, y on corlo numoro, por gento pol>rc, sc prosla poca 
alencion a su cria; rocientomonto, on ciertas partes do Espafia 
y dc los Estados-Unido.s, cste animal ha sick) modificaclo y mc- 
jorado do un modo sorprendento por una sclcccion cuicladosa; 
on los pavos roalcs, ponjiio no son facilmcnto criados, y nunca 
losonon grandos cantidaclcs; enlosgansos, poi’quc unicamcnLc 
son buenos para dos ol)jctos, alimento y plumas, y mas espo- 
cialmcnle porquonosc ha encoatrado placer on muUipiicar dis- 
lintas castas; pero cl ganso, bajo las conclicionos on quo csta 
cuando sc Ic domc,stica, parcce toner una organizacion singii- 
larmente infloxiblo, aunquo algo ha variado, cojno ya cn otra 
parte he dicho. 

Ilan mantenido algunos autorcs quo pronto sc alcanza una 
cantidad do variacion on nueslras produccioncs domcslicas, 
do la dial no pucdo pasarso; soria un tanto tomcrario alirmar 
quo so habia llogado al Hmito on cucalquicr caso, poriiuo casi 
todos nucstros animalos y plantas ban sido muy mojorados cn 
muchos conooptos on un periodo rociente, y cslo indica varia- 
cion. Sen'u igualmcntc tomerario afirmar quo los rasgos quo 
lioy sc ban llcvado a su limite superior, de.spues dc pormanecor 



.V2 UUililiN Dli L.'VS ESPECIKS 

lijos por inucho.s siglos, no podriiin vnritir cle nuovo con concli- 
cioiies iiucvas de vidu. No eabc duda, como Mr. Wallace ha 
oliservado con razon do sohra, (jue haljra quo llcgar a un Hniite 
linal. Por ojcmplo, la viveza do uualquicr animal ‘Icri’oslre 
ha do llcgara un li'mUo quo cstara detorminado por los ro- 
zamienlos (pio licne qiie vcnccr, por cl peso del cuerpo quo 
licno quo llovar y por cl podcr do conLracclon on las libras 
inuscularcs. Pero lo quo mas nos importa cs {pio las variedadcs 
domesticas do la misma cspccio sc dil'orencion unas do olras cn 
ca.si lodos los rasgos a quo cl hombre ha aloudido con la solcc- 
cion, mas ([uo lo quo sc diforencian las dislinlas ospccics del 
mismogcncro. Isidore GcoITroy Saint-IIilairo ha deniostrado 
cslo en lo locanle a lamano, y lo mismo sucedeprobablomcnLo 
con rcspocto al color y a la longilud del polo. Con respecto a 
viveza, quo dependo do muchos caraclorcs del cuerpo, Eclipse 
ora mucho mas rapido, y un caballo do tiro cs incomparablo- 
inoi\tcmus fuerto, quo dos espooies naLuruloscualcsquiorapor- 
lenccicnlcs al mismo gcncro equino. Lo mismo sucede con las 
planlas; las semillas do las diforcnles variedadcs del maiz 6 do 
la haba sc diforencian probablemenle mas en tamaho quo las 
semillas do las distintas cspecios cn cualquior olro gonoro do las 
mismas dos faniillas. La misma obscrvacion cs aplicablo al 
frulodo las divorsas variedadcs do ciruelas y todavlalo es mds 
al melon y a muchos mas casos analogos. 

Hesuinicndo sobro cl origon de nucstras razas domesticas 
do animales y plantas; los carabios on las condiciones do vida 
son de la mayor importancia on causar variabilidad, ya por la 
accion dii'ccta en la organizacion, ya porque indircclamcnto 
afectan al sistema rcproductivo. No os probable quo sea la va- 
riabilidad cl cfccto inhorento y ncccsario on todas circunstan- 
cias. La mayor 6 monor fuorza de hcrencia y la proponsion a 
1 ‘eti’ocedcr, deterniinara si las variacionos ban do mantonerso. 
La variabilidad csta regidapor muchas loyes dosconocidas, entre 
las cualcs ol crccimicnto correlativo es probablomonto la mas 
importante. Algo, aunquo no sepamos cuanto, hay que atribuir 
a la accion definida do las condiciones de la vida. Algun efccto, 
quizes grande, puedeatribuirscalusoo falladousocn laspartos. 
K1 resultado linal, es, pues, inlinitamonto coniplejo. En algunos 
casos, pareco que ha tenido una parte importante cn cl on'gcn 
de nuestras castas cl intercruzamientode distintas ospccios pri- 



Cnu’.U>;STAN(MAS l-AVOItAHLIiS, KTC:. 


r,3 

mitivas. Cuando divcrsas razas so ban formado ya on cual- 
quior pals, sii cruzamioiilo casual, con la ayuda do lasolcccion 
ha conti’ibuido mucho, sin duda, a la fonnacion do nucvas 
sul)-razas; pero la importancia del ciaizamicnlo lia sido muy 
cxagerada, lanto pava los auiinales, cuanto para las planlas 
quo sc propagan por medio do semillas. Rospccto a las plantas 
({Lie so propagan por medio do ingertos, retonos, etc., la 
importancia del cruzamienlo os inmensa; porque cl cultiva- 
dor puede, on osto caso, no toner on cuonta ia oxtrema varie- 
dad do las mozclas y su ostcrilidad; pcro las plantas (jiie no 
se propagan por semilla son do poca importancia para nos- 
otros, por([uc su duracion os tojnporal solainonte. Sobreiodas 
eslas causas do cambio, parocc haber sido el poder predomi- 
nanto la accion acumulada do la soleccion, ya aplicada mct6- 
dica y prontamente, ya do un modo inconsciento y lento, pero 
mds eficaz. 




CAPITULO 11. 


VAHUCION EN LA XATURALEZA. 


Varialjiliilail. — Difcrem^ias imlividuales. — Esper.ics <lu<los.'is. — Las espwues 
muy extemlidas, imiy (lifunilidas y mas comunes sou lus (juo mas vainaii.— 
Las espaoies ile los h'duei'os mas fiji’aniles an oada pais vai-ian mas frccucn- 
tomciilc! i]UO lasespccips de los gcnoros mas pei|aBut>s. — Muulias de las pspa- 
des de lus ^t'lici'os mas graiides pareeeii vanodades en qiie se rcricren uiias 
a otras muy intima aimquc desigualmciite, y on tjue ticncii distriLucion li- 
miliula. 


De la Tariabilidad. 

Antes de aplicar ii los seres organicos en estado natural los 
principios a quo homos llegado cn ol ultimo capitulo, nos es 
prociso discutir brevcmeute si estos seres cslan sujetos a algiina 
variacion; para trutar eslo asunto con propiedad doberia darse 
un largo catiilogo de hcchos aridos; pero rcservare estos para 
una obra futura. Tampoco disciitire aqui las varias doflniciones 
quo sc bun dado ya del lermino cspccie. Ninguna doflnicion 
Iia satisfeebo ji todos los nuluralistas; sin embargo, todo natu- 
viilista sabc vagamonte lo (pic qiiicrc deeir cuando halda do 
una espccie. Gencralmentc ol tormino incluyc ol elemento cles- 
conocido do un acto distinto de la crcacion El termino varic- 
dad os casi igiialmcntc diflcil do dclinir; peroen este sesobre- 
cnLiendo casi univcrsalnicnto la comunidad de on'gon, uunquo 
rara vez pneda ser prolyada. Tonomos lamlyicn lo que sc llama 
monstruosidades que son un grado de las variedades. Yo pre- 
sumo quo por monstruosidad soijuiere deeir ulguna desviacion 
considerable en la cstructurii, gcnoralmento nociva 6 de nin- 
guna utilidud para la cspecio. Usan algunos aulorcs la palabra 



0(1 


OUitiKN DK LAS lOSPEfilES 


nvariacioim on un senLido tecnico como si implicara ima modi- 
licuciou dcbida dircctamciilo a Ins condicioiies fisicas do la vida; 
cn esto senliclo so supoiic, quo las variacioncs no so Lransmiteii 
por licrcncia; pcro ^quidii pucdo docir quo la oondicion onana 
cn los moluscos do las salolDrcs aguas dolJ3a.ltico, 6 dolasplantas 
cn las cuinbi’os do los Alpcs, 6 cl mayor csposoi’ do la piol do 
un animal en las rcgioncs muy soptcntrionales no scrian hero- 
dilai’ios cn algunos casos, al monos durante unas pocasgonora- 
cionos. Ell csto caso presumo yo quo la forma so Ilamaria una 
varicdacl. 

Puedo dudarsc sobre si las dosviacionos rapidasy cionsidera- 
blos dcestrucluru, tales como las quo vomos a voces on nucstras 
producciones domcsticas, y mas espocialmonto on las planLus, 
puoden propagarse permunentemente cn ol ostado natural. Casi 
todiis las partes do todo scr organico cstan tan adinirablo- 
mento en rolacion con sus condicionos complejas do la vida, 
(JUG parocc tan improbable quo so produjora ropentinamento 
cualquier parto porfecta, como (jue el hombro hubiora invon- 
tado on cslado pcrfocto una miujuina completa. En la doinos- 
ticidnd ocurren alguiias vocos monstruosidadcs quo parooon 
cstructuras normales do animalos complotamonto distintos. 
I lay cerdos quo ban nacido con una ospocio do trompa; y si 
cual([uicr e.spccio salvajo dol mismo g(5ncro hubioso posoido 
naturalmente una trompa, pudiera haborso argiiido quo dsto 
liabia aparccido como una monstruosidad; poro hasta aliora no 
ho podido cncoiitrar, por mils quo he hecho, casos do moiistruo- 
sidadcs (juo so parozcaii a cstructuras normales oxistentos on 
formas proximas, y cstos casos son los iinicos (juo Lcndrian 
iinportaiicia cn la cucstion. Si formas inonsLruosas do osta 
clase uparcecn alguna vcz on un cstado natural y sonsuscepti" 
hlos do rcproduccion (lo cual no sucodo siempre) , edmo ocurron 
raras voces yen un caso solo, su conservaciondopondoriadc cir- 
uunstancias inusitadamonto favorables. Adenias so cruzariun 
tiunbion durante las gcndraciones primerus y siguientes con 
la forma ordinaria, y por dsto so perderia casi inovitablo- 
mento su caracter anormal. Tondre (juo voivcr on otro capi- 
lulo a tratar do la conscrvacion y pcrpotuacion do las variacio- 
ncs singularos 6 accidcntalcs. 



Direrfjiicias iiictividnalcs. 


Las miiohas ligoras difoi’oncias (^uo aparocoii cn la cria do 
los mismos paclros, 6 quo pueclon prosuinirsc quo han nacido 
do Oslo modo por sor obsorvadas cn los indivicluos do la misma 
cspocic conrinados a la misma localidad, pucdon sor llamadas 
difoi’oncias iiidividualos. Nadio supono quo todos los indivi- 
duoH do la misma ospeeie ostan fundidos on ol mismo moldo. 
Estas diforencias individualos son do la mayor iraporUincia 
para nosolros, porquo, como lodo el mundo sabe, son casi 
siompro horodadas, y dan, por consiguionlo, matcrialcs para 
([Lio la soleccion natural obro y las acumulo do la misma ma- 
ncra (luo ol hombrc las aouinula on una dirocuion dada on 
sus producciones domdsllcas, Eslas diforencias individualos 
afeclan goncralmonlo a las (lue los naturalistas considcran 
parlos sin importancia; poro yo podria demosLrar por un 
largo catalogo do hochos, i|ug partes quo dobon llamarso im- 
porlanles, ya so las miro bajo ol panto do vista fisioldgico ya 
do clasiiioacion, varian algunas voces cn los individuos do la 
misma cspccio. Convcncido ostoy do quo cl naturalista do 
mas oxpcricncia so quodaria sorprendido del nuinoro do los 
casos do variubilidad, aun cn partes importantos do la ostruc- 
tura, quo podria rcunirconbuonos dates, como los he rounido 
yo cn ol curso do los ahos. Doboriu rocordarsc (luo los sisto- 
maticos ostan lojos do vorsooomplacidoscuando oncuontran va- 
riabilidad on caractcres importantos, y quo no hay muehos 
hombres (pio quioran cxaininar laboriosamontc los organos 
intornos 6 importantos para compararlos con muohos ojempla- 
ros do la misma cspocic. Nunca so hubiera Imaginado que la 
ramifioacion do los nervios prinoipalos inmodiatos al grangan- 
glio central do un insocto hubiera side variable cn la misma 
especic; podia haborsc ponsado quo cambios do csla naluralexa 
solamento podian ofoctuarso a pasos lontos; sin embargo, sir 
J. Lubbock ha hocho vor un grado do variabilidad do cstos 
norvios principalcs cn cl coccus, quo casi puodo compararso 
al rainajo irregular del tronco do un arbol. Debo anadir quo 
estc naturalista Ulosofo Ua demostrado tarabicn que los mus- 
culos Oil las larvas do ciortos insoctos distan mucho do sor uni- 
formos. Algunas vcoos los autores argumonlan on un circulo 
vicioso al manifestar quo los organos importantos nunca varian, 


58 


OUiriEM DE EAS ESPEEIES 


porque estos mismos aiitoi’cs dicen, y ya iinos pocos naturalis- 
taa lo han coiifosado honradaincnto, (jiio llamau iinportanlcs ii 
las ]);u’Los quo no vat’ian, y con cslc crilerio jamas so daru uii 
solo caso do una paidc importanto quo vario; pero dcsdc cual- 
quicr otro punto do vista sc damn scgnramcnte muchoscasos. 

Hay un punto rolaoionado con las difci-cncias individualos 
quo os clificultoso on exlrcmo: mo rcficro a aqucllos goncros quo 
so han llamado 'iproloos)) 6 «poliinorfos,» on los cualcs proson- 
tanlas ospcciosunacantidad desoi'clcnadadovariacion. Conres- 
pcclo a muchas do cstas formas apenas hay dos naturalistas quo 
convongan si han do colocarlas como cspccics 6 como varicda- 
des. Podcmos citar Riibus, Rosa y nic?*a.cutm entro las plantas 
y algunos goncros do inscctos y do moUiscos braquiopodos. 
En la mayor parte do los goncros polimorfos, algunas dc las 
cspecies tiencn caraetcrcs fijosy dofinidos. Los goncros qiie sou 
polimorfos on un pni's, parccen scr, con pocas cxccpcioncs, po- 
limorfos en otros paiscs, y dc igual manera cn opocas ante- 
rioros, a juzgar por los moluscos braquiopodos. Estos hcchns 
son muy dificilcs porque pareccn dcmostrar quo esta clasc do 
variabilidad es indopondicnte do las condicioncs do la vkla. 
Mo inclino a sospechar quo vcmos, al monos cn algunos do 
c.slos goncros polimorfos, variacioncs quo no sirvon ni pcrjudi- 
can a la especie, y quo, porconsiguiento, no han sido loinadas 
ni hcchas dcfinidas por la scleccion natural, como scoxplicara 
mas adolanto. Individuos do la misma cspccio prcsontan a 
menudo, como todos saben, grandcs difcrenciasdo cstructura 
independionlcmenlo do la variacion, como en los dos soxos 
do varies animales, on las dos 6 tres castas dc hombras cstc- 
rilos 11 o])rcras entre los insectos y cn los cstados impcrfoctos 
y larvalos do muchos animales infcriorcs. May tambicn casos 
dc dimorfismo y trimorfismo cn los animalosycn las plan- 
tas. Asi Mr. Wallace, quo ultimamontc ha llamado la aten- 
cion sobro esle punto, ha hccho ver (juo las hombras do 
ciertas cspccics dc mariposas cn cl archipiclago malayo apare- 
cen rcgularmontc bajo dos y aun bajo tres formas complcta- 
montc distintas y no enlazadas por variedados intcrmodia.s. 
Fritz Muller ha descrito casos analogos todavfa masextraordi- 
narios on los machos do ciortos crustaceos brasilchos; asi cl 
macho do un Tanais sc presonta rcgularmentc con dos for- 
mas distintas: una do cstas tionc pinzas fuertes y do diforontc 



KSPECIES DUDOSAS 


59 


hoclimva y la otra ticno antoniis rauclio mas abiinclantemcnLo 
pi-ovistas (le cabcllos dcstinados a oler. Aimciue cn la mayov 
parto do cstos casos, las dos 6 trcs formas, lo mismo on los ani- 
malcs (iuo cn las plantas, no estan hoy cnia/adas por gradua- 
ciones inlcrinedias, os probable quo en algun ticmpolocstuvie- 
ran. Mr. Wallace, por cjcmplo, describe cierta maripo.sa do la 
misma isla, quo prcscnla uiia gran sorio dc variodadcs cnla- 
zadas por lazos intermodios, y los cslaboncs oxtremos do la 
cadena so parecen muuhi'simo a las dos formas do una especio 
vecina dimorfa (|uc habita otra parto del archipielago malayo. 
Asi tambion cn las hormigas son gcnoralmonto del todo distin- 
tas las varias castas obroras; poro en alguuos casos, como ya lo 
veremos mas adelantc, cstaii iniidas estas castas por varioda- 
des delicadamento gradiiadas. Esto sucede, como ho Icnido 
ocusion do obscrvarlo yo mismo con algunas plantas dimorfas. 

Ciortaincnto quo al principio parcco Iiccbo muy sorpron- 
dento quo la misma mariposa hembra tonga cl podcr do pro- 
ducir al mismo tiempo tres formas distintus do hombras y 
un macho; y quo una planta licrmafrodita produzca do la misma 
capsula dc semilla trcs formas hermafroditas distintas, quo 
eiicierran trcs diferentes clascs do hombras y Iros y hasta sols 
diferentes clases do machos. Sin embargo, cstos casos .son exa- 
g'cracioncs solamonto del hccho comtin doproducir la hembra 
machos y hombras, quo algunas voces so difcrcncian uno.s do 
otros do nn modo prodigioso. 

Espccics dudosas. 

Las formas (pie poscen on un grado considorablo el caraclcr 
do cspecies, poro quo son tan soniejanles a otras formas, 6 es- 
tan Ian cstrcchamenlo unidas a olla.s por graduacioncs inter- 
medias, quo los naturalistas no quicren clasificarlas como os- 
pecies dislinlas, son cn varies conceptos las mas imporluntes 
para nosolros. Tonomos sobra do razones para creer (pio mu- 
chas do cstas formas dudosas, cstrcchamenlo parcciclas, han 
consorvado pormanontemonle durante niucho tiempo sus ca- 
ractcrcs; tunto tiempo como la.s buenas y verdadcras ©.species. 
Pructicainonte cuando un naluralista puedo unir por medio do 
lazos intermodios dos formas cualcsquicra, considora la una 
como una variedad do la otra; colocando la mas comun, poro 



ORiftlCN DE LAS liSPECIKS 


fiO 

filgunas veccs la doscrita primoro, como ]<a cs]>ccic y la otra co- 
mo la variodiul. Pcro surg-cn a voces casos dogran dificultacl, 
Hue yo no enumcrarc atjui, al dccidir si hay que clasiQcar 6 
no nna forma como varicdad do otra, aim cuatido cston estro- 
chamcnlo unklas por lazos intermedios; ni siompro vesolvora 
la dificuUad la naturaleza do las foi’mas intermcdias que so 
suponoiicomiminontc hi'bridas. En muohisimos casos, sin em- 
bargo, so coloca Lina forma como variodad do otra, no porquo 
so hayan onconlrado los lazos intermedios, sino porquo la ana- 
logia llova al ol)sorvador a suponor, hicn que existen on alguna 
parte, bion (]uo han oxistido antes, y aijui hay una puorta 
ahierta para la entrada do la diula y do las conjoturas. 

Do aqui quo al detorminar si una forma debe ser considcrada 
como cspccic 6 como variodad, la unica guia segura pareco 
ser seguir la opinion do los naturalistas do sano Juicio y mu- 
cha oxperioncia; on miichos casos nos os prociso, sin embargo, 
dccidir segun la mayoria do los naturalistas, porquo pocaa 
son las varicdadcs bion sonaladas y conocidas quo no hayan 
sido colocadas como espccios, al monos por algunos jucccs 
compotentos. 

Quo variecladcs do csta naturaleza distan mucho do sor 
cosa rara, no puede disputarso. Comparonso las varins floras 
do la Gran Bretaha, do PranciaodelosEstados-Unidos trazadas 
por diforentos botiinicos, y veasc quo sorpi'ondonto os ol numoro 
do formas quo han sido colocadas por iin hotanico comobuenas 
cspccios y por otro como mcras variodadcs. Mr. II. C. Watson, 
al dial debo gralitud por haborino ayudado do todos modes, 
me ha schalado cionlo oohonta y dos plantas ingicsas quo, gc- 
nerulmento son considoradas como variodados, y quo todas han 
sido colocadas como ospccios ])or botanicos; y al hacor esta lista 
ha omitido miichus variodados insignificantcs, poro quo, sin 
embargo, han sido clasiflcadas como cspccios por algunos bo- 
tanicos, y ha omitido por ontoro varies gonoros polimorfos. 
Enlos generos que comprouden las formas mas polimorfas, da 
Mr. Babington doscientas cinouenta y una cspecies, miontra,s 
quo Mr. Bonthan da solamente ciento doce [una diforoncia do 
cionto treinta y nuevo formas dudosas! Entre los animalcs quo 
so juntanparacadanacimionto y quo cambian mucho do lugar, 
raramonte pueden oncontrarso dontro del mismo pais formas 
dudosas colocadas por un zodlogo como espocie, y por otro 



liSl'EClIKS umos.vs 


G1 


(joino vai-iedad ; pcro cslo cs comnn cn rcgiuues separadas. 
iCuantos pajavos c insotdos do lu America del Norte y de Eu- 
ropa, que so dileroacian poqiu'simo unos de olros, ban sido co- 
locados poi'* un eminento naliiralista coino cspccics fucra do 
toda duda, y por olro coino variodados, frocuentemente 
llamadas raxas geog-raficas! Mr. Wallace, cn algimos Irabajos 
diguos de aprecio sobre varies, aniniale.s, ospceialmente sobro 
los Icpiddptcros, quo habitan las islas del gran archipielago 
malayo, demiieslra que pueden elasilicarse on cuatro divisio- 
nos, a .saber; formas varial)!cs, formas locales, ra/.as gcogra- 
ficas 6 subespocios, y cspocies vordadcranicnto representativas. 
La primera divi.sion 6 formas variables, varian mucho sin 
salir do la misma isla. Las formas locales son baslanto cons- 
lantcs y distintas cn cada isla, pero cuando se comparan jun- 
tas todas las de las diversas islas, se ve quo las difcrcncias 
son tan poqLicna.s y graduadas, ([uo os imposiblc dcrinirlas 6 
doscribirhus, aunque al mismo liempo scan suncionlcmentc dis- 
tintas las formas extromas. Las razas goograPicas 6 subespo- 
cics, son formas locales compictamonto fijas y aisladas, pcro 
como no so difcrencian unas dc otras on caractercs impor- 
tantos y fuertemonte marcados, no quoda mas (pie la opinion 
individual para detorminar cualos entre cllas ban do scr con- 
sidoradas como o.specics y cualos como varicdado.s. Por ulti- 
mo, las cspecics roprc.sentativas ociipan cl mismo lugar cn la 
cconomia natural de cada isla, quo las formas locales y subos- 
pocios, poro como so distiaguen unas de otras por mayor can- 
tidad do difcrcncias quo la que existo entro las formas locales 
y subespocios, son casi universahnento clasiflcadas por los 
naturalistas como vordadoras ospocios. Sin embargo, no os 
posiblo dar un criterio cierto, por el cual sc rcconoiccan las for- 
mas variablos, las formas locales, las subespocios y las espe- 
cics representativas. 

llaco muchos anos, comparando yo y viendo fi olros com- 
pararlos pajaros do las islas muy ccrcanas entro .si del archi- 
pielago dc Galapagos , unos con otros y con los del conti- 
nonte amoricano, me sorprendid mucho cuan enleramente 
vagay arbitraria cs la distincion entro especies y varicdadcs. 
En los islotos del pequeno grupo do Madera hay muchos in- 
soctos caracterizados como variedadcs on la admirable obra 
do Mr. Wollaston, pero quo serian ciortamonte clasincados 



oniiiEN UE r.AS esi'ep.ies 


(;•> 

como espccics dislintiis por muchos cntomologos. La misma 
Irlaiickv licno uiios poeos uniinalos considcvaclos aliora gonc- 
mlmcntc como vai’icdadcs, pcro ([uo liansido colocados como 
cspccics por aigunos zoologos, y^lguiios ornitdlogos do oxpe- 
rioiicia considcran miesli'o gallo silvcstrc rojo ingles como una 
i‘!iza fuerLeniciUc sonalada do una cspccic noruega, micntras 
([uc la mayor parlc lo coloca como una cspccic indudablc do 
la Gran llrclana. Una gran distancia cntro los sUios cn quo 
ha))itan dos formas dudo.sas llcva a muchos naturulislas a co'- 
iocnrlas como cspccics distintas; ^ipcro (pio distancia bastara? 
sc ha proguntado con razon: ^,si la quo Iiay cntrc America y 
Eiu'opa cs baslanto, la quo cxiste cntrc Europa y las Azores 
6 JIadcra 6 las Canarias 6 cntrc los varies islotes de cstos 
pcciucnos arehipiciagos sera suficionlo? 

Mr. B. I). Walsh, disLinguido cnlomulogo dc los Estados- 
Unidos, lia dcscrilo lo que cl llama variedndcs fildfagas y 
cspccics ntufagas. La mayor parlc do los insectos quo sc ali- 
nicnlan con vegetalcs viven cn una clase do planta 6 cn un 
grupo do plantas; algunos so alimcnlan indislintamente dc 
muohas clascs, pcro no varian por eso. En algunos cusos, sin 
embargo, los insectos quo viven en diferontos plantas presen- 
tan on su estado larval 6 en cl dc maduroz, 6 on los dos ostaclos, 
segun ha observado Mr. Walsh, pequehas, aunquo constantes 
difcrcncias cn cl color, cn cl tamaiio, 6 en la naturaloza dc 
sus secreoioncs. En algunos casos sc ha observado quo los 
machos solos, en otros machos y hombras, so diferencian 
do esto modo ligeramente. Cuando las difcrcncias cstan mas 
fucrlemento marcadas, y cuando afcctan a los dos sexos on 
todas las edudes , colocun todos los cntomologos las formas 
como bueiias cspccics. Pcro ningun observador puedo detor- 
minar por otro, y gracias quo pueda haccrlo por s( mismo, 
cuales cntrc cstas formas fitofagas doben llan;arso cspccics, 
y cuMcs varicdadcs. Mr. Walsh coloca las formas que puedo 
suponerse quo so cruzarian cntrc si libremonte como varieda- 
dos, y aqucllas quo al pareccr ban perdido esta aptitucl como 
cspccic. Como las difcrcncias dependen do que los insectos so 
hayan uliinentado muohotiempodc plantas distintas, nopuodc 
esperarse (lue sc cncucntrcn ahora los cslaboncs intormedios 
<jue encadeuan las diversas formas. Asi, pucs, el naturulisla 
pierde la mejor guia para determinar si ha de colocar las for- 



ESl’UiniiS UDtJOKA.S 


(J3 

mas duclosas coino vaviodados 6 eomo ospccies. Ocurrc lo 
misino necosai-iamcnte con los organismos eslrcchaincnLc pro- 
ximos que habitan conlinenlcs 6 islas disUntas. Guaiulo, por 
o(ra parlo, un animal 6 una planta .so cxticndo sobfc cl mismo 
continciite d habita muchas islas del mismo archipidlago, y 
pi'csonta diferentes forma.s on las diferontc.s rogiones, hay 
siompre muoha pro])abilidad do dcscubrir las formas intermo- 
dias {|uc cnlacen y iinan los cstados oxtremos, y osfos vicnen 
ciitoncQs a scr variedades. 

Alg'unos puco.s nalurali.sUis sosticnen quo. los aniinalcs no 
prosenLan niinca variedades; pero cnlonces csos mismos natu- 
ralisla.s consideran la mas pe(|ucna difcrcncia como dc valor 
espccilico, y cuando la misma forma idontica so cncucnLra cn 
dos paiscs dislanlcs 6 on dos formacioncs geologicaa, croon 
(|uc dos cspccics distintus eslan ocullas bajo cl mismo ropaje. 
Vienc la palabracspccie aser do csto modo una mora abslrac- 
cion iniilil, quo implica y prosuponc un aelo separado dc croa- 
cion. Cierko es quo muchas formas oonsideradas como varie- 
dades por jueccs muy compolentos se parccen a las cspccics 
lanlo, quo como laics ban sido clasificadas por olros no mo- 
nos uompoLcntos. Poro discutir si dobon llaniiirsc cspccics 6 
variedades antes do (]ac se haya acoptado genorahnonte una 
dciinicion de estos Icrminos, cs agilarsc iniitilmcnLe on cl 
vacio. 

Muchos do los casos dc variedades fuertemento maroadas 6 
cspccics diidosas, morcceu dcLenida consideracion ; por<iUC 
diversos argumentos tornados do la descripcion gcogralica, do 
las variaoioncs analogas, dc las mczclas do sangre, etc., so 
iian prcscniado para llegar a detorminur su pucsto dc ordon; 
pero mo falta aqui ospacio para entrar a discutirlos. Una in- 
vcsligacion aLcnta cn muchos ciisos hara convonir a los nalu- 
ralistas cn la clasificacion do formas dudosas. Pero hay quo 
eonfesar quo on los paisos mejor conocidos csdondo cncontra- 
mus cl mayor numcro dc tuiucllas. Mo ha sorprondido cl hccho 
dc (juo si cuahiuicr animal u planta cn estado silvestro cs alla- 
monle util para cl hombre, 6 por cualquior causa atrac su 
atcncion, on seguida so cncuentran cast univcrsalmcnto varie- 
dades. EsLas variedades son tambicn ji meniido clasihcadas 
por algunos aulorcs como cspccics. Tomeso cl roblo comun 
quo ha sido esLudiado atcnlamontc; sin embargo, un aulor 



OUiUEN DE LAS ESI'ECIES 


(J'i 

ulemun saca mas dc uiia doccna do cspccics, do formas quo sou 
casi iinivorsuImcnLe cousidcradas por los dornas boUinicos 
como vai’iodados; cn cslo pais las nuis idlas aulorklados hota- 
nioas y hombrcs pracUcos pucdon sor eitados para dcmoslrar 
quo los robles cnanos y pcdiinculados sou para unos espocics 
IjLieuas y distinlas, para otros morns variedadcs. 

Puodo ahidir aqui a uiia nolablo ftfcmoria publicada iiUi- 
mamonto por A. dc Candolle, Irataudo dc los robles dc lodo cl 
mundo. Nadio Luvo iiiuica matcrialcs mas amplios para la sc- 
paracion dc las espocics, ni pudo habor trabajado con olios 
con mas sagacidad y colo. Dapriiiioro on dctallc tod os los mu- 
chos puntos do ostructura quo variaii on las varias cspccics, y 
calcula numcricamente la frccueiicia rclativa do las variacio- 
ncs. Espccifica mas dc una doccna dc caractcrcs quo pueden 
encontrarso quo varian aim cn la inisma raza ulgunas voces, 
sogun la cilad 6 dcsarrollo, otrns voces sin ninguna razou co- 
nocida. Talcs caractcrcs no son naluralmonto dc valor cspoci- 
lico; pero son los que gcncralmcnte cnlran cn las dcfinicionos 
ospecificas, como lo ha obsorvado Asa Gray al comentar dicha 
Mcinoria. Dc Candolle con Linda despuos diciendo que da ol 
rango do cspccic alas formas qucscdiforcncian on caractcrcs, 
quo nunca varian cn cl mismo arbol y que nunca so cncuon- 
tran unidas por estados iuLerinedios. Despues dc csta discu- 
sion, como rcsuUado dc tanto trabajo, dice con enfasis quo 
«cstun cquivocados los quo replLcn quo la mayor parte dc nucs- 
tras cspccics cstan claramente limitadas y quo son las dudo- 
sas una dcl)il minon'a; csto parccia scr verdad mien Iras (|uo 
un gcncro craimperfcclamentc conocido y sus cspccics ostaban 
fundadas cn unos pocos ejcmplarcs, cs deeir, cjuc oran provi- 
sionalos. Pero conforme las vamos conociendo mas, van sa- 
liendo formas inlormcdias y aumentan las dudas respeclo a 
los limites cspecllicos.» Anadc oltambicn quo lasespccics me- 
jor conocidas son las quo presentan cl mayor numcro dc va- 
riedados y suljvaricdades expontaneas. Asi los Querens rolmr 
ticnen veinliocho vuriodudes , todas las cualcs, con ox- 
copcion de seis, so diviclen cn tros sulicspecics que son Q. pe- 
dunculaia, Sossiliflora y Fubescens. Las formas quo cnlazan 
cstas ires subcspccies son rolalivumcnlo raras, y como tam- 
bien observa Asa Gray, si cstas formas do union, quo hoy 
eon varias, llegax'an a extinguirse por eompleto, las Lres sul)- 



liSPECI S DUUOSAS 


<ir> 

espocics guai'daviaii cntrc kI cxaclaniontc la misina rolacioii 
({110 la« cuuli-o 6 cinco cspecies provisionahncnic admitklas 
quo csLaii mas corca del Quorcus robiw li'pieo. Finalinciilo, 
admile Do Candolle quo do las IroscicivLas ospodcs quo sc mi- 
moran on su Prodi-omo, como porlenedonLes a la familia del 
roble, dos tercoras pavtos, al monos, son ospocics pi'ovisiona- 
Ics, osLo os, no so sabo si llcnan oslidclamonlo la dofinidon do 
una vordadora especie , dada mas arriba. Dcbicpa anadii’so 
quo Do Candolle no croc ya quo las ospccios scan crcaoionos 
inmutablcs, sino quo conduye, quo la Icopia do dcrivacion os 
la mas natural y (tla quo mas do acuerdo osla con los heebos 
conocidosen paloonlologia, bolanica gcografica y zoologia, do 
la ostruclura y clasilicacionos anaL6micas.» 

Ouando un naturalisLa jovon empioza ol cstudio do ungriqio 
do organismos complctamcnlo dcsconocidos para 61, vadhi 
mucho al principio on detorminar (^uo diCorondas ha do con- 
siderar como cspccilicas y cualos signilican una variedad; por- 
quo nada sabo do la cantidad ni la calidad do variacion a ipio 
osta sujeto cl grupo, y csto ouando monos doinuosLi’a quo hay 
alguna variacion con muchisima rrccucneia. Pero si roduoosu 
atenoion a una clase sola dentro do un pais, pronto sc dooidira 
a colocar la mayor parto do las formas dudosas. Su london- 
oia g'onoral sera Iiaoer muclias espocics porquo sc impresionara, 
lo mismo quo el criador do palomas 6 do aves do corral a quo 
antes homos aludido, con la cantidad dodirorcnciasonlaK Ibr- 
mas quo continuamonto cstu csLudiando, y Lionc poco conoci- 
mionto gonoral do las variacionos aniilogas on oLrosgrupos y 
paiscs quo Ic sirvan para corregir sus primorus impresiono.s. 
Al extender ol eampo do sus obsorvacionos so cncoulrara mas 
casos do difloultad, porquo le saldran al paso mayor numcro do 
formas intimamonto unidas. Pero si sus obsorvacionos tainaii 
una gran extonsion acabara al lin gonoralmonto por formal' 
su propio juicio; poro llcgara li csto rcsuUado a costa lio ad- 
mitir muohas variacionos quo lo soran disputadas por otros 
naluralisLas muy li monudo. Cuando so ponga a esludiar formas 
prdximas Iraidas do paisos quo ahora no so comunican, on 
cuyo oaso no puodo osperar cncontrar los oslabonos intoritio- 
dios, so vera obligado a conliar casi por uomplolo on la ana- 
logia, y sus dilicultados Ilogaraii al mayor punLo. 

CierLainento quo todavia no so ha trazado una liuoa clara 

5 



1)0 


OUiUEX UE LAS KSI'KLIES 


do sepiirucion eiitrc cspecics y siibcspecios 6 seuii his furmiis 
quo, on opinion do ulgunos naturalistas, oslun nuiy cerca del 
rang'o do espccics, pero no llegan enteramente asevlo; nitain- 
poco entro su])Ospeeios y variedadcs bion marcadas 6 cnlro 
vai'icdados monorcs y diibrcncias individuales. Estas diferen- 
cias so fiindon las unas cn las otvas pon una scrio inscnsildc, 
y la serie trac consigo la idea do u'n pasaje real. 

A.S 1 e.squcyo eonsiderolas dircreneias individuales, aunque 
do pc(|ueno intorcs para cl sistematico, como de la mayor iin- 
porlancia para nosotros, por sor los primeros pasos hacia esas 
pequenas variedadcs que rara vcz se considoran dignas do 
iigurar en lasobras de hisloria natural. Y considcro las va- 
viedades, que cn cualquier grade son mas dislintas y per- 
mancnle.s, como pasos hacia variodades mas fuertomenlc mar- 
cadas y pormanontos ; y estas ulUmas, como quo nos 11c- 
van a las suliespccios y despue.s a las ospecies. El pasaje dc 
un oshulo de dil'crcncia d otro, puede scr, cn muchos casos, 
ol simple rcsuUado dc la naturalcza del organi.smo y do las 
difcrcnles condicioncs fisicas a quo haya cstado oxpucsto largo 
tiempo: pero con respecto a los caractcres mas imporLantes y 
adaptublcs, el paso de un cstado de diicroneia a otro, puedo 
sin riesgo atriljuirso a la accion acumulada de la solcccion na- 
tural, quo so explicara mas adclante, 6 a los cieclos do lialier 
aumentado 6 disminuido ol uso do las partes. Una variedad 
bion marcada, puedo, por tanto, Ilamarso cspecie incipionic, 
pero para saber si esla crcencia cs Juskificablo, prcciso cs juz- 
garla por ol peso dc los varios hechos y considoracionos ({ue sc 
daran cn cl curso dc e.sta obra. 

Es prcciso no suponer quo todas las variedadcs 6 espccics • 
ipcipientos alcanzan ol rango dc ospocios. Puoden oxtinguii’.so 
6 puoden durar como variedadcs cn larguisimos periodos, 
como Mr. Wollaston ha demostrado quo sucedo con las vario- 
dadcs de ciertos moluscos terrestres fosiles en Madera, y Gas- 
ton de Saporta, conlasplantas. Si llogara a Horocor una variedad 
de tal modo quo excediera on numero a la cspccic madre, pa- 
saria entonccs aquella a ser la cspecie, y la especic seria la va- 
riedad; 6 llegaria ix suplantar y exterminar la cspecie madre; 

6 podrian coexi,slir amlias y tener ol rango dc especies indo- 
pendientes; pero mas adclante volvcremossobro esto asunto. 

Por estas obsorvacioncs so vera {juo yo considcro la palabra 



1-AS ESlMiCIliS CO.MUNES, VAIUaX MAS. 


(i7 

cspecie como uiia ([uo sc da arliitfaviamoiiLc por pum convc- 
nioncia a un<acoloccioii do individitos muy scmejanlcs los iinos 
a losotros, y quo no se diforcncia cscncialmento del tcrmino 
vai’iodad, (|uc sc aplica a formas nicnos distintas y mas fluc- 
tuantos. La palal^ra variedad tambicn, cn comparacion con mc- 
ras difcroncias individuales, as arbilrariainento aplicada por 
cucstion dc convcnicnuia. 


Las especiss comune? may extsiididas sou las quo mas variais. 

Ckiiado por considcrncioiies tcdricas pcnsalia yo obLcncr al- 
^^Linos rosuUados intorcsantcs, con rcspcclo a la iiaLuralcxa y 
rclacioncs dc las especics quo mas varian, formando cuadros 
de todas las variodades cn divcrsas floras bicn liochas. A1 prin- 
cipio parocia esto taroa scncilla; pero Mr. 11. C. Watson, al 
dial debo muchos valiosos consojos y aiixilios en cstc punto, 
pronto mo convcncio de quo iiabia muclias dificultadcs, uoino 
tamliien lo hizo daspucs on tcrminos aim mas fiiertcs cl doc- 
tor Hooker. Dejarc para olra obra fiitura la discusion do estas 
dificultadcs y las tablas do los numoros proporoionalcs dc las 
c.specics quo varian. LI Dr. Hooker me permite anadir, quo 
despucs do luiber Icido con ouidado mi manuscrito y exami- 
nado las tablas, piensa quo las proposicionas sig'uicntcs cstan 
imparcialmcntc bicn cstalilecidas. La materia on general, sin 
embargo, tratada como necosariamente tienc quo serlo aqui con 
mucha lircvedad, os mas bicn oscura, y no puede ovitarse cl 
acudir a «Ia lucha por la o.vistoncia,B a la «divcrgoncia dc ca- 
racter)) y a otras cuostiono.s que sc discutiran mas adclantc. 

Alfonso dc Candolle y olros ban demostrado quo las planlas 
quo tienon dislrilnicion muy extensa presentan gcneralmonto 
variodades; y era do osperar asi , piicsto quo cstan expuostas 
a divcrsas condicioncs fisicas y puosto ipic cntruii cn compe- 
tencia [lo cual, como ya tendremos ocasion do ver, cscircims- 
tancia dc igual 6 mayor importancia) con difcrcnlcs clascs do 
seres organicos. Pero mis tablas domuestran tambicn quo cn 
cual(|uior pais limitado las ospccic.s ({uo son mas coniunos, 
Oslo cs, quo abundan mas cn individuos, y las ospecios quo 
ostan mils extensamente difundidas dentro de su propio pais 
(y osta cs una considoracion difcrcnlc dc ocupar grundcs rogio- 



OUililiN DK LAS ESPKCIKS 


C8 

nos y luisUi ciorto panto do ser comuues) , daran lagar' muy a 
monudo a variedades suficicntoinontc ])icn marcadas para ha- 
I)cr sido aiioladas eii las ol)rus do boUinioa. Do a([ui quo las 
cspccics mas llorecicntos, 6 coino podria dccirso, las cspccios 
dominanlcs (aqucllas quo ocupan grandos regioncs, quo son 
las mas dii'undidas on sa propio pais y cuyos individuos son 
inus mimcrosos) son las quo mas a monudo produceii va- 
riedados bion marcadas, 6, scgiin yo las considero , cspccios 
incipicntcs. Y acaso cslo podia habcr sido provisto; porquo 
como las variedades, para Ilogar a sci’ pcrinancntcs on cual- 
quicr grade , tionon por neccsidad quo luchar con los otros 
ha])itaiitcs del puis , las espocios quo son ya dominanlcs soran 
las quo mas probablomento sc repi’oduciran , y su doscendon- 
cia, aunque modifioada on algun tanto, heroda lodavia aqiic- 
llas ventajas quo hicicron a sus padres scr dominantos sobre 
sits compatriotas. Dn oslas obsorvaciones sobre ol predominio 
debora ontenderse quo solo mo reHcro a a<|uellas formas quo 
outran on compolcncia unas con otras y mas ospocialmento a 
los miembros dol mismo gonoro 6 clase quo licnen proxiiua- 
montc igualcs luibitos do vida. Con rcspccto al nuinero do in- 
dividuos, 6 a lo quo hace quo una ospeoie soa comun, la com- 
paracion naturalmcnto so refioro s6Io k los miombros del mis- 
mo grupo. Una do las plantas supcriorcs piiede decirsc quo 
domiua si cuenla mayor niimcro do individuos y cstu mas den- 
sameiitc difundida (|uo las otras plantas del mismo pais quo 
vivon prdximamcntc bajo las mismas condicioncs. Una planla 
do esta clase no deja do scr dominaiito porquo algunos con- 
ferbas quo habitan on el agua 6 algun liongo parasilo scan in- 
finitamente mas numorosos on individuos y mas extensamento 
difundidos. Pero si cl conferba 6 el liongo parasito supera a 
los que lo son inmediatos en los conoeptos antcriorcs, sera 
cntonces el dominante deiitro do su claso. 

Las especies de los gencros mayores en cada pais varianm&s frecueu- 
temeute qne las especies do los generos mas peqnehos. 

Si SO dividieran on dos partes igualos las plantas do un pais 
descritas en cualquicr flora y se colocavan a un lado todas 
aqucllas quo pertonecen a los gonoros mas grandcs, osto os, 
aqucllas quoincluyen muchas cspccios, y enelolro lado todas 



LAS ESrECIES DE LOS GENEnOS, ETC. G9 

las do los ft'onoros mas pequeiios, la primcra division incUii- 
riii un nuiuoi'O algo mayor do las ospccics inuy comimcs y muy 
difniiflidas 6 dominantes, Podia cslo habcr sido prcvisto; poi*- 
quc on ol moro Jicoho do quo pueblon an pais miichas ospo- 
cies del misjno gonoro , sc ve quo hay algo on las condicionos 
orgilnioas 6 inorganicas do aqnol pais quo os favorable al go- 
nevo; y por consiguionte podriamos haber osporado oncontrar 
on los mayores goneros 6 on aquellos quo inclnycn muchas 
especies, un mayor numoro projioroional do cspecios domi- 
nantes. Pero tionden tantas causas a oscurecer cstc rcsultado, 
quo mo sorprendo quo mis tablas hagan vor una mayoria, 
annque pcqucua, on el total do los goneros mayores. Aludiro 
aqui s6Io a dos causas do oscuridad. Las plantas do agua dulco 
y do agua salada ocupan gencralmcnto oxtonsas rogionos 
y Gstan muy difundidas , pero osto paroco ostar relacionado 
con la naturaloza do las ostacionos quo habitan, y tiono poca 
6 ninguna relacion con oI tamano do los genoros a quo las os- 
pecies pertonocen. Ademas, las plantas bajas on la escala do 
la organizacion cstan generalmcnte mucho mas ampliamento 
difundidas quo las plantas mas altas on la oscala, y aqui do 
nuevo no hay rolacion intima con cl tamano do los genoros. 
La causa do quo las plantas bajainonto organizadas abarquon 
grandos oxtensionos sora discutida on nuoslro capitulo sobro 
distribiicion geografica. 

Do considorar las ospocies solamonto corao variodadcs muy 
maveadas y bion deftnidas , mo vi inducido a anticipar quo las 
ospccios do los goneros mayoros on cada pais prosentarian va- 
riodades mas a monudo quo las ospocies do los goneros mas 
pequeilos; porquo dondo quicra quo muchas ospocios intima- 
mento relacionadas, os decir, ospccics dol misnio gonoro, so 
ban formado, muchas variedados 6 ospocies incipientes, dobon 
por rcgla general ostarso forinando. Dondo crccen muchos ur- 
bolos grandos osporamos oncontrar rotonos. Dondo muchas cs- 
pocies dc un gencro so ban formado por medio do la variacion, 
las circunstancias liaii sido favorables a la variacion y podomos 
osperar (tue gonoralmcnte haliran do sorlo todavia. Por otra 
parto, si considcramos cada ospocio como un acto especial do 
croacion, no hay razon aparonio para quo ocurran mfis vario- 
dadcs on un grupo quo tiono muchas ospocies, (^uo on uno quo 
tonga pocas. 



70 


OIlir.RN DR LAS USPEOIRS 


Pfira prol)ai’ la vcrducl do csla pi'oposicion , ho arrog-lado on 
dos divisiones easi iguales las plantas do doce palses y los iii- 
soctos colcoptoros do dos localidadcs , ponicndo a un lado las 
especies do los goneros mayores y ul olro las do los mas po- 
qucnos, y siemprc lia resiiltado invarinl)Icmente quo preson- 
tal)a varieclades una proporcion mayor do las cspocics on cl 
lado do los gunoros jnayoros quo on el lado do los goneros mas 
pcqucnos. Todavia mas; las ospccios do los gcnoros grandes 
quo prcsontan alguuas vuriedades, invariablcmcnto prcsontan 
por lermino medio, un nuinoro mayor do variedades quo las 
cspccies do los gcnoros pequohos. Estos dos resultados so si- 
guen cuando sc hacc olra division y cuando sc cxcluycn do las 
tables todos los gcnoros menores quo s61o oucntan do una a 
cuatro especies. Estos heclios tiencn una significacion clara 
on la opinion do quo las ospccios no son otra cosa quo varic- 
dndes muy marcadas y pcrmancnles; porquc dondo quiera 
quo se ban formado niuohas especies del mismo genero, 6 
dondo, si podemos valernos de la oxpresion , ha sido activa la 
manufactura de las especies, debemos oncontrav todavia on ac- 
tividad dicha fabricacion, mucho mas teniondo como tenemos 
raxones para creer que os lento este procedimionto do faJjricar 
nuevas ospccios. Y csto, ciertamente, sale vordad, considc- 
rando a las variedades conio c.spccios incipientes; porque 
claramenle demuestran mis ta])las, por regia general, (|uo 
dondo quiera quo so ban formado muchas especies do un go- 
ncro, las ospccios do ese genero prescnlan un numoro do va- 
riedados, 6 lo que os lo mismo, de especies incipiontes, quo 
e.xcoden dol lermino medio. No es que todos los goneros gran- 
dos oslen ahora variando muclio y aumentando por osto el nu- 
mero do sus especies , ni quo los gcnoros pequonos no varicn 
ahora ni las aumenten; porque si a, si fiicra seria en contra 
de toda mi teoria; miontras que la geologia llananiento nos dico 
quo los gcnoros pequenos ban aumentado grandomento do 
taraano con frecuencia on cl transcurso del tiempo; y quo los 
goneros grandes a menudo ban Ilogado al ?7ia.vim«jn , han 
declinado y dcsaparecido. Todo lo quo nosotros necesitamos 
demostrar cs quo dondo so han formado muclias especies do 
un gdnero, por lo general, so osUin formando todavia mu- 
chas; y osto ciertamcnlo csta fiiera do duda. 



MTT.HAS me LAS KSPULIKS. KTi’.. 


Muchas cle las especies inclniclas en los generos mayores, se parccen a 
las variedados eu quo estan muy iutima, aiuique desigiialnienta , rela- 
cionadas txnas con otras, y an qua ticiiaii districucion Umitada. 

Otras rolaciones hay dignas dc nota entre las cspecios do los 
genci'os grandcs y sus variedados observadas. Homos visto quo 
no haycritorio infalililc para distinguir las cspccios do las va- 
riedados marcadas; y cuando entre formas dudosas no so han 
cncontrado los cslaboncs interinodios, ostan oliligados los na- 
turalistus a llogar a una determinacinn por la canLidad do di- 
ferencia cfuo liay enirc cllas, juzgando por analogia si liasta 6 
nd esa cantidad para elevar a la una 6 a las dos al range dc cs- 
pocics. Dc a(}n{ quo la oantidad do diferencia sea critorio im- 
pnrtantisimn paradccidir si las dos formas han do clasinearsc 
como ospocics 6 como variedados. Ahorabicn, Fries ha notado 
con rospocto a las plantas, y ^^’’est\vood con rcspecto a los in- 
sectos, ({uo en los generos grandos, la cantidad do diferencia 
ontre las especies cs a meiuido excosivamentc petjuena. Ho Ira- 
tado de comprohar cslo nuin6ricamcntc,y mis resnUados imper- 
fectos como son, conlirman dicha opinion. Ho coiisultado tam- 
bien con algunos obsorvadorcs sagaces y o.xpcriinontados, y 
(Ic.spucs de dolibcrarlo so adhioren a la misma. Enosle con- 
cepto, pucs, las especies de los generos mayores sc parecen a 
las variedados mas que las ospocics do los genorosmus pofiuo- 
ilos. 0 poniendo el caso do otra manera, piicdo decirse quo on 
los generos mayores, en lo.s quo se csU'i inanufacturando un 
numero mayor quo lo ordinario do variedados 6 ospocics in- 
cipientes, muchas de las cspccios ya formadas so parecen to- 
davia, hasta cierto punto, a las variedados, on quo se diforen- 
cian unas do otras on una cantidad do diferencia mcnor quo 
la acostumbrada. 

Hay mas: las especiesdclos generos mayores estan rclaciona- 
dns entre si del mismo modo quo las variedados do cuulquicr 
ospccio lo ostan una con otra. Ningun natiiralistaprclcndo (juo 
todaslas cspccios scan igualmento distintas unas de otras; gc- 
ncralmentc, pueden scr divididas en sub-generos 6 soccionos, 6 
grupos mcnores. Como ha obsorvado Ijicn Fries, hay pequonos 
grupos do ospocics goiiorulnicntc colocados como satolitos al- 
rededor dc otras especies. ((u6 otra cosa son las variedados 



OniflEN nE LAS rspecies 


sino g:rupos do formas clcsigualmeiito rclacionaclas cnlro 
si, y agrupadas ulrcdcilor do ciertas formas, es dccir, alrccle- 
dor do sus cspccios madrcs? Indudablomonte hay un punto im- 
porlanlisimo do dilcrcncia cntrc las variedades y las ospecies, y 
os (juo la canUdad do difcroncia on las variedades comparadas 
eiiLro si 6 con su especio madre, es mucho mciior quo la quo hay 
cnlro las espocios del mismo genero. Poro cuando llogaiemos a 
disculir cl principio quo yo llamo do «divorgencia do caracter,» 
veromos coino puedo explicarso esto y oomo las diferoncias me- 
norcs cnlre las variedades tiendon a crocer y a llogar a sor las 
diferoncias mayores cntrc cspccies. 

Hay olro punto digno do loncrse cn cuenta. Las variedades 
on general Lionon distrihucion muy rcstringida: docir oslo, os 
casi unapcrogrullada, porque si so onconlrara una variedad mils 
extondidaquolasupuostacspcciemadrecamhiariansusdenomi- 
nacioncs. Pero hay rnzones para crocr quo las espccios quo son 
muy inmediatas d otras especies, y quo on cslo so parccen a las 
variedades, ticnen a menudo campo muy limitado. Por ejem- 
plo, Mr. II. C. Watson rao lux liecho notar cn la cuarta odicion 
del hicn formado CatAlogo de Plantas de Londres, 03 plantas 
quo estancolocaclas on cl como cspccies, pero quo 61 considcra 
tan parecidas a olras ospecies quo Hogan a scr do valor cludoso; 
c.stas 03 espocios so oxtienden por termino medio sobro 6,9 de 
las provincias on quo ha clividido la Gran Brotaiia Mr. H. 0. 
M'atson. yVhora bion, cn esto mismo Oatalogo estan anotadas 53 
variodados roconocidas, y cstas sc extienden sobro 7,7 provin- 
cias; mionlras quo las espocios a quo cstas variedades pertene- 
cen, sc oxtienden sobro l-i,3 provincias. Do modo quo las va- 
riodados aceptadas, Lionon por termino medio casi la raisma 
extension limitada quo tionen las formas muy inmediatas 
quo me marcaba Mr. H. 0. Watson, como especies dudosas, 
poro quo estan clasificadas casi unanimemenlepor los bolanicos 
inglescs como especies buenas y verdaderas. 

Restimen. 

Pinalmcnto, las variedades no puedon distinguirse de las es- 
pecios, sino primeramente por el dcscubrimicnto de formas 
esIa])onadas intermedias, y segundo por cierta cantidad indefi- 
nida do diforonciaentre cllas; porque dos formas so diferen- 



RESl'/MEN 


73 


cian may poco, son gcneralmonte clasificadns como vario- 
dades, aun cuando no puodan scr cnlazadas oslrechamentc; 
pero no es posiblo dofinii’' la cantidad do difevencia quo so con- 
sidera necesaria para dar a dos formas cualesquiora el rango 
do cspecies. Enlos goneros quo, on cualquior pais, ticnon un 
nnmoro do ospocics mayor que ol tormino medio, las especios 
tienen un numero de variedades mayor quo cl tcrmino modio. 
En los genoros grandes, las espocios estan uniclas intiina aun- 
quo dosigualmonte, formando grupos poquonos alrededor do 
otras especios. Las especios muy inmediatas tl otras ospe- 
cics, tionen aparcntomonte extension lirailada. En todos estos 
concoptos, las ospecies do los goncros grandes presonlan una 
gran analogia con las variedades. Y claramente podemo.s com- 
prender cstas analogi'as, si las especios cxistieron on un tiempo 
como variedades, y asi so organizaron; mientras que son com- 
plctamcnto incxplicables dichas analogias si las cspecies son 
croacione.s indopondientos. 

Ilemos visto tambien que son las cspecies mas florocienteso 
dominantos do lo.s genoros mayoros denlro do cada claso, las quo 
por tormino medio tienen mayor numero dc variedades; y las 
variedades, como mas adolanto homo.s do vorlo, tionden a con- 
vertirse on especios nuevas y distintas. Asi los goneros mayo- 
ros -tionden a scr mayoros todavi'a; y on la naturaloza las for- 
mas dc vida que son hoy dominantos, tionden a hacerso toda- 
vla mas dominanles, dejando muchos descondiontes modifl- 
cados y dominantos. Pero por pasos quo so oxplicaran mas 
adelanto, los goneros mayoros tionden tambien a descompo- 
norse on goneros mas pequehos. Y asi, las formas de vida on 
todo el universo quodan divididas on grupos subordinados a 
otros grupos. 




CAPITULO III 


LUCHA POR LA KXISTENC.IA 


Sii .’ilcfiiire Sdlji-e la solcccioii imturnl. — K1 ti'i-mino iisarb pii iiii smtidi) am- 
— Uaztiu j'oomOtrk'.a de uroc.iiniento, — Aumpiita i'<i]ii<lo do los animales 
y plaiUiis naturalizados. — Naluralcza dc las alistikulos a! atmiento. — L'oiii|ic- 
ioncia universal. — Efcvdos del idima. — Proleoeion diiuaiiadii del ndtncro do 
individuos, — Relaidones oomplojas <lotoi!ns Ins animales 3' iilantas eii la na- 
luraloza. — Liiolia sevei'isima |ii)]- la oxi-stoiioia onlro indivimins y varicdacles 
de la inisma espeoio ; a incimtlo tamlnen onli’O las esjieeics del ini.siiin gii- 
nei'o. — La rclacion doorgaiiisino a organisrao es la mas impurfante ile todas 
las relaidones. 


Antes cle onti-ar en cl asiinto do osto capllulo os preciso lin- 
cci' iilgiinns ob.scrvaciono.s prolirainaros para demostrar ol al- 
ciince quo tieno la Iiicha por la oxi.stoncia sobro la seleccion 
natural. Se lia visloon cl ultimo capitulo, quo ontrc los seres 
organicos on ol estado do la naturaloza, hay alguna variabili- 
dad individual, y esta cs una verdad (lue no ha llcgaclo a mi 
noticia que haya side disputada nunca. No lien© importancia 
pai’a nosotros que una multitud do formas dudosas se Ilamon 
ospecies, sul)-cspocics 6 variodado.s; ni quo rango, por ejem- 
plo, ticnen dcrccho a obtoner las dos 6 troscientas formas du- 
dosas do plantas ingIo.sas , con tal (|uo so admita la existencia 
dc algunas variodades l)ien marcadas. Pero la mcra existencia 
do varialjilidad individual y de algunas pocas variedados bien 
marcadas, auiujuc neco.saria como fundamento para ol traba- 
jo, nos ayuda muy poco para coniprcnder como brotan do la 
naturalcza las espccies. 06mo se ban perfeocionado todas 
e.sas excjuisitas adaptacinnes do una parte de la organijiacion 



76 


onir.TJX de las ESPEniEs 


a otra parto y a las condicioncs de vida, y de uii ser orgaiiico a 
oIl’o SCI'? \'^omos cstas licrinosas coadaplacionos do la manci’a 
mas clara on cl picamaderos y cn cl mucrdago, y con poca 
menos claridad en el parasito mas humildo quo sc pcga al 
pelo de un cuadrupcdo 6 a las plumas do un pajaro ; on la 
estruclura del insccto quo bucca on cl agua; cn la somilla 
plumada quo la brisa mas sulil Iransporla; en rcsumen, ve- 
mos hcrmosas adaptaciones en todas y on cada una de las pai’- 
tcs del mundo organico. 

^,Pei‘o coino, se progunlava, sucede que las vaviedados que ho 
llamado yo especies incipicniics, llcgan a convortirsc por ulti- 
mo en ospecics buenas y distintas, que en la mayor parte do 
los casos se difereiician unas do otras mucho mas quo las va- 
I'iedades do la raisma espccio? ^,C6mo nacen osos g-rupos de es- 
pecios que constitnycn lo que so llama generos distintos y quo 
se difercncian unos do otros mas quo las cspccios del mismo 
genero? Todos eslos resultados, como lo veromos mas plona- 
monto todavla en el capitulo prdxiino, son oonsecuencia do la 
luoha por la existencia. Debido a esta Uicha las variacioiies, 
por pequenas quo scan, y sea la quo quicra la causa do quo 
procedan , si son provcchosas cn algo a los indivi'duos do una 
ospecio on sus relacioncs infinitamento complcjas con otros 
seres orgaiiicos y con sus condicioncs fisicas devida, tendoran 
a la conservacion de diclios individuos, y seran goncralmonto 
herodadas por la dosccndcncia. La doscondoncia tam])ion 
tendra/le esto modo mayor probabilidad do sobrovivir, pucs' 
de los muclios individuos do una misina ospecio quo nacou 
poriodicamento, solo un corto numoro puede sobrovivir. lie 
llamado a estc principio por el cual so consorva toda varia- 
cion poquena, cuando os util, scleccion natural pai'a marcar 
su relacion con la facultad de scleccion del hombro. Pero la 
oxpresion usada a monudo por Mr. Herbert Spencor, do que 
sobreviven los mas id6neos os mas exacta, y algunas voces 
igualmento conveniente. Ilemos visto que el hombro puede 
producir por la seloccion grandes resultados ciortamonte, y 
quo puedo adaptar seres orgaiiicos a bus usos propios acumu- 
lando variacioiies poquonas, pero utiles, quo lo son dadas por 
lamano de la naturalcsca. Hero la solcccioii natural, como vo- 
romosmas adolaiito, os un podorincosantementc pronto para 
obrar y tan inconmonsnrablonieiitc superior ji los dcbilcs os- 



Li)c;n.-v rou la umst^inlia 77 

Tucr^ios del hoinbre, como las o]:)ras cle la iiaturulczalu sou a 
las del arte. 

Discutirenios ahora con algunos mas dotallcs la luulia por 
la cxistcncia. Un mi obra rutiira sera traladoestc asunto como 
lo mercce, con mayor oxtensiou. Dc Candolle cl mayor y 
Lyell, hail cxpiiosto larga y lilosoricameiilo quo todos los seres 
orgaiiicos cstan sujolos a una compctencia severa. Con rcs- 
pccto a las plaiilas, nadie ha tralado este asuiilo con mas cspi- 
ritu y habilidad que W. Herbert, decuno dc Manchester, resul- 
lado cminenlemenLe do sugran cnnocimienloon hortioultiira. 
Nada es mas iacil que admitir on palabras la verdad de la 
lucha universal por la cxistcncia, ni mas dilicil, al monos para 
inf lo ha side, quo llcvar constaiilemenlc lija csla idea cn nucs- 
Ira inteligcncia. Sin cmliargo, a monos quo se engrano on la 
mcnle por completo, la cconomia entora do la naturaleza y 
sus mulLiples hochos do distribucioii, oscascz, almndancia, cx- 
tiucion y variacion, seran oscuramento vistos 6 complcla- 
moiito mal entondidos. Vemos la I'az de la naturaleza bri- 
llantc dc alogria; vemos a menudo suporabundancia do sus- 
tento; no vemos u olvidamos quo los pajaros ({uo caiiLan ocio- 
sauionto on derredor nuostro, viven, on su mayor parto, do 
inscctos 6 semillas, y quo do csto modo estan constanlcinonto 
destruyendo la vida; olvidamos quo csLos cantores y sus hue- 
VOS y sus polios son dostruidos, on gran numoro, por aves 
do rapina y unimalcs dc presa; no Iciiemos siompro presento 
quo, aunque cl alimcnto pueda on un diadadoparocornos su- 
pcrabuiidanto, no lo cs asi cn todas las ostacioncs do todos los 
anos sucesivos. 


El olitcha por la ex.istcncia,» usado eu un sontido amplio. 

Debo advertir antes do todo, quo me valgo do osla expro- 
sioii on un sontido amplio y metafdrico quo incluyo la depon- 
dcncia dc un sdr do otro y, lo quo cs mas importanto, no sola- 
mcnlo la vida del individuo, sino tambicn ol buon dxito on 
dejar progenio. Dos animalos caninos cn tiompo dc ham- 
b]*c, puede verdaderamonto decirsc que Indian uno con otro 
para conseguir cl alimcnto para vivir. Poro una plaiita on 
los liiidcros del dosierlo, so dice que lucha por la oxisten- 



78 oiiidii.v Dii 1 ..VS lisi’iioiiis 

oia contra la se((uedud, auiifiuo con mas propiodad pudicra 
dech'sc quo doponde do lahumcdad. Una planla quo produce 
amudmenlo mil .scmilla.s, do las cualcssolamcnlo una, por ler- 
mino modio, llega a la madurez, pucclo decirso lodavia con mas 
vcrdad, (juo India con las plantas do la misma claso y do otras 
(pic yac.stalian ocupando cl tcrrcno. El muerdago dcpendo del 
manzano y do otros pocos arboles , pero solamcntc en un 
scntido may artificial pucdc decirso quo lucha con cstos arbo- 
Igs, porque si on ol mismo arbol croccn demasiados parusilos 
docstos,elarbollanguidocey muero. Pero algnnos muerdagos 
{iueproducen somillas y quo creceii juntamcnto on la misma 
ramu, pucde decirso con mas vcrdad quo luchan ontre si. Como 
cl muerdago esdisominado por los pajaro.s, do csLos depende 
su oxistoncia y pucde metaforicamento docirsc quo luchan con 
olras plantas I'ructifcras para tonlar a los pajaros a quo lo 
consunian ya quo do e.sLc mode esparzan su semilla, Enestos 
diversos scnlidos, quo so funden los unos en los otros, uso y 
creo convenientc , el termino general .« lucha por la cxis- 
Icncia.t) 


Raaoii geomelrica del creciinlonto. 


Una lucha por la existciicia cs la consccuencia inevitable do 
la elcvadaproporcion cii quo tionden ii aumonlarse lodos los 
scrc.s organicos. Todo ser (pic durante cl tiempo natural do 
su vida produce varios huevos 6 semillas, nccosita sufrir dcs- 
truccion durante alguii periodo de su vida, y durante algiina 
cslacion 6 on algun aiio quo oLro, porque do otro niodo, por ol 
principio del aumento gcomiitrico llogaria pronto su numoro a 
ser Ian desordenadamente grande, (jueno habriapais cupaz do 
soportar el producto. De aqui, quo como so producen mas in- 
dividuos do los quo es po.sible quo sobrevivan, ticne quo haber 
forzosamente on toclos loscasos una lucha por laexistencia, ya 
del individuo con otro de la misma espcciG,.ya con lo.s dc espo- 
cies distintas, ya con las condiciones fisicas do la vida. Es la 
doctrina de Mallhus aplicada con multiplicada fuerza al con- 
junto de los reinos animal y vegetal; porque on estc caso, no 
hay aumento artificial dc alimcnto y limilacion prudento do 
malrinionios. Aunque algunase-speoiosaumonlcnahorade nu- 



UAZO.X lUiUMliTllICA DEI- Ell liCIMIENTO 7!) 

mui’o niiVs 6 monos rapidamenlG, (;o<liis no pueclen haccrlo asi, 
poi'i|ue no cabrian on cl miuiclo. 

lilsla regia no ticno cxcopcion: lodosor organico se autncnla 
natiiralnienlc on una proporoion tan uUa, qiie si no sc Ic dcs- 
truyera pronto, la lierra cstaria cubierta por la progonic dc 
una sola pareja. Ann cl hombre quo cs lento para rcproducirse, 
se duplica en vcinticinco anos, y on csta proporoion on monos 
de mil anos sudcscendencia no Lcndria litcrahnente silio cn cl 
mundoijaraostar dc pie. Ilacaloiilado Linneo quo si una plan la 
anual produjose solamonte dos semillas (y no hay plaiita quo 
sea tan improducliva), y esas semillas cadu una dc ollas pro- 
dujesc dosalanosiguiente,yasi succsivamente,habria cn vein to 
anos un millon dc planlas. Sc sahe quo cl elcfanlc es cl animal 
que tarda mas cn rcproducirse dc todos los quo sc conocen, y 
yo mo ho tornado grandos trabajos para calcular su proporoion 
minima probable do aumento natural; sera lo mas seguro su- 
ponor quo empieza a darcriucuando tieno treinta anos, y que 
siguc criando hasta los noventa s61o, clando en todo esc inter- 
valo scis descendiontes, ysobreviviendo hasta los cien anos de 
edad; pucs aun asi, despuos do un periodo do seteoientos eua- 
rcnla u-sclccicnLos cincuenta anos, habria ceroa de dicz y nuovo 
millonos vivos doscendientes s61o dc laprimcra pareja. 

Pero tenemos ])ruebas mojoros aun (jue cstosoulculosracra- 
mentc tcdricos , ii saber: los numerosos ensos hislorioos del 
aumento asombrosamento rapido do v'ariosanimales on un cs- 
tndo salvajo, cuando las circunslancias les han sido favorables 
durante dos 6 Ires osLacibnesconsooulivas. Todavia inassorprcn- 
donte cs la pruoba de nuestros animulcs clomcsticos de muchas 
olascs quo so han hccho salvajes cn algunas partes del nuindo; 
no seria croible, a no estar complelainoiito probada, la propor- 
cion cn que sc hau aumentado on la .\inerica del Sur, y ulti- 
mamonto cn la Australia, el ganado y lo.s caballos tan Icnlos en 
rcprodncii’se. Lo mismo aconteco con las plantas: so podrian 
citar casosdo plantas introduoidas quo sc luin hocho coniunos 
en islas enteras cn un periodo do luenos dc cliez anos. Algu- 
nas plantas somojunles al cardo silveslre, que son ahora las 
mas vulgarcs cn las vastas llanuras del Plala, quo cubren lo- 
guas cuadradas de supcrlicic, casi con completa e.xclusioii do 
toda otra planta, han sido inlroducidas do Europa; y le hooido 
decir al l)r. Palooncr, quo las plantas quo se oxtionden ahora 



HU UlliGUN UE LAS KSi-EClES 

en la India dcsde cl Cabo Comorin al Himalaya, ban sido impor- 
ladas dc America desdesu dcsculirimicnto. Encasos semojau- 
Ics, y podrian cilarsc innuinorables mas, nadic siiponc quo so 
haaumcirlado eii un grado sensible, repentino y tcmpoi'ahnonl.o 
la fcrtilidad do los animalosy de las plan tas. Lacxplicacion evi- 
dcnlces (juehan sido altamcnto favorablos las conclicionos dc 
la vida, y quo, por consccuoncia, ha sido mcnor la deslruc- 
cion de viejos y jovencs, y (]ue casi todos los jdvenos ban cs- 
ladoen disposlcion dc rcprodiicirso. Su proporcion geoinelrica 
dc crccimicnto, cuyo resuUado nunca deja dc scr sorprondcnlo, 
cxplica simplemcnto su uumoiito, oxtraordinario por lo rapido, 
y su oxtonsa dilatacion cn sus nuevos lugares do rosidoncia. 

Casi loda planta silvestro on pleno desarrollo produce anual- 
mcnlo semilla, y entre los animalcs hay poquisimos quo no so 
aparecn anualmcnto. Esto nos haco asegurar con confian^^a quo 
todos los animalcs y pluiUas tienden a auinontarse cn una pro- 
porcion gcomctrica, quo todos sc rcproducirian rapidamento cn 
toda estacion cn que piidiescn oxistir de cualquier modo, y quo 
es mcnester quo osta tendoncia geometrica de crccimiento sea 
detenida por la destruccion en algun periodo de la vida. A mi 
juicio tiendo a engaiiarnos niiestra familiaridad con los ani- 
male.s domcsticos muyores. Vemos que no ocurre en olios 
gran dostruccion, pero no nos acordamos quo so niatan miles 
de ellos para producir alimcnto, y que si cstuvicran salvajcs 
tendria quo desaparccer' cl mismo numero do un modo u olro. 

Launicadifercncia entre los organismos queproducon anual- 
mente huevos 6 somillas a millarcs y los que producon oxtre- 
madainontc poco, es quo estos ultimos nocesUarian uiios pocos 
aiios mas para poblar on circunstancias favorables una region 
entora, aunque fucra del mismo tamano. El condor pone dos 
huevos y el avostriiz unos 20, y sin embargo en el mismo pais 
puede el condor ser el mas numeroso do los dos. El petrel Ful- 
mar no pone mas quo un huevo, y sin embargo, se creo que 
es cl pajaro mas numeroso del mundo. Hay moscas quo dopo- 
silan ciontos dc huevos y otras como la hipobosca quesOlo dc- 
posita uno; poro csta diferenoia no dotormina cuantos indi- 
viduos dc las dos espccies puoden subsistir en un distrito dado. 
Un nunicro grande do huevos os do alguna importancia para 
aquellas cspecic.s quo dependen do una cantidad dc alimonto 
variable, porquo las deJa crccer cn numero rapidamento. Poro 



NATUJIALISZA Uli LOS UUSTACUfjOS AL AUMli.N'TU 81 

la real iniportancia do un gran mimcro dc huovos 6 soinillasi 
es compciisar la dcstrucciou on algun periodo do la vida, y 
esto pcriodo cn la gran mayon'a dc los cases os on los princl- 
pies. Si un animal pnedo dc cual{]uicra mancra proteger sus 
Imevos 6 siis cachorros, no imporla qncsoapequeno cl numoro 
que produzca, por([uo Loda la cria podra conservarsc; pero si 
({uedan dostrnidos muchos huevos 6 cachorros cs precise que 
se produzcan mucho, si no ha dc quedar cxlinguida la cspccic. 
Bastaria para conservar cl nuraero de arbolcs de una cspccic 
quo vivieso por termino medio mil anos, quo sc produjeso una 
vcz cada mil ahos un solo grano, suponiendo que esto grano 
no hubla dc scr dcstruido nnnea y quo podia asogurarso quo 
habia dc germinar on un lugar a proposito. Do modo que cn 
todos los eases cl niiiucro de un animal 6 plunta solo indiroc- 
lamentc dopendo del numoro dc sus huevos 6 semillas. 

A1 considerar la natiiruleza, cs dc todo punto ncccsario no 
perder nunca do vista las precedenLes consklcracloncs; no ol- 
vidar nunca quo puedo decirso (pie cada simple scr organico 
cstaluuhando con todos sus esfuerzos para aumentar su nu- 
mero; que cadauno vivo por una luchacn algun pcriodo desu 
vida; que una destruccion severa cao inovilablemcntc, bicn so- 
bre ol jdven, bicn sobre cl viejo, durante cada goncracion 6 con 
intorvalos que sc ropiten. Aligcrosc un obstaoulo cualquicra, 
mitlgucse la destruccion por pocq quo sea, y el nuniero dc las 
especics casi instantunoamenfce crecora y alcanzara una suma 
prodigiosa. 


Natui'aleza de los obstaculos al atimento. 

Las causus quo estorban la tondcncianaLural do cada cspccic 
a aumcnlarso son muy oscuras. Mircso la cspccic mas vigo- 
• rosa: cuanto mayor sea su mimcro, tanlo mayor cs c! aii- 
monto a quo tiendo. No conocomos cxaclamcnte cualos son los 
obstaculos ni en un solo caso. Y esto no dclio sorprondor a 
ninguno que rollcxionelo ignoranlos qucsoinos en esto punto, 
aun Iralandoso dc la humanidud, tan incomparaldcmcnto mc-» 
jor conocida que cuahpiicr otro animal. Eslc asuiiLo do los 
obstaculos al aumento ha sido haliilmento tralado por varies 
autores, y yo espero discutirlo en una ohra futura con consi- 
derable extension y mas cspocialmcnle respecto a los animalcs 

u 



OUilili.N DK I, AS liSl'iilUliS 


silvcslrcs de la Amui’ica del .Sui’. A(iui mo contonlarc con Imeoi' 
algunas ol)ScrYnciones, las procisas, para truer a la incnlo del 
lector ulg'unos do los puntos principales. Los huevos 6 los ani- 
malos inuy tiernos sufren nl. pareocr g-cnoralmonle mas, poro 
nosucodeasi iavariablcmonto. Ln las planlas hay una cnormo 
dc,slruGC’ion do somillas, poro por algunas obscrvacioiics quo 
yo he hecho, creo quo los rotonos sufren mas por germinar 
on Icrreno ya cspesamoiite pol)lado con otras planlas. Los ro- 
lonos tambien son destruido.s on gran mirncro por varies one- 
migos; por cjemplo, on im podazo do terreno de tres pics dc 
largo y dos do anclio, traljajado y limpio, y dondo no pudiera 
halier el inconveniento do otras plantas, manjiic lodos los ro- 
tonos do nucslras inalas yorbas nativas conformo brotaban, y 
do 357, nada monos qiie 295 fucron dostruidas, principalmcn- 
to por caracoles 6 inseclos. Si iin campo culiierto do cesped, 
on donde sc lia corlado dsto liacc iniicho tiompo, y cl caso se- 
ria el mismp si cl cesped hubiera servido de pasto a los cua- 
drupcdo.s, so doja crocer, las planlas mas vigorosas mataran 
gradualmonto a las monos vigorosas aunquo scan plantas com- 
plotamento dosarrolladas ; dc vcinte ospccies (juo Grecian on un 
poqueiio ospacio do cosped segado (tres pies do ancho por cua- 
tro dc largo) pcrccieron nuevo especios por permilir a las otras 
(|ne crecicran libromentc. 

La canlidad do alimcnto para cada especic da naturalmcnlo 
el liinito oxtremo a (jno puede llcgar on .su crocimicnlo; poro 
con mucha I’recuencia no delermina ol mimero medio do 
una cspocio cl alimcnto quo puoda obtenor, sino cl quo sirva 6 
no do prosa a otros animalos. Asi parocc no halier duda dc 
({uc la canlidad dc pcrdices, codornicos y liebres on cual- 
quicr po.sosion grande depende principalmcnto de la dostrue- 
cion dcbicbos. Si no se tirara una sola pio:aa dc caza durante 
los primoros vointo ahos cn Inglatcrra y al mismo tiempo no 
so dcslruycran los bichos, lo mas proliablc scria quo a la tcr- 
minacion do osc poriodo hubiera menos caza quo cn la aclua- 
lidad, a pesar do quo hoy so matan anualmenle conlonares do 
miles do animalos dc caza. Forotra parte, y on algunos caso.s, 
como sucedc con cl elofantc, ninguno os dcslruido por anima- 
Ics dc presa; porquo hasta el ligro do la India I’arisimamcntc 
se atreve a atacar a un ciichorro do olcfante quo Oslo dofen- 
dido por su madre. 


NA'JXli.Vl.liZA Oli l,UH OIISTACILUS Al. Al Ml::N'rU 81] 

El clima c!e«om|,)o5ii 111 ! [japcl importanlo cn dcLcrmiiuu' el 
lormino nioclio del mtmci’O do una o.spCL-io . y paroco sci- (juc 
dc Lodos los ol^sUiculos, los (pio mas d'ectos causan son las cs- 
lacioncs poriddicas do fi'io 6 do scqncdad oxtrcmas. Yo cal- 
culc [pi'incipalmenlc poi' cl I'cducidisimo luimci’o do nidos on 
la pi'imavcL’a) quo cl inviorno do 1851 a 1855 destruyo las 
cuati’o (juinlas partes do los pajaros cn mis haciendas, y csta 
os una destruccion tremenda, ciiando recordamos quo cl 10 
por 100 cs una morlalidad cxtraorclinariamento grave cn las 
cpidemias de los hombres. La accion del clima parcce a pri- 
mera vista ser cornplctamento indepemlionto dc la India por 
la existencia ; poro cn cuanto cl clima principalmcnte obra 
rcducicndo cl aliinonto, cs causa de la lucha nias scvcracntrc 
los individuos, ya do la inisma, ya dc distintas cspccios (juo 
viven del niismo genero do alimonlo. Ann cuundo cl clima 
obra dircclamonlo , por ejcmplo, cuancio cs iiiLensamente 
frio, son los individuos monos vigorosos, 6 los t[uc monos 
alimento tienen al avanzar cl invierno, los quo mas sufren. 
Cuando viajamos dc Sur a Norte, 6 dc una region luimoda a 
una scca, invariablemcnto vcnios quo algunas cspccios van 
siendo cada vcz mas raras por grades, y ([uo /inalmonle dc- 
saparccen del todo; y como el cambio dc clima so nos pro- 
senta tan inmodiatamontc , tontados ostamos a atribuir todo 
cl cfeclo a su accion directa. Pero cs un error olvidar quo 
cada especio, aim en el sitio en ({uo masabunda, ostasufriendo 
constantcmenlo destruccion cnormo on algun periodo dc su 
existencia, procedentode oncmigos que lo hacen la compoten- 
cia por ol sitio y por cl sustonto; y si cstos oncmigos 6 compo- 
tidores son fuvorecidos cn un grado infimo, por cualquier ligoro 
cambio dc clima, aumontan on numcro; como cada area csta ya 
complctamonte cubierta do habitanles, precise esque las otras 
cspccicsdisminuyan. GuandoviajamoshaciaelSur, y voniosquc 
una especio dccrcco asi cn su numero, podemos cstar soguros do 
(lUG eso consisto, tanto en quo otras ospecies son lavorccidas, 
cuanto on quo aquolla so Iia jierjudicado. Lo mismo sucedc cuan- 
do viajamos liacia ol Norte, aunque cn grado algun tanto mo- 
nor, porque cl numero do espocios do todas clases, y por consi- 
guicntcdecompotidoros, disminuyo on ol Norte; asi quo al ir 
hacia ol Norte 6 al subir una montanu, no.s oncontramos mucho 
mas a menudo con formas achaparradas , por causa do la ac- 



8-i 


OUililiN DE LAS ESI'ECIES 


cion injuriosti dirccla del cliina quo id dirij^dmos al Sur 6 al 
descender a un vallo. En las rog-ioncs articas 6 on las novadas 
cuinl)re.s de los monies, 6 en los dcsiertos absolulos, la lucha 
por la cxisteacia cs casi exchisivamenlo con los clcniento.s. 

Quo cl clima obra cn gran parlo indircctamcnte favorccion- 
do a olras espccies, claramcnlo lo vemos cn cl nunicro prodi- 
g'ioso do plantas quo cn nuostros jardincs jniodcn aguanlar 
porrcctainenle nucstro clima, pero i]uo nunea sc naluralizan, 
porqno no pueden compelircon niiostras plantas indigonas, ni 
rcsistir aladeslrucciondo nuostros animales. 

Cuando una cspccie, por cfectodo circunslancias altamcnic 
favorablcs, aumenta dosordcnadamoiitc cn niimcro on 'un pc- 
qucfio Irccbo, so producen las opidemias; al monos csto paroce 
ociirrir gonoralmcnlc con nuestros animales dc caza; y aqui Ic- 
nemos un obstaculo quo limilc, independionte do la lucha por 
laoxistencia. Pero uun dcalgunas dc oslas (|uc se Hainan opi- 
dcinias, son la causa unos gusanos parasilos quo ban sitlo I'a- 
Yorecidos dosproporcionadamcnlc cn 2)arto, por la posiblo laci- 
lidad do oxlendorsc entre los animales apinados; y aqui onlra 
ya una espccie dc lucha entre cl ^^arasilo y su jU'esa. 

l‘or oLra i)arlc, cn muchoscasos un g-ran numoro do indivi- 
duos do la misina espccic, I'clativamcnlc al numero do sus one- 
migos, es absolulainentc nocesario jjara su conservacion. Asi 
podcnios producir mucho trigo, nahos, etc., cn nuostros cani- 
pos, porque sus scmillas oxceden cn mucho al numoro de ^kV- 
jaros quo conollas se alimentan; y no pueden los pajavosaun- 
que tongan una suporabundancia de aliineiito cn csta sola csta- 
cion, aumentar el numero ijrojioi’cionalmcntc a las provisiones 
degrano, porquo tienen un obsluciilo contra cl numero en el in- 
vierno; poro lodo cl quo lo haya intentado sabe lo diflcil quo 
os conseguir semilla do trigo 6 de otra cosa somojante cn un 
jardin dc 2 )ocas plantas; yo, cn csto case, ho perdido todo cl 
grano. Esta noocsidad dc una gran cantidad dc una misma 
cspccic para su conscrvacion, cxplica a mi juicio algunos ho- 
chos singLiIaros dc la naturaloza conio cl do quo plantas muy 
raras scan algimas voces abundantes cn oxtremo on los 2 )ocos 
sitios dondc cxislen y cl dc quo algiinas plantas sociales lo 
scan, csto os, cuenten muchos indiv/duos aim cn los lindos ox- 
tremos do su distribucion. I’orijuo podomos creer <2110 on csos 
t-itsos unaplaiita puedo cxistir solamcntc ilondelas condicioncs 



l.tlfUIA pnil r,.V KXISTHNCI.V 


8 ;’) 


dosuvi([a Kon Ian favorablcs (fuo pucdan cxisUr muclnas juii1.af! 
para salvar asi a la cspecio do la destruction complcLa. Ana- 
diro ademns (jiic los buenos cfcctos do los criizamicnlos y los 
males cicctosdc criar siempre con la inisuia I'amiiia on Lean shi 
dnda on juGgo on muchosdO cslos eases; pero no me cxLondoro 
mas sobre csto punLo. 

Rolaciones complejas de los niiiinalos y plaiitas eiitro si y eu la India 
por la oxistencia. 

Muchos eases so rogislran quo domucsiran cuan complejos 
6 inesperados son los obsiacnlos y rolaciones entro los seres or- 
ganicos (]uo ticnen (juc hichar Juntos cn cl mismo pais. Dare 
aqin un solo ojcmplo qiio aunque os scncillo me inlorcso. Kn 
Staffordshire, cn la finca do un pariento dondc tenia yo gran- 
des medios do invesligar, liabia un brezal gixinde y cstcril on 
extromo quo nunca habia sido tocado por la mano del hombro; 
pero unos cuantos contcnarcs do licclarcas del mismo terrono 
cxactamcnto, habian sido roturados vcinticinco aiios antes y 
plantados do pino. El cambio cn hi vogcLacion natural do la 
parte plantada del paramo fuc notabili'simo, mayor del quegc- 
noralmcnto so vc al pasar do un suclo a otro complotamontc 
distinto; no solo cl luimoro proporcional do las plantas del 
In’czal habia cambiado por comploto, sino quo dos cspocies do 
plantas, no incluyendo entreellas hici’lias ni cariccs, florccian 
cn las planlaciones, quo no podian enconlrarso cn el terrono 
baldio. El cfecto sobre los insectos debio do habersido loilaviu 
mayor porquo eran muy comuncs on la parto plantada sois 
clases de pajaros inscctivoros que no so voian en la parte in- 
culta, y esta cstaba freouontada por dos 6 tros clases distintas 
de los mismos. 

Aqui vemos cuan potente ha sido el ofccto do la introduccion 
do un solo arbol, porque nada mas se habia heoho alH, con la 
cxeopcipn do iiuborso ecrcado la tiorra para que no pudioraon- 
trar cl ganado. Pero (man importanto clomcnto es cl ccrcado, 
luvo ocasion do vorlo plcnamonte corca do Farnhan cn Surrey. 
Hay alH extonsos crialos con unos cuantos grnpos do pinos 
viojos cn las colinas distantos; cn los ultimos dicz afios so ban 
cercado grancles ospacios on losqueestan brotando unaiiilini- 
dad de pinos quo nadic ha sombradoy tan Juntos unos con otros 



oiiiiiKN rin usi'Kiuics 

([lie 110 puoilcn vivir lodos. Cuando avovigiio quo osLos ai-Iioli- 
llofi no habijui sido seinbrados ni plantados, me quedo tan sor- 
pi'cndido quo I’ni a dilbi'CiUcs punlos do vista desdo lo.s cualcs 
podia examinai' alg-iinas licotai’cas del loiTcno no ccrcado, y li- 
teralmonic no ]nido vci‘ ni itn solo pino uexcepcion de aqiiellos 
g'l'upos viejos plantados. Pero at mirarcon mas alcncion entro 
lostallos del 01‘ial encontre una mullitud do rcloiios y do arbo- 
lillos (pio luibian sido pci'potuaincntc eomidos poi* ol ganado. 
En una vara cuadrada a una distancia do unas cion varas do 
uno do aquellos griipos do arliolcs viejos contd Lrointa y dos ar- 
bolilIos,cntrc olios uno quo con vcintiseis anillos do crocimionto 
habia tralado durante machos anos do lovantai* su calicza so- 
bre los lallos del orial sin podor consoguirlo. No os para asoin- 
brarsc pucs, cl quo el Lerrono tan pronto como fuo corcado so 
plagara tan espesamente do pinos Jdvcncs (]uo con vigor crooian. 
El caso cs quo el orial ora tan e.xLremadamcnto extenso y ostcril 
quo nadio so hubicra imaginado quo el ganado lo luibiora rc- 
gistrado en liusca de alimento con tan la atcncion y con cfectos 
tan grancles. 

Aqui vemos que cl ganado delorminaabsolutamente laexis- 
tcncia del pino; pero en algunas parte.s del inundo los inscctos 
dolerminan la existcncia del ganado. (iuizas Paragnaj' ofrcco 
el cjemplo mas curioso de eso, porque alH ni las roses, ni los 
caliallos, ni los perros se ban hecho nunca salvajes, aunquo mas 
al Sur y mas al Norte pululan en cl estado natural ; y Azara 
y Ilcnggcr ban demostrado quo el molivo do osto es el mayor 
numcro en Paraguay do cierta mosca quo doposita sus hiievos 
en los ombligos de esLos animalcs cuando aealian do naccr. El 
aumeuLo do estas mo.scas, numcrosas como son, dobe ser o.s- 
torbado habituahnente por algunos mcdio.s, probablomonte por 
otros inscctos parasitos. Do modo (juc si disniinuycran en el 
Paraguay cierlos pajaros insectivoros, aumenlarian probalilo- 
mentc los inscctos parasites; csto disminuiria el numero do osas 
moscas, cl ganado y los ca])aIlos se harian silvestres, altorando 
cicrtamcntc mucliisimo la vegetaoiou, como a la verdad lo he 
observado on partes dc la America del Sur; la vegetacion a su 
vcz afectaria grandemento u los insecto.s, y estos, como lo ho- 
mos visto antes en StatTordshiro, a los pajaros insectivoros, y asi 
succsivameiitc en circnlos dc oomplcjidad cada vcz mayorcs. 
No cs que en la naturaleza las relacioncs hayan dc ser nunca 



LI.'GIIA roll LA KXrSTUNIIlA 87 

tan scncillas como esLas. May quo ronir conlinuamente una 
b.atalLa tras olra con rcsiiltaclo vario, y sin embai’^'O, a la laoga 
las fiiorzas cslun tan poffcclanicnto compensadas, quo la faz 
do la naUu’aloza ponnancco uniformc durante largos pcrlodos 
do tiempo, aunque seguramento la insignillcancia mas pcquena 
claria la victoria a un ser orgunico sobre otro. Y a pesar do 
todo, tan profunda es nuestra ignorancia, tan grande nueslra 
prosuncion, quo nos mai’avillamos cuando oimos hablar do la 
extincion do un ser organico; como no vemos la causa, invo- 
camos catuclismos para dcsolar al mundo, 6 invcntainos leyos 
sobre la diiracion do las formas do la vida. 

Tentado ostoy a dar un ojcmplo mas, quo domuestra como 
planla.s y animaios Icjanas on la cscula do la nataraloza cstan 
unidas por un tojido do rclacioncs complejas. Va londrc mas 
lardo ocasion do dcmostruriiuc h^lobeliafiilgens exotica, nunca 
os visitada por los insocLos on mi jardin, y quo por consc- 
cucncia, dada su peculiar esLructura, jamas produco una sc- 
milla. Casi todas las plantas orquidcas rc([uicren ubsoluta- 
monto la presencia do insoctos quo transporton sus masas do 
p61cn y ({uo do cstc modo las fortilieen. Con exporimontos 
hochos oncuentro quo son casi indispensables los abejorros 
para la fortilizacion del pensamicnlo Cviohi ti'icolor), porquo 
no hay otras abejas ([uo so poson on esta I'lor. Tambion ho on- 
contrado quo son nccosarias las abojas para la fortilizacion do 
algainas espocies do trobol, por ojcmplo; vcinlo cabozas detrd- 
bol alcinan Clrifoliuin J’cpen.sj produjeron 2. '21)0 scmillas, y 
otras vcinlo cabozas rcsgiiardadas do las abojas no ban produ- 
cido ni una. Do la misma mancra, cion cabozas do trobol rojo 
(7/'. iinitensej produjeron 2.700 scmillas, y cl inlsmo numero, 
sin ol acceso do las abojas, no produjo una sola. Solamcntclos 
abejorros visilan cl trobol rojo, porquo las domas closes no 
pueden alcanziir cl nectar. Ho ha indicado quo las mariposas 
do nocho (phaleniv) puoden forlilizar los Iroboles; pero yo 
(luck) (juo pudieran luiccrlo, por(|uo on cl trobol rojo, sn peso 
cs insulicionle para cloprimir los pcHalos alados. Do aqiu po- 
demos doducir como inuy probable cpie, si dcsaparcciera 6 
so hicicra muy rare on Tuglaterra ol gonoro entoro do las 
abojas silvestres, ol ponsamionto y cl trobol rojo so hariaii ra- 
risimos, 6 desaparocorian por completo. El numero do abo- 
jas on una localidacl dopendo on gran parto del iiiimero do 



SH OllillMN me LAS KSl'HLIES 

ratoncs do earnpo, quo dcsliniycn sus panalos y nidos : ol 
corouol Nowinan, quo ha osUuliado mucho Licinpo las cofs- 
lumi>i’cs do las abejas, creo quo mas do las dos toi’ccras par- 
ies do eslas son dcstruidas por aqucllos on toda Inglatorra. 
Aliora ])icii; cl lu'uncro do raloucs dopendo mucho, como todo 
cl mmido sahe, del niimoro do gatos; dice cl coroncl Newman 
([ue corca do las ciiidades y aldcas ha observado quo son mas 
numci’osos <juc on otras parLos los nidos do las abojas, lo cual 
atrilmyc al numcro do gatos quo dostruyen los ratonos. Do 
aqiu quo sea porfoctaiiicnle crciblc quo la proscncia do gran 
ninnoro do animales fclinos on una localidad determine por la 
iiilcrvcncion, primoro do los ratones, y luego do las al)cjas, quo 
scan frecuentes ciertas llores on aquelln localidad. 

En cl caso do cada cspocio probablementc entran on juego 
muchos obstaculos diferentes (|uc obran on diforentes opocas 
do la Vida y on diferentes cstacioncs u anos; uno 6 imos pocos 
outre olios siendo gcnoralmonto los mas potontos, pero todos 
concurriondo paiw dolcrminar ol termino medio del numoro do 
i tuUviduos y hasta la existcncia do la cspocio. En algunos casos 
sc puedo rcconoccr quo ol)staculo.s complctamonte diferentes 
ol)ran sobro la misma cspocio on localidades diversas. Cuando 
miramos a las plantas y arbusto.s quo revision una orilla intrin- 
cada. tentados ostamo.s a atribuir a lo quo llamamos casualidad 
ol numoro y las clascs. ; V'oro quo falsa os osta manora do ver! 
Todo cl miindo ha oido deoir quo cuando so desmonta un 
bo.squc americano, la mteva vegctacion quo brota os muy di- 
forente; poro so haob.servado quo las ruinas indias antlguas do 
los Estados-TJnidos del Sur, las cualcs dobicron haber ostudo 
limpias do arbole.s on otro tiempo, dospliogan hoy la misraa hor- 
]nosa diversidad y proporcion do clascs quo on los bo.squcs vir- 
genosque las rodcan. [(iuclucha dobo habor cstado ompeiiada 
alii durante siglos entoros entre lasdivorsas clascs do arbolos, 
todos olios csparciondo anualmciito a millares sus semillas! 
;([u6 guerra entre in.socto y in.sccto , ontro inscctos , caracoles y 
utros animalc.s con los pajaros y bcstia.s do pro.sa, todos osfor- 
zandosc para aunioutarso, todos alimentandose unos do oLro.s 
6 do lo.s arbolos, 6 do las semillas y rctoiios, 6 do otras plantas 
quo po))taban primoro cl terreno, y quo do csLo modo so opo- 
nian al crocimionto do lo.s arbole.s! Tirad al airo un puhado do 
pliimas y todas caon al suolo on virtud do loyo.s definidas ; pero 



I.tH’.IIA POU [.A UXISTKMIIA 8H 

jcuiinto mas simple cs cl pro])loma do donclc caciVi cada unaclo 
cllas qno ol do la accion y reaccinn do las imiumorables plan- 
tas y animalos (jiie han determinado on cl curso do los siglos 
los niimeros proporcionales y clases do arholos quo ahora 
crccen on las untigiias ruiiias indias! 

La dopondcncia do un scr organico respccto a otro, como la 
del parasiLo respectoasu presa, esia gonoralmente entro seres 
remotos on la cscala do la natiiralcza; asi siicodo lambien gc- 
ncralmento con aquellos quo puodo decirsc ostrictamento quo 
luclian entro si por la existencia, como las lang-ostas y los cna- 
drupedos que sc alimcntan do hierbas. Poro la liicba sera casi 
invariablcnionto la mas sevora ciUrc individuos do la niisma es- 
pccic, porque cstos frecuontan las mismas localidados, noccsi- 
tan el inismo alimento y ostiin expiiostos a los mismos polig'ros. 
En ol caso de variedades de la misma cspecie, laluchasera casi 
tan sevora g-enoralmcnto, y algunas voces vemos pronto dcci- 
dida la conLienda ; por cjomplo , si so siembran juntas varias 
espocies do trigo y sc vuolve a sembrar las semillas mozcla- 
das, algunas do las variodados quo mejor couvengan al suolo 
6 al clima 6 quo scan naturalmontc las mas fortilos, venccriln 
a las otras, duran mas scmilla por csLo ; y por consiguienlo , a 
los pocos afios suplantaran a las demas variedados. Para coii- 
sorvar una coloccion raczclada do variedades, aim tan intima- 
mente unidas como lo son los guisantes do varios colorcs, os 
mcnostor cada ailo coger soparadamonto y mezclar luego las 
semillas on la proporcion debida, porr[uo sin6 las clases mas 
debiles disminuyon prontamente y desaparocon. Asi lam- 
bien sucodc con las variedades do carnoros: se ha dicho quo 
ciertas variedades de montana hacen luorir do hambro a otras, 
do tal manora, quo no sc laspucdo tenor juntas. El mismo ro- 
sultado so ha obtenido do guardar juntas diferentes variedades 
de sanguijuelas mcdioinales. Ilasla puedo dudarsc quo las va- 
riedades do ninguna do nucslras planlus u animalos domosti- 
cos tongan tan oxactamento la misina Ciicrza, habitos y cons- 
tituoion quo las proporcioncs originales do su conjunlo mez- 
clado (ostando impedidos los cruzamicnlos), puedan conser- 
varse durante media docona de gencraciones, si so Ics permi- 
ticra luchar juntos de la misma manora quo los seres en cs- 
tado silvcsLro, y si Ia.s semillas 6 animalos tiernos no fucson 
conservados anualmcnto on proporcion debida, 



510 


onii'.RN niv LAS icsi’Mcriis 


La Uicha por la existeiicia cnli’e indivlduos y variodadcs do la misma 
espocio 05 la mas severa. 


Como las cspeeies del mismo yonovo, tieneii habitualmcnte, 
aunque iio iiiv.ariablemcnte, mucha similarklful on habilos y 
constitiicion , y .sicmpre cn oslructura, la lucha sera general- 
mento mas scvcrti cnlro ollas, si llegan a eslar enconipetoncia 
unas con otras, quo on las espocics do goneros dislintos. Vemos 
esto cn la extension vecienlc sobrc partes clc los Estaclos- 
Unidos do una espccic do golondrina quo ha causado la dis- 
minucion do otra especic. K1 rccicntc crecimiciiLo del tordooii 
alguiias partes de Escocia ha mostrado la disminucion del 
zorzal. |Con cuanta freeuonciaoimos hablar do una cspecio de 
rata ([iic ha tornado el lugar de otras cn los cliinas mas dil'c- 
renles! En Itusia, el pcqueno cscarabajo asiatico ha echado cn 
todas partes dclantc do cl a sii gran congencro ; cn Australia, 
la abeja do colmona importada esta exterminando vapidamento 
a la abeja pequeiia del pais quo no tionc aguijon ; una cspccic 
de alhazeha sc sabe que suplanta a otra ospecio, y asi sucedo en 
otros casos. Eodemos ver oscuramente la razon de que la com- 
petoncia sea mas severa entre formas prdximas quo ocupan 
sobrc poco mas 6 menos cl mismo lugar en la cconomia de la 
naluraleza; poro probabicmento on ningnn caso podriamos 
deeir precisamente por quo una especic ha quedado victoriosa 
sobro otra on la gran batalla do la vida. 

De las anleriorcs oliscrvacioncs puodc deducirso un corola- 
rio de la mayor imporlancia, a saber : (|uc la cstriictura do 
lodo scr organico csla relacionada do la manora mas osencial, 
aun({uc oculla a menudo, con la do todos losdomas seres or- 
ganicos, con los cualcs entra cn compotcncia por aliincnto 6 
residencia, 6 do los cualcs tieno quo cscapar, 6 cn los cualcs 
hace presa. Es dbvio eslo en la cstruclura do los dientos y 
garras del tigre, y en las do las patas y ganchos del parasito 
([110 se pega al pelo dcl cuorpo del tigro. I’ero en las scmillas 
hermosamentc plumadas del diente de leon y cn las patas 
aplastadas y riboteadas del cscarabajo acuatico, la relacion pa- 
reco reducida al principio a los clomcnlos do aire y agua. Sin 
embargo, la ventaja do las somillas plumadas esta sin duda 
en la mas inlima relacion con cstar ya el terreno espesamente 



I.irClIA POIl LA KXIS'J'KNC.IA 91 

CLil)ici‘to do otrus plantas, para quo las soniillas jiucdan dis- 
tribuirso u los lojos y cacr en lorreao dcsocupado. Kn ol iii- 
socto bu 20 , la cstructura de sus picrnas, tan propias pai-a su- 
raorgirso, Ic pormitc cdmpotir con otros insectos acuaticos, 
cazar su propia presa y cvitar scrvir el do prosa a otros aiii- 
males, 

La provision de nulrimento cuccrrada on las scmillas de 
muchas plantas parocc no tenor a primera vista rclacion de 
ningun gcncro con otras plantas. Poro por cl dcsarrollo fuorlc 
de las plantas jdvenes quo producon scmillas tales como los 
g'uisantcs y babas cuando so siembrun on medio do hicrl^a 
largu, puedo sospccliarso cl principal uso del nutrimento on la 
somilla; cl principal uso del nutrimento cn la somilla cs favo- 
reccr cl dcsarrollo do los rctonos on su lueba con otras plantas 
quo a su alrcdedor crcccn vigorosanionto. 

Mtresc a una plaiita on medio do su doininio, ^,por (pic no 
dobla 6 cuadruplica su extension? Sabemos (pio puodo sufrir 
perfcctamento un poco mas de calor 6 frio, humedud 6 se([uc- 
dad, porque cn otras partes domina cn localidadcs un poco mas 
calicntes 6 Trias, mas humedas o mas sccas. En csto caso, po- 
demos vcrclaramento quo, si descamos en nuestra imaginacion 
dar a la planta la facultad de aumentar su numoro, tondriamos 
quoduricalguna vontaja sobre sus compctidorasdsobrclos ani- 
males ([uo liacen cn ella presa. En los confines do su dominio 
gcografico, seria claramonlc una ventaja para nuestra planta 
un cambio do consULucion con rc.spoclo al clima; poro tonomos 
razonos para crecr (|ue solaincnlc pocas plantas 6 anim<alos so 
extienden tanto quo (picclcn destruidas oxclusivamonto por cl 
rigor del clima. llasta quo idoanzanios los G.xtromos confines 
do la Vida on las regioncs articas d on los lindcros do un dc> 
sierlo comploto, la coinpctcncia no cosa. Podra la liorra scr 
cnlcramcntc friaoseca, poro babra compolcncia, sin omliar- 
go, cnlre uiias pocas cspocics 6 cnlro indivi'duos do la misma 
cspccic por los silios mas calicntc.so mas iuimodos. 

.•\si vomos (pic cuando una planta 6 un animal ostan colo- 
caclos en un pais nuovo cnlro compolidoros nuevos, las con- 
dicionos do su vida camliian gcncralmcnto do una manera 
eseiicial, aunque ol clima puoda scr cxactamonle cl mismo quo 
cn su lugar primitive. Bi ol t(3rmino medio de su numero ba 
do crccer on el nuovo, babra quo modificarlo do un modo cliTc- 



92 


OIUfiEN I)E I.AS ESPEfilES 


rente a lo quo Uuhicra h.a])i(ln quo Imccrlo on su pais natal, 
porijue ha])i’ia quo darlo alg-una vonLaja sol)i'o una rcg-ioii clii'c- 
rcnte do competkloros 6 oncmigos. 

Bueno OS, puos, pi'obar en la iinaginacion, dar a cual(iiuora 
especie una ventaja sol)re otra. Pi’ol)a])lemontc no habra un 
solocaso cn quo supicramos lo quo hacer. Dcbc csto convo]!- 
oernos de nucslra ignorancia so])ro las relacioiies jnutuas do 
todos los sores organicos; conviccion quo os tan nocesaria como 
dificil de adijuirir. Todo lo quo podcinos haccr os conservar 
constantemente la idea do que todo scr oi'ganico esta esfoi’- 
zandose por aumontar su proporcion gcoractrica; que todos cn 
algun periodo de su vida, durante alguna ostacion del ano, 
durante cada goneracion 6 a intorvalos, liene que luclnar por 
la Vida y sufrir deslruccion grande. Cuando reflexionamos 
acerca do esta lucha, nos podcmosconsolar con la plena creen- 
cia de quo la g-uerra do la naluraloza no os incosante, quo no 
so sionto el miedo, quo la muerto os genoralinontc pronta, y 
quo los vigorosos, lo.s saludublos y los fclicos, sobreviven y sc 
muUiplican. 



CAPITULO IV. 


SELECCIUN XATUllAL, 6 SUrERVlVENGIA DE LUS MA« AI'TOS 


Seleccion natural. — Su |joJor comparmln uon la selection del homljre, — Su po- 
der sabre caracteres do imporlaticia inaignilit!.aiUo. — Sii podcr on lodas las eda- 
dOH y oil los dos sexos.—ydecciou sexual. — yolu'c la generalidad do los oru- 
z.TmiPutos outre iiidividiiox do la niisiim o.spcoie. — (Jirciinslaud/i.s favorabics 
y deafavorabtes & loa resiitlados do la soleooioit natural, a saber: cruzamion- 
tn, aislainioiito, miinorn de iiidividuoa.—Acoion leiila. — Extinuion cauaada nor 
la seleccion natural. — Divergenoia do uardetor relacioiiada con la diveraidad 
do babilunles on tin pais do tin area pequena y con la naturalizaoioii.— Aocioii 
ilo la scleccion iiatiiral -sobre los deseciulienlo-s do im padre comiin por me- 
dio lie la divergeneia do carauter y de la extiiioion. — Exjdieacion del tigriipa- 
mioiito dc todos ios sores orgilnicos. — Progreso on la organizacioii. — Las lor- 
iiias baias soneoiiscrvadas. — (Jonvergencia decaraeter, — Hullipiicaoioii indc- 
fmida uc las espeoies. — Resrimen. 


Seleccion natural. 


^Oomo obrara con respecto a la variacion la lucha por la 
exislencia quo Iiemos discutido brevemonte on cl capllulo ul- 
timo? ^;Puede el prinoipio do seleccion, quo, sogun licmos visto, 
OS tan potento on las manos del hombre, scr aplicado por la iia- 
turalcza? A mi juicio, veromos quo puedo obi'iir dc la manera 
mas eficaz. Fijense las mientos on cl innumerable conJuiUo do 
variacioncs pcquonas y dc diferencius individualcs (juo ocurren 
on nuostras produccioncs domeslicas, y on las quo so cncucn- 
tran on grado menor on ol cstado silveslrc; y fijonse tambion on la 
fuerzti do la tondencia hereditaria. En la doinesticidad, puedo 
con verdad dccirsc, quo. toda organiziioion sc hace mt'is 6 mo- 
nos plastica. Pcrola variabilidad, quo casi univcrsalmonto cn- 
contramos on nucslra.s pi’otluccioucs domes ticiis, no cs produeto 


Oi oiii(ii-;.v in: i,as iwi’iii'.iics 

clircclo de! I)om])i’o, uomo Asa Gray y llookci* iiaii ol)sci'vado 
pci'roclamcnlc; el hoinlirc no jnicdc organizai* varicdadcs ni 
impcdir line ociuTan; lo iinico (jiic piiodc haccr es conservar- 
liis y ai'uinularlas. i^in iiiloncion, expone los seres organicos a 
condieioncs de vida nuevas y cainlsiadas, y la consceuoncia cs 
la vanaliilidad; ))Cfo cn lu naluraleza piicden oeurrir y ocuiTcn 
cani])ios scmejantCK dc condieioncs. Jiccucrdcsc Lamlticn ciu'ui 
inlinitaincntc complejas y rigorosamento adapladas sou la.s rc- 
lacioncs inulua.s de todos los seres organicos, a si inisinos 
y a sus condieioncs do vida; y por consecucncia, cuantas di- 
versidadcs do cslructuras variadas a lo iiifiniLo puoden servir 
a cada ser cn condieioncs dc vida (jiie cambian. Guando vemos 
([uc ban ocurrido indiulabloincnte variacioncs lUiles para el 
hoinbre, no podemos creer improlialdo qucocurran cn el curso 
dc niuchas gcneracioncs succsivas, otras variacioncs utiles 
do algiin modo a cada ser cn la buUilIa grande y compleja <lc 
la vida. Y si ocurren, ^ipodemos diular (rocordando quo nacen 
muclios nuts individuos quo los que os posiblc quo vivan) quo 
lus individuos quo Icngan alguna ventaja sol)ro lo.s demus, por 
poipicna quo sea, tendran las mejoresprobalnlidadesdcsobrc- 
vivir y de reprodueir sn cspecio? Por otra parte, podonio.s estar 
seguros de quo cualquicr variacion cn el nuis pctiiieno grade 
perjudicial, seria rigidaincnto destruida. Esta consorvacion do 
las variacioncs y diforcncias individualcs favorablcs, y la des- 
Iruecioii doaquollas quo son nocivafi. cs lo quo ho Iluiiiado «sc- 
Icccion natural,!) 6 Hsupcnivencia dc los mas aptos.» Las varia- 
cioncs que no son ulilos ni pcrjudicialcs, no son afcctadas por 
la seleccion natural, y quedan como im clcmcnlo fluctuanlo, 
como acaso vomos cn ciertas cspecies polimorfas, 6 iiltima- 
mento so bacon fijas, segun la natiiraleza del organismo y la 
dc las condieioncs. 

Algunos cscritoros no ban entendido 6 lian levantado obje- 
cionesal termino do scloccion natural. Algunos ban llegado a 
iniaginar que la .scloccion natural induce la variabiiidad, 
cuaiido lo unico (|ue implica es la consorvacion do las varia- 
cioncs quo nacen y son boncriciosas para cl ser on sus condi- 
cioncs do vida. Nadio so opono a. quo los agricullorcs hablon 
de los potlerosos cfeclos do la scloccion del hombre; y on ostc 
caso, las dtfcrencias individualcs dadas por la naturaleza y {[ue 
el hombre cscogc para cuubjuicr objelo, prccisamcntc ban de 



ociu’rii’ pi’iiuci'o. Olros luiii piicsto cl incunvciiicnlo do quo cl 
lei-niiiio sclecoioii Ilcva impllfitii la cleccioii conscicnlc do los 
unimales quo quoclan modilicaclos; y hasta so ha ar^^diido ([uo 
oomolas planlas no ticncn volioion. la selcccion natural no os 
aplical)lo a elhi. l!]n cl scntido literal do la palabi-a sin duda os 
unfalso termiiio ol do la seleccion natural: f;(jiu6nsoopusonunca 
a <juc los quijiiicos liahlon do las alinidades olcctivus do los va- 
rios clomcnto.s? y sin Guibargo no puodo dcoirso ostriclaniento 
quo un acido elija la base con (|ue so coinbina prefcrentc- 
monto. So ha dicho quo yo haldu do la .seleccion natural coino 
.si fiicra un podcr acLivo 6 una divinitlad, pcro ^;([uicn so opono 
a quo un autor dig-a (juc la atraccion do la g-ravoilad rig-o los 
niovimientos do los pianolas';* Todo cl mundo sabc lo ([uc .sig- 
nilica y so quicre dccir por somojantes cxprosionos inctafd- 
ricas, y .son cast noccsarias por su brcvedad. Por lo mismo os 
difici! cvilarla pcrsonificacion do la palabra naturale/a; pcro 
por naturalcjia enticndo yo .solamcnto la accion agrcgada y cl 
producto do muchas Icycs naturales, y por loyes cnlicndo la 
scric do suce.sos quo homos avcriguailo por nosotro.s juisnios. 
Painiliarizando.se un pooo. ilegan a olvidarso objccioncs tan 
superricialo.s. 

Coinprondoreinos iiicjor ol curso probable do la seleccion 
natural, lomando cl caso do an pais quo eslc sufriendo algun 
ligoro cambio fisico cn cl clima, por qjeinplo. El luunoro 
proporcional do sus habitantes .surrira casi inmcdialamciilo 
un cambio y algunas ospccics sc extinguiran probablomcntc. 
Podenios deducir do lo quo sabonios sobro la manora intima 
y compleja con quo cstan ontrelazados los iiabitantcs do 
cadu pals, (jue cual(|uicr cambio on las proporciones nume- 
ricas doles habitantes afoctaria scvcramoiitc a los otros, aim 
sin contar los eloctos del mismo cambio do clima.-jLiSi cl puis 
Ionia abierta.s las frontoras inmigrarian a dl cicrtumonlo nue- 
va.s formas y osto porlurbaria do igual modo scriamento las 
relaciones do algunos do los primeros liabitante.s. Uocudrdcso 
cuan poderosa soba demo.sti'ado quo cs la inllucncia do la iu- 
Iroduccion do im solourbol 6 niamifcro. I’oro si el pais cs una 
isltto csta rodcailo cn parte por barreras dontro do las cuales 
no pueden entrar libremento formas nuevas y mojor adap- 
ladas, tendriamos entoncos sitios on la cconomia do la natu- 
1 ‘alcza (JUC hubioran .sido seguramente mojor ocupados si al- 



1I(J UlUliliN 1)12 LA,S KS1'12C1I2S 

yuno (Ic sus h!il)ilantos primitives sc moditicara de ul^^un 
mode; ponpic si la region hubicru ostudo nbiorta a los do 
fucra, los inmigranles so hubicran apodcrado de csos nii.sraos 
sitios. Mil eases tales, moditicacionos ligeras ({uo do cualquiei* 
modo favorezean a los individuos do una espocio adaptando- 
los mejor a siis mievas condiciones, tendora u scr conserva- 
das y la selcecion natural tendra campo libro para el trabajo 
de mejora. 

Tenemos razoncs para creer, como esUi demostrado on e! 
primer capitulo, quo los cambios on las condiciones de vida 
dan una tcndoncia a mayor variabilidad; y on los casos prcco- 
dentes han cambiudo las condiciones, y esto scria maniflesta- 
mentc favorable a la seleccion natural por truer una probabi- 
lidad mas de quo ucurran variacioncs aprovcchablcs. A monos 
(jae ocurran cstas, la seleccion natural , nada puede hacer. 
Xunca sc olvidc que on cl tormino «variacioues» van incluidas 
las meras diferencius individuales. Como cl hombro puede 
producir un gran rcsultado en sus animalos y planlas domes- 
licos aeumulando en una dircccion dada difcrencias indivi- 
duales, del mismo modo podria hacerlo la seleccion natural; 
pero mucho mas facilmentc, puesto quo ticno un tiompo in- 
comparablomcnte mayor para la obra. Y no creo yo que fucra 
nccesario ningun gran cambio fisico como cl del clima, ni 
un grado deaislamiento extrano que impidicra la inmigracion 
para que quedasen lugares nuevos y dcsociipados, quo lloiiar 
por medio do la seleccion natural con algunos de los habitan- 
Ics variables mejorados. Por quo como todos los habitantes 
de cada pais cstan luchando juntos con fuerzas porfcctamontc 
compensadas, modificacioncs sumaincnte ligeras en los habitos 
6 ostructura de una espccio, darian a'esta a nicnudo una ven- 
taja sobro las olras; si las modificaciones del mismo genero 
soguian creciendo, aumentaria tambien la ventaja on lanto 
que la espccio continuaso on las mismas condiciones do vicla 
y sc aprovechasc por medios semojantes do su cxistcncia y 
defensa. No puede nombrarsc un pais on el cual todos los lia- 
bitantos naUiralos oslon ahora tan porfoctaincnlo adaplados 
entro si y a las condiciones fisicas on quo viven, quo no pudie- 
sen todavia, algunos do olios, eslur mojor adaptados 6 mejo- 
rar; porque on todos los paises los naluralcs Iian sido conquis- 
lados husLa lal panto por los (iuo ban tornado carta do 



SELIiCClON NATUltAL 


97 


nutai'ulcza, (JUG han pcrmitido a los exlninjoros toinar firnio 
posGsion do la ticrra. Y como los cxlranjoros cii lodo.s los 
pal.ses han vcncido asi aulgunos do los natiu'ules, ])odcinof>sin 
riosgo doducir quo ostos podrian habcr sido modincndo.s con 
vcnlaja, do modo quo hubicr-an rcsistido mcjoi’ a los intfusos. 

Como cl hombi’e pucde producir y cieidamenLe ha pi'odiicido 
lui gran residtado por sus mcdios do sclcccion mctddica 6 in- 
eonscionto, ^.quo no efcctuara la sclcccion naturarj’ El hombrc 
solamcntc pucdo obrar sobrc los caraclcrcs ext(3rnos y visibles: 
la naturaleza, si so me permite pursonificai’ la natural consor- 
vacion y supervivencia do los mas apLos, para nada sc ciuda do 
las aparioncias, excepto on cnaulo cstas son lUilcs a un scr 
cualquicra. La naluralcza puedo o])rar sobrc cuda organo in- 
Icrno, cncada sombra do difcrcncia consLitucional, en hi ma- 
(juinaria today cozaipIoLa do la vida. hombrc cscogo parasii 
propio bicn solamcntc; la natiiraleza solamonto para el bicn 
del sci’il (juion aticndc. Todo carticter solccto cs plcnamcuLo 
Ibrmado por clla, como lo implica cl hocho do habor sido os- 
cogido. El hombrc cuida eu cl mismo puis a los nacidos on mu- 
chos climas; rai’a vcz Irala cada caractor selocto do iiua ma- 
iiera peculiar y apropiada; da cl mismo alimonto a la pa- 
loma dc pico largo quo a la dccorlo; no trala dc ningun modo 
peculiar al cuadrupedo do lomo largo 6 do piernas largas; ox- 
pone al mismo clima a carnoros dc lana larga y do lana corta; 
no deja que los machos mas vigorosos luchon por las hemljras; 
no destruye con rigidez a todos los animalos inforioros, sino 
(|uo defiende todo lo quo puode todos sus productos, duranlo 
cada cambio dc estaciou. Empicza a menudo su solecoion por 
alguna forma semi-monstruosa, 6 al monos por alguna modi- 
ficacion bjistante schaladaparaatraer la vista 6 para scrlc cla- 
nimente util. En la nuturaloza, las difcroncias mas pozjuouas 
dc cstructura 6 constitucion, basLan y sobran para inclinar la 
cx(juisilamcnle cotiipensada ])alanza en la luclia por I;i exis- 
tcncia, y ser, por lo Lanto, conservada. iCuaiipasajcros son lo.s 
doscosy csfuorzos del homl)rc; cuan eorto su Liompo, y oiicon- 
secucncia, cuan pobres soran sus rosultados comparados con 
los quo acumida la naturalcza durante cpocas ontoras gcohigi- 
cas! (i,Podemos, pucs, juaravillurnos dc (juo las produccioncs 
dc la naLunUeza scan mucho mas vordadoras cn caractor quo 
las del hom])ro, do quo eslcii iuduitamonto mejor adtipLadas a 


7 



i)S fllliiiKN Dli LAS JiSPEl’lES 

l;w mas uomplojas coiicliciones cic vkla, y dc ([uo claramcntc 

llcvcn cl scllo dc uiia ola-a mcjoi’'? 

I'ucdc dccirsc melnloi’icamcnle quo la scloccion natural osla 
iiac'iciulo diariamcntc, y hnsta por horas en lodo cl muiulo, cl 
escrutinio do las variaciones mas pcijucuas; descchando las 
(juc son malas, conservando y acumulaiulo las quo son l)uc- 
nas, tral)ajando iiisonsiblo y silcnciosamcnlo donde y cuando 
sc prcscnta una oporlunidad cn el mcjoramicnlo dc lodo ser 
orgaiiico, en rclacion con sus condicioncs organicas c inoi’ga- 
nicas do vida. Xada vcmos dc cslos pcqucnos caiiibios cn pro- 
grcso, hasla epic la mano del tieinpo ha marcado cl scllo do 
las cdadcs, y aim cntonccs lau imperfecta os nuestra vista para 
alcanzar I'l las epocas gool6gicas remoLas, quo lo linico quo vc- 
mos cs que no son hoy las formas dc vida lo que cn otro tiempo 
fucran. 

Para que una especie pasc por una gran canlidad dc mocli- 
ficacion, cs preciso quo una variedad ya formada quizas, dcs- 
puos dc un largo intervalo do lioinpo, siga variando 6 presen- 
tando difcrcncias individuales de la misma naturalc/ca favora- 
blc ([uc antes ; es necesario lainbicn que cstas difcrcncias sc 
conserven, y asi succsivanionto, paso por paso. Apenas puedo 
considcravsc como invcrosiinil esta suposicion, piicslo quo vc- 
mos quo conlinuamento vuclvcn a ocurrir difcrcncias indivi- 
duales dc la misma clasc; poro si osverdadcra, s61oIopodomos 
juzgar viendo cuan do acuerdo esta la hipotesis con los feno- 
monos generalos de la naturaleza, y de que mode los cxplica. 
Por otra parte, la opinion ordinaria dc quo la suma dc varia- 
cion posible es una canlidad estrictamentc limitada, es asi- 
mismo una simple aseveracion. 

Aunque la scleccion natural pueda solamentc obrar por y 
para el bicn do cada ser, los caractorcs y las estructuras quo 
cstamos dispuestos «a considorar do imporlaucia muy secun- 
daria, puedon ser do estc moclo influidos por olla. Cuando 
vomos coloreados de vorclc a los insoctos que so alimontan de 
hojas, y motoados en gris a los quo sc alimontan dc eortezas; 
;d ptarmigan de los Alpcs bianco en invierno, la gallina sil- 
vostre del color del brezo, tenemos que ci’oer quo estos tintos 
son utiles para diclios pajaros e insoctos, porque los proservan 
de peligros. Las gallinas silvestres llcgarian a ser innumcra- 
bles, si nose dcslruyor<an cn algun periodo de susvidas: ya so 



SliLECCION NATIJllAL 


99 


s:il)o (juc sul'i'oii muoho poi- las avcs do rapinu; (pio so ^uian 
pur su vista para haccr su prcsa, do tal modo, quo on alg-uiias 
partos del conlinonlo sc aoonsoja a la genic quo no tonga pa- 
lomus ])laiicas, ponjuc son las quo ostiiii inas oxpuostas. So 
comprondo quo la scleccion natural prodiizca efoctos, al dar a 
cada gallinu silvostro cl color conveniente, y al conservar esc 
color constante y verdadcro una vcz adquirido. No debomos 
creer tampoco quo la destruccion accidental do un animal do 
un color particular, produciria un ofooto poquono: recordemos 
cuan esencial os on un rebano do carnoros ])Iancos dcsiruir ol 
carncro que presento lamancha negra mas insignilicanto. Ho- 
mos visto como cl color do los cerdos (|uo so alimentan do la 
ruiz do la pintura on \''irginia, dotormina si viviran 6 no. En 
las plantas, la pelusa quo licnon ciertas I'rutas, ol color lio su 
carnc, son consideraclos por los botdiiicos como caracteros do 
una importancia iuiiy insignilicante; sin embargo, sa))cmos por 
un e.vcolonto liorticullor, Downing, que on los Estados-Unidos 
las frulas do piol lisa son macho mas atacadas por una ospocic 
do gusano que lasque la tienonvellosa; quo lasciruolas do color 
do purpura sufren mas do ciertacniermedad quo las aiuiirillas, 
mientrasque olra onformedad ataca mas a los mclocotonus do 
carnc amarilla quo a los quo la tienon do otro color. Si con Lo- 
dos los auxilios del arte estas pequonas dil’oroncias liacon una 
gran difercncia al cultivar las divorsas variodadcs, segura- 
mente on cl oslado silvostro on que los arbolcs Lionen quo lu- 
cluir con otros arboles y con una caterva do cncmigos, osas 
dircrencias acabaran porfijarquo variedad ha do obloncr ol 
triunfo, si lapiel lisa 6 vcllosa, si la frutu do carnc amarilla 6 
color do piirpura. 

Al considorar muchos puntos pequenos do dil'oroncia entre 
las cspocies que, on cuanio nuoslra ignoi'ancia nos pcrinitc 
formar juicio, parccon no Loner imporlancia alguna, no dcl>o- 
mos do olvidar que el clima, el aiimento, etc., ban producido 
sin duda algun el'ecto dirccto. Tarabicn os uecesario toner jtro- 
sontc, quo por la ley do corrclacion, cuaiulo varla una parte y 
sc acuinulan las variaclonos por medio do la scleccion iiaLii- 
rul, tionen quo seguirso a monudo otras modilioacionos dona- 
luralo/a la ma.s inosporada. 

As! como vomos quo at^uollas variacioncs que on la doines- 
ticidad aparccen 'eii cuaiquior |iorloik) parlicidar do la vida, 



J(R) OUiGEN 1)K LAS liSl’EUIliS 

liciiden a I’capai'ccci' on los dcsucudionlcs on la niisma dpoca; 
poi'cjoinplo: — la forma, lamano y salioi* do las scmillas do las 
muohas variodadcs do nuostras planlas culinarias y agincolas; 
on los pci’iodos do oriiga y capullo do las variodadcs del gu- 
sano tlo soda; on los huevos tlccoL'i'al y on ol color do la pluma 
do los polios; on los cuernos do niicsLros canicvos y vneas 
ciiando van a llogar a la edad adiilta; — del mismo modo on cl 
cslado silvcstrc la sclccoion natural podra cjorccr su accion y 
jnodilicar sores organicos on cualiiuier edad aoumulando las 
variacioncs venlajosas on diciia edad y por medio do la ho- 
rcncia, on iina ((uo sea corrcspondieiUc. Si convicne a uiia 
planla que el viento disemino mas y mas exLensamonte sus 
somillas, no veo mayor diiiouUad on quo cslo sc efocliio por 
niodio dc la seleccion natural quo la (juo Licno cl plantador do 
ulgodon cn aumcnlar y mejorar por medio dc la sclcocion cl 
vollo cn las vainas do sus algodoiicros. La soloccion natural 
puedo modilicar y adaplar la larva do un insccto a una por- 
cion do conlingoncias complctamcnto distintas do las quo con- 
ciorncii al insccto ya maduro; y estas modificacionos puoden. 
al'eotar por la corrolacion la cstructura del adiiUo. Asi tam- 
hion, por ol contrario, las modilicaciones on cl adulto puodon 
' al'eclarla cstructura dc la larva; pero cn todos casos la solcc- 
cion natural asegurara quo diclias raodificacioncs no scran 
nocivas, porcjuc si lo fucraii la cspccioso extinguiria. 

La seleccion natural moditicara la conrormacion del jovcu 
con relacioii al padre y del padre con rolacion al joven. Eii 
los animates sooialcs aduptara la cstructura do cada indi- 
viduoal provcchodc toda la comunidad, si la comunidad gana 
con cl Cambio sclectado. Lo quo la seleccion natural no puedo 
hacor cs modilicar la cstructura do una ospecie sin darlc nin- 
guna ventaja y en provecho de otra cspecio ; y aunquo hay on 
las obras de historia natural manifcstaciones que tienden a 
probarlo, no he podido cncontrar un solo ease que saiga bion 
dc la iuvcstigacioii. Una conformacion usada solamoiito una 
vcz cn la vida de un animal puede scr moclilicada algun tanto 
por la seleccion natural si cs do alia importancia para acjucl; 
por ejempio, las grandcs ({uijadas (luc poscen ciertos insoctos 
y que las usaii cxcliisivamcnte para ubrir ol capullo, 6 la ex- 
Lremidad cndurccida del picodc los pajaros (pio no ban salido 
del cascaron, y que os por ellos usada para romper cl luiovo. 



SELEl'.CION XATi:-.\AL 


10 ] 


8c hii afirmado qiio on las mcjorcs palomas voUoadoras do |)ico 
corlo cs mayor el nnmcro do las ([uo pcrcccn en ol huovo, ([uo 
las f|iiG pucdoii salir dc 61 , asi es quo los criadorcs las ayudan 
on cl ac(o dc la salida. Ahora, si la naturalcza Luvicso quo hacci* 
muy corlo el pico dc una paloina complotamcnto I'orinada on 
Yontaja oxclusiva del pajaro, ol procedimicnlo do modilioaciou 
sei'ia muy Icuto y habria simultanoamontc la soloccioii mas vi- 
gorosa dc todos los pichoneitos quo tuvicsen dentvo del huovo 
los picos mas podcrosos y duL’Os, pues todos los do picos do- 
bilcs percccriaii inovitablomonto, 6 la sclcccion liavia cascaras 
mas dolicadas y mas facilcs dc romper, pues sabido cs (}uo cl 
espesor dc la cascara vana como lodas las demas oonrorma- 
cioncs. 

y\.caso coiivcnga aqui obsorvar (juo on todos los seres ticnc 
quo hal)cr mucha dcstruccion fortuita, la cual poca 6 niuguna 
inllucneia piiede loner en cl curso do la sclcccion natural. Por 
ojemplo. anualmcnle son clovoradosliuevos yseinillasongran- 
dos oantidadcs, quo pudieroii ser modilicados por la solocoion 
natural, solo con quo hubicran variado do nlguna mancra (luc 
los protegiora contra sus cnomigos. Sin embargo, muchos do 
estos luicvoso soniillas, si no hubicran sido dostruidos, acaso 
hubicran dado individuos mejor adaptados a sus condicioncs dc 
Vida quo uqucllos ((uo acortaron a vivir, Asi tambion un vasto 
numero do animales y plantas en cstado do maduroii, scan 6s- 
tos 6 no los mejor adaptados u sus condicioncs, tionen (jiic ser 
dcstruidos anualmento por causas acciden tales, quo no (lucda- 
rian mitigadas en lo mas minimo por ciortos cam))ioH do cs- 
tructura 6 constitiicion, que en otros sentidos sorian proveebo- 
sos a la ospccie. Poro auncuando la destruccion dc los a<lnUos 
sea tan fuorto, si no aminora por esa causa notablcmonto el 
nnmoro quo puedo oxistir en una localidad dada, 6 aim cuiindo 
sea Ian grande la dcstruccion dc huevos y somillas, (|uc sola- 
mcnlc sc dasarrollcn una contosimao una milosima parte loda- 
vla entro aqucllos (j;uo sobrovivan, los individuos mejoi' adap- 
Ifidos, snponiendo quo cxista una variabilidad on dircccion 
favorable, tondcran a propagarsu olaso on mayor numero ([UO 
los monos bion adaptados. 8i los nuineros fucson complota- 
mente reducido.s por las causas quo acaljamos do indicar, como 
habra sucedido frocuentcmciitc, la sclcccion natural sera im- 
polcntc on ciortas diroccionos vontajosas, poro no oscsta ol)jc- 



niliilDX !)K l,.\S ICSPKCIKS 


Hl-> 

c'ion viilida a su clicicncia cn olros licmpos y on oli’os scnlidos; 
lioniue t'stainos lajos do suponcr quo muclias ospecics sufran 
al mismo ticnijM) cn la misma I'cginn modificacion y mojora. 


Seloccioii soxual. 

Del mismo modo qnc aparccon a nicnudo on ol ostado do- 
mosLico pcculiaiidadcs cn un scxo quo sc trasinitcn hci’odi- 
lariamcnlo cn dichn soxo, snccdcra tambien sin duda cn la na- 
luraloza. 

As! , plies , os posililc quo los dos soxos so mocUfiqucn 
por medio do la seloccion natural con rclacion a los difo- 
rcnles lialiitos do vida, como algunas vceos siiccdo; 6 quo un 
solo sexo sc modinquG con rclacion al olro scxo, cqmo comun- 
monto ocurrc. Me llcva csLo a deeir unas pocas palabras sobre 
lo quo he llamado sclcccion soxual. Dependo esla forma do sc- 
Icecion, no do una lucha por la existcncia con rolacion a olros 
seres orfranicos 6 a condicionos extornas, sino de la lucha cn- 
Irc los individuos do un scxo, gcncralmento entre los machos 
por la pnsesion dol oLro .soxo. El rosuUado para cl compclidor 
Yoncido, no os la muerLo, sino poca 6 ninguna progenio: lase- 
Icccion sexual es, por taiilo, monos rigurosa quo la sclecoion 
natural. Goneralmento, los machos mas vigorosos , aquollos 
quo cstan mqjor proparados para ocupar sus lugares en la na- 
tiiralcza, dcjar/in mayor dcscondcncia. Pero cn muclios casos 
dopendc la victoria, no tanto dol vigor general, como cle toner 
armas cspocialcs liinitadas t'l los machos: un ciervo sin cuornos 
6 un gallo sin cspuelas, tendria muy pocas probaliilidadcs do 
dejar numcrosa descendciicia. Ijaseleccionsexual,pei’miticndo 
siempre al vencedor quo cric, pudo dar seguramente valor in- 
domable, longitud a la cspuela y fuerza a! ala para horir con 
la picriia nrniada, casi del mismo modo quo lo hace cl in’utal 
jugador de gallos, por la cuidadosa soleccion do sus mejores 
gallos. ITasta quo punto dcsciendc cn la cscala do la naturalcza 
la ley do la batalla, yo no lo sc ; caimanes machos ban sido dos- 
critos peleando, rugioiido y moviendoso con muclia rapidez on 
I’cdondo, como losindios on tlanza guorreraporla poscsion do 
las liembras; los satmoncs machos han sido obsorvados po- 
leando incesantemento todo cl dia; los inseclos llamados cior- 


sKr.Kf’.r.tON sKxrATw 


]{)'.] 

VOS volanlcs machos, sufrcn alyunas voces licridas do las onor- 
mes mandi’bulas clc oLros machos; esc iiiimilaldo olosorvador 
Fabre, lia vislo fi’ccuentcmcnto a los maclios clc cierlos in- 
seclos hymondploi’os polcando poi' unahcmbrapai’llculai’, quo 
quicla al ludo do lalucha, contcmplando sin darso cuenta 
al pai’occr , so rcUi’a por ultimo con el conquistador. La 
guerra miis severa OS acaso entro los machos do los anima- 
les poligamos, y 6stos cstan muy a iTxonuclo provistos do ar- 
mas cspcciales. Los maoho.s do los animales carnivoros cstan 
ya bicn armados, aunciue a olios y a otros puccla claries la sc- 
Icccion sexual especialos incdios dc defensa, como la moicna 
al Icon, la mandibula do gancho al salmon macho; porque cl 
escudo puedo scr tan iinportante para la victoria co'mo la cs- 
pada 6 la lanza. 

Entre los pajaros, es con frecuencia la contienda do un ca- 
ractor mas paciTico. Todos ac|ucllos quo ban dodicado atcncion 
al asunlo, creen que hay la rivalidad mas sevora entro los ma- 
chos de muchas cspccies para atraer cantando a las hembras. 
El mirlo dc roca dc la Guyana, las aves del paraiso y algunas 
otras so i*eunon, y sucesivamcnlc van los machos dosplcgando 
con cl cuidado mas prolijo sus hermosos pliimajes, para ha- 
ccrlos vordo la mejor snanera posiblc; do igual modo, haccji 
dclanlc do las hembras extrauas figuras grotoscas, y las hem- 
bras que cstan como espcctadoras, cscogon al fin al companero 
do mas atraclivos. Aqucllos quo ban esludiado atcnlamoiito los 
pajaros encerrados, sabon porrcctainenle quo a mcnudoticnon 
preforencias y disgustos naturales: nos ha dcscrito Sir K. He- 
ron c6mo un pavo real variegndo era cmincntcmentc atrju!- 
livo para todas sus hembras. No puodo ontrar aqui on lo.s 
detallos necesarios; pero si cl hombro puedo on poco tiompo 
diir bclleza y porto elegante d sus Bamtames, sogun ol Lipo (juo 
so forma do la bolloza, no vco ni sc me aloanza una razon buena 
liara dudar do quo las homliras do los jiajaros, cscogicndo 
cluranto miles do gencracionos los machos mas molodio.sos u 
hellos, segun su tipo do bolloza, pudioran producir un ofocto 
marcado. Algunas leyes bicn conocidas, con rospcclo al ])lu- 
maje do los ]iajaros do los dos sexos, on comparacion con cl 
plmnajc dc los polios, piiedon on parte cxplicarso por la accinn 
dc la selcccion sexual sol)re variacionos (pic ocurren on oda- 
des diferentes, y ({ue so irasmiten a los machos solos 6 a ma- 



Oilir.EX niJ EAS ESPECfES 


ID'. 

clios y hombiMS on cduclcs cori‘CripnndiGnto.s; pcro no Icng'O aqui 
CKp.'icio pam onti’ar on csto asiinto. 

As! Huccclo, croo yo, (luc cuando los machos y hcml)ras do 
cualcpiici- animal Liencii los inismos halnLosgeneralos dovida, 
pero so difoi“cncian cn osLruoLui’a, color 6 udovno, scmojantes 
difoi'oncias liaii sido pdncipalincnlc causadas por la soloccion 
sexual; cslo cs, pm* indivfduos machos quo han Icnido alguna 
ligcra Ycnlajii, sobro los dcmas durante gcnoracionossucesivas, 
cn sus armas, mcdlos do dcfonsa 6 cncantos, cuya vcntajahan 
Irasmiticlo a sus dcscoudientos machos solamonlc. Sin embar- 
go, no dcsearia alribuir todas las difcroncias scxuales a osta 
causa; porque vemos cn nuostros animalcs domcsticos, pociilia- 
ridadcs (}ue nacen y vse trasmilcn on los machos, sin quo apa- 
rculomonto hayan sido aumcnladas por medio de la scloccion 
del hombve. El pcnacho do polo (pie tionc on cl pcclio cl pavo 
silvcstre , no puedc sor do utilidad alguna, y cs dudoso quo 
puoda paroccr adorno a los ojos do la pava; on verdad (|uc si 
ese pcnacho hubicse aparccido on cl estado domcslico, sc Ic 
hublcsc llamado una monslruosiclad. 

Ejetnplos do la accion do la seleccion uatural, 6 siipoi'vivejicia do los 
inAs aptos. 

Para hacormas clarocdmo, segun yo croo, obra la scloccion 
natural, pcrmitasemc dar uno 6 clos ejcmplos imaginarioS, 
Tomemos cl caso dc un lobo quo alaca a varios animalcs apo- 
dcrandoso do unos por astucia, dc otros por fucraa, y dc 
otros por vciocidad; y supongamos quo su presa mas rapida, 
un ciervo por cjomplo, por cualquier camliio on cl pais so haya 
heclio mas numoroso, 6 quo otra presa ha dccrccido cn nu- 
mero cn osa cstacion del ano en quo cl lobo sc vc mas dura- 
mente atacado por el hambre. En talcs circunstancias los lobos 
mas veloccs y sutilcs tendrian mas probabilidados do sobre- 
vivir y do sor, por tan to , conservados 6 solcctos siompro, 
contando con (pic consorvasen fuerza para dominar a su presa 
on csla 6 cn otra cstacion del ano cuando so vicran obligaclos 
aatiicar a otros animalcs. Yo no alcanzo a ver quo haya mas 
razoncs para dudar do quo fucra cste cl rcsuUado, quo para 
dudar dc quo cl hombre puoda mejorar la ligcrcza do sus 
galgos por una scloccion cuidadosa y mot6dica, 6 por osa cs- 



SRLECCION NATUn.VL 


105 


pocie dc solecoion inconscientc quo cs consccucnciu do quo 
cadii hombrc Irate do tenor los mcjorcs porros, sin cl pciisa- 
miciilo dc modifioar la casla. Anadire ([ 110 , scgiin Mr. r’iorcc, 
hay dos varicdadcs de lobes cn las monLuhas Catskilt dc los 
Estados-Unidos, la una con forma ligcra a lo galgo, quo per- 
siguo al ciervo, y la otra mas voUiminosa, de piernas mas 
corUis, quo alaca mas frecucntcmontc a los rcbaiios del pastor. 

So habra observado quo cn Cl ojcmplo anterior hal^lo dc los 
lobos mas dolgados y no dc que so haya preservado una sola 
variacion fucrlcinonto marcada. En odiciones antorioros dc 
esta obra liable algunas voces como si csta ultima altornativa 
I'ucra de frocuente oourroncia. Vi la gran importancia do la.s 
difereneias individualcs y csto mo llevo a disentir a fondo los 
resiiUados de la scloccion inconscicntc por cl hombro quo dc- 
pendo do la conscrvacion do todos los individuos mas 6 mcnos 
valiosos y dc la dcslruccion do los pcoros. Vela tambicn ([uc 
on el cslado silvestre la conscrvacion do uii dosvio accidental 
dc la cstructura, tul como una monstruosidad, scria un raro 
suceso; y quo aunque sc conscrviira al principio sc perdcria 
gencralmonlc al fin por crLizamicntos subsecuentos con indi- 
Viduos ordinarios. Sin embargo, hasLa que loi un habil y ox- 
cclcntc articulo cn la North Bristish Reriaw (18C7) no apre- 
cic ouan raramento las variaciono.s aisladas, ligcra 6 fiiortc- 
mente marcadas, pueden povpotuarso. Toma cl autor el ease 
dc un par dc animalos quo proclucen durante su vida 200 
dcseendiontes , do los cualcs por varias causas do clostruc- 
cion , solamcnlc dos por termino medio sobroviven para pro- 
croarse. Este calculo es mas bicn extremado para la mayor 
parte dc los animalcs supcriorcs , pero dc ninguna inancra 
lo cs para mnciios dc los organismos inforiores. Demuostra 
cntonces el autor (juc si naoicra un solo individuo epic dc 
algiina mancra variaso , aun diinclole doblcs proljabilidades 
dc villa ([uc a los denia.s semejantes suyos, cslarian dstas 
I'uerlcmontc cn contra do cjuc la variacion sol)roviviora. Ail- 
mitiondo cn seguida quo sobrovive y (|iio liaco cria, y quo 
la mitacl do sus hijos hcroda la variacion favorable, lodavia, 
como e) articuUsta siguc demostrando, la dcscondoncia ten- 
dria solamentc apenas mejor probulhlidad dc so])rcviviry criar; 
y esta probabilidad iria dccrecicndo cn las gcncrucioncs su- 
cesivas. No puede disputarso , a mi juicio, lajusticiado cs- 



mo oiiiniiN iiii r.As kspecius 

lus olworvacioncs. Si, por ejcmplo, un pajaro do caiahiuior 
clasc pudicsc procurarso cl aiiinenlo con mas i'acilidad por 
toner el pico cncorvado, y si nacicra uno con el pico I’uorlc- 
monle encovvado y que por consccucncia Horecicra, habria, 
sin embargo poquisimas probabilidades do quo osto solo in- 
tlividuo ])orpcluaso la espocio con exclusion do la forma co- 
mun ; pern apenas puedo dudarse, a juzgar por lo quo vomos 
(.[uc sucedo on la donicsliciclad , do quo estc scria el rosuUado 
por la conservacion diu’antc muchas gencracionos do un gran 
nuincro do individuos con picos mas 6 monos fiiertcmento on- 
corvados y por la destruccion do un m'nnoro todavia mayor do 
los quo tuvicson cl pico muy recto. 

No dobo, sin emlDargo, desconocerse que ciertas variacionos 
mas bion fuortemcnle maveadas, y quo nadie clasifLcaria como 
moras diforencias individualos. ocurren frocuentemente a causa 
do sufrir iina organizacion semojanto una accion somejantc, 
do ciiyo hecho podrian dar numcro.sos ejcmplos nuestra.s pro- 
duccionos domesticas. En caso.s tales, si cl indivi'duoqucvan'a 
no trasmitieso clircctamentc a su descondoncia su rocicn adqui- 
rido caracter, indudabicmente les trasmitiria una tondencia 
a variar en el inismo sentido todavi'a mas fuerte mientras por- 
maneciesen las mismas las condiciones oxistentes. Tninpoco 
puede tenerse duda dc quo la tcndencia a variar en cl mismo 
sentido ha sido con frocuencia tan fuerte, que lodos los indi- 
viduos de la misma especie ban sido modificados de un modo 
semejantc sin laaytida de ninguna forma dc seloccion. Podria 
djirse algunos ejomplos de casos on que solamento ban sido 
afectados de cste modo la terccra, la quinta 6 la decima parte 
do los individuos. Asi Ciraba calcula que una quinta parte de 
las arias on las islas Faroe consiste en una variedad tambien 
marcada quo fue primitivamente clasificada como especie dis- 
tinta con cl nombre dc Uria hicrijmans. En casos do csta 
clase, si las variuciones fucsen dc una naturalcza venlajosa, la 
forma original pronto soria suplantada por la forma modid- 
cada, porque sicinpre .sobreviven los mas aptos. 

Tendre quo volvcr otra vez a los ofectos del criizamiento on 
eliminar las variacionesdotodas clases; pero puede ob.sevvarsc 
aqiii que la mayor parte do los animalos y plantas so censor- 
van en sus propios terrenes, yno so separan a un lado ydotro 
sin necesidnd; y csto lo vomos aun on los pajaros cmigrantes 



J 07 


SKi.i'i;i;roN xa'i'ch.vi, 

(Hio fiiisi fiioiipi'o viiolvcn al inismo siLio. Ea fionsccuoncia, cada 
varicdad iiucvanicnto formada, sera gencralniealc local al prin- 
cipio, como pareco ser la regia general, rospocto a las va- 
riedadcs on csLado siivoslro; as[ os quo iiulivlduos semejan- 
tomcnlc niodificados, pronto sc ag-rnparan fovmando im pe- 
queno cuerpo y haran a menudo sus crias jniiLos. Si la nuova 
varicdad sale vicloriosa on su balalla poi' la cxistcncia, poco a 
poco sc ira extondiendo desde una localidad central , compitiendo 
y eonquislando los individnos quo esten en la eircunfcroncia 
do esc cfrculo, y aumenlandoso siempro. 

Acaso valga lapena dopresentarotro cjomplo mas complojo 
do la scleccion natural. Ciertas plantns sccretan un jugo dulco, 
al parccer, para climinar algo nocivo do la savia : csto succ- 
dc, por ojcinplo, en las g-landulas colocaclas on la base do las 
cstlpulas do calgunas Icg-mninosas, yen la parte posterior do las 
hojas del laurel comuu. Estc jugo, aunque poco on cantidad, 
e.s buscado codiciosanaenlc por los inscctos; pero las visitas do 
6.SI0S no traen do ningun modo ventajas a la planUi. Alioi'a 
bicn: svqjongamos queestejugo ncciar hasido expelidodol in- 
iorior do las llores do uncierto numero do plantas do cimlquior 
ospocic; los inscctos, albuscarol nectar, so quedaran empolva- 
dos con cl p 61 cii, y lo transporlarun a moiuulo de una (lor a 
otra. Do estc modo sc cruzaran las lloros do dos distinlos indi- 
viduo-s de la misma cspecic; el aoto do cruzarse, coino so puodo 
domoslrar plenamente, da lugara renuevos vigorosos, los cua- 
Ics tondran, por lo tanto, las mayorcs probabilidados do Iloro- 
cer y sobrevivir. Las plantas quo produjesen floros conlas ma- 
yores glandulas y quo dojaran mas nectar, sorian las mas Ji mo- 
nudo visitadas por inscctos y mas Crocuontcmcnto cruzadas, y 
as! a la larga tomarian la dolantcra y formarian una varicdad 
local. La.s ilorcs tambicn quo tuvicran sus pisLilos y cslambros 
colocudos, oil rclacion eon cl tamano y habito.s del insccLo osj)C- 
cial quo las visitara, do modo quo favorcoieso on un grado cual- 
(juicra cl Iransporlo del pulcn, sorian de igual niancra favorc- 
cidas. Podiamos haber tornado el caso do los in.sectos quo van 
a las floros para rccogor el polen en vcz del nectar; y coino cl 
polen esta forniado con el linico objeto do la fortilizacion, cl 
doslruirlo parece scr una simple perdida para la planta; sin 
embargo, si cslos inscctos llevaban de flor en flor al principio 
un ]D0C0 do p6Ien de vcz on cuando, y luogo habitualmcnto, 



lOfi OIliGEX DU LAS ESPUr.tES 

y efccluaban do csto modo iin cruziimioiUn, aunquo so pcr- 
(licran las mievo dcciinns paidos del polcn, todavia podria ha- 
1)01' uaa gran ganancia para la planla on ser as! robada; y los 
individiios ijnc prodnjoran mas y mas polcn, ytiivicscn anLe- 
ras mas grandes, serian los sclectos. 

Cuando mioslra planla, por una larga contiiuiacion dol pro- 
ccdimiento anlcrior, so hn))iera hecho sumamenlo atractiva 
para los inscctos, oslos, sin inlcncion por sn parte, llcvarian 
rcgularmentc cl polcn do fior on Ilor; y quo as! lo bacon on 
cfccto, podria facilmentc dcmoslrarso por muchos hechos ex- 
tranos. Unicamente cilard uno, quo do igual modo sirve do 
ejeniplo on la soparacion do los soxos on las plantas. Algunos 
acobos solo lienen florcs machos; tienen cstas cuatro cstam- 
bres, quo producen unacantidad do polcn muy pcqucna,y un 
pistilo rudimonlario; otros acobos solo ticnon llorcs hembras; 
lionen eslas un pistilo complctamentc dosarrollado y cuatro 
cstambres con antcras arrugadas, on las ciialos no so puede 
dcscubrir un solo grano do polcn. Ilabiondo cnconlrado un 
j'lrbol ]\embra a fiO yardas cxactamontc do un ar])ol macho, 
examind con cl microscopio los estigmas do vcinlc florcs lo- 
madfis do diferontes ramas, y on todos, sin excepcion, habia 
unos pocos granos do polcn, y profusion do olios on algunos. 
Como cl viento llcvaba soplando muchos dias desdo ol arlml 
iiomln’a al macho, cl pdlcn no podia haber sido llovado do esc 
modo. El tiempo habia cstado frio y rovnollo, y por lanto des- 
favoraldo para las abejas; sin embargo, toda flor hembra quo 
oxaminaba bal)ia sido realmento fecundada por las abejas, quo 
do arbol on arbol hal)iun tendido su vuelo on busca de ndetar. 
Pero, volviciido a nueslro ease imaginario, tan pronto como 
Ui planta sc buljiera hecho tan atractiva para los inscctos quo 
cl pdlen fuo.se rcgularmentc conducido do Ilor on ftor, podria 
presentarso otro procodiinicnlo. No hay natiu'alista quedudo do 
la ventaja do lo que sc ha llamado udivision lisiologica del tra- 
bajo;» do aqui podemos croer que seria vontajoso para una 
planla producir cslamlirc s6Io cn una flor 6 cn una planla en- 
tora, y pistilo solo on otra flor 6 cn otra planta. En las plantas 
([ue sc cultivan, y colocadas bajo nuovas condicioncs de vida, 
sc bacon mas 6 monos importanlos a voces los drganos ma- 
chos, y a voces lo.s drganos hembras. Aliora bicn; si suponc- 
mos que esto ociirrc alguna vcz cn el oslado silvestre, aun cn 



SliLECCION XATUU;\.L 


109 

iLn-iiilo mininio, cnloncc.s, coino y;i cl polcn cs llcvado rogiilav- 
mciitc do llor cn I'lor, y coino soi'ia vcntajosa, poi- cl prhicipio 
dc III division del tral)!ijo iina scparacion mas complcta do los 
sexos dc nucstra planla, los individuos, con csta Londoneia 
cada voz mas pi’onunciada, sorian continaamcnlo favorocidos 
d sclcclos, hasta (juo por lin so ofcctuaso una complcta sopara- 
cion dc los sexos. Ocuparia demasiado cspacio demostrar los 
vainos pasos merccdaldimorfismo y otros medios, por loscualcs 
la soparacion dc Ins sexos csld actualmcnte cn pi-ogrcso on 
plantas do varias clases; pero podria anaclir que algunas espe- 
cics quo nacen cn la America del Norte ostan, segun dice Asa 
Oray, cn nnacondicion oxactamento iiitcrincclia; 6 valiondonos 
dc sus inismas palaliras, son mas 6 mcnos dioicamcnlo poH- 
gamas. 

^■olvamos aliora a los insoclos ([ue so aliincntan dc nectar; 
podomos suponoi’ (|uc la plandi cuyo nectar homos ostado au- 
montando poco a poco ])or una scloccion continua sea una 
planta commi; y quo ciorlos inscctos elependian cn gran parte 
|iara su siistcnto do su nectar. Podria citar muchos hochos quo 
in-ucban cl ansta do las abejas por ahorrar liompo: per ojcmplo, 
su cosliunbrc do ubrir agujeros y clnipar cl nectar do las ba- 
ses do ciertas llorcs, cuando con poquisimo mas Irabajo pueden 
onlrar on cllas por la boca do las mismas. Toniciido presonto 
tales hochos, puedo croorsc quo cn ciertas circunslancias, las 
diferoncias inclividualos cn la ciirvalura 6 loiigitud del agui- 
jon, etc., demasiado pequonas para quo nosoLro.s las aprocic- 
mos, puodan aprovechara unaabeja 6 aotro inscclo do lal mode 
(iucciortos iudividuos fuosen capaces do obtoncr su nuLricioii 
mas pronlamento <]uo otros; y asi las coinunidaclos a quo c.s- 
tos pertonccicran I'lorocoriau y dojarian tr.as si muchos onjain- 
bres horedcros do lu misma poculiaridad. Los lubos do lusco- 
rolus do lo.s trcbolcs, commies rojos y cncarnados (l.rifoliwn 
jD'iilo/iiiiL' 0 incarnatum J, al pronto no parocen direronciar.so cn 
loiigilud; sin cmliargo, la abeja do colmona puedo racihnoiitc 
chuparcl jugo del Irohol oncarnadoy no del trobol vulgar rojo, 
cl cual s61o cs visilado por las avispas ; dc mode quo cumpos 
onlcros do trobol rojo cn vano ofrccen abundante provision do 
jn'oeioso noetar a la abeja do colmona. tine csto noctar gusla 
mucho a dicha abeja cs cierto ; porque rcpetidainente bo vislo, 
auuquc solo on el otoiio, muebus abojas que chupaban las I'lo- 



llu (HUtiliN Dli I.AS ESi’liCIldS 

res por los ag-tijoros abierlos en las bases del Lubo por las 
avispas. La diferencia on In longilud de la corola on las dos 
elascs del trebol, qiie dclermiiialas visUas de la a])cja dc])o scr 
imiv pe(|ucaa ; porquo me ban asegurado quo clospucs do cor- 
tado (d Irebol rojo, las lloros do la sogiinda eoscclui sou algo 
maspequcnas ycjiica dstas acuclen muehas al)oJas do colmcna. 
Xo so yo si cstc aserto os exaelo, y si so puodc uiio liar on otro 
i]uehc'Yi.slo pul)licado, a saber: (fiio la aboja italiana, quo go- 
iicralinciUe e.s considerada eonio iiua mora variedad do la 
abeja comun, cou lacuaj sc cruza ]i])romonlo, puodc alcanzar 
y extraer el ncclar del irebol rojo. Asi on un pais dondo abun- 
dasc osta clasc do trebol podria scr una gran ventaja para la 
aboja toner un agiiijon un poco mas largo 6 do eonslruccion 
difercntc. Por olra parto, oomo la fortilidad de csLo Irdbol de- 
pende absolulamcntc do quo las abejas acudan a sus florcs, si 
las avispas liogaran a scr raras on un pais, scriu unugran ven- 
taja para las plaiiLas tenor unu corola mas corta 6 do divisiones 
ma.s hondas para (|uo las abejas do eolmcna pudiosen eluipar 
de talcs lloros. Asi entiondo yo como una abeja y una llor po- 
drian poco a poco, ya simuUanoamcnto, ya unapriinero y otra 
dospucs, modilicarso y adaptarse la una a la otra do la ma- 
ncra mas perl’cela por la conservacion continuada de todo.s los 
individuosque prc.senlascn ligoro.s desvios de cstructura roci- 
procamentc favorablcs. 

No ignoro yo quo osta doctrina do la seloccion natural , cu- 
yos ejoinplos son los casos hipoleticos mas arriba diclios, so 
prosta a las mismas objecionos que fueron desde luego liochas 
contra las grandes ideas de Sir Charles Lyoll sobro los cam- 
bios modernos de la tierra, como cxplicacionos do la Gcologia; 
pero ahora rara voz oimos motojar por do poca monta 6 insig- 
nificantos las causas quo lodavia vemos en obra cuando estan 
usadas paracxplicar laoscavacion delos mas profundos valics 
6 la formacion do largas lineas do pehascos escarpados inte- 
riores. La seloccion natural obra s61o conservando y aouniLi- 
lundo pequefias modificaciones heredadas, ventajosas todas al 
scr conservado ; y como la Gcologia modorna casi ha dcster- 
rado ideas tales como la cscavacion do un gran vallc por una 
sola ola diluviana, asi tambicn la seleccion natural doster- 
rai’ii la eroencia on la crcacion continuada do nuevos sores 6 
do cualquier grande y .suliita jnodihuacion on su cstructura. 



CIUIZAMIEXTU ENTItE INDIVlbUOS 


111 


Sobre el cruzamiento entra iiidividnos, 

Aqiu necosito luvcei* luia coi'la digresion. tin ol caso do ani- 
niales y planlascon sexosseparados, cs u todas luces cvidenle 
(^uc dos individuos necesilan sicrapre (exceplo enlos cuisos cu- 
riosos y no ])icn cnlendidos do paullionogenesis) unirso para 
cada nacimicnlo; pero on el caso do los hermafroditas, cslalc- 
jos do scr ovidcnlo. Sin emliargo, hay razones pacaeveerqueen 
los hermafroditas, bien accidental, bion lialiitualmcntc, coiicur- 
ren dos individuos para la reproduccion do su cspecie. Esta 
opinion fue sugcrida muclio tionipo haco dudosainente por 
Sprcngel, Knigiit y Ka>lreuler. Ahora voremos su imporlan- 
cia; pero nccesito Iratar aqui el asuntocon brevodad extrema, 
aunquo tengo matcrialcs proparados para una discusion am- 
plia. Todos los aniniales vcrlobrados, todos los inseclos y ul- 
gunos otros grandcs grupos do animales, sc parean para cada 
naciinicnto. La investigacion inodornu ha disminiiido inucho 
el munoro dc los stipuestos hermafroditas, y do los realcs lior- 
inafroditas un gran nuincro so parean; csto cs, dos individuos 
sc unen rogularmentc para la reproduccion, quo os todo lo (|uc 
nos iniporla. Pero todavia quedan muchos animales hermafro- 
dilas, quo ciortomente no lienen la costiunbro dc paroar, y una 
vasta mayoria de plantas cs hermafrodita. i-azon, podria 
preguntarse, hay para suponor quo on cstos casos concurron 
siompro on la reproduccion dos individuos? Oonio cs imposible 
entrar aqui on delallcs, me es forzoso exponcr aolamonto al- 
gunas consideraciones gonoralos. 

En primer lugar, he reunido una suma tan grande de he- 
chos,yhchecho tantosexperiincntosquedomueslraii deacuerdo 
con la opinion casi universal de los criadorcs, quo on los ani- 
males y on las plantas un cruzamiento entro difcrcnles varie- 
dades 6 entro individuos do la misma variedad, pero do otra 
cstirpo, da vigor y fccundidacl a la dcscendoncia; y (juo, por 
otra parte, las crias intimas entre individuos ilc la misuia fa- 
milin, disminuye cn vigor y fccundidad, que cstos hcchos sdio 
me inclinun a creer quo es ley general do la' naluraicza quo 
ningun scr orgauieo se fertilice a si mismo durante una porpo- 
tuidad de goiieraciones, sino (|uo es indisponsuldo un cruza- 



112 


uaililCX I)K LAS ESl’EC.lliS 


mionto uon olrn iiulividuo dc vcz en cuando, quizascon largos 
inlci’valos do lictnpo. 

Con la ci'ccncia do (luo cs osla una Icy dc la naturaloza, po- 
demos, a mi jiiicio, cnloadcr dilcrcutcs y oxtonsas clascs do 
licohos, quo dc olro modo son incxpUcablcs. Todo cl quo 
inczcla las castas, sabc ciian dcsfavoi-ablc cs para la fortiliza- 
cion dc una llor quo cstc oxpucsta a la luimcdad, y sin cin]>ar- 
g-o, mullilud dc (lores licnen sus antoras y esLigmas com- 
plctamcntc cxpucslos a la iirtcmporic. Si es indispcnsaldc un 
cruzamionlo do vez en cuando, a pesar dc (juc las proplas an- 
Icras y el pislilo do una planla esten tan ccrca las unas del otro, 
(luc aseguron la forlilizacion por si, la libertad mas complcla 
do cnlrada para cl pdlen dc otro indlYjcluo cxplicara cl cstado 
dcsculjierto dc los organos. Por otra parte, muclias llorcs tic- 
nen sus organos dc fructilicacion fuortcmciilo cerrados, como 
sucede con las grandcs papilionaceas 6 faniilia del guisantc; 
pero ostas casi invarialjlcmonte prcscnlan hcipiiosas y curiosns 
adaptacioncs, en relacion con las visiUvs do los insoctos. Tan 
nocesarias son las visitas dc las abejas a muchas llorcs papilio- 
naccas, que su fortilidad quecla grandomontc disminuida si so 
impiden estas visitas. Ahora bicn, apenas cs posildo quo vuc- 
Icn los inscctos dc llor en llor sin llevar polcn dc una il otra, 
con gran bonolicio dc la planta. Los inscctos obran como un 
pined dc corcla do camcllo, y es sulicicnlo para asogurar la I'o- 
cundidad tocar con cl misino pined las antoras de una llor y 
cl ostigmu do otra luego; pero no vaya a suponersc quo las abo- 
jas producirian dc csta suorlo una multitud de hibridos ontro 
dislintas cspccies; porque si en cl mismo osligma sc coloca cl 
polen de la misma planla y cl dc otra'espccic, prepondera LanLo 
el primero que invariable y complctamcnto destruye, como lo 
ha demostrado Gartner, la infiuencia del polen extrano. 

Cuando loscstafnbrcs do unaflor sclanzan subitamoato hacia 
cl pistilo, 6 so acorcan con Icntitud uno despucs do olro luicia 
cl, parcce aduptado solamento el artificio para asegurar la fc- 
cundidad por si propia, y a no dudaiTo, cs util con csto ol)- 
jclo; pero scrcquicro u menudo la accion dc los inscctos para 
cellar Iiacia dclanto los cstamliros , como lo luv demostrado 
Knclrculcr que Sucodo con cl bcrliero; y en esto mismo genoro 
que parcce toner nnaparato especial para fecundizarso a si pro- 
pio, cs bien sabido que si so i)lantan formas 6 variccladcs muy 



CISLZAMIUN’I’O ENTUE INDIVIUL'O^ 113 

iloniogoncas cevcix las uiuis do las otras, aponas cs posiblo con- 
scf^iiu* vclonos puros; hasta lal punto se crusjaii nalurahnciito. 
I:]]! oli'os muchos cases, lejos do favoi'cccrso la propia fe- 
cuiididad, hay artilleios cspccialos quo impidcu cficazinciiLo 
quo cl esligma rcciba cl polon dc su misma I’lor, como podria 
demosti’ar por las obras dc Sprongcl y olros, y tambicn por 
mis propias ol)sei’vacioncs; por ojcmplo, on la Lobelia fulgens 
hay uu aparato rcalincnto liermoso y delicado, por cl cual to- 
dos los granillos depolen inOnitamenle numerosos, son arro- 
jados de las antcras rcunidas de cada llor, antes (pio ol estigina 
do esa ilor este pronto para rocibirlos; como diclia llor nunca 
cs visitada por inscctos, en mi jardin al mcnos, jamas da una 
semilla. aun{[ue yo crie muchas plantas, colocando polcn do 
una llor end estigma de oLra. Otra espocic dc Lobelia, quo os 
visiLuda por abojas, so ha reproducido librcmente on mi jardin, 
En olros inuolusiinos casos, aunque no hay disposicion espe- 
cial mccanicaquo impida al estigma recibir ol pdlcndo la misma 
rior, sin embargo, como Sprongcl, y mas rccicntcmcnlc Hilde- 
brand y oti’os bail domostrado, y como yopuedo confirmar, 6 
las anleras rompen antos do quo cl estigma este listo para la I'o- 
cundidad, 6 ol estigma no esU'i listo antes do ([uo ol polcn de la 
llor esteproparado; de modo quo cstas plantas, llamadas dicu- 
gamas, lieneii sexos separados y noccsitan habitualmonto cru- 
Eai’se. Lo mismo sucede con las plantas diinorfas y trimorfas, 
previamente aludidas. jOuan extranossoii esLos licchos! [Cuan 
oxlraho quo ol pdlen y ki superflcio estigmatica dc la misma llor, 
aunque colocados tan juntos, como si lo cstuvioran con cl union 
objeto dc fccundizarso por si, scan cn tantos casos inutilos mu- 
luamentc el uno con rcspecto a la otra! jCuan siinplemcntc sc 
cxplican ostos hechos por la opinion de quo cs ventajoso 6 in- 
dispensable cl cruzamionto devez en cuando con uiiindividtio 
distinto! 

Sisedejan orocor juntas algunasvariedadcs dc la col, ra))a- 
nos, cclDolIas y do algunas otras plantas, una gran mayon'a do 
los retonos quo so consigan, scran, como yo lo he visio, mos- 
tizos: por ejemplo, yo sembre 233 plantas do coles do diferon- 
tes variedados, quehabian crocido unas junto a otras, y does- 
tas solo 78 I'ucron fiolcs d su tipo, y dun algunas do cstas no lo 
fueron cxactamonto. Sin embargo, el pislilo de cada flor do 
la col estd rodeado, no solamento do sus seis estambres jn'o- 

X 



ii'i 


uniiiKN Die Las usi'iir.iEs 


jiios, sino por los do niiichas olras i'loros clc la misnia planUv, 
y cl polen dc cuda I'lor faoiliuciilc llcg-araasu pi'opio ostigma sin 
la intcrvciAcion do !os inscctos; portjuo yo lie vislo que planlas 
cukladosamculo jirologidas contra los insccto.s, in-oduccn cl 
iiumoi'o coiiipleto dc vaiiias. ;.C6mo, pucs, sucedo que tan vaslo 
m'lmci'o dc jilantas salgan mestizasV Debe scr asi, poi'(iuc cl 
polen do iina varUulad dislinla tonga un cfccto px’opondci-anlc 
sobro cl do la misma rior; y cso cs parte do la ley general 
dolo vcnlajoso (luc cs el ci-uzamicnto entro individuos dislin- 
los dc la misma cspccio. El ease cs invci’so cuando sc cruzan 
ospccies distinlas, porque cl polen dc una planta casi sioniprc 
pi’cpondera sobre cl oxtrano; pero ya volvorcmos a csto pimto 
on oli'o capllulo. 

En cl caso dc an arliol grande cabiorto con innuinerablcs 
riorcs, podria objetarse quo rare vcz podra ol polen scr llevado 
do arbol en arbol y ([uc a lo mas, solamcntc do una fior a otra 
en el mismo arbol; y las lloros del mismo arbol solo puedon 
considerarso como individuos distintos en un sentido liinitado. 
Yo creo que cs valida esta objecion, ijcro que la naturalozaha 
provisto en gran cswila contra clla dando a los arliolos una 
ruerte Icndoncia para producir florcs dc sexos soparados. 
{.'uando los sexos cstan soparados, auncjuo el mismo arbol 
produzca lloros machos y hembras cs nicncstcr quo cl polen 
sea rcgularmonle conducido dc llor en Ilor, y csto aumenta las 
probabilidadcs do quo sea accklcntalmente llevado dc arbol on 
arbol. Yo vco quo en. nuestro pals, arbolcs ([uc pertenecen a 
todos los ordenes, licncn sus sexos soparados mas a menudo 
(pie las otras plantas*, y a pcticion mia, cl Dr. Hooker formo una 
ta!)la dc los arlxoles dc la nueva Zclanda, y cl Dr. Asa Gray 
dc los dc los Eslados-Unidos, y el resuitado fud el quo yo habia 
provisto. Por olra parte, me inlbrma el Dr. Hooker que la re- 
gia no sc confirma on Australia, pero si la mayor parte dc los 
arbolcs australianos son dicogamos, so seguiria cl mismo rc- 
sultado (pie si dioraii (lores do sexos separados. Ho licclio estas 
pocas obscrvaciones .sobre los arbolcs simplcmbnto para 11a- 
mar la atencion luiciaci nsunlo. 

V'olvicndo ahora a los animalcs por un momento: varias cs- 
pccios terrestres son hermafroditas, tales como los mohiscos 
dc lierra y las loinbriccs, pero todos estos sc parean ; hasta 
ahora no lie encontrado un solo animal terrestre ({uo se fo- 


JlliSl'l.'l'AbOS !;li l.A SliLlCUllION 


115 

cundo a si propio. Eslc liocho nolublo quo olVoco uii uoii- 
Iraslo tan Ciierto con las plaiilas tcia'cstrcs, puedc compi'cn- 
dovsc por la opinion do quo cs indispensable un cruzaniicnto 
ocasional ; porquo dobido a la naturalcza del clomcnto fci-lili- 
zudor, no hay inedios aiialogos a la accion do los inscctos y dol 
vienlo do las plantas paca quo sc efectue cl ci'uzainicnto entre 
los aniinales Icrrcslrcs sin cl concurso do dos individuos. ])c 
los aninialcs acuaticos hay muohos hormafroditas quo so fo- 
candan a si propios ; pero cn csto caso las corrientes del 
ai^ua oIVccen un medio dircolo ])ava un cruzamiento accidental. 
Kn el caso dc las llorcs, y dcspucs do consullai* a una do las 
mas grandes autoridados, al profcsoi- Iluxloy, no ho podido 
dcscubrif un solo animal hcrmafi'odita cuyos di'ganos dc ro- 
produccion csluvieson tan perlcctamento oncerrados quo pu- 
iliosc dcmostnvi'so era fisicamontc imposiblc cl acceso desde 
I'ucra ni la inHuencia ocasional do un individuo clistinto. Por 
mucho tiompo mo parccid quo bajo cstc punto dc vista los 
cirripedos prcsculalnin un caso do g-ran dillcultud; pore, por 
una foliz casualidad, he podido probar quo sc cruzaii algiin:is 
voces dos individuos, aunquo los dos scan hcrmafrodita.s quo 
sc fcrtilicon a si pi‘opio.s. 

i)ebc habersorprendido a la mayor parlodc los naturalistas, 
como extraha anomalia, (|uo tanlo en los animalcs, cuanto cn 
las plantas, algunas cspecics do la misma I'amilia y liasta del 
mismo genoro, aunque conformandoso iiilimamento unas con 
otras cn cl conjunlo dc su organ izacion, son hcrmarroclitas y 
algunas unisoxualcs. Pero si do heclio todos los hermafro- 
ditasso cruzando vcz cn cuando, la diforonciaontro olios y las 
cspecics unisexuules cs muy pequeha^ cn lo quo a csta I’uncion 
bacc rcfcroncia. 

Dc estas vai-ias consideracioncs y dc los muchos hcchos cs- 
pccialcs (|U0 yo bo rcunido, pero (pic me cs iniposilile reprodu- 
cir aqui, so deduce {]ue cn los animalcs yen las plantas os ley 
dc la nalui-aleza muy general, si no es universal, el cruzamiento 
accidental entre individuos dislinlos. 

Uircuiiataiicias Tavorablas para la produccloii da imovas formas por 
medio de la selcccion natural. 

Asunto cs (isto sumamente intrincado. Una gran suma do 
varialiilidad. cn cuyo termino van incluidas siempre las dile- 



11(5 


Oltic.li-V UK LAS ESl’IifUUS 


I'ciiciiis inilividiiulos, sera evideiUeinciilo fuvoraljle. IJn gran 
numei'O <tc individuos, por las prol^abilidados (|uc dan dontro 
do un pci'iodo dclcnninado para la apaxdcion do variai-ioncs 
venlajosas, compensara la mcnor canLidad do varuildlidad on 
eada indivtduo, y es a mi jiiicio un clciucnLo ile gran impor- 
tancia para el dxito. Aun(|ue la naluraleza concede largos 
poriodos dc tiempo para ol Lrabajo do la selcocion naliiral, no 
concede un periodo indolinido; porquccomo todos los sores or- 
ganicos sc esfuerzan en ocupar todos los sitios cn la cconomla 
dc la naturaloza, si hay una cspecio que no sc modifiquo y me- 
jore cn un grado correspondiento con sus coinpelidores, sera 
Gxterininuda. Xada puede haeor la scleccion natural sin (jiic las 
variacioncs Tavorables sc transmilan por hcrencia, cuando mo- 
nos a algunos do los dcscendicntes. La tondonciaal salto atras, 
puede a mcniido estorbar 6 impedir cl trabnjo; pero del misino 
modo quo esta lendencia no ha iinpcdido al hombre que forme 
numcrosas razas domesticas por medio do la selcocion, no liay 
motive para quo prevalezca contra la scleccion natural. En el 
caso dc la scleccion mctodica, cl criador cscogc eon alg'un ob- 
jeto dclinido, y si sc deja a los individuos quo sc crueon onlro 
si librcmente, IVucasura on su olxrapor complelo. I’ero cuando 
muchos hombros, sin inlencion dc altcrar la casta, ticnen un 
tipo do pcrlecoion cast comun, y todos Iratan dc conseguir los 
mejores iinimales para haccr con ellos cria, ha dc soguirso una 
mejora segura, aunque lenta, dc cstc procedimiento incons- 
ciento do scleccion, a pesar dc quo no haya soparacion do in- 
dividuos sclectos. Asi sucedera cn la naturaloza; porcjiio dentro 
dc un urea limitada con algun piinto iiicompletamenLo ociipado, 
todos los individuos que varien on cl buoii soutido, aun(|uc cn 
grades difercutes, tenderan a conservarso. Pero si el area I'acse 
grande, sus difereiitcs partes prosonlaran casi seguraraonte di- 
I'erentes condiclones do vida, y entonces si la misma cspecio 
sufre modificacioncs en las distintas localidados, on los conrincs 
dc cada una do estas sc cruzaran las vuricdadcs nuevamonto 
formadas. Pero ya veromos eii ol eapitulo VI (luc las vaiueda- 
dos intermedias ({uc habitan localidados inlcrmodias, scran a 
la larga suplantadas goneralmoiiLc por una do las variedades 
jidyaconlcs. El cruzainionto afeotara principalmcntoaa(|uellos 
animales quo sc unen para cada nacimiento, y quo andan muy 
errantos, y quo no crian con inuclia rapidez. l)c acjui quo on los 



IIKSri/l'ADOR DK I.A SIU-ECCION 117 

aiiinialo‘5 do oslaclasc, por cjempio, los pajams, ({ucdon las 
variodados ft’cnGi'almcnto oonfinadas on paises soparados, y 
asi suc'odc cfecLivamontc. En los organismos hormafi'oclitas 
([uc sc ci’u/.an solo do ve/ on cuando, y lo mismo ontro los ani- 
inalos ([110 so iinen para cada nacitnicnto, pero quo se alojan 
pooo y so rcpi’oduoeii L'apidamcii1;o, puodo formai’so pronta- 
mcnto uiia vai-icdad nueva y mojorada on ciialquiev sitio, y 
luaiiLoaoi'sealH Idrmando cuci’po, ydospuosoxtonderscdomodo 
quo los individuos do la nuova variodad so crucen enlire si prin- 
(.'ipalmonfc. Con osle prinoipio, los quo cidan floros profioron 
sioinpi'C guai'dav somillas do grandcs masas do plantas, porquo 
disminuyen do este modo las probabilidadcs do los cruza- 
niieiUos. 

Ami on los animalos quo so uncn para cada nacimioiito y 
quo no so propagan rapidamcriLo, no dobcinos alirniar quo cl 
eruzamiciito libro eliininaria siempro los d'octos do la solec- 
cion natural; porcjac yo puodo presontar un nuincro consido- 
rulile do hechos quo prueban quo denlro do la misma area 
puodcn por mucho tienipo pci'Jiianoccr distinlas dos varioda- 
dos del mismo animal; soa porquo frccucnton dil'crcntos osLa- 
rionos, soa porquo crian on cpocas del ano algo diferentes, sea 
porquo los individuos do cada variodad prolioran liuscar su 
pareja on la misma. 

El cruzamiento desempena un papol inuy importanlo on la 
naluraleza, consorvando los individuos do la misma ospocio, 6 
do la misma variodad, fioles y unH’ormes on caracter. Asi 
obrara ovidonlemcnte con mucha mas oiioacia on aqucllos ani- 
niales cpio so uncn para cada naciinionto ; poro como ya sc 
ha diclio, tenemos razoncs para croer quo on todos los ani- 
nialos y plantas hay cruzamientos ocasionalcs. Aun cuando 
solo sc verilicaran ostos con largos intervalos do tiempo , la 
vria asi producida ganuria tanlo on vigor y fcrlilidad sobre la 
ilcscendcncia procodente do uiia fociindacion ]>nr si misma 
t;onlinuada por mucho tionqio, quo tendra mas probabilidados 
do sohrevivir y propagai' su ospocio; y asi, a la larga, la in- 
I'lnoncia do los cruzamientos , aun do tarcio on lardo , sora 
grande. Con rcspecto a seres organicos e.xtrcraadamonlo vagos 
cn la escala, i|ne no se propagaii soxualmento ni se juntan, y 
(jue no os posible quo se crucon entre si , la uniformidad do 
caracter puodo sor retonida por olios, bajo las mismas condi- 



IIS OIlidKN I)i; I.AS ESPHi’.IKS 

I'iones do vida, .solaincnlo pop cd pi-iiK'ipio clc la licpcncia y por 
la Kclufcion nalunil, cjiic dcslnih’a a lodus los individuos quo 
so sopavcn del tipo convoiiioiitc. Si cambiun las coiulicioncs do 
Vida y sufrc modilicaeioii la forma, puode darse la uniformi- 
datl do caractor a la modiliuada dcscendencia, solamente con- 
soi'vaado la scleccion nalural las variacioncs favorablcs semc- 
Jantos. 

I'll aislamioiUo lambieii cs un olcmcnto imporlanlo en la nio- 
dilicaeioa do las cspecics por medio do la seloccioii natural. 
En un area limitada 6 aislada, .si no es muy grande, seran ge- 
ncralmenLo casi uniformes las condicionos organicas e inorga- 
nicas do la vida; de inodo quo la seleccion natural tendora a 
modificar del mismo modo todos los individuos quo varien en 
la misma espeeio. Asi se impodira Inmbien ol cruzamlento con 
•los liabitantes de las localidadcs proxinias. Moritz "Wagner 
lia piililicado uitimamcnlo un ensayo interesanto sobro oslc 
punlo , y ha demostrado (|ue lo.s .servioios quo presta cl aisla- 
mionto, al impedir quo sccrucon variedadcs niiovamente for- 
madas , son probablemcnte mayores aun quo lo quo yo supo- 
nia. Poro por razonos ya expresadas no puedo do ningun modo 
oonvonir con ostc naturalista, on quo la omigracion y cl ais- 
lamicnto scan elomentos nocosarios para la formacion do nuc- 
vas cspccies. La importaiicia del ai.slainicnto os igualmcnto 
grande porqtio inipido, despuos de un cambio fisico en lascon- 
dicioncs, talcs como las del clima, olcvacion del terreno, etc., 
la inmigracion do organismo.s mejor adaptados; y do esto 
modo quedaran aliicrLos en la cconomia natural clc la locali- 
dail nuevos Ingares, (|ue ban do scr ocupados por los habi- 
tanles antiguos modificaclos. Ultiinaincntc , el aislamiento 
dara liempo para quo se niojoro lontumentc una variedad 
nueva : osto algunas voces puode ser do mueba importan- 
eia. Sin embargo, si una region aislacla cs muy pequena, yn 
porque osto rodeaila do barreras, ya porquo tonga condicionos 
fisicas muy peculiarcs, sora corto ol numero total do los habi- 
tantes; y osto rotardara la produccioii do nuevas cspecics por 
medio do la solcccion natural , pucsto quo dismimiiran las 
probabilidadcs do quo nazean variacioncs favorablcs. 

El moro lapse do liompo no bace nada por si, ly en pro ni en 
contra do la solcccion natural: digo osto, porciuo sc haafirmado 
errdnoamenle quo yo lie asignado al olcmcnto del tiempo una 



uKsi hTADOs m-; i.a sKi.Knnrox liO 

j):irlo do ^a’an impoiHancia cii modilicar las cspocies, conio si 
todas las Ibinnas do vida csLuvicrau nocosariamciUo sufricndo 
cainbiospoi- alguna Icy innala. K1 transcui-so del liompo csso- 
laiiiente iinporlanlo, y on cstc coiicopto su importancia cs gvaii- 
de, cn cuanlo aumcnla las pi‘ol)al)ilidades do cpjo surjan vaaia- 
cionos Ycntajosas, y quo scan estas cscogtdas, acumuladas y 
lijadas. Do igual modo Licndo u aumcnlav la accion clii'octa 
de las condicioncs fisicas de la vida, con relacion u la conslitii- 
cion do oada organismo. 

Si acudimos a la naturaleza para coinprobar la verdad do 
eslas ol)Scrvnciones, y miramos a una region aislada y poqiic* 
fia, tal como una isla del Oceano, aun([UO cl nuinoro do las 
espceics (|uc la habilen scapaquono, como ya vcrcmoson nucs- 
Iro ca]ntido sobro la dlsLril)ucion gcogrulioa, con todo, una 
graniHsima proporcion do estas cspocies os endomica, csto os, 
iui side producida alii y on ninguna olra parte mas del nuimlo. 
Do aqui que una isla occanica parezea a primora vista {[uc lia 
sklo altamonto favorable ]>ara la produccion do nuevas cspo- 
cies. Pero de csto modo podemos onganarnos a nosotro.s mis- 
mos, porquo para averiguar si una region aislada yjictjuona, 6 
una a))iorta y grande como un continento, ha sido muy favora- 
ble para la produccion de nuevas formas organicas, debomos 
de hacer la comparacion cn igualdad de liompos, lo (pic no tc- 
nemos posibilidadde hacer. 

Aunque cl aislamiento cs de una gran importancia para 
la produccion de nuevas ospccics, yo, en general, me incline 
a creer ({UC la extension do la region os todavia mas impor- 
lantc, especialmonlc para la produccion de cspecics quo scan 
capaccs de durar largo tiempo y de extenderse lalamcnto. l^n 
una region grande y nbierta, no solanientc habra ma.s proba- 
)>ilidadcs do variacioncs favorables, procedentes del gran mi- 
mcro de individuos do la misma ospccio quo alii vivon, sino 
([UC las condicioncs do la vida son mucho mas coniplejas [lor el 
gran numcro de cspocies ya exisleiites; y si algunas do estas 
muclias cspocies sc modifican y mejoran, olras tendran quo 
mejorarso eii un grado correspondienie, 6 soran exterminadas. 
Oacla nueva forma, tambien, tan pronto como haya mejorudo 
mucho, estai'i cn disposicion de extenderse sobre una region 
alnorta y continua, y do osto modo enirura en compotonciacon 
jnuchas formas mas. Tambien las grandcs areas, aun(iuc aliora 



ICll OHiiiKN UK LAS ESI’KOIKS 

contiluias, luibi'an exislido frecucntemente on unit condicioii 
([iicbrnda, a oausa do ondulaoiones anlci'iores do su nivol; do 
inodoquc los ljueno.s cfcctosdcl aislamicnlo haln-an concuvrido 
"■cncralnicnlo hasla cierto punlo. Finalinentc, yo concluyo, 
(juc ann{|iic las re^iones ))cqucnas aisladas Ijan siclo on algunns 
c:onec])tos allamcnto ravoi‘a]3les pni‘a la produccion do nucvas 
cspccics, clcursodclaniodilicacionlialn'asidogenoralmentomas 
rapido on rcgioncs grandos; y lo quo os mas impoidanto, quo 
las nuevas formas producidas on ai’oas extcnsas, quo ya lian 
sido victoriosas soliro muchos compoticloros, seran las quo mas 
so cxtiendan y las quo den lugar a mayor numcro do varioda- 
desy cspecics nuevas. Asi, piics, desompcnava una pavlo mfis 
imporlaule on la liistoria del ojimbio del mundo organico. 

Do acuerdo con csta idea, quizas podamos entendcr alguno.s 
licchos a quo aludiromos do nuevo on nucstro capilulo sobro 
di.slribuoion geogralica; por ojemplo, cl hooiio do quo las pro- 
(luccioncsdcAustralia, contincnteinaspcqucno, estan codiendo 
ante las do la region ouropoo-asi/itioa quo os mas grando. Asi 
lambicn suoede quo las produccionos oontinentales on todas 
partes so naturalicen on las islas ampliaraenlo. En una isla 
pcquena haljra sido monos severu la lucha por la exisLencia, y 
halji'A habido monos modillcacioncs y monos oxterminio. Asi 
podomos entonder por cpio la flora do la IMadera, segnn Os- 
wald Itcor, KG parcce, liasta cierto punlo, a la Ilora torciaria 
extinguida do Europa. Todo.s los dopdsitos do agua dulcc su- 
mados juntos, bacon una area poqueiia comparada con la dot 
mar 6 Ins do la tierra. En consocuoncia, la competcncia en las 
produccionos do ngua dulcc iiabra sido monos rigorosa (pio 
on otras partes; nucA^as formas .so luil^ran producido cou mas 
lentitud, y las formas viejas con mas lonLitud sc bal^raii oxter- 
minado. En las aguas dulcos encontrnmos sioto gencros do 
pcces, gunoidcs, rostos do un ordoii en otro tiempo proponde- 
rantc: y en las aguas dulcos cncon Lramos algunas do las formas 
mas ancbualas conocidas hoy en cl mundo como los Orni- 
tliorhynchus y Lopidosiren, c|ue como los fosilcs unon liasta 
cicrlo punto 6rdenes c^uc estan actualmontc may separados cn 
la oscala natural, Estas formas anomalas pueden llaniarso fosi- 
lcs vivos: ban durado hastaostos dias por liabor ^ia])itado una 
region limitaday por haber esLado cxpucstas a coinpctcncias 
monos Variadas. y por lo lanto monos severas. 



lUCSUM'ADOS IJU l-.\ SliLKClUDN 1-^)1 

Ilcsumicndo, lodo lo quo la dificulLad oxtroma dolasunLo 
pormilc, las circunstancias favorablesy dcsfavorablos u lapro- 
cluccion do nuovas especies por modio do la scloccion natural, 
os mi conclusion (luo para las produccionos torrostros una re- 
gion conlinoiUal grande quo haya pasado por muchas oscila- 
cionos do nivcl liabru sido la mas favorable a la produccion do 
muchas formas nuovas do vida, propias para durar por largo 
tiompo y para exlendcrse considcrablemcnto. Micntras quo cl 
area oxistiesc como un conLinoiile los habitantos habran sido 
numorosos on individuos y clases y habran estado sujotos a 
rigorosa compctencia. Cuando so haya convcrtido por sumer- 
sion on grandos islas separadas todavia, habran existido mii- 
chos individuos do la 3'nisma cspocio on cada isla: cl cruza- 
juienlo on los coniines del dominio de cada espocio nueva ha- 
bra {fitedado interrumpido : dospuos de cambios fisicos do 
cualijuier clase la emigracion no habra sido posiblo, de modo 
([uc loslugaros nuevos on la conformacion de cada isla habran 
Icniilo (pio ser ocupados por modiiicacionos do los antiguos 
habitantos; y habra habido tiompo suficionte para quo so mo- 
dillquen y porfcccioncn las variedades. Cuando por una miova 
clevacion del terrono las islas volviosen a scr I’ogion continen- 
tal otra vcz, habria compctencia rigorosisima: podrian oxton- 
dorsc las variedades mas favorecidas 6 mojoradas ; so extin- 
guirian muchas do las formas monos mejoradas y otra vcz 
cambiaria la proporcion rclativa del ndmero de los varies ha- 
bitantes en el contineiite reunido; y otra voz habria ancho 
campo para que la soleccion natural mojorara todavia mas a 
los hal)itantcs, y produjora de osta suerto nuovas especies. 

.\dmito por complete que la soleccion natural obra gono- 
I'ulmonle con Icntitud extrema. Puede funcionar solamonto 
cuando hay lugaros en la cconomia natural dc un distrito (pio 
pueden sor mejor ocupados por la modirioacion do algunos ilo 
sus lialjilantos cxistenlos. La ocurrcncia do scinojantes sitif)s 
(lopcndcra con frocuoncia de cambios fisicos quo gonoral- 
inentc se veriiican do un modomuy lento, y do (jiio sea impo- 
siblo la inmigracion do formas mojor adaptadas. Oomo algu- 
nos pocos de los habitantos antiguos so modifiquen, las rola- 
cionos mutuas dc los otros so perturbarun a monudo; y osto 
croarii lugares prontos a ser ocupados por formas mojor adap- 
tadas; pero todo esto sucedera muy poco a poco. Aunque todos 



I)!'] 1,AS KSIMCCIKS 


\-i-2 

los individiiDs de In misma cspecic ko dilcroncicn cnlrc si en 
iilgiin pcqucno grado, pusaria nuiclio ticmpo antes de (juepu- 
ilioson ocurrir difereneias ventajosus on varias partes dc 
la organizacion. resiiILado so rotardaria a monudo mu- 
ciio pnr cl ci'uzainiento liljre. Uxclamaraii muclios quo cs- 
tas diversas causas son mas (juc su/icicnlcs para ncutralizar 
el pocler dc la soloocion natural. Yo no lo creo asl. Lo quo yo 
.si creo o.s (juo la selcccion natural obrara gcneralmonto con 
miu'lia lentitud, solo a grandcs intcrvalos do tiempo y solo on 
linos pocos habilante.s do la misma region. Creo lambien ({uc 
estos rcsultados Icntos c intonnilontcs concuerdan muy bion 
con lo quo la geologla nos clico do la manera y volocidad con 
(luo ban caml)iado los habilanlos del niundo. 

Por lento quo soa e! procedimiento de la soleccion, si cl 
hoinbi’o dclnl puede hacev nuicho por medio do la selcccion 
artil'icial. no puedo yo ver cl h'mito al total docambio.s, a la ])c- 
lloza y complejidad dc las coadaptacionos enlre todos los seres 
organicos unos con otvosy con sus eondicioncs flHicasdcvidn, 
quo pueden luvl)crsc efectuado en el largo ciirso dc los tiompos 
por el pocler dc selcccion dc la naturaleza, eslo es, por la 
supcrvivcncia do los mas aptos. 

Extiticiou caiisada por la seleccioii naturitl. 

Discutiremos csto asunlo con mas extension en nuestro ca- 
pitnlo sobre geologla; pero debo aliulir aijul a 61 por cstar In- 
timamentc cnlazado con la selcccion natural. La selcccion na- 
tural obra solamcntc por medio de la conservacion do las 
variaciones que son cn algun concepto ventajosas, las cualcs 
cluran por consiguiento. Por cau.sa do la alta razon geomctrica 
cn el crecimiento de todos los sores organicos, cada ospacio esta 
ya provisto por coniplcLo de habilanlcs; y de aqui so siguc (juc 
as! como las formas favoreeidas aumenlan cn numero, as! 
lambien generalmente disminuyen y so rarilican las monos 
favoreeidas. La rareza es, cpnio la geologla nos ensena, lapro- 
cur-sora do la cxlincion. Poclomos comprondor quo cuakiuiev 
forma representada por pocos individuos corrora muclio I'iesgo 
de (piedar completamcntc extinguida, durante grandcs I'luctua- 
cione.s en la naturalezadc las ostacioncs 6 por un crecimiento 
temporal cn cl numero de siis encmigos; poropodemos ir mas 



ICXTINfilOX flAl'SAD.V I’OU LA SELEC.CION 


m 


lejos Lodavia; por(iuc ciiando se prodiiccu niicvas I'ormas, a 
nicnoH ([uc admilamos quo las I'ormas cspcctlicas pucdan sc- 
jjuii’ aumentaiiclo cii su nunicro iiidonnidainentc, Liencn (]uc 
cxlinttuirse muchas formas anliguas. Nos dice clarameiUo la 
g-cologi'a quo cl numcro do las formas cspccilicas no ha crccido 
indeiinidamentc; y aliora intcnlarcmos deinostrar por quo cl 
numcro dc las cspecles en cl nunido no sc ha hcclio incon- 
mcnsuraldomente grande. 

Henios vislo quo las cspccics quo tienen mas individuos 
fiicntun con mas proliabilidades dc prodneir variaciones favo- 
ralilos en un periodo dado. Dc csto tcjicmos priiebas en los hc- 
clios manifestados on cl capitulo sogundo (jiie ilemuoslran que 
]a.s cspccics coinunes y difundidas d dominantes son las quo 
oljticncn el mayor numcro dc variedades quo sc regisLran. Do 
a(|ui que las especie.s rara.s so modiliquen 6 mejoron mcnos 
pronlaineiUe on un tienipo dado; porconsiguiento, scran dcr- 
rotadas en la lucha por la e.xislencia, por los dosccndionle.s 
inodiiicados y mejorados dc las cspocics mas comunes. 

Dor eslas dil’erenlcs considcracionc.s creo incvilaldc quo al 
formar.so on el curso de los liempos nuevas cspccics por medio 
dc la scleccion natural , sc hngan oLras cada vez mas raras 
hasLa extinguir.se por ultimo. Las formas (luc cstan on com- 
petencia mas iumediata con la.s (lue sc ban modiiicado y mojo- 
rado, son las que natiiralmcnte sufriran mas. Y ya hemos \ islo 
cn el capitulo sol)re la lucha por la existoncia ({uc las formas 
mas inmcdiatamcnlc unidas — variedades do la misma espo- 
cie y cspccics del mismo goncro 6 dogcncros relacionados, — 
son las que por tenor casi la misma estruelura, constitucion y 
luibitos compiten gcnoralmcntc entre si con mas rigor; por 
consecucncia, cada nueva varicclad 6 cspecie durante cl pro- 
greso desu formacion, aprotara g-oncralmcnte con masduroza 
a su pai'ieiito mas ccrcano y Icndcra a cxterminarla. \’omos 
el mi.smo procodimiento do oxlorminio entre nuosti’as prodtic- 
cioncs domeslicas por medio dela seleccion quo luice ol horn- 
bre de las formas mojorachus. I ‘odrian prcsenlarse muchos casos 
curiosos <1110 clcmucstran ciuin prontamcnlo nuovas castas do 
ganado vacuno, carnoros y olro.s animales, y variedades dc llo- 
rcs ocupan el lugar de las clases nu'is viejas c inferiores. Ihi 
Yorksliire es historicamenle sabido (lue Ins anliguus roses no- 
gras fucron dcsalojadas por las do cuernos largos y (juo estas 



I^-l Ollir.KX DIJ LAS ICSPECIICS 

ofuci’Oii huizadas poi- las du cucrnos cortosn (cstoy copiando las 
palabras de lui cscrilo’i.' agricola) Hcomo si hubicsc cnU'udo al- 
g'unu pcstilonciu inQi'lll'era.)) 


Divergoncia de caracter. 

K1 priiicipio quo he dcsig-ndclo coii csta fraso es de grau im- 
poi'lancia, y el cxplica, a mi modo do vor, algimos hochos 
importivnlos : en primer lugar, las varicdadcs, auii las fuertc- 
monlc marcadas, aunquc toiigaii algo del caracter de espocio, 
como sc domostro por las desesperadas dudas quo en muchos 
casos hay para clasificarlas, diiierenciortamento mucho menos 
entre si quo lasespecics vordaderas y distintas. A pesar do to- 
do, segun mi opinion, las variedados son ospecios en e! proceso 
do rormacion, 6, como ya las liemos llamado, cspecies 
incipientes. ^;C6mo, pues , so auinenta la monor diferoncia 
enlro las varicdadcs hasta llegar a ser la mayor diferencia 
cnlrc las ospccies? tiuc esto sucodc habitualmento , dobemos 
inferirlo do la mayor parte do las innumorables ospecios on 
la naturaleza, quo presentan diferencias bicn marcadas ; on 
tanto <|UO las variedados, supuestos proloLipos y anteccsoros 
do las ospccies futuras bion marcadas, presontan dilbi’oncias 
pequenas y nial doiinidas. La mera casualidad, como podrla- 
mos llamarla, podra ser causa de quo una variedad so difo- 
rcncio on alg-un caracter de sus padres, quo la cria do osta 
variedad so difcrcncie tambion del suyo on ol mismlsimo ca- 
racter cn mayor grado; poro esto solo, jamas oxplicaria un 
gi'ado tan extonso y ordinario de diferencias comool quo hay 
outre las espccios del misino gonero. 

Como ha sido sicinpre mi costumbre, he liuscado la aclara- 
cion do esto punto on nuestras produccioncs domosticas. 
Encontruromos aqul algo analogo. Todos adinitiran quo la 
produccion do razas Ian diferentes como las vacas do cuerno 
corloy las do Hereford, los cuballos decarrora y los do tiro, las 
diferentes castas do palomas, etc., nuncapudieronha])orso efec- 
liiado por la mera acumulacion casual do variaciones semc- 
jantes durante muchas generaciones sucosivas. Enla pructica, 
por cjemplo, llama la atoncion de un criador una paloma que 
tiene el pico mas bien un poco mas largo ; y por cl reconocido 
principio de (fuo los criadores no admiran ni admiraran un tipo 



DlVKHr.liNClA DE I’.AUACTEll 


1-25 

incdio, siiio cjiic giistun do los oxti’oinosi, los dos sigucn (conio 
liii succdido HcUudmente con his cuslas do la palo’ma voUea- 
dora) escogicndo y ciiando con pajai’os de pico cadu vcz mas 
largo , 6 do pico cnda vez mas corto. Del niisino moclo podo- 
mos supoiior quo, on un periodo remoto de la historia, nooc- 
silarian los hombrcs do unu nacion 6 localidad caballos mas 
volocos , mienlras quo los de oLras nocosilaran caballos mas 
fucrlos y do masYolumon. A1 principio sorianmuypcquenns las 
dil'orcncias: pcro andando cl ticmpo , por la eontinuada solcc- 
cion do los caballos mas volocos on un caso, y do los mas I'lier- 
tos on olro, se harian las dil'ercncias mas grandes, y so anota- 
rian como Ibrmando dos sub-castas. Por ultimo, al cabo desi- 
glos oslas dos sub-castas sc convertirian on castas biou csta- 
Jdocidas y distintas. Al haccrso mayoros las diforoncias, los 
animalos infcriorcs con caracldrcs intermcdios, quo no fucran 
ni muy volocos ni muy fuortcs, no serian usados para hacor 
cria y do esto modo londorian a desaparccor. Aqui, pucs, vc- 
mos en Ia.s producciones del hombro lo quo puedo llamai'so cl 
principio dc divcrgoncia causando diferonouis al principio csca- 
samcnto aprecial)los, sicmprc on aumcnto, y a las crias difercn- 
ciai’sc en caractor una de otra y do su tvonco coiuun. 

^:Poi ’0 como, so prcgLintara, puodc un principio analogo 
aplicarso a la naturaleza? Yo crco quo puedo aplicarsc y ([uc 
so aplica muy elicazmente (aunque tardo mucho ticmpo anlos 
do ver el como) pox’ la simple circunstancia de quo cuunto 
mas so diversifioan los descondientes do cualquior ospocic on 
oslructiira, ooiistitucion y habitos, lauto mejor dispuoslos es- 
tan d apodcrarsG de muchos y muy diferentes lugarcs on la 
oconomia dc la naturaleza, y do osto modo quedau capaciUi- 
dos para aumenLar su mimcro. 

I’odomos claramentc discornir que sucedo osto on los ani- 
malos dc costumbros scucilkxs. 'I’dmcso cl caso dc un cuadri'i- 
pedo carnivoro cuyo uuincro hayu llegado liacc ticmpo a lo ipxo 
pueda sopoi'tar poi* tdrmino niodio cl pais on quo reside. Bi sc 
permite funcioiiar su podor natural doaumoutar.se, puodc coii- 
seguir e.slo ultimo, .si ol pals no siiIVo cambio en suscondicio- 
nes, unicamcnlo apodcrandoso sus variados dcscondionlcs do 
sitios luiiSiaontonces ociipados por oLros animalos; por ojcmplo, 
alimentandose algunos do olios do nuova clase do presa muor- 
ta 6 viva, 6 liabitando nuovas cstacioncs, 6 tropando a los ar- 



l'2(i UllilitN Dli LAS Eai’liUIliH 

))olos. 6 [VccuentaiKio el aguii 6 tal voz liaciendose menos cuv- 
nivoi-os. Ciijuilo mas divcrsilicados scan on costunibros y es- 
iructums los doscoiidicnles do nucstros aniinalcs furnivoi'os, 
mas liigm-cs ])odf;in ocupar. Lo (juc sc aplica a un animal sc 
aplicara on todo y por todo a todos los aniinalcs, os docir, si va- 
riaii, poiajuc do olrn modo la selcccion natural no pucdohaucr 
nada. Lo mismosuccdccon laspiantas. Sciiaprobadocxpcrimen- 
talmonte (iuc si so siGml)ra un pcdazo do tcrrono con una cs- 
pccic <lc liiorba y olro podazo dc Icrrcno somejanlo con divcr- 
sos goneros dilercnlcs do liicrba, cn cl ultimo sc criaran 
mayor numcro dc jjlantas y mayor peso de forrajo. Lo misino 
acoiiLcee ciuindo sc sicmlira una sola variedad do Irigo y di- 
vcrsas variodadcs mozcladas rospcctivamcntc cn igualcs ospa- 
cios de tcrreno. Abora ])ion, si cualquier ospccic dc hiorba si- 
guiera variando, yl'ucran continuamentc olcgidas las varieda- 
dcs{jiicsc dtforonciaran cnLrGsicnlamismadircccion,aunquccn 
grado muy pc(juono, como lo bacon las distintas cspccics y go- 
ncros dc bicrlws, consegiiirian >'ivir cn c! misnio pedazo dc 
Icrrcno mayor numcro do plantas individuules dc cstacspecic, 
incluycndo sus dcsccndientos modificados. Y ya sal)cmos quo 
cada cspocic y cada variedad dc bierba csta sembrando aiiual- 
mcnlc casi innumcrablcs scmillas; y csla esforzandose asi, 
podriumos docirlo, con lodas sus I'ucrzas, para aumentar cl 
numcro. Por consiguiento, cn cl transcurso dc muclios miles 
dc gcncracionc.s, lus variedades mas distintas de ciial([uicr es- 
pecic dc iiicrba tondrian las mayorcs probabilidudes de Iriun- 
far y aumentar luimcricamcntc, do suplantar por ende alas 
variodadcs monos distintas ; y las variedades cuando ya son 
muy distintas unas do otras toman el rango de cspecies. 

Tja vorchid del principio do quo la mayor cantidad de Adda 
corresponde a una gran diversidad do cslructura, sc vc eii mu- 
chas circumstancias naturales. En un area extremadamente pe- 
quena, cspccialmcnlc si csta al)ierla‘ por complelo a la inini- 
gracion, y dondo la contienda entre individuo d individuo ba 
dc scr par fiierza muy sevora, oncontramo.s siompre gran di- 
versidad en SU.S bal)itantes. Por ejemplo, yo cneonlre cn un 
pedazo dc cesped dc tamano dc ires pics por cualro, quo haliia 
cstado expueslo durante muebos anos exactamento a las mis- 
mas condicioncs, vcinto cspccics dc plantas y estas perle- 
necian a dicz y oebo generos y a ocho drdencs, lo quo dc- 



(27 


DlViilU.iliNOIA Dli CAiliUTIiil 

imieslra i.-Lianto so difcrcnoiabaii unas do oli'as ostas plualas. 
!jO inismo siiccdo con las plantas y los iiiscclos on islitas po- 
ijueiias y unironncs y taml)icn on los pc'<iuonos ostanqucs do 
agua diilco. Los lal)radorcs sabcn quo pucdcn producir mas 
pastes con una rolacion do plantas ({110 pcrLoiiczcan a los 6i'- 
denes mas diCercnlcs : la natui’ulcza siguo lo quo podria lla- 
niai’sc una rolncion simultanea. La mayor parte de los anhna- 
Ics y plantas que viven junto y alrcdedor do uii podazo pc- 
i[Ucno do torrono (suponiondo quo la naturaloza do cste no 
tonga peculiaridad on ninguu sontido) podriun vivir on 61, y 
puede <lecirsc quo sc csfucr/an todo lo quo pucdcn por vivir 
alH: pero so Iia visto quo on cl panto on quo Hogan a la com- 
pcLcncia mas cstrccha, las vontajas do la divcrsilicauion dccs- 
truclui’a con las difcrcncias do luibitos y conslituoion (juc las 
acompanan, determinau <iuc los habilantcs quo ilc osLo inodo so 
ompujan unos a otros perleiiczcan por rcg-la general ci lo quo 
llamamos goneros y ordenos difcrenlos. 

El mismo principio so vo on la naturalizacion do las plantas 
1 ) 01 * la inlcrvcncion dol homliroen tiorras extraujeras. IIal)iora 
podido osporai’sc quo las plantas quo llcgaran a naluralizar.so 
on cuaUiuior terreno, sorian gcnoralmontc las quo cstiivioran 
mas proximas a las plantas iiuUgonas, piiosto quo a ostas so las 
considcra comumnontc como creadas y aduptadas espocial- 
para su propio pui's. Hubiera taml)ien quizas doliido cs- 
pcvai'se (JUC las plantas naturalizadus pertenooorian a unos po- 
cos grupos, mas ospocia! monte adaplndos a ciertas ostaoioncs 
on sus nuevas patrias. Pero ol caso cs muy diferento, y .\lpli. 
de Candolle lui observado muy bicn on su grande y admirable 
ohra, (JUC las lloras ganan por la naturalizacion, on propor<;ion 
al minicro do los generos y espccics indigenas, muolio 
mason nuovos goneros quo cn nuevas cspocios. Daromos un 
solo cjemplo: on la ultima odicion del Manual <le la pni'a da 
Inn Entiulon-Unuloa drl A'or/.f?, emimcra cl l)r. Asa (iray 2(iU 
planlas naturnlizadas, y ostas pcrloneocn a 1()2 goneros. A’o- 
mos. pues, (jimeslas plantas natiiralizadas son de una natura- 
lcz;v on alto grado diversilicada. Dilioron ademas on gran 
extension de las indigenas, porquo do los 102 gciioros naturali- 
zados, 100 nada monos no son indigenas, y sehahccliodc Oslo 
mode una gran adicion proporeional a los goneros (juc aliora 
■s’iven cn los Estados-Unidos. 



i'^H Ollic’iliN Qli L.VS 

Coiisidcraudij la naLufidux.a do las plantas 6 aiiiinalosquo on 
fualquicr pals hanluchado vioLoi'iosamoiito con los indigcnas, 
Y quo han llc.O'ado a naLuralizai’so, podomos adtjuirir uiia idea 
do ([u6 mancra deberian niodllioarse algunos do los naluralos 
]iai'a gunai- una venlaja sobro sus coinpatriotas; y podomos, 
cuando monos, inroi-ii’ (Jlio la divci-silicucion do e,sli“uctui“as,qao 
importa tanLo como nuevas difci'cncias gonoricas, los sei'ia pi-o- 
vochosa. 

La Yontaja do la diYorsilicaciou do csUnictura on los hald- 
Unites do la misma region, cs do hecho la misma quo la do la 
diYision fisiologica del trabajo on los organos del mismo eucrpo 
individual, asunLo tan bieii dilucidado por Milne Edwards. No 
hay fisiologo (j;iie dude do quo un ostomago adaptado a digorir 
matcrias vcgetulcs.sdlo 6 carnc sdlo, obtiono masnutrimonlo do 
csla sustancia. Del mismo modo on la economi'a general do 
cual(|uicr pai.s, cuanlo mas oxtensa y porfcctamonte csLon los 
animalcsylas plantas diversineados para difcrcnlos habilos do 
Yida, tanto mayor numcro do individuos iiodran subslstlr alii. 
Un conjunLo de animales, con su organizacion aponas diversi- 
licada, dilicilmente podria competir con un conjunlo do uLros 
mas pcrfcctamentc divorsifioados cn eslrucLura. Puede dudarso, 
por cjcmplo,,-si los marsupi!Ule.s ausLralianos quocstan clividi- 
dos cn grupbs.poco dil'o'rentes'e'nLfo si, y quo reprcsenlan vaga- 
menlc, como Mr. Waterhouse y otros han iiolado, a nuestros 
mamiforos carnivoros rumiantes.y roedoros, podrian compotir 
viotoriosamonle eon cstos ordenes liicn dcsarrollados. En los 
mamiforos do la Australia vemos cl procodimiento doladivor- 
silicacion cn un estado primitivo e incompleto do desarrollo. 


Efectos probables tie la accion de la seleccloii natural, por medio de la 
divcrgeiicla decaracter y dc la extinciou sobrelos deecoudiotites dsuti 
antecesor comuii. 


Segun lo quo acabamos do disculir con suma lirevodad, pode- 
mos admitir quo los doscendientes modilicados do cualquier es- 
pccie saldran adolanto tanto mojor, cuanto mas diversilicados 
lleguen a scr en ostructura, supnesto quo asi estaran cn dispo- 
sicion dc apropiarso lugares ocupados por otros seres. Veamos 
ahoru c6ino este principiodel bcneficio queso obtionodc ladi- 






■ KMillTOS lili I.A SKIJCCCIUN. 1;",! 

vorg'uiicia do oai'iiidoi’, Liiiiido A ohi'ar ootiihiiiadu con lorf |jrin- 
cipiosdc la soleocion naliiral y do la c\liiU'ioii. 

I'll dia.o'iMiiia (juo aoonipaiia nos ayudava a coiiijiroiidor cs(i‘ 
asuiito, (|uc poca do oaaiplicado. IvopcosonLoii dusdo J a L las 
os])Ccic,s do un ya-aii g-onoi-o on .sii pt-opio pais; so ,sii))oii(j quo 
ostas ospooios so pafooon las unas a las uli-as on giaidos dosignia- 
los, quocs lo (pic suoodo g'onoi’almcntu on la naLitcalo^a, y cslo 
HO i‘opre.soiila on ol diagrama iior la (•olooa(.!i(.)n do las lolras ii 
dislanoiasdoslgnalc.s. ITodiohoiingraiig'ijnoi'o, |tofipio ooinn vi- 
inos on ol sogaindo oupiliilo, varian nn'is jtov Idrniino aioidio las 
cspocios on Ids ginioros g'faiidos (jiio on los gonoi-os iioipionos; y 
las cs|)(joiCH 1(110 vaidan on los gonoros grandos, prcsoiilaii a su 
voz an lu'iinoco mayordu variodados. 'I'ainliion liojiios vislu (|iio 
las o.spoi'ios lUi’is ooinanus y ni;is o\LonHanioido iliCiindidas, va- 
rian itn’is ([110 las os[iocios I'aoas y roslringidas. Soa .1 iina os- 
[looio cimiiin oxlensainonlc dirnndida y variidilo poidonooioiili^ 
il an g'onoi'o gcando do su [ii'opio jiais. Las linoas do piinlos quo 
!‘oi'jnan la I’aniilioaoioii y dixoi'goindas omi l.atuaaos dosigiialos 
pi'i.icodonU-i; do . 1 , piiodon I'ojirosonlar su varialdo dosrondoii- 
(.'ia. So siipoiKJ rpio las vaidaolonos son on oxlroino ligoras, purn 
do natiiralo/a divci'stlioada, y ipio fodas no aparocon siiuidUt- 
noainonlo, sino las mas do las voiais diispiios do larg’us intm-va- 
los do Lionipo, y i[uo no diiran pcia'odos igiialos, Solainonlu so 
conscrvan ti so oscogon na.(.m’alinonU) aijiiollas variauionos ipio 
do alg'un inodo son voiUajosas. aipii oiiLra la iiujiuidancia 
dol pi'incijiio do vonlaja ([iio so doidva do la divoi-gonoia do ca- 
raolor; poi’ipio osla g-onoralinouto oondiioifa a i[uu las \afiaoii) - 
nos mas diloronlos ('> divorgouLos (I’opi'osonladas jior las linoas 
do pun los o\U'i'ioi'os), so consoi'von y aouiiiidoii por la.soloocion 
naliii'al. ( luando una liuoa do piiiilos lloga a iiiia do las linoas 
liorizonlalos, y alliso marraqior una loti'a [Hajiiona con ni'imo- 
ros, so sniKino (JUO so ha aouiiiulado uiia oantldad siilicioiilo 
do \afiai.:ion para roiauar una variodad hion primuiiclada ijiio 
soa itigna do sor o.msignada [lor Lai on un (raliajo sislom.alico. 

Los inl.orvalos ciitro las linoas hori/.oiilah's del dia'.maiua 
[luodoii n.!pfo\io.idar oada uno mil ('j mas gonoi-aidmios. j)os~ 
puos do mil goiioraoionos so supono (jiio la os|a.‘cio .1 ha [u-o- 
duoido dus vai'ioilados (lorroclamonlo Jnijii maivadas (juo 
son a' in'. Kslas dos variodados, gonorahnoulo oslaraii lo- 
davia cxpucslas a las misnias oondicioiios (juo hicicron vaida- 



(jUidli.N UK Ksl'liClKS 


i:)i) 

blus a sus patU'CS y la tcnduncia a la vafialjiiidad cs cii .si 
inisiiia hovedilai'ia ; poi- consig'uieiito, tcndei-iin ig'imlinenlo a 
variai', y lo mas coiniiii cs ([uc sea casi del inisiuo mode <iiie 
lo hlciofon su.s padres. Todavia mas, cslas dos vaiaodadc.s 
siendo solo dos I'onnas ligei’aincatc niodilieadas , leiideniii a 
licrcdar atpicllas vciilajas (juc lilcicnam a sii padre A ma.s uu* 
iiicroso(iue la mayor parte do los otros lial)Uantcs del mismo 
pais; partielparan Lambien de aqucllas ventajas ma.s goiicrales 
([uc iiieicroii epic cl gencro al ciud poidoneoia la o.sperio tnadre 
Tiiera uii g'ciici'o grande on su ])ropiu pais. V todas eslascir- 
eunsUuiclas son favoral^Ics a la produeeion de iuie\’as varie- 
iludcs. 

fti, plies, son variables estas dos variedades, sc conscrvar:in 
gcucralmente durante las primeras mil g;encrauione.s las ma.s 
tlivorg'cntes de sus variacioncs, y de.spuc.s de e.stc inlervalo sc 
siiponccn el diagrama (|ue la variedatl a' ha producido la va- 
riedad a' (JUC por cl priucipio do la divorgencia sc difei-en- 
ciara mas de .1 quo lo lii>co la variodad a' La variedad ni.' so 
supono ({ue ha proilueldo dos variedailcs y s’ ([ucscdil'e- 
rcncian la ana de la otra y mas considcrablemonle aim de sn 
padre eomun .1. Podomos cuntinuar cl proectlimiento pur 
j)aso.s semojanle.s on eual(|uioi‘ oxlcn.sion de tiempo; algimas 
de las variedades despues de cada mil goneraciones itroiliicon 
solamonto uiiasuia variodad, jiero on iina eondicion raila vez 
mas modilieada; olra.s produeeii dos 6 Ires vai-ioilades y olras 
dejan do produuir cn ab.solulo. De este modo las variedades 6 
descendicnles modilieados del padre eomun ,1, iran gcneral- 
mento aiimcniando cn luimero y divergiendo on earactur. Kn 
el diagraina se rcprcscnla cl proeodiiuioulo hasla la gunera- 
eion dicz mil y bajo una I'orma condonsada y simplilioada lia.st i 
lagoneraeiou eatoreo mil. 

I’croaijui debo nolar quo no .siqiongo yo quo cl pi'ocedi- 
inicnlo inarcha siemiire tan rugularmoiilc como esta reiirescn- 
(a<lo cn el diagrama, aumpic en si algo irregular, ni ((ue siguo 
coiUinuamento; cs nmclio mas proliablc (pie eada I'orma per- 
jiianczca inalteralile durante largos peia'odos para volver des- 
piics a SLilVir modilioaciones. Tampoco supongo yo ipic se 
conserven invariabicmonto las variedades ma.s ilivergenli's; 
una forma intermedia puode a menudo durur muclio tiempo y 
]>rodiioir 6 no )uas de un descendiente modilirado; portpic la 



KFi;C'l'(i.s IIK I, A 


i;;i 


KoltiiH.'ioii imtiii'.i! olirai'ii sioin|irc sc.^un la iialiiraicza ila Imh 
I ii.H-ares (|uu osli'ni (loF()cupa<l«is ('> impri-li-i'lamciiti' ociipailn.s 
])Oi' otroH suros; y cslo {lopciidora <lu ralaiaoiias jiilinilaiin'iilc 
coiniilojas. Pcro poi- i-o.ii'la ‘’'eiicivil , ciiaiilo mas divarsilii'aclns 
on csti'uidiu’ii so viiolvon lo.s dasfciifliaidas dt! fiial(|iii(a’a as- 
jicuMo, laiUtJs mas hiyni'cs eslaraii on dis])iiKi<’ion do cipi'iniiarsc' 
y laido mas amnunlariv .sn nualilij’ada pco.trenic. l']ii iiiioslnt 
dia^L^Tuma ijiicda rota la liiioa do snoosion (-(m iuUii'valtis ro.i^ii- 
lai’cspor loli'as minusoidas iiumoradas quo tnaia-aa las ('ni'iiias 
snoosiva.s quo so hail liocliu suIioioiilonK'iito disliidas para sor 
rci^'islradas oomo \'ariodados. I'm-o oslas iiilorriqicimics son 
ima”'iiiai'ias y podiaii halKioso piics(<j on <'iial((iiior parl.o. do.^- 
piios do iidci-valos hastaiilo lai'O'os para la acimi idacii m di‘ iiiia 
raiilidad (;ousii[oi‘al)!u tic variacimi divoroamlo. 

Como loilos los dt!SC(UidiiMilos luodilicados di; luia «’spi'ric 
oommi y oxloiisamcmlo liiriimlida (|tio [n'l-dmozi'aii a iiii :jv- 
imi'o ;j,'raiidc, lomloran a parlicijiar do las mismas \oiilaJas 
i|iio dim-oii ;i sii jiadi-o la vioiol'ia on la \iila. s<';."iiir:'iii o.vno- 
I'aliiioiilc mulUplioaiiil(isi! on iiumoro al mismn |jonip<i ipio 
iliveri-'iondo on oaraolor; osla oslo ivprosoidado on <•! diap.rama 
por las diCoroiilos ramas di\ oi-wnh's )|iio pi’i.oo.Ioii do .\. l,a 
di.'.sooiulciioia modi lii-ada di' las ramas I’il I imas \ mas alia iiionlo 
mojorailas on las Irnoas do dosoondonoia , prcdialdoiuont.' n.- 
mai'a ol lii.U'ar do las anlorioros y monos mojoratias :'i (pliono^. 
doslriiifia; os|.o osla ivprosoiihuln on ol diam-ama por al-jimas 
do las ramas iiifoimu-os quo no llo-an i’l las Jinoas In.rizonlah's 
quo (toiioii onoima. Kit alj^iiims rasos, sin diida, t|ii.alara Itmi 
ladn (d [ii'ooodimioiilii d<> la iiKKlilioarion a iina s(da liio'a do 
dosoondonoia y no oroi'ora ol iiumorooji los doMvmiionlos nn.- 
dilioados. aumnu' piioda liahorso amiumladi . la siima tio iiiimN. 
(ioaoioii divor,j''on(o. Kslaria osl.« oasn irpr.-stmladii on ol dia- 
^•rama horramli. lodas las finoas quo prooodori do .1. .‘\.-.'pin 
la (luo va do a' liasla a"’, hoi miMiio inndn oi oaliallu .lo 
oai'i'ora iii.o'li's ,\ ol pn-ru do mnosira iiioli'-v a|iaronlonu'nlo h.in 
so.Li'iiido diM'i'o'iomlM oon joiililml on oararP'r do mi.-, Inmo... 
ori;;-inaioH, sin liahor dado iiimjimo do los dos. ramas t‘» oa,s|ii-> 
miovas. 

I )ospuos do (lio/ mil o'ouorai'imn's si^ siipoiio rpio la os|n‘oio . 1 
Nil |,miliii-i,l(i Ir.m I',, nuns. ins Iiiiln-i- 

iliv.nyiilii nil nirai'lci. iliii-.iiil,. i,,;s ■jvii,,|.,i,.i„ii,.,, sii,.,..,hii„. I,;i- 



l;J2 OIliC.ICM I'K LAS KSl’lCCIICS 

lin'ui llogado a (lirci'cnciai-sci niiialio, puro (loKi.^iLilmoiik! 

uiius do olras y dc sii padre coiiiiui. Si siipoiuauns ijiio 
cosivamonto pequcni) cl camldo utdro t;adii iiin-a ijPi-i/.'Hilal 
dc uuostro diagi-iuna, cstas Ives I'ovinas scvi'ui i(id.,\ia scla- 
mciilo vaviciludcs ])icji maveadas; pci'O ])asla supcin,,)’ <1'^*’ 
ijias mimcvoscs 6 inayoi-os cu caiiLidad los [lasos (!ij cl pvecc- 
(limionto dc la nualilicacion, para coiivcvlh’ustas Lves I'ormas cu 
cspcoics dudosas, y pov uUimu on espccics Ificii dclipidas. Asi 
cl (Ua.^’i'aiua lies onsci'ia los jiasos con los ciialos laa dilci’cn- 
cias i)cipicnas (jiio distinji’ucn a las vavicdailcs, \an t-vcciundo 
liasla Kcr las diroi'cncias mas c'vandcs ijiio disUnu'iu'n ii las cs- 
pocics. G<»tilinuando cl inisnio pvoccdimamlo por ((p luniu-vo 
iiiayuv dc y^cncvacionoH , coino sc vc on cl diaj;‘vaiip‘ 
niancva tiondonsada j simplilicada, Iciicmos <u-li(» cspis'lcs mav- 
eadas con las Ictra.s cnlvc a'' y iii‘‘ , ipic lodas (p-sciemUm 
dc A. Asi ci'co yo ipic sc inulli|ili«'an las cspiadi'P \ ipu' sc 
rovmaii los ^'Lmevos. 

Ms pv(jl)iil)lc (pic cn nn pamevo ^I’vamlc \avic iiti'ts dc una 
cHi)ccio. ];]n cl dia.^^i-aina he suimcslo ipio una scc'Ciida cs- 
licoic, I, ha pvoduoido, pov ani'do^''OK pasus despwos iio dioz mi! 
^^'ciioi'aoioncs, ya dos vavicdadcs l)iiai imu-cadas, ic'" y^''. ya 
dos cspcciOH , sc;^im lacaiilidad dc camhi(» ([uc sc snjKm.Li'acslav 
I'opvcsontado cnlvc las lincas liovizonlalcs. Dijsjaics dc calovcc 
mil f^ciicj'acioncs sc siiponc tpio haiisido pvoducidas scis tuicvas 
cspcoics, maveadas per las IcLvas dcsdi; n.*’ hasta z' ". Mn onal- 
ipiicv ^'(jnovo las cspcincs ipic yu son iniiy dircvimlcs cnlvc si 
cn (.lavaolor , Icndci-an ji'cncvahuciilc a pviJilucii' c! mayor m'l- 
movo dc ilosccndiciiles m(.)dilicados: iiovipic cstos Icndvan las 
tnayoves prohiihilidadcs dc apodevavse do mievos lii.cavcs coiii- 
idcliiineiilo dircvcnlcs cn la ci'onoinia dc la nalnvalcza: pov 
cso cn cl dia.LTvama he csco^rido la cspccic cxh'cma .1 . y la nn'is 
cxlvcnia /, conio las ipio liaii vaviado inucho \ dado naci- 
inicnlo :V nuovas vavicdadcs y cs|ici'ics. Mas olvas cspcoics. 
inavitadas con Iclvas mayusoulas , dis imcsli'o mcuci'o lu-icinal. 
[aicdcn (;on(iuuai' Ivasmilicndo (Icsctmdiimlcs sin aiirvacion. 
diivanlo iicviodos lavy:os , aiimpic dcsi;z'ualcs; j csl(> .si> ivpvi’- 
scntacnci ilia, i^vainu pov las lincas dc pmilos jivoloiii;ai!as dcs- 
ip:ua[njcnlo liachi avi-iha. 

I'uvo diivanlo cl (n'occdimicnlo du inodilicaciou ve|n*i'senlado 
cu cl dia.uM'aina, o(vo dc nucslvos pvinci[iios. a sahci.. (,| ,iy ]., 



KFi-icros i)K r,A sr;i.K(;i:iiiN'. 


(!\l.imri>in, (losoinjuniailo on p:i])ol iaiportanle. Como on 

(■;ula jcus (‘ompItiaiiKmliJ polilado, la solccoion natural <)l)i'a 
poiapu.' ia foi-ina scdtsrla liono alguna vontaja Kobro Ian olras 
I'nni-iaH on !a iiiclia por la oxisloncia, lialira unn tondcnoia 
oouslanle on los (loscoiiiliontofi mcjorailos dc cnialqiiicr ospecuc 
a sui>lanlar y oxlcrmtnar, on cada pciaodo do la siiocsion, jV 
HUS pi-odoccsoros y I’l ku prog:cnitor origdnal. Pmajne lia.y (juo 
rocordar ijiio la oonijiotcncia Kcrii ^cnoralincnlo mas vigorosa 
onli'o ufjiiolias formas ([uc oslan rolacionadas onlrc si mas do 
<‘orca on haliilos, {^onsUliioion y csLriicUira. Do aqui quo to- 
das las formas intorniodias, ciUro los csdulos primoros y los 
t'dlimoH, Oslo os, cnLi'o los oslados <lo nna. iiiisma ospccdo mo- 
nos nudorada. y mas mojoi'ada, I'omo lambion la misma os- 
potdo niadro original, (o.ndoran gonoralmoiiLo a oxlinguii’so. 
I’slo ja-olilablonumlo sucodora d nuu'has liuoas (lolaLoralos oti- 
loras do .siioosion, quo soraii oomiulKtadas por otras iiosLorio- 
fos y nuijoradaH. Si, noobslanlo, la dosoondiuioia modilioada do 
nna ospocio lloga a algun jiais dislintn, d so adaj)la jironla- 
monlo a algiin [larajo miovo, on o! <uial la ilosomnlonoia y cl 
progontlor no onli'an on (•ompdonoia, anilms |)uodon oonlintinr 
ovistiondo. 

Si soHU]K}no, pnos, qiu' niu'slro diagi'ama i-oprcsonLa nna 
siima conHidiU'aiilo do modilioaidon, la ospO(do A y Lodas las 
[U'iinoras variodados so liabrian oxlingniilo siondo rocmpla/ca- 
das por ocho i's[)ooios nnovas a'’* in*', y la ospcoic / sera 
romnida/.ada poi- stds ospotdew nnovas n.*' r 

l*oi‘o podmiios ir iodavia mas Idjos. So ha su])UOsto tpio las 
ospooios originalos do nnostro gdno)*o so ]jari'oian onlro sf cn 
u-rad()S dosignalos, roino sucodo goncralmonlc im la nalnra- 
l(*za ; la osi>oo.io .1 iislaiido mas do t^oroa rohudonada. con J>, C, 
/). ipio <-oii las oiras espooios; y la ('siioido I mas con las (}, H. 
/sT, /., quo con las oiras. So siipnsu (ambhm (pin (isfasdosiispc- 
cics .1 d I tn-an mny com lines y I'xLonsammdo d i fund iilas, do lal 
inaniM-a qni' iloliim'oii cn sn orlgim lialior Icnido algama vontaja 
soliro la mayor parlo do las tilras os|Ka'ios ilol gdnoro. Sus 
dosoondlonlos modilirailos im no morn do cahuTO, im la gemora- 
cion oatoiTO mil haliran liorodado ]H'oba.bIomonlo algiinas do 
las mismas voiilajas ; liaii sido lambioji modilioados y mojo- 
radoH do nna iiiaiiora divorsilioada on i-ada pon'odo dosnocsion, 
do modo ipio ban Ihvc-adoa adajdar.so a miiohoslngaros rclaoio- 



Jll'j ‘ OililiUN DM I, AS MSI’ICMIMS 

niulo.s on I:t eoonoinia naUiral <losii pais. Paroco, ])or In lanlit. 
[)roba!)lc (Ml cxlrcinn ((Uo liahi’iia ociipadn ins lii.u'ai'os y pni' 
consi.iyuiciUc oxlonniiiado, no sulo a sas padi'os .1 o /, shin do 
igiial inodo a al.'i'anas do las ospocios nri^'inalcs (jiio oslabiin 
iiii'is iiiinodialainonlo rclacioiiadas onii sus padi'o.s. I’nr osta 
raznn may poiiasdo la.s ospoiMos oi'i,i;'iaale.s habnin U'ansniiliilo 
do.scondenoia a la .■i'otioraoion oalorcc juM. I’odcMnns sapoiior 
(pio Holaiucnlo ana, /■’. iliUas dos ospocios K y /•’ (|no eslabaii 
iiionns fnlimanuMil(> tinidas a las oIims iiucvo uspooios ori.ii'ina- 
los, ]ia Iransmilido dosiaMiduMdos liasla cslo uKimn p(.MMnd<) 
do siicosion. 

IjUS niievas c.spocio.s do imcslro diaLTaina dosi’C'iididas do las 
(iiicc osjiooios f)vii;'inalc.s soi-aii alinra cmi iiunu'i'o do (ininco. I’m* 
causa do la londeiioia divcM’.ixoiUo do lasclociann iialural la suina 
oxli’cnia do (liCoroiicia tMi cai'.aclui' (Mdia: las o.spocios y ' 
sora'i imiohn inayur do la ([iio oxtsla I'tilro las in.a.s tlisliidas di; las 
ospocios ori^rinah's. Las niKn'as ('HjxM'icrs ailoiuas oslaran niii- 
das uiias con olras do iin nindn oidt.M-anuMilo difortMilc. Do las 
(tolin dosiaMulionbJS do .1 las tros inarcadas a" oslaran 

inmcdialanioiilo rolaciouatlas jincsor rainilicacuiiios l■oci(.M^los 
d(} /I.'''; h'' y p' par babor divo]’,o:idn on iin piM'Indn antCM'inr 
do <'d' scran (M 1 al.yim jrratiit ilisliiUas do las iros (“spooios iintu- 
bi’adas pi'iinorn; y pur ulliiun, n'*. o'' y ///'■ oslaran ininodia- 
lanionlu rolaoionadas onlro si. p(!ro jioi' bailor divor;i'i(lii dosdo 
ol prinoi[iia inisiiin ibd pi'Oi'osn do inodilioacinn soran niiiy 
dilbroiUos do las olras (miico ospi'cios. oimsliluy<*iido ini sub- 
,ti'onoro d ^diioro disliiilo. 

Ijos sols dosi-ondiiMilos do ! rorniaiVm dos sidi.irdnoros I'l .lm’*- 
noros. Porn conio la ospooio nri.i,dnal I so diroiaMiciaba inuoho 
do .1, sionilo i-asi Ins ilns oxIrcMiios did "'dnornnri.t.'inal. Inssois 
dosocndiontos do D sin aloiidor mas (|iio a la luM’oncia. so di- 
rorcMioi.iri'm onnsidorabloiiionlo do Ins nobn dosoiMi'lionli's do A : 
jiorn so lia su]mosln adomas (jue Ins dns ”:rupos ban so.u'iiidn 
iliviM'.iriiMido on diroocioni's diforonlos. Las os])oimos iiilorinodias 
lambion ly os csla onnsidnraoinii nitiy impnrlanloi ipio onla/.a- 
ban las ospocios nri'j:inalos ,1 o /. so, ban oxlin,”'iiidn Imlas o\- 
r -pto I' y III) ban ilojadn dosoondoiicia. I >o aqtil ijuo babr;'; (jiio 
I'liincar I'oiun .L*'*‘norns may disUnlns y aim «’n:nn dislinlas sub* 
f.iniilias las sois osjxa'ios imovas dorivadas do / y las nchn 
dosooiiili(Milos do .1. 



icnoil’i'os !)!•: I. A SKI.KCCION. 

,\ki o.s, ;‘i mi Jiiii'iit, roino so ]ir<nliH-:'ii ilusn mas v'cnorijs [mi' 
(Icscomloni-ias con imHlilirai'iundo dus n mas csiHs-ii's <lfl inismc. 
'ronoro. \ so sii|i(mo <[110 las < 1 ()S n mas os|ici'ios niadrcs dos- 
cioudcm do uiia s<»lii ospia-io d(' un n-oiun'o anloi'ior. Mii niuish'o 
dia;i‘rama osla oslo indicado |i()i' las linoas iiiloi-nim)iidas dchajo 
do las lolras maynsiailas iiuo oonvor.tron on snln-amas liacia un 
solopunlo mas al)ajo: oslo imnlo I'ojirosonla una osjioi-io su- 
piicsta, ])i’oyoni(oi’a d(^ nnosli'os dixan'sos o'omn'os y snli^oiu'ros 
micvos. 

Esdiu-no do i‘orio\ionai' poi' un momonlo ol caracU’i' do la 
n ui' va os|)Ooii 5 ‘ ([ no so ha sii [ uiok 1 ( * 1 [ 1 10 in > lia d i \ I'rL! i d< i ni 11 ■ 
oho on oaraclor sino (|iio lia l•l•l(‘nidl^ la linaiia do ■ ya sin 
alUu'aoion (> >a lio-oi-amonlo allm-ada (an s<’il<>, l-liiosli’ casnsiis 
alinidailos 0011 las olras oa(oro<‘ ('s[un'ios luiovas soraii di? niia 
naliioalo/.a oiii'iosa y Ini'liiosa. l*iU‘ ili'So»mdor rlr una iurma tpii’ 
(•slalia oiilrc: las ospooii's madi-os .1 o / i[iio alinra so siiponoii 
o\lin,u-nidas y dosi^niiooidas soi’i'i «'n oioidu |iiuilo inloniKMiia 011 
oari'a-tor oiilia! ios dos o'i'ii|it)s dosoondidus do oslas d')s os|n.H'ior>. 
I 'oi-n I’OIIIO os(t)S d(is iJi'Uiins liaii soo'iiiiln di \ ci'O'iomlo on <-a- 
I’aiaor dosdi! ol lipo do siis })adi'os. la nuova ospoi'io /•''' m< soi-a 
dirt*(iamonl.(‘ iiiloi'iiioilia oiilro idlos. sino mas Idon oiili'o lipns 
do Ios dos ,”’ni|ios. \ lod<> naliiralisla pmlra licurarso n ymn-- 
dai' casos d(‘ osU* .o'om'on. 

I'ln (‘1 ilia.m-ama so ha siipiioshi liasla almva ipio oada linoa 
horizonlal ropi'csimla mil ii'omu’aoiDiios : porn oaila iina piiodi- 
i-opi‘osoiilar nn inillon do mmoraidoiu's n m;'is: pnod<‘ (amlijou 
l■op^l•soll tai' una soooinn do las oapas sui-t-sivas do la omdi‘/a do 
la lioi-ra ijiio iiioliiyon roslus osliiicuidos. Ti-niiroiiios quo i-o- 
I'orii’iuis do nuovo a oslo puido oiiaiido lli'yiionnis a ijuosirn 
oapilulo sidioo vi'idoo'ia \ pimiso quo vofonms mili'mi-os tpio 
ol dia'''rama an-oja lu/. soliro las afiniilados do Ios si'-ros o\|in 
yuidos, quo aiiiiquo pofloiiooiondn yonoraliuoiilo i’l Ins mis- 
mos diakmos. fainilias n •_••l'•[|ol•.ls ([no Ins i|iio Imy vi\im. snii, 
sin oinharyn. rfoono!ilomonl(( > on alc un 'jradn. iiilormoilins on 
I'iiraolor oiilro Ins ynipns oxisloiitos; \ pndimins ojiltmdoi- osIn, 
por([UO las ospooii.’s ovlinyiiidas \ i\ iomn on varias opnoas ro 
molas onaiido las Ii'iioas ramilioadas do siioosimi haliian di- 
voryiihj iiioiins. 

Nn V(Mt ijUtt hasa ra/nii para liuiilar ol prnooilimionln do 
nuMlilioaoion o<miii (jiUMla I'splioadn a Ins yc’morns sniamonlo. 



Il'ili oiiiiiKN i)i>; T.AS Ksi>i':<:ius 

Si suiionomos on cl (li;i, crania (jiic la siima do cainliins I'opi’C- 
Kcntada poi* cada ^Tupo sueOHivo do linens do |•nlnlo.s (livor- 
i^'ontcH c« .£;rainlo, las foianas marcadas ii " ;'i las inarcadas 
i'"' y y inarcadas o'^a )/?.'' loianar/in Ires ccucros miiy 
dislinlns. 'rcniii’Cinos (ainbion dos lA'cnoros iniiy dislinlos dcs- 
condlonl(is do / , {|in> stMlirorcnu-iarrin iniirliisiinn da Ins di-s- 
ncndionlOH do A- Mslns dos !crii|ioH do ycinn'os I’ormai'jui asi 
doH lainilias in’n’ilonos disUnlns, soii’uti la siuna do ninililii;a- 
oioni’S dii’croonloH (jiio so siiponca ('Klai' iTprosonlada on id 
iliacrania. V las dos iiuiivas lainilias li unlonos diisoiondon d(» 
dos os|)Ooios ded .ccniM'o oi'icdnal, las laialo.s so hasii|na‘slo (pu* 
dosoiondon ii sii voz do ul.cuna iorina lodavia mas aiili,ciia y 
dosiHinooida. 

Homos visto ipio en cada pais las i's|ioc.ios f[iio | loidi-nooiMi a 
los .>;-(!n(;ros mas .cranilos son las (|no mas a mcnuiio prcsonlan 
variodadcs d os]H!ric.s inoipiimlos. hlii x'i'rilad ([iio lUdiia osjio- 
rarso (jiio asi sinnaliora: iiorqno oomo la scli'cidoii nalnral idn-a 
[Kir medio di* nna Idrina quo lieno alcmna vmilaja soliro oli'as 
I'ormas, on la liiolia jioi* la oNislonoia, olirara pi'imdpalmcido. on 
aquollas quo li<>nuii ya al^'una veiUaja: y la ma.cni tud do oual- 
iiuior ;j,-rn]>o demuesira quo sits csiiiMdcs h;ui liorodado en oo- 
mim du alcnn aidceosordo lodas idlas alciina veiilaja. I’tiroslo 
la luelia por la |ii'oilimcioii tie dosoomlionlos nno\<is y moilili- 
eailoH so sosliindi'a priiudjialmonlooiilro ios ji'riqios niayores quo 
usLiiii lodos [ralanilo do aiimoiilarsii nrnnoro. lui cnipn craiide 
I'onquislara poeo a pooo a otro.criipo .cramli*, I'c.diKdra sii iiii- 
mero, y d(.> eslo niodo disniiiuiira siis probahilidados di‘ idlo- 
riores variar-iones y niojoras. i lonlru dol mismn yrnpo ^rando 
los siib.u'iaipos I'llliinos y mojnr poid'oindoiiados. por ramilii'arsi- 
y a]M»derarso ilo nuudios lii,car<‘s imk'Aok im la oi’niiomia do la 
naLuralo/.a, (mideraii oonstaiitoimmle asuplaiilar.s tloslrnir los 
Hiib.criqios jirimilixos y inciios mi'Jorailos. I-'inalmonli‘, dos- 
apari!i-i5i*an los w'rn)Hi.s y siib;:’riipos peipiofios e inlerrumpitios. 
Mii'aiido al jiorveiiir jiodomos predecir ipio los ^•'I'upos do si'toh 
orcanicos quo son liny ^i-raudos y ll•iul 1 )'^lulos. y quo iiudios in- 
loi'rum|iidoK oslaii. oslo os. quo ban snlVido luda\'ia iik'iios o\- 
liiioion, (’onliiutaraii aiimmUando )inr uii poi'iodu larpu porn In 
(JIIO iiailio piioilo jirtalooir os rpn'- crupos jirovalooor.ui jmi' I'd- 
liiiio, porqiio sabimioH ipio nuudios p-riijios dosarrollailos on 
oiros lionijios di* uii imido muy oxionso ll(‘carnn alioi'a a o\- 



|)S I.A 


linvuirso. Miraiido lodiivi;! m/iK i'(.'tiHtl:iincnlr ;i| |i(irv.Miir. fo- 
(Imnos vortinc a causa did anmcnlo conliniiado y lijo dc In^: 
irniiios mas •vrandcs, ima iiiullilud <Ii> l-'S mas iiciiiicrios s(U‘X- 
(iiij^iui'a [mr ('oiiij)lolf> sin dcjaf drsrundicnios nutdilicadns; y. 
l>oi"c-onHiL‘'iii{jn((!. delas ospocies (|iu! vivaii cn mi pmm.ildilado, 
inuy pocassoi-aii las ijiic Irasndlan ilcscimdimitcs a im porvi*- 
niv Vemolu. 'I’lmilrc ipu^ voivcr a esic punlo on cl c!i]Mliiln so- 
bro (.'.lasilicaoioii: pcro anadii'ddujtu ijuo seirnu csta opinion dc 
(JUG son niiiv pocas las ospiados mas aidii^nas ijuo iian li'asini- 
lidi> ilesoorniicnUis a iiiiosli'os dias, y como (odos los t]«^sc(m- 
dionlcH do la iidsina osiHscic fonmin iinaclasc. p*>dmnns onlcn- 
dcr cdmo os ([Uo cN'isIcn Ian p<'cas clascs <m cada division 
principal <io los cm'iios animal y vt‘.L;'cl.'tl. Amnpm pocas do las 
i!S)iocii!s imis aiilmaias lia\aii dcjailodcscciulicnlcs iui>dilicatlos 
on los rmnol.os pin'iodos t:‘(told;;'icos. la ( icrra ]mcdi‘ hahcr csladi • 
casi tail liion pohlada <-f>mo alioi-a con cspccics do min-lio.s ov- 
nccos. raiuilias, urdmu's y i-a/as. 

Sllllrl^ <‘l ipii' ti'-ml.- ri aviiu/.iu’ la iicKiiiiiviar-i.iii. 

ha s(!!cia-ion naliiral olira (>\i-liisivam(m!c I'misma ando la. 
variacionc.s cpu^ son vcnlajosas cn las coinliciniics oviraiiicas T- 
inoivanicas a ijiK' lod.'i ccialiira csla cKpiuvsI.a im tndos 1ns pc- 
n’odosdtda vida. Ml n-snllado I'ltlimo cs ijim cada crialnra licmti' 
a nH'jocar cada vi'z mas cn |•ldacion con siis condicioiics. M>lc 
iiudoi'aniiciilo <-oiidiH ‘0 incvilaldcmciitc al adclanl.i '.■radnal lic 
la orii'anizacioii del mayor ni’nncro dc Ins seres \ i vos on lodo id 
iiinudo. ! 'ern aipii cniraiuos cn nn asiinlo oniy iidrincado. por- 
i[UO los naliiralislas no ban dclinido. a salhlaccion dc jodici. |o 
(|im sc ipiicrc di-cir jior pi-oLTcso cn la mvaiii/.ai inn , Mnti-o 1 .. 
\cr(tdirados, cs claro ipic sc Irafa did t-radnili- inlcli--ciicia y ib- 
([in; hi; acci'iiucii cn cslrmiiira al Inmilirc, I’.idri.i pen-ar c ipic 
lacanlidad do caiiduos poc ([uc pa'.^an las \arias parli',; \ .'n -.i 
nos mi sil dcsari'ollo dcsdc cl mnindon a la madni-c/. pa'.tai'ia 
como lijio do coin[iarariim; pero lia_\ i-a-os, % ciili-c idlns c^.|.■ln 
cici’tos «•nlslilCl•os par.isilos. ■•ii los ciialcs vari.'is paries dc la 
cslniclnra llcu:an a scr niciios [icrrcctas; dc iii'ulo <pu‘ cl animal 
adiillo no jiiicdo llainarsc superior a sii larva. 1)1 crilcno mas 
cxlciisaiiu’iilc aplicaldc y ipic jiai-ccc id nicjor, Oh ol dc \‘on 
l>aor, ;’i salicr: la snnia dc lUrcrciici.icion dc laN)iarlc,s del niisiiK > 



|;)B tmiiiF.N dn iar icri“i-;i;ii;r 

sin* oi‘,!?;inico [y yo anadii’iii (mi ol cslado adiillO' y sii (*s|».‘<'iali- 
y,:iLiion pava I’lniridiics ([il'oi'oiiloK; o (!oinn Miliia l-jilwarilsla »‘\- 
proHtiria, cl poi'rcc{'i()iiami(Milo ih; la iHvisioii <l('l tral^ajo lisitiln- 
Lrico. i’oi'o voi'cnios »aiaii tist.'in'o cs <‘slc |mii(o, si niirainos. par 
ojcin]>Io, a Ion ]aH.'CS, t'lilrc los <aia!t‘S cnhu'a.a al.t^unas italiifa- 
Ijstas coiiio iiiaR oicvados a aipic’lld.s ((lus cnmo los lihiii-ancs sc 
apt’oxi.man mas a lt»s aiilihias. micnlras tiuc otros iialiifalislas 
colocan i:omo supcrim-c's i'l Ins paces dc Imcso n Iclosltais, [ii'r 
(tiianlii son mas cslriclanamlo pccoscn sii rorma. >• sc dil’ci'tm- 
ciaii mas dc las olras clasos vci'lcliradas. Tndavia V(‘moH mas 
jilcMiamcntc lii nsciiimlad asunto (ijandonns cn las plaiilas, 
dc las imales el n-ilci'in di* la inlcli.L'-cncia esla iiiilnralmciiP^ c\- 
cliiidn i)or comiilolo; hay holanicas qiHMlii-cn ([im las planlas 
sup<'i’inres son a([iu‘llas (|iu‘ posiam lodos siis oi’.iranos, sepa- 
los, pclalos, cslamhi'cs y pislilos cnmjilclamcnlc dcsan-nlla- 
dos cii cada lloi': >' hay nlrns hnp'iah’i's jpa'. |ll•<)l)a])ll‘ta«‘n(c 
cun mas razon . considci'an siipci-toi'cs afpicllas planlas ipic 
licnen sns diversus (’n-ii'atius may inudilicadus i-ciliicidus tm 
inhiK'ro. 

Si tomamos cumo criliM-io de la ur,i:-ani/.acioij masclcvada la 
siinia dc dirciH'iiciacicm y dc csp(?cializaci(m di- lus <livci-sus uv- 
iraiiuscn cada scr ya adnllu icsto incliiira el a<h‘laidi> d(d ccrclieu 
jiai-a lus pi-opusilos itdeh'cUialcs . la sidecciun nalaral llcva cla- 
ratncnlc hacta csle ceilcrio: pui'qiu' tudus lus (isiiditii'us admili’ii 
tjiic la espcciali/.aci<in dc lusuryaiius. cm laidu t[M«‘ ciU'slccsladu 
Henan mejor sns I'linciuiHis, (ts una \i'tdaja para catia scr; y pur 
ende la actimidaciuii dc variaciuncs que licndan In'icia la espe- 
clalizaciun. esta dcnli-u tltd cainpu dc la sidtM'ciun niditral. I'ur 
olra pai'le, podemus \'ci‘, [('iiiciidt) prcscidc qiic Indus lus s«'*rc-, 
ur'raiiicus si^ csl'tnn'/.aii im aiimcidar cn iina jimpurciini u'randc. 
V para apudcrai'siMlo [udu liiyai' dcsuciqiadu i) menus Idcii ui-u- 
l»adu cn la ccunumia dc. la natnralc/a. ipic cs cuinplclamcnlc 
puHihlc para la scli!cciun nalin'al harcr .Lrrrulnalmcnlc i'l iin si’-r 
adajdahli’ a iina silnaciua. cn la cnal .scriaii snpci'lhius u iiu'ili' 
ics al.irnnus uruanus; (m casus scimqatilcs, haiiria rclrm-csu cn 
la escaia dc la orLrani/.aciun. Idsciilircmus mas cnn\cidcntc- 
mcnlccn nncslru capilniu s<ihrc la siiccsiun ,irculu;i'ica. si luur- 
‘j'anizaciun, cn sn cunjmilu. Iia ]n’UL>-rcsa<lo r<*altnciilcdc?idi‘ lus 
mas rciiiulus pcrluilus u''<s)I(\‘>'ii’us Inisla iiiicslrus <lias. 

puede uhjclarsc i|iic si Pnlus lus scr<*s ui-Lc'iiiicus lien- 



I'IKkWIHSO UK I, A (llli; \VlZ.\r;|(lN l.’ll) 

ill'll ii«l :‘u‘li'vai*so cn liii'srala. ch ([lU' cn loiln cl iniiiuln 

exislc (oilavia una iii'allilml itu I'lH'iiris iiil'crioi'osy y ^yoino cs 
ijuc i.Mi cnila ,iiTaii claso hay al,u,'iui:is formas mas allaiuoiilc 
(Icsai'i’ollailas i[UO oLras? i[nc las priiminis no lian suplan- 
lailo 111 exlormiiiailo a las o(i-as on lodas parlosi* liaimu’k, <[uo 
cfoia on una loniloncia iiinala c inovitalilc on loilos los soi’cs 
orgiiniooK In'icia la ]icrloi‘cioii , pai'cco liahoi' sido Ian ruorlo- 
nienlo impi'csionado poi' csla dilioiillad, quo so incdino I'l su- 
ponor (jno (‘onliiiuameiilo so eslfm iirodnoioinlo ronnas imovas 
y simples ])oi‘ goncraoion osponlaiioa. T.a oicncia no ha pi'o- 
liado lodavia la vecdad do osLa I’reoiuaa , sea lo ipic ([nim'a io 
ijiK! on cl poi'voiiir lonu:a tpio rcvelai’nos. Mii micslra tcncia no 
iirri'ce difienllad la exislcncia conliimada ilc oi’ganismos inl'iv 
I'ion.'s; poripjc la sclcecion nainral, I'l supoi'vi\'cncia do los mas 
aplos, no ini|ilica nciaisai'iamonlc desarrolio pi'ogrcstvo; sola- 
menlo apfovticlia la venlaja do aipicllas vaidacioncs i[iui surgmi 
y son dc ultlidad ii cada ci-ialuiM cii sus complcjas I'claciiinos 
lie \ ida. pnede |)t'Cgunlai\sc ^.qnc venlaja, cn laiiln ipio mil's- 
U'o jiiicio alcaiiza. Iialii'ia para nil aiiiim'ilcnlo iiil'itsorin . para 
nn giisaim inlcslinai , d jiara iiiia lombri/, cn cslar alla- 
inciile nrgani/ailo'/ Si no liuliiora venlaja ilcjaria la sidcoeion 
nalural a cslas ri)rinas sin incjnrarlas , d incjoi-andolas imiy 
pueo, y pndriaii |»erinaneccr |)ur licinpo iinlelinido cn sn )irc- 
sunle haja cuinlirion. la geidogia nos dice quo algainas for- 
mas inferiores, coino los iul'iisorios y los rizi'qioilos, lain per- 
inatiorido, diiraide nn enoriue periodo, piieo iia'is I'l inenos on 
sn esindo acinal. I’ero siqionei' quo la mayor jiarto do las for- 
mas inferiores i.'NisIciilos almra . no iia avanzado In mas mi- 
iiiino tiesde la primera aparieion do la vida, soria on oxlroiun 
Icmcrario; porqiic lodo tialitralisla qiie haya ilisecado algaiiio 
do los seres tpic cslaii hoy colncados nmy liajos cn la oscala, 
dchc halier sido sorprendido porsii orL'ani/.aeion . realmcnlc 
maravillosa y llena de licllcza. 

( 'asi lusmismasolisers aeloiieH son ajilicaldes, si considorainos 
los difei'ciiles o'l'ados de oro'anizaeiou. denlro del ini.sino griqio 
grande; por cjemplo. cn his \ .-rlet>radns la ooexisloiicia de ina- 
mil'cros y peees. eii los mainiferos ia coexisleimia dol hoinlire 
del ornilorhiquio, y eii los poces la cooxisloncia ilol tilniron 
y del ampliioxus; eiiyo ijiUiiio pe/, por ta oxlroina siinpliciilad 
di* su oslriti'liira. sc aproxima a las clasos inveiichrailas. I'cro 



l.'iO rmimcN i»k t.AS ksi-uciks 

losmaniifoi'osy pociosiipcnasontranciU'.ompoU’nciaonlrosiiuiin 

ouando mcjovasc la claso onUu'a do- mainiforos d (deri,os luioiii- 
bros do clla cii cl ji’railo mas alio, dslo ao los lialda do Ilovar 
a o(:u|iar ol pucslo do los pooos. ( 'I’oen los lisiolosi'iis tpu' id I'O- 
rclii’o nooosilasor liafiado con san.ifro i-aliciUo pava dosarcollai- 
iimi '’'ran aclividail. y cslo I'cijiiiorc rospiracioij adrea ; asi cs 
([ no loii nianii Coi'os do sano'i'o ('alicnio, ciiando habilan on ai^iia, 
liiMioii la dOHVonlaJa di? (mior ipio salic conlinuamonlc ;t lasii- 
]i<'i‘li(’io para I’ospirar, I'ln los pores, los luionibi'os do la laini- 
lia dol Lilniron no londin'iaii a siiplantaral anipluo\.UK; poiaine 
Oslo, so,!;'nn mo dire V'clt/. Miillor. (ieni! por solo tmmpanoro 
y compcdidor , on la iid'ernnda cosla did Ilrasil did Sno . nn 
aiudldo anuinalo. Los ti'os drdonos iufovioi’i^s do niandroros. a 
sabur, los inai'suidales, los ilosdonLadoa y los roodoros, oooxis- 
lon on la Anidrioa dol Km-, on la inisina reo'ion (|uo nn- 
niorosds monos, y pro]>al)Ioniento. Lieiien pocas I'ldaidones iinos 
ooii olros. Annijiio la or'j.'aiu/.aoion on coiijnnlo inioda lial)i*i' 
adidanlado. y cslar lodavi'a inny adidaiilada on ol tniindi*. 
la osisda pi'osoi>lara sioni|H’o innolios .uo’ados do iiorfoorioii, 
poniiiool adolanlo doi.dovlas elases on Leras, d deoierlos inioin- 
])'ros do oada clase, no [leva neoe.sarianumle a la exlinrion dot 
aipudlos ^rnjios oon los eualos no onlra ot) osli'iadia ooinpo- 
bmoia, [']n ali'inios oasos. ooino ya veromos mas adolanlo. Iiir- 
nias )iajan\ente nrj.’ani/adas parcoon lialier sido oonsorvailas 
hasta lioy por liabilar rslaoionos rodnciilas d ]n‘onli:ires. doiido 
so liaii vislo snjoLas a omnpelimoias nidnos si'voras, dimdo sn 
osoaso ni'iinoi'o lia ridanladn la ]ii’ol>abilidad do ijin? siilriei'an 
variaoiones favoraldiis, 

(',n’o. linalmonlo., (jiie iniKtlias Coi'nias do oi‘;rani/.arioii iii- 
I'erior oxisloii ahora en <d mundo i)or varias oaiisas, Kii aleai- 
nos casus, ponpie minoa ban snr.e-ido variaidones ddil'ori'n- 
oias iiidividiialoH, do una naluralc/.a lavorable. pai-a ([iio !a 
soloi'oion natural ohvara y las aoiimnlara. iM-oliabloiuonli’ on 
ninij.'un i-aso lia baslado ol liemiio para la siiina inayoi' jiosildo 
do dosarrollo. I'ln alirnnos puoos I'asos lia lialddo In ipio doln-- 
nios llaniar I'ldroooso do orL’-ani/aoinn. i'oro la priiiripal oaiisa 
ronsisle on quo uiia orii.'aid/a<dnn olevada, iiara iiada sorviria 
on conilioionos iniiy simples di^ vida. y hasla os jiosildo quo 
ruora iioidva por sor do naliiralo/a mas didiraila, \' im'is o\- 
[mesla a desai'rou'larse y dcsiruirse. 



III- '.'nv.n-.i. 

X'olviolldo lu visl:i l.-i .nln.ra , 1 .^ hi vi.hi , ril:iliiiii 

Imhwlossonisi.i'.OTiii.iiw, WK'iin rniiiiui.s, iiirwiihiliin. I.i i-i.- 

mi'is lia iir.Ti.i.h.il": 

,„.i,„„ro.s i,a«« on ol a.Iolanlu ii ililhnnnaaoa.n ila Inn liai'loa. 
iMr lloi'hoi-lrilionoor piobalilomoiiloaniilaslaria i|nolan |.l mil" 

oomo ol oi'saniami. aimiihi uiiiooiiilai- IIol'.', p.ir .Tu.ainioul" i; 
diviakm a soi- nil ouin|iiioslo do ilivoi'siis ooliiliis '> so niH" ■' 
ouiil.inloi- suiioi-U.do dcaiiiiyii, oilli-avia on jiioiin nil oj do .|'io 
iilaa iiiiidados iiiialoKas do iiii .'.I'lloii oiialuuiol'a no diloi-o.ii-iaii 
in'i moiliihiquo BOB roliioiiiiioK run I'lioi'zas ilioiilonloB so ha - 

„ooi. dildooiiLoB... I'oi-i. 0,11111. 11.1 lonoiiiiiB liooliiiMino 

la osiiooiilaoimi snliro ol asiinlo onoasi iiiiilil. K-i, sin oi.dini' no 
nil orriirsnriiilioi'iino no lialil-ia liiolia |ior la ooislolioia . lii ; oloo 
oimi iialiioal, lioo oonsioiiioiilo. Inisla i|iio lull, ion, ii md, , i.nidio. 

oidas niiiolias |■m■,nas: I is vaiaaoimios sola .|iio 

lialiiloiinai'opioii aislada iniodoii boo vonlajosas. \ |ior o-lo -oo 

nludilioada la liiasa onloniilo iiiilividll naoora ia vidadn-. 

I'oniias ilislilllas. I’on. oomo ya liioo indar al lonninal' iiii illli" ■ 
dnooioii, iiadiodo|josoiilh-s.„'|.i'osa |io,'lo nliiolio , |ilo ,|i,oiia 1 ,.- 
davhl sill o\|ilioar soliro ol ooiooii do las os]iooios, si liaooiiio la 
oonrosioil doliida do iiiiosini lin.l'iinda i-i,oi-ai,oia ao.-i'oa do 
las oolaoionos ninllias do ins lialiilaiilos ilol mil ildo on I.. lion, 
|,os lil'osonlos y lodavia iis'is mi las odailos pasaiho . 


UonviTn'-iH'iii «l'' enrurt''!'. 


Mr. II. \V;i(,s.m pii'iisn tpu- yo t:i i!)i}»rr<.-ui- 

ciii lie hi ilivi-niviii'ia >h‘ I'lvnii-I.T cii l;i I'lial rl 
cfui- Min iniibarp'o , v iim* la cniivn-.ivii. ia . i|iji' ai-i ]iim[i i.i 
tlaniai’;^-', lia ileHiimiiariailn l.nii liii-il au i-arla. Hi lins i- , 

i|lie jici'liMU‘rt‘11 i'l il'iM liisliiiln- , ;uiii'['ii‘ himi" ' ii 

lml)ii-.si‘ii jil-mliii'iilii nil yrran ni'iiiii-r>> .li- Ibnu ih • 

\ se i‘i I h* i | iii; r a las | >i a I tai a | ii*- 1 \ ituai • '■ l .ml' ■ 1 •' 

Uliiisa iasolras. i jiic loilas I'ilas rm- m-u '- la- ili'-a-la ’ <'U >•! iin-'Ui'i 
j.'-eiii'ni; > ili- csle iiiculu rri'i-riaii cii un •i-iuth h . m!.''- • 
i-iMlilii'iiU'.s ih: (l.i.s .li^liiii.i«-. 1 *.t<> .•••i'ia ■•li hi mayur iiarl.! ■!*• 
lij.s easiis It'ini'l-arin m f\lri'iin' atislniii' a i-(iii\»s-;tein-ia ini.i 
.semi'Jan/a itiUiiia y ‘ia iisli'Ui-l him rii Ut.s tli'M i'M'ln'iit'' ■ 

iiioililh-ail.is ill* riiriMa-s l•llt»•l’alm.'Ul^’ -ii-l ill las. I .a li'/ura ■[«■ uii 



1 'iv' oiiiiiii.N Die i.A!< Hsrieciivs 

ci'istal cslil (kHci'miiiiula solamenlo por las Tuerzas intiloiaila- 
I'cis, y no os por taiilo sorprointonlo ijiio siislaiuiias dosotiu!- 
jaiUos iDiHoii al.u.'uiias voces la misiua I'onna: poroon Ins sca-es 
nrjjanicos (lcl)oaios (.ciiur ]n-cscnto quo la I'ornia do ttada nio) 
dopondo <lo mia inliiddad do roliioioMos cninplojas, cs ilocir, do 
las variaoiniies quo liaii hi'nladn, dobidas oslas a causas doina- 
siadn cninplioadas para iiu|uiriilas; dopondo tainhion do la da- 
so do las variaointios tjiio liaii sidn t'nnsorvadas i) soloolas, j 
dslas a sii voz do las ooiidiciniiiss risioas ainbioiiUis , ca inayor 
,ii'i‘a(lo Unlavia, do los or.o'anisiunK (juc rniloan al sor y onn 
li)s caialos lia eiiLradn on enni]iolonoia , y pnr ullitun, do- 
poiuto do la horom-ia do iiiaiitiioi’alilos pm^^oniLoros . ■ quo os 
p<ti’ si uu olotnuiilo I'luoLuaiilo) lodns Ins oiiahvs liaii toiiido sus 
lunnas, dolorminadas (aiiibioii pnr rotaoinuos io'iialiuoido oniu- 
]il(‘jas. Ms iiioi'oiblo quo Ins dostiondioutos (lo tins nr.Lraiiisinns 
quo so liidiioson dU'oronoiadn lui ol nrlLctui do iiiia manoi'a mar- 
oada. oniutM-Jaii uuiioa (U;s|mos tan iiiLiniaiiioiilo ([Uo puoilaii 
lloji'ar a a|>i'oxiinarso tie coroa I'l la iilontiilad on Inda su nr- 
a'ani/aoinii oninplola. Si osln hubioso nourriiln iins oucnidi'a- 
riaiuns onn la niisiiia I'ni'nia ro|U'tHluoioiidnso on Ini-niaoiniU's 
ji'onlt'tp'ioas ooniplolamiudo soparadas, onn inilopoiuloiioia do 
Inda onnoi'poinii p'oiu'i’ica: y la balanza ilo las priiobas so inoliua 
a In onn I oarin. 

Mr. W’alstJU ha nbjtdadn [auibion t[ut‘ la acoinii onnliniiatla 
tio la stiloooinn nalural uiiida /i la di\ nrji'onoia do oaoaolt.U’ lon- 
iloriaii i'l bai'or un miintjrn indolinidn dts rnrm;is ospooilloas. Mn 
oujudn so rolioi’o ii luoi'iis oniidioinnos inni-i^anicas, piirooo p?'n- 
bablo quo iiii urnnoi'n siilioioidi! ilo ospooios so atlapl!«ri:i pmnln 
a Inda div.-rsid;id oniisidor.ablo on oalnr, liiiinodad, olo. : porn 
plunanionto iidiuiln iiuo his rolaoiniios imUu.as do Ins sot’os nr- 
^'.liiioos sim mas iinpnrlaiUos : y omnn o[ nnmorn do. has ospo- 
oios (Ui omdquior pais \’a orooiondn. las oniuUoinnos ni'a'anioas 
do \ida dobon haoorso oathi vtiz mas onmplojas. Mii onnso- 
o.i.’aoia. a priimu'ii visla nn pai’ooo quo li:i\a liiiiilo a hi oanli- 
tliid lit.' divorsilioaoinn ]M'nvoo!in.s;i on oslrnoluoii. \' pnr In lauin 
lainpn.'o id iiumorn do ospooios quo piidioriin ju'ixluoirso. \n 
sal). ‘inns quo Oslo oomplolatiioiilo pobhula do I'nrinas os|iooi- 
lio.'is ni aim la roii'inii mas prnlilioa: tm ol oiibn ilo |{uoua-Mspo- 
ran/.ii y on Auslrali.a, dnmlo \ i\o liin jisnmbrnsn nrimorn do o.s- 
)>o.'io:>, muohas phmlas oumiiojis :jo livUi mduoidi/ailn. I'orn hi 



woloii'ia iios cnsena (juc closdo ]a pi-iinofa parlc ilcl pcriodo lef- 
I'inrio el lu'imcm de cspceic.s do conchas noliuiiuinciilado ga-aii- 
(loineiiLoo 110 lia aiuiienlado iiada, lo niisinotjuc cl mimcro do 
inamirci'os dosde la luitad do dlelio poiaodo; ^:([ue os, piios, lo 
(|uo cstoi’lia a uii aumcnto iiidclinldo cii cl uiimoi'o do las esjio- 
closi* La uaiilidad do vlda (no {juici'o dcclrol ui’micco do fonnas 
espccilicas) (juo soporla uiia rogion ncoesita tciiof un Hmite quo 
dopciidc do sus coiidicioncs fislcas ; por lo Ian to, si uiiu region' 
csla ludiilada por inuchisiinas ospocles, eada iina 6 casi lodas 
cslas cspoeics ostaran I’oprcsoiiLadas por pocos Individuos; y ta- 
lcs ospcoies ostaran cxpiicslas ul cxlorminio por las lluclua- 
eionos aueldontalos on la naturtiloza do las ostauioncs 6 on cl 
nhmero do sus cncraigos. Ml pruccdhnicnto de extenninlo on 
oasos scmcjantes soria rapido, luiontras (juo la produccion do 
nuovusospocios sicmpro tiono ({110 ser lonta. linaginoso cl caso 
extromo do quo hubiera on InglatoiTa tantas cspoeics coino 
imlividuos: cl prhnor invicrno rigororo, ol primer vcrano imiy 
soco causarian el cxtorminio do millares y millarcs do cs- 
pocics. Las espeeios raras — y toda ospoeio so liacc rara si aii- 
menta indcllnldamonlo cl luiinoro do cspoeics on euahiuior 
pais — proscntaran , por ol prineipio ropctidanicnto oxplieado, 
pocas variaoiones iavorablos dcntro do lui pcrloilo dado; por 
consiguionto, cl proeodiinicnto do dar naoimlonto a luievas 
planlas cspocilioas tiuodaria asi rctardado, Cuando sea tan rara 
una ospoeio, los oruzaniiontos consangLuneos ayudaran a ox- 
lorniinarla; pionsan algunos aiiloros quo osla ha sidola uausa 
do la dcgonoraeion do los uurociics cn Lituania, del eiervo 
rojo on Lseoeia y do los osos cn Noruoga, etc., etc. l*or ultimo, 
yea mi opinion esto cs cl olcmonlo ma.s importantc, unaespo- 
cic dominanle (juo ya ha devorado a machos compclidorcs cn 
su pais tciulora a osparcirsoy a suplantar a nnichos mas. Alpli. 
do Candolle ha demostrado quo osas csj)ocic.s-quc .so extionden 
mucho tiondon naturaliuenLo a extondorse imu-hisiiuo ; por 
consccuoncia tondcri'ui a suplantar y a cxtoriuinui’ divorsas os- 
pocios cn divorsas rogioncs, cslorliando do c.slc niodo ol dcs- 
ordenado aumcnto do formas cspccilicas cn cl nuindo. Ml doc- 
tor Hooker lia demostrado rcciciUcmontc (JUO en clanguloSE. 
<lc Australia, dondo en aparicneia hay muclios invaaorcs do 
todies partes del globo, so ha roducido mucho ol nuinero do his 
cspoeics cndiimioas ainstridiamis. No prclcndo dooir ouanto 



l-'l'i OllUlEN Mil l.AS liSIMilMliS 

dt;bo aU'ibuh’so u c.slas (lirci'cnlos con«idoraciono.s; pcrojun- 
laincnlc (.lubcn liiniLar cii cadu pais la teudoncia aunaumcnlo 
hidolhiido dc I'onnas espccilicas. 

Rosiimeii del capitalo. 

Si bajo coadiuioncs vai’iablos dc vida presonLan lus seres or- 
yaaicosdifei'cncias individualcs en casi lodas las paidcs dc su 
esli’iicUira, y cslo no puede dispuLai'se; si hay una Iiicha vigu- 
I'osa poi- la oxistencia debida a laproporcion gcomcU'ica do au- 
incnlo on alguna epoca, cstaoioii 6 ano, y oslo tampoco puede 
dispulai'se scriainento; considcranilo la inhnila coniplcjidad on 
lasi-claciones dc todoslos sores organicosenlirc si' y con sus con- 
diciones de vida, (|uc causa luia infinilfi divorsidad en csli'uc- 
tiira, coiisliiucion yhabitos (|uc hande series ventajosos, seria 
un hccho nuiy extraordinario quo jamas hubioran ocurrido va- 
riaeioncs utiles para el propio bicnostar docadasor, de la misma 
mancra que ban ocurrido tantas variacioncs uLilos para cl hoin- 
bre. Pero si ocurren alguna vez variacioncs utiles para cual- 
quierser organico, segurainontclos individuos por cllas oaractc- 
rizadoslendran las raayoros probabilidadesdo conservarse en la 
lucha por la existencia; y por cl fuerte principio do la hcrcncia 
tenderan ostos a producir doscendencia semejantemente carac- 
Icrizada. A oste principio do conscrvacion, d ii la siipcrvivcnoia 
delos mas aplos, hollainadoselcccion natural. Conduce al mo-- 
Jorainionto do cada criatura con relacion a sus condiciones or- 
ganicas e inorganicas de vida; por consecuencia, on la mayor 
parte de los cases, a lo quo pudiera considerarse como un adc- 
laiito on la organizacion. A pesar do todo, las formas simples 
6 infcriorcs, tendran gran duracion si cstaii bicn adaptadas a 
sus simples condiciones dc vida. , 

La seloceion natural, por el principio de quo las cualidades 
sc lieredan en edacles correspondiontos, puede modilicur cl 
luiovo, la scmilla 6 cl cachorro Ian facilmente como el adulto. 
Entro muchos animalcs, la selcccion sexual habra prestado sii 
ayuda a la selcccion ordinaria, asegurando a los machos ma.s 
vig'orosos y mejor adaplados el mayor numero do doscenclicn- 
tes. La selcccion sexual dara tambicn caracleres utiles a los 
machos solameiite cn sus luchas 6 rivalidade.s' con otros ma- 
chos; y cslos oaractores scran Iran.smilidos a un sexo solo 6 a 


losilos, scyiiii lii Ibnuii de hci'eucia (|ii(j proviilozua. Bi la 
sclcccion nuluml ha obrado rcalnienlo asi al adaptar las va- 
riiis Cormas do vida a sus difoi'enles oondioionos y ostacioiics, 
oosa os t[uo habi’il quo juzgav por ol tenor general yniimevo do 
las pruol)as en pro y on contra dadas on los capitulos siguientos. 
I’cro ya homos visto que llova consigo la extincion; y la goolo- 
gia ularaincnto declara cuanlo ha hecho la extincion on la his- 
turia del mundo. La selcccion natural taral)ien conduce a la 
divcrgencia do oai'acter; porque cuanto mas diverjan los sores 
orgaiiicos on estructura, habitos y constitucion, tanto mas 
puedo sostonerse un numcro grande on la misma region, do lo 
oual lonemos una priioba con mirar a los habitantes dc cual- 
(|uicr espacio poijuono y a las producciones naturalii:adas on 
liorra oxlranjcra. I’or lo tanto, durante la modifioacion de los 
tlosccndientcs do una espccic cualquicra, y durante hi incosan to 
htcha do toilas las ospeoics para haoorso mas numerosas, cuanlo 
mas diversilicados scan Jos descendientos, tantas mas prol^abi- 
lidadcs tondran dc consoguir cl triunib on la batalla por la vi- 
da. Dc ostc modo, las dil'eroncias pequenas quo distinguen a las 
variodades do la misma espeoie Uenden firmcmente a aumcn- 
larsc, ha.sta quo igualan a las difcroncias mas grandcs quo hay 
outre ospeoics dol mismo gencro 6 aun dogbneros distintos. 

Homos visto que las cspecics comunes extonsamente difun- 
didas y qucooupan vastas rogioncs, pcrtcnocicntcs a los gene- 
ros mayorcs, dentro dc cadaulase, son las ({uc mas varian; y 
bstas tienden a trasmitir a su modifioada desccndoncia aciuolla 
superioridad ((ue uhora las haco dominiintcs cn sus propios 
patsos. La sclcccion natural, como aoaba do obsorvarso, oon- 
duco a la divcrgencia do oaractor y a mueba extension do las 
formas monos adelantadas e intormedias. Por ostos principios 
piiedon explicarso la naturalossa dc las afinidados y las distin- 
c'ionos, genoralmento bion dofinidas, entro los innumerablcs 
seres orgunicos de oada clasc cn todo el mundo. Es verdadcra- 
mente un iiocho maravilloso, por mas quo la familiaridud nos 
haga no maravillarno.s, quo todos los animalos y lodas las 
plantas en todo cl tiempo y cn todo cl ospuclo eaten rclacio- 
nados unos con otros en grupos subordinados a grupos, de la 
inanora quo en todas partes los vemos, a saber; variedadcs de 
la misma ospocio mas (ntimumente rolacionadas; espocios del 
mismo genero monos intima y dcsignalmontc rehicionadas. 



I-Ul 


OuidliN DK I.AS IJHPUClli.S 


forintuido scccioncB y subg-onci-os; ospccios do distinlos gcnc- 
ros miicho monos rclacionndiis y generos rehicionados eii dt- 
fcrcntosgmdos, formniido subfamilias, familias, ordoncs, sul)- 
chiscs y clasos. Los dlfercntes grupos suboi'dinados on una 
clasc no puodon sei* colocados on una sola fila, pcro parcccn 
apinados alrcdedoi* do puntos, y dslos aU’cdodor do olros pun- 
los, y asi siiccsivameuto on circulos casi inlcfiiiinables. Si las 
c-specios hubici'an sido croadus independionleinontc no hubiera 
habido cxplicacion posiblo para csla clasificacion, (|uo hoy so 
explica porlalicrcnciay por la accion compleja do la sclocuion 
natural, do la quo rcsuUa la oxtincion y la divergoncia do ca- 
raotor coino lo hemos visto gralicamonto on el diagrama. 

Algunas voces ban sido representadas las alinidadcs do todos 
los seres do la misina claso por un gran arbol. Yo crco quo 
estaimagen os bastantc verdadera. Los renucvos vordcs y Oo- 
rocientos pueden I'opresenlar las cspecies quo oxistcn, y los 
producidos duranto anos antcriores pueden reprcsontar la larga 
sucesion do cspecics extinguidas. En cada periodo do croci- 
raiento todos los retonos ban tratado do ramUioarso on Lodas 
dirccciones y do sobresalir y matar a las ramas y renucvos quo 
los rodoan, de la misina manora quo las cspecios y los gvupos 
do especies ban dominado on todos ticmpos a otras especies on 
la gran balalla por la vida. Los troncos divididos on grandos 
ramas, estas en otras cada voz mas po(j[ucfias, fuoron tambion 
on otro tiompo, ouando ora ol arbol jdvon, retonos florocionLes; 
y cslaconexion do los brotcs antiguos y uctuales on los rami- 
ficados brazos puodo rcprescntar bion la clasificacion de Lodas 
las especies extinguidas y vivas on grnpos subordinados a otros 
grupos. Do los mucbos retonos quo fiorocioron cuando era ol 
arbol mero arbuslo, solamonte dos d tres que hoy son las ra- 
mas grandes sobreviven todavia y soportan a las otras ramas; 
lo mismo do las especies que vivieron durante periodos geolo- 
gicos hace mucho tiempo pasados, muy pocos ban dojado dos- 
ccndienlcs vivos y modificados. Dosdo el primer crecimicnlo 
del arbol, mas do una rama do todos tainanos se ha dclo- 
rioraclo y caido; y estas ramas caidas pueden reprosentar 
aciuellos ordenes, familias y genoros enteros que no tienen 
representuntes vivos y nos son conocidos unicamento on el 
cstado fdsil. Del mismo modo que do voz on cuando vomos 
una rainita solitariu salicndo por la parte baja del tronco cu 


UESI'MIJN 


un arboi, (|uo poi- algima cirounsUinuia Iia sicio luvoi'ccida y 
todavi'a vivo on atiuol sitio, asi taiul)iQn do voz on ciiando 
venios iin animal como ol ornitorliynchu.s 6 cl lopidosiron 
quo on grado pctiucno enlaza por sus afinidudcs a dos gran- 
der ramas do vida, y quo on la aparioncia so Iia salvado do 
la competcncia fatal por haber habitado un parajo protegido. 
Como los I'olonos por el crecimionlo dan lugaraoLros I’ctonos, 
y estos cuaiido son vigorosos so rainifican y dominan por lodos 
lados a muchas ranias mas ddbilos, croo yo quo ba sucedido 
con cl gran arboi do la vida quo Ilona uon sus ramas mucrtas 
y rotaslacoi’Lczado la licrra, cuya suporlicic oubro consus ra- 
milicaoioncs sicinpre extcndiondosc y honnosas. 





CAIMTUU) V. 


LKYE5 DK LA VAniACION. 


Erecliiii ilol p.wliio tic ci>nflicifino-t. — I'ftn y falta tie use ofiiuliiiiaiios con la sc- 
Icccion natural; oiyanns ilol viiclo y do la vision. — Acliinataoion. — Variacion 
coiTclativa. — Comiiciisaeion y ccononiin dol c.recimiento, — (’orrclaoionc.s fal- 
sas.— Variiiliiliiiatl do las osiriioluras mi'illijilos, inidimoularias c inferiormente 
organizailas. — La.s parle-s ilosarrolladiis do una manera oxtraordinaria .son aii- 
mamonle variables: lo-t o.aracl<?res cspocflioosson mas variables qiie los gono- 
riens: los caraotere.s sooundarios scxualos rod variables.— Las espccios del 
misnm gtbiero varian do una manera anuloga. — rietroieso i\ carautorc.s per- 
ilidos liaoe muctio ticiiipo. — Rosi'imen. 


He lia])lado liasta acjui como si las vaviacioiies, tan coinuno.s 
y multiformes en los seres orgjinicos en eslado do domostioi- 
dad y no tan coinunos on los silvestres, fucsen debidas a la 
oasualidad. Innecesario os docirque oste torminocs conipleta- 
mente inexacto y ((ue s61o sirve para rcconocer paladina- 
mente nuestra ignoranoia do la causa de cacla variacion par- 
ticular. Green algunos aulores quo tanto compete al sistema 
reproductivo producir direrencias individuales 6 ligorns dos- 
viaciones de cstructura como hacor la criutura semejante a sus 
padres. Pero cl hccho do quo las variacioncs y monstruosida- 
des ocurran mucho nuis frecucnteincnto en la domosticidad 
que on la naturalcza , y la mayor variabilidad en las especies 
(juo ocupan grandes oxtensiones que on aquellas que las ocu- 
pan reducidas, parocen demostrar quo la variabilidad so rela- 
ciona generalmente con las condiciones de vicia a quo cada 
cspecie ha estado expuesta durante varias generacionos suco- 



150 


OniGICN IJI? LAS KSPIJGIRS 


sivas. En ol pi-imor capi'tulo iiilenlu dcmosLi-ai' (|uo el cambio 
(le las coiidicioncs obra do dos miineras; dircctamciUc sobre 
toda la organizacion 6 sobro cicrlas partes do ella solo, c in- 
directamente por medio del sistoma rcproduclivo; on lodoslos 
casos hay dos factores, la natiiralcza del organismo quo os 
con mucho ol mas imporlaiite do los dos, y la naturaleza do las 
condieioncs. La accion directa dol cambio do ostas conduce a 
resultados dofinidos 6 indefinidos, En cl ultimo caso paroco 
quo la organizacion so vuolve plastica y 1:Gnemos mucha va- 
riabilidad fluctuante. En ol primer caso os tal la naturaleza 
del organismo quo code facilmentc cuando so le somete a cier- 
tas condieioncs, y todos 6 casi todos los indivi'duos quedan 
modificados do la misma mancra. 

Es muy dificil docidir hasta quo punto los cambios do condi- 
cioncs como clima, alimento, otc., ban obrado do una manera 
definida. Hay razones para creor (lue on cl curso del tiempo 
los cfcctos ban sido mayores quo lo quo puede probarse con 
claros testimonios. Poro sin riesgo podemos ahrmar quo las in- 
numcrables coadaptacioncs complejas do cstructura quo vemos 
en la naturaleza entro varies seres organicos, no pueden sor 
atribuidassimplcmente uosta accion. En los casos siguientos, 
paroco que las condieioncs ban producido algun ligcro efecto 
dolinido: E. Forbosasegura quo en su llniito meridional las con- 
chas que vivon en agua de poco fondo, lionen un color mas vivo 
que las de la misma especio do mas al Norto 6 do mayor profun- 
didad; pero osto no es siempre ciorto. H. Gould oree quo los pa- 
jaros de la misma ospccic tionen coloros mas vivos on una at- 
mdsfora clara quo cuando viven corca do la costa 6 on las islas; 
y Wollaston csta convencido do que la residoncia corca del mar 
afecta a los coloros do los insoclos. Moquin-Tandon da una lista 
do plantas quo cuando crecen corca do la playa tienon sus ho- 
jas algun lanto carnosas, aunque creciendo fuora de csto sitio 
no las tionen nunca. Estos organismos, quo varlan ligeramente, 
son iateresantos, on cuantoprosentan caracteres analogos a los 
posoidos por las especies (jue cstan cncerradas on condiciones 
semejantes. 

Cuando la variacion ticnc la mas poquetia ulilidad para cual- 
(juicr scr, no podemos deeir que parte debomos atribuir a la ac- 
cion aoumulativa de la seloccion natural, y quo parto a la accion 
dclinida do las condieioncs de vkla. Asi os boebo conocido de 


KFKCTOS DKL MAYOU (’l MFNOIl TSO 151 

Ins polctcros quo los finimalcs de la misma espccie ticiion la 
picl mas gi’uesay mojor, cuanlo mas al Norte viven; ^.pcro quieii 
pucdc dccir quo pornion do esta diforcncia sera dcbida a quo 
los iiidividuos mas abrigados hayan sido favorocidos y conscr- 
vados durante muebas goneraciones, y cual la dcbida a la ac- 
cion del rigor del climn? porqiie parecc quo el olima tione al- 
giinaaccion directa en cl polo do nuestros cuadrupedos domes- 
ticos. 

Podrinn cilarso cases do variedades semejantos quo so ban 
producido do la misma espocie con condiciones de vida oxter- 
nas lo mas diforentes quo puoda concebirse, y por otra parte, 
do variedades doseraqjantos quo so ban producido eon las mis- 
mas condiciones oxternas aparentemento. Ademas, todo nalu- 
ralista conocc innumcrablos casos de ospccies que se manticnen 
fieles 6 que no varian de ningima manora, aunquo vivan en los 
climas mas opuesLos. Consideracioncs corao cstas mo incli- 
nana nodar importanciaalaaccion dirccta do las condiciones 
cxleriorcs, y a darsela mas bion a una tendencia a variar, dc- 
bida a causas que ignoramos complctamonte. 

Pucdc en un sentido doeirse quo las condiciones de vida no 
solamcnle causan la variabilidad, ya dirocta, ya indircctamen- 
to, sino quo do igual manora incluyon la solcccion natural; por- 
(]UQ las condiciones detorminansi ha desobrovivir esta 6 aque- 
lla variedad. Pero cuandoci bombre es agent© selector, clara- 
mente vomos quo los dos elcmontos do cambio son distintos; la 
variabilidad esta hasta cierto punto excitada; pero os la volun- 
tad del bombre la quo acumula las variaciones on ciorto senti- 
do, y esta ultima causa la que motiva quo sobrovivan los mas 
aptos on el cstado natural. 

Efectos del mayor 6 nieiior uso de las partes, regldos por la soloccion 
jiatiiral. 

Do los bcclios a quo so ha aludido en el capitulo I orco 
quo no pucdc quo'lar duda do que cl iiso on nuestros aninia- 
les domeslicos ba forlificado y alargacio ciertas partes y que 
la ialta do uso las lia disminuido, y quo cstas modifieucioncs 
sc beredan. En la naturaleza libro no tonemos tipo do compa- 
racion para aprcciar los efectos del uso 6 falta do uso, porque 
no conocemos las formas madres; pero muchos animalcs ticnen 



1-V2 nHlHEN UK I..\S KSI'KCIKS 

esti’uc'luras (]iic por la lalla de uso cs conio mejoi' pucdcn ox- 
plicarse. Como ha obscrvado cl profesor Owen, no liay mayor 
anomalia on la naturalcza que un pajaro quo no puede volar, 
y sill embargo, hay varies en esto cstado. El ganso de cabeza re- 
donda dc la America del Sur no puede liaccr mas quo balir con 
sus alas la superliuio dc las aguas, y las Lionc casi on la misma 
condicion (]uo las del ganso domestico de Aylesliury : cs cosa 
notable que los polios d© csta ave puedan volar y quo piordan 
estc poder los adultos, segun Mr. Cuniiinghan. Como los pa- 
jaros mas grandes quo buscan su alimenlo cn cl lorrcno rarn 
vez romontan el vuelo, except© para oscapar del peligro, es 
probable que la condicion casi aptera de algunos pajaros quo 
habitan ahora 6 ban liabitado recientcmcntc algunas islas 
oceanicas en quo no se conocen aniniales carnivoros, ha sido 
motivada por la falta do iiso; el avestruz habita, en verdad, 
continentes y csta expuesto a peligros, do los cualcs no 
puede escaparso volando, pero puede defenderse coceando a 
sus cnemigos tan eficaznientc como muchos cuadrupodos. Po- 
domos creer quo ol progenitor del gcncro avcslruz tenia ha- 
bitos como los de la avutarda, y que como el tamano innicnso 
de su cuerpo fue aumentando durante generaciones succsivas, 
sus piernas se usnrnn ants y sus alas monos, hasta el punto dc 
hacerso incapaces dc volar. 

lla o))servado Kirliy (y yo tainbien) que los tarsos anterioros, 
dpids, de muchos cscarabajos pelotcros maclios, eslanfrccucn- 
temente desgajados; examino dioz y siote ojomplarcs dc su 
propia coloccion y ni uno solo conservaba ni rostos siquiera. 
En el Qnites apelles los tarsos csUln habitualmcnte tan pci’di- 
clos que se ha descrito a este insecto como I'alto dc ellos. En 
algunos otros generos ostan prosentes, poro on una condicion 
rudimentaria. En el Atcuchxiii 6 Gscara])ajo sagrado de los 
egipcios falLan por complete. No cs cosa deeidida hasta ahora 
quo las mutilacioncs accidentales puedan sor heredadas; pero 
Ins casos nota])lcs o])sorvados por lirown-Sequard on lo.s cochi- 
nos de Guinea deefocto.s dolasopcracioncs quo sc heredan,dcbe 
hacernos prccaviclos al negar esta tcndencia. Do aqui (|uo scria 
lal vez lo mas scgiiro considcrar la complcta falla do los tarsos 
anteriores cn el Ateiicliuix, y su condicion rudimentaria en al- 
guiios otros generos, no como casos dcmulilaciones heredadas 
sino como (lel)idas a los ofoclos do una falla conLinua<la dc uso; 



KrEl'TOS DKt. MAYOIl <1 MENOll I SO I oIl 

[ict ‘0 conio son muclios los osciirabajos pcloleros quo sc eiicueu- 
Iran gcnoralmentc con los tarsos ]3erdidos, debe siicodor csto ul 
principio do su Vida, y por lanto, los larsos no dehon scr dc 
mucha iinportancia ni muy usados poi' cslos insectos. 

Kn algunos casos podriamos facilmenlo ati-ibuii’ al dosuso 
modifieacioncs dc estriicturas (|ue son dchidas tolalinento, d 
en granparle, a la seleccion natural. Mr. M'ollaston ha descu- 
l)ierto cl hecho notable de quo dc .)5() o.species de coledptcros 
(|ue lial>ilan la isla dc >Iadera [hoy sc conocon mas), 220 tie- 
nen tan pocas ala.s quo no puedon volar , y que do los 29 
gencros endcmicos, nada monos (juo 23 liencn lodas sus cspo- 
cics en cste esLado. Algunos hcciios, a saber; quo los esoara- 
liajos, cn muchas parte.s dot mundo, son con frccuencia arras- 
Irados por cl vienlo al mar, dondo perccon; que los de 
Madera, segun observo Mr. Wolla.ston, ostan muy escondidos 
hasta que calma cl vienlo y cl sol brilia; quo la proporoion 
(.lo los quo no tienen alas os mayor cn los doi^ovtii, oxpiies- 
los al vienlo. quo en la misma isla do Madera; y espccial- 
mentc el hccho exlraordinario on ([uoinsisle nuicho Mr. Wo- 
llaston, do quo ciertos grandcs grupos do cscarabajos, on 
otras partes excosivamente nuinorosos, (|ue requioron abso- 
lutamcntc ol uso de su.s ala.s, faltan casi por coinplclo en la 
isla; c.stas diversas consideracioncs me hacen crecr que el 
ostado aptoro dc tanlos cscarabajos on Madera, cs principal- 
monte delndo a la accion de la seloccion natural, comI)inada 
probablcmonto con ol desuso. Porquo durante muchas gono- 
racionos siicosivas , cada c.scarabajo que volara menos, ya 
por toner sus alas un poco menos pcrfectamonto dosarrolladas 
6 ya por luibito indolonto, habratenido mas probnbilidades dc 
sobrevivir y do no scr arrqjado por cl viento ul mar; y, por 
otra parte . aquellos que mas prontamentc remontaron el 
vuelo, habrau sido miisa monudo los arrastrados al mar por 
e! viento, y por consiguionto dostrozados. 

Los insectos en la isla dc Madera que no soalimcntan cn ol 
terreno y quo, como ciertos coledptcros y lepidopteros que so 
alimentan dc llores, nccesitan habitualmonto usar do sus alas 
para procurarla subsistoncia, tienen estas, como Mr. Wollas- 
ton sospeoha, mas bien alargadas quo roduciclas. Esto cs coin- 
pletamonte compatible con la accion do la seloccion natural. 
Porque cuando un insccto mievo llegara por primora vcz a la 



154 


OnilfKN’ DK r.AS icsprciks 


islu, la tcndonoia do la soiccoion natural a agrandar 6 a redit- 
cir siis alas,dopcndoi’ia do siso salvaba mayornumoro de indi- 
viduos combaticiido victoriosamcnLe loa vicntos 6 dosistiendo 
hasta do inlcntarlo y volando rara vcz 6 nunca. Lo inismo quo 
los marinoros quo naufragaron corca, do una co.sia; hubiora 
sido mqjor para los buenos nadadores podcr nadar todavia 
mas y hubiora sido mcjor para los malos nadadores no habor 
sabido nadar nada y habcrse ido a pique de una vez con el 
barco. 

Los ojos do los topos y do algunos roodores minoros, son 
rudimentarios en tamano; on algunos casos ostan complota- 
mento cubierlos por pollejo y polos. Esto ostado do los ojos, os 
probable quo sea dobido a la reduccion gradual dolcrminada 
por cl desLiso, pcro quiza.s esta ayudado por la solecuion natu- 
ral. En la America del Sur, un roedor minero, cl tucotuco 6 
Cloyiomijs, tionc aun coslumbre.s mas subterrunoas quo la.s del 
topo; y mo asegiiro un espaiiol, quo los cogiaamenudo, quo 
frociiontementc oran ciogos. IJno quo yo tuve vivo, lo era cier- 
tainenle, siendo la causa, como so vio al disecarlo, una inl’la- 
macion do la merabrana niclante. Como la inflamaoion fro- 
cuenlo do los ojo.s, debo sor nociva para cualquicr animal, y 
como los ojos no .son vordaderamonte nocesarios a los anima- 
Ics quo tionen habitos subterraneos, una reduccion on su ta- 
inano con la adhesion do los parpados y cl crecimionto do piel 
sobre ellos, pueden, on tal case, sor una ventaja; y si asl es, la 
seleccion natural ayudaria a los efectos de la falta do uso. 

Lion sabido os (^ue diversos animalos pertonociontes a las 
olases mas distinlas quo habitan las ouevas de Carniola y de 
ICcntucky son ciegos. En algunos do los cangrejos queda el pc- 
duncnlo quo sostieno al ojo, cuando ya el ojo no oxiste. Alii 
G.staelpie para el telescopic, aunque el telescopio y sus crista- 
Ics 80 ban perdido. Como os dificil imaginar (jue los ojo.s, aun- 
([iic inutilos, puodan sor de ningun modo nocivosalos anima- 
les quo vivon en la oscuridad, puede atribuirse su perdida a 
desuso on uno de los animales ciogos, a saber: las ratas do ca- 
VQvna fNeotomn ), do las cualos fucron cogidas dos por ol pro- 
fesor Silliman fi cosa do media milla de clistancia do la boca 
do la caverna, y por consiguiento no on las partes mas profun- 
das; los ojos estaban lustro.sos y oran do gran tamailo; ostos ani- 
malos, segun mo informa ol profesor Silliman, do.spues de ha- 



Kl'-Hirros UKI, MAYOll ('| MUNOIl I’SO 155 

Ijei' OfsUido expucstos por corcu do un mesa unu luz; rri’acluada, 
adtj^uivioron unii vaga percopcion cle los objetos. 

Dificil os imaginar condicionos do vida mds semojantes que 
las de profundus uavernas dc piedra caliza on un clima proxi- 
mamente somejanlo; do tal mod®, que do acuordo con la anti- 
gua looria dc quo losaniinales ciogos ban sido croados separa- 
damento para las cavernas araoricanas y europoas, deberia es- 
perarso una somojanza muy grande on su organizacion y afini- 
dades. Mirando las dos faunas ontcras so ve que nosucedeasl 
ciertamonte; y con rcspccto a los insectoa s61o, ha observado 
i^chiodto: «cstamos privados, por consiguionto, de considorar 
el fonoincno enlcro dc otro inodo que como algo puramente lo- 
cal, y la somejanza quo hay cn uiias pocas formas entro la 
cuevn del ManiinoUi, en Kcntuclcy, y las cuevas de Carniola dc 
otro modo quo coino clarlsima expresion dc esa analogla quo 
subsislo gcnoralmento entro las faunas do Europa y do la 
Amdrica del Norte. » Segun mi opinion debemos suponer quo 
los animales amoricanos que tionen on la mayor parto dc los 
casos la vista ordinaria, oniigraron lontamento y por goncra- 
cionos succsivas dosde ol mundo exterior a los retires cada voz 
mds profundos dc lascavornas do Kentucky, como lo hicicron 
Ins animales ouropoos a las cavernas de Europa. Alguna 
prueba tciiemofl do csfca gracluacion de oostumbre; porque como 
obsorva Schiocito; ffconsidoramos las faunas subtorruneas como 
pequenas ramificacioncs, qiichan penotrado onla tierra, dc las 
faunas gcograficamontc limitadas do las region.es adyacontos, 
y t[uc a meclida quo han doscondido a la oscuridad sc han aco- 
moclado a la.s circunstancias que les rodeaban. Animales no 
muy diforentes do las formas ordinarias preparan la transicion 
ilosclo la luz a la oscuridad. Vicnon en seguida los (^ue cstan 
formados para la media luz, y por ultimo, los dostinados a os- 
curidad total y cuya formacion os complelamcntc peculiar.’) 
Estas obscrvacioncs dc Schiodtc, comprendase bion quo no so 
aplican a la misma sino a distintas espccic.s. Ouando un ani- 
mal haya llcgado dospnos dc goneracioncs sin numoro a Ins 
retiros mas profundo.s, la falta do u,so liabra dcstruido mas d 
mcnos porfoctamento sus ojos segun esta opinion, y la scloccion 
natural habra tal vez efcctuado otros cambios, talcs como un 
aumento en la longituddo las antonas 6 palpas como compon- 
sacion a la coguora. A pesar de (ales modificaciouos podria- 



I of) rmir’iKN nij i.as icsi’iccucs 

mos ospcrai- tnda\i'a vei' cn los aniinales do cavonia de Ame- 
rica afinidados con otros hahitantos do aquel conlinonlo, y on 
Ins de Etiropa con los del conUnente europco. Asi sucedo con 
algunos do los animales dc eavorna dc Amca'icasogmi mo dice 
cl profosor Dana; y algunos <Ic los inscctos dc caverna de Eii- 
ropa son muy inmediatos a nqiiellos quo liny on ol pai's circun- 
dante. Soriadil'icil dar una explicacion racional dc las afinida- 
dadesde los animales ciegosdc caverna con los olros habitan- 
les de los dos conlinonlo.s scgiin la opinion ordinaria dc la 
crcaeion indcpendionlc. (),ae algunos dc los habilantcs do las 
uavcrnas del Antiguo y del Xiievo Mundo csten intlmamcntc! 
relacionadas, podriamos haberln osporado por la rolaeion bicn 
<'nnocida que existo en la mayor parte de sus domas produe- 
ciones. Como se encucnlra con abiiiulancia en rocas sombn'as, 
(jue oslan lejos do las cavcrnas. una cspecic cicga do Baf/iys- 
cla, la perdida do la vista en la ospccie de caverna dc eslo gc- 
ncro no ha tenido probablcmonto rolaeion con su osem’a mo- 
rada, porque cs natural que im insccto ya privado do la vista 
pueda adaptarso dosde luogo a las cavernas osciirus. Otro ge- 
noro ciego, Anoplitinilmiis, ofroec csla pcculiaridad notable; 
que las cspecics, segun observa Mr. ilurray, no se ban encon- 
trado todavia en ninguna parte fucra dc las cavernas, y sin 
embargo son di.stintas las que liabitan las diferentes cuevas de 
Europa y America; pero cs posible quo los progenitores de es- 
las diferentes espccics mientras que tuvieron ojos sc hayan e.x- 
tondido eu otros tiempos sobro los dos continentes, y que desdc 
eiiLonces se hayan extinguido en todas partes excepto en los 
.sitios rotirados quo hoy ocupan. Lejos de sontir sorpresa por 
que algunos de los animales de caverna scan muy anomalos, 
como Agassiz ha notado con respocto al pez ciego, el Anihhjop- 
sis, y como sucedo rcflriendonos a los reptiles do Euvopa con 
el ciego Pi'otoo, lo unico que me sorprende cs que no sc ha- 
yan conservado mas rcstos de la vida antigua, leniendo eu 
cuenta la competoncia menos severa a quo los escasos liabitan- 
tes de estas oscuras mansionos haliran estado expuestos. 

Aclimatacion. 

La coslumbro es hereditaria on las plantas como en el pe- 
rlodo de i’loreccr, en cl tiompo de suoho, en la cantidad do 
Iluvia neccsai'ia para([uc gorminen las scmillas, etc., y osto 



ino llovuii docii' miiis [locas piihibi-us suhvo la acliiualucaon. 
(Joino o.s coimni en cxh'cino (]ue las cspecics distintas dc uii 
inisiiio '•■cuci'o liaidluii paisos calidos y iVios, si j'lieso vcvdnil 
(juc lodas las ospouies del misiuo gdiiovo dcscioiuleu do uiia 
sola Tonna inadro, preciso es <(uc la acliinataeioii se luiya d'oe- 
laado coiivouieiUomonlC durante un largo traiiscurso do des- 
eciKloneia. Ks nulorio quo cada ospccic csla adaptada para ol 
rliina en (jac naee: las espocics do mia region arlica y aun dc 
iiiia region tcmplada, no puoden sufrir lui eliiua tropical y vi- 
covorsa. 'rainl)ien hay niuchas plantas siiculentas quo no piic- 
don sul'rir ua cliiiia liuincdo. l‘oro so oxagera muclio ol grade 
do adaplacion do las espccics a los cHinas on (jiio vivon. Pode- 
mos deducir estu do nucslra rrocuente iinposihilidad dc pro- 
dcoir si iina plunta iinporlaila vivira 6 no en nueslro clima, y 
|jor ol niinioro <lo plantas y anima'tos Iraidos tie otros paiscs 
iliforentos (|iie cstan aqiii on j)erfocLo ostado do sulud. I/ay ra- 
zun para orocr quo las oapecios en un ostado natural ostan os- 
troclianionto limitadas on su extension per la coinpotencia do 
otros seres organicos, taiiLo 6 masque por la adaptacion a 
climas parlioulares, Poro sea 6. no muy rigorosa csta adapta- 
cioii on la mayor parte do los eases, (cnomos pruebas do (juo 
ciortas plantas so habituaii naturalnicnto liasta eierto punto a 
dilcronlos tomperaturas; eslo cs, ([uc so aeliniatan : asi los 
pinos y rododendronos, oriados con semillas reunidas |K)r cl 
Dr. Hooker, do la.s mismas especics quo crecen on lasdifcren- 
los alturus del Himalaya, poseian en osto pais apUludo.s dc eons- 
lituoion dil'ercnlcs para resistir el frio. Mr. Thwaites me in- 
Ibrma quo Ini observado lieehos semojantos cn Coylan; oj)sor- 
vacionos analogas ha licciio Mr. II. C. Watson on las espocics 
curopoas dc plantas traidas dc la.s Azores a Inglalcrra, y potlria 
citar otros casos. Cun rospeeto a los animalcs podrian proson- 
larso alg'iinos cjomplos autenticus do espocics quo sc lian ox- 
londido largamcntc dontro do tiempos historicos dosdo latitu- 
des ma.s frias a olras mas calidas y viccvor.sa: pore iio sabc- 
inospositivamonlo (],no estos animalcs ostuvieran c.slriclamento 
adaplados a su clima natal aunquo on todos los caso.s ordina- 
rio.s suponemos quo asi sucodoria ; ni sabcino.s lampoco quo 
despnes so hayan aclimatado cspocialmento a sus nuevas resi- 
doncias. dc lal modo <(uc esten mqjor dispucstos para ollas 
quo on un principio lo osluvieroii. 



I'jS imiuicN u!-; i-as ksi'ecies 

(.'uuu) podomo.s in['urii‘ quo luioslros ;iniiii:ilos doniuslicos 
ruoi'on oscog’idos cii su origon pof cl Iioinbrc incivilizudo, a 
causiv do quo ci'aii uUlc.s, y porquc criaban shi oljstaculos os- 
laiiilo caulivos, y no porquo sc les onconlrase dcspucs capaccs 
do SOI' ti-aspoi'Luclos muy lejos, la cupacidad cornua y oxiraor- 
dinaria quo liouoa uuoslros aniinalcs domoslicos, no solu- 
incnte para soporlar los cliinas mas difcrentos, sino do ser on 
olios pcrfoctamcnto fortilcs, lo uual es inucho mas todavia. 
pucflc usarseeomo un argumonlo deque una gran proporcion 
do los dcmas animales quo hoy so cncucnlran on un eslado 
silvesLrc, podrian facilmcnl.o scr conducidos a climas complo- 
taincnto distintos. No debemos, sin embargo, Ilcvar ilomasiado 
lojos ol anterior argumonto, toniendoen cuenLaquc probublo- 
mcnlc algunos do nucstros animales domcsticos proccdon do 
varies Ironcos silvestres. Lassangros, por ejomplo, de un lobo 
tropical y de otro artico, pueden tal vez osUir mczcladas on 
niiestras castas doinoslicas. La rata y ol raton no pueden con- 
siderarsc como animales domcsticos; pero por el hombre ban 
side trasportados d muchas partes del mundo, y ocupanahora 
extension mas grande que ningun otro roedor, porquc viven 
on cl frio clima do Feroo ul Norte, y do las Falklands al Sur, 
y en mas de una isla de las zonas tdrridas. Do aqiu quo la 
ailaptacion a un clima especial pueda considorarso como una 
ciuilidad prontamentc ingerla on una gran floxibilidad innatu 
de la constitucion, comun d la mayor parte do los animales. 
Sogun csta opinion , la capacidad que el hombre inismo y sus 
animales ticnon para sufrir los climas mas diferontes, y el hc- 
cho de que cl clcfanlo y el rinocoronte extinguidos hayan so- 
portaclo en otro tiempo un clima glacial, mientras que las es- 
pecios que hoy viven son todas tropicalcs 6 sub-tropicales en 
sus hdbitos , no deben do considerarse como anomalias, sino 
como ojemplos de una lloxibilidad de constitucion muy co- 
mun, puesta en accion en circunstancias peculiares. 

Es una cuestion oscura la do saber que parte do la aolima- 
tacion do las cspecics a ciialquior clima particular es debida 
al mero hdbito, y quo parte d la solecoion natural do vario- 
dados que tengan diferentes constituciones innatas , y que 
])arto a amlnis causas combinadas. Que el hdbito 6 la costum- 
bro tiono alguna inf'lucncia, dobo crocrlo, ya por analogia, ya 
por el incosantc aviso dado on las ol)ras do agricultura, dun 



ACLIMAT.UUON 


150 


cii las anliguas oiiciclopcdius dc lu Cliina, de scr auiy prcca- 
vidos ill InisporLar itniniulcs do uiui localidiid a otra. Y coino 
no cs pro])al)lcquo cl honibrc ludiicso consoguido esoogor lan- 
tiis castas y subcast.is con constitucionos espccialmcnlc idu- 
ncas para sus propias localidados ; el rcsuUado , a, mi juicio, 
debo de scr debido al habile. Per otvii parte, la scleccion na- 
tural tcndcria inevita])IcmGnte a conservar aquellos indivl- 
duos que nacieran con constituciones mejor adaptadas al pids 
en que habitan. En los tratados sobro muciuis ciases de plan- 
tas cLiUivadiis, se dice quo ciorlas variodades soportan mejor 
ijiio otras ciortos climas; osto esta brillantemcnto demostrado 
on las obras piildicadas en los Estados-Unidos sobro los arl)o- 
Ic.s I’rulalcs, on las cualcs sc rcconiiondan habitualmcnto cier- 
tiis varicdadcs para los Estados del Norte, y otras para los del 
Sur; y oomo la mayor parte dc estas variedadcs son de orlgcn 
rccicnte, no pueden deber al habito sus diferoncias constilu- 
cionales. El caso de la pataca 6 tupinainbu [heliixniliHS tubevo- 
susj, que no sc ha propagado nunca en Inglatcrra por me- 
dio de la soinilla, y do la cual , por consiguiento , no sc han 
producido nuovas variodades , ha sido siompro prcsentado 
como prueba de (|ue su aclimatacion no pucde hacerso por- 
(luo esta ahora tan Lierna como siemprc lo cstavo. El caso 
tambion dc lajudia ha sido cilado a mcnudo con parccido 
proposito y con mucho nniyor peso; pero hastu que alguno 
.siombrc durante una veinlena de goncracioncs sus judlas tan 
temprano , quo una grandi'sima proporcion quode dostruida 
por las heladiis, y luogo guarde semilla de las poca.s quo so- 
brevivan, cuidando dc impcdir los cruzamientos accidontalos, 
y luogo otra voz saquc semilla dc cstos semillcros con his mis- 
mas precauciones, no pucde dccirsc que sc haya hccho el ex- 
periiiiento. Y no se suponga quo nunca aparoccn difercnciiis 
en la corislitucion de las judlas dc semillero, porquo se ha pu- 
blicado una relacion sentando ciuinto mas vigor tienen unos 
renucvos que olros , y yo mismo he obscrvado casos. 

En suma, podemos concluir quo ol habito 6 el uso, y la falta 
do uso, han desempehado en algunos ca.sos una parte conside- 
rable en la modilicacion de la constitucion y cstructura; pero 
quo los e[ectos se han combinado con frecuencia mucho, y al- 
gunas voces han sido doininados por la scleccion natural dova- 
riacionos innatas. 



lOO 


1)K l,\S liSt'KClKS 


VariacioiJ correlaiiva. 


Pop o.sla cxprosioii <|uioi'o sig'nilicai' ijiio loJa la oi'gani- 
zacioii esta tan enlazada chipanlc su crcciiuienlo y dosar- 
I'ollo. (juc cii:iiuluocuiT 0 ii on algiina parte ligevas variacioncs y 
.so aciimulan estas per la scloocion natural, so inodilioan olras 
))arles tainlnen. Ksesle un asuiito inuy iinporlante,,clo un mode 
itnperroolisiino ci\londido, y a no dudarlo, .se conCunden con 
Jacilidad clascs de heolios completamente distinlos. Vercinoii 
muy pronto quo la simple hcroiicia ticnea mcnuclo la aparien- 
cia falsa cle corrclucion. Unodo los casos mas evidentes es quo 
las variaoiones do cstrucLura quo seoriginan en los parvuloso 
larvas, tienden naturalmeute tl aCcctar la o.sLructura del animal 
adullo. Las diversas partes del cuerpo t[Lie son homologas, y 
quo on un pcriodo ombrionario tompraiio son identicas on os- 
Iruotura y cstan necosarianiente oxpucstas :l coadicionos semo- 
jantes, parccen evitleiUomcntc sujetas a variar de iguul mane- 
ra: esto lu veiuos en los uoslados dcrcclio 6 izquierdo del cuerpo, 
(|iio varian de igual niodo; en las pala.s delanteras y traseras, y 
aiincn lasquijadasy niicmbros (jue varian juntos; porque croon 
algunos analomicos ({uo la quijacla inferior o.s honiologa con los 
niionibros. Yo no dudo de (|iiecsUs tondeneias puedan scr do- 
ininadas ma.s 6 menos completamente por la seleccion natural; 
asi o-vislio una voz una familia do ciervo.s quo solo Lciiian on 
un solo lado mugotos; y si c.sto luibiera sido do una gran utili- 
dad para la casta, probablomonto la seleccion lo luibiera hoclio 
liernuiuenlo. 

Las partes homologas, coiiio lo ban obsorvado algunos au- 
tures. tienden a la coherencia; esto se vc a nionudo on las 
jiluntas nionstruosas: y nada os mas comun que la union de 
partes liumdlogas eit las estrucluras normales como on la 
union dc los pctalos deiilro do un tubo. Las partes duras afee- 
tan al parecer a las ])artes blandas adyacenles; algunos autoros 
opinan que en los pajaros ladiversidad on la forma del pelvis 
causa la clivorsidad notable en la forma de los rinones. Green 
otros que la forma del pelvis en la madre humana influyo por 
la presion cn la forma do la caboza del nifio. En las eulebras, 
segun i^chlegel, la forma del cuerpo y la mancra detrugar de- 


VAKIACION COIIUELATIVA 1(51 

Icl’minan la posioion yla forma cltj algunas do las mas impor- 
tanle.s visceras. 

La naturaleza do la rclacioii cs con frocuoncia complcta- 
monto oscura. M. Is. Gooffroy .Saint-IIilairo, liaob.sorvado con 
Insistcncia quo cicrtas malas conformaciones frooiiontomcnLo, y , 
quo otras raramcnto, cocxiston sin quo podamosasignar nin- 
guiiarazon. ^,(.iu61iay mas singular quo la relacionque oxistoon 
los gates eiUrc ol color l)lanco completo y los ojos azulos con la 
sordora, 6 entro el color do concha do tortuga, y las hembras; 
6 on las palomas, entro sus pies calzados y la mombrana outre 
Io.s dodos exlorioros, 6 on tro la prosencia do mas 6 monos llojcl 
on los pichoncs cuando salon del huovo con el color quo iui 
do tenor su pUitna; 6 tam!)ion la rolacion entro el polo y 
diontc.s on cl dosnudo porro turco, aunquo aqui sin duda ontra 
cjijuogola homologia? Con rospocto a csto liUinio caso <lo 
corrolacion creo quo aponas puode sor accidental, que los dos 
ordcncs do mamiCeros quo son mas anorinalos on suonvollura 
lermal, a saber; los cetdeeos (ballonns) y los desdontados (ar- 
juadillos, etc.), son igualinonto on su conjunto ios mds aiior- 
malos on sus dientos; pero esLa rogla tione tantas cxoepcioncs 
como ha observaclo Mr. Mivart, quo por lo mismo cs do poco 
valor. 

Noconozcoun caso mas propio para domostrar la impor- 
lanciado las leyos do corrolacion y variacion indopsndiontc- 
mento do la utilidad, y, porlotanto, do la sclocoion natural 
quo cl do la diferoncia entro las floros oxtoriores 6 inlorioros 
do algunas plantas coinpuestas y umbeliforas. Todo el mundo 
conooc la diferoncia entro las florccillas del centro y las del 
radio do la margarita, por ojoinplo, y c,sta diferoncia va d mo- 
imdo acompanada do unu atroiia complcta 6 parcial do los 
organos reproductivos. En algunas do ostas plantas dilioroa 
tambicn las scmillas on figuray cincoladura. E.slns difcroncia.s 
so ban atriljiiido algunas voces d la prosion on las floi'ocillas 
do las involucras 6 on su miUua prosion; y la forma do las 
somillas en las florecillas porifericas do algunas compucskas 
apoyan csta idoa; pero on las umboUferas Jio son, do ningun 
inodo, sogun mo informa ol Dr. Hooker, las espeoios 6 la.s 
oabezas mds densas las quo mas frccucuLemcnto varian on sus 
fioros interioros y oxtoriores. Podia haberso creido qtito cl dos- 
iirrollo do los petulos porifcricos, ^jor sacar ol alimenio do los 



162 


OnrGKN DE LAS ESPECIES 


ol'-juiios rcproductivos, cs cuusa do sii atrofia; povo no puodo 
croerso quo sea csla la unica causa poniuc on alj,>'uaas coni- 
pucslas dUiercn las scmillas do las I'loreeillas intcrioros y ox- 
Icrioros sin quo haya cliforcncias on las oorolas. Esposihlo ([uo 
csloii ostas varias difcrencias on conoxion con la diforonlo 
aflucncia do aliinonlo hacia las floros centrales y cxlernas: 
cuando monos, sabeinos quo on las floros irregularcs, aquollas 
■(pio ostan mas ccrca del eje, ostan mas sujetas a la pcloria, os 
deeir, a sor anormalmente simctricas. Puodo anadir, eomo 
nil ojeinplo do estehocho y como un caso sorprendonlc do cor- 
rolacion, quo on muchos polargoniuins los dos pctalos supo- 
riores on la flor central del ramo, pierden a menudo sus man- 
chas do color mas oscuro; y cuando osto ocurro, cl ncotario 
adherento osta complotameii to abortado; la flor central sc vuolvc 
do osto modo pelorica 6 regular. Ouando falta cl color on uno 
solo do Ips dos polalos suporioros, cl noctorio no osfli abortado, 
poro si muy acortado. 

Con rcspecto al dcsarrollo de la corola, la idea do Spren- 
gol do quo las florecillas poriforicas sirvon para atraor a los 
inscclos cuyo concurso os altainonto ventajoso para la fccun- 
dacion do ostas plantas, os muy probable; y si cs asi, la soloc- 
cion natural puedo ha])or ontrado on juogo. Poro con respccto 
a las seinillas, parcccimposiblc quo sus difcrencias on llgura, 
quo no ostan siempre on relacion con diforoncia alguna do la 
corola, puodan sor do modo alguno vontajosas. Sin embargo, on 
las umbeltforasson dcimportancia tan aparontc ostas difcrencias 
(las somillas son alguiias voces ortospermes on las floros exto- 
rioros y cclospormos on las centrales), quo ol mayor do los Do 
Candolle fund6 sus principalos divisionos do orden, on csLos 
civractores. Do aqui quo modfliuacioncs do cslructuraconsido- 
radas do gran valor por los sistoinaticos, puedan sor coinplota- 
monto debidas a las Icycs do varlacion y corrolacion, sin ser- 
vir por tanto, al monos on lo quo podonios juzgar, do utilidad 
alguna para las cspccies. 

Podemos atribuir falsamontc a la variacion corrclativa es- 
tructuras ([uc son comuncs a grupos enteros do cspccies y (|uc, 
oil suma, sou debidas simploinonlc ala bcrcncia; ponjuo 
ui\ antiguo progenitor puede habor adquirido por modio do la 
soloccion natural, alguna modificacion cii la ostructura, ydes- 
pucs do luilos do gonoraciono.s, alguna otra inoditicacioii indo- 



COMPENSACION DE CIIECIMIENTO 


1G3 


[loiiflicnlcj; y cstas (los modificaciones trasmitulivs u todo ua 
icrupo de doscoiulicntos con difoi'ontcs hubitos, soi’iaii jiizga- 
das iiatiiralinonlo como cori’olacionadus do iin modo noccsa- 
rio. Otras corrclacionos hay quo parecen dcbklas a la inanci'a 
on quo solo la selcccion natur.al puedc obrar. Por ojcmplo, 
Alph. do Candolle ha obsorvado quo las scmillas aladas no so 
cncuontran nunca on frutos quo no abren: yo cxplicaria csta 
I'ogla por la imposibilidad do quo las semillas puodan vol- 
versc gradualmcnLo aladas, por medio do la scleccion natural, 
a monos quo lus capsulas cstuvicscn abiertas; porquo solo on 
Oslo caso podrian las sotnillas quo csLuvicran un poco mcjor 
adapladas para I'lolar con cl vicnlo, adquirir una vcnlaja sobro 
olras monos Incn dispuestus para una dispersion grande. 


Compeiisacion y ocoiiomia do crocimionto. 


GebiTroy cl mayor y Goelho exponian casi al inis.nio tiompo 
su ley de componsaoion 6 iDalanco del crccimionto ; pori(Lio 
coino Goelho lo oxpresaba, la naluraloza csta oldigada a oco- 
nomizar por un lado para gastar por olro. Yo creo que o.sto os 
vordad hasta cierto punto para nucstras producciones domos- 
licas; si la nulricion acude a una parte 6 a unorganocon oxceso 
raro es que alluya, al menos con exceso, hacia otra parte; cs 
diflcil obtener una vaca quo do mucha locho y engordo sin di- 
fioultad. La.s niismas variodados do la col no dan abundanto y 
milritivo follajo y copiosa provision do scmillas accitosas. 
Cuaiulo las scmillas do nuestros frutos so alrolian, cl iVulo 
gann muclio cn laniaho y oalidad. En nucstras avo.s do corral, 
una moha do pluinas cn la caboza va gonoralmonto acompa- 
da do una disminucion en la cresta, y una barba larga por 
una disminucion on las carunculas. Para las cspccios en el os- 
lado silvestro no puedo sostenorsc que la ley os do aplicacion 
universal; poro muchns buenos obsorvadorcs, ma.s ospecial- 
mente, los botanicos, croon cn su vordad. Yo, sin om])argo, no 
presontare aqul ejcniplo.s, porque dificilmentc vco medio alguno 
de distinguir entre los efectos do que una parte so desarrollo 
grandemento por medio do la soloocion natural, y do quo otra 
parte inmediata so rctluzca i)or cslo misnio procodiniionto, 6 por 



lOi oitioEN DE r.Aa especies 

ol (IcsLiso, y dc oti'o lado, (|uc la vetipadu dc nuLricioii do uiia 
pai'lc soa dcbida al cxccso dc crcciinicnto cn otra pai’lc in- 
mcdiata. 

Sospccho tambicn quo algunos do los casos quo so ban prc- 
sontado, y del mismo mode otros hechos mas, puodon scr fuu- 
didos on mi pi'incipio comuii mas general, a salior: quo la 
Boloccion natural csla tralando de continuo do oconomizar to- 
das las partes do la orgaiiizacion. Si por un cambioen las condi- 
clones dc vida, una cstructura, antes lUil, so hacc monos util, 
su disminucion sera favorccida, pdrque aprovechara al indivi- 
duo no despordiciar su nutricion cn levantar una cstructura 
inutil. Solamcnte de este modo puedo entender un hecho quo 
mo llam6 mucho la atencion cstando examinando cirripcdos, 
y del cual podrian presentarsc muchos casos analogos, d saber: 
(ptccuando un cirripedo es panisito on el interior do otro cir- 
ripodo, y por lotanto e.staprotegido, piordo mas 6 menoscom- 
pletamente su propia concha. Esto sucedc con cl llila macho, 
y do un modo verdadcramonto extraordinario con ol Protoo- 
lopas, porque la concha cn todos los demas cirripcdos so com- 
ponc do los tres importantisimos segmentos antcriorcs de la ca- 
beza, onormomonto desarrollados y provistos de grandos ncr- 
vios y musculos; pero cn cl parasite y cubierto Protcolepas, 
toda la parte anterior de la cabeza so reduce a un simple rudi- 
monto unido a las fases dc las antenas prohensiles., Ahoru 
liicn; la oconomia dc una cstructura grande y complcja, 
cuaiido so ha hccho supcrllua csta, scria una ventaja dccidida 
para cada individuo sucesivo de la ospecie; porque cn la 
lucha por la existoncia a quo todo animal csta expucsto, ton- 
dra mas probabilidadcs do sostonerse ol que mcnos nutricion 
dosporclicio. 

Do csto modo creo yo quo tondera la seleccion natural a ro- 
ducir con ol tiompo una parte dc la organizacion , tan pronto 
como lloguo a scr supcrllua por un cambio do liabitos, sin quo 
de ningunu mancra motive osLo que otra parte so desarrollo 
on un grade corrcspondientc. Y por el conlrario, (pic la sclcc- 
cion natural puedo conseguir perfccLanionto desarroUar mu- 
cho undrgano sin quo sea requisito indispensable la redue- 
cion de otra parto aclyacentc como compensacion ncccsaria. 



KSTUUOTURAS VAIUADLES 


1G5 


Las pstructnras miiltiplos rudimeiitarlas y de Laja orgaoizacion, sou 
variablos. 


Parecc sor rogla general, como lo ha hecho ver Is. Gooffroy 
Rainl-IIilairc para las varicclarlos y ospocics, quo cuanclo ana 
parte I'l 6rgano esta muchas voces ropoliclo on el mismo in- 
(livfduo (como las vcrloliras on las culebras y los eslambros on 
ias Iloi'os poliandras) ol nuiiioro es variable, niionlras quo cs 
constantc cuando so ropito monos a(iuolla misma parlc u 6r- 
gaho. El mismo autor y uigunos l)oliinicos adomas lian nolado 
quo las partos mulLiples ostan sujotas on cxtromo a variar do 
ostructiira. Como la «rcpoticion vogolativa,i> parasorvirmo do 
la Gxprosion del profosor Owen, os schal do organizacion ])aja, 
las obsorvacionos quo antocodon ostan do acuordo con la opi- 
nion comun do los naturalistas, do quo los seres quo ocupan un 
lugar inferior on la cscala do lu naturaleza son mas variables 
quo los quo ostan mas altos. Presumo que la inforioridad sig- 
nilica aqin que las divorsas partos do la organizacion han sido 
poco 6 nada espocializadas para funciones partioularcs ; y 
mientras ({uo la misma parte tieno que desompenar diferentos 
Irabajos, podemos quizas ver porque tiene quo sor variable, 
esto es, porquo la seloccion natural no ha consorvado 6 dos- 
ochado las poquohas dcsviacionos do forma tan ciiidadosamontc, 
como cuando la parLo tiono quo sorvir para un linico y espe- 
cial propdsito. Del mismo modo quo una hoja do navaja quo 
tiono quo cortar toda claso do co.sas puode scr do una forma 
cuahfuiera; mientras quo un instrumonto para algun objeto 
particular nocosita sor do una forma tamliion particular. La 
scleccion natural, no hay quo olvidarlo niinoa, puede obrar 
solamente en ventaja do cada sor y vali6ndo.se do esta. 

Las partos rudimentarias, como ostagonoralmonto admitido, 
son propiasparascren extremo variables. Toiidremos que vol- 
ver sol)re o.sto punto; aqui s6lo ahadiro ([uc su variabilidad pa- 
reco scr ol rosultado de su iiuitilidad , y por consocuoncia do 
quo la seloccion natural no haya tonido cl podcr do cstorbar 
las desviaclones do su ostructura. 



1G6 


OIUGliN DE LAS ESPECIES 


Uiia parto dcsarrolloda de tin modo oxtraorclinario cii cualqiiior 
espocia, cumpai’adea con la misma parte on cspocies iiimediatas, tiendo 
a ser miiy variable. 

Iliico algunos anos que mo llanio mucho la atcncion una ob- 
scrvacion refcrcnto u cslc punto hecha por Waterhouse. El pro- 
fesov Owen parcce liabcr Ilcgaclo tambien a una conclusion 
muy semejivnto; no hay quo esporar convencor a naclio do la 
voi’dad do la proposicion supradicha sin dar la larga legion do 
hcchos ([uo yo he reunido y quo no os posiblo inlroducir aqui. 
Yo puodo unicamente oxponer mi convencimiento do quo es 
una regia do gran genoralidad. No ignoro algunas causas de 
error; pero ospero quo las he tonido on cuonta como cs debido. 
Entiendase bien que la regia no so aplica do ninguna mancra 
a una parto, aunque csto dosarrollada de un modo desacos- 
Lumbrado, a monos quo lo ostc asi s61o on una cspocio 6 on 
unas pocas cspecies en comparacion con la misma parto on 
muchas cspecics muy inmodiatas. Asi cl ala do un murciolago 
os una cstructura anormalisima cn la clasc do los mamiferos; 
pero la rogla no puodo aplicarso aqui porque todo cl grupo do 
murcielagos ticne alas; so aplicaria solamento si una de las os- 
pccics tuviera las alas dcsarrolladas do una manera notal)lo on 
comparacion con las otras ospecies dol mismo gcncro. La re- 
gia sc aplica con niucha fuorza cn el caso do caractores se.xua- 
Ics secundarios cuando ostan dosplegados do una manera inusi- 
lada. El tormino caractores sexuales secundarios usado por 
Hunter so rciiorc a los caractores quo estiin unidos a un sexoy 
quo no tienon que ver diroctamento con el acto do la repro- 
duccion. La rogla sc aplica a machos y hembras; pero masra- 
ramonto a las hoinbras porque cstas ofrecon con monos frecuen- 
oia notables caractores so.xualcs secundarios. Que la rogla sea 
tan claramonto aplicable cn el caso do caractores sexuales se- 
cundarios, puedo ser debido a la gran variabilidad de estos ca- 
ractoros, ya sc maniriosten 6 no do un modo inusitado, sobro 
cuyo hecho croo yo quo no puodo habor duda. Pero quo nuos- 
tra regia no so reduce a los caracteros sexuales secundarios, 
claramonto so demucstra cn cl caso de los cirripedos horma- 
IVoditas; yo atendi partioulannoutc a la observacion de Wa- 
terhouse cuando cstudie csto 6rdcn, y estoy plonamcnto con- 
voncido do quo la regia casi siompre so verjiica, En otra obra 



VARIAHILIDAD DE LAS PARTES Mt'Y DESARAOLLADAS. 1G7 

(hire iina lista dc lodos Ins eases mas notables; aqiu s61o pro- 
sentare unn quo cs ejcmplo do la eog'la on su aplicacion m/is 
grande. Las valvulas operciilarcs de los cirn'poclos cnanos (Ijar- 
naclos de roca] son en toda la extension do la palabra estruc- 
turas muy imporlanlcs, y se diferencian poqiusimo aiin on los 
dislintos goneros; pero enlasdiversas ospeciesdeungdneroPir- 
goma, presontan cstas valvulas una cantidad maravillosa do 
divorsilicacion; las valvulas homdlogas on las diforentes ospe- 
cios son algunas voces totalmcnte dc.sigualcs on figura; y la 
suma de variacion on los indivlduos do la niisma cspecio os 
Ian grande (|ue no hay oxagoracion al decir quo on los carac- 
tere.s dorivados do oslos importanto.s organos so diforoncian 
mas ontro si las variodades do la mistna cspccio quo las cspocics 
que pcrtcnoccn a otro.s genoros distintos. 

Como on los pujaros, los individaos do la misma especio quo 
habilan el mismo pai's varian extromadamento poco, los lie do- 
dicado una particular atcncion, y la regia parcco ciertamonto 
confirinarso para esa clase. No puodo domostrar quo sc aplica 
a las plan tas, y csto luibiera lioulio vacilarsoriamonto mi crocn- 
ciacn su vordad, si la gran variabilidad do las plan tas nohiciora 
e.xcesivanionte diflcil comparar sus grados relatives do varia- 
bilidad. 

Cuando vomos una parto 6 un organo desarrollado en un 
grado 6 do una manora notable en una espocio , os justo pro- 
sumir que a([uel es do gran importancia para la espccie ; sin 
embargo ; on cste caso csta evidentemento sujeto a la varia- 
cion. ^,Y por quo asl? Con l,i opinion do quo cada ospccic ha 
sido croada independientomento on todas sus partes , talcs 
como hoy las vomos, no puodo encontrar oxplicacion. Poro con 
la opinion de que los grupos do cspecies dcscicndcn dootras 
cspocies, y ban sido modifioados por medio do la scloccion na- 
tural, creo quoalguna liv/, puodo obtenerse. Pormltascinc pri- 
mcro liacor algunas observacioncs preliminarcs. Si on nucs- 
tros animalos domosticos no so hace caso do una parte 6 del 
todo del animal, y no so lo aplica la solcccion, esa parte (por 
ejcmplo la cresta en la gallina do Dorking), 6 toda la casta, co- 
sara de toner un caractor uniforme, y podra dooirso quo la 
casta csta dogenorando. En los 6rgano.s rudimentarios y en 
a([uclIos que aponas son ospcciales para ningun objoto par- 
ticular, y qui/as on los grupos polimorfos vomos un caso so- 



1G8 


OniGEN DE LAS ESPECIES 


]3i’o poco iTiib 6 racnos paralolo; porquo on scmojuntos cases, 6 
bicn laseicccion natural no ha ontraclo on plono juoi,^o, 6 bicn 
no ha poilido entrar, y do oste modo ha quodado la organiza- 
cion cn un ostado J'luctuante. I’cro lo quo aciui mas parlicLi- 
larmenlo nos concicrnc os (j;uo csos pantos on nuoslros ani- 
nialcs domcsticos quo u la bora pi'osento ostan pasando por 
oamhios rapidos por causa do una soloccion contiviuada, tam- 
bicn son los mds susceplibles do variacion. Veanso los indivl- 
duos do la misina casta do la paloina y veaso quo prodigiosa 
cantidad do difcrcncia oxistc cn los picos do las volteadoras, 
cn los picos y carunculas do las monsajoras, on ol porto y cola 
do los collpavas, etc., siendo ostos los pantos on quo ahora 
fijan su atencion principalniente los criadores ingloses. Aun 
on la misma subcasta, como cn la volteadora do cara corta, os 
notoriamente dificil criar pajaros (jue so aproximon d la por- 
foccion, porquo inuclios so separan considorabicmenlo del tipo 
doscado. Puedo con verdad docirso quo hay una constanto 
polea entre la tendencia a volvor a un ostado monos porfocto, 
ademas do una tondencia innata do nuevas variacionos por 
una parte y por otra cl podor do la soloccion firmo para con- 
sorvar la casta fiel a su tipo. A la larga, triunfa la soloccion y 
no csporainos fracasar tan complctamonto (]ue llcg-ucmos a 
.sacar de una buona ostirpo do palomas do cara corta una cria 
Ian basta como la volteadora comun ; pero mientras la sclcc- 
cion este cn vigor y rapidamontc avanzando, hay que osperar 
siempro mucha variabilidad on las partes quo ostan modifi- 
candose. 

Volvamos ahora a la naturaloza. Cuando una parte sc ha 
dosarrollado do una manora oxtraordinaria on ciialquior cs- 
pocio,' comparandola con las otrajs cspecies del mismo g-onoro, 
podemos cloducir {^uo osa parto ha sufrido una cantidad cx- 
traordinaria dc modilicacion desdo la cpoca cn quo las difo- 
rentes cspccies so sopararon rainilicandoso del progenitor co- 
mun del genoro. Estc poriodo rara vcz sora romoto cn un 
grudo extremo, porquo las espocios no duran casi iiunca mas 
dc un poriodo geoldgico. Una cantidad o.xtraordinaria do mo- 
ililicacion implica una suina do variabilidad inusitadainonto 
grande y duraiUc mucho tiempo seguida, quo haya sidoconti- 
nuamenlc acutnulada cn vontaja do la ospccio por la soloccion 
natural. Pero como la variabilidad do la parto u 6rgaiio ox- 


VARJABILIDAD BE OARACTERES 


1G9 


tmordinai’inmonto closarrollado ha sido Ian grancloy portanto 
lioinpo continuada dontro do un porfodo no excesivamonto 
romolo, podfiamos por regia gonoralesperartodaviaencontrar 
mas variabilidad cn dichas paries que on oLras do la organi- 
zacion, quo ban pormanecido casi constanlos duranle impc- 
riodo mucho mas largo. Y estoy convencido de quo asi su- 
codc; no veo I’azon para dudar do quo on el curso do los tiem- 
pos cosara la luoha ontre la seleccion natural por una parlo y 
la londoncia al rctrocoso y a la variabilidad por la otra; y do 
quo los organos mas anormalmenlc dcsarrollados puedan ha- 
cerse constanlos. Do aqui que cuando un organo por anormal 
quo puoda ser lui sido tran.smitido on la mismacondicion pr6xi- 
mamente a muchosdc.scoiidientes modilicados,comosuccdocon 
ol ala del murcielago, os menestcr, sogun nucstra tcoria, quo 
haya oxistido casi on ol mismo cstado durante un inmonso po- 
I’iodo do tiompo; y por csto ha Ilegado a no ser mtls varia- 
blc quo otra estructura cuahiuiera. Solamente on aquellos ca- 
sos on quo la modificacion ha sido relativamento moderna y 
extraordinariamento grande debemos do esperar encontrar to- 
davia presente on alto grado lo quo podriamos llamar variii- 
bilidad rjcnerafiva. Porquo on csto caso la variabilidad rara 
vez habra sido lodavia fijada por la seleccion continua do los 
individuos quo varian de la manera yen el grado ro{{uoridos, 
y por la continuada rcpulsa do los que tienden a rotrocodcr 
a un cstado anterior y monos modificado. 


Los oaracteres ospeoiflcos son mas variables qua los caracteres 
genericos. 

El pi’incipio disculidobajo el ultimo cpigrafcpucdcaplicarsc 
al punto actual. Notorio es quo los oaracteres cspccillcos son 
mas variables quo los genericos. Explicaremos por un solo 
ejempio lo quo esto quiero decir : si cn un genoro grande do 
pluntas unas especies tuvicsen floros azules y otras rojas, ol 
color seria solamente un carActor especiUco, y nadic so sor- 
prenderia do que una do las especies azules se cambiara cn 
roja 6 al contrario ; pero si todas las especies tuvicsen floros 
azulos cl color soria entdnees un carActor gcncrico y su varia- 
cion una circunstancia mas rara. Ho cscogido csto cjomplo por 
quo la oxplicacion quo la mayor parte do los naturalistas da- 



170 


ORIGEN DE LAS ESPECIES 


rian no cs aplicablo a([ui, pucs dicon quo los caractcrcs cspc- 
Ci'ficos son mas variables (luo los gcnoricos porquc cstan lo- 
mados do paries do monos importancia lisiologica quo las quo 
comunmento sirven para clasificar los genoros. Creo quo osta 
cxplicacion cs verdadera on parto aunque solo do un modo iii- 
dircclo; Icndrc quo volvcr a csto punto on el capitulo sobro la 
clasilieacion. Soria casi suporfluo aducir cjcmplos on apoyo do 
la proposicion de que los caracteres ordinarios ospocificos son 
mas variables quo los gencricos; poro con respocto a los ca- 
ractorcs imporlantos, ropotidamentc ho visto en obras do liis- 
toria natural quo cuando un aulor observa con sorpresa quo 
algun 6rgano 6 parto importantc en general muy constanteon 
un gran grupo do especies, difiere considerablomontc on es- 
pccics muy inmediatas, os con frecuencia variable on los indi- 
vi'duos de la misma espocic. Prueba este hocho que un caracter 
quo cs general monte do valor gonorico, cuando desciendeen va- 
lor y sc conviertcen caractor do valor cspocifico, so hacoamc- 
nudo variable, aunquo su importancia fisiologica siga siendo 
la misma. Algo anivlogo sc aplica a las monstruosidades: al 
monos Is. Gcoffroy Saint-Hilairo no liono al parecer duda do 
que cuanto mas sc difercncia un organo normalmontc on las 
divorsas especies del mismo grupo mas sujeto osta a anoma- 
li'as en los indivfduos. 

Begun la opinion oi’dinaria de quo cada ospecie ha sido croada 
independientemonto, ^;por quo aquclla parto de la cstructura 
que so difcrencia de la misma parLo on otras especies indo- 
pendientomonte creadas del mismo genero scria mas varia- 
ble quo las partes quo son casi igualcs on las diferentes ospe- 
clcs? No veo que pueda darse cxplicacion alguna. Pero por la 
opinion de que las especies solamento son variedados muy mar- 
cadas y doterminaclas dcbiamos esperar cncontrarlas a inenudo 
conlinuando todavia v'ariando on aquollas partes do su cs- 
tructura que han variado en un periodo modoradamento ro- 
ciente y que do csto modo han vonido a diferenciarso. Pai’a 
exponer cl case do otro modo: los puntos on quo todas las espo- 
cics de un genero soparccen entrosiy on quo so difcrcncian do 
los gdneros proximos, son los llamados caraclcres gencricos; 
pueden alrilniirso esLos caracteres a hcrencia de un progenitor 
comun, pucslo queraravezpucdcliabcrsuccdidoquc la selcc- 
cion natural haya modificado cxactamento do la misma mano- 



C.AnACTERES SEXUALES SECtINnAlUOR 


171 


I’ii, vni’ins espccics distintus adapladas a costumlM’oa mas a me- 
nosdiferentes: y como cstos llamados caraclcros goneriens hau 
side Iicrodados antes do (|iie las diversas espccics sc sopararon 
per primera veis de su progenitor comun, y, por consiguionto, 
no han variado, y si lo han hecho ha sidocn un grado inapre- 
ciable, no os probable quo varien actualmento. Por otra parte 
so Ilaman caractorcs espcci'ficos los pimtos en quo las cspocies 
sc diferencian do otras especicsdcl mismogenero; ycomo cstos 
caraclercs cspccificos Iian variado y Ilegado a difercnciarso 
desde quo las cspecies so sopararon de un progenitor comun, 
os prol)able que sigan siendo en algun grado variables, mas 
varia))Ies al monos que aqucllas paries de la organizacion quo 
han permanecido constantos por un pen'odo larguisimo do 
tiempo. 


Variedades de los caractorcs sexiialos secmidarios. 

Croo quo adinitiran los naturalistas, sin quo yo entro on 
dolivllcs, quo los caractorcs soxualcs sccundarios son muy 
variables; tambion admitii'cin que las cspocies del niismo 
grupo so diferencian mas entro si on sus caractcres sexualos 
sccundarios que on otras partes do su organizacion: com- 
pdrose, por ejompio, la difcrcncia quo hay entro los machos 
de los pajaros gallinaccos, on los dualcs estun faortemonto 
desarrollados los caracteros sexualos sccundarios, con la difc- 
rcncia que hay outre las hembras. La causa do la'variabilidad 
primera do cstos caracteres no os manifiesta; pero podomos 
ver quo no so han hecho tan constantos y uniformos como los 
otros, porquo estan acumulados por la seloccion sexual quo cs 
monos rigida en su accion quo la seloccion ordinaria, puosto 
quo no lleva consigo la muerto y solamonte da monos descon- 
doncia a los machos menos favorccidos. Soacualquierala causa 
do la variabiliclad do los caractcres soxualos sccundarios, como 
son muy variables, la seloccion sexual habra tonido un vasto 
campo on quo funcionar, y puodo asi hal)cr consoguido dar a 
lascspecios del mismo grupo ana mayor cantidad do diferen- 
cia en los caractorcs sexualos quo en los demas oaractores. 

Es un hecho notable que las diforencias seeundarias entro 
los dos sexos do la misma especie so manifiestan genoralmonto 
on las mismas partos do la organizacion on quo dilioron ontro 



172 


OniGEN DE LAS ESPEGIEH 


SI las ospocios dol mismo gonoro. Daro como ojompio do osto 
hecho los dos cases pi'imeros quo por casualidad ostun on mi 
lista; y como las diforcncias on cstos casos son do naturaloza 
miiy divorsa, no es probalilo quo la I’olacion sea accidental. El 
mismo numoro do articulacionos on los tarsos os un caractor 
comun a grupos grandlsimos do oscarabajos; poro on los En- 
gidre, como ha observado Westwood, vai-ia el numero gran> 
demente, y tambicn so diferencia cl numero on los dos soxos 
do la mismu ospecio. Dol mismo modo on los hymonoptoros 
quo minan laticrra, los norvios do las alas son un cai’ucker do 
la mayor importancia, por cuanlo es comun a los dos grupo.s; 
poro on ciertos generos se diforoncian en las diforontes ospo- 
cies, y en estas tambien on los dos soxos do una misma ospe- 
cio. Sir J. Lubbok ha observado rocientemonto (luc algunos 
crnstilceos pcquciios ofrecon cxcclentes ejemplos de esta loy. 
«En los Pontella, por ejemplo, los caractores sexualos cstan 
principalmonte marcados por las antenas anloriores y por el 
jjuinto par de patas: las diferencias ospecincas tambicn cstan 
dadas principalmento porestos drganos.n Esta relacion tionc, a 
mijuicio, una .significacion clara: considcro a todas las espo- 
cios dol mismo genero como dcscendientos ciertaraento do un 
progenitor comun, como ban descendido los dos soxos do cual- 
quior ospecio. Por consiguiente, cualquiera quo sea la parto 
de la ostructura del progenitor comun 6 de sus descendiontos 
mas prdximos quo sea variable, las dos sclcccioiies natural y 
sexual muy probablomonto habranse aprovechado do la.s va- 
riaciones do esta parte para disponer las distintas ospecies asus 
diversos puestos on la cconomia de la naturaleza, y de igual 
mancralosdos sexos de la misina especic el uno para cl otro, 
6 on proparar a los machos para luchar con otros machos por 
la posesion do las hombras. 

Concluyo, puos, rmalmente, quo la variabilidad mayor de los 
caractcros especilicos, 6 sea aquellos quo distinguen las espe- 
cios unas dc otras, comparadaconla delos caractores gcncricos, 
d aquellos quo portonecen on comun a todas las cspccics; quo la 
I'recuonto variabilidad extremadn decmilquier parto que.se des- 
arrolla do una manora oxtraordinaria on una ospecio, on com- 
paracion con la misma parte on sus congenores, ycl poqueno 
grade do variabilidad do una parto, por oxtraordinariamonto 
dosarrollada (|uc eslc, si os comun a un grupo entoro dc ospo- 



VAIII.-UIIONUS ANALOGAS 


173 


cies; que la gran variabilidad do los caractovos scxiialcs sc- 
cundarios, y su gran diferoncia on ospecios muy inmcdiatas; 
que sc manificston las diforcncias soxualcs socundarias y cs- 
pociOcas ordinarias geiieralmeiite on las mismas partes do la 
orgaiiizacion: son todos principios cstrcchamcnte onlazados 
unos con oti’os. Todos son principalinonte debidos a sor lascs- 
poeics dol mismo grupo doseendientes dc un progenitor comun, 
del dial ban heredado mucho on comun; a partes quo ban va- 
riado mucho rccicntomcnto, y quo es mas probable que conti- 
micn variando quo las horedadas haco mucho tiempo, quo no 
ban variado; a que la soloccion natural haya voncido mas 6. 
monos completamonte, sogun cl tiempo transcurrido, la lon- 
dcncia al salto atras y a una variabilidad inferior; a quo la so- 
loccion sexual sea menos rigida que la sclcccion ordinaria; y 
a ({uo las variacioncs cii las mismas partes hayan sido aenmu- 
Indus por las solecciones natural y sexual, y por lo tanto, adap- 
tadas para propositos ordinarios y para los sexuales secun- 
darios. 


Las especies dlstiutas prosentau variacioues aualogas , de tal mode , ciuo 
mia variedad do una cspocio, frecueuteraentetoma nn caractar proplo do 
iina aspecle imnadiata 6 retrocede a aignuo de los caracteres de iiii ante- 
cesor primitive. 

Sc cntendcrun en seguida cstas proposiciones, fijandonos en 
nucslras razas domesticas. Las castas mas distintas de la pa- 
loma on paisos muy separados, presentan subvariodados con 
plumas oncontradas en la cabeza y con patas plumadas, oa- 
ractores quo no posoia la paloma torcaz primitivn; cstas son 
pucs, variacioncs amilogas on dos 6 mas distintas razas. La 
iTcouoncia do I'l y hasta de IG plumas cuudales on lapoide?*, 
pucclo considorarse oomo una varlacion quo rcprcsenla la es- 
tructura normal do otra raza, la colipava. Presmno quo nu- 
dic dudard do quo todas cstas variacioncs analogas son debidas 
d quo las diferentes razas do la paloma ban hcrodado do ini 
padre comun la misma const! tucion y tendciicia ala variacion, 
cuando obran cn ellaa influenciaa clesconocidas somejantes. En 
cl roino vegetal tenemos un caso do variacion andioga en los 
tallos alargados 6, como comunmonte se les llama, raiccs dol 
nabo do Succia y del Rutabaga, plan Las quoalgunos botdnicos 



174 


OniGEN DE LAS ESPECIES 


clasifican como Vcaricdades do un padro comun pi’oducidas poi* 
cl cultivo; si no fuoso asi, soria enloncos el caso uno do vai’ia- 
cionanaloga on las dos llamadas cspccios distintas; y a eslas 
j)udioi’a anadirse una tcrccra, a saber: el nabo comun. Sogun 
la opinion ordinaria do quo cada ospocio ha sido creada indo- 
pcndicntcmcnte, londriamos quo atribuir esta similaridad on 
los alargadostallos do ostas Ires plantas, no a la vera causa 
do la comiinidad do dcscendencia y a una tendencia consi- 
guiento a variar do la misma inanera, sino a tros actos sepa- 
rados do crcacion, aunquo cstrechainente relacionados. Muchos 
casos semejantos do variacion analoga ban sido obsorvados por 
Naudin on la gran familia dolascurcubitaceas, ypor otros va- 
rios autores en nuestros coroales. Casos semejantos quo ocur- 
I’cn en los insccto.s on condicionos naLurales, ban sido discuti- 
dos recientemonte con mucha habilidad por Mr. Walsh que los 
ha agrupado bajo su ley de variabilidad igual. En las palomas, 
sin eml^argo, tonomos otro caso, a saber: la aparicion ocasio- 
nal en todas las castas de pajaros del color azulado de pizarra 
con dos listas negras en las alas, los costados blancos y una 
raya al fin do la cola, y las plumas exteriores ribetoada.s do 
bianco porfuera, corca do sus raiccs. Como todas ostas senalcs 
son caracteristicas do la paloina torcaz primitiva, prosumo quo 
nadio dudara de que csto os un caso de salto atras y no de una 
nueva variacion, aunquo analoga, quo aparezea on las divor- 
sas castas. Podemos, creo yo, llegar con confianza a osta con- 
clusion, porquo como homos vislo, ostas sonalos do colores cs- 
t:in cmincntcmontosujolasaapareccr on la doscendoncia cru- 
zada do dos castas distintas y do color diroretito; on estc caso, 
Hilda hay on las condiciones oxtornas do la vidiv quo motive la 
roapiiricion del azul do pizarra, con hvs diferentos sonalos, quo 
no sea la inHuoncia dol mero acto del cruzamiento, segun las 
loyos do la hcrcncia. 

Sin duda quo es un hecho muy sorprondentc que los carac- 
lercs reaparezean dospues do haber cstado perdidos duranto 
mnehns goncracioncs , proba])lcmcnte durante coatonaro.s do 
clhis. J’oro cnando una casta solamcnlo sc lia cruzado una vez 
con iiigunii otrji casta, la cria ocasionalmcnto demuostra ton- 
doncia durante muchas goncracioncs a volvcr on algun caractor 
a liioivsta extrana; algunos dicen quopordoccdveintcgonei’a- 
cioncs. Dospues do doco goncracioncs la proporcion de la sangro 


VAEUACION’ES ANALOCiAS 


175 

do un aiitocosoi-, para usar do una oxprcsion vulgar, es sula- 
uic’iilo I por 2LI'i8; y sin embargo, como vemos, so creo gouc- 
rahnontc (juo on cslo rcslo do .sungro cxLraiia sc rctionc una 
londoncia al relroccso. En una uasta quo no sc haya cruzado, 
pero en la cual ainbos padres ban perdido algun caraclcr (luo 
su progonUor poseia, la londoncia fuorto 6 dobil a reproducir 
ol caracler perdido, podriu, como antes so ol)scrv6, por todo lo 
(JUO podomos vov en contrario, ser trasmilida durante cual- 
(juior numoro do generucioncs. Cuando un caraclcr quo so lia 
perdido en una casta, rouparcce despues de un gran numoro 
dc goncraciones, la hip6lcsis mas problablc es, no quo un in- 
dividuo ropentinamonto sc parozoauun antoccsor separado dc 
cl algunos cientos do goncraciones, sino quo ol caraclcr on 
cueslion iia cslado lalcnlc en cada generacion sucosiva , y al 
lin sc ha desarrollado, mediantoa condicioncs favorablcs dos- 
conocidas. En la paloma barb, por ojcmplo, quo muy rara 
voz produce un pnjaro azul, es probable que hay la tendcncia 
latcnle on cada generacion a producir plumajo azul. La impro- 
])abi!idad abstracla dc quo semojanto tondoncia se haya tras- 
mitido a Iraves de un vasto numoro do generacionos, no lo os 
mayor quo la do que lo scan de un modo semojanto drganos 
completamcntc inutilos 6 rudiincntario.s. En verdad quo algu- 
nas vccos so heroda do osto modo una mora tendcncia a pro- 
ducir un rudimonto. 

Como se supone quo todas las cspccies do un mismo genero 
dcscicnden dc un progenitor comun, podria esperarse quo va- 
riarian ocasionalmonto do una manera analoga; do lal modo, 
quo las varicdadcs dc dos 6 mas espocies se pareccrian entro 
si, 6 quo una variodad dc una espccic sc parocoria on ciertos 
carucLorcs a otra espccic distinta, siendo osta, sogun nuostra 
looria, solainonto una variodad bion marcada y pcrmancnlo. 
l*cro los caractcrcs exclusivamcnte dcliidosa variauion analo- 
ga scrian probablcmcnte dc poca importancia, por(jue la con- 
scrvacion dc todos los caractcrcs, funcionalmcntc importanto, 
halu’s'i sido dolcrminada por medio dc la sclcccion natural on 
conformidad con lo.s diforentes hul)itos do las cspccies. I’odria 
adomas esporarsc quo las espeoios del mismo goiioro prc.son- 
larian do vcz on cuando vuoltas a caractcrcs perdidos de mucho 
liempo. Como sin embargo nosolros no conocemoa cl antecc- 
sor ilo ningun griijm natural, no podomos distinguir ontro los 



OUIGliN DE LAS ESI’EGIES 


17 {) 

ciu’iictei'cs i’cvorsioniu'ios y analogos. St por cjompio no supio- 
ramos quo la paloina torcaz-madvo Jio Icnia plumas on las pa- 
las, ni plumas oneonti'adas fomiando coronas on la cabcza, no 
podriamos habcr dicho si lalos caracloros on nueslras caslas 
donidsticas eran rovorsiones 6 solainento variacionos analogas; 
pcro podriamos haber inferido quo el color azul ora un caso 
dc rcti’oceso por ol nuinoro do las sentdes quo con 61 cstan cor- 
rolacionadas, y quo no hubieran aparecido todas juntas por 
iina simple variacion. Mas especialnionto podriamos habor in- 
ferido osto por aparccer tan ii menudo cl color azul y las dife- 
rentes marcas cuando so cruzan castas do diferentes coloros. 
Por consiguiente, aunque en ol estado silvosLre por lo general, 
Icnemos quoquedar en duda sobro los cases quo son vuclLas a 
cjiraotercs anteriormonto existontes, ysobrelos quo son varia- 
ciones nuevas, pero analogas sin embargo, debcinos pornucs- 
Ira teoria cncontrar algunas voces quo la descendencia on via 
do modificacion de una cspocic, presenta caractoros quo ya 
existian en otros niiombros del misino grupo. Y asi induda- 
blomonte sucedc. 

La dificuUad do distinguir las cspocics variables cs debida 
on gran parte a quo las variedtides imitan, por dccirlo asi, 
a otras cspccics del misrao genero. Podria tainbion hacerso 
un cutalogo considoraj)le dc formas intevmedias entre olras 
dos quo a su vez no podrian sor colocadas como cspecios sino 
muy dudosas; y prueba esto, a menos quo todas cstas formas 
scan consideradas como cspecios creadasindepondientemento, 
quo ellas ban tornado al variar algunos dc los caracteros de 
las olras. Poro la mojor prueba dc las variacionos analogas es 
la quo dan las partes li drganos quo son gencralmente cons- 
tantes cn caracter; pero (jue ocasionalmonte varian dc modo 
quo se ascmejiin en algun grade a la misma parte u 6rgano dc 
una cspecio inmediata. llo reunido una larga lista do tales 
casos; poro aqui como antes tongo la gran desventaja do no 
jioder citarlos. Puedo repetir solamento quo tales casos ocur- 
ren cierUimenle, y (^110 me parecen muy notables. 

Dare, sin embargo, uno curioso y complcjo, no cn verdad 
porque afecte a ningun cai’ucter importante, sino porque ocurro 
cn varias espccics del mismo genero, parte cn estado domes- 
lico y parte on estado silvostre. Es cast ciertamente un caso do 
suite atras. El asno ticne tilgunas veces en las piernas rayas 



VAniACIONES AN'At.OGAS 


177 


(rasvci’snlcs muy claras, como las do las picrnas do la iccljra; 
so ha aflrinado quo cslas rayas oran cku’lsiaias on cl ])uclic, y 
por las avoi'ijjuacionos quo yo lio Iiocho croo quo asi sea la 
verdad. La lista del lomo os ulg-unas voces doblo y muy varia- 
ble on tamaiio y dibiijo. So l\a doscrito uu asno lilaiico, pei'o 
no alliino, sin raya on el lomo 6 cspinal; y ostas I’ayas sou al- 
guiias voces muy oscuras 6 estan comploLameuto perdidas eii 
los asiios do coloi’cs oscuros. El koulau de Palas , so dice quo 
so lo lia visto con una doblc raya dorsal. Mr. BUth ha visto uii 
cjoinplar del hemiono con una raya clara cn la cspalda, aun- 
(luo ostc aniiual .suolc no loner ninguna; y el coroncl I’uolo 
me li;i informado do quo los potros de csta cspecio tienon 
goncralinonlc rayas cn las ptornas y muy dobilmonlo iniUea- 
das on la e.spakUi. El quagga, aunquo tan claramcnle lisUido 
sobre cl cuerpo como la zclu'a, no ticnc rayas en las ])icrnas; 
pero el Dr. Dray lia copiado un ejcmplar con Hstas como las 
do la zebra muy claras cn los corbojoncs. 

Con rcspocto al caballo ho veunido casos cn Inglatoi’ra ile la 
raj'a dorsal en caballos do las mas distintas castas y de lodos 
colorc.s; no son raras las listas transvci’sales do las picrnas on 
los caballo, s do color do isabola, polo do rata, y cn un ease do 
caballo casLano; sc porci ]:)0 algunas vecos una ligora raya doi’- 
sal cn los isabclas y ho visto una marca muy debil on un bayo. 
Mi hijo hizo un examon cuidadoso y di))uj6 para ml un caballo 
do tiro belga isabola con una doblc raya en cada ospalda y 
con rayas on las picrna.s; yo por mi parte ho visto una jaca isa- 
])ekv de Devonshire y una jaquilla del misino polo del pals do 
Gales, las dos con tres raya.s paralolas cn cada ospalda. 

En la parte NO. de la India la casta do caballos Kattywar 
C.S gcneralmentc rayada, y segun supe por el coroncl Poulo quo 
hizo un ostudio do esta casta para ol gobiorno indio, nosccon- 
sidera como de pura sangre un cal)aIlo sin rayas. La espina 
dor.sal o.sta sicinpro rayada, las picrnas tienon listas goneral- 
mento, y cs coniun la raya do la espalda, quo algunas vecos 
cs doblc 6 triple; todavla mas, cl costado do la calioza ostn ra- 
yado algunas voces. Las rayas son con frccuencia muy claras 
cn cl polro y algunas voces dcsaparocon porcomplcto cn los 
caballos viojos. El coroncl Poolo ha visto caballos tordos y ba- 
yos rayados, on ol momento del parto. Tengo razonos tambion 
para sospechar, por informos quo me did Mr. W. W. Edwards, 


178 


OUiOEN DE LAS ESPECIES 


que eii el caballo ingles cle carrcra la raya del espinazo os mu- 
cho mas coman en el poti’o ((uc on ol caballo ya desarrollado. 
Yo mismo ho criado I'ccicnLoiuenlo un polro de unayoguabaya 
(desccmliento deun caballo turco y do una yegiia holandesa) y 
de mi caballo de carrera bayo. Esto polro cuando Ionia una se- 
inana ostaba marcado cii su cuarlo trasoro y on la frente por lis- 
las nuinorosas, muy estreehas, oscuras, como de zebra, y las 
piernas cslaban imperceptiblemenlo rayadaa: todas las rayas 
desaparecieron pronto por complcto. Sin entrar aqiu cn mas 
detalles puodo deeir que ho rounido casos do rayas en las pier- 
nas y cspaldas de caballos de muy diferenlos castas on varies 
paises desdo Inglaterra ala China, desdo Noruega alarchipid- 
lago Malayo. En todas partes del mundo ocurren estas rayas 
mucho mas a menudo en los isabolas y pelo de ruta; por ol tdr- 
mino isabola sc comprende una gran variedad de color quo so 
oxtiendo desdo ol osuuro negruzeo a un tinte muy aproximado 
al color de la crema. 

Yo sc (jue ol coronel Hamilton Smith, quo ha cscrito sobre 
Oslo asunto , cree que las diversas castas del caballo doscien- 
den de algunas especies primitivas, una de las cualcs, la isa- 
))ola, era rayada; y que todas las senales quo hemos descrito 
mas arriba, son debidas a cruzamiontos antiguos con el dicho 
tronco. Pero esla opinion puede desecharse sin riesgo; porque 
cs allamcnto improbable (£uo cl pesado caballo do tiro bolga, 
las jacas del pais do Gales, los mcinlirudos caballos de No- 
ruega , la raza dcscarnada de Kattywart, etc., etc., quo habi- 
tan las partes mas distantes del mundo , hayan sido todas cru- 
zadas con un tronco primitivo supucsto. 

■\tolvamos ahora a los efectos do cruzar las diversas especies 
del gonero caballo. Afirma Ilollin que la mula coniun del asno 
y del caballo, es particularmenle propia para tenor listas cn 
las patas; segun Mr. Gosse, on cierta.s partes de los Estados- 
Unidos, de cada dicz mulas haynuevo con patas rayadas. Yo 
vi una voz una mula quo tenia las piernas tun listadas , quo 
cualquiera hu])iera pensado que era mestiza do zebra , y 
Mr. W. 0. Marlin, cn su excclenlo tratado sobre el caballo, 
ha dado una figura dc una mula semojanto. Encuatro dibujos 
dc color (|uo he visto do mestizos, entre a-sno y zebra, las pier- 
nas c.stalDan mucho mds clarainonto listadas quo el rosto del 
cuerpo; y on una do ollas lialjia una doble raya on la cspalda. 


VAllIAClONES AN'ALOGAS 


170 


En el fiiiiioso lu'brido do una yCgua caslaiia con un macho 
quag'gta, pcrlonccieiuo a loi’d .Morion, cl lii'l)rido y aun la cria 
pura, producida subsiguicnlemcntc de la misma yog-ua y un 
caballo aral)c ncg-ro, estaban muclio mas claramentc lisUulos on 
los rcmos quo loestaclmismo quaggapuro. FinalmonLo, ycsto 
os otro caso do los mas notables, un liibrido figurado por cl 
doctor Gray (medico quesabo de un segiindo caso), delasno y 
del hemiono tenia los cuatro remos listados, y tros rayas do cs- 
palda cortas como las de la isabcia do Devonshire y las 
jacas do Gales, y aun tenia algunas rayas como de zebra 
on los coslados de su cara, a pesar do (|ue cl asno sola- 
mento de vcz on cuando ticne rayas cn los remos, y ol lio- 
niiono no ticne ninguna, y ni unu raya on la cspalda. Con 
rospeclo a csto ultimo caso, estaba yo tan convencido de 
quo ni una sola raya do color provicne do lo quo comunmento 
sc llama casualidad, quo solamentc guiado por las rayas en la 
cara de csto mestizo de asno y de hemiono, pregunte al coro- 
nol I’oolo si sc presontaban a menudo esas rayas de la cara cn 
la casta do ca))allos Kattywarl, eminentemonte rayada; y la 
contcstacion, como homos visto, I'uo aflrmativa. 

^.Que dircmosde todos estoshcchos diferonles? Vemos varias 
ospecics distintas del gonoro caballo quo por variacion simple 
lionen rayas en las cuatro patas como una zebra, 6 en las es- 
paldascomo unasno. Vemos cn el caballo cslatondenciafuertc 
siempre que so presenta un color isubela, color quo se apro- 
xima al general de las otras cspccios del gencro. La aparicion 
do las rayas no csta acompaHada por ningun cambio do forma 
ni por ningun otro caracter nuevo. Vemos osla lendcncia tl vol- 
verse rayado, mas fuortemente dosplegada cn los liibridos 
de varias do las cspccics mas distintas. Observemos ahora 
las diforentes castas do palomas; descienden todas de una (in- 
cluyondo dos 6 tres subcspecies 6 razas gcograficas) de color 
azulado con cierlas lislas y olras scfialcs; y cuando una casta 
toma por simple variacion csto tinto azulado, invariablcmontc 
reaparecen las listas y las otras seiiales, pero sin quo haya nin- 
guii otro cambio de forma 6 caracter. Cuando las castas mas 
viejas y mas purasdo varies coloros secruzan eniro si, vemos 
una tondencia lu'icia ol tinto azul como a la roaparicion clc las 
listasy de las otras schales cn las crias. He dicho quelahip6tcsis 
mas probable para oxplicar la roaparicion do caracteres muy 


■m) 


ORIOEN DE LAS ESPECIES 


anliguos, cs quo Iiay uim londoncia cii los vastagos do cucla 
genoi-acion succsiva a producii’ los oaractcros do mucho tiompo 
pct’didos, y quo esta tendcncia pi-evaloco algunas voces pov 
causas dcsconocidas. Ya acabainos do vcc quo on vai’ias espe- 
cios del g'cnei'o caballo cslan las rayas mas claras 6 aparccen 
mas comiinmontc cu cl animal joven quo on cl viejo. Llamo- 
mos cspccics a las castas do palomas, algunas do las cualos 
sc ban I’oproducido riclosporsigloscntei'os: icuan cxactamcnle 
paralclo os ol oaso, al do las ospecios del genoro caballo! Poi' 
mi parte, me atrevo confiadaniento a mirar miles de miles de 
gcneracionos atras, y vco un animal listado coino una zebra, 
pero quizas on oLros conceptos muy diforcntcmenle construi- 
do, antcccsor comuii do nuestros caballos domesticos (ya dcs- 
ciendan estos 6 no do uno 6 mas Ironcos silveslrcs) del asno, 
hemiono, quagga y zebra. 

El (pie crea (pic cada cspocic equina fuc independientemonto 
creada, afinnai’ii, presumo yo, quo cada cspecio ba sido creada 
con una tendcncia a variar de esta mancra particular, ya on 
el ostado .salvajc ya en la domcsticidad, do tal modo, (juo a 
menudo sc vuelva rayada como las otras espccics del genero; 
y quo cada una ha sido creada con una fuerte tendcncia a pro- 
diicir mc-stizos quo so parezean en las rayas, no a sus propios 
padres, sine a otras espccies del genero, cuando so'eruza con 
cspccics quo babitan dislintas partes del mundo. Adraitir esta 
opinion, me parcce dcscchar una causa real por una que no lo 
cs, 6 (pic al mijnos es dcscoiiocida. Esta opinion hacc las obras 
de Dios mora burla y ongaiio; lo misnio creoria yo con los 
cosmogonistas antiguos e ignovantes, quo las conchas fosiles 
jamas balMan vivido, sino quo babian sido hccha.s do piedra 
para burlarso do las conchas (];ug vivon en las orillas del mar. 

Resumen. 

Profunda es nuestra ignorancia do las Icyos do la variacion. 
Ni on un caso entre ciento, podemos pretender asignar una ra- 
zon de per quo ba variado (jsta 6 aquclla parte. Pero siempro 
quo tenomos los medios de c.stablcccr una comparacion, son las 
mismas Icycs las c^uo parccen haber obrado para producir las 
difcrcncias mouoros entre variedadesde la misma cspecio y las 
difcrencias inds grandcs entre espccio.s del mismo genero. El 



RESUMICN 181 

ctim])io (Ic colulicioncs moliva gcneraliiiciitc una Yarial)ilklad 
sulo fluctnaiite, pcro algunas vccos causa cfuctos dirccLos y dc- 
finidos, y estos puodcn Ilcgarcon cl tioiupo ao.slar ruertcmcntc 
marciulos, aunquc no Icngamos pi’ucl).'is suficienlds soln’c c,stc 
punlo. El hal)ito, on producir poculi<ai’idade.s constitucionu- 
Ics; ol uso, cn fortifioar, y la faUa do uso on debililar y dismi- 
nuiv los organos, parocon en machos casos habor sido polon- 
ies cn sus cfeotos. Las partes homdlogas licndcn a variar del 
mismo modo y a la coherencia. Las modificacioncs cn pai’tos 
diiras y cxternas, afcclan algunas voces a partes mas blandas 
d inlcrnas. Cuando una parte csla muy dcsarrollada, (^uizas 
tiondo a saear nutricion do las partes adyacentes, y loda 
parlo do la oslructura (|uc puoda scr cconomizadu sin detri- 
mento, soru cconomizada. Canddos do oslructura cn una edad 
temprana, pueden afcctar a partes dcsarrolladas despucs; y 
ocuiTcn induda])lcmcntc muchos casos do variacion corrclati- 
va, cuya naluraleza no podeinos entendor. Las pavtos multiples 
no son variables cn numoroy cstructura, <]uizaspor causa do quo 
no habiendo sido esas partes vigorosaincnte cspccializadas para 
una funcion particular, sus modificacioncs no ban sido vigoro- 
samentc retenidas por la solcccion natural. Sc siguc probablo- 
mento do csta inisma causa (pm los s(3rcs organicos bajos on 
la e.scala, son mas variables quo los quo on olla estan nuis al- 
tos, los cuales tionen toda su organizacion mas especial izada. 
Los drganos rudiinoutarios, por sor iiuUilcs, no cstun regaila- 
dos por la solcccion natural, y son por tan to variables. Los ca- 
ructorcs cspeciticos, csto cs, los caractcres quo ban llcgado a 
diforcnciarsc desde quo las diversas cspccies do uu mismo go- 
nero so separaron do un antcccsor comun , son mas variables 
quo los caractercs genoricos, 6 scan aquollos quo ban sido hc- 
redados por mucho tiompo y (pio no ban diferido dciitro do csto 
pen'odo. En csLas obscrvacionos nos Immos reforido a (|uo las 
parto.s u drganos especiales son todavla varial^Ics porquo ban 
variado rocicntemcntc, y dc csta mancra ban vonido a dife- 
renciarso; poro tambicn homos visLo on cl capRuIo segundo 
quo el mismo principio so aplica al individuo entero; porquo 
on una localidad on la quo ha baljido mueba variacion y difo- 
ronciacion antcriores 6 muebas ospccics doun gdnoro, 6 dondo 
la fal.n’icacion dc nuevas formas ospocificas ha cstado funcio- 
nando activamente, cn esa localidad y entre cstas espeoios cn- 



182 


OUiGEN DE LAS ESPECIES 


contramos por tcrmiiio medio mas varicdacles. Los caractoros 
scxLiales sccundarios son on cxU’eino varial)lesysediforciiciaii 
mucho do las cspecies do un misino grupo. La varialiilidad on 
las mismas partes do la organizacion ha lenido general monte 
por rosuUado dar diforciicias sexualos socundarias a los dos 
sexosdc la misma cspecie, y difereiiciasespeciTicasa las varias 
especics del mismo gonero. Oualquior parte I'l 6rgano desarro- 
llado luista un tainaho extraordinario, 6 do una niancra ox- 
traordinaria, on comparacion con la misma parte u drgano en 
la ospccic aliada , dobe do haber pasado por una suma extraor- 
dinaria do modificacionosdesdequc so form6 cl g6ncro;y as! po- 
doinos ontender por (|uc os mas variable lodavia en mucho ma- 
yor grado quo las otras partes; porque la variacion es un pro- 
cedimionlolonto y conlinuado por muuho tiempo, y lasoicccion 
natural en casos somejanles no habra tenido lodavia tiempo 
para soljroponorse a la tendencia hiicia ulterior variai)ilidad y 
hacia el rctroceso a un cstado monos modificado. Perocuando 
una cspecie con algun 6rgano exlraorclinariamente dosar- 
rollado se ha hecho antecesorde muchos descendientes modi- 
ficados, lo dial , on nuostra opinion, nccesitasor procedimionto 
muy lento quo requiere un gran intcrvalo do tiempo, on osto 
caso la soleccion natural ha consoguido dar un caracter lijo al 
6rgano por muy cxtraordinariamonlo dosarrollado que haya 
sido. Las ospccios quo hcrodan casi la misma conslitucion do 
un padre comun, y (juc ostan expuestas a ini'lucncias parccidas, 
tionden naturalmentc a presentar variacionos analogas, 6 estas 
mismas espocies, pueden ocasionalmento retroceder a algunos 
do los caractoros do sus antiguos progenitorcs. Aunque no puc- 
dan surgir las nuevas e importantes modilicaciones de la re- 
version y do la variacion analoga, osas modificaciones anadi- 
ran belloza y armonia a la diversidad do la naturaleza. 

Gualquiei’a quo pueda ser la causa de cada ligora difercncia 
entre la cria y sus padres, y preciso cs quo oxista una causa 
para cada una, tonemes razones para croer quo la consLantc 
acuinulacion do diforoncias provochosas, es la quo ha dado la- 
gar a todas las modirioacioncs importantes do ostructura, con 
relacion a los habitos do cada cspecie. 



gapItulo VI 


DIl-'IGULTADES DE LA TEOIliA 


DitleiiUnilos ile l,a Icoria <Ie la ilc-iceniioiicia con iiHHlirii:aciftn. — Falta 6 raraza 
cIp las vai'iedailos ile tfaiisicioii. — Traiisicionps pn los luibitos tip la vitla. — 
1 liiliitDs (.livci’silioaiins cn la aiisma rspecie. — Esppoips con habilos ph gran me- 
(tida flirprontps i!e las espooies inniodiatas. — Organns do perfpradon oxlrc- 
ma. — Mmlos do Iransioion. — Oasos do dilicidtad.— .V/dJica non fncil snllum . — 
Orgiiiios do pnca iinporlaiiPla.—I^os dfgauo.s no son pii lodos c'as<is alisohi- 
tamontc ppi'fpolns. — La Icy de nnidad do lipo y do condiciones dc cxUtencia, 
esfa comproiidida on la teoida dc hi scleccion luitural. 


Muclio antes de quo ol lector haya llegado a csla parte dc mi 
trahajo, se le liabrim ocurrido un tropol do dificullados. Son al- 
gunas do cllas tan scrias, quo csto es el dia cn quo a duras 
penas puedo rcricxionar cn cllas, sin quedarmo algun tanto 
asustado; pero despuos dc maduras I’cl'lcxioncs, cl numei’O os 
solo apai’cntc, y aqucllas quo son rcales y mas grandcs, no las 
creo yo fatales a la tcoria. 

E^-tas diiicultadcs y objccionos pueden clasificarso en los si- 
guientes grupos: 

1. ° (il’or quo, si las cspocics han descendido do otras espe- 
cies por dolicadas graduacioncs, no vemos por Lodas partes in- 
numerables formas dc transicion? ^Por quo toda la naturalcza 
no esla en confusion cn vez de cstar las cspocics bien dcfinidas 
como las vemos? 

2. “ ^,Es posiblo quo un animal que tenga, por ejornplo, la 
cstructura y las costumbres do un murcielago, pueda haber 
sido formado por la modificacion de algun olro animal con cos- 



•184 


OniflEN DE LAS ESPECIES 


tiimhi'cs y csU’iicUu’a cxtromadaineiito diferciUos? ^;Podcnios 
crcor fjnc la scleccion naLiiral pucda producii-, por una parte, un 
drgnno de insiL'’niricanlo imporlancia coino.la cola do la girafa 
quo sirvo dc cspanta moscas, y por olra pai’tc, un orgaiio ‘tan 
mamvilloso comocl ojo? 

3. " f:riicdcn losinslintos adquirirse y modincarsopor medio 
de la Rcicccion natural? ^Que diremos del in.stin to (]iic llcva a 
la a])eja a liaccr ccldas, y quo pi'acticaincnto sc ha adelanlado 
a los descubrimioiitos dc maicmaticos profundos? 

4. " ^,C6mo podemos cxplicarnoa que las ospecics scan eslc- 
rilcs 6 produ/jcaii crias cslcriles, mienlras quo cuando sc cru- 
zan las variedades su fertilidad cs vigcirosa? 

Disculircmos aqui'los dos priincros grupos; algunas ohjccio- 
ncR mezcladas en el capftulo sigaiionlo; el inslinto y la hibri- 
dez cn los dos capi'tulos succsivos. 

Careiicia 6 raroza do variedades de transicion. 

Como la sclcccion natui’al obra solamentc consorvando las 
modificaciones ventajosas, cada nueva forma on un pais sufi- 
cicntomcnlc poldado tcndcra a ocupar el lugar do su forma 
madro mcnos adclantada, y do otras fonnas mcnos favorccidas, 
con las ciiales entro cn competencia, hasta llcgar, por lin, a 
extcrminarlas. De csta mancra la cxtincion y la sclcccion na- 
tural marclian juntas. Por consiguiente, si con.sideramos que 
cada espccic cs dcsccndiente de alguna forma dcsconocida, csta 
y todas las variedades dc transicion habran sido gcneralmcnto 
cxlcrminadas por cl niismo proccdimionlo do la formaoion y 
pcrfoccion do la nueva forma. 

Pero coinoscgun csta teoriadeben dc haber cxistido innume- 
rablcs formas do transicion, ^porque no las cncontraraos hun- 
didas cn numcro sin cuento cn la corteza dc la lierra? Sera 
mas convoniento disculir csta cuostion cn cl capitulo sobre la 
imporfcccion del registro gcologico; y aqui solo dire que erco 
que la respucstaconsistc principalmcntc on quedicho registro 
C.S incomparablcmcntc mcnos perfecto dc lo quo en general sc 
suponc. Las cortozas do la tierra son un vasto mu.sco; pero las 
coleccioncs naturales han sido imperfectamonte hcclias, y sola- 
mentc con largos intervalos dc tiempo. 

Pero podrd arguirso quo cuando varia.s espccics muy prdxi- 



VAIUJJDADES DE TUANSICION 


185 


mas Iia])itan un mismo Icrritoi-io, dcbcmos segavamcnlc cn- 
conti-ar end tiempo prcscnte nuichas formas transitorias. To- 
memos un solo caso: viajaiido de N. a S. cn cl continontc, cn- 
coiUramos gcncralmente con intcrvalos siiccsivos, cspccics muy 
proximas 6 roprcsentativas quo ocupan o^’idcnLcmantc casi cl 
mismo lugar on la oconomia natural do la tierra. Estas cspo- 
cies represontantes, algunaa voces se cncucntran y sc eriizun y 
conformo la una sc haco cada vcz mas rara, la otra so huco 
cada Yoz mas frecuente/hasta quo csta rccmplaza a aquclla. 
Pero si comparamos ostas cspccics cn cl sitio on quo so mez- 
clan, goncralmcntc son Lan distintas cn absolulo unas dc otras 
cn lodos los dctallcs do cslrudura, como lo son los cjcmplarcs 
sacados dc la mclropoli liubilada por cada una dc cllas. Bcgain 
mi tcon'a, estas cspccics vccinas dcsciondon dc un tronco co- 
muji, y durante el procedimiento dc modificacioii, so ha adap- 
tado cada una i’l las condicionos do vida dc su propia region, 
y ha suplantado y extorminado a su forma original madre y a 
todas las variedadcs transitorias entre los dos eslados primi- 
tivo y prcscntc. I’or osto no podemos esporar cnconti'ar ahora 
numerosasYaricdadcs dc Iransicion cn cada localidad, aunquo 
osprcciso quo hayan existido alii, y acaso osten enterradas cn 
condicion do fdsilcs. Pero cn la region intermedia, quo ticnc 
condicioncs do vida intcririodia, ^.por (|uc no cnconlramos va- 
riccladcs iiitcrmcdias quo se cnlaccn? Esla dificultad me coii- 
fundio compictamontc por inucho tiempo. Pero croo quo puede 
sor cn g-ran parte oxplicada. 

En primer lugar, tenemos quo sor oxlrcmadamento cantos 
al inferir, do que una region sou contiuua ahora, que lo ha side 
asi durante un largo poriodo. La gcologia nos llcvuriu a crecr 
quo la mayor parte dc los contiuentes lian cslado divididos cn 
islas aun durante los lilliinos perlodos tereiarios; y en esas 
islaspuodcn haborsc formado separudamento cspccics distinlas 
sin laposibilidad dc quo cxislan variedadcs inlcrmcdias cn las 
zoiias intermedias. Por cfecto dc cambios, tanto cn la forma dc 
la tierra como cn cl clima, extcnsioncs marinas lioy continuas, 
necositan haher existido cn muchos eases y dentro do tiompos 
recientes cn un cstado.jnuclio monos continuoy uniforme que 
al prosente. Pero pasarc sin haccr uso do csta manora do eludir 
la ditieultad; porque yo creo que muehas cspccics pcrfccta- 
mento definidas .so ban formado on areas cstrictamcnlo conti- 



18G OnifiEN DE LAS ESPECIES 

nuas, aiinquc no me cabe diicla do ((ue cl cslado cn oU'O tiempo 
interrumpido do areas quo son conliniias, ha desempehado 
un papcl imporlanto en la formacion dc nucA'as espccios, espe- 
cialincnle cn los animulcs errantes y quo facilmcnlc se moz- 
caln y so cruzan. 

A1 mirar a las espccios como cslan hoy distrilniidas so- 
bi’o una vasta extension, las oncontramos gcneralmentc bas- 
lanlo numorosas cn un gran lorrilorio; despucs van haoiendose 
dc una mancra algun tanlo brusca,‘ciida vez mas raras en 
los confines, y linalmente desaparecen. Do aquiquC el Icrrito- 
rio neutral entre dos espccics reprcsciUativas generalmonlo es 
cstrccho en comparacion con cl lerritorio propio do cada una. 
Vemos el mismo hecho alsuljir las montahas, y algunas voces 
cs nolabilisimo cuan bruscamenlc dcsaparcce una espccie co- 
mun ulpina, como lo ha observado Alpli. de Candolle. El mismo 
hecho ha sido reparado por E. Forlies al sondar las profun- 
didades del mar con cl aparato para pcscar oslras. A a(jucllos 
quo considoran que el climay las condiciones fisicas dc la vida 
son los clemenlosdo mas importancia cn la distribucion, cau- 
saran eslos hcchos sorpresa, pueslo que cl clima, la altura 6 la 
profundidad van siempre en graduacioncs insensildes. I’ero 
cuando nos fijemos en que casi todas las espccics, hasta en su 
mismo centro, aumentarian su ndincro inmcnsamenlc si no 
fucra por otras espccies competidoras ; quo casi todas 6 hacen 
6 sirven de presa rcspecto a otras; cn una palabra, que todo 
ser organico csta dirocta 6 indiroctamentc relacionado do un 
modo imporlantisimo con otros scre.s organicos; vemos quo la 
extension do los habitantes de un pals no dependo de ningun 
modo exclusivo do que cambicn insensiblcmcnte las condicio- 
nes fisicas sino en gran parte do la prcscncia do otras espccics, 
dc las cualos vivan, 6 por las cuales son dcstrnidos 6 con las cua- 
les entranoii compctcncia; y como estas espccies cstan ya doiini- 
das y no se funden unaenotra por graduaciones insensibics, cl 
lorrenoqncocupecualqaior cspocic, dopondiendo como dependo 
del quo ocupon otras, tendera u cslar perfectamentc deter- 
minado. Eero hay mas; cada o.spccie on los coniines dc la cx- 
ton.sion quo ocupa, on los quo existe con disminuido numero, 
estara sujeta con extremo a un exterminio comploto durante 
las lluctuacioncs en cl numero dc sus encmigoso do su presa, 
6 on la naturaleza de las eslacioucs, y lodo cslo hara quo quedc 



vahikdades de transicion 187 

todnvia mas cUvramciitc dcrniido cl terreno gcografico quo 
ocupo. 

Como las cspecios proximas 6 represcnlantes cuando habilan 
un area continua estdn distribiiidus genoralmentc dotal modo 
quo cada una tienc una extension considerable con territorio 
neutral estrocho entre cllas, en cl cual se Iiacen cada vez mas 
raras casi ropentinamento; y liiego, oomo las variedados no 
so diferencian escncialmonto do las cspecios, es probable quo la 
misma regia so apIi<{uo a las unas y a las otras; y si tomamos 
una cspccic quo varic y {[iic ocupe una grandlsima supcrficic 
tondremos quo adaplar dos variedados ados extensionesgran- 
dos y una tercera variedad a una sola intermedia ostrccha. La 
variudad intermedia, por consiguionto, sera la mcnos numcrosa 
por Iiabitar un lorrono estrocho y mcnor; y en la praclica sc 
verifica esta regia para las variedados cn un cstaclo silvestro 
en todos los casos quo yo ho podido averiguar. Me ho oncon- 
trado con extranos casos do la rogla cn variedados intermedias 
entro variedados bion marcadas del g-onoro halanus. V do los 
inforinos quo me ban dado Mr. Watson, ol Or. Asa Crayy 
Mr. Wollaston se dcduco (|uogcncralmcnte cuando ocurron va- 
riodades intermedias entro dos formas, son mucho mas raras 
numericamente ([uo las formas (juo cllas enlazan. Ahora bicn; 
si podemos confiar cn cstos hochos y doduccionos, y concluir 
(|uo las variedados fjuc unen a otras ‘dos variedados gencral- 
mento ban sido monos nnmorosas ({ue cstas, podomos onten- 
dcr por quo las cspecios intermedias no duran pcriodos muy 
largos; por quo por rogla general tionen fine ser oxtorminadas y 
dcsaparcccr mas pronto quo las formas quo primilivamento 
enlazaban. 

Portiuc cualquicr forma quo existo en mcnor numcro, cor- 
rera mayor riesgo de ser extorminada (jue la quo sea numcrosa, 
como ya so lia observado, y cn cslo caso particular, la forma 
intermedia ostaria ominentemente cxpucsta A las incursioncs 
do las formas muy prdximas a clla y cxistonlcs a uno y otro 
lado. Poro hay inia considcracion mucho mas importante: quo 
durante cl prooodimionlo de la anterior modilicacion , por la 
cual so supono (juo scconvicrtcn dos variedados y so pcrfeccio- 
nan hasla ser dos cspecios distintas, las dos quo cxisten on 
mayor niimoro por habitar terrciios mayores, tendran una gran 
ventaja sobro la variodad intermedia quo oxiste on numcro 



188 


OIlir.EN OE LAS ESI*Ei;iCS 


m<is pequcfio cn una Eona oslrccha c inlcrmcclia. Asi las for- 
mas (|uc oxistcsn on mayor lu'imcro Icndran mas proliabilida- 
dcs dcntro do un pcn'odo tlado do prcsciUar uUoriorcs varia- 
cioncs fav()ra])Ios para (jue la scloocion natural so apodcrc do 
olias, quo las formas mas raras, cnyo numcro do indivi'duos cs 
rnas pctjucno. Por osla razon, cn osa lucha por la vida, las 
formas mas comuncs tcndcran a ganarya suplanlar a las mo- 
nos coinunos, porquo ostas scran mas Icnlamcnte motlilicadas 
y mcjoradas. El mismo prineipio, cn mi opinion, cxplica quo 
las ospocics coinunos cn cacla pais prcscnten por Lermino me- 
dio un niimoro do varicdadcs bion marcadas, mayor quo cl quo 
proscnlan las espcciesmas raras, como so dcmosLro on clcapl- 
lulo seg’undo. Puedo aclarar lo quo quicro Hocir, suponiendo 
(jiicsc licncn Ires varicdadcs do carneros; unaadaplada a una 
extonsa region monlaiiosa, la sogunda u un Icrrcno rclativa- 
mcnlc cstrccho y (piobrado, y la tcrcera a las vastus llanuras 
do la base; y (^110 los liabilantos todos cstan Irnlando con ig'ual 
firmeza y ha)3illdad do mojorar sus g'anados por sclcccion. Las 
j)robai)i!idades cn cstc caSo oslaran fuorternento cn favor de 
los grandcs ganadoros do las montanus 6 de las Iluiiuras, quo 
mejoraran sus castas macho mas pronto quo los pc{|Ucnos pro- 
pictarios cn cl Icrrcno iatermedio cstrccho y quebrudo, y por 
consccucncia, la casta mejoradu do la montana 6 del llano, 
pronto ocupara cl pucsto de la nicnos mejorada quo cnlrc ollas 
so cncucntra, y do eslo modo, las dos castas quo cxislicron al 
prineipio cn mayor niiincro, so pondran cn contacto una con 
otra sin la intcrposicion do la vuriodad intermedia suplantuda. 

En resumen: crco quo las ospocics liogan a scr objetos bas- 
iantc bion definidos, y (|uo cn ningun momento presentan un 
cuos intrincado do lazos variablcsc intermodios; primorumon- 
te, porque las nuovas varicdadcs sc forinan muy Icntamcnto, 
puos la yariucion cs un procedimionto lento, y la sclcccion na- 
tural nada puede hacor hasta que oeurron difcroncias 6 varia- 
cioncs favorablos individualcs, y hasta (|uc puedo scr mejor 
ocupado un lugar on la cconomia natural del pais, poralguno 
6 algunos do sus habitaiUcs modificados. Y ostos nuovos luga- 
res dependeran do cumbios Icnlos do clima 6 de la inmigracion 
accidental do nuovos lia])ilantes, y probablomentc en ungrado 
todavia mas importanlc, do quo alguno do los Iiabitantes viojos 
so modifiquo poco a poco, con las nuovas formas do eslo modo 



VAillEDADIJS DI-: THA.N'SICION 189 

pi'oduuidar^ y I;uj aiUig'uaH obrando por accion y roaccion las 
unas sol)i‘G las otras. Do modo quo eii cnalqnior rcg-ion y on 
cuaUpiici’ lioinpo, dobomos solaiiicnlc vol“ unas pocas cspocics 
quo proscnlen pcquoiias modilloauionos do csUaictui’a on algun 
grado pcvmanoutos, y csLo scguramcnlc cs lo (pio vomos. 

Bcgundo. Ai'cas ([uc hoy son continuas dobcn habcr cxis- 
tiilo cn un pcrlodo reuionlo coino porcioncs aisladas, on las 
cualos mnchas foianas, mas ospccialmcnlc ontre Ins clasos quo 
sc unon para cada iiauiniionlo y ([uc son miiy crrantes, puodcn 
hal)crso hccho scparadaincnlo lo baslanlc disUntas para ligurar 
conio cspecics reproscnlativas. En ostc caso, las varicdadcs in- 
lei'incdias cnLrc las varias espccics roproscntanlcs y sit madro 
cotiiun habran cxistido priinilivanicnio on cada porcion aislada 
dc la ticrra; pcro durante cl procedi mien (o do la selcccion natu- 
ral habran sido suplantados y extcrniinados estos oslaboncs de 
tal modo (pio ya no podra oncontrarsclos cn un cstado vivo. 

Toi'Cero. Ciiandn so lian formado dos varicdadcs 6 mas cn 
diferentos porcioncs do un aroacstrictaniontoconlhuia, espro- 
l)able quo las variciladcs intoinnodias so hayan formado al prin- 
cipioon las -^onas inlcrmcdias, pcro gcncralmcntc habran tc* 
nido duracion corta. Porque por las razoncs ya asignadas (a 
saber, por lo (|iic ya conneemos de la distribucion actual do 
las cspocics muy proximas u represontantos y do iguul mancra 
dc las varicdadcs reconocidas) cstas varicdadcs intorinedias 
cxisliran cn las zonas intermedias cn nunioro inferior a la.s 
varicdadcs a cuyo onlaco tionden. Por csta causa solanienlo las 
varicdadcs intermedias cstaraii sometidas a oxterminio acci- 
dental; y durante cl procodimionto dc la modifieacion ulterior 
por medio dc la scloccion natural scran casi ciertamonto bati- 
das y suplaiitadas por las formas tpic ellas onlazan; porque 
cstas cn oonjunto presentaran mas varicdadcs, pucslo (luc 
cxistcii cn mayor nutnero, y do cstc modo so mejoraran mas 
por medio dc la scleocioii natural y ganaran vontajas uUc- 
riores. 

Por ultimo, no consiJoraiulo ahnra un tiempo dado sino to- 
dos los tiempos, si mi tcorla cs vcrdail, prcci.samcntc deben ha- 
bor cxistido innumcraldos varicdadcs intermedias, union Inti- 
ma do todas las cspocics del misnio grupo; pcro cl vcrdadcro 
procedimiento do la selcccion natural ticnclo constantemento, 
conio ya sc ha diolio muchas voces, a cxtoniiinar las formas 



190 


ORIGISN DE LAS ESPECIES 


iirimilivas y los lazos inlermodios; pnr consiguionlc, solamcntc 
piiodeii cncoiitrarse las priiol)as do su aiiLerior cxisloncia cnLi'O 
los rcstos losiles coiisoi’vados, como iiiLoatai’emos dGmosli'ar 
mas adelanlo on oti’o capiLLdo, on uii rcgistro on cxtrciiio im- 
perlbclo 6 iiitcrmitcnto. 


Sobreel origen y transiciones de los seres orgBiiicos qiie tienen habitos 
y estructuras peeuliares. 

Jlaii proguntado los (luo so oponen a las opiniones quo yp 
sostongo, c6mo podia haljcrso convertido, por ojompio, uii ani- 
mal carnivoro de tioma on un animal con habitos acualicos; 
porijiie ^:c6mo podia cl animal halDer su))sistido on su estado 
do Iransicion? Soria facil clomosLrar quo cxisLen ahora aniina- 
les carnivoros quo presontan grades may intermodios outre 
los haI)itos cstrictamentc terrestres y acuaticos; y como cl quo 
cxistc OS porque triunfa on la lucha por la cxistcncia, claro es 
quo debe ostar Ijion adaptado al lugar quo ocupaen la nalura- 
loza. Vease ol Mu^tela Visnii do la America del Norte, quo 
tionc los pies unidos por una membrana y quo so parcco a una 
nutria on su piel, on sus piernas cortas y on la Ibrma de su 
cola, En cl verano cl animal so echa al aguaybuceacnbusca 
do pcscado; pero on cl largo invierno deja las aguas congcla- 
das y biisca, como los domas gatos monlosos, ratones y anima- 
Ics do tiorra. Si so liubiese tornado un caso diferente y so hu- 
bieso progiinlado como ora posiblo quo un cuadrupodo insec- 
tlvoro sc hubiera convertido on un murciolago volador hubiora 
side mucho mils dificil encoiitrar la respuosta. Sin embargo, 
creo do poco peso talcs dificultadcs. 

En csta, como en otras ocasiones, mo encuentro l^ajo unape- 
sada desvontaja, porquo do los muchos casos quo he rounido, 
puedo dar solamcnte uno 6 dos de habitos y estructuras do tran- 
sicion on las ospocios vecinas, y do haljitos diversilicados, ya 
constantes, ya accidontales en la misina cspccie. Y a mi me 
parcco quo nada quo no sea una larga lista de esos casos, os 
bastanlo para amiuorar la dificuUad en mi caso particular como 
cl del murciolago. 

A’casc la familia do las ardillas: on clla tenemos la gradua- 
cion mas dolicada, desdc los animales (jue tienen la cola solo 
ligeramente aplasLada, y de.sde otro.s, como ha ohsorvado Sir 



TilANSICION IJE I.OS SEllES OIUJANIZADOS 


•191 

J. lliuliiu’dson, con la parte posterior de sus cuerpos m:is l)ion 
ancha, y con lapicl do sus costados un poco Iloiiii, hasla las (jiie 
so llaman ardillas volatloras; cstas lioiien sus miembros y aun 
la laisc! do la cola unidos poV una ancha dilalacion do la piel 
(juo les sirvo do para-caidas, y Icspcrmitc deslizarsc por el aire 
a distancias asombrosas do arbol a ar))ol. No podemos dudar do 
(|uo cada estructura os util para cada claso de ardilla on su pro- 
pio pais, disponicndolas para escapar do los pajaros 6 bostias 
do presa, rcimir alimenLo mas pronlainentc, 6 como hay razo- 
ncs para crecr, disminuyendo el peligro do las caidas acciden- 
lalcs. I’ero no so siguc do a(|ui quo la estructura do cada ardilla 
soa la incjor que sc puodo concebir on todas las condicionespo- 
siblos, Quo cainldcn oi climay la vcgctacion, quo otrosrocdoi’cs 
cnconipcLcncia 6 nuevos aninialos depresa inmigren, oquolos 
antiguos so modiliquen, y todas las analogias nos llcvarian a 
crceiupio, cuando monos, algunas de las ardillas disminuirian 
do numorodquedarian cxteriiiinadas, a no scr quo cllastaml)ien 
so modincasen y mejorasen on estructura do un modo corres- 
pondienlc. Por lo lanlo, no puedo ver diricuUad, sobre todo 
bajo un cambio do condicioncs do la vida, on la consorvacion 
continuada de individuos quo tengan las mombranas del cos- 
tado cada vcz mas dcsarrolladas, siendo cada modificacion 
util y todas cllas propagadas, hasta quo por los cfoctos acu- 
mulados do oste procodimiento de lasoloccion natural, so pro- 
dujera linalmcnto una ardilla pcrfocta do las quo se llaman 
Yoladoras. 

Considoremos ahora cl rjaleopilhecua 6 lemur llaraado vola- 
dor, que on otro tiempo ora contado entro los niurcielagos, pero 
quehoYsccree que portenece a los inscctivoros. Una mom- 
brana lateral, oxtromadamento ancha, so oxtiondo desde los 
angulos de la quijada hasta la cola, 6 incluyc los miembros y 
losalargados dodos. EslamembrunaosLuprovista do an musculo 
que sirvo para cxtendorla. Aunque no hay lazos graduados Jo 
estructura propia para hondir los airos, (|uo hoy pongan on 
conoxion al galcopithcco con los otros inscctivoros, no hay, sin 
embargo, dilicuUad on suponor quo oxislieron antes, y quo cada 
unoestaba dcsarrollado de la misma manora (juo las ardillas 
monos pcrfeclamento saltadoras, habiondo sido cada grado do 
estructura util para su posoodor. .Ni puodo yo ver quo haya di- 
licultad insuperable para creor aim. mas; ([ue la membrana 



ORICrEN DE LAS ESPECIES 


19 -> 

quo unla los dodos y ol anLoljrazo del g'uIeopiUicco pudicra 
haljor side grandcincnlo alni’gada por la solocciou naUiral: y 
Oslo hul}ioi'a baslado on cuanto a los oi’g'aiios do volar so rofio- 
rc, pai’a liabcr convertido al aiiiiual on iin murciolago. Ea 
cicrlos nuu'ciclagos, on los cimlcs las meml^i’anosas alas sc cx- 
ticndoii dc.sdo cnciina do la cspalda hasta la cola, y coin- 
prendea las patas tmscras, quizas vonios los rastros do un apa- 
rato pi’iniitivaaicntc dostinado mas bica a alravcsar ol airo quo 
a volar. 

Si so hubiosca oxtiaguido dicz 6 dooo goaoros de pajaros, 
^qaionsehuljiescavcaturadoasospocharquepodrian lialjorcxis- 
lido pajaros quousaban sus alas solaaicalo como palolas, como 
el pato do cabeza i'cdondix(liIicr<'>lilcyuscleEytonJ, como alctas 
ca cl agua y palas dclantcras cn la tierra coaio cl alcion, 
como voias como cl avesLruz, y sin objeto niaguao como ol 
terijx? Sia caibargo, la cslraclura do cada uao do cstos paja- 
ros Gs ]3uoaa para cl ca las coadicioacs do vl<la a quo csla cx- 
puosto, porqac cada uao ticno quo vivir liichaado; pero no cs 
nccesariamcato la aiojor posi])Ic ca todas coadicioacs. No debo 
clcducirso do ostas obsorvacionc.s quo cualquicra dc los grados 
dc c.sh’UcLura del ala a que aqui sc ha aUidido, quo acaso po- 
driaa sor tndo.s ol rosultado do la falLa do uso, iadiquca los 
p.a.so.s pur los cualos los pajaros adquirioroa su facuUad por- 
fccla dc volar; pero .sirvea para demostrar quo son al monos 
posiblcs diversosmedios do transicion. 

Viendo quo unos pocos miembros dc esas clases (|uo respi- 
ran ca el agua, como los criisLaccos y los moluscos, estan 
adaplados para vivir ca tierra, y viendo quo lenemos pajaros 
y mamiferos voladorcs, iascctos voladorcs do los 1:ipo.s mas di- 
feroaics, y quo aatiguaiaeato hal)iu reptiles voladorcs, so con- 
cibo quo ol poscado volador, quo ahora sc dosliza mucho por 
cl airo ligeramonte, lovaiitaadoso y volvicndosc coa la ayuda 
dc sus aletas ca agitacion, pudiese hal)cr sido modificado hasta 
llogar a scr aaimales perfcclamonto alados. Si csto so hubiora 
efcctuado, ^quica pudiora haljcrso iraagiaado aunca quo cn 
ua ostado do transicion primitivo habian sido habitaates del 
Oooano, y quo habian usado sus iaoipientcs organos do vuolo 
cxclasivamcnto para cscupar do ser dovorados por oLros 
pocos? 

Caando vomos cualquicr oslructura altamoatc pcrfoccioaada 



TIU.VSICION DE ;,OS SERES OIlCrANIZADOS 


193 


para cuultjuier uso particular, como las alas do un pajaro para 
cl vuelo, no dc]3cmos olvidar r|ue los aniinalcs quo prcsoiitcn 
grades priinilivos do formacion do osa estruclura, rara vcz 
liabran soljrevivido luista cstos (lias, porquo habran sido sii- 
plantados por sus siicesores, quo so liicieron gradualmenlo 
mas porfectos por medio do la scleccion natural. Todavla mas; 
podemos deducir que Jos estadostransitorios ontre estriicluras 
propias para habilos muy difcronles do vida, rara voz Iia- 
bran sido desarrollados on un principio on g-ran nunicro 
y bajo muchas formas subordinadas. Asi, para volver a nucs- 
Iro imagiiiai’io ojcmplo del pez volador; no parece proliablo 
quo pcccs capaccs do im verdadoro vuelo Imbieson sido dosar- 
rollados liajo mnclias formas sul)ordinadas, para hacor prosa do 
muchas ciases y do muclios modos on la tierra y cn cl agaia, 
liusla (juo sus organos do vuelo liul^icsen llogado a un grado 
alto do pcrl'eccion, (pio los hubiora dado una decidida vontaja 
sobre los demas animalos on la balalla por la vida. Do aciui 
que scan menos siempre las probabilidades do doscubrir espe- 
cies 6 grades transitorios de cslriictura cn un cstado fbsii, 
queen el caso do las que tienen estructuras compictamcntc 
desaiTolladas , por liabcr e.xistido las primeras cn mcnor 
nuincro. 

Presentaro ahora dos 6 Ires casos do divci’siiicacion y do 
caml)io de habitos en los individuos do la misma cspocic. Tanto 
cn un caso como on otro, son'a facil para la scleccion natural 
adaptar la estruclura del animal a sus habilos cambiados, b 
c.xclusivamcnto a uno solo do los mismos. Es, sin embargo, 
dificil decidir, y para nosotros no tienc iniporlancia, si gcnc- 
ralmente cambian primero los Iiabitos y la estructara des- 
pues, 6 si ligeras modificaciones en csta motivan cl cambio do 
aquellos; probablemcnto las dos oosa.s ocurron a monudo casi 
siniuUuneamento. Enlre los casos do cambio do habitos bas- 
lura aluclir solamonto al do muchos inscctos inglcscs (luo sc 
alimentan ahora deplantas exbticas, 6 exciusivamente de sus- 
tancias artificialos. Innumerables scrian los casos quo podrian 
citarso do clivorsiricacion do habitos: yohe obsorvado con fro- 
cuoncia un despota cazador do moscas do la America del Sur, 
ol saurophagas su/p/iurafus, pondiento, sin decidirso entro 
un sitio y olro, como un cernicalo, y otras voces quedando es- 
lacionario en la margen del agua, y luogo zanibullcndoso en 



191 


OniGEN DE L\S ESPECIES 


clla eomo un filcion contra un pcscado. En nuestro mismo pais, 
cl pai ‘0 mas grando (^jaj’us majorj, pucdo versele Irupando a 
los jii’boles casi como un Iropador; algunas veces, coino una pi- 
caza mancliada, mata 6. los pujaros pcqaenos, dandolcs golpes 
en la cabcza, y yo lo ho visto inuchas veces y lo he oido amar- 
tillan.do las somillas del tejo on una rania, y rompiondolas 
luego como un pica-madcros. Enla Amcricadel Norte ha visto 
Hoarnc al oso negro nadando boras enteras con la boca com- 
pletamonto abiorta, atrapando asi, casi como una ballena, los 
insectos del agua. 

Como vomos algunas voces que los individuos siguen habi- 
tos dislintos do los quo son propios a su cspecio y a las oLrns 
cspecies del mismo gencro, delnainos esporar quo csos indivi- 
duos ocasionalmonto darian origen a nuevas cspecies con ha- 
bitos andmalos y con ostructuras ligora 6 considorablomente 
modificadas do la de su tipo. Y estos cases so dan on la natu- 
raleza: ^puede darse un caso mas exlraho do adaptucion que cl 
do un pica-madoros para tropar a los arbolcs y apoderarso de 
los insectos en las griclas de la corteza? Sin embargo, en la 
America del Norte hay pica-madaros quo sc alimontan mucho 
dc frutas, y otros con alargadas alas quo persiguen a los in- 
sectos al vuolo. En las Ilanuras de la Plata, doiido apenas crcco 
un iirhol,hayun pica-madcros Colaptcs-campestris, quetiene 
dos dedos dclantc y dos dotras, una lengua larga acahada on 
punta, plumas caudales puntiagudas, lo suriciontemente rigi- 
das pai'a sosLencr al pajai’O on una posicion vortical sobro un 
posto, pero no tan rigidas como en los pica-madoros tipicos, 
y un pico dcrccho y fuerlo. El pico sin embargo, no es tan dc- 
rccho ni tan fuertc como el do los pica-madoros tipicos, pero 
cs ])astante fuerto para agujerear la madera. Por cstas ra- 
zonos, cstc colaptes, en todas las partes esenciales de su es- 
tructura, es un pica-maderos. Aun on caractoros tan insignifi- 
cantes como cl color, el tono sisporo do la voz y cl vuolo on- 
dulante, so dcclara claramente su ostrecho parcntesco de san- 
gTo con nuestro pica-madcros comun; ysin embargo, yopuedo 
afirmar, no s61o por mis propias observacioncs, sino por las 
del Gxacto Azai'a, quo en dertas graiidos localidades no se 
subc a los arboles y hacc sus nidos en agujoros en los monto- 
ncs dc tiorra. En oLrus localidades, cstc mismo pica-maderos, 
como lo dice Mr. Hudson, frccuonta los arboles y barrona agu- 



TnANSlCIO>' DE LOS SERES ORGaNICOS 


195 


jcros cn ol tronco para sus iiidos. Piiedo mcncionar como olro 
ejcmplo dc los variados hd!)itos do estc goncro que De Saussure 
ha cicscrilo uii colaples mcjicano quo barrena agujeros cii la 
madera dura para hacer alli un alinacon de bcllotas. 

E! petrel es el mas acroo y occanico de los pajaros; pero 
eii las Iranquilas sondas de Tierra del Fuego cl Puffinaria 
herardi, por sus hulDitos generales, por su asom]}roso podcr 
dc buccar, per su manera do nadar y de volar, cuando sc lo 
haco tomar cl vuclo, seria por cualquiera confundido con una 
oca 6 colimbo; a pesar dc lodo, es esencialmentc un petrel, 
pero con muchas partes de su cstructura pvofundamento mo- 
dificadas cn relacion a sus nuevos halntos do vida, miontras 
<|uo cl pica-inaderos do la Plata lia tenido cn su cstructura so-*- 
lamcnlc ligeras modificacioncs. En cl caso del mirlo dc agua, 
cl observador mas minucioso nunca Imbiera sospecliado sus 
habitos subaciuUicos, cxainiiiando su cuerpo muorto; sin em- 
bargo, cste pajaro, quo es muy inmodiato a la familia de los 
tordos, sc alimenta bnceando, usando sus alas dclvvjo del agua, 
y cogiendo piedras con sus jjalas. Todos los miembros del 
gran orden do los insoctos liimcnupteros son Icrrcstres, ox- 
cepto cl gcnei'o Proctolyiipe?, quesir Jolm Lubbock ha des- 
cubierto, quo tiono ha])iLos aciuUicos; entra a menudo en cl 
agua y anda bucoando valiendosc dc sus alas y no de sus pies, 
y permanoco hasta cuatro boras delDajo de la superficic; sin em- 
bargo, no manificsta a la vista modificacion do cstructura, on 
conformidad con sus anormalos hdljitos. 

El que crea quecada scr hasido creado lal como hoy lo ve- 
inos, dobe de vcz oii cuando soiqjrendorso al oncontrarso con un 
animal cuyos habitos y estructura no esten de acuerdo. ^Puedo 
ha])cr nada mas claro quo quo los empalmados pies do patos y 
gansos ban sido forjnados para nadar? Sin cni])argo, hay gan- 
sos dc tierras altas con pics empalmados, quo rara vcz se acer- 
can al agua, y nadic, cxcepto Audubot, ba visto alpajaro-fragata 
que tienc sus cuatro dodos empalmados posiU’se on la superfi- 
cie del Occano. Por otra parto, los colimbos y las negretas son 
cminentemento acuaticos aunquo sus dodos cstun solo ribe- 
teados por raemliranas. ,:Quc hay que parezea mas claro quo 
los largos dodos dc los grallatoras desprovistos do moml)rana3 
estan formados para undar sobro los pantanos y sobre las plan- 
tas flotantos? La gallina de agua y cl rascon son miembros do 



lOG 


OnttlEN Dl£ LAS ESP13CIES 


esto Ol’dcn; sin cmbiii'go, cl primcro os cnsi tan acuatico como 
la ncgi'otii, y cl segundo casi tan lerrostro como la codorniz 6 
pci'diz. Casos talcs, y miichos mus podrian citarse, hau cam- 
biado los luibitos sin un cambio corrospondicntc en la estruc- 
liira. Piiede dccirso quo los cmpalmados pics del ganso do 
ticri'as altiis ban llcgado a ser cast nulimentarios on sns fun- 
cioncs aunquo no cn su estructura. En el pajaro-fragata la 
mcmljrana entre los dodos profundamentc socavada dcmucs- 
tra quo ha empezado a canibiar la ostruotura. 

El <inc creo cn actos soparados 6 innumcrablcs do la crea- 
cion puode deeir quo on ostos casos pliigo al Croador hacor 
(jiie un SCI’ do un tipo tomaso cl lugar do otro pertoneciente a 
otro Lipo; porodslo moparcce solamonte volvcni manifostarol 
hccho con cl Icngnajo dignificado. El quo croc on la liicha por 
la oxislcacia y cn cl pi’incipio do la scleccion natural rocono- 
coi'ii quo todo scr organico csta conslautemonto tratando do au- 
montar en nunicro, y (juo si un scr cualcjuiora varia alguna 
vcz un poco, ya en sus habitos, ya on su estructura y adquiore 
do este modo una ventaja sobre algun otro habitanto del mismo 
pais, so apodorara del silio do oslo habitanto por diforente quo 
pueda sor del (jnc 61 ocupa. Asi cs (juc no lo causara sorprosa 
quo haya gansos y pajaros-fragata con pies empalmados vi- 
viendo en tierra soca y posandosc rara vcz cn el agua y quo 
haya reyes do codornicesdo largos dodos viviendo cn las pra- 
deras on vez de vivir on los pantanos, quo haya picainaderos 
dondcapenas so vo un arbol, que haya tordos 6 himenopteros 
(JUG buceen, y pctrolos con las costumbros de los pajaros bobos. 

Orgaiios do complicacion y de perfeccion extremas. 

Suponcr quo cl ojo, con todas sus rnimitables disposicionos 
pai-a ajuslar cl foco a cliforciites distancias, para admitir difo- 
rentes cantidades do luz y para corrogir la alierracion osforica 
y cromalica pudioso haber sido forinado por la scleccion natu- 
ral paroce, lo confloso francamonto, absurdo cn el mas alto 
grado. Cnando so dijo por vcz priinera quo el sol cslaba quielo, 
quo la tierra daba vucUas alrcdedor, ol sentido comun do la 
humanidad dcclaro falsa la doctrina; pero cl antiguo dicho do 
Vox populi Dox Dei, como todo filosofo sabe, no esta admi- 
tido cn la cioncia. La razoii me dice (juo si puode demostrarsc 



OUG.VNOS DK C0MPLIC.\.C10N Y I’KIirECCIOS' 


197 


(juoexistcii nutnei’osiis gradacioncs dosdc un ojo simple c im- 
pcrfoulo lianta uno complojo y perfeoto, siondo cadagi'ado ulil 
al ([uo lo posco, como cierlamoiilo suuccle; si ademas vai-ia ol 
ojo sicinpi'u y ae horedan las variacioncs, como tambicn sucedc 
ciei’tameiUc, y si laics vai’iaciones fuesen utiles a cualquicr 
aniiu;d on un cambio do condiciones do vida, entonccs la difi- 
cullad do cveer ({uo la scloceion natural pueda formar un ojo 
porfcclo y complcjo, aumiuo insupcra})lc para nuestraimagina- 
cion, no dcljcria scr considerada como sulivcrsiva do la tcoria. 
Apenas nos concierno como un nervio llcga a ser sensible a la 
luz, mas quo saber como la misma vida sc origind; pero yo 
puedo ol),scrvar quo como algunos do los organismos inl’crio- 
res. on los cuales no so puedo onconlrar nervios, son capaccs 
do poi’cil)ir luz, no parcce imposi])Ie (lue cicrlos elomcnlosscn- 
si])lcs dc su sarcoda sc vayaii agregando y desarrollando on 
nervios dotados con csta especial sensibilidad. 

Al ])uscarlas gradacioncs por las cuales so ha pcrfcccionado 
un organode cualquicr espccie, tciiemos quo miraroxclusivu- 
menlc a los progonitoros do su linajo; pero Oslo apenas cs po- 
sible nunca, y nos vomos I'orzados a mirar a olras ospocics y 
geuoros del niismo grupo, osto os, a los dosccndicntcs colatc- 
ralos do la misma forma anleccsora, para podcr vor quo gra- 
daciones son posiblcs, y por la probalDilidad do quo algunas 
gradacioncs hayan side trasmilidas con ])Ooa 6 con ninguna 
alleracion. Pero cl eslado del mismo organo en distinLus clascs 
puedo incidentalmenle arrojar luz sobrc las fascs quo ha alra- 
vesado para perfoccionarsc. 

El organo mas scncillo a quo piicda llamarso ojo , so com- 
pono do un norvio dptico rodoado do cclulas do color y cu- 
biorto por piol trasparonto, pero sin lonLc alguno ni otro 
cuerpo refringcnlo. Podomos , por lo lanlo, segun M. ,Iour- 
dain, doscondor aiin un cscalon mas bajo para onconlrar 
masas do cclulas de colorcs quo parccon servir do drganos 
tb vision, sin nervios ydcscansando mcraincnlc on un tegido 
sarcodico. Los ojos de naturalcza Ian simple no son capacos dc 
una vision distiula, y s61o sirven para distinguir la luz do la 
oscuridad. En ciertos pcces-cstrcllas de mar, pequenas do- 
presioncs en la capa del pigmento quo roclea al norvio, oslan 
llenas, segun describe el autor que acaliamos do citar, do ma- 
teria transparonlo, gelatiiiosa, que so proyecLa con una super- 


•198 


ORiGEN DE LAS ESPEGIES 


ficiocoiivoxa, cornohi cornea do los animalos snperiorosi. Sugioi’o 
quo esla sirve no para formar una unugoii, siiio solamcnte 
para concentrar los rayos luminosos y hacer mas facil el per- 
cibirlos. En csta concciitracion do los rayos, adquirimos ol pri- 
mer paso, quo o!? con mucho cl mas important© hacia la forma- 
cion do un ojo vordadoro quo diseno las figuras; porque 'tcnc- 
mos solamentc que colocar la extremidad desnuda del norvio 
6ptico que on algunos animalos inferioros esta profundamonte 
entorrado on el cuerpo y on algunos ccrca do la supcrficie, a 
la distancia convonientc del aparato concentrador, y so formara 
en el una imagen. 

En la gran claso do los articulados podomos partirdesdo un 
nervio 6ptico simplcmento revestido con pigmento, formando 
esto una ospccic do pupila, pero privado do una lent© 6 do otro 
aparato optico. So sabo aliora con rcspccto a los insectos quo 
las numerosas facotas do la cornea do sus grandcs ojos oom- 
pucstos forman verdaderas lentes, y que los conos incluyen 
fllamentos nerviosos curiosamente modiOcados. Pero ©stos 6r- 
•ganos do los articulados cstan tan divcrsificados quo Mullor 
primeramento los dividid en tres clascs principales, con siete 
subdivisioncs, adomas do una cuarta clase principal de ojos 
simplos agregados. 

Cuaiulo reflexionamos sobro ostos hoclios, presontados aqui 
con demasiada brevedad, rclativos a la amplia di'vcrsificacion 
y graduada variedad do cstructura cn los ojos do los animalos 
inferioros, y cuando Iraomos a la mento cuan pequeno debo 
ser ol niimcro do las formas todas que vivon, cn comparacion 
con ol do las quo sc han extinguido, cesa de ser niuy grande 
la diQcultad do creer quo la solcccibn natural puoda haber 
convertido cl simple aparato de un norvio optico revestido con 
pigmento y membrana transparonto, cn un instruincnto tan 
pcrfecto como ol que posee cualquior miembro de la clase de 
los articulados. 

El quo quiora ir mds Icjos no dobe vacilar cn dar un paso 
mas si encu'cntra al concluir esto voliimcn que grandes series 
de hechos, inoxplicablos do otra manera, puoden ©xplicarse 
por la teoria do la modificacion por medio de la seloccion na- 
tural; tiono quo admitir quo puedo sor do esto modo formada 
una cstructura, dun siendo tan porfccta como cl ojo do un 
dguila, aunque on esto caso no conozca los ostados do transi- 



OhGAN'OS DE CO.MPLIGACION Y PEill-’ECC.ION 


199 


cion. So ha olyolado quo para inoclificar el ojo y conscrvarlo 
todavia como un instrnmcnto perfocto, teni:in ({uo habcrsc 
efectuado simultaneamente muciios cambios; lo ciial so ha su* 
piiesto quo no podia hacerlo la sclcccion natural ; poro como 
he intontado domostrar en mi obra soln’o la vaviacion dc 
los animalcs doniosticos , no es nocosario suponor quo las 
raodiPicacioncs fucran todas simultancas, con Lai do quo fiieran 
ligcpasy gradnalosen extremo. Difcrcntes clascs dc modifiea- 
cionos sorvirian tambicn para cl mismo proposito general; 
como ha hecho notar Mr. Wallace, «sl una lento Liono un foco 
domasiado corto 6 demasiado largo, puedoonmondarse, ya por 
una altcracion do curvatura, ya por una aUcracion dc donsi- 
dad: si la curvatui'a c.s irregular y lo.s rayos no convergon a un 
punto, cimlquier irrcgularidad quo so aumento cn la curva- 
lura sera una mejora. Asi, la contraccion del iris y los movi- 
mientos muscularos del ojo no son esonciales a la vision, sino 
solamentc mejoras que pudieron luiber sido ahadidas y perfcc- 
cionadas oncualquiorpen'odo dc la construccion del inslrumcn- 
lo.» En la division mas alia del roino animal, a saber, la dc los 
vortehrado.s, podomo.s partir dc un ojo tan simple quo como el 
del branquiostomo consista solo cn un pequeno saco dc picl 
trasparonto provisto dc un nervio y forrado dcpigmcnlo, pero 
destituido dc otro aparato cualquicra. En los pcccs y en los 
reptiles, como ha obsorvado Owen, «la extension dc las grada- 
cioncs do las csLructuras clioptricas esmuy grande. » Es an hc- 
cho muy signilicativo qne aun cn cl hombre, segun una auLo- 
ridad tan alta como Virchow, la hermosa lente cristalina esLa 
formada cn cl embrion por una aouinulacion do cclulas opi- 
dormicas colocadas cn un pliegue do la picl cn forma do saco; 
y el cuerpo viddado csta forinado do un tejido embrionario 
subcutilnco. Para llogar, sin embargo, a una conclusion justa 
con rcspocto a la formacion del ojo con todos sus caractercs 
maravillosos aunque no absolutamenlo porfcctos, os indispen- 
sable quo la razon conquistc a la imaginacion; poro he experi- 
mentado demasiado agudamento la diiicultadpara quo me sor- 
pronda quo vacilcn otros en dar al principio dc la soloccion na- 
tural una extension tan sorprcncIcnLo. 

Apenas es posiblo dojar do comparar al ojo con un tclosco- 
pio. Sahomos quo csto instrumento ha sido peribccionado por 
los csfuorzos dc las mayoros intoligencias hunianas continua- 



200 


OniGEN DE LAS ESPKfilKS 


(los pormuclio liompo; y nosoLros infcrimo.s iKtturalmcntc quo 
ul ojo hu sido formado por iin procediinicnlo ulgun tanlo anu- 
logo. ^:No sera prosuiiLuosa osla infcrcncui? ^.Tencmos nos- 
olros alguii derecho para suponer quo cl Crcador traliaja con 
podcros Intclootuales como los del homlDre? Si debcmos com- 
parar al ojo con un insLrumonlo dplico, tencmos quo tomar on 
nuestra imaginacion una ospcsa cnpa do lejido iransparcnto, 
cityos cspacios cstcn rcllonos de I'luido y quo tonga debajo un 
ncrvio sensible a la luz, y suponcr luogo quo cada parte de 
csta capu esta conlinuanicnto cumbiando poco a poco on den- 
sidacl, do tal mode quo so separe on capas dc diforontos densi- 
dadcs y espesores colocadus a diferentes dislancias unas do 
otras y con la superlieie de cada capa, cambiando lentamonte 
do forma. Ademas debcmos suponer quo hay un poder repre- 
senLado por la sclcccion natural oporol sobrevivirsiempre los 
mas aptos, (|uc csta observando inccsantcmcnto y con inten- 
cion la allcracioii nii'is ligera on las capas trasparentes; y oui- 
dadosamente conservando aquollaqueen circunstancias varia- 
dus de cualquicr mancra 6 en cualquier gradotienda aprodu- 
ciruna imagen mfis distinta. DcI)cmos suponer quo cada nuc- 
vo estado del instrumento so multiplica por millones; quo so 
consci'va hasla que so produce uno mojor y entdnccs son 
dcstruidos todos los antiguos. En los cuerpos quo viven, la 
variacion causara las ligeras alteraciones, la genoracion las 
mulliplicara casi hasta el intinito y la seleccion natural entro- 
sacara con Iiabilidad indefeetililo cada mejora. Quo siga este 
procodimiento durante millones do aiios y duranto cada aho 
en millones de individuos do muchas closes; ^:y no podrlamos 
creor quo podria formarse do este inodo un instrumento 6p- 
tico vivo tan superior a uno de cristal, como las obras del 
Creador lo son a las del hombrey' 

Modos dc transicion. 

Si pudiera doinostrarse quo cxistiaunorganocomplejocual- 
([uiora sin quo estuviera on lo posible haber sido formado cl 
inismo por modiflcaciones nuniorosas succsivas y ligeras, mi 
loon'a sedosmoronaria en absoluto. Pero no puedo cncontrar 
un caso asl. A no dudarlo existen muchosorganos cuyas fases 
do transicion no oonocemos, so!)ro todo si nos fijamos en las cs- 



MOUOS DE TBANSIGION 


?()1 

pccics inuy aislacins alreclcdoi' do las cualcs, scgun la Icorla, lia 
liul>ido miic-ha extincion. O tambien, si loiuamos tin organo 
comuii a lodos ios micmbros do una clase; portiue cn oslc ul- 
timo caso cl organo dcbo do habor sido formado primiliva- 
inciitc en una cpoca romola, dosdo la cual sc han dcsavrolladd 
lodos los nuichos micmbfos do la clase; y con objcto do des- 
cubi'ii* los grades de transicioii primoros por quo ol orguno ha 
pasado, tendriamos quo buscar las formas antoccsorus may an- 
tiguas, extinguidas ya do inucho tiempo. 

Tenemos quo ser oxtremadamente precavidos antes do dc- 
ducir quo un 6rgano no lia podido ser tbrinado por gradua- 
ciones Iransitorias do cual(|uicr genoro. Podriaii citarso nu- 
morosos casos, cnlro los animales inleriorcs, de un mismo 6r- 
gano (juc ciimplc a la vez funcioncs enteramcnledislintas; asi 
en la larva del inscoto do cuatro alas y en cl pez espirenque 
(cohilefij cl canal alimenticio respira, digiere y cscrcta. En la 
hidra puedo volvcrso ol animal al reves, lo do fuora adonlro y 
la superficie exterior digiere cntonccs y cl cstoniiigo ro.s]iira. 
En casos semejantes podria la seloccion natural espocializar, s' 
con Oslo so obLuviora alguna ventaja, cl todo 6 parte do un 6r- 
gano quo luibieso desoinpchado proviamonto dos funcioncs 
para una funcion sola, y as! por pasos inscnsibics cambiar 
grandcmonlo su ntiluralcza. Sc sabc quo hay muchas plantas 
<{ue prodiicen regularmcnte al mismo tioinpo iloros difcronlc- 
ment:! construiclas, y para ([ue tales plantas prodiijcriin una 
clase sola, tendria quo efcctaarsc un gran camliio con rnpido/. 
rclaliva en el caractor de la cspocio. Es, sin embargo, proba- 
IdIc quo las dos elases do florcs dudas por la misma planUi, sc 
difercnciaron en un principio por pasos dcUcadamontc gra- 
duados quo Lodavia pueden ser soguidos cn unos cuantos 
casos. 

Ademas dos drganos dislintos, 6 ol mismo organo cn dos 
formas inuy diferontes, puedon cumplir simulU'inoamonto la 
misma funcion cn el mismo indivi'duo, y cslc cs un medio iin- , 
portantfsimo do Iransicion: por cjcmplo, hay pcseailos con 
agallas 6 brontiuios quo rospiran cl aire disucllo on el agua, al 
mismo tiempo quo respirun aire libro con sus vojigas natato- 
rias, estando esto ultimo drgano dividido cn particionos altu- 
mentc vascularcs y teniendo un conduclo ncumatico para la 
provision do aire. Toniomo.s otro cjcmplo del roino vegola!: 


20-2 


ORiGEN DE I.AS ESPEC!ES 


Ins plantas trepan do trcs inoclos distintos; cnroscandosccn es- 
piral, agarrnndo un apoyo con sus sen.sil)les zarcillos y cmi- 
ticndo raicillas aoreas; cstos trcs medios so oncucntran usual- 
mcntc on griipos dislintos, pero hay unas pocas cspccies quo 
prcsontan dos do los modios, y dun los trcs coinhincados on cl 
mismo individiio. En lodes estos casos podria ser niodificado y 
pcrfcccionado uno do los dos drganos dc modo que por si solo 
liiclora todo cl trabajo, siendo ayudado durante ol progreso dc 
la modilicacion por el otro drgano; y entoiiccs este otro podria 
a su voz ser modificado para un uso completamonte distinto 6 
ser atroQado por complete. 

El cjomplo de la vejiga natatorla en los pccos, es bueno por- 
que nos demucstra claramente ol importantisimo hocho de quo 
un organo construido on un princlpio para un proposito, a sa- 
bor, la flotacion, puodc convertirse y servir para un objeto cora- 
plotaraenlc diferento, a saber, la respiracion. La vojiga dicha, 
tani))ien funciona como un acccsorio a los organos auditivos 
do ciertos peces. Todos los fisiologos admiten quo el 6rgano 
dc quo tratamos es homologo 6 cddcalmonto scmcjantcft on 
posicioii y cstructura a los pulmones dc los animalcs vorte- 
brados superiorcs : do aqui que no haya razon para dudar que 
la vejiga natatoria ha sido rcalinento convertida on pulmones 
6 on un organo complotamente respiratorio. 

Segun esta opinion, puedc iuferirse quo todos los aniinales 
vcrlebrado.s quo ticnen pulmones verdaderos, dcsciendcn por 
gcneracion ordinaria do un antiguo y desconocido prototipo 
provisto dc un aparato flotantc 6 vejiga natatoria. Asi pode- 
mos, segun cleduzco yo do la intcresante doscripcion do estas 
partes, hecha por Owen , comprendor ol hocho extrano do quo 
toda particula de nlimento y bobkla quo traguemos, tieno quo 
pasar sobro el oridcio de la traquoa con algun riesgo de caer 
cn los pulmones, a pesar del hermoso aparato que ciorra el 
glotis. En los vortebrados superiorcs han dosaparecido los 
bronquios por comploto, pero cn ol embrion , las hondiduras 
on los lados del cucllo y el curso ii manera dc ojal dc las arte- 
rias, niarcfin todavla su posicion primera. Pero es concebiblo 
que los bronquios, ahora enteramento perdidos, pudicran ha- 
bcrsidograclualmento dcstinadosporlaseleccioii natural para 
algun proposito distinto; por cjomplo, ha demostrado Landois, 
que las alas do los inscctos cstan dcsarrolladas de las tra(iueas; 



MODOS DE TIIANSICIOX 


203 


cs por lo tanto muy probable quo on estii gran claso, organos 
quo una vez sirvioron para la rcspiracion, so hayan convorticlo 
actualmonlc cn 6rganos para cl vuelo. 

A1 considerar las transiciones do los organos, cs tan impor- 
tantc fljarsc en la probabilklad do conversion de una funcion 
on otra, quo dare otro cjcmplo. Los cirripcdos pcdunculados 
licnon dos plicgucs do piol diminiitos, quo yo ho llamado fro- 
nos ovigoros, los cnalcs sirven por medio de unasocrocion vis- 
oosa, a I’ctcncr los huevos hasta quo cstan abriendo dentro dol 
saco. Estos eirripedos no tionen l)ronquios, sirvicndolcs para 
la rcspiracion la supcrficic entora del cuorpo y dol saco, junto 
con los pequehos frenos. Los cirripcdos scsilos 6 Imlanidos por 
otra i^art'o, no ticnon frenos ovigoros, cstando los huevos suol- 
tos cn cl fondo del saco, dentrode la bicn cerrada conciia, poro 
tienen cn la misma posicion rolaliva do los frenos, grandos 
membranas do muchos pliegues quo sc coinunican li])roiiiontc 
con las lagunas circulatorias del saco y del cuerpo , y quo ban 
sido considoradas por todos los naturalistas quo obran como 
bronquios. Ahora bicn yo croo quo na<lio disputara ([ue los 
frenos ovigoros on una familiay loslu’onquios de la otra son es- 
Irictamontc hoinologos, y quo vcrdadoraincntc, los unos son 
gradacion do los otros. Por tanto, no debo ponerse cn duda quo 
los dos plioguccillos do piol ([uo sirvioron cn un principio 
como frenos ovigoros, poro quo del mismo modo ayudalnin muy 
ligeramento cii ol acto do la rcspiracion, ban sido convertidos 
gradualmonto cn bronquios por la sclcccion natural, solo con 
un aumento de su taniaho y la dostruccion do sus glandulasglu- 
tinosas.'Si sc hubioran extinguido todos loscirripedos pcduncu- 
lados, y ya han sufrido mucha mas oxlincion <£uc los cirripcdos 
SGsilcs, ,^qui6n so hubiera imaginado nunca quo los bronquios 
cn esta ultima fainilia, l\abian cxislido primitivamento como 
organos para impodir quo los huevos fucsen vaciados dol saco? 

Hay otro modo posiblo do trausicion, (|uo consisto cn acclc- 
rarsc 6 rctardarsocl poriodo de la rcproduccioii. Sobre csto ha 
insistido ultimameuto cl profesor Cope y otros cn los Esta- 
dos-Unidos. Sc sa])o ahora quo algunos aniinalos son capaccs 
de roproducir en una edad muy temprana antes do habor ad- 
quirido sus caractercs pcrfoctos; y si en una ospccio llogara 
a estar osta facultad complctamcnto bicn dcsarrollada, parcco 
probable que el cstado adulto del dcsarrollo acaljaria por per- 



204 


OltifiEN DE LAS ESPECIES 


dorso; y on osle caso, sol)i’C lodo si las larvas se diferonciaban 
muclio do la foi'iiia madura, cl caractop de la espccie so cam- 
biaria y dcgradaria on gran mcdida. Ademas, no pocos aiiiina- 
k’s, dospucs do llogar a la madurcz:, siguen cambiando on ca- 
n'lcter casiloda la vida. En los muniifcros, por cjcmplo, sc al- 
tera mucho y a mcnudo con la cdad la forma del craneo; de lo 
dial ha presenhulo algunos cases sorprcndenles el doctor Mu- 
ric on las focas. Todo cl mundo sabe quo los cuernos do los 
ciervos sehacen cada vezmas ramificados, y las plumas do al- 
gunos pajaros mas delicadamento dcsarrolladas, conforme van 
haciondosc mas viejos. El profosor Cope dice quo los diontes 
dc cicrlos lagartos cambian inuchb do forma con los anos: en 
los criistaceos, no solamcnte las partes trivialos, sino algunas 
importantes , toman un nuovo caracter despues dc la madu- 
rcz como ha sido observado por Fritz JI tiller. En todos estos ea- 
ses, y niuchos podrian darso, si sc retardara la odad para la 
rcproduccion , so modiliearia cl caracter do las espeoies , al 
monos cn su cstado adulto; y tampoco cs improbable quo los 
periodos anteriores y tempranos dc dosarrollo seprocipitarian 
cn algunos casos, y se perderian finalmento. Si las espccies so 
ban modificado alguna vcz, 6 con frecucncia, por este modo de 
transicion rclativainento repentino, no sabre dccidirlo; pero si 
c.sto ha ocurrido, cs probable qiie las difcroncias cnlre los jo- 
vcncs y los adullos, y entro lo.s adultos y los viejos, fueson pri- 
inordialmoivtc ad(|uiridas por pasos graduados. 

Dificultades especiales de la teorla de la seleccion natural. 

Aunque dobemos scr en extremo circunspcctos para dedu- 
cir quo un organo no puede haber sido producido por grada- 
ciones sucesivas pequohas y dc transicion, sin embargo, oour- 
ron indudablomente casos serio.s dc diilcultad. 

Uno de los mas sorios cs el do los inscctos neutros, cuya cons- 
triiccion cs a mcnudo diferonto de la dc los machos y do la de 
las hemliras fertilcs; pero este caso seratralado on cl prdximo 
capitulo. Los organos clcctricos dc los pocos ofrecen otro caso 
dc diticultad especial ; porque es tmposiblo concebir por quo 
pasos sc ban producido esto.s niaravillosos drganos. Pero csto 
no es sorprendento, porque ni aun sabemos para quo sirvon. 
En ol gymnotus y on on cl torpedo sin duda sirvon como 



DIFICDLTADES EBl’ECIALES DE LA TEOR'A 


205 


potlorosos modios do defonsa, y lul voz pam asogurar su prc- 
sa; sin embargo on la raya, como ha obscrvado Muttoucci, un 
6rgano analogo eii hi coL'i manifiesta inuy poca cloetricidad, 
aim cuando el animal osld gratidomcnlo irrilado ; tan poca, 
(juc apcnaa pucdo scrvirde uso alguno para los propositos quo 
iiomos dicho. Todavia mds; on la raya, aclemas del organo d 
quo ucabamos de hacer rcfcrcncia, hay otro drgano cerca do 
la caboza, como lo ha heoho ver cl doctor U. Rl’DonneU, quo 
no so sabe quo sea clcctrico, pero quo parece ser el vordadero 
iiomologo do la ])atcria oldelrica on cl torpedo. Sc admitc gc- 
ncralmcnlo, (juo existe outre cstos organos y cl musculo ordi- 
nario una eslrocha analogia on ostructura Inlima, on la dislri- 
buclon do los nervios y on la manera do obrar en olios varios 
roacLivo.s. Tamhicn debo observarso cspccialmcnto, (juo la con- 
traccion mu.scular va aconi|)ahada do una dcscarga clcotrica, 
y, como cl doctor RadclilTc persisLo en deeir, «cn cl aparato 
olcctrico del torpedo en reposo parccoria haber una carga on 
todos conceptos somojante d hi quo so enouentra on musculo 
y nervio on roposo; y la doscarga del torpedo, en vez do ser 
cosa peculiar, puode ser unicamontc otra forma de la dcscarga 
(juc acompaiia d la accion del musculo y del nervio motor. » 
Rids alia de csto no poclcmos ir por ahora on ol camino ilo las 
explicaciones; poro como conocemos tan poco sobro los iisos 
do cstos organos, y como nada sabomos do los habitos y cs- 
tructura de los progonitoros do los peccs eleoLricos cjuo Jioy 
oxisten, sen'a atrovimionto oxtromo sostonor quo no son po- 
sibles transicionos uLilos, con his cualos cstos organos puedan 
halier sido gradualmonto dosarrolhulos. 

Estos drganos parccon al principio ofrccer otra diticuUad 
que os mucho mds serin; porque sc los cncuontra on dicz 6 
doce clascs do pccos, do los cualos algunos esldn anchamento 
separados por sus afinidados. Cuando so oncuciUra cl mismo 
drgano en diversos miombros de la inisma clase, ospeciaUnonlo 
si os on miemliros quo tengan lidbitos do vida muy direrentes, 
podemos gcnoralmontc atribuir su prcscncia a quo lo lian hc- 
redado do un antoccsor comun; y su ausoncia on algunos do 
los miombros d que lo ban perdido por el do.suso 6 por la so- 
Icccion natural. De modo quo si los 6rganos electricos hubie- 
ran sido hcrodados do algun antiguo progenitor, podriamos 
baber esporado ({uo todos los pccos olectricos hubioran esUido 


20fi 


OIUGEN DE LAS ESPECIES 


especiiilmcntc rclacioniulos cnlfo si; poro esto cst:i Icjos de ser 
■vcrclnd. La goologia tampoco nos llcva a la crccncia dc quo la 
mayor parte dc los pccos poscycra aiiteriormentc organos clcc- 
tt'icos, quesus modificados dcsccndicnlcs hayan pordido ahora. 
Pcro cuando miramos al asuiilo mas dc cerca, enoonti’amoscn 
los diversos pcccs provistos dc org-anos clcctricos, i|ue ostan 
estos colocados cn diforcntcs partes del cuerpo, quo so diferen- 
cian cn construccion y cn cl arrcglo do las placas, y segun 
Pacini, en el procedimiento 6 medios por los cuales se cxcita 
la elcctricidad; y por ultimo, y osta es quizd la mas importanto 
dc todas las difercncias, en quo cstan provistos dc nervios quo 
procoden de diferentes origenes. Por csta razon, on los diver- 
sos pccos quo tienen drganos elocLricos, no puoden estos ser 
considorados como hoinulogos siiio unicanicntc como analogos 
cn sus funcioncs. Por consiguiente, nohayrazonparasuponer 
quo hayan sido licrcdados de un progenitor comun; porquo a 
ser asi, so luibieran parccido nniclio los unos il los otros en to- 
dos conceptos. Dc cstc modo dcsaparcco la dillcultad dc que 
un urgano, el misino cn aparicncia, nazea cn algunas cspecics 
reinotaincnto aliadas, dejando s61o la dificultad menor, pcro 
todavla grande, do por quo pasos graduados so han desarro- 
llado estos drganos en cada grupo separado de peces. 

Los drganos luminosos quo sc presentan en algunos pocos in- 
SGctosquc portcncccndfamilias muy diferentes, los cuales cs- 
tan situados cn diferentes partes del cuerpo, ofrcccn on nucslro 
estado actual dc ignorancia una dificultad casi exactamento 
parulclacon la de los organos eloctricos. Podrian citarso otros 
easos semejantes; por ejcmplo, en las ijlantas la curiosisima 
disposicion de una masa do granos do polcn, soportada cn un 
pedunculo 6 en unaghindula viscosa, que cs aparentemente la 
mismacn las Orchis y Aelepias, goncros casi tan reinotos como 
cs posiblc entre plantas quo dan Ilorcs; pcro aqui tampoco son 
homdlogas las partes. En todos cases dc seres que esten muy 
Icjanos unos de otros en la cscala do la organizacion, y dota- 
dos dc drganos semejantes y pcculiaros, se oncontrara que aun- 
que la aparicncia general y las funcioncs dc los organos pue- 
dan ser las mismas, sin embargo, siempro se pueden doscubrir 
entre cllos difercncias fundamentales. Por ejomijlo, losojos do 
los ccfalopodos 6 jibias y do los animales vorlcbrados, parecen 
maravillosamcnle igualcs; y on grupostan extensamentesepa- 



DIFICULTADES ESPEGIALES DE LA TEORIA 


207 


(los, ninguna pai-lc tic cste papccido pucclc sor dcliida a hcrcn- 
cia do iin antecesoi’ comun. Mr. Mivart ha cxpiicsto o.sto case 
como espccialmente dificil; pero yo no alcanzo aver la fuerza 
de su argumciito. Un 6rgano para la vision necesita eslar for- 
mado do tejido transparonte e incluir alguna clasc do Ionic para 
producir una imagen on la parte posterior do una camara os- 
cura; fuora de cste parecido superficial, aponas hay ninguna 
semejanza real entre los ojos de la jibia y de los vertebrados, 
como puede verse consultando la admirable meinoria do Ilon- 
sen sobre estos organos on los cefaldpodos. Es impo.siblo para 
mi cl dar aqui dolallcs; pero puedo cspocificar unos cuantos 
puntos de diforcncia. La lento cristalina en la jibia superior 
consisle de dos partes, colocada la una detras do la otra como 
dos lontos, y toniendo ambas cslructura y disposicion miiy di- 
ferentos quo on los vcrtclDrados. La retina os completomcntc 
diferente con una inversion real do las partes olcmontalos, y 
con.un gran ganglio norvioso incluido en las membranas del 
ojo. Las relaciones de los musculos son tan diferonles como es 
posilde concebir, y lo mismo otros puntos. Por todo esto, no 
deju de ser dificil el decir liasLa que punto debon ser cinplca- 
dos los mismos terminos siquiera, on la doscripeion de los ojos 
do los cefaldpodos y vertebrados. Puedo naturalmontc cual- 
quicra negar quo cl ojo en los dos cases so haya dosarrolludo 
por modio de la scleccion natural de variaciones ligeras y su- 
cesivas; pero si lo admito on un caso, os claramonto posiblc en 
cl otro; y segun csta opinion sobre su mancra do formarsc, po- 
dria habersc previsto' quo habria.difercncias fundainonUiles do 
estructura en los organos visualos de los dos grupos. Del misnio 
modo quo dos hombros con entora independcncia ban dado al- 
gunas veccs on la misma invcncion; asi on los diversos caaos 
preccdontesparece como .si la soloccion natural, obrando por 
cl bien de cada ser, y aprovccliandose do todas las variaciones 
favorables, ha producido drganos similarcs en seres organicos 
distintos, en cuanto concierno a las funcioncs, quo no dclicn 
nada de su estructura on comun a horencias do un mismo an- 
tecesor. 

Fritz Muller, pai’a poner a pruoba las couclusioncs a que ho- 
mos llcgado en cste voliimen, ha seguido con mucho cuidado 
una liuca de argumcnto.s muy semojante. Algunas familia-s do 
crustaceos comprendon unaspocasospocicsqucpo.secn unapa- 


208 


OIliGli.V DE LAS ESPEOIES 


rato rospiratol’io de ait’C, y quo pucden vivir fuora del agua. 
Rn dos do estas familias quo fucroa examinadas poi’ .Miiiloi’ 
mas especialmcnlc, y quo esU'ui cnti'o si inmediatamcnlo rela- 
cionadas, las cspccics conouerdan muchisimo on lodos los ca- 
raclci’cs impoKantes; a saber: on sus organos do senlido, sis- 
tema circulatorio, on la posicion do los pcnachos de polo don- 
tro do sus cstotnag-os complejos, y por ulliino, on la total os- 
Iruotura de los bi’on(}uios respiradores del agua y hasta on los 
ganchillos microscopicos, con los cualcs so haco la limpicza do 
dichos bronquios. Por todo csto deberia esperarso quo cn las 
pocas especios porLenecientos a las dos familias quo vivon cn 
tiorra hubiora sido cl mismo, el igualmente importante apa- 
rato para respirar airc; pues <!por quo osto aparato, hccho con 
cl mismo objcLo, habia do difcrenciarsc, mieniras quo todos 
los demas drganos iniportantos cran inuy scmcjanles, 6 mejor 
dicho, idenlicos? 

Pritz Miillcr arguye quo csto estrccho parecido cn lanlos pun- 
tos do csti’uetura dobc oxplicarse, sogun las opinioncs cxpucs- 
tas por mi, por la hcroncia do un progenitor comun. Pcrocomo 
la vasta mayoria de las cspccics cn las dos familias dichas, y 
lo mismo cn la mayor parte do los demas crustaceos, sonacua- 
ticas on sus costumbros, cs improbable en cl mas alio grado 
quo su anteccsor comun hulsiose sido adaptado para respirar 
aire. Miillcr sc vio asi conducido a examinar cuidadosamente 
cl aparato on las cspccics quo respiran airc; lo cncontrd que 
sc difcrenciaba cn cada ana cn algunos puntos importanlcs, 
como son la posicion do los orifioios, la munera de abrirso y 
cerrarse cslos y otros dctallos acccsorios. Pero dichas diferen- 
cias son iiitcligiblcs, y hasta debian habersido esporadas en la 
suposicion de quo cspccics pcrlonecicntes a diferontos familias 
so hayan ido poco a poco adaptando a vivir cada voz mas fuoi’a 
del agua y a respirar cl aire. Porque estas cspccics, porperte- 
necer a distintas familias, so hubicran difcrenciado hasta 
cierto punto, y de acuordo con el principio de que la natura- 
loza dc cada variacion deponde dc dos factorcs, a saber: la na- 
turaleza del organismo y la de las condicioncs quo la rodcan, 
la variabilidad de dichas cspccics no hubiera sido seguramonte 
cxactamcnto la misma. En consecuencia, la selcccion natural 
liabria tenido diferentes maleriales 6 variaciones con quo tra- 
bujar para llcgar al mismo rcsultado funcional; y las cstructu- 


DIFICUf.TADKS ESPECfALES DE LA TEOHIA 


209 


ras as{ ndcjiiiriclas hubicsen cUfci'ido casi nocosariamentc. En 
la hipolcsis tie ados scparados do crcacion, el caso os tolal- 
monlc iniiilcligiljle. Esta serie do ra^onamienlos pareco haber 
tenido gran peso paradecidir a Frilz MuIIcv a accplur las opi- 
nionos por mi sosteriidas'cn csta obra. 

Otro dislinguido zodlogo, el difuido profesor Claparedo, ha 
raciocinado del mismo niodo y ha llegadoal inisnio resullado. 
Dcmucsli’u quo hay cresas parasitas (ylcarichpj quo pertenccon 
a dislintus subfamilias y fainilias, y quo tieiien garras do ca- 
bcllos. Estos orgunos deben do haber sido desarrollados indc- 
peiKlieiilemenlo, pucstoqiie no podrian sor heroncia do un an- 
tcccsor comun, y en ios diversos gruposcslan formados por la 
moclifieacion do las patas dolanleras, do las palas trasoras, de 
las ([uijadas 6 laliios, y do apcndicos on cl lado bajo do la parto 
trascra del cuerpo. 

En los casos i|ue procedon vonios cl mismo fiii alcanzado y 
la misma i'uncion ctimplida on seres (|ue no son inmcdialos 6 
(jiic lo son muyromotamonlo, por 6rganos, si no on sudosarro- 
ilo, en su apariencia inlimamcnlo simihu'es. Por otra parlc cs 
I'ogla general en toda la naluralcza quo sc alcanco cl mismo 
fm por los medios mas diversos, algunas veces hasta on cl caso 
do seres estreehamente rclacionados. jCuan diferentemente 
construida csta la plumada ala del pajaro y la del murciolago 
culiicrla con mcralirana; y todavia mas las cualro alas do la 
mariposa, las dos alas do lamosca y las dos con las ties olitras 
dc un cscarabajo. Las conchas bibalvas ostan hoebas para quo 
sc abran y so cierren, i^cro qucnumcro de varieclades no liny on 
'la eonslruccion de la visaja desdc la larga lila do dicnlcs quo 
cncajan pcrfectamcnte do una Nucula hasta el ligamcnto sou- 
eillo de una almeja. Las somillas son diseininadas por su pc- 
queiiez ; convirtiendoso su capsula cn una ligora cnvollura 
en forma dc glolio; porquo sea embebida on pulpa 6 carno 
formada do las partes mas divorsas y liocluis nulritiva.s y cons- 
piciuimentc colorcadas, do modo quo alraigan la atcncion do 
los pi'ijaros quo las devoran; por medio do ganchos y urponcs 
de muchas clascs y dc aristas cn forma do sierras quo so pe- 
gan a la piol dc los cuadrupedos, y por modio de alas y plu- 
mas tan diferentes on figura eonio elegantes, quelas bacon scr 
cmpujndaspor lodas las ])risas. Dare otro ejomplo todavfu, pucs 
bien mereoo la atencion csto piuilo de alcanzarso cl mismo fin 


210 


OUillEN IJE LAS ESPELIES 


poi' nicdios divcrsos, So.sticnon algunos autores ({uo los sOrcs 
oi'gaiiicos lian sido forinados do niudias mancras, uiiicamcnte 
pam quo rcsiillo vaneclad, casi como juguctcs en la ticnda, idea 
(JUG on la iiaturaloza es inadmisiblo. En las plantas qiietienoii 
.sexos sepai'ados y on aquollas en quo, auiiqu© hcrniarrodilas, 
no cac cl polcn espoiUaneainento cn cl estigma, sc nocesita 
algun auxilio pana su fortiliclad. En algunas clascs cste auxilio 
sc haoe poi' medio del viento, quo llevu por mera casualidad 
al estigma los granos do polcn quo son ligeros.e incoherentes; 
y csto cs cl plan mas sencillo ({uc puede conoebirso. Uno casi 
igualincntc sencillo, aunque muy diferente, ocurre en muchas 
plantas cn quo una llor simeleioa oscrela unas cuantas gotas 
do ncctai’, y cs por csUi causa A'isilada por los insectos, los 
cualos llcvan cl polcn do las anteras al estigma. 

I)c esta fasc simple, podemo.s pasar a traves do un inngota- 
blc nunicro do mccanismos, quo tioneii Lodos cl mismo objeto 
y realizados cseneialmente do la inisma manera, poro llcvanclo 
consigo cambios on cada parte do la llor. El nectar puodo cslar 
ahnacenado cn rcccptaculos do varladas liguras, con los ostam- 
bres y pistilos modHicados do muchas suertes , formando al- 
gunas voces apai’atos cn forma do trampas, y otras vccos ca- 
piiccs do movimientos poi'feclamento adaplados por medio do 
la irritabilidad 6 do la elasticiclad. Do tales ostructuras podc- 
mos avanzar luista llegar a un caso do adaptacion extraordina- 
ria, como ol quo ultimumento doscribid cl Dr. Criiger on los 
Coi'ijanUies. Este orqniso ticno parte do su labio inferior 6 la- 
bclliun aluiccado, formando un gran cubo, on cl cual caon con- 
tiiuiamente gotas do un agua casi pura quo maua dodos cuer- 
nos colocados oncimaj y cuando cl cubo estii a medio llcnar, 
el agua so va por un caiialillo tpio ticno en un lado. La parte 
basal del hibellum quo csLa sobre ol cubo es lambien ahuccada, 
formando una ospecie do caniara con clos entradas latorales; 
dentro do ostc cuarto hay curiosos lomos oarnosos. Elhombro 
do mas ingenio janiiis hubiora podido imaginar para quo sirven 
todas estas partes si no hubieso sido testigo do lo quo sucedo. 
Dcro el Dr. Criigor vio turbas do grandcs abejas quo visitaban 
las I'loros gigantescas do osto orquiso, no para extraer el nectar, 
sino para roor las partes carnosas quo hay dentro del cuarto so- 
bre cl cubo; al hacer csto, frecuentemento sc enipujaban unas a 
otras, y caia alguna cn ol cubo, y mqjadas sus alas, no podia 



X)IPICULT.\DKS ESPElUALBS Oli LA TEOfliA 211 

voliu' y usUiba obligadu u ai'rasLrarse por cl oana! Coi'inado 
pill' el eanalillo 6 eaao do dosagdic. El Di‘. Criigcr vio uuu peo- 
cesion conliiuiado abojas (|uo do csto modo oscapaban do «,u 
iiivoluntai'io bano. El pasajc es cstrccho, y csla cubicrLo poi- la 
cokunua do modo quo una al)oja, al foi'zarlasalida, roza pi’i- 
inei’o su ospalda eoiilva cl cstigina viscoso, y lucgo conti-a las 
glaiidulas lainbion viscosas do las masas do polcii. Eslasscpc- 
gan do csto modo a la espalda do la abcja qiio.aciorta a pasar 
pi-iinoro poi’ ol canal do una I'loi’ rcciontoincnto abieida, y 
asi son llovadas rucra. El l)i‘. Criigcr mo cnvio on ospiriLu do 
\ ino una llor con una abcja quo cl habia niaLado antes do quo 
linbicra llogado a saliry (pic llevaba una inasa do piMcn Lodavla 
adlicrida a su espalda, Cuando la abcja, do c,sLc modn cargada, 
VLicla a oLra llor, 6 a la misina llor por sogunda vck, y la cm- 
pujan sus camaradas al cubo y sale arrastrandoporcl canal, 
la masa do polcn cs la primera quo ncccsariamciiLc enlra on 
coniacto con cl c.sllgma viscoso y sc adhierc a (31, y la llor que- 
da rocundada. Al lin vemos aliora cl uso complcto do cada parlc 
do la llor, do los cuornos (pic manan agua, del cubo a medio 
llonar (|uc impido a las alDcjas (pie so oscapen volando y las 
obliga a arrastrurso por cl canal y a rozar las convenionLo- 
menLo colocadas luasas do polcn viscosas y cl viscoso c.sLigma. 

La consk’Liccion do la llor on una orquidea nuiy inmodiala, 
ol Calasi'lu/ii, csiniiy diferento, aun(p.io conduce id misnio fin y 
cs igualinenlc curiosa. Las abejas visitan cslas llorcs coinolas 
del CorijiuUhes para rocr ol hibeHiim\ al hacor csto, tocan in- 
ovilablomontc on una proyoocion larga, sensible, y (picacaba on 
punta, (pic yo he llaniado laanlona. Esta antona, cuando so la 
loea, trasmito una soiisacion 6 vi])racion a una cierta incmbra- 
na, quo inslantancumcnto so rompo y deja libre un rosurtc, por 
el cual cslanzadala masa do p6lcn como una lloclia on hull roc- 
cion JusLa, y so adhierc por su cxlreinidad viscosa a la csjiulda 
do la abcja. La masa do polcn do la planta maclio {por(|UC eu csta • 
orquidea los sexos cstan separados) cs Ilcvada do oslo modo 
li lu llor do la planta homlira, dondo so pono on CoiiLaoto con 
el cstigma, quo os lo bastanto viscoso para romper cierLos hilos 
ehisticos, y, conservando cl polcn, quoda la focundacion'roa- 
lizadu. 

So nos progiintara, como cn Io.s oasos o.xpuosLos y on innii- 
mcrablcs mas, podemos comprender la gvaduada cscala do com- 



212 


OlliGEN DE LAS ESPECUES 


plcjidiitl y los vai’ios modios do alcanzar cl mismo Hu. La I'cs- 
piiesLa cs .sin diula, corao ya so ha dioho, <juc ciiando vaidan 
do.s roi’uias quo ya sc difercncian outre .si algun tauto, la varia- 
bilidad no sera do la mi.sma naluralcza cxaclamentG, y los rc- 
sullados o))tcnidos por la solocciou natural para cl mismo pro- 
pusito gcnoral no seraii por consiguicule tampoco los mismos. 
Tenemos tamlHen quo rocordar (|uotodo organismo altamoutc 
dcsarrollado ha pasado por muchos cambios, y quo cada cs- 
truotura modificada lionde a scr herodada, do niodo ([uo cada 
modificacion no so perdera enseguida por comploto, siuo quo 
puode sor mas altorada una y olra voz. Por csto la cstruotura 
do cada parto do cada ospecio, sea cualquicra el proposito para 
quo sirva, c.s la suma do muchos cambios horcdado.s, por me- 
dio do los cualos ha pasado la ospccie on sus adaptacioncscon- 
sooulivas a Invbitosy condiciouos de vida caml)iados. 

Finalmcnlc, pucs, auu(|uo on muchos casos cs muy diflcil 
Ijasla ooujeUirar por quo transiciones han llegado lo.s drgauos 
a su estado actual, sin omljai’go, considerando cudn poqucua 
cs la proporcion outre los sores quo vivon y son conocidos y 
los extinguidos y dcscouocidos, mo ho admirado de cuan rara 
vcz puedo noinbrarse un orgauo sin conocerso algun grade do 
traiisicion quo Hove luicia el. Ciortaincnto cs verdad quo rara 
vez 6 uunca aparccen eu un sor organos nuevos como creados 
para algun propdsito ospecinl; y bien lo miicstra ac^uel antiguo 
canon dolahistoria natural, auu(|uc cs algo exagorado: Nutii- 
ra non facit , saltan?. Nos cncontrainos con ([uc so admitc cste 
axioma cii los cscritos do casi todo naturalisLa do cxperioncia, 
6 como Milne Edwards lo ha expresado muy ])ion, la natura- 
loza cs prodiga on variedadcs, pero tacana on innovaciones. 
^;Por quo, segun la tcorladclacroacion, ha]3ria laiitavariedad y 
tan poca novedad real? ,jPor quo todas las partes y organos de 
muchos sores indepondientos, quo so supone ciue han sido crea- 
dos scpai’adamcnto para ocupar su propio lugar on la nalura- 
loza, c.starian tan comunmente enlazados por pasos graduales? 
^,Por (|uc la naturaleza no hal3ia de dar un brinco ropontino 
do una cstruotura a otra? Por lateorlado la scleccion natural, 
claramontc lo entomlomos todo; la scloccion- natural obru so- 
lamciitc aprovcchandosG do pequenas variaciones succsivus; 
jamas puede dur un salto grande y ropontino, y le os forzoso 
avanzar por pasos cortos y seguros, aunque lontos. 



SELKCCIO.N NATUIIAL 


213 


Como afecta la selcceion natural a los 6rganos, al parecer, de poca 
iniportancia. 

Como la Roleccion natural olira solo por vida 6 muorlo, ha- 
cicndo soln’cvivira los mas aptos y dcstruyendo a los indivi- 
(liios qiic lo son mcnos, he tenido algunas voces gran dilicul- 
tad para compronder cl on'gon 6 formacion de las partes do 
poca iniportancia; casi tan grande, aunque de clasc muy dife- 
rento, coino cn cl caso do losdrganosmaspcrfcctosy compicjos. 

En primer kigar, somos demasiado ignorantes con rcspecto 
a la cconomia toda de iin scr organico cuahjuicra, para docir 
(pie ligeras modilicaciones scrian 6 no do imporlancia. En nn 
capiUilo anterior he dado casos do caraetcrcs muy insignifi- 
cantos, como la pciusilla do la fruta y cl color de su came, cl 
color de la picl y pclo de los cuadrupedos, etc., quo por csl.ir 
rclacionado.s con difercncias constitiicionales 6 por dolorminar 
los ataqncs dc los insoclos, podriau seguramente scr inHuidos 
por la sclcccion natural. La cola do la girafa parcce un ospan- 
tii-mo.scas artificialmente construido, y sc liaco al pronto diiro 
de creer (|ug c.sta pueda halier sido adaptada para su objelo 
actual, por ligeras modilicaciones sucesivas, cada iina mas 
propiii quela anterior, para un fin tan insignificanto como es- 
pantar moscas; sin embargo, debemos parurnos antes dc ase- 
gurar nada, ni aun cn cste caso, porque salicmos que la distrl- 
liiicion y la cxistcncia del ganado vacuno y do otros animalcs 
cn la America del Sur, dopendo absoUUamcnLo desu poder do 
rcsistir los atuques de los insoclos: de modo (|ue los indivi'duos 
que por cualquier medio pudicran defenderso de cstos peque- 
iios cnomigos, oslarian on dispo.sicion dc oxtenderso y ocupar 
nuevos pastes y do ad(juirir por tanto ana gran ventaja. No cs 
quo los cuadrupedos mayorcs, cxceplo cn muy raros caso.s, ha- 
yaii sido dcstruidos roalmente por las moscas, poro cslan inco- 
santemcnlc molcstados y sus I'lior/cas rcducidas, mas sujotos 
por tanto a enforniodadcs, menos cn c.stado dc buscar cl ali- 
mento en una escasoz que sobrovenga, 6 do oscapar dc las bc,s- 
tias feroccs. 

Organos quo hoy tienon insignificanto imporlancia la ban 
tenido proliablomento grande cn algunos casos para un anto- 
cesor primitivo, y dcspucs dc liabcr sido lentamente perfee- 



214 


onir.EN me l.vs esi'Ecids 


ciouaclos en un poriodo nntoi-ior, linn side transmilidos a las 
ospocics existcnlcs casi on ol mismo ostado, uun(|ucahorascan 
do poquena ulilidad; pci-o la solcccion natural lia cstorbudo, y 
esto c^'a innecesario dccirlo, iodo desvio rcalincntc nocivo en 
su cslrnctura. A1 ver cuan iniportanto organo do locomocion 
cs la cola on la mayor parte do los animales acuaticos, su pro- 
scncia general y liso para muchos objetos on tanlos animales 
terrestros, quo on sus pulmones 6 vejigas natatorias modifica- 
das dejan ver su origen acuaUco, pueden acaso sor do esto modo 
explicados. Una cola bion desarrollada quo hubiera sido for- 
mada en un animal acuatico, podria subsiguientemente haber 
llcgado a servir para toda claso do propdsilos, como ospanla 
moscas, como organo de presion 6 como una ayuda para dar 
ifi, vuelta, como sucede en cl perro, aunque la ayuda on cste 
iiltimo concepto debe de ser poquena, porque la liobrc, quo ape- 
nastionc rabo, da la vuelta con mas rapidez todavia. 

En sGgundo lugar, podemos cquivocarnos lacilmonto on atri- 
butr importancia a los caractercs y en creer que ban sido dcs- 
arrrolkidos por medio do la solcccion natural. No debemos do 
ninguna mancra mcnosprociar la accion dofinida del cambio de 
condicionos de vida, delo que se llama variaciones espontanoas, 
quo parecen depondor en un grado enteramento subordinado 
de la naturalcza, do las condicionos, do la tendencia a volver 
atras a caractercs mucho tiempo ha perdidos, do las leyes com- 
plcjas del crocimionto, tales como las de correlacion, compen- 
sacion de la prosion do una parte sobre otra, etc., y iinal- 
mente, do la scleccion sexual por medio de la cual un soxo 
adquioro, y en el se trasmilen mas 6 menos perfcctamonto, 
caraoteres que no lo sirvon aunquo sean do utilidad para cl 
otro sexo. Pero nun({uc al principio no traigan ventaja para 
una especic, estructuras adquiridas asi indircctamcnto pueden 
mas adolanto ser provechosas para sus modificados desccn- 
dientes en nuevas condicionos de vida y con habitos nueva- 
montc adquiridos. 

Si unicamenlo hubieran existido picamaderos vordes y no 
supicramos quo habia muchos negros y manchados, me ati’evo 
a decir quo hubicramos creido quo el color verdo era una hcr- 
mosa adaptacion para csconder de sus onemigos a este pajaro 
quo siempro anda por los arboles, y por consiguiente, que era 
un caractor de importancia y quo habia sido adquirido por me- 



SICLJJCCION NATflXAL 


215 


ilio do lii soloecion natural; lal como es el color, probableinohto 
csdolnclo on gran parlo a la selcocion sexual. Una palma trc- 
padora del Archipiolago Malayo cscala los jirbolos nias olcvudo.s 
con l;i ayuda do ganchos oxquisilamcnto construidos'y agrii- 
pado.s alrcdedorde los exlrcmos do las ramas, y sin duda esla 
disposicion cs do la mayor iililidad para la planta; pcro como 
vcmos ganclios muy -parccidos on muchos arbolcs quc no son 
trepadorcs, y quc, como hay razoncs para croerlo por la distri- 
bucicn do las cspecies con espinas cn Africa y on la America 
del 8ui‘, sirven de defcnsa contra los ciiadrupcdos quo so ali- 
mentan do rctonos, del mismo modo los cspigonc.s de la palma 
pueden liaber side dcsarrollados on un prineipio con oste ob- 
jeto, duspiies do haber sklo mejorados y la planta habcrscapro- 
vcchado de cllos cuando paso por ulteriorcs modilioaciones y 
sc liizo tropadora. La desnuda piol do la cabeza do un Imitre 
so considoragcnci'almenlo como adaptaoion direcla para cnco- 
nagarsc cn la podredumbro; y as! puedo sor 6 puedo quc soa 
I'niicamcntc debido a la accion dirocta do la materia putrida; 
pcro tendriumos quo sor muy cantos al sacar lal consccuencia 
cuando vcmos quc la piol dc la caboza del pavo macho quo so 
alimenla do cosas limpias, csta igualmcntc desnuda. Liis sutu- 
ras del cranco do los mamiferos rocien nacidos lian sido pre- 
sentadas como hermosaadaptacion para ayiular al parto y sin 
duda facilitan 6 puedon sor indispensables para oste aoto; poro 
comoocurren sutura.s on los craneos do pajaros 6 reptiles (^uo 
lo unico ({ueticnen quo hacor cs cscaparse dc un huevo roto, 
podemos deducir quc osla cstructura ha nacido dc las Icycs 
del crccimicnto y quodespues ha sido vontajosa para cl parto 
cn los aniinalcssuperiorcs. 

Ignoramos complctamento la causa do cada ligera variacion 
d difcrcncia individual, y de osto nos damos inmediutamente 
cuenla refloxionando sobro la diforcncia entro los animalos 
domcslicos on diferontes paiscs, y con cspocialidad cn los mo- 
nos civilizados, dondo no ha habido siuo poqui.sima sclcccion 
metodica. Los animalcs quc cuidan los salviijcs cn diferontes 
paiscs licnen quo luchar a menudo por su propia sul)sistcncia, y 
estun oxpucstos has1,a cierto punlo a la seleccion natural, y los 
individuos'con constitucioncs ligeramcntc diferontes sorianlos 
quo mds prosporaran on diferontes climas. En cl ganado va- 
cuno hay una relacion ontre el calor y la mayor 6 monor sus- 



216 


OIli&EN DE I, AS ESPECIES 


ccpUbilidad do scr atacado por liis moscas y do ser ciwcncnado 
por cici'las plancas. As! ({110 hasla cl calor quoda sujcto por 
csto a la accion do la scleccion natural. Algunos observadoros 
cstan convoncidos do quo un clima liumcdo inl'luyo on el creci- 
mionlo del polo, con cl cuul estan correlacionados los cuernos. 
Las castas do las montanas so diferencian .sicmpve do las do 
las ticrras ])ajas, y un pais monlanoso probal)lctnenLo afcctara 
a los micmbros posloriorcs, porquo los cjercita mas, y os po- 
siblo quo taml)icn a la forma del pelvis; y por la Icy do la va- 
rincion lioinologa so afectaran probablcmente lamlDicn los 
miembros dolanteros y la cabeza. Adomas, la figuradel pelvis 
puodo influir por la presion on la figura do ciertas paries del 
felo on la matrix. La rospiracion la))oriosa nccesaria on las al- 
ias rcgloncs, tenemos razoncs para croor quo tionda a uumen- 
tar el tainano del pecho, y tambicn volvcria la corrclacion a 
entrar on juego. Los cfectos do un cjercicio mcnor unido a una 
abundancia do alimcnto soljro loda la organizacion, son prolja- 
blemoiite todavia mas importantos; y como iiltimamonto ba 
hccho ver II. von Nathusius cn su excolonte tratado, parecc ser 
osta una causa principal de la gran modiPicacion quo ha ex- 
perimentado el ganado do cerda. Poro somos todavia doma- 
siado ignorantes para espccular sol^re la importancia rclativa 
do las difcrentescausas de variacionconocidas y dosconocidas; 
y he hccho esLas obsorvacionos para demostrar solamcnte quo 
si no podemos cxplicar la.s diferoncias caraclcrislicas do nues- 
tras varias razas domesLicas, quo generalmente, sin embargo, 
se admito quo ban nacido por gcncracion ordinaria de uno 6 
do pocos troncos padres, no debomos dar demasiada impor- 
lancia a nuestra ignorancia sobre la causa prccisa do las po- 
quenas diferoncias analogas ontre verdaderas cspccics. 


Doctrlna ivtilita-ria; hasta qiie punto es verdaderi. Belleza; corao se 
adqwiere. 


Las antcrioros obsorvacionos me llcvan a docir algunas pa- 
labras sobro la proLesta hecha reciontemente por algunos na- 
turalistas contra la doctrina ulililaria de que cada dctalle do 
estructura ha sido produoido para cl ])icn de su poseodor. 
Croon (|uo muchas estructuras han sido creadas para la bo- 


DOr.TlUNA tlTILITAIUA : IIEI.LKKA 


217 


llozn, para deleitar al hombrc 6 al Crcador (aunquc csLc ul- 
timo puiiLo se sale ya del campo de la discusion cicntlfical. 6 
solamenle por la mcra variedad, opinion ya disculida. Dc sor 
verdad tales doclrinas, scrian absolutamente fatales para mi 
tcoria. Yo admito , sin rcsorva , que niuchas cstructuras no 
son ahora do utilidad dirccta para sus posccdores, y (luizas no 
lo hayan sido nunca para los antecesoros dc estos; pero csto 
no pruolm que fiicson formadas iinicamente para bellcza 6 Va- 
riedud. Sin duda quo la accion definida del carnbio dc condi- 
cioncs, y las varias causas de modiflcaciones ultimamento cs- 
pcciiicadas, Inin producido todas un cfccto, y probablomcntc 
grande, iiKlcpondiontomciitc do ciuilquier ventaja adciuirida. 
Pero todavia cs consideracion mas iniporlantc la do que la 
parfo principal dc la organizacion do lodo scr viviento cs dc- 
bida il la hcrcncia ; y, por tanto, aunquo cada sor esta con 
seguridad bicn condicionado para cl lugar quo ocupa cn la 
natiiralcza, muchas cstructuras notienen rclacioii muy intima 
y dirocla con los actualcs habitos do vida. Asi, pucs, apenas 
podomos creer quo los empalmados pics del ganso dc lierra 
iulentro, 6 del avc fragata, scan do especial utilidad iiara ostos 
pajaros; no podomos creor quo los huesos similares del iDrazo 
del mono, do las manos del caballo, del ala del murciclago y 
do la alota dc la foca, scan dc especial utilidad para estos ani- 
malcs. Podomos sin temor atribuir cstas cstructuras a la ho- 
rcncia. Pero los pies empalmados fucron, sin dado, utiles al 
progenitor del ganso do lierra adentro y del pajaro fragata, 
como hoy lo son a los mas acuaticos do los pajaros (juo vivon. 
Tambicn podemos crocr quo cl progenitor do la foca no tenia 
una palota, sino un pie con cinco dodos a propdsito para an- 
dar 6 agarrar; y aim podriainos aventurarnos a creer (|iio los 
divorsos huesos en los iniemln’os dc mono, cal)allo y murcie- 
lago, fucron desarrollados cn los comienzos, scgim cl princi- 
pio de la utilidad, probablomcntc por la roduccion do luic- 
sos mas numcrosos en la alota dc algun anti'guo progenitor a 
lo pez detodalaclasc. No os casi posiblo deeir hasLaque punto 
deben Uacorso concosionos por causas tales de cambio como la 
accion definida de las condicioncs externas, llamadas varia- 
ciones espontaneas, y como las complcjas leycs del crccimion- 
lo; pero con cstas importantos oxccpciones, podemos acep- 
lar la conclusion do quo la estructura de lodo sor viviento cs 



?18 


OntOIiN DE LAS KSI’RniES 


uhorn, 6 lo lux sido antci-iormciUo, do alguiiii utilidad dh’ecta 
6 indii’Cclii para el quo la poscc. 

r'ou ro.spccto ii la urcencia dc (jue surcs organioos lian sido 
crcjidos licrniosos para recrco del liombro, creencki quo so ha 
amiiiciado conio sulworsiva do loda mi Lcoria, dcho primcro 
liaccr noLar quo cl sonLido do la Ixcllcza dcpendc cxddeulo- 
mcixlc do lanaturalcza del esplritu, con iiulopondoncia dctoda 
cualidad real on cl objelo admirndo; y t[UO la idea dc lo quo 
os licrmoso, ni csiniiatani inalterable, ^'emos eslo, por ojem- 
plo, on los lioml)rcs do razas difoi’ontos, quo admiran un tipo 
enteramente distinlo dc bclloza on sus mujoros. Si los objclos 
hermosos hubieran sido creados unicamenle para goco del 
homl)re, habria quo probar quo antes do quo cl liombro apa- 
rccicsc habia monos belleza on la faz dc la tierra quo desdo (pic 
cl so prosento en esccna. |j.Pucron las magm'licas volutas y con- 
chies c6nica.s del jieriodo cocono, y lasgraciosamonlo esculpidas 
amonitas del periodo secundario, creadas para quo ol hom- 
bro pudiesG muchos siglos dcspiios admirarhis en su gabincte? 
Pocos objclos hay mas hermosos quo las delicadas cajas sili- 
coas dc las diatomaceas. ^Fueron dstas crcixdas para (juc so 
examimiran y admiraran despnes dc invonlarsc los microsco- 
pios dc mas fuerza? La bellcza cn cste ultimo caso, y en otros 
muchos, parece scr. dcblda por complolo a la simctria del cre- 
cimienlo. Las llorcs formnn entro las producciones mas hor- 
mosas do la naturalcza; pero sc ban hccho visibles por con- 
Irastcs con las hojas vcrdcs y, por consiguionte, hermosas al 
mismo tiompo para quo pucclan ser facilmcntc observadiis por 
los inscctos. lie llogado a esta conclusion, porque ho oncon- 
trado scr rogla invariable, quo, cuando una I'lor os fecundada 
por cl viento, jamas tienc corola do gayos coloros. Algunas 
plantas producen haliiluidmente dos clases dc florcs: abierta 
y dc colores la una, para atracr a los inscctos; la otra cerrada, 
incolora, sin nectar y jamiis visitada por aquellos. Do aqiu 
podemos deducir quo, si no sc hubieran dcsai’rollado los in- 
scclos cn la supcrficic do la tierra, nuestras plantas no liuliic- 
ran cslado poliladas dc hormosas fiores, sino quo huliicran 
producido solamcnte Ilores tanpobros como las quo vemos en 
niicslros pinos, enoinas, nogalcs y frosnos, 6 en las hiorbas 
cspinacas, ortigas, etc., quo son todas fccundadas por la intcr- 
voncion del vionto. Una serie semojanto dc argumenlos ticne 



UOCrniNA fTlLITAlUA; »E[J-E7.A 219 

apliencinn a lasffulas; (|no iina frcsa 6 una cereza madam, c5 
tan aga‘ada])!e a la vista como al paUidar; quo la fruta do her- 
mosns coloi'cs del ai’bol ])on.ctero y los granos escarlala del 
acebo son objotos hermosos, cs por todos aclmitido. Poro csta 
])ellcza sirvo meranionte do guia a los pajaros y a las beslias 
para quo puodnn dovorar cl fruto y diseminar las scmillas on 
el estiorcol: iniiero quo asi sucedo por no haber enoontrado 
todavia cxcepcion a la rogla do quo , cuando las scmillas cstan 
on cl interior do un fruto do cualquiera clase, cslo os, cnvnel- 
las on una' masa carnosa 6 pulposa, si ci fruto ticnc color 6 
algun tinto brillanto 6 so liaco visible, por sor idanco 6 negro, 
son atfuellas diseminadus siompre cle estc mode. 

Por olra parto, admito voluntariamcnlc quo un gran nuincro 
do animalcs maclios, como todos nuestros pajaros mas primo- 
rosos, aiganos pcccs, reptiles ymaniifcros, y una catorva do ma- 
riposas do magnificos coloros, lian sido hcchos herniosos s6Io 
enarasde la bcllcza; poro esto so ha efectuado por medio do La 
seloccion sexual, esto cs, ponjuo las liembras hun preforido 
continuamentc a los machos mas hermosos, y no para dolcitc 
del hombro. Lo mismo sucede con la nuisica do los pajaros. 
Podemos doducir detodo esto, quo exislo on una gran parte del 
rcino animal un gusto niuy semejante por los eolorcs liormo- 
sos y por los sonidos musicales. Cuando la hombra ticno eolo- 
rcs tan belles como los del macho, lo cual sucede frccuonte- 
raento on las avos y mariposas , consistc al parccor on quo 
los eolorcs adquiridos por medio cle la seloccion sexual, han 
sido trasmitidos a los dos soxos en vez do scrlo solamontc a los 
machos. Como sc dcsarrolld primero on la mentc del hombre 
y cle los animalcs inferiores cl sentido do la bclloza cn su forma 
mas simple, esto cs, la ospecio particular do placer quo moti- 
van ciertos ‘eolorcs, formas y sonidos, os un panto oscurisimo. 
El mismo gonero do clilicultadcs sc prescnla, si tratamos do 
averiguar por quo ciertos saborcs y colores causan placer, y 
otros al contrario. El habito cn todos cstos eases parecc haber- 
enlrnclo en juogo hasta cierto punto; mas dobe do Iiaber algiina 
causa fundamental cn la constitucion del sistema nervioso dc 
cada especie. 

La soicceion natural no puede prodiicir ninguna modilica- 
cion cn ana ospecio, exclusivamonto para el bicn do otra espe- 
cic , aunquo on la naturaleza una especie incesantonioiitc so 



520 


OIliGEN DE LAS ESPECIES 


aproveche dc las cstrucUiras clc las demas. Pcro la sclcecion na- 
tural pucde pi'oducir, y a mcnudo produce, cslrucluras para el 
dano dirccto de otros aniinulcs, como lo vomos on la ia Icngua 
do la vibora y en el ovipositor del ichneumon, por cuyo medio 
sus hucYos son dopositados on los cuerpos vivos de otros insec- 
tos. Si pudiora probarso (juc cualquier parte dc la cslruclurade 
cualcjuier cspecie habia sido Ibrmada para el ))icn exclusivo do 
otra especio, (jucdariu aniquilada mi teoina, porque semejante 
cstructura no podria haber sido producida por medio do lasc- 
Icccion natural. Aunque .se ban liocho muchas aflrmacioncs con 
estc objeto en las obras de historia natural, no puedo cncontrar 
ni siquicra una quo me parezea digna dc ser tenida en cuenlu; 
So advierte que la culelj'ra dc cascabol tienc una Icngua vcnc- 
nosa para defensa propia y para la dcstruccion de su presa; 
pero suponen algunos autores quo liene al mismo ticmpo.un 
cascabcl para su propio dano, a saber; para poner alerta a su 
prc.sn. Ca.si lo mismo crecria yo del gato, que cncorva la cola 
cuando so prepara a lanzarso para avisar al amenazado raton. 
Es opinion inucho mas probable quekiculol)rade cascabel usa 
su ciiscabcl, y la Yil)ora sobinclia mienlras que silba tan fuerto 
y tun roncamente, para alarmar a los pajaros y bestias quo so 
sabo quo atacan hasta a las cspccics mas venenosas. El mismo 
molivo hace obrar a las eulebras quo el que oldiga a las ga- 
llinus a dcsordenar sus plumas y a extender sus alas cuando 
sc aproxima un perro a sus polios; pero no lengo cspacio aqui 
para alargarme, oxplicando las muclias maneras con (|uo in- 
tentan los animalcs tener a raya y haccr luiir a sus enemigos. 

La sclcecion natural jamas producira on un ser una e.struc- 
tura quo lesea mas pci'judicial quo ventajosaal mismo tiempo, 
porque la scleccion natural solamcnte obra por cl bion y para 
cl bien dc cada uno. No sc formara ningun drgiuio, como ha 
observudo Paloy, con el objeto do caiisar dailo 6 de hacer nial 
a su posoodor. Si se pusiera en una balanza el bien y cl mal 
causado por cada parte, sc encontrarla al fin que diclia parte 
resulta ventajosa. Dospucs del transcurso del tiempo, con el 
Cambio do condiciones dc vida, la parlo quo Hogue a ser no- 
civa sera modificada, y si no lofuera, sc extinguiran los seres 
como se lian oxtinguido a millones. 

La scleccion natural tiendo solamcnte a que todo ser orga- 
nico sea tan pcrfecto, 6 ligeramentc mas, quo los otros habitan- 



DOCTIWNA UTILITAIIIA : KEL^EZA 


2-21 


tori clol misnio pais, con quicnos ontra on compoloncia. Yotnos 
(jue oste es el tipo tie perfcccion quo se alcanza cn el cstailo na- 
tural, Las produccioncs cndomicas do la Nuova-Zelanda, por 
cjemplo, son perl'octas, comparadas entro ellas mismas; poro 
ostan ahora vapidamcnto ccdiendo anlo las invasoras Icgiones 
do plantas y anhnalcs inlroducidos do .Europa. La sclcccion 
natural no producira la perfcccion absoluta, ni onconlramos 
siempro, on lo que nucstro juicio alcanza, este alto tipo on la 
naluraloza. La cnrreccion de la abcrracion do la luz, scg-un 
Miiller, no es pcrfecta, ni aun cn cl organo mas perfocto, quo 
es cl ojo iuimano. llolmhollz, cuyo juicio naclio disputara, dcs- 
pues tic dcscril)ir cn los Icrminos mas exprcsivos los maruvi- 
llosos podorcs del ojo humano, aiiade cstas notables palabras: 
Hque lo (]uo lieinos descubierto do incxactitud u imporfeccion 
cn la nniquina optica y on la imagen do la retina, vieno a ser 
nada cn coniparacion con las incongruenoias con (|uo acabamos 
do encontrarnos cn cl dominio dc las sensacioncs. Podria dc- 
cirse (jue la naturaleza sc hadclcitado cn acumular contradic- 
cionc.s para hacer desaparccer todo fiindamonto do la tcorfadc 
una armoniaprooxislcnte ontre los niundos e.xterno 6 intorno.i) 
Si nucstra razon nos llcva a admirar con ontusiasmo una multi- 
tud do combinaciones iniinitables do la naturaleza, nos onsona 
csta misnia razon, aunquo on ambos casos puedo facilinentc 
oquLVOcarso, quo hay otras que son menos porfoctas, ^.Podc- 
mos considcrar como pcrfccto cl aguijon do la abeja, quo 
cuando lo utiliza contra sus encmigos no puedo sor retirado 
por estar endontado hacia atras, y quo por esto, causa in- 
cvitaldcmonte la muerto del insoclo, desgarrando sus vis- 
coras? 

Si coiisitloratnos que haya cxislido cn un antoccsor remoto 
el aguijon do lu al^eja como inslrunicnto para tuladrar y ascr- 
rar, como se lo encuentra cn taiiLos mionibros del mismogran 
orden, y (£ue desde ontonecs ha side modificudo, pero no perfoc- 
cionado, para su actual uso, con cl veneno aclaplado cn un prin- 
cipio pai’H cualquicr otro obJoLo, tal como cl do producir hid, 
despues intonsificaclo , acaso podanios ontondcr edtno sucedo 
que cl uso del aguijon sea tan a menudo causa do la muorto del 
insecto; porquo si cn conjunto ol podor do aguijonear fuesc illil 
a la oomunidad social , cumpliria todos los requisites de la sc- 
lcccion natural, aunquo causara la muertc de algunos miem- 


OIliCrEN DE LAS ESPECIES 


■m 

bi'os. 8i aclmiramos cl voi’dadcramcnlc maravilloso podoi* do 
oll’alo quo lo sirvc a los machos cle nuichos insectos para en- 
conlrar a sus licmbras, ^;podemos admiral’ la produccion con 
cslo solo proposiLo do miles do zani’'auos, (|uo son complcta- 
mcnlc imUilcs a kv comunidad para iiinguna otru cosa , y (|uc 
iillimamento son destruidos por siis licrmanas industriosas y 
cslcriles? Soria dilicultoso, pero tcncmos quo admirar ol odio 
salvajo inslinlivo do la abcja rcina, quo la oblig-a a deslruir a 
las rcinas jovcnes, sus hijas, tan pronto como nacen, 6 a po- 
rcccr olla on ol combalo ; porqno indudablomcnlo osto succde 
por cl bien do la oomunidad y ante ol inexorable principio do 
la scilcccion natural ; lo mismo os cl amor materno quo ol odio 
materno, aunquo Oslo ultimo, al'ortunadamento, cs x’arisimo. 
Si admiramos las diferontes eombinucioncs ingeniosas por cuyo 
medio las planlas oriiuidcas y otras muchas mas, son fccun- 
dadas con la inlcrvcncion do los inseclos, ^,podomos consido- 
rar como igualmenle perfccta la clalmracion do las densas 
nubos do polen quo producen nuostros abelos, para (pic unos 
pocos granos scan llcvados casuulmentc por cl vionlo hasLa 
Jos ovLiIos? 

Resumen: la ley de unidad do tipo y de las condicionos de la exiateiiciii, 
esta compreiidida en la teoria do la scleccion natural. 

Iluino.s vi.sto on osto capitulo discutidas algunas do las dili- 
cuUadcs y olijcciones quo puoden suscitarso contra la teorin. 
EnLro ollas hay muchas scrias; pero creo quo do la discusion 
ha brolado la luz para algunos hechos, quo son complcUunoute 
oscuros con la crecncia do ados indopendientes de crcacion. 
Homos visLo quo las cspcoics no son indorinidamcnto vurialilcs 
on cualqiiior poriodo , y no cstan escalonadas por una nndli- 
tud do gradaciones intermodias; on parte, porcpio ol procedi- 
mionto do la selcccion natural es miiy lento siempre, y olira 
on cuahpucr tiompo dado, solamente sobre unas pocas for- 
mas; y en parte, porquo cl mismo procedimiento do la sclec- 
cion natural Ilova implicitas la suplanlacion conlinua y la 
cxLincion de los grades prccedcntcs o intermedios. Las espe- 
cics oslrcchamenLo unidas, quo viven ahora cn un area conli- 
nua, doben en muchos cases halier sido formadas cuaiido cl 
area no lo ora y cuando las oondicioncs do vida no so gradua- 



IIESUMEX 


223 


ran liistsnsihlomciitu dcsdc una pai’to a otra. Ciutndo «c rorniaii 
do.s varicdades cn dos localidadc.s dc una region conliiiua, so 
forinara u monitdo una varicdad iutorracdia, propia para una 
Kona intermedia; pero por razoncs ya dadas, Ui variciind intcr- 
inedia sera eomunmcnlc nicnos numcrosa quo las dos formas 
([ue enlaza; por consiguiente, cstas, durante el curso cle uUo- 
rior modificaeion , tendran una gran ventaja para cxistir on 
mayor niimcro, sobre la varicdad intermedia,' y acabaran gc- 
ncralnicnte por suplantarla y cxterminarla. 

Ilemos visto cn cstc capitulo cuan procavidos dcl)cmos ser 
en la coiielusion do que no puoden graduarso uno on oLro los 
IiiibiLus mas diferontes dc vida; (pic por cjcmplo, un mureiu- 
lag'O no pudiese Iiahcr sklo rorinadopor la sclcccion natural do 
un animal (pto al prineipio solamonlc liondiora cl aire. 

Ilemos visto quo cn dos sdres extonsamonte alojados uno do 
olro cn la cscala natural, los 6rganos quo sirven para cl mismo 
propdsito y quo sou cn su apariencia externa may semejantos, 
pueden liabcr sido Ibrmados separada c indopondicntcmonlc; 
pero cuando Laics organos son dc ccrca exam inados, oasi sioiu- 
pre puede dcsculirirse cn su cslructnra difcroncias csoneialos; 
y csto os Gonsccuencia natural del principio dc la solcoeion na- 
tural. Por otra parte, la regia comun en Loda la naturaloza, cs 
infinita divorsidad dc cslrucLura para alcanzar cl mismo lin; y 
6.sLa taml)ien es con.seouoncia natural del mismo gran principio. 

En muclios caso.s, soinos dcnia.siado ignorantes para podcr 
afirmar que una parte 6 un organo cs tan poco imporlunto para 
cl liienostar do una ospocio, ipie las modiUcacioncs on su cs- 
tructura no podrian haberse ido acumulando Icntamcntc por 
medio dc la sclcccion natural. En oLros muohos cusos, cs pro- 
bable quo las modilicacionc.s scan resultado di recto do las loyes 
do variacion 6 do crccimionto iiidopondiontoinonlo do quo so 
haya alcanzado bion alguno por aquollas. Pero aun cn osus o.s- 
tructuras, 23odomos os tar soguros dc quo dcspucs lian sido apro- 
vccliadas y mas modificadas todavia on bion do las espooios, bajo 
condicionos nuevas dc vida. Tamliion podcnios croor quo fre- 
cucntcincntc sc ha eouservado una parte i^uc tuvo cn oLros 
licrapos gran importancia (como la cola dc un animal acuutico 
on sirs desccndioiites terrestres) auiKjue haya llcgado a scr dc 
importancia tan pcqueha, (fiio no podria cn su cstado actual 
haber sido adquirida por medio do la sclcccion natural. 


224 


OIUGEN DE LAS IJSPECIES 


llcmos vislo que uiui cspecio en nuovas conclicionos do vida, 
pucdo cninbiar sus hal)ilos d puedo tenerlos divorBificados, y 
algiinos muy desemejaiitcs a los do sus congonoros mas iiiinc- 
dialos. Con esto podcmos ciUciulor, icnicndo presonte <[ue 
cada SOI' organico Irala do vivir on lodas partes dondo puedo, 
como lia suocdido quo haya ocas do iiorra adcntro con pics 
cmpalmados, pica-inaderos on cl lerrono, tordosquo buccan y 
potrclcs con las costuinbres do los pajaros bobos. 

Aunquc lu crccncia do quo un drguno tan pcrl'ccto como lo os 
cl ojo, pudicra habcr sido formado por la scleccion natural, cs 
bastantc para haccr vacilar a cualquicra, sin embargo, on el 
case do un drgano cuaUiuiora, si tenenios nolicias do una sorie 
largadcgraduacioncs on su complcjidad, cada una do ellas von- 
tajosa para su poscodor, no hay una imposibilidad logica do quo 
cn condiciones cambiadas do vida adquicra por medio dolase- 
Icccion natural cualquior grado do perfoccion conccbiblc. En los 
cases cn quo no sabemos nadu do los estados intermodios 6 do 
transicion, tonomos quo scr cxtremadamonlo cautos para dodu- 
cir quo no puedo habcr cxistido ninguno, porquo las metamor- 
fosis do muebos drganosprueban quo cuando monos son posi- 
blos maravillosos cambios cn sus funcionos. Por ejcmplo: una 
Ycjiga natatoi'ia ha sido aparentomente convertida en un pul- 
mon quo rospira airc. El mismo drgano quo haya desempe- 
nado sinuillancanicntc runcioncs muy dil'erentes y quo despuos 
haya sido espccializado cn todo 6 cn parte para una sola; y dos 
drganos distintos quo hayan desempohado al mismo liompo 
la misma Tuncion, hubiendo sido cl uno pcrfoccionado con la 
ayuda del olro, deben muchas voces habor faciiitado cn gran' 
manoralas transicioncs. 

La scleccion natural nada puodo produoir en una ospccio 
para cl Ijien 6 dano exclusivo do otra; aunque si puedo produ- 
cir partes organicas y escreciones altamento utiles 6 nun in- 
dispcnsablcs, y tambicn altamoiitc dahosas para olra cspocie; 
pero ban do scr en todos casos utiles al mismo tiompo para el 
poscodor. En cada pais bicii poblado obra la soloccion natural 
por medio de la competenoia do los habitantes, y por consi- 
giiionto llcva al Iriunfo cn labutalla por la vida, solamonto do 
acuerdo con ol tipo moclclo de aquel pais doLerminado. Por 
cslo los habitantes do un pais pccpioho codon a monudo ante 
losliabitaiitosde otro mds grande, porquo en ol pais mas grande 



UESIIMKN 


2-25 


cxislinui mils individiios y formas mi’is divcrsidoadas, y hi com- 
poleiioiu luibi'il sido miis scveru, y por csfa rnzon cl tipo do 
pcrfcccion sc haleru hccho superior. La sclcccion natural no 
conducira neccaariamento a la pcrfcccion absoluta, la cual, on 
cuanto nuc.slras facultado.s limitadas nos pcrmiton juzg'ar, no 
pucde scr en ninguna paido ufirmada. 

Por la Icoria do la selcccion natural, podcmos onlondcr cla- 
ramcnlc cl scntido coniplcto de acfucl antiguo canon dc histo- 
ria natural Nnlura non jacil: sallitm\ csto canon iioe.scstric- 
taincnlo oxacto, si miramos solo a los actuales habituntcs del 
mundo; pero .si incluimo.s a todos los dc los tiompos pasados 
quo so conocen y que no so conocen dentro do nucstra tcon'a, 
debc scr pcii'celamonto vcrdadcro. 

Lsta rcconocido gonorabncnlc quo todos los sores organicos 
ban sido formados segun dos grandcs Icycs: unidad dc tipo y 
condiciones do oxistcncia. Por unidad dc tipo so cnliondo esc 
acuerdo fundanicntal en la cstructura quo vomos en los seres 
organioo.s do la misma clase y quo cs del todo independionte 
do su.s bnbilos do vida. Sogun mi tooria so cxplica la unidad 
do tipo por unidad dc dcsccndcncia. La oxpresion do las con- 
dicioncs dc cxistonciu on quo tan a menudo insistc cl ilustrc 
Cuvier, csla dc llcno comprendida on cl principio dc la soloc- 
cion natural. Porqiio la .soleccion natural obra, 6 bicn adap- 
lando ahora las varias partes dc cada scr a sus condiciones de 
vida organicas c inorganicas, 6 bien habiendolas adaplado en 
cpocas pasadas; las adaptacioncs son ayiuladas on muchos ea- 
sos por cl mayor 6 menor uso dc las partes, son afcctadas por 
la accion dirccta do las condiciones externas dc vida, y cstan 
en todos eases sujetas iv las diversas icycs de crocimioiito y 
variacion. Por esta razon, cs de hecho la ley do las condicio- 
ncs dc oxistcncia, hi ley superior, puos quo incluyc por la 
liorencia do variacionos y adaptacioncs anlcrioros , la ley dc 
unidad dc tipo. 




CAPITULO VII 


OaiEulOXES DIVEllS.VS A LA TECiRIA DE LA fSELKGCllON 
XATULAL. 


Longovidiiil.— Lns mi>i.Iilii;ac.u)nc9 no 9^ll ne>;C9,ariamculc siimilluiicas. — Modifi- 
iia<-iiiii(>s (jw cii la nixtriciioia no sail do util id, id direida. — Dosarrnllo juityi'e- 
siv,).— L'ls caraolei'cs do ]j<H(uoria imjioi‘tanoi,i fuiiidonal, son los niAs cons- 
tanlcs do to. los. — Suiiuoslaincompctcuciado la sclcooion nalural, jiara cx|>!ii.'ar 
los cslados iiii.'i|iioulc“s do las ostruatm-as lililcs. — Oausnsqne sc ojjonon a la 
ad'iuisicion pnr niorlio do la sclocoion naliiral do oslnioliions iltilos. — (Ji'ailua- 
■doiies de ordructiii-as con I’lmcioiics caiiilMadas. — Orgaiios iimy diforontos on 
micinliros de la inijina clasn, ciosamilhidas do uno y del iiiisino ortgon. — Ila- 
X'UiesiKira no crcci' on inodilicaoionos grandcs y luiiscas. 


Dcdieai’6 csto cnpitulo a la conaidcracion do vaidas ol)jccio- 
ncs sucUas quo so hau prosentado contra mis toorias, para quo 
tilgainas de las discusioiies provias pncdaii de estc inodo quo- 
diir mas claras; poro sen'a inuLil discuLirlas todas, portjuo mu- 
cluis han sicio hoehas por cscritoros quo no so ban tornado ol 
trabajo do entondor cl a.suiito. Asi uii naturalista alcman dis- 
tinguido ha asogurado quo la parto ma.s debil do mi tcon'a os 
([lie yo considero A todo.s los stire.s organicos como impcrfoctns; 
lo quo yo realmcnto lie diclio, cs quo todo.s no son tan pcrfcc- 
tos como pudieran iiabcrlo sido on rclacion con sus condicio- 
nes; y quo csto o.s asi, osta demostrado por quo tantas formas 
indigenas on muclios pantos del gloljo Iiayan cedido sus puostos 
a intrusos de fuera. Ni puodon los sores orgaiiicos, aun cuando 
on un tiempo dado cstuvicran pcrfoctamonto adaptados a sus, 
condicioncs do vida, habor seguido ostandolo cuando cambia- 
ban estas condicionos, a monos quo olios tambion camldaran 



228 


OuiaEN DE I, AS ESPEGIES 


do igual modo; y n;idie dispiitaru f^uo las coiidiciones fi'sicas dc 
cada pais, como taml)ion los numcros y clases dc sus haldtan- 
tes, luin pasudo por muchas mutaciones. 

Uiicrilico ha insislido recicntcmcnto con alguna aparicncia 
ds exaclitiul matcmatica, on quo la longcvidad os iina gvan 
ventaja pam todas las cspecics, do tal modo, quo (juicn crca on 
ia soleccion natur'al «ncccsif:a arroglar su arbol gcneal6gico» 
do tal suorlc, quo todos los dosccndieiitcs tcngan vida mas larga 
quo sus progcnitores. ^;No pucdc nuestro critico concolhr quo 
una plaiita bienal d uno do los animalcs infci’iores pucda ex- 
tcnderso a un clima frio y porccer alUcada inviecno, ysin em- 
bargo, por causa dc las vontajas aciquiridas por medio dc !a 
seleccion natural, sobrevivir nho Iras afio por medio dc sus 
scmillas 6 huevos? Mr. K. Uay LankosLor ha discutido rocicntc- 
mente cstopuuto, y sus conclusionos son, encuanto la extrema 
complcjidad del asunto le pormite formar un juicio, quo la lon- 
gevidad osta gcneralmcnlc relacionada con cl tipo do cada cs- 
pcciocn la cscala dola organizacion, y tambien conla cantidad 
dc lo quo so gasta on la rcproduccion y cn la aclivklad general, 
y cs probable quo cstas condioiones hayan sido grandemento 
detorminadaspor modio dola scloccion natural. Sc haargumcn, 
tado, (|UO del mismo modo (|uo ninguno do los animalcs y 
plantasdo Egiplo, do los cualesconoccmo.salgo, ban cambiado 
cn los uUimos tres 6 cuatro mil ahos, probablomento habra su- 
cedido lo mismo con todos, cn todas las partes del mundo. Pero 
como ha obsorvado Mr. G. II. Lowes, esLa clase doargumento 
pruoba dcinasiado, por quo las antiguas razas domcsticas, figu- 
radas cn los monumontos ogipcios d embalsamadas , son muy 
semojantes 6 complctamonto idcnticas d las queahora vivon; sin 
embargo, todos los naturalistas admiton quo ta!o.s razas han 
sido producidas por medio do la modilicacion de sus tipos origi- 
naVes, TjOS machos animalcs que han pcrmanocido sin camhiar 
desde cl principio del poriodo glacial hubicsen sido un ease 
iucompurablemonto mas fuertc, porquo cstos ban cstado cx- 
puoslos ii grandos oambios dc clima y han cmigrado a grandcs 
disLancias; miontras quo on Egiplo, de. algunos miles do ahos 
a osta parte, las condiciones do vida, por lo quo sabemos, han 
permanocido absolutamontc uniformos. El hccho do quo haya 
habido poca, 6 iiiuguna modificaoion clesdo ol poriodo glacial, 
hubiera sido do alguna. utilidud contra los (pie croon on una 



OUJECIONKS A LA 'I'EOni.A 


■229 


Icy innata y noeosaria clc dcfiarrollo; pci ‘0 os iinpotcnlc contra 
la (iocli'ina do la soloccion natural, 6 do la suporvivcncia do 
los iniis aptos, quc iinplica quo cuando sucedo quo ln“otan va- 
I'iacioiics 6 diforcncius individualcs vciitajosas, 'han do scr us- 
tas cunscrvadas, lo cual soUuncnto pucdc ser rcali^iado on cicr- 
tas circunslancias favoral)lcs. 

Kl cciebrc plaeontulogo Bronn, al terminal’ su traduccion 
alcmana do csta olira, pregunta como por cl principlo do la so- 
Icccion natural pucdc vivir una variedad al lado do la variodad 
inadro. 8i ainbas son propias paralos liabitos do vida 6 condi- 
ciones ligcrainciilc distinlas, podraii vivir Juntas; y si ponomos 
a un kulo las cspccies poliinorlas, cn las cualos parcco scr la 
varialjilidail dc una naluralc^a peculiar, y las variaciones mc- 
ramciUc toinporalcs , como las do lamaiio, aDjinismo, etc., so 
cncuontran gonoralmcntc las variedadcs mas permanentes, cn 
cuanto yo puedo doscubrir, liabitando localidadcs disLinta.s, 
como tiorras alias 6 tierras liajas, sitiossooosd sitios humedos. 
Todavia mas; cn cl caso de los animalcs errantes, quo sc cru- 
zan librcmciitc, sus varicdade.s parcce quo oslan gcnCralmcnlc 
limitadas en distintas localidadcs. 

Tambicn insistc Bronn cn (|uc las cspocios distintas nunca 
varian outre si cn caractcrcs aislados, sino cn muehas partes; 
y pregunta, como sucede siempre que muehas partes dc la or- 
ganizacion liayan side modincadas a iin misino ticmpo por 
medio dc la variacion y dc la sclcccion natural. Peru no hay nc- 
cesidad do suponcr que todas las partes dc un sor lian sido mo- 
dillcadas simultancamento. Las modiflcaciones mas extraordi- 
narias , adaptadas por excelcncia a algun objoto , pudicron ser 
adtpiiridas, como ya sc dijo antcrlorincntc, por variaciones su- 
cosivas, aunquG pequeiias cn una parte primero, y luego cn 
otra; y como todas son trasmitidas Juntas , tendrian para nos- 
otros la aparicncia do haber sido simultaneanicnto dcsarrolla- 
das. Sin embargo, la mejor rospucsta a la objccion expresada, 
cs la que presontan esas razas domestioas quo han sido modi- 
ficadas con algun olijoto especial, principalmcnto por cl poder 
de la sclcccion del hombro. Vease cl caballo dc carrera y cl dc 
tiro, el galgo y el inastin. Toda su figura, y uun sus distinti- 
vos mcntalcs, han sido modiUcados; pero si pudioramos trazar 
paso por paso la liistoria do sus transformaciones, como podc- 
mos hacerlo con los pasos mas rccientos, no voriamos grandos 



230 


OUiGEN DE LAS ESPECIKS 


y simullaneos camliios, sino priincro una parte, y luogo otra, 
soguriimentc modificada y mojorada. Ann cuando la scloccion 
ha side aplicada por cl liombrc it un solo caractor, do lo cual 
ofrecon los mcjorcs cjemplos nucstras plantas cultivadas, so 
cnconlrara invariablomcnlo, quo aunque osla sola parlo , flor, 
fi’uto u hojas haya sido camJjiada on gran medida, casi todas 
las otras paries Iiau sido modilicadas; locualpuede alribiiirso, 
por nil lado al priiicipio dc crecimionlo ■ corrclativo , y por 
oti'o a lavariacion llamada espontanea. 

Una objecion inucho mas soria ha presenLado Bronn, y dos- 
pues do cl, rocientemcnlo Broca, a saber: quo muchos carac- 
tercs no son, al parocer, dc utilidad alguna para sus i^osccdorcs, 
y quo por lo lanto, la selecclon natural no debe haljcr tenido 
cn olios inlliicncia. Bronn pone cl caso do la longitud do las 
oi’ojas y ra])os do las diforenlcs ospocies do liebres y ratoncs, 
los complcjos pliognes del csmaltc on los dicnlcs do muchos 
aiiimalcs, y muchos mas cases analogos. Con rcspccto a las 
2>lantas, ha sido ya discutido estc asunto por Naogcli cn un on- 
sayo admirable. Admitc quo la scloccion natural ha realizado 
mucho, pero insistc cn quo las familias do las plantas sc difo- 
rcnciau priiicipalmontc ciitro si on caractercs morfoldgicos sin 
ningiina importancia al parecerpara cl bicncslardolacspecie. 
Cree, por consiguiente, en una tcndcncia innata, hacia el dos- 
arrollo progresivo y mas pcrfcclo. Especifica la disposicion do 
las celnlas en los lojidos , y de las hojas cn el ojo como casos en 
los cualcs no podia haljcr operado la soleccion natural. Aestos 
pueden uhadir.se las divisiones numericas dc las partes dc la 
ilor, la posicion de los dvulos, la ligura do la scmilla, cuando 
esta no os dc utilidad para la discminacion, etc. 

Mucha fucr/5a ticnc esta ol)jocion. Pero, a pesar do lodo, de- 
homos, en primer lugar, de ser cxli'cmadamente cautos al pre- 
tender decidir quo eslrucLuras son ahora 6 ban sido anterior- 
mento utiles a cada especie. En sogundo lugar, hay quo rccor- 
dar siempre quo cuando sc modillca una parte, so modilicarun 
tambien otras por ciertas causas, oscuramente vistas, talcs 
como aumento 6 disminucion dc corriente de nutrimonto para 
una parte procisa, presion muiua, que una parte quo sc desar- 
rollo al principio afecLe a otra quo sc desarrollo despues, etc., 
6 por otras causas que molivan los muchos casos misLcriosos do 
cox’relacion , que no entondemos ni poco ni mucho. Eslas in- 



OBJECIONES k LA TEOIUA 


231 


riuoncius puedon ser agrupadas todas junlas cn gracia do la 
bi'cvcjdad Jjajola cxprosioii de leycs del crcciniicnto. En lerccr 
lugar, algo tcnonios que conccdcr a la accion direcla y defl- 
nidti del cambio do condicioncs de vida yalas variacioncs 11a- 
madus espontiineas, eii las qiie lu naluraleza do las condicio- 
ncs dosempefia aparentemente un papcl del lodo secundavio. 
Las vai'iacionos en cl retoiio, tales come la aparicion de una 
rosa do musgo cn una rosa coniun, d de una ncctarina en un 
arbol do mclocolones, ofrccen claros ojomplos do variacio- 
ncs espontaneas, pero aim en cstos casos, si recordamos cl 
podor do una gola insignificanto do venono para producir hiol 
nuiy coinploja, no dobomos oncontrarnos muy seguros do quo 
las variacioncs arriba dichas no scan cl ol'ccto do algun cani- 
])io local cn la naturaicza do la siivia debido a algun canibio 
cn las condiciones. Tiono quo liabcr alguna causa quo de- 
termine la mas pcijuciia diforcncia individual, lo mismo quo 
las A'ariacioncs mas fuertemente marcadas quo do vcz on cuando 
surgen; y si la causa desconocida ol)rara con pcrsistcncia, cs 
casi cierto que todos los individuos dc la cspocio quedarian 
modificados dc un inodo scmcjantc. 

En las priinoras odicionos do csta obra miro con monos in- 
sistcncia do la quo mcrcco la frccucncia c importancia do las 
modificacioncs, debidas a la variabilidad cspontanca. Pero cs 
imposi])lG atribuir a csta causa las innumeraldcs estructuras 
que estan adaptadas tan pcrfectamonto a los habilos do vida 
dc cada cspecio. No puedo creer mas en csto, quo cl quo pueda 
scr explicado por talcs razones la forma bicn adaptada quo an- 
tes dol principio de seleccion por cl hombro, oxcitaba tanta sor- 
presa en los anliguos naturalistas. 

No estara dc mas aclai*ar algunasdo las obscrvaciones antc- 
riores. Con rcspecto a la supuesta inutilidad de varias partes 
y organos, apenas es necosario o])scrvar quo cxiston aun cn 
los animalcs supcriorcs ynicjor conocidos muchas estructuras 
que estan tanaltamento desarrolladas, quo nadio duda do quo 
son do importancia, aunquo su uso no haya sido lodavia avo- 
riguado 6 solo lo haya sido muy rccicntomcnte. Como Bronn 
presenta por ojcini)Ios, aunquo insignifleantes, do diferencias 
cn la ostructura quo no pueden scr de un uso especial, la lon- 
gitud do las oi’cjas y rabo cn las diversas espocies de ratoncs, 
mencionare yo, quo segun el Dr. Schoebl, los oidos externos 


23-2 


OniGEN DU LAS ESPEGIES 


del rnton comun, cstan provistos do un niodo Gxlraordinarm 
con nervios , asi quo sin duda les sirven coino drganos del 
tacto; y si asi os, no puede dccii’so que la longitud de olios ca- 
rezea complolameiilo de impoidancia. Tambien vcreinos ahora 
quo ol i'al)o cs un organo prohonsil, aUaincntc ulil a algunas 
do las ospccics, y quo on su uso ha de toner mucha inriucncia 
su lamr.ilo. 

Con rcapecLo a las plantas, ii las cualos, teniondo on cuenta 
elensayo doNacgcli, melimitare on las obscrvacionos siguien- 
les, sc admitira quo las Ilores do las orquidcas proscnlun una 
multitud do cslructuras curiosas quo hace unos pocos ahos 
hu])icran sido considcradas como meras difcrcncias morfol6- 
gicas sin ninguna funcion especial; pore ahora so sabo que son 
do la mayor importancia para la fccundacion do las especies 
con cl auxilio de los insccios, y quo probabicmonto ban sido 
adquiridas por medio do lascleccion natural. Nadic se hul)icra 
iniaginado, hasta muyrecientemente, quo enlas plantas dim6r- 
ficas y trimdrficas pudiesen halier sido de lUilidad alguna los 
diferentes tamanosyla disposicion de los estambresy pistilos, 
y ahora sabemos quo si lo son. 

En ciertos grupos ontcros do plantas cstan los dvulos crcc- 
tos, y on oLras cstan suspendidos; y en el inismo ovario do unas 
pocas plantas tienc un ovulo la priinera posicion y otro la ul- 
tima. Al principio parecen scr cstas posicioncs puraraentc mor- 
fologicas y sin significacion flsiologica; pero mo informa cl 
Dr. Hooker quo dentro del mismo ovario son fertilizados on 
algunos cases s61o los dvulos superiores, y on otros casos los 
inforiores; y sugicrc que esto dependo probablomentede ladi- 
roccion con quo outran en el ovario los tulios del pdlon. Si es 
asi, la posicion de los dvulos, uuii on el caso en quo uno esta 
derecho y ol otro sLispcndido dentro del mismo ovario, seria 
consccuoncia do la selepcion de pcquohas dcsviacioncs on la 
posicion que favorecieran su fecundidad y la produccion do la 
semilla. 

Algunas plantas que pertonecen a 6rdcnc.s distintos, produ- 
cen halhtualmente floros do dos clasos, la una abierta de la 
cstructura ordinaria, la otra cerrada 6 imperfecta; estas dos 
clases de ilores se diferoncian algunas vecos de un modo asoin- 
broso on cstructura, y sin embargo, puede verso quo so gra- 
dual! la unaen la otra on la misma planta. Las floros ordina- 


Oli.)3i:r,IONES A LA TKOlUA 


333 


vias y alilorlas puotlcn criizarsc cntro sf, y los bencficios {juc 
cioi-taincnlc sc oliLiciicn do oslc pi’occdimicjito, ([ucdaii n.sl usc- 
gm-aiU)s. Las I'hn-es ccri'ndas 6 impoid'cctas son, sia cnibarg-o, 
maailiuslainciUc do alta importanciu, porqiio dan con Ui mayor 
scg\ii iilad una gran cantidaddo scmilla con cl gasto do uua do 
pulcn niiiravillosamcMilo pcqacna. Como acaba de dccirse, so 
dil'crencian a mcnudo inuclio on cslruclura las dos clascs do 
planlas. Los pctalos do las impciTccLas casi siempro consistcii 
on moros rndimonlos, y los granos de polon ostdn rcducidos ca 
dianiclro. En las ononis cniumniv. ciaco do los eslambrcs al- 
tcrnados soa rudiinonlarios; y cn algunas espocios do violctas 
tros csPaabros cslaa cn Oslo csUido, dos coascrvua sas fuacio- 
nos propias, poro son do lainano may pcquonn. La scis oulrc 
Irctnia lloros ccrradas do una violola India (do aombro dcsuo- 
nocido, ponjuc las ])Iantas ao haa producido Jamas para mi 
I'loros pcrfoctas), oslan rcducidos los scpalos delnumcro nor- 
mal (|iio os cinco ii trcs. En aaa scccion do las MLilpitjhiacei'O 
las rioro.s ccrradas, scgun A. do .fussiou, estan todavia mas 
modilicadas. porquo los cinco oslambrcs opncstos a los pctalos 
cslaa lodos ilosLruidos, sicndo cl uaico dosarrollado un soxlo 
cslambi-e (pio csla cn iVcntc do ua pctalo, y ostc ao sc prescnta 
cn las riorcs ordiuarias dc csta ospocio; ol oslilo csla dosLruido 
y los ovarios rcducidos de Ires a dos. Ahora bicn ; aun(pic la 
scloccioa natural pueda pcrfcctaincnte haber tenido cl poder de 
impedir quo so oxleadicran algunas dc las ilorcs, y dc rodacir 
la canlidad del pdlcn quo por ostar ccrradas las lloros so haco 
suporlluo, sin embargo, aponas. una sola do las modilicacioncs 
cspccialos siqjradichas puedo scr dolcrminada por osta causa, 
sino (juo debea haber sido consccucncia do las leyes del crcci- 
aiiento, incluyendo la inaclividad funcional do las partes du- 
rante cl progroso do la roduccion del polon y dc laclausura dc 
las lloros. 

Tan nooesario os aprcciar los d’oetos iinportantes de las lo- 
yos del crocimiento, quo aclararo a(jui algunos eases mas do 
otra clasc, a saber: dc diferencias en la ini-sina parte u organo 
debidas a diferencias on la posicion relativa sobro el mismo 
arliol. Ea cl caslaiio de Espana y ca ciertos pinos, los aagii- 
los dc divcrgeacias do las hojas so diforoncian , segun ha 
dicho Scbacht, ca las ramas casi liorizontalos y on las ramus 
vcrticalos. En la riida cornua y on algunas otras planlas, 



231 OIliOEX Dli LAS ESPECIliS 

una rior, gcnoralincntc la del ccnlro 6 la del cxlremo, cs la 
que u])i'o pi-imero y liono cineo polalos y sepalos y cinco divi- 
siones cii el ovai'io; mientras que lodas las domas flovcs do 
la niisiiia planta soji lelramcras. Eu la Adoxa inglesa, la I'lor 
do mas arriba liciie dos 16))ulos-calioes con los otros drgahos 
Iclfiiinoros, midnlras quo las floros quo la rodcan Uonen g-cnc- 
ralmcntc Ires luljulos-caliccs con los olros drganos pcnlamc- 
I’os. En muchas compuesLas y umljcli'feras y on algunas otras 
plantas, las lloi’es de la circunforcncia ticnen sus coi’olas mu- 
cho mas dosarrolladas quo las del centro; y osto pareco a mc- 
niido cslar rclacionado conlaatrofia do los 6rganos reproduc- 
toi'es. Es un houho mas curioso al que antes homos hccho rc- 
fercncia , (|ue los granos 6 scmillas de la circunforcncia y del 
centro sc diferoneian aigunas voces mucho on forma, color y 
otros caractcres. En CavlMcimiia y en aigunas otras compues- 
tas, los granos centrales solo ticnen una vcllosidad. Y on la 
ILjoaeri.^, la misnia cabeza tiono scmillas do li'cs formas dife- 
rontes ; on ciertas umboliferas son las scmillas exleriores, 
segun Tausch ortospermas, y la central colospcrma; y csto es 
\m caracter quo De Candolle considoralja sor on otras espe- 
cies do la mayor importancia sistomatica. El profesor Drawn 
menciona un genero fumariacco on ol cual las floresdc la parte 
inferior de la espiga ticnen nuccccillas ovaladas guarnccidas 
do costillas y cun una sola somilla, y las florcs do la parte su- 
perior ticnen vainas cn forma de lanzas do dos vulvulas y do 
dos scmillas. En cstos divorsos casos, con la oxcopcion del do 
las florccillas radialcs bion dosarrolladas , (]ue soil utiles por- 
(jue hacen quo las flores esten muy a la vista do los insectos, 
la seleceion natural , no puedc , quo sepamos , habor ontrado 
cn juogo; y si lo ha hecho, ha sido solamentc do un modo 
completamentc secundario. Todas oslas modificacioncs son 
consccuoncia de la posicion rolativa y accion rcci'pi'oca de las 
partes , y apenas puode ponerse cn duda , (|uc si todas las 
florcs y hojas en la mlsma planta hubioran cstado sujetas a 
las mismas condiclones oxtornas 6 intornas , como lo cstan 
las Ilores y hojas on ciertas posicionos, todas hubioran sido 
modillcadas do la misma manora. 

En otros muchos casos cneontramos modificacioncs do cs- 
tructura quo son considorudas por los l3otanicos goneralmente 
como do naturaleza muy importanto, ycjuo afoctan solamcnlo 



OIWEOlONIiS A. LA TEOJliA 235 

a al^'iiiias do las floros do la inisma planta 6 quo ocurrcn on 
plaiUas dislinlas (]uc crcocn juntas on las mismas condicionos. 
Como no inii'cco quo cstas variaoioncs tongau una utilidad es- 
pci'ial para las planlas, no pucdo lasoicccion natural luvliei' in- 
I'luido on ellas. Estainos on completa ignorancia rospccto a la 
causa; ni aun podemos alribuirlas eonio on la ultima clasc do 
casosa niiignna intcrvcncion proxima como la do la posicion 
rolativa. Presonlaro solamente unos cuantos casos. Es tan 
coinun obsorvar on la misina planta I'lores indiforentcnienle 
tctramcras, 2icntamcras, etc., quo no nccesito dar cjcmplos; 
pci’O como las variaciones numuricas son rolativamcnlo raras, 
cuaiulo las pai’l'os son pocas, pucdo mcncionar quo scgim Do 
Candolle, las i'lores del Papavcr bradeatuin ofrecon 6 dos 
sopalos con ciuiLro pctalos (os cl tipo comun do las adormido- 
ras) 6 Lros sopalos con seis potulos. La mancra do cstar plcga- 
dos los pctalos on ol bolon es on la mayor parto do los grupos 
un caracter morlblogico nuiy constanlo; pero cl profesor Assa 
Gray dice quo on algnnas cspccics do lacsLivacion cs 

casi tan frccucntcmcnlo lade las Kinantidcas como la do las 
Anlirrinidcas , a cuya ultima li-ibu pertcncco ol goncro. Aug. 
Saint-IIilairc da los siguicnlcs casos; ol genoro Zanthoxulon 
pcrtcnecc <1 una division de los Kutaceos do un solo ovario; 
poro on algunas cspccics sc cncucntran floros on la niisma 
planta y aim on la misma panicula con uno 6 do.s ovarios. En 
el llelianthamiLni la capsula luv sido dcscrita como unilocu- 
lar 6 trilocular; y on ol II. rnntabilG, «una lamina mas 6 mo- 
nos aneba sc extiendo entre el pericarpo y la placenta.)) En las 
floros do la Saponaria oflicinaliB, cl Dr. Masters ha observa- 
do casos do placentacion libre, lanlo marginal como central. 
Por ultimo, Saint-llilaire enconlro hacia el extremo Sur do 
la region do la Gnmpliia olefcformis dos formas quo en un 
principio no dudo quo fucsen distintas cspccics ; pero (juc 
dcspuo.s las vi6 erccicndo cn ol mistno arbusto y cntonccs 
anade: «!ieaqiu', puos, on un mismo individiio ccldillas y un 
e.stilo quo so reuno ya cn un oje vortical ya cn una ginobase. 

■\’'ciiios, puos, quo cn las plantas hay muchos cambios mor- 
fologicos quo puoden sor atribuidos a laslcyosdel crocimionto 
y a la accion rociproca do las partes indepondientemente do la 
sclcocion natural. Pero con respccto ala doctrina de Naogeli do 
una tondencia innata luicia la pcrfoccion 6 desarrollo progre- 



OniGEN DE LAS ESI’ECIES 


2;3(j 

sivo /ipuotlc decirso eii el ciiso do cstas variacionos rLiorlcmcnto 
marcadas, (jiio las plantas haii sido sorpi-cndidas cii ol aolo do 
progmsar a ua cstado superior do clesarrollo? Porcl conlrario; 
yo dodiu-iria del solo liccho do (luo las partes on cuesLioa so 
diforencian 6 varlan grandomento on la uiisma planta, ([uo 
cualiiiiici'a quo fiiora la iniportaucia quo esas modiiicacionos 
pudioran toner para nosotros on nucstras clasificacionos , la 
Icndrian pcquena con OxLromo para las mismas plantas. La 
ad<[iiisicion do una parte inutil no puedo decirse quo olcva 
a un organismo on la cscala natural; y on cl caso do las I'lo- 
re.s impcrrcctas y cerradas, arriba dcscritas, si alg-un prinoi- 
pio puedo invocarsc debe scr do rctroccso, miis bicn quo do 
progreso; y otro tanto dcl)e pasar con muchos animalos para- 
sitos y dogradados. No sabemos la causa quo produce las mo- 
dificacioncs espocificadas antes; pero si esa dosconocida causa 
obrara uniformomente durante un periodo do ticinpo, tendria- 
nios quo dedueir quo ol resultado sorla casi unil'ormc, y on 
cste caso, todos los indivfdiios do la espeuio quedarian niodifi- 
cados del mismo modo. 

Por la razon do la no importancia do los caracLorcs dichos 
para el bicncstardc las especies, cualcstpiiora pequenas varia- 
cioncs ({uc en cllos ocurrioran no hubicran sido acuinuladas 
ni auinentadas por medio dc la solcccion natural. Una ostruc- 
tura quo ha sido dcsarrolluda a travus dc unasoloocion conti- 
nuada por mucho ticinpo, cuando deja do sor litil a la ospccio, 
sc haco gcncralraonto variable, conio lo venios on los organos 
rudimentarios; porquo ya dejara do scr por mas ticinpo rogii- 
lada por cslo mismo poder do soleccion. Pero cuando, por la 
naturalczadel organi.sinoyde las condicioncs, sc ban originado 
modificacioncs quo no son importantes para el bicnc.star do las 
cspccics,puodcnscr, y gcnoralmcntolo ban side, trasmilidason 
casi cl mismo cstado a doscondiontes numorosos, on otrus .scn- 
tidos modificados. No puodohabersido dc mucha importancia 
al mayor numoro do los mamiforos, pajaros 6 reptiles el cstar 
cubiorto.s dc polos, pluinas 6 cscainas; sin embargo, el polo ha 
sido Irasinitido a casi todos los mamiforos, las plumas a todos 
los pajaros, las cscainas a todos los vordadcros reptiles. Una 
Gslruclura, soa la quo quiera, quo os coinun a niuchas formas 
parocidas, os por nosotros considoradacotno do alLa importan- 
cia sistcmatica, y por consiguionlo sc alirma con frocucncia 



OHJEGIONES i T.A TICOUiA 


237 


quo cs ilo iilta importancia Yxltvl para la cspocic. Asi, pucs, y 
yo mo inolino a ci’corlo, las diforonciiis morfologicas quo oou- 
siclei'aaios xiosotros importanlcs, tales como ol arrcglo do las 
liojas, las clivisioaos xlo la flor 6 del ovario, la posioioii do los 
oYulos, etc., aparecierou on muclios casos primeramonlo como 
variacionos iUictiuintes ([uo mas pronto 6 mas tardc sc hicic- 
ron conslantespor la iiaturiiloza del organismoy dc las coridi- 
cionos ambientes, como lambienpor ol criizaiuionto entro dis- 
tintos indiYi'duos, pero no por la seleccioii natural; porque 
como ostos caractcrcs morlbldgicos no afoclan al bicncstar dc 
la espccic, citalquior poquciia variacion cn olios no pudo habor 
sido g'obcrnada 6 aunientada por la ultima causa dicha. Ex- 
trano rcsultado cs oste a que llegamos; a saber: quclos car<ac- 
torcs do poca iinportancia vital para las cspecies, son los mas 
imporlantes para cl sistcmatico; poro, como ya veremos cuando 
tralomos dol principio gcnolico do clasificacion, no es csto do 
ning'un modo tan paraddjico como a primora vista parece. 

Aunque no toncraos pruebas buonas do la existencia on los 
sores oi’ganicos do una tcndcncia ijmata hacia cl desarrollo 
progresivo, sin embargo usto necesariamenfo cs consccucncia, 
comoj’a he intenlado domostrar on cl capi'LuIo cuarto, dc la 
accion continuada do la seloccion natural. Porquo la mejor 
dcfinicion quo sc ha dado nunoa para un alto tipo do organi- 
zaoion cs o! grado on quo las partos luin sido cspccializadas 6 
diforonciadas; y la seloccion natural tionde siempro luicia csto 
fin , por cuanto las partes pueden do csto modo cumplir mas 
eficazuicnto sus funcione.s. 

Un distinguido zoologo, IM. Saint George Mivart, harcunido 
rccicntomentc todas las objecioncs quo so han hocho siempre 
por otros y por ml contra la teona do la seloccion natural , tal 
como la hemos expuosto Mr. Vallaco y yo , y ha aclarado aque- 
lla.s por ojcmplos dados con admirable arte. Cuando sc las vo 
a.si agrupndas, ticnon un formidable aspccto; y como no ontra 
en los pianos dc M. Jlivart darlos varios hcohos y considcra- 
cionc.s opuQstos a sus concIusionc.s, no lo quoda al lector, quo 
puoda dcscar oir cn cl asunto a las dos partes, el mus ligero 
esfuerzo do razon y memoria. Cuando discuLc ca,sos espouialos, 
pasa M. Mivarl on siloncio los ofectos del mayor 6 meiior uso 
do las partes, quo yo siompre ho sostenido sor altamontc im- 
porlanto y (|uc lie tratado con mayor extension quo ningun otro 



238 


OIUGIS.V DE LAS ESPECIES 


csoi’itor, se^unci’Go, on mi Viiriaciou en la. doniGSlicUlad. Del 
mismo inodo afii’iiia con IVocuciicia que yo no atribuyo nacla 
a la vai'iacion indepeiiclieutcinGnle do la seloccion natural, 
cuando os el caso quo en la obra a que acabo de hacor referen- 
cia ho coleccionado un nuinoro mayor do hechos autenticos quo 
cl quo so encuentra on ninguua otra obra do las quo yo co- 
no/co. lit juicio podru no ser fidodigno , pero nunca rao ho sen- 
tido tan fucrtemenlo convencido do la vordad on gonoral do las 
conclusioiios aqui soiitadas, como despues de leor con cuidado 
ol libro de M. Mivart y do comparar cada scccion do 61 con lo 
quo yo ho dicho bajo cl mismo oplgrafc, sujeto, como os natu- 
ral on asunto tan intrincado, a muchos orrores parciales. 

Todas las objociones do II, llivart seraii 6 ban sido ya con- 
sideradas en ol volumen actual. El unico punlo nuevo quo 
parcce Iiaber iniprcsionado a muchos lectorcs , os « quo la se- 
leccion natural e.s inconipotenlc para cxplicar los ostados inci- 
pientes do las os tructuras utiles. » Este asunto estalnlimamonle 
unido con el de la gradacion do caractcrc.s, acompahada a mo- 
nudo por un cambio do funciones; por ejcmplo, la conversion 
de una vojiga natatoria on pulmoncs, puntos quo fueron dis- 
cutidos on dos do las divisionos del ultimo capltulo. A posar 
do esto, examinare cn dctallo algunos do los casos presen tados 
por M. Jlivart, oscogiendo aqiiellos quo son mas graves, ya que 
la I'aUa do ospacio me irapida considcrarlos todos. 

La g'irafa, por su clovada cstatura, cuollo, brazos, caboza y 
Icngua prolongados, ticno todo cl cuerpo hermosamonto adap- 
tado para ramonoarlas ramas mas alias do los arbolcs. Puedo 
do Oslo modo obtener alimento mas alia del aleancc do los otros 
ungiihita 6 animales de pozuna, quo habitaia ol mismo pais, lo 
quo ncoesariamento os una gran vontaja durante las oscasccos. 
El ganado Niata do la America del Sur nos innostra quo una 
poquena difcrencia en la ostructura puode hacer on csos porio- 
dos una gran difercncia cn conservar la vida do un animal. 
Esto ganado puode pastar lo mismo quo los otros on la hierba; 
poro por la proyeccion do la quijada inforior no puode cn las 
socas, quotan a monudo ocurron, ramoncar en losrouuovos do 
los ar))oIcs, cahavoralos, etc., a cuyo alimento se von llevados 
cl ganado comun y los caballos; do mode que en estas ocasio- 
ncs poroceii los Niatas si no los aliincntan sus propios duenos. 
Antesdo Ilcgara las objceiono.s do M. Mivart, no estara do mas 



OHJECIONKS A LA TEORiA 


239 


cxplicar uiia voz mas todavta como obrara la scloccion naLiiral 
en todos los cases ordinaries. El hoinbre Iia modificado alguiio 
de siis aiiiniales sin habor atondido nocesariamente a pantos 
esoncialcs de estructura, conservando y haciendo cria con los 
animalos mas voloces coino caballo de carrera y galgo , 6 do 
los animalcs victoriosos, on ol ca.so del gallo do pelea. Asi on 
la naturaleza, para con la girafa naciente, los individuos quo 
fucron los (fuo buscaron su alimonto mas alto, ypudioron du- 
rante las cscaseces alcanzar, aunque no fuora mas quo unapul- 
gada 6 dos soln'o los otros, sorian los conservados mas a mo- 
nudo, porqiio no tondriaii quo corretcar todo el pais en biisca 
do alimonto. Quo los individuos do la inisma c.spcoio muchas 
voces sc diferoncian ligoramonte on los tamanos relatives do 
todas sus partes, puodo verse en muchas obras do hisLoria na- 
tural, on las cualos so dan cuidaclosas medidas. Estas ligcras 
difercncias proporcionales, debidas a la,s Icyes del crocimiento 
y variacion, no son de la inenor utilidad ni importancia para 
la mayor parto do las espocies. Poro do otro modo liabra siicc- 
dido con la paciento girafa, considcrando sus iiabitos probal)los 
do Vida, porque aqucllos individuos quo tuvicran algunao al- 
gunas partes de sucuerpo mas prolongadas quo do coslumljrc, 
hubioran gcnci'almcntc .sobrevivido. Estos so liabran cruzado 
ontro SI y dojado doscendencia, ya horodaiido las mismas pe- 
ciiliaridades corporeas 6 con una tcndoncia a variar tambicn 
do la misma mancra, micnlrasque los individuos monos favo- 
rccidos on los misinos concoptos, hal)ran sido lo.s ma.s oxpuos- 
tos a pcrcccr. 

^'^cmos aqui que_ no liay ncco.sidtid do separar por parojas, 
como cl hom])i’o lo liuce, cnando motodicamento inojora una 
casta; la scloccion natural consorvaraysoparara do csto modo 
a todo.s los individuos suporiorcs, pcrmiticndolcs cruzar.se cn- 
Irc si libromonto y dostruir a lodos los individuos inl'crioros. 
Por Oslo procodimiento, conlinuado durante mucho tiompo, 
quo corrospondo o.vacLaraonto a lo quo yo hollamaclo scloccion 
iiiconscicntc dol honibro, cominnado sin duda alguna do uii 
modo may iinportunto con ios cfoctos Iiorcdados dol mayor 
U.SO do la.s partes, parocomc casi ciorlo que podria convertirsc 
en una girafa un cuadrupedo ordinario do casco. 

A esta conclusion presenta M. Mivart dos objocioncs. Una cs 
que el mayor tamano del cuerpo requoriria mayor provision 


240 


ORIGEN DE LAS ESPEC.IES 


dc ulimcnl .0 y con.si.doi’ii «muy pi‘o])loiii:Uico si lus dcsveiilajas 
dei'ivadas do csto on Liompos dc escasoz, no luii’ian a!g‘o iin'is 
;|ue cquilil^rar las vcntajas. » Pero como la girufa cxistc rcal- 
mcnto Gii g-i’an numcro on cl AlVica del ftar, y conio algiiiios 
do los inayoros anlilopcs del muiulo, mas alLos ({uc los buc- 
yes, abundan all! lambion, ^por ([ud hemos do dudar de (|uo 
cn cuanto al tamuuo se roOcrc, ]>udioi’an liaboi* oxislido aiitc- 
rioi-menlo alii g-radiiaciones inLormedias, Hujetas como alun’a 
a rig-oi’osa mortalidad? Seguramente quo la facullad dellogup 
cn cada pci'iodo dc lamano aumentado a iina pro%dsion dc ali- 
mcnlo dejado intaolo por los oLi'OS cuadiatpcdos dc pozufia del 
pais, hiilDioi'a sido de alguna vontaja para la naciento girufa. 
Ni dobeinos tampoco foiior cn mcnoa ol liccho de que cl voli'i- 
mcn aumentado obraria como una protcccion contra casi 
todas las fieras, cxccpto ol loon; y contra cste animal su alto 
Gucllo, ycuanlo mas alto mejor, lo sorvii'ia como torre vigia, 
seg'un ha observado Afr. Cluuinccy Wright. Por esLa causa 
no hay animal mas dificil de cazar que la girafa, segun dice 
Sir S. llaker. Esto animal usa tambicn su largo cuello como 
medio do ofensa y dcfon.sa, asoslando violcntamcnlc su cabc- 
za armada do mogotes de cuornos, La oonscrvacion dc cada 
espeoio, rarn vez puede ser dcterminacla por una sola vontaja 
cualquiera, sino por la union de lodas, pcquonas ygrandcs. 

Prcgunla ontdiiccs AI. Alivart, y o.sta es su segunda olDjcoion; 
si la sclcccion natural os tun polontc y si os vontaja tan grande 
clrainoncarcnlas ramas alius, ^iporquoningunoLrocuadrupcdo 
do po/aiha ha achiuirido cl cuello largo y una estaUira olcvada 
adernus do la girafa; y cn grade monor cl camcllo, ol guanaco 
y maoruuchenia? 0 tnmbion ^,por quo nitigun miembro del gru- 
po ha adiiuirido una htrga trompa'f Con rcspccLo al Africa del 
Sur, ({110 cstalRi cn otro tiompo habilada por niunorosos rol)a- 
nos de girafas, no os dificil la rcspucsla, y como mejor puede 
darsc es con un cjomplo. En todas las pradcras dc Inglatcrra 
cn quo hay arl3olcs, vcmo.s las ramas inforioros aparejadas 6 
alinoadas a una altura cxacta por cl comer do ellas los cal)a- 
IIos 6 el ganado; quo vontaja tendrian, por ojomplo, las 
ovejas (|uo alii hubiora, on adquirir ouollos ligeramento mas 
largos? En cada looalidad hay una claso do aniniulos que ca.si 
cicrLamonlo podra parccor infis alia quo las otras, d igualincnte 
os casi ciCL'lo quo csLa sola claso os la quo podria ir prolongando 



241 


OKJECIONES A LA TEOuIa 

su cucllo con osto oljjolo por modio do la seicccion natural y 
por los cfectos dol mayor uso. En el Africa del Sur, la oompe- 
tcncia jjara pacer en las ramus mas altas do las acacias y do 
olros arJjoles, debio ser entrc las girafas unas con olras, y no 
con los olros aniraalcs ungulados. 

No puodo contcslarso claramcnLe, por quo en otras partes 
dol mundo varies animalcs que perteneccnacstcmismo ordeu 
no ban adquirido ya uu cuollo prolongado, ya uiia trompa; 
pero cs tan pocO razonablo osperar una res^jnesLa catcgdrica a 
semejanle pregunta, conio docir por quo algiin suceso do la 
liistoria de la h.ainanidud no ocurrio en iin pais determinado 
y si en otro. Nada sabemos con rcspccto a las condicionos quo 
dctcrininan el numcro y extension dc cada ospecie; y no ijo- 
demos ni aun conjcturnrqud cambios de ostructura soriaii fa- 
vorables a su aumonto on algun pais nuevo. Podemos, sin em- 
bargo, ver do un niodo general quo podriaii varias eausas ba- 
ber iinpcdido cl desarrollo do un cuollo largo 6 dc una trompa. 
Alcanzar cl follaje a una allura considerable sin trepar, para 
lo dial los animales dc pezuna son los monos a propdsilo, im- 
plica un volumon dc cuorpo grandemenlc aumentado; y sabe- 
mos quo alg-unas I’cgiones sostionen poquisimos cuadriqjedos 
grandes, por ejomplo la America del Sur, con ser tan exubo- 
ranto, mientras quo el Africa del Sur abunda on olios on un 
grado que no ticne paralclo. La razon dc osto no la sabemos, 
ni tampoco porquolos uUimosporiodostcrciarios habran sido 
mucho mas favorables para la existcncia do csos cuadrupedos 
quo los tiempos actuales. Scan las quo hayan sido las eausas, 
podcinos ver quo ciertas localidados y ciertas cpocas ban sido 
muclio mas favorables que otras para cl desari‘olIo do un cua- 
di-upodo tan grande coino la girafa. 

Para quo un animal adquicra alguna ostructura dosarrollada 
grandemonto y de un modo especial, os casi indispensable quo 
so modifiquen y coadupten otras diversas partes. Aunque todas 
las partes dol cuerpo varion ligeramento, no so siguo dc aejui 
quo las partes noccsaria.s varion on ol buon sontido y basta un 
grado justo. En las diferontes ospecies do nucstros animales 
domesticos, sabomos quo las partes varian dc.un modo yen un 
grado diferontes, y quo algunas c.spocics son mucho mas varia- 
bles quo otras. Aun cuando surgioran las variacioncs con- 
venientes, no sc siguo dc osto que la seleccion natural pudiera 

i6 


242 


OniOKN DE LAS ESPERIES 


obrar con cllas y producir una estructui’a quo aparcntcmenle 
fucso ventajosa para la especio. Por cjempio, si cl nuincro de 
indivicluos que existe on un pais esta determinado principal- 
monlc por la dostruccion do las floras, pop los parasites extor- 
nos 6 intornos, etc. (conio paroce ser a monudo el caso) entdn- 
ces la scleccion natural podra hacer poco 6 sera grandomonto 
retardada al modificar cualquicr estructura particular para ol)- 
tener cl sustento. Por ultimo, la seleccion natural os un pro- 
cedimionto lento, y aun las mismas condiciones favorablos ne- 
ccsitan duvar muclio tiempo para quo puedan producir lui 
efccto marcado cualquiera. Excepto asignando semejantes rn- 
zones gcnerales y vagas, no podemo.s oxplicar por quo en mu- 
chas partes del mundo los cuadriipedos de pezuila no Iianad- 
quirido cuellos muy prolongados d otros modios para alimcn- 
tarso de las ramas superiores do los arbolcs. 

Objeciones de la misma naturaleza quo las prccedontes ban 
sido presentadas por machos cscritorcs. Eu cada enso varias 
causes, ademas de las genorales que sc acal^an do indicar, han 
ontorpecido probablomente la adciuisicion por medio do la sc- 
loccion natural, do estructuras quo se considoran vontajo-sas 
a ciertas especies. Un oscritorpregunta: «^Por que cl avestruz 
no ha adquirido el poder de volar?» Pero la reflexion de un 
momento demostrara quo enormo provision de alimcnto scria 
nccesaria para dar a este pajaro del desierto fuerza para mover 
su inmenso cuerpo a traves del aire. Las islas del Oceano es- 
lan habitadas por murcielagos y focas, pero no por mamife- 
ros terrestres; y ademas , como algunos de ostos murcielagos 
son especies peculiares, preciso cs quo hayan habltado miicho 
tiempo sus rosidcncias actiialcs. Por esto mismo progiinta Sir 
0. Lyoll, y da ciertas razones on contostacion, por quo las fo- 
cas y los murcielagos no han dado nacimiento on esas islas a 
formas propias para vivir en tierra. Pero las focas nccosaria- 
monte so hulncranconvertido primero en animates carnivores 
terrestres do un tamano considerable, y los murcielagos on 
animales terrestres insectivoros: para las primeras no Imbiera 
habido presa, para los murcielagos servirian do alimento los 
inscctos del torreno; pero ostos sorian ya muy perseguidos 
por los reptiles 6 pajaros quo colonizan primero y abundan 
on la mayor parte de la.s islas del Occano. Las graduacionos 
do estructura, con cada periodo ventajoso a lu ospecio quo 


ODJKCIONES A LA TEOniA 


243 


Camilla, scran favorocidas solamento en ciertas condiciones po- 
culiarcs. Uii animal estrictamente lerrcstrc, quo busque su 
aliinento de voz cn cuando on aguas superficiales, y luego on 
arroyos y lagos, podria al fin convertirse cn un animal tan 
complelamcnic acuatico, quo saliera al abierto Oooano. Pcro 
las focas no cncontrarian en las islas del Oceano las condicio- 
nos favorables para su conversion gradual a una forma ter- 
rcstrc. Los murcielagos, como antoriormcnte so demostro, ad- 
{[uirioron probabiemcnto sus alas para hendir al principio cl 
airc do arbol on arbol, como la Jlamada ardilla voladora, para 
cscapar do sus enemigos, 6 para ovitar las caidas; pcro cuando 
una voz so ha adtjuirido ya cl podcr del vcrdadero vuolo, no 
podrian, al monos para los objetos dichos , rctroceder al po- 
dcr monos eficaz do deslizarsc al traves del airo. Podrian los 
murcielagos, en verdad, como muchos pajaros, haber tenido 
sus alas muy reducidas cn tamano, d complctamento perdidas 
por la fulLa do iiso; ijoro en esto caso seria ncccsario ({uo hu- 
bicsen ad(iuirido primero cl podcr de correr muy do prisa por 
cl terreno, ayudados solo do sus piernas Irascras, para i)odor 
coinpctir con los pajaros 6 con otros aiiimalcs del siiclo; y un 
murcidlago parcce singularmcnto mal preparado para scmc- 
jantc Cambio. So ban hccho estas conjeturas, moramento para 
demostrar quo una transicion do ostructuraventajosaen todas 
sus fasos, os asunto asaz complejo; y quo nada hay do oxtrano 
on quo en cualquier caso particular no haya ocurrido una 
transicion. 

Finalmcnte, mas de un escritor lia preguntado por quo las 
facuUades mentales do algunos animalos so ban dcsarrollado 
mas quo las do otros, siendo as! que csto dosarrollo seria para 
toclos ventajoso, y por que los monos no ban adquirido los po- 
dorcs intolectualcs del liombre. Varlas causas podrian dcsig- 
nar.se, pero como son conjeturas y no puode medirse su pro- 
babilidad relativa, seria inutil darlas. No dobo osperai’so una 
respuesta definitiva a la cuQstion ultima, supuesto quo nadic 
puede rosolver, aunque os mas sencillo, ol problcina de por 
quo en dos razas de salvajes so ha olevado una mas quo otra 
cn la cscala do la civilizacion , y esto implica aparontemento 
aumento del podcr en el ccrobro. 

Volvamosa otras objocionos do M. Mivart. Los insectos so 
parocen amenudo, y en ello cncuentran protcccion, a varies ob- 



OniGEN DK LA'S ESPEGXES 


244 

jctos, tales como hqjas voi'dcs d caidas, ranias muerlas, peda- 
eitos dc liquon , lloacs , espinas , esuremento do pajaros y u otros 
inscctos vivos; pcid a Oslo ultimo piinto volvord mas tardo. El 
parecido cs frocuontemento tanto quo asombra, y no so limita 
al color sino quo so extionde a la forma y dun- a las posturas 
quo adoptan los insectos. Las orugas quo so proyectan inmo- 
vilcs como ramillas secas do los arljustos on quo so aliniontan, 
ofrccen un excclcnto ejemplo de un parocido do csUi olase. Los 
casos do imitacion dc objetos tales, como 61 oxcremento de 
los pajaros, son raros y cxccpcionalos. En este punto obsorva 
M. Mivart; «como, segun la teoria de Mr, Darwin, hay una 
tendcncia constanto avariacion indclinida, y como las insignifi- 
canlos vfiriacionos incipientes scran on todas direcciones, del)cn 
tonder a ncutralizarse cnlro si y a formar al principio modifica- 
clones tan incstablcs, que cs dificil , si no imposiblo , ver como 
tan indclinidas oscilacionos do principios inlinitcsimales pue- 
dan nunca construir un parecido sudeiontemente aprociable a 
ima hoja, ])ambu u otro objeto cualquiera , para quo la selec- 
cion natural pueda apoderarse de el y perpotuarlo.)) 

Pero on todos los casos que antcceden, los insectos en su es- 
tado primitivo, prescnlaljan sin duda algun parecido rudo y 
accidcnlul a un objelo dc los mas comuncs en los sitios quo 
frecuenlaban. No es csto complelamenle improbable, considc- 
rando cl nuinoro casi inlinito dc olxjetos y la diversidad do 
forma y color do la multitud de insectos quo oxisten. Como 
es nccesario quo exista algun tosco parecido para empezar, 
podemos entonder por quo los animalcs mayores y superioros 
(con la cxccpcion que yo sopa do un poz), no so parecen a objetos 
cspecialos para su protcccion, y si solamcnto a la superPicic 
que comunmonte los rodea, y esto principalmento on cl color. 
Suponiendo que un insocto lleg6 primitivamente a parecorsa 
en algun tantp a una rama soca 6 a una hoja caida, y quo varia 
ligcramcntc do muchas manoras , todas las variacioncs que hi- 
cieran al insocto mas igual al dioho objeto y quo por csto fa- 
vorccioran su escape, sorian consorvadas, mientras quo otras 
variacioncs scrian descuidadas, y por ultimo peixlidas; 6 si ha- 
cian al insocto de cualquicr modo monos parecido al objoio 
imilado, sorian climinadas. Laobjcolon do M. Mivart tendria 
gencralmente fuerza si trataramos de oxplicar los parecidoa 
expresados indcpondienlcmcnto do la soloceion natural y por 


aBJEClONES A LA TEOIUA 245 

solo la viu'iabilidad riuctuanle, poro tal como ol caso so pvc- 
sonla, no licnc fncrza ninguna. 

Tampooo piicclo cncontrai' fuorza on la dificullad do Mi- 
vart con I’ospccto a los nultimos toques do perfcccion on la rai- 
mica,n como on el caso (nlaclo por Mi'. Wallace do un insecto 
biiston (Ccrnxylufi lactralufi), quo so paroeo jx un baston cu- 
bierlo poi' un nuisgo trepacloi’,6 jun.( 7 er>naJ 2 Jiia. Tan grande 
era cste parocido, quo un indigena, Dyak, sostenia ([uo las 
csci'cocncias como de follajc eran realmcnte miisgo. Los in- 
soctos son devorados por pajaros y otros encmigos, cuya vista 
cs proliablomenlc inojor que la nuestra, y cualquior grade de 
semejanza (luc ayudara ii un insccto a no scr visto, Icndoria a 
su conscrvacinn, y cuanlo nuis pcrfocto sea cl parocido, lanto 
mejor para cl insccto, C-onsidcrando la naluralcza de las dife- 
rencias entre las cspecics cn cl grupo quo incluyo al dicho Ce- 
roxijlus , nada de improbable hay en quo oste insocto haya va- 
riado cn las irregularidados de su supcrficie, yon quo cstassc 
hayan hccho de color mas 6 monos verde , porque cn cada 
grupo los caractcres quo so difercncian cn las diversas cspe- 
cics, son los mas aplos para variar, miontras quo los caracto- 
rcs gcnoricos 6 los ([ue son comuncs a todas las c-specics, son 
los mas constantes. 

La ballcna de Groenlandia os uno de los animalos mas 
asombrosos del mundo y sus ballcnas 6 barbas una de sus 
mayores peculiaridadcs. Consiston ostas cn una hilera a cada. 
lado de la quijacla superior de iinas troscientas planclias 6 la- 
minas apiiiadas juntas cn dircccion trasvcrsal al eje mayor do 
laboca. Dentro de esa hilera principal hay otra secundaria. 
Las cxtremidadcs y margenes intcriorcs de todas las planclias 
cstan divididas en cerdas tiesas que cubren todo ol giganlosco 
paladar y sirven para liltrar 6 cerner cl agua y asegurar de 
cste modo las diminutas vi'ctimas, con las que cstos grandcs 
animalos so alimcntan. La lamina del medio, la mas larga 
cn la ballena do Groenlandia, ticnc.dioz , docc y hasla quince 
pics do longitud; pero cn las diferenlos.especios de cctaccos hay 
una graduacion de tamanos.; siendo la lamina del medio cn 
una espeoie, segun Scoresby, de- ciiatro pies, cn oti’a do Ires, 
en otra de diez y ocho pulgadas, y solamentc do nuovc on. la 
Balcenoptcra rostrata. La calidad de las l)allcna8 tambicn di- 
fierc on las dlferentes especies. . 



246 


OniGEN DE LAS ESPECIE3 


Con rcspecto a Ial>aIIonabarl)aobscrva M. Mivart, quo una 
vez o])tenulos el tamano y dosarrollo que la hacian util, su con- 
servacion y aumonlo dcntro do limites ulilizablcs, serian pro- 
movidos por la scleccion natural solo. Pcro ^como ol>tcner cl 
principio de tan util dosarrollo? En contostacion puodo pre- 
guntarse: ^Por (lud los primeros progenitore.s de la ballena con 
barbas no babian do posoor una boca construida a la mancra 
del pico laniinado do un pato? Los patos, como las ballcnus, 
sub.sislen filtrando cl fango y cl agua; y la familia se ha 11a- 
mado algunas veces Criblatoros 6 cornedores. Espcro (juo no 
ho do sor mat cntendido al decir que los progcnilores do las 
ballenas poscian roalnionto bocas laminadas como el pico de 
un anade. Uoseo unicamente haccr vor quo csto no os increi- 
ble y que las numorosas barbas do la ballena do Oroenlandia 
pudieron habor sido desarrolladas do tales Jaminiilas, porpa- 
sos delicadamonto graduales, todos y cuda uno utiles a su po- 
seodor. 

El pico do un ganso do espatula ('spatula clypcata) os una 
estructura mas hermosa y compicja quo la boca do la ballena. 
Lamundi’bulasuperiorestaprovista acadalado, en cl ejcmplar 
((uc yo examine, do una hilcra 6 peine forniado do 188 laini- 
nillas delgadas, clastica.s y cdrtadas oblicuamente , de mode 
quo acabaran en punta , y colocadas de un modo transversal 
al oje mayor do la boca. Nacon del paladar, y eshin unidas por 
monibrantis Ilexil)lcs a los lados delamandlbula. Las (|uo cstan 
al medio son las nnis largas , loniendo cerca de '/s do pulgada 
y rcliasando ‘/n de pulgada debajo del bordo. En sus bases hay 
otra hilera secundaria, corta, delaminillas oblicuamente truns- 
versalcs. En cstos diversos conceptos se asemejan a las plan- 
chas dc ballenas do la boca del eetacoo; pero liacia la extremi- 
dad del pico, se difex'cnciau mucho, porquo so proyectan cstas 
hacia adentro, on lugar de ir derochas hacia abajo. La cabeza 
enlora de csto ganso, aunque incompar.ablemente monos volu- 
minosa , os sobre poco mas 6 monos, en largo, Y,g avos dc 
la cabeza do un Baluenoptcra rostrata do regular tamano, en 
cuya especie las ballenas solo tienen 9 pulgadas do largo; de 
modo, (pie si hiciesemos la cabeza del ganso tan larga como la 
del balaeiioptera , las laminillas tendrian 6 pulgadas de largo, 
osto es, dos tercios del largo dc la ballena on esta especie del 
ccUlceo del mismo nombre. La mandibula inferior del ganso do 



OnJERIONES A LA TEOIIIA 


247 


esli'i provislci do Inminillas do igual longitudqueliis do 
itisupcrioi’, poro mds finas; y on csto so cliforeiiciA patcntomcntc 
do la (|uijivdii inferior do una ballcna quo nolioncbarba ningu- 
nu. ]'*or otra parte, las oxtremidades do estas laminillas info- 
riorcs oslun astilladas, formando puntas capilaros dclicadas, y 
pareciendosc on cslo curiosaniento a las planchas do la ballo- 
na. Ell cl genero Prion, un miembro do la familia do los po- 
treles, solo la mandibula superior esta provista do laminillas 
muy desarrolladus, y quo asoman por debajo del liorde; do 
inotlo, quo el pico do esle pajaro sc parece on csto rc.spccto a 
la booa do una ballcna. 

Do la cslructura allamenlc desarrollada del pico del ganso do 
espatulu, podemos proseguir sin grandessal tos, segun Iio apron- 
dido por informes y ejcmplurcs quo mo haonviado Mr. Salvin, 
on cuanlo a disposicion para corner sc rcfiere, por el pico do 
la Merganclfa armata, y on algunos concoptos por cl do la 
.4iA: spon.sa, liasta cl del pato comun. En esta ultima cspccie, 
las laminillas son mucho mas toscas quo en el de cspatula, y 
cslan (irmemonte unida.s a los ladoa de la mandibula; son sola- 
mente 50 on cada lado, y no sobrcsalcn nada por debajo del 
margon. Lo.s extremos son cuadrados y ostan ribetcados do un 
tejido transparento y duro, cortio para moler el alimcnto. Los 
bordos do la mandilnila inferior estan cruzados por numcrosas 
aristas finas, quo sobrcsalcn muy poco. Aunque el pico es, 
pucs, muy inferior como cedazo al del ganso do espatula, sin 
embargo, todocl mundo sabe que cste pajaro lousa constanto- 
mento con dicho olyoto. Hay otras espooios, do las que he oido 
lialjlar a Mr. Salvin, en las cualos las laminillas estan consi- 
derablemento monos desarrolladas que on cl pato comun; poro 
no so sirven do siis picos para corner el agua. 

Pasomos a otro grupo do la misma familia. En el ganso 
cgipcio, Chenalnpex , cl pico so parece mucho al del pato co- 
mun, pero las laminillas no son tan numcrosas ni Ian distinlas 
unas do otras, ni proyectan tanto hacia dentro; sin embargo, 
csto ganso, sogun mo informa Mr. E. Bartlett, «usa de su pico 
como un pato, derramando cl agua afuera por los angulos.n 
Su principal alimcnto, no obstante , es la hierba, la cual pace 
como cl ganso comun. En ostc ultimo pajaro las laminillas do 
la mandibula superior, son mucho mas toscas que en el pato 
comun, casi confluentes, on numero do 27 a cada lado, y ter- 



OHir,nN i)E L.vs esi-ijcies 

minnjido en l;i paiie «:iipcrior eu pi'f)lubor.nncias (leiili'rormes. 
I'^l paladar. tamliien osl;! L’libicrto do pi-ominenciasduraf; I’odon- 
doadas. Lus hordes do la jiiaiidibula inferior cslan en forma do 
sifi-ra. con dionles imndio mas pruminontes , toscos y aliliidos 
i|iio los ikd jiaio. El o'an.so comiin no eiornc cl agua. sino quo 
u>-a sn pit'o (?xolnsivatnente para eortnr y hacer pedaiios la 
IiitM-ba. para otiyo prop6sito esLa tanbicn dispucslo, cjue puede 
segarla mojnr fjue casi lodos los demas animalcs. Ilay oLras 
csiiecios do gansos, scgmi he oido deeir a Mr. liarllclt, en los 
cnalos las laininillas c.stan incnos dcsarrolladas que on cl ganso 
coiniin. 

Vemos, piles, ({ue un miembro do la familia del palo, con 
un pico constrnido como el del ganso comvin y adaplado sola- 
mente para pacer. 6 Iia.sta un miembro con im pico quo tong-a 
laininillas monos bien dcsarrolladas, podria convortirso por 
cainbios poipicuos en una especic como la del gan.so ogipcio, 
csta on iina como el palo comun, y por ultimo, on una como 
el do cspatula, provislo con un pico casi cxclusivamontc adap- 
tado para cernor el agua ; porque estc pujaro apenas podria usar 
nincaina parte dc su pico execplo el cxlronio cncorvado para 
coger 6 partir alimento solido. El pico dc un ganso, podria 
anadir, pudicra tambion cnnveriirse por cambios peijuGnos on 
lino provisto de dicntcs salienlcs y cncorvados como lo.s del 
Monjansei'. miembro dc la misma familia, (fuo le sirve para 
el objeto complelamentc diferente de apresar pescado vivo. 

^‘olvamos a las ballenas. La Huperoodon butons no lione 
verdadei’os dientes en un ostado elicaz; pero su paladar csta 
endurecido, segun Lacepede, con pequenos y dcsigualcs pun- 
tos duros dc cuerno. Nada hay, por tanto, dc improbable cn 
siiponcr qne alguna forma celacea primitiva csluvo provista 
dc puntos corneos semejantes cn cl paladar, a'unque quizas 
mas rcgularmente colocados, y quo como las promincncias on 
cl pico del ganso ayudan para agarrar y romper el alimento. 
Si asi os. sera dificil negar quo esos puntos podrian hal)crse 
convertido por medio dc la variacion y de la seleccion natural 
en lamiiiillas Ian bien dcsarrolladas como las del ganso egip- 
cio, en ciiyo easo luibieran sido usadas para el doble fin de 
agarrar objetos y do corner cl agua; luego en laininillas como 
las del pato comun, y asi sucosivamente hasta llegar a estar 
Ian bien construidas como las del pato de ospatula, cn cuyo 



OBJEfilONES A LA TEOniA 


249 


oa.so Iniliicraii scrvido cxclusivamcntc como aparato ccrncclor. 
Dcsclecsl'cpuiilo, cn ({uc las laminilhis serian do dos tcrcios on 
{aniaiio do las planclias do ballcna on la Balionopteni ros- 
trata , las g-i‘aduacioncs quo pucdcn obscrvar.se cn cctaccos 
quo lodavia cxisten, nos llovan on sueosion a las enormcs ba- 
llenas do la Groenlandia. Tampoco hay la mcnor razon para 
dudar do quo cada paso en esta escala pudiera haber sido Ian 
ulil a ciertos antiguos cctaccos, (ponpic las funcioncs do la.s 
partos cambiaran lonlamonte durante cl prngreso do desarro- 
liol como loson las g'raduaciono.s on los picos delos dilbrontcs 
miombro.s existcnto.s do la fainilia del pato. Tenomos quo ro- 
cordar tpio cada espocic do pato csta sujeta a una severa lucha 
por la existoncia , y quo la ostructura do cada parte do su 
con.stit'ucion nccc.sita estur ])icn adaptada a sus condicioncs do 
vida. 

Los Plenronectidfi' , 6 pcscado.s pianos, son notables por la 
poca .simetria do su cuerpo. . Dcscansan sobre un lado ; on la 
mayor parte do la.s cspecics .sobro cl ii'quierdo , pore cn algu- 
nas sobre ol dcrceho, y do vcz on cuando ocurren cjomplaros 
adultos al contrario. La superlieie inferior, 6 de dcscanso, so 
parcce a priincra vi.sta a la supcrfioic ventral do un pox ordi- 
nario; os de color bianco, monos dosarrollada cn muchas par- 
le.s quo ol costado superior, y con las aletas lalcralcs frccncn- 
tomento do inenor tamano. Pero los ojos ofrocen la pcculiari- 
dad mas notable, porqiic ambos cstan colocados en la parte 
superior de la cabeza. Cuando son muy jovenos, sin embargo, 
estan opucstos el uno al otro; y cntbiices todo cl cuerpo o.s 
simoLrico, y ambos Jados lo son tasnbion en color. Pero pron- 
to cl ojo quo correspondo al lado inferior eznpioza a deslizarsc 
lentamenlc alrodedor do la cabeza hasta el lado superior; pero 
no pasa atravesando el cranco, Cozno so penso antes (^110 su- 
cedin. Es evidento (juo si cl ojo inferior no viajara nsi , tlando 
la vuelta, no podria ser usado por cl pez cuando csta cn sii 
acostumbrada posicion sobre un co.stado. El ojo inferior Im- 
bicra estado tambien oxpucsLo a ser dcstruido sobre el aronoso 
fondo. Y que los Pleuroncct idre os tun admirablemente adapta- 
dos, por su estructura aplastada 6 irregular, a sus halzitos do 
vida, es cos.i manifiosta , por ser comunes on extremo las di- 
versas cspecics, tales como Icnguado.s, acedias, etc. Las prin- 
cipalcs vontajasasi obtenidas, parecen ser laproteccion contra 



3511 


OIUGKN DE LAS ESPECIES 


stis cnumigOH y la fucilidad jiara alimcnlarsc on el torrono. 
Los {Ul'ei’eiilcs iniombros de la faniilia presentan , sin cmbar- 
.iro. ctimo lo hace iiotar .Schiocdlo, «iina larg;a scrie do formas 
(jiic maniliestan una Iransicion gradual, desdc el llipporjlossus 
pin(iin>i. (]uc no vai'ia en un grado considerable la figura con 
(|ue sale del liuevo, basla los lenguados, que cstan cnloramcn- 
lo tumbados sobre un costado.Ji 

M. Mivart sc lia apodcrado de csto easo, y observa quo una 
repentina transforniaeion csponldnea cn la posicion de los ojos, 
es apenas conccbiblc; cn lo cual esloy con el completainente 
de acuerdo. Anade despucs: « si cl transito fuera gradual , no 
Icndria nada de claro, cn verdad , quo fueso ventajoso para el 
individuo semcjanle paso do un ojo baeia cl otrolado do laca- 
beza en solo una insignilicante fraccion do la distancia. llasta 
pareco (jue osa Iransforniacion incipiento ha de serlc mas bien 
noci va. » Poro podia Iiabcr cncontrado una respucsta d esUv ob- 
jeeion cn las excclentes observacioncs publicadas por Malm 
cn 18l)7. Los pleiironcelides cuando son muy jdvencs y lodavla 
simC'ti'icos y lienen sus ojos on los opucstos lados de la cabeza 
no jmeden conservar por mucho tiompo una posicion vertical 
por causa de la oxcesiva profundidad do sus cuerpos, del pe- 
tjueno Inmano de sus alctas lalorules y do cstar dcsprovislos 
de una vejiga natatoria. De aqui quo cansandoso pronto caon 
al fondo sobre un costado. Mienlras que eslan asi descansando 
rctucrcen a menudo el ojo inferior hacia arriba, como observe 
Malm, para ver por encima de ellos; y hacen csto tan vigoro- 
samentc que el ojo queda duramento comprimido contra la 
parte superior de la 6r])ila. La frento ontre los ojos queda 2 )or 
consccuencia, como puede verse fdcilmente, proporcionalmonte 
reducida cn anchura. En una ocasion vio Malm a un pez 
jdven mover cl ojo inferior sobre una distancia angular de 
unos 70 grades. 

Tenemos quo rocordar que cs el erdneo en la primera edad 
carlilaginoso y flexible, de modo que facilniento cede ala 
accion muscular. Tambien se sabc quo cn los animalos supe- 
riores, dun despues de la primera juventud, cede el cranco y 
se altera cn su forma si lu piel 6 los musculos estdn perma- 
nenteincnle contraidos por enfermedad 6 algun otro accidente. 
En los conejos de largasorcjas si una do ellas cuclga huciaado- 
lanle y luicia abajo, su peso arrastra adclante todos los huesos 



OUJECIONES A LA TEOItiA 


del cn'ineo del niismo lado, do lo cuul he dado yo iin ejemplo. 
Malm dice que las luievas crias de percas, salmoncs y otros va- 
rios pescados simclricos, ticnen la costumbre dedescansar al- 
gunas voces sobro un costado cn el fondo y Iia obsorvado que 
cntonccs fuerzan a menudo sus ojos inferiores como para mi- 
rar hacia arriba; y quedan asi sus craneos un tanto lorcidos. 
Estos pescados, sin embargo, pronto pueden volver a colocarse 
on una posicion vertical, y, porconsiguicnlc, no se produce un 
efecto pcrmanenle. En los plouroiioclides, por el contrario, 
cuanto mas viejos son, mas habitualmentc descansan en un 
costado a causa del mayor aplastamiento de sus cucrpos,y por 
esto se produce un efccto permanente en la forma de la caboza 
y en la posicion do los ojos. Ajuzgar por analogias, la Icndcn- 
cia al torcimiento se aumentaria indudablcmente por el prin- 
cipio de la horcncia. Cree Scliioodle, en contra de algunos otros 
naturalistas, que los pleuroneclidcs no son complctamento si- 
melricos ni aun cn el ombrion, y si eslo fucra verdad podia- 
mos entender como cicrlas espccies cuando jovcncs caen y des- 
cansan habilualmente sobro el costado izquierdo y otras sobre 
el dcrccho. Anade Malm, on coniirmacion dc la opinion ante- 
rior, que el adulto Tracliypteriis arcticus, que no es un niicm- 
bro de los pleuroneclidcs descansa sobro su lado izquierdo cn 
ol fondo y nada diagonalmento a traves del agua; y so dice que 
cn esto pez los dos lados dc la cabeza son algo desiguales. 
Nuestra gran autoridad sobre poccs, el Dr. Gunther, concluye 
su cxtracto del articulo de Malm o])servando quo ael aulor da 
una oxplicacion muy sencilla do la condicion anornial de los 
plcuronectidcs. » 

Vomos, pues, quo los primeros pasos del transito del ojo de 
un lado a otro dc la eaboza, que M. Mivart considcra nocivos, 
pueden atribuirse al habito, ventnjoso sin duda al individuo y 
a, la espccie, do tratar do mirar con los dos ojos hacia arriba 
cuando descansa en el fondo sobre un costado. Podomos tain- 
bienatribuir a los cfcctos liorodados del uso, cl hccho do quo 
la boca cn algunas clases do pescado chato este doblada hacia 
la siiperficie inferior, con los hucsos de la quijada mas fuertes 
ymas elioaces en el lado dc la caboza quo no tieric ojo, quo cn cl 
otro, por causa, sogun suponc cl Dr. Tratjuair, do alimentarso 
con facilidad sobro el terreno. El desuso, por otra parte, expli- 
cara la condicion monos desarrollada de toda la mitad inferior 



OHIGEN Die LAS KSPECIES 


■ 25 ? 

del iMierpo. inchiyondo l:is alotas latcM-alcs, niu|iic Yarrcl piensa 
([lie C‘l rodiu'ido (amano de cstas alelas cs venlajoso para el 
pc/, «p(H‘(jUC lienen macho incnos sitio para sus opcracio- 
nes (pie las mas grande.s dc encima.)) (Juizas cl menormnnoro 
dc dioiite.s en Ja jiroporcion do i a 7 on las mitadcs supcriorcs 
dc: las do.s ([uijadas do la platija, a 25 a 30 cn las mitadcs in- 
fcrinrc's, pneda dc igiial manera scr cxplicado por cl desuso. 
I'or cl cstado incoloro do la supcrficie ventral do la mayor 
parte dc los peces y dc muclios auimalcs mas, poclcmos su- 
poncr ra/ona])leniciito cjuc la falta de color cii cl pez chalo en 
el costado, quo llcvan de])ajo , sea cl izquierdo 6 cl dorccho, 
os (Icbida a la exclusion dc la luz. Pero no podemos suponer 
([ue scan dobidos a la accion de la luz cl aspccto peculiar y 
manchado do la parte superior del Icnguado, tan igual al arc- 
noso Icciio del mar, ni cl podor cn algunas espccics, como lo 
ha demostrado recientcincnto Pouclict, de cambiar su color en 
conformidacl con la supcrfieic quo les rodca, ni la prescncia de 
tul)crculos hucsosos en la parte superior del rodaballo. Es pro- 
bable (|uc aqiii la sclcccion natural haya entrado en juego lo 
misino (}ue para adaptar la figura general del cuorpo dc cstos 
peccs y inuchas otras pcculiaridades, a sus habitos de vida. 
Tenemos que no olvidar, como antes ho dicho, que la sclcccion 
natural forlaleco los heredados cfcctos del mayor 6 mcnor uso 
dc las jiarles, y ([uizas dc su desuso. Porque todas las- varia- 
cione.s espontanoas en cl ])ucn sentido scran por clla conser- 
vaclas, como lo scran lamliien aquellos individuos (|ue hcre- 
den cn el mas alto grado los cfeetosclel uso aumentado y ven- 
tajoso de iina parte cualquiora. Paroco iinposible decidircuan- 
to hay quo atri))uir on cada caso particular a los cfcctos del 
uso, y cuanto a la .sclcccion natural. 

Puedo dar otro cjomplo dc una estruclura que en la apa- 
ricncia debe su origen oxclusivamente al u.so 6 habito. La 
oxtremidad dc la cola de algunos monos americanos ha sido 
convortida cn un 6rgano prehen.sil , tan maravillosainentc 
pcrfeclo, que sirvo como una quinta mano. Un escritor de ro- 
vista, que esta de acuerdo con M. Slivartentodoslosdctallcs,. 
observa al hablar de e.sta estructura: «Es imposiblo creer que 
en un numcro eualquiera dc generacioncs, la primera ligera 
tendeneia incipicnle para agarrar pudiera conservar las vidas- 
de los individuos quo la poseycran, 6 favorecer sus proba- 



OBJEOIO.NES \ LA TEOatA ->53 

J)ilidadcs de toner y do criar dcscendencia.i) l*ero no hay 
necesidad do scmejante crcencia. Para el objclo cs muy pro- 
bable qne bastara el habilo y este casi sicmpro implica 
quc se obtiene algun Iwncficio grande 6 pequeno. Drohni •vio 
a los pequennelos de una mona africana fC'ercopit/iecitsJ 
sujelos a su madre por debajo con sus manos, al mismo tiempo 
quo enganchaban bus rabitos al de su madre. El px'ofesor 
Ilcnslow tuvo encerrados algunos ratones de cosecha f?nus 
messoriusj quo^io posecn una cola do estructura preiiensil; 
pero observo con frecuoncia que rizaban los rabos alrodedor 
de las ramas do un arbufito colocado on la jaula, y quo. do 
este modo se ayuda])an para trepar. lie recibido una rela- 
cion analoga del Dr. Giinlhcr, quo ha vi.sto un raton col- 
garse asimismo por el rabo. Si el raton do cosecha liubicsc 
sido mas estrictameiitc arbdreo, Imbieso lonido quizas un 
rabo quo por su estructura sirviera para cogerse, como su- 
cede con algunos miembros del mismo orden. Seria difi'cil 
deeir por que no ha llegado aestardotadoasi el CercopiLhacus 
considerandosus habitos cuando pequeno. Es, sin embargo, po- 
siblc quo el largo rabo de este mono sea mas util como drgano 
do equilibrio al dar sus brincos prodigioso.s, que como organo 
prehensil. 

Las glandulas mamarias son comunos a toda la clase do los 
mamiferos y son indisponsables para su c-xistencia; iieccsitan 
por tanto, habor sido clesarrolladas en un periodo cxlreuTiada- 
monte remote y nada sabemos positivamente do su mancrade 
desarrollo. Pregunta M. Mivart: «^Puode concebirsc quo cl 
pcqucuudo de un animal cualquiera escapara nunca de la des- 
truccion mamando accidenlalmento una gota de fiiiido e.scasa- 
mentc nutritivo do una glandula cutanea, accidentnlmonlo 
hiporti ofiatla, de su madre? lY aun cuando a.si fuera, que pro- 
babilidades habia do quo tal variacion se perpetuara? »; pero 
asi no csta presentado cl caso impurcialmcnte. Admiten casi 
todos los cvoiucionistas quo los mamiferos dcsciendcii de una 
forma marsupial; ysi asi cs, las glandulas mamarias habi'uji 
sido desarrolladas al principle del saco marsupial. En ol caso 
del pez Hippocamj'ius los huevos son empollados y los peque- 
iiuolos criados por algun tiempo dontro de un saco de osta 
naturalcza; y un naturalista americuno, Mr. Lockwood, creo 
por lo quo ha visto del desarrollo do los pequcnuolos, que son 



OniGEN DE LAS ESPEGIES 


JinU’idos por una secrecion de las gliindulas cutaneasdcl saco. 
Ahom bica, los primcros progonitorcs de los mamifcros casi 
antes de qiic mei’coieran sor designados por esto noinbre, ^no 
scria posiblc <juo nutrioran dc un mode semojanto a sus pe- 
(|uc‘nuclo.s':' y cn cste case los individuos quo sccretaran un 
lUiiclo on alguii grado 6 de algiina inanora mas nutritlvo, quo 
tuviera algo dc la naluralcza de la lecho, habrian criado a la 
larga un munci'o mayor do dcscendcncia bien nutrida quo los 
individuos quo soerelaran un Cluido mas pobre; y poi* lo tanto 
las glandulas eulaneas (jiio son las honiologas de las glan- 
dulas mainarias hu])iei’an sido mejoradas y converlidas cn 
mas eficaces. Sc avicno csto con cl principio cxlraordinaria- 
mento extendido de ospecilicacion, de quo las glandulas sol)rc 
un cierto cspacio del saco sc hayan dcsarrollado mucho mas 
(jue el resto, y quo hayan formado cntonces un peclio, pero al 
principio, sinpezon, tal como lo vemos cn el OrniUiorliyncns 
en la base de la soric do los mamifcros. No pretcndcrc decidir 
por quo motivo quedaron mejor cspccilicudas {]ue las otras, 
las glandulas sobro cierto cspacio, si fuc en parte por la com- 
pensacion del crecimiento, por los cfcctos del uso 6 dc la so- 
Icceion natural. 

E! dcsarrollo de las glandulas mamarias hubiesc carecido 
do utilidad y no hubiera podido rcalizarsc por medio do lasc- 
Icccion natural sin quo los pcquenuelos al mismo tiompo pu- 
dioran participar de la secrecion. No hay mayor clilicuUad 
para entendor cumo las crias dc los mamiferos ban aprendido 
instintivainente a mamar la tela, quo para entendor como los 
polios nosalidos del cascaron ban aprendido a romper la cas- 
cara del huevo golpeando con su pico, cspecialmente adapla- 
dos i'ldicha cascara; 6 como unas pocas boras despucs do salir 
del huevo ban aprendido a oscoger los granos del suolo. En 
casos semejantes parece ser la solucion mas probable quo so 
adquirio al principio el habilo, por la practica cn una edad 
m.is avanzada, y quo despues so trasmitio a la dcscendcncia cn 
una edad mas tomprana. Pero so dice que el joven kanguroo 
no mama, sino que unicamente se pega al pezon dc su madre, 
la dial tieno cl pocler de inyectar leche en la boca de su des- 
amparada oria I'l medio formar. Sobre este punto observa 
M. Mivart: « si no cxisliera una prevision especial, cl poque- 
nuolo quodaria ahogado infaU))lemontc por la introduccion de 



OnJECIOXES A LA TEOIliA 


255 

l;v Icche en la traquca. Pcro e.visfe esta prccaucion especial. La 
lariiige 'estatan prolongada que se levanta dentro dclcxtromo 
posterior del pasajc nasal, y por c.sto puede dar libro entrada 
al airopara los pulmones, mientras que la leche pasu sin lia- 
cer dano ninguno u cada lado de esta laringe alargada, y Ilega 
asi sin pcligro al gaznate detras de aquella.» Preguntiicnt6n- 
ces M. Mivart como la scleccion natural liizo desaparcccr en 
el kangiu’oo adulto (y en la mayor parte de los otros mamifc- 
ros, cu la suposicion de que descienden de una forma marsu- 
pial) esta cstructura, «cuando monos perfcctameute inoccnto d 
inofensiva.» Podria sugerirso en contcstacion que la voz ([ue 
ciertamontc os do gran importancia para muchos animales, 
apcnas podria haber sido usada con plena fuerza, on tanto 
quo la laringo entrase en ol pasaje nasal; y cl profesor Flower 
me ha indicado que esta cstructura liubiera oslorbado niucho 
a un animal para tragar alimentos s6Hdos. 

Volvoromos ahora por breve espacio a las divisioncs infe- 
rlores del reino animal. Las Echinodermata [peccs-estrollas, 
crizos de mar, etc. ) , estan provistos do notables drganos 11a- 
mados pedicellarim , los cualcs consisten cuando estan bion 
dosarrollados en un forceps tridactilo, esto cs, formadodetres 
brazos dentados (jue precisamento se adaptan juntos , y colo- 
oados on cl extromo superior de un tallo Ilexiblo movido por 
mdsculos. Estos forceps puedon hacer presa en cualquier ob- 
jeto con firmeza; y Alejandro Agassiz ha visto un oquino 6 
crizo de mar, pasandose rapidainente partlculas de escro- 
mcnto, de forceps d forceps, hasta debajo do ciertas Hnoas do 
su cucrpo para no ensuciarse la concha . Poro no queda duda 
de quo ademas de servir para quitar la porqueria de todus cla- 
scs, desorapenan otras funciones y una de ella parccc ser la 
dcfensa. 

Con rcspecto a ostos 6rganos pregunta M. Mivart , como en 
tantas ocasioncs anteriores: i<^;0ual soria la utilidad de los pri- 
meros principios rudimentarios de seniejantos estructuras y 
como podrian estos brotes incipiente.s haber conservado nunca 
la vida do un solo equino?» Anade, nni aun el repeiilino dcsar- 
rollode laaccion de asir pudo haber sido ventajosa sin el pe- 
dunculo libremonte movible, ni cste pudo haber sido eficaz sin 
las garras pai'a coger; y sin embargo , no hay variaciones di- 
minutas meramente indefinidas que pudiesen dcsarrollar si- 



?.■)() OniUEN DE LAS ESPEClES 

inulU'meanienlo cst.-is coiiiplcjas coonUiuiciuiics do usU-ucLura, 
iiOL'-ai- cslo supono nad;i inOnos (]uc afii-iiiai’ uiia pai-adoja cs- 
panti.isa.i) Por pai’adujico (]iio c.slo parczca a M. Mivavt, oxis- 
lon rioi'laniciito eii al^'tino.s poccs-cstrcllas , forceps Iridacli- 
los. inini’ivilincntc lljos eii la base, pci*o capaccs do la accion do 
a,:.'an-ai'; y os(o os compro!i.sil)lo si sirven, al monos on parte, 
coino medio do dofensa. Mr. Agiisaiz, a cuya gran amabilidad 
ilol)o nmolias nolioias sobro ostc punto, mo informa do quo 
liay olros pocos-eslrcllas, on los cnulcs uno do los tres brazes 
del forceps esUt roducido a sor un soporto do los otros dos; y 
adonias (juc hay olros gonoros on los cualos ol tcrccr brazo 
falla por complolo. En ol Eciiiiioneits csUl doscriUi la concha 
por M. Perrier con dos clascs do podicclhiria?, la una quo so 
pareco a his del eijuino y la otra a las del Spcitanguo; y eslos 
casos son inlorc.santo.s sicinpro por(|iio dan los medios do Iran- 
sieioncs ropcnlinas en la aparicncia, por medio del aborto do 
uno (le los dos cstados do un drgano. 

Con rcspcclo a las fascs del dosarrollo do eslos curiosos 6r- 
ganos. Mr. Agas.siz inhere do sus propias invosligaciones y do 
las lie Muller, ipic lanlo on los pcccs-cslrollas conio on los ori- 
zo.s do mar deben indudablcmcnlc las podicollariie sor con- 
siiloradas coino ospinas modiheadas. Puedo csto doducirse do 
sn manora do dosarrollo on el individuo y tambicn do una 
larga y perfocLa scrio do gratlacioncs on diforenles cspccies y 
gonoros dosdc simples griinulos a ospinas ordinarias y a per- 
foclas podidcllariiO tridaelilas. La gradacion so e.xtiendc hasla 
la manora do c.slar arliculadas a la concha las ospinas ordina- 
rias y las podicollariie por medio do varillas calcurcas quo las 
soportan. En ciortos gdnoro.s do pcccs-cstrcllas Kpueden cnoon- 
trarsc lodas las oombiiiacionos quo so nocositan para demostrar 
quo las pcdiccllariLO son solnmcnlo rainificacionos inodilicadas 
do ospinas.') As! Icnomos ospinas lijas con Ires ramas movibles 
dentadns equidistaiitcs, arliculadas ccrca do subaso, y miisar- 
riba, on la misma espina, olras Iros ramas movibles. Abora, 
cuando c.stas ullimas nacen do la punta do una ospina, forman 
do hecho una podicollaria triductila rudimentaria y pueden 
verse casos do csto en la misma espina al mismo tiompb (|uo 
la.s tros ramas infcriorcs. En osto caso no puedo oquivocarse la 
idonlidad do naturaloza enlrc los brazos do las podicollaria; y 
las ramas movildos do una ospina. Sc admito gcncralmcnlo 



OBJKCrONHS A LA TKOIUA 257 

ijilc las ospinas ordinarias sirvcn do proleccion ; y si asi es 
no pucdo habcr razoii pava dudar do (j;uc sirvau igualmenlo 
para el niisnio o])jcto las provisLas dc ramas dcntadas y movi- 
I'les: y con tanta mas clicucia sorvirian, tan pronto como porla 
union dc unas con olras obraran como im aparalo para asir 6 
agarrar. Asi', pucs, toda gradacion desdo una espina lij.i ordi- 
naria basta una pcdicellaria fija scria dc utilidad. 

Kn cicrkos genoros dc pcccs-cstrellas cstos organos en vez do 
cstar fijos u sujctos en un soporlo inmovil , cstan colocados on 
cl cxtroino dc un vaslago llcxil)le y muscular, aum|uc corto; 
y on cslc caso sirvon aclcmas para alguna otra funcion epic la 
defensa. En los erizos do mar pueden soguirsc los pasos por 
los euales una espina fija sc iiacc arliculada a la concha y 
(juoda dc esto mode moviblc. Dosearia yo loner ospacio aqui 
para luicer un cxtracto mas exlenso de las interosantes obscr- 
vaeioncs dc Mr. Agassiz, sobre cl desarrollo dc las pedicclla- 
riiu. Como el dice, pueden igualmenle cncontrarse todas las 
gradacioncs posible.s enlre las pcdicellariic de los peccs-o.strc- 
lla.sy los ganchos delos Opliiarii, olro grupo do los Echino- 
dormutn'', y lanibicn entre las pedicoliurijc dc los erizos de 
mar y las anclas dc los IloloUiiivicO, que tambion pertenccen a 
la raisma gran clase. 

Giertos animalcs compucstos, 6 zoofitos como ban sido llu- 
mados, a saber, losPolizoaa, cstan provistos dc 6rganos curio- 
sos Ilamados avicularias. Estos sc diferencian mucho on estruc- 
turu en las diforentes espocios. En su condicion mas perfeeta 
sc parccen curiosamonto a la caboza y pico do un builrc en 
miniatura, colocados en un cuello , y capaccs de movimicnlo 
como dc iguul modo !o os la quijada 6 maiuUbula inferior; en 
una cspecio quo yo observe lodos las avicularias dc la misma 
raina so movian a monudo simultaneamenle adelanto y alras 
con la cpiijada inferior, complctamcnte abierta en un angulo 
clcunos 90 grades, en el trascurso de unos cinco segundos, y su 
movimicnlo hacia temblar a lodo cl polizoario; cuando las qui- 
jadas se locan con una aguja, la agarran tan firmemento quo 
puede aucudirse con ella todo el miembro. 

Prosenta M. Mivart este caso, principalmcnto por la supucsta 
diiicultad de que los organos como las avicularias do los poli- 
zoasy las pcdicellarife do los equinodermatos, que considcra cl 
como csencialmcnte somejantes, hayan sido desarrollados por 

17 



358 


OIUclEN* 1)E LAS ESPECIES 
modio lie liiscloceion on divisioncs onlcrainentc distin- 

t!is del i-ciiio Povn, oil uuuiito a la cstriictura sc reliero, 

no |Miodo yo vor scincjan/ca cntrc las pediccllarue ti'iduclilas y 
las avicularias. Las iiltiinas so parecen algo mas a los cheliv 6 
pinzas do los criistaocos, y M. Mivart podia habcr prcscntado 
con igual propiodadesla.seniojanzacomo unadilicullad especial 
y auii sii parecido con la cabcza y pico do un pajaro. Ci’eon 
5Ii“. Husk, el Dr. Sinllt y cl Di*. Xitschc, naturalislas quo ban 
csitidiado cuidiidosainontc cstc grupo, quo las avicularias son 
Iioinologas do los zooides y do sus oclulas quo componcn cl 
zodfito; ol ]al)io 6 parpado raovible de lacelula corrcspondo con 
la ]naiulil}ula inferior y moviblc del avicularium. Mr. Busk, 
sin embargo, no eonocc (]uo baj’a gradacionos existcnlcs boy 
cntre un zooidc y un avicularium. Bs por laiito imposiblo con- 
jeturar por medio dc quo gradacionos utiles se ba converlido 
el uno on el olro; poro csto no quiere decir de ninguna ma- 
noru quo cslas gradacionos no hayan exislido. 

Como los cheliii do los cru.staceo.s tionon algun parecido con 
las avicularias de los polizoas — unos y otras sirvcn como pin- 
zas. — ucaso valga la pcna de demostrar que cn las primcras 
cxiste lodavia una larga serie dc gradaciones utiles. En cl os- 
lado prlmcro y mas simple, el sogmonto terminal dc un micm- 
bro cicrra, ya sobi’C la punta cuadrada del ancho segmento 
ponuUinio, ya contra todo un lado, y dc cste mode puedo lia- 
cer prosa cn un objeto^ pero el miombro lodavia sirvo de 6r- 
gano do locoinocion. En seguida oncontramos un angulo del 
ancho segmento penuUimo ligeramonte prominente armado 
algunas vecea do dicnles irregularcs; y contra cstos vien© d 
cerrar cl .segmento terminal. Por un aumento en cl tamano 
de csta proyeccion, con su figura, lo inismo quo la del segmento 
terminal, ligeramente modilicada y mojorada, cada voz so ha- 
cen mas porfectas las pinzas liasta quo al fin tonemos un ins- 
triimcnto tan elicaz como los chelae de una langosta; y todas 
csta.s gradacionos pueden sertrazadas realmcntc. 

Posco ol polizoa ademas delas avicularias, organos curiosos 
Ihvmados vibrnculas. Consisten ostos generalmonte en largas 
cerdas susceptibles do movimiento y facilmcnto excitadas; en 
una especic e.xaminada por mi, las vibraculas ostaban ligera- 
niento encorvadas y tenian dentado todo el margen exterior, y 
todas ellas cn el niismo polizoario so movian con frecuencia 



OBJIJCIONUS A LA TEOIIIA 359 

siimiltancaiiienle. do tal mndo (juo o])ran(.lo como vomos largos 
bari'iiin vapidamenlo una rama d travcs del objotivo de ml mi- 
eroseopio, Cuandosecolocal>a a sii frento una raina sc enreda- 
han las vil)nicula.s y Jiacian csfucivos violcntos para liljcrtarso. 
8e supojio quo sirven do defensa y puede vcrsoles, como ob- 
serva Mr. Busk, alxarriondo lonta y cuidadosamonlo la supcrficic 
del polizoario para quilar lo quo puoda scr nocivo a los dolica- 
das lialiilantes do las celulas, cuando son impciidos sus ten- 
laculos.n Las avioiiIaria.s como las vibraculas sirven probal)Ic- 
inento para la defensa; pero tambion cogen y matan aniinali- 
llos vivos, los ([lie .sc croc son despues llcvado.s por las corrion- 
les al alcanco de los tentaculos do los zooides. Algunas cspecics 
tioncu avicularias y vibraculas; otras avicularias solo y unas 
pocas solo vibraculas. 

No cs facil imaginar dos objetos quo mas so difcrcncicn en 
aspoclo, quo una cerda 6 vibraculum y un avicularium como 
la cabeza cle un pajaro; sin embargo, son casi ciertamentc lio- 
inologos, y ban sido desarrollados del mismo on'gon comun, a 
saber, do un zooide con su cekila. Por esto podemos entender 
como c.slos drganos van gradualmcnle de uno a otro en algii- 
nos casos, sogun informes quo tengo do Mr. Busk. Asi, pucs, 
cn las avicularias do las diversas cspecics de Lepralia., la 
mandibula movible csta tan i}rolongada y es tan semejanto a 
una cerda, que la mandilmla superior 6 del pico fijo, sii’vo so- 
lainente para determinar su naLuralcza avicular. Las vibracu- 
las puoden haber sido desarrolladas directamente de los lubios 
tic una celula, sin halier pasado por cl estado avicular; pero 
parcce mas probable que hayan pasado por este estado, por- 
qiic durante los primeros pen'odos de la transformacion, ape- 
nas podian haber desaparecido tic una vcz las otras partes do 
lacdlula con cl zooide inclusive. En muchos casos ticnen las 
vibraculas un soportc estriado on la base, que paroue ropre- 
sentar el pico fijo; aunquo en algunas cspecics falta por com- 
plete estc soporto. Esta opinion del desarrollo de las viliracu- 
las, si fuese digna do confianza, es intoresante; porque su- 
poniondo quo todas las espccios provistas de avicularias se 
hubioson extinguido, ni la imaginacion mas viva hubicra po- 
clitlo pensar nunca quo las vibraculas habian existido primero 
como parte de un organo quo sc parocia a la cabeza do un pa- 
jaro 6 a una caja irregular 6 caporuza. Es interesante ver dos 



OUIillCN liE las KSPHEIKS 

()i'.;:anos tiui :i[iaiiadainciilO! difercnLc.s, dcsarrolhulos do uu 
oriiTcii ounun: y conio cl ii'd)io niovil)lo do la cclulash'vo dc 
l>i-oleci.-ion al zooido, no hay tlil'icuUad cn creor ((ue todas las 
,L;radai.-ionos jior las ciiales sc convirlio prlinero cn la mandi- 
l)>ilii infei-iiii' ilo un aviculariuin, y luci’-o cn una cei’da prolon- 
cada, sirvicscn iji'ualmento do proloccion do modes difcrcnles 
y cn ilifei-onlcs oii-cunslancias, 

Kn cl I'cino vc.c'ctal, M. Mivart alude solamontc a dos casos, 
a .sahor; la esti'uctura do las flot'cs dclos orejuisos, y los mo- 
\ iinicnUts do las planLas Irepadoras. Con rcspocLo a las pi-iinc- 
I'a , (Hoc : 'Jai cxplioacion do su origi-n csla juzg-ada oomo 
nada satisfactoria , insulicionte del lodo para cxplicar los pri- 
incros principios inlinilcsimiilos dc eslruoturus quo no son do 
iililldail sino ciiando oslan considcrabicmcnto desarroiladas.o 
t'uinoya he Lralado exlcnsaincnlo cstc asunlo on olra obra, 
aqiii solanienle dare unos pooos dctallcs sobre una sola dc 
las mas cxlraordinarius pcouliaridadcs do las Ilorcs orqui- 
dcas, a sabor , sus poliinia. Un polliniumcn lodo su desar- 
rnllo, sc oomponc dc una inasa do grunos do p6Ien lija a un 
j>i6 elaslioo 6 caudicula, quo a su voz va tija a una poquena 
luasa do materia cxlrcmadamenlc visoosa. Las polllnias son 
por cslc medio Iransporladus por los insoolos do una (Tor al cs- 
ligma do la otra. En algunas orquideas no lieno caudicula la 
masa dopolcn, y losgranos cstan simplcmenlc unidos cnlrc si 
por hilos linos; pero como esto no sucedo solo con los orqid- 
sos, no nceesito tralar el asunto ahora. Sin cml>argo, mon- 
cionare (jUG on la base do la serio orqviidacea , cn C'jpripc- 
rh'u/u, podemos vor como so desarrollan probublomenteal prin- 
cipio los hilos. En otras orquideas se adliieron los hilos a 
un oxlrcmo dc las masas dc polcn, y csto forma el raslro pri- 
mcro 6 naoiente do una ctiudicula. Que csto es cl origon dc 
csta, aun cuando alcance cxlraorclinaria extension y oslc muy 
desarrollada, noslo prueban bastanto los granos dc polcn abor- 
lados. (|uo podemos ver algunas voces introducidos clontro do 
las paries centrales y solidas. 

Con rospoclo a la segunda poculiaridad principal, a saber: 
la pc(|ucrui masa do materia viscosa unida al extromo dc la cau- 
dicula, puede cspocincarscunalarga scrio dc gradaciones, cada 
una dc ellas dc utilidad notoria para la planla. En la mayor 
parte do las Ilorcs quo pertenecen a otros ordencs, secrola ol 



0H,IECI0N1JS X LA TICOIliA 


2(;i 

esti.irinri una poca matoria viscosa. Ahora l)ien ; cn cioi’las oi‘- 
(jiiiileas o.s soci’clrifla csla matoria viscosa, poro on cunlidados 
miielio mas grandcs, por uiio solo do los trcs ostigmas; y csto 
cstignia, (juiza a consccucncia do la copiosa secrecion, se luicc 
csloriL Cuando un iiisceto visita una I'lor de esta clase qiiita, al 
rcstrcgar, alguna do la materia viscosa, y al misino liempo 
tainl)ion sc llcva con clla algunos granos do polcn. Do.sdo osla 
condicion scncilla, quo apenas sc difercncia do la do una nuil- 
litud do (lores comunes, hay innumorablos gradacioncs hasla 
las cspocicscn quo la masa do polon tormina on una caudicula 
siielta may corla, y hasta otras on quo la caudicula se unc lir- 
mcincnte a la matoria viscosa y ol mismo ostigma cstoril esta 
muy modilicado. En csto ultimo caso tenemos un pollinium 
cn su condicion mejor dcsarrollada y mas porfocta. Ei quo poi’ 
si mismo examine cuidadosamento las I’lores do las orquidoas 
no negard la cxistoncia do esa scrio do gradacioncs dosde una 
masa do granos do polcn mcramentc agrupados por hilos, eon 
cl ostigma quo sedifcroncia muy poco del do una llor ordina- 
ri'i, hasta un pollinium altamonte coniplojo adinirahlomentc 
adaptado para cl trasporte por los inscctos; ni negara tampoco 
([uetodas las gradacioncs on las diversas especios oslaii admi- 
ra!)lemoiile adaptadas con rclacion a la ostructura general do 
cadaflor, para sor focundada por medio de iiisectos diforontes. 
En csto y on casi todos los demas casos la invcstigacion pudicra 
llevarso hacia atras mas lojos todavia y preguntarse c6mo el 
cstigma do una Hop ordinaria llog6 a scr viscoso; pero como no 
sabemos la hisloria completa de ningun grupo do sores, cs tan 
inutil haccr estas preguntas como dcsosperado el Iratar do 
contestarlas. 

Volvainos ahora d las plantas trepadoras. Pueden estas scr 
divididas en una larga sorie, desde aquollas quo simplemcnto 
so oiiroscan alrededor de un apoyo hasta las quo yo ho llamado 
trepadoras do lioja y las quo cstan provistas do zavcillos. En 
oslas dos ultimas clascs los tallos, aumjuc no siempro, han per- 
dido el poder de onroscarse; pero consorvan el poder do rcvol- 
verse quo los zarcillos poscen de igual mode. Las gradacioncs 
dosde las enredaderas do hojas hasta las que tionen zarcillos 
eslan asombrosamente unidas, y ciortas plantas puedonindife-* 
rentemonto ser colocadas en cualquiora do las dos clascs. Pero 
al ascender la scrio , dosde las quo solo so onroscan hasla las 



20 -:? 


(lUir.KN r»K i.AS ksi’Ei'.il-s 


iropadoras de liojas. una ciialidad impoidiuito sc ciicueiitra, a 
salicv: la sensi))ilidatl al tacto, pov cuyo medio los pcdunculos 
(Idas hojas 6 I'lorcs, d do cslas modilicadits y convoiiidas on 
zaivillos, son excitado.s a doljlarsc idred(jdoi' y a agarrar el ol)- 
je(o quo la.s toca. El (|uc (niicra Icor mi mwnoi’ia sobro cstas 
plaiilas, admitira, ccoo yo, (jiic lodas las muchas gradacioiics 
en ruiH'ion y on osliaicUtra ciiti’c las (jtic so cnrosoan scncilla- 
mciile, y la.s (jue liciioii zavcillos, son on lodos los cases venla- 
Josas on alto grade a la.s e.spccies. Per cjemplo: cs claramonto 
veiiliija grande para una planla quo sc cnro.sca, Ilogar a .ser uua 
ti'ciiadora do hojas, y os probable quo toda planta do csLa claso 
posoycra Iiojas con largos pedunculo.s so hubicra dosarro- 
llado on una trepadora do hojas, si los pcdiinculo.s iuibicran 
porcibido en un grado petpieno la nccesaria sensibilidad al 
facto. 

Como onroscar.se c.s cl modo m;is .scncillo de suldr sobro un 
puntodo apoyo y Torma la base do nucsti'a scric, so ocurre na- 
turalincnto la prcgunta de c6ino adquirieron las plan Las eslc po- 
deren un grado incipionlo, quo ludna do sor dcspucs mejorado 
y acrccentado por medio do la seloccion natural. El podcr do 
cnroscarso depende: prinioro, do quo lo.s tallos cuando son licr- 
nos scan en c.xtrcmo lle.xil>les (pero eslc cs un caracter comun 
a muclias plantas quo no son trepadoras); y segundo, cn quo 
cslan conlinnainento doblandoso en todas dircccioncs en el 
mi.smo c'lrdon , y suce.sivaniento unos dcspucs do otros. Por 
eslc inovimicnto so iiiclinan a Lodos laclos y se mueven en 
redondo. Tan pronto conio la parte inferior do un tallo ehoca 
contra un olijcto cuahjiiiera y sc detiene, la parte superior 
siguc doblandoso y rcvoIvmnclo.se, y asi necc.sariainonlo sccn- 
rosca alredcdor y hacia arriba del soportc. El inovimicnto de 
revolversocesa despuos del temprano crccimiento do cada vas- 
tago. Como cn muchas familias de plantas extensamonto sopa- 
radas hay especies solas ygeneros solos quo posecu el poder de 
revolverse, y quo por esto se ban hocho euredadcras, dohen de 
halicrlo ad([uirido indopendienlomento y no pueden haberlo 
herodado de un progenitor comun. Me inclujo cslo fi predeuir 
quo una ligora tendcncia a un inovimicnto do csta clase es- 
taria Icijos dc sor cosa rara en las plantas quo no trepan, y 
(jue esta Icndencia liabia dado la base para que la seloccion na- 
tural Irabajara y mejorara. Cuando Iiicc csta prcdiccion, sola- 



OnJEfllONES A LA TEOIIIA 


2G3 


mcnlc conociii un caso imperfccto, que era el do los peduncalos 
nuovo.s do In I'lor do una Maurandia, quo sc rcvolvian ligcra d 
irrogalarmcnle como los tallos do las plaiitas enredadcras, 
poro sin haccr uso alguno cle oste habito. Poco dospucs, dcs- 
eubrio Frilz Mullor quo los tallos tiernos de un Alismn y do un 
Linitm, planlas quo no trepan y cpie estan muy separadas on 
el sisLcina natural, so rovolvian clara, aunque irregularmente, 
y dice ((uo fcieno razoncs para sospecliar quo esto oourro con 
algunas planlas mas. Paroco scr quo ostos ligoros movimien- 
tos no son de ulilidad para las plantas en cuostion, y dosdo 
luego, que no son del mcnor uso on cl sentido do trepar, quo os 
el punlo quo ahora nos iinporta. A pesar do lodo, podemos vor 
quo si los tallos de cstas plantas hubicsen sido lloxiblos , y si 
cn las condicioncs a que estan o.xpueslas los hubieso aprove- 
chado el subir a una alLura, el habito de revolverse ligora e 
irrogularmento, pudiera habersc aumontado y utiiizado por 
medio de la scleccion natural hasta quo hubieran llcgado a 
converLirse en especies enredadcras bicn desarrolladas. 

Con rcspecto a la sensibilidad do los podunculos do las ho- 
jas y flores y de los zarcillos, son aplicablcs casi las mis- 
mas obsei’vaciones que en cl caso do los moviniiontos rcvol- 
ventes de las plantas enredadcras. Como un vasto numcro 
de cspocios qucportoneccnagruposmuy distintos osta dotado 
con esto goncro de sensibilidad, dobe encontrarseleon una con- 
dicion nacientc on muolias planlas quo no se ban hecho tropa- 
dorus. Asi .sucedo: observe que los pcdiinculos tiernos do la di- 
cha Maurandia se oncorvaban un poco haciaol ladoen que sc 
les toeaba. Morren encontrd cn diversas especies deO.\;ali.s, que 
las hojas y sus tallos so movian, ospecialmonte despucs de es- 
tar expuestos a un sol a))rasador, cuando se los toeaba dulcc- 
mento y ropotidas voces, 6 cuando sosacudia la planla. Repeti 
estas obscrvaciones en algunas otras especies de oxalis con cl 
niismo resuitado; en algunas de ollas el movimiento era claro, 
pero fu6 mejor visto en las hojas nuevas; en otras era extrema- 
damonte ligero. Es un Iieclto mas importanto, quo segun la au- 
torizada opinion do Ilofmeister, los brotes y las hojas nuevas 
do todas las plantas so muovon despues de ser cstas sacudidas; 
ya sabemos que en las plantas trepadoras los podunculos y 
zarcillos son scnsibles solainonte en los primeros penodos do 
crocimiento. 



■•.’<15 OiUiilCN IjK l-AS KSI-DlUKS 

Apt-nas es posilile quc lorlos cstos niovimienlos ligoros, do- 
hidos i'l uii tr>qiic 6 sacudiuiienlo on los driranos jdvcues y cl 
c^t:ldo do orccimionlo do las pluntas , piio<lan Lenor para listas 
iiiipcrtaiu'ia al^^uiia fiiiK'ional. Pero jiosccn las planlas, olic- 
dooiondii a varitis oslinuilos, podcres do movimicnlo, (juc 
soil para ollas do inaniliesla imporlancia; por cjcmi)lo: lu'ioia 
la liiz, y mas raramciito dosdc la luz, on contra do la Iracoion 
<lo la irravodad, y mas raramenle on cl scntido de dsla. Cuando 
sc oxoilaii por el galvanismoopor laabsorcion do eslricnina los 
nervios y musoulos de un animal, los movimicntos ([ue son la 
consccMiencia i)aedcn llamarsc rcsullado incidental, poniuc los 
nervios y los musculos 310 so han hecho espccialmcnlc sensi- 
blcs a cslos cslimulos. Lo miS3no parecc suoeder con las plan- 
tas: (|ne son cxeitadas de una maiicra incidental tocandolas 6 
saciidiendolas, porejuo lienen cl podor do moviniiento cn obo- 
dioiicia a cierLos esliimilos. Por csto no hay grandcs dilicuUa- 
des para admitir rpie, cn el caso dc las trepadorns do hojasy do 
las quc lienen zarcillos, sc ha aprovcchado osla londcncia, quc 
despucs sc ha auincnlado por medio de la scleccion natural. 
Es pi‘ol.)ablc, sin cmbai'go, por razoncs quc ya ho dado cn la 
3nomoria aUidida, quc csto liabra ocurrido solamcnte cn aque- 
ILas planlas ((uo liul)icran yaadtiuirido cl podor dc revolvcrsc, 
y <juc dc e.ste modo so hubicraii hccho cnrodadcras. 

lie tratado ya dc explicar como so hacen las planlas enreda- 
deras. a saber, por el au.mcnto dc una lendencia a movimicn- 
los ligeros 6 irregularcs rcvoivcntcs, (^uc al principio no fuc- 
ron do utilidad para ellas: oslc movimiento, lo mismo ({ue el 
(Ichido a un toque 6 saoudiinionto, son cl rosultado incidental 
del podcr dc movei'so ailquirido con otros propositos venlajo- 
sos. Xo prctciidcrc docidir si la scleccion natural ha sido ayu- 
dada por los efcctos heredados del uso durante el desarrollo 
gradual dc las plantas trepadoras, pero suhenios quc ciertos 
movimicntos periodicos, tales como el ([ue se lui dcsignado con 
cl iiombro de suciio do las plantas, csU'in gobernados por cl 
bubito. 

Rastante consideraeion ho prostado, acaso mas quo la sufi- 
ciento, a los casos escogidos por un naturalista habil para 
pi\)l)ar (]uc la scleccion natural cs incompetente para explicar 
los cslados incipieiiles de las estructuras litiles, yespero haber 
dcmoslrado (fue cn cstc punto no hay una gran diiicultad. Una 



OnJEClONKS A LA TEOlltA 205 

buena oportiinidiid .sc me Iia presentado asi para cxtciulcrmo 
uii poco acorca de las gradacioiies do cstructura frecucale- 
monte asociadas con un cambio de fiincioncs; asuiito impor- 
lanle no tratado con suficicnlc extension en las cdicionc.s an- 
tcriores de eslaol)ra. Abora rccapilularc brevemente los casos 
quo preceden. 

En la girafa la continuuda con.scrvacion do los individuos do 
algun riimiador extinguido que alcanzara a lo alto, quo lu- 
vicra cl cucllo mas largo, las piernas mas altas , etc. , y quo 
pudicra parecer un poco mas alto quo el termino medio; y la 
dcstruccion continuuda dc aquoUo.s iiuc no pudiei’un comer tan 
alto, hubiora baslado para la produccion dc estc nolalde cua- 
drupedo; pero el uso prolongado do todas las partes junto con 
la hcrcncia, Iialna'in ayudado dc una maneru importanto a su 
coordcnacion. En los muchos insoctos (juo imitan a vario.s ol)- 
Jolos no cs improbable la creencia dc quo fuera en cuda caso 
fundamento para cl truliajo dela scleccion natural un pureoido 
accidental a algun objeto comun, perfeccionado despuos pov la 
conservacion ocasional do ligeras variaciones que liicieran cl 
pareoido on lodo mas perfecto; y csLo habra seguido por todo 
cl tiempoque cl insccto continuara variando, y que un pare- 
cido cada voz mas porfcclo le sirviera para escapar dc encini- 
gos de buena vista. En ciortas espccies do.ballenas hay una 
tcndencia a la formacion do puntitos corncos irregularcs sobre 
ol paladar, y parecc cstarcompletamcnte dentro del campo do 
la seleccion natural preservar todas las variaciones favora])lcs 
hasta ([uc los pantos fucsen convortidos primero on botones 6 
dientes laminados oomo los del pico do un ganso, luego on la- 
ininillas cortas como las de los patos donic.sticos, despues en 
laininillas tan porfoctas como las del pato do espatula, y final- 
mcnlo, cn las gigantescas ballcnas ([uo sc encuentran on la ])oca 
del cotaceo de Groenlandia. En la familia do los patos sirven 
las laininillas primero como dientes, luego, on parte, como 
dientes y cn parte como aparato filtrador, y, por ultimo, casi 
exclusivamente para ol sogundo propdsito. 

El habito 6 ol uso poco 6 nada puoden haber hecho, en cuanto 
poclomos juzgar, para el dosarrollo de cstructuras, talcs como 
las laininillas dc cuorno 6 ballcnas do que venimos tratando. 
Por otra parte, la variacion dc sitio del ojo inferior do un pes- 
cado chato a la parte superior de la cabeza y la formacion do 



oniiJiCN lii: i-as ivSiujinKs 

ua raho I'l-cOion.si] , piiLalcn alribuirsc ca.si poi’ coinplelo al 
(.'.oiUinuiitlo USD cojnijitiailo con la lici’oncia. Con respcclo ii las 
Idas tic los aninuiles supci-ioi'cs, la conjelui’.a mas pndxible cs 
tpie j'l-iinilivainciUc las .cliincliilas culancas do toda la supor- 
Jific tic un saco marsupial socrclabaii uii rii'iido nuli'ilivoy 
(pic cslas tibnidiilas I'licron mcjoradas cn sus funcioncs por 
medio dc la sdcccion naUiral y eonccnlradas cn un c.spacio 
liiiiiladti, on cuyo caso huliicran Ibrmado nmi Icta. No os ma- 
yor la ililicullad cn eomprender cumo las ramilicadus espinas 
dcal;c'iin antic’uo e([uinodcrmo a (juicn Servian como dc del'en- 
sa. sc desarrollaron por medio dc la scloecion natural hasla pe- 
diccllariat Iridadilas, (|uo para ontciulcr el dcsarrollo dc las 
pinzas dc los criislaccos por medio dc modilieacioncs liy-oras 
ulilizables cn los scg'incnlos ultimo y pcnullimu dc un miom- 
bro ijue al principio solo sc usalja para la locomocion. En las 
aviciilarias y vi])r;iculas do los polizoas tonemos ijrganos muy 
dilcrenles cn apariencia, dcsarrollados del mismo orig-eii ; y 
cn las vibraeulas podemos entendor edmo liabran sido dc uti- 
1 idad las gradaciones sucosivas. 

En los pullinia dc las oripiidcas. los lulos quo en un princi- 
pio sirvieron para unir los granos do p61cn, puedon sor traza- 
dos IiasLa quo Hogan a scr eaiuHculas; c igualmente pueclcn sc- 
guirsc lospasos por los cualcs la materia viscosa, tal como la 
sccrclan los cstiginas dc las ilores oialinarias, y sirviondo toda- 
via al mismo proposito , aumpic no enlcramcnte, llegaron a 
unirsc a los extremos iibres do las caudiculas ; siendo toclas 
eslas gradacioncs cn benciicio manilmsto dc las planlas en 
ciicslion. 

Sc ha preguntado frocuentemonte; si la sdcccion natural 
cs tan potontc, ^.por qmi ciertas ospceics no ban adquirido osla 
6 la olra estructiira, quo al parecer les hubicra sido vciitajosa? 
Poro no os razonablc osperar una conteslacion prccisa a tales 
pregunlas, considcrando nucstra ignorancia sobre la histovia 
pasada do cuda espccie y soln’C las condiciones (^110 en la ac- 
liu.didarl tlelcrminan su distribucion y numero. En la mayor 
parte dc los casos Bolainonto pueden darsc razones g-cnoralcs; 
pero on algunospocos las hay cspocialcs. Asi, pues, paraadap- 
tar una cspecie a nuevos habitos de vida, son casi iiidispcnsa- 
l.)Ios miichas modilicacioncs coordiiiadas, y pxicde habor suce- 
dido a menudo (pic las partes ncccsarias no hayan variado on 



OBJiT.lONES A LA TEOIUA 


207 


ol l.iuon sonlicio 6 liasUx el j^rado juslo. iluuhas especics dobcn 
do Iiaber cstado impcdidas do aumcntarel numoroporagcntes 
dofilructoros, (|ue nin^-mui i-clacion tcnian con cioi’las cslinic- 
lurafi ([uc iniaginainos quo hubieran sido adquiridas por me- 
dio do la seicccion nalura!, por ])arcccnios vcntajosas para las 
especies. En esle caso, corao la lucliapor la exisloncia no de- 
pendia de esas estrncturas, no pudioron sor adquiridas por 
medio de la seloccion natural: on muchos casosson neccsavias 
condioiones complejas y do larga duracion, y muchas voces 
do una naturalcza peculiar, para cl dosarrollo do ima estruc- 
tura; y pueden rara vez haberocurrido las condioiones re(|uo- 
ridas. La crocncia de quo una estruclura dada, quo creemos 
mudias voces cquivocadamontc que hulDicra sido ventajosa 
para una ospocie, dcl)eria on todas las circunsLancias scr ad- 
quirida por medio de la seicccion nalural, cs contraria, a lo 
quo podeinos comprender , a la manora do obrar do csta. 
M. Mivai'L no niega quo la seloccion nalural ha rcalizado algo; 
pero la considera ncomo demostralivamentc insuHciciiLen para 
resolver loslcndmcnos (jue yo alribuyo nsu intervciioion. Sus 
prineipalcs argumentos ban sido ya considcrados, y los demas 
lo scran mas adelante. A. mi me parecc que no tienen mucho 
de dcmostracion, y quo tienen poco peso on comparacion con 
los que hay en favor del pocler do la seleccion natural adqui- 
rida por las otras causas frocuciitoinoiitc cspeciiicadas. Mo 
veo obligado a anadir, quo algunos do los hcohos y argumen- 
tos quo aq\u ho usado, ban sido ya expresudos antes con cl 
inisino objeto en un oxcolente articulo rocionlomcnlc publi- 
cado en la Medico-Chiriirg ical Review. 

Hoy por hoy, casi todos los naturalistas adinitcn la cvolu- 
cion bnjo una u otra forma. !M. Mivart cree que las ospccies 
cambian on virtud de «una fuoiva 6 tendcncia interna, » sobre 
las cuales no so pretendc saber nada. tiue las especies tienen 
una capacidad de .cambiar, lo admiliran todos los cvolucionis- 
tas; pero no es necesario, a mi modo de vor, invocar ninguna 
fuerza interna quo no sea la tendcncia a la variubilidad ordi- 
naria; la cual, con la ayuda de la seloccion por el hombro, ha 
dado nacimiento a tantas razas domcsticas bion adaptadas, y 
la cual, con la ayuda do la seloccion natural, originaria igual- 
mente por pesos gradualos razas 6 especies naturales. El re- 
sullado final habra sido, como ya so ha explicado, general- 



OllIilKN Dli I.AS liSPECIKS 

mciito iin uiloL’into en l;i oiyaniziu-ioii, auinjuccii al.irunos po- 
cns casos tin n‘ti‘oeof^<i. 

M. Mivarl.so inctina atlumas a crccr, y algiinos naliiralislas 
osli'ui <.-iin t'l (le ai'iicf.lo, quc las espccics luievas sc munilics- 
taii (le rcjicnie, 'ijxd-niorlilieacioiies (|(ie aparcccn dcscio hiego.x 
I'or ejetnjilo: sujioiio ijiie las ililercncias cntfc cl oxtiii^uido 
liipj>arioii do Iro.s dodos y c:l caballo, surgicron repcntiiuimon- 
Ic. Jtiz;i'adificil do crccr ([ no el ala do un pajaroscliayadosarro- 
Ilado do oira maiiera (|ue por uiia modilicacion rclativamciito 
l)rusca. do naluralcza marcada c iiuporlaiilc ; y, al parcccr, 
(|uerri:i e.xlendcr la misma opinion a las alas do los inurcid- 
lagos jiinritfh'u-lilnx. Esta conclusion , <iiic indica grandes la- 
gunas 6 soliicioncs do conlinuidad cn la serio, pareccnie im- 
probable en cl mas alio grado. 

• Tixki el (pie crca cn la evoliicion Icnla yg-radual admiiira 
desde luego (|iie |)uodc habcr h;d)itlo cainbios especillcos tan 
bruseos y lai^ considerables como una simple variacion cual- 
(luiora do las quo cncnnlranios cn el cstado silvcstrc d liaslaen 
cl domeslico. Pero como las cspccics son mas variables cuando 
ost:'in doineslicadas u ciillivadas quo cn sus condicioncs nalu- 
ralos, no es probable (jiie variacioncs Ian grandcs y rcpcnlinas 
Inyan oenrrido cun freeiiencia cn cl cstado natural como sc 
sabc (pic dc vcz cn cuando snrgcn cn cl cstado domcstico. Do 
cstas ultimas variacioncsalgunas pueden scr ati‘il)uidas al sal to 
atr.'us; y los caraclcrcs que ilc c.slc mode reaparecen probublc- 
mento fucron cn muchos casos adejuiridos a! principio dc una 
inancra gradual. Todavia iiiayor numoro dc ellas son mons- 
Irucsidadcs, como los lioinbres con scis dedos, los hoiul)rcs 
puorco-cspincs, los carncros ancon y cl ganado niata, etc.; y 
como son enteramonte diferentes cn caracter dc las cspccics 
naturalos, may poca liiz arrojaii on uuc.stro asunto. Excluyendo 
semejantes casos dc variacioncs bruscas, los pocos ({uc qiiodan 
constituirian cuando mas si sc los luillara cn un cstado Jia- 
lural cspccics dudosas intimamente rclacionadas con los ti- 
po.s dc sirs anleccsores. 

Mis razones para dudar dc (pic las cspccics naUiralcs hayan 
cambiado tan bruscumente como lo ban hocho ocasioiialmentc 
las razas domcsticas, y para no crccr cn al)soIuto quo hayan 
cambiado do la mancra niaravillosa indicada por M. Mivart 
son las (fue .sigucii. Segun iiucstra cxperiencia ocurren variu- 



OnJEl'IOMJS \ LX TKOUiA '20.9 

cionc.s hrusciis y fiicrtcinoiila miu-cadas on iiuos(.i‘as produccio- 
iioH (loiiio.slicas solatnoiilo on casos aislados y con g-ranrlcs in- 
lorvalos do Uenipo. 8i ocurrioson lo mismo on el cslado nuLural 
estarian cxpiicslas a pofdcrso, como yasc oxplico antoriornicii- 
k'. pof causas accidcnlales do dostruocion j'por los consig-uion- 
tes cru/amicntos; so sabc (juo asi succdo on la domeslioidad 
ciiando las variaoionos bniscasclc esta clasc no son cspocialincn- 
le prcsorvadas y scparadas por ol cuklado del homljrc. Poi* csla 
razon, para quo aparecicra una ospccio nuovu ropentinumente 
a la mancra quo M. Mivart suponc, os casi necosario crocr, on 
contra do Loda anaiogi'a, quo algunos individuos niaravillosa- 
incnlc oainlnaclos aparccicran .siinuUancanienlo dontro do la 
inisma localidad. Esta dificuUad csla evitada, como on cl caso 
do In seloccion inconseionlo por cl hombre, con la leoria do la 
evolucion graclLuiI, on virlud do laprosorvacion do un gran nu- 
incro do individuos quo varicn mas 6 monos on una dircceion 
favorable cualquicra y do la dcstruccion do un gran numcro 
cpio vario on sentido opucsto. 

Apenas bay lugar a la duda sol>ro (juc muchas cspccies ban 
sido dosarrolladas do una manora cxtromadamenlo gradual. 
Las c.spccics, y hasta los generos do muchas granclo.s lamilias 
naturales, cstan Ian inmcdialamcnle enlazados, quo es dificil 
dislinguir no pocos do olios. En cada continenlo al procodcr 
del Norte al Sur do las lierras bujas a las alias, etc., nos on- 
contramos con una caterva do espocios intiinamonte relaciona- 
daso roprcsenlnlivas; y lo mismo nos succdo on cierlos conti- 
nonlcs separados quo tonemos razofies para crocr quo cstuvic- 
I'on iinidos en olro tiompo. Pero al haccr cstas o]3SGi'vacionc.s 
y bis domas quo vicnen, mo vco obligado a aludir a punlos 
quo lodavia lian do cliscutirso mds adelanto. Veasc las muchas 
islas quo rodcan un continonto, y veaso cudntos do siis ba])i- 
tantc.s puedon mereccr solamcnto cl rango dc cspecies dudo.sas. 
Lo mismo aconlocc si miramos a los tiempos pasados y coin- 
paraino-s las espocios quo acabun do desaparoccr con las (]ue 
todavia vivon on las mismas rogionc.s, 6 si comparamos las 
ospecics losiles entorradas on las subcapas do la misma forma- 
cion geologica. Es en verdad manifiesto quo multitud do ospe- 
clos oslun rclacionadas do la manora mds intlma con otras cs- 
peoios (]uc todavia cxiston 6 quo ban existido rccionlcmonte; y 
poclria aponas sostenorso quo talcs espocios ban sido dosarro- 



OUif.IiX DK LAS KSI'ICCIKS 

lludris lie un.i niiuici’u lirusca (S ropeiitina. Es pi'ceiso no olvi- 
ilar (anipoeo cuandr) jniratnas las paries especiales de cspeeies 
iiunediatas, eii vez du ospeeies distiiitas, (|iiopueden Ivazarso 
.i:'ra>laeiono.s nuinerosas y asoin])rosainenle dclieadas (juo co- 
ne.'laa eslrueliu'as oxtraordinariaineiilc dil'crentes. 

Miirho.s iri'andcs yrnpos de Iieeiios son eoiuprciisil)les sola- 
mente jior cd pa'incipio de (|ue las espeoios so han desarrollado 
por pasoH muy poquenos. Por cjemplo, cl lieclio do (luo las cs- 
pecies iiicluidas eji los .inincros mas graiulcs esten mas I'nlinia- 
meiile relaeiouadas ciitrc si y prcscntou mayor niimero do va- 
riodados (pic las especics cn los gcncros mas pcqucnos. Las 
primerus cslan lamliien ayrupadas cii peipiciios pclotoncs 
cumr) las variedades alredcdor de las ospcoies; y presenlan 
olras analogias con las variedades coino sc domosLro cn nucs- 
Iro capilulo segundo. CuJi oste mismo principio podemos cii- 
Icndcr edmo los caracteres cspeeificos son mas variables quo los 
caraclcrcs gcnca'icos, y c6mo las partes quo scs dosarrollan cn 
un grado extraordinario 6 do una manera oxtraordinaria son 
mas variables (pic las demas partes dc la misma cspecio. ilu- 
chus heelios analogos podrian citarsc quo todos hablan cn cl 
mismo sentido. 

Aimipie easi ciertamente so ban producido muchisimas espe- 
eies por pasos ipic no son mayores ipie los qiie separan delicadas 
variedades, puedc sostenerso quoalgunas lian sido dcsarrolla- 
das du una manera diferento y brusca. No dobo haoerse, sin 
embargo, csta conccsion sin (pic sc den para ello fuertos prue- 
bas. Las analogias vagas, y cn algunos conceptos falsas, como 
ha demostrado quo lo son Mr. Chauncoy AVright, que han sido 
pre.scntadas cn favor de estaopinion, talcs como la cristalizacion 
I’cpenlina dc sustancias inorganicas, 6 la caida de un csforoide 
dc facetas, do una faceta d otra, aponas merccen coiisidera- 
cion. Una clasc de hochos, sin embargo, a saber, la rcpcnlina 
apai'icion de niicvas y di.stintas formas de vida cn iiucstrns 
formacioncs gcoldgicas, apoya d primera vista la crccncia cn 
cl desarrollo ropentino; pero el valor de esta prueba elependo 
enlcramonte dc la pcrfcccion del rogislro geologico rclativo d 
periotlos rcinotos cn la liistoria del inundo. Si este registro cs 
tan fragmentario como muchos geologos aflrman con mucha 
fiierza, nada hay do extraho on ipie aparezean niiovas formas 
subilaincnlo dcsarrolladas. 



OUJIJCIONES X LA TEOllIA 


271 


A incnos quo admilamos ti’ansformacione.s Ian prodig'iosas 
eomo las (juo dcliondo M. Mivart, talcs coino el I'cpontino dcs- 
arrollo do las alas do pajaros 6 imircielagos d lasul)ita convci’- 
sifrn do un hipparion on un uaballo, aponas la ci’concia on las 
niodilicacioncs bruscas da luz algiinapar.a la falta do oslaboncs 
do enlace on nucslras foi'iiiacioncs gcoldg'icas; pcro la enil)rio- 
lagia prosenla una pi’otcsta fucidc conti’alasci’ccnciascn eam- 
bios ])ruscos. Notorio os quo las alas do los pajaros y murcicla- 
gos, y las pioi’Jias do los caballos y olros cuadrupodos son in- 
distinguil)lGs on an pcriodo cmbrionario temprano, y ({uc sc 
van diforcnciando porpasos inscnsi])lcmcntc clolicados. Pucdcn 
explicarsc los parccidos emlniologicos do todas clasos, coino 

10 voronios mas adebintc, porcine liayan variado clospuos do la 
primcra juvcnlud los progcnitorcs do nuostras ospcoics cxis- 
tcntes, y hayan transinitido sus caraclcrcs iiuovumontc adqui- 
vidos a su dcsccndonoia on una odud corrospondicnto. El cin- 
])rion qucda asi casi sin afoctar, y sirvc coino un registro do la 
pasada condicion do las espccics; por eslo sacedoquo las cspo- 
cies exislontes durante los primcros pen'odos tic su closarrullo, 
separezcan tan amenudo a formas antiguas y cxting-uidas (|uc 
perlcnoccn a la misma claso. Con csta opinion so!)rc el sig- 
nilicadode los pareoidos cmbriologicos y verdacleramcnto por 
una opinion cual(|uicra, cs increible quo un animal haya su- 
frido transformacioncs tan instantancas y liruscas como las 
arriba indicadas, y quo no tcngun, sin embargo, ni una luudla 
on su condicion cmbrionica do ninguna modilicacion rcpciUi- 
na, siondo todos los detallcs do su eslructura desarrollados por 
pasos insonsiblcincnto dclicados. TodocI quo crca quo por me- 
dio do una fuerza 6 tondenci.a interna, una forma antigua so 
transformo ropontinamente on unacpie tuviora alas, por cjcni- 
plo, so vera casi obligado a suponcr on contra do todaanalogia 
que variaron simultancamcntc muchos indivi'cluos. No puedo 
negarse que cambios do cstructuras tan ])ruscos y grandos son 
on un todo diferontes do aquellos quo la mayor parte do las cs- 
pccies ban atravosado al paroccr. Se vera obligado lainbion ado- 
mas a crocr que muchas ostructuras horinosamcn to adaptadas 

11 todas las demas partes do la misma criatura, y il las condi- 
cionos quo las rodean ban sido repontinamento proclucidas; y 
no sora posiblo (juc oncuentro ni lasombra tie una cxplieacion 
para tan complcjas y maravillosas coadaptacioncs. Se vera 



27'^) OltirtEN UE LAS liSPHi’.IES 

forziiilo ;'Kulmilir <iuc csUs gnmiU'S y I'opentin.is tn.nsfunna- 
ciimi's no Inin doj.-ulo cn ol emln'ion nisgo ile su nccion; ailmi- 
tir to(li) Oslo eiin mi moilo do ver deini- lus rcinoii do la cicncia 
pivrii L'lUrar cn Ins del milacTO. 



CAPITLILO Vni. 


JNSTINTO. 


L IS iiislinlo? son eomjvarahles mu Jo? Ii iliit )S, jicro iliforcntos on siini-iupn. — 
Iiistiiilns tfi'.'K.finclos. — Il'irmi^'as y luiljiiiias. — Instil lOi variAl>Ios. — Instinlos 
ilnnn'sliiNn, sunri'ijcn.— Iiistiiitos naliit'aios dol ciumOj mololliriis, avoslriizy alip- 
jas pai'iisitas. — Hnrmi^Msqne lianen cselavos. — La a'leju tie ualmona, sii< ins- 
tiulos ilii Itauer coMns. — L ms caiitliios de iiislinlas 3' p.sfructiii’.'is no son siiiuil- 
ti'ineos por nroesitiail. — Diliinilloik'S ile la tcm-la dola solcooioa iiat iral ilclo; 
iiisliiitos. — Iiisccfus neulros 6 osterilcs, — Rosiimcn. 


^Iiiulios iiistintos sou tuu marnviilosos f]uc su desui-rollo sera 
probaldemciUo para el leeloi' clilleiiltud (pic ])aslc a ochar por 
Uori-ii loda mi leoria. Dire por adolaiUado quo nada longo (jue 
ver con ol orlgen dc los podcros inciitales, lo mtsino tpio nada 
lonfl'O tpic ver con los do la vida. Unicamonlc nos concienien 
las divcrsidiidcs do iiisUnlo y do las denias facuUades menla- 
los on animalcs do la misma cla.se. 

Xoinlentare siqui dar unadoflnicion del in-stinlo. Soria facil 
domostrai* quo sc comprcndcii comuiimcnlc i)or oslo lorinino 
varius acoioncs inontalo.s distintas; pero lodo cl niundo en- 
liciido lo quo significa deeir que el instinto induce ul cuco a 
cini^rar y a poner sus luievos cn lo.s nidos dc otros pajaro.s. 
Una accion, para la cual no.solros mismo.s noce.sitamos e.vpc- 
ricncia, cuando es cuinplida por iin animal, mucho mds si es 
muyjovcii ysin tonor cxpcrioncia, y cuando la Ilevan a cabo 
muchos individuos do la misma manora sin que sepan cl 0I3- 

18 



'“•i OltiCrlJN DK l-AS 

jt.-lo fon ([lie lo liaocn, sc dici.' usualiuciile ([uc os insliiiliva; 
pc-i'n Vo podi'ia (leiiiosli’ar quo niii'iaino ilc oslos caracloros os 
iiiiivofsal. i'ua iioquofia ilosis ilojuioioo <le razon, coino (a 
llama I’ioiTO lluljor. ontra ajii iVocuoiioia eii Jucgu aim en los 
aiiiinalos quo mas hajos _eslini en la c.scala do la naUiraleza. 

Fodoi’ioo Cuvier, y algunos de los mclafisicos mas vicjos, 
liaii ciimparailo al iusiiiilo eon el hai)ilo. Juzgo yo (juo osla 
o'omparaoion da una nooioji exacta del oslado doaniino bajuel 
oiial sc lleva a eal)o una acoion iiislinliva, pcro no prccisa 
mcnle de su on’gen. j Cuan iueonsoiomlcmcnlc so hacen habi- 
liialinotUc inuclias cosas (pio eslaii a la vcvdail on IjasUmlos 
oasos en oposicion direcla eon nucslra volimtad cnnscicnte! 
1‘ei'oeslas pueden scr niodilieadas por lavolunlaJ 6 poi* la ra- 
zi'iii. I^os liabilos lacilmciitc sc asocian con otros Iial)iloson 
eiei'los pei-iodos do licinpo y estados del cucrpo. Una voz ya 
adquii-iilijs. pennanooen a monudo eonstaiUcs toda la \ida. 
1’odi‘ian iiuUear.se algunos puntos mas do parccido outre los 
inslinlus y lo.s habitos. Comoal rcpelir unacancion muy .sabi- 
da, sueedc eon los instintos, (juo sigue una aceion a la otra por 
Linaespeolc de rilmo: ai so inlorrumpea una persona on un canto 
u en algo (pic osluviora repiUendo por rutina, so lo obliga gc- 
neralinonte a volver atra.s para reeobrar el hilo habitual del 
pen.s;(mienlo. Lo mismo ha oliscrvado Piorre Uu))er on una 
orug'a (pie conslruyc una iiamaca muy complioada; porquo si 
loinaba una oruga quo liubiesc complctado su luunaca hasla 
cl sexto periodo de con.struccion, por cjemplo, y la poiiia en 
una hamaeu quo csluvicra solamonte on cl tcrccr periodo de 
eonslriiccion, la oruga volvia a bacer seiicillainentc los perio- 
dos cuarlo, quinto y sexto. I’ero si so saoaba la oruga do una 
liainacacn el tcrccr periodo, y se la ponia en una quo ya cstu- 
Viera concluida hasta el sexto, quicre deeir, oncontrundo.se ya 
la mayor parte del trabajo hocho, lejos dc sacar de esto ningun 
bencficio, se apuraba mucho, y para complctar.su hamaca, pa- 
reciu obligada a parlir desde el tcrcor periodo dondo antes ha- 
biu dejado el trabajo, y de esto modo trataJja dc complelar el 
ya concluido. 

61 suponeinos (pie una accion habitual se liaga hereditaria, 
y esto puedo doinostrarse qiie .sucode algunas veces, entdnees 
<-*l parccido entre lo quo cn su origeu fuo un luibito y un ins- 
tinto, se haco tan fuorte, quo no es po.sible distinguirlos. Si 



Mozart, cn lug’ar de tocar cl piano cuaiido tciua Ires afios ilo 
cilad con praclica maravillosa, por lo corta, hubiora locaclo un 
aire sin pructica nini^iina, podria habcr.sc ilicho verdndora- 
incnto quo lo halda iiccho por iiif^linto. Pero scri'a un error so- 
rio suponcr quo sc lia adquirido por Iiiibito cl mayor numero 
de los instintos cn una g-cncracion, y que despues se ban tras- 
milido por hcroncia a las poslcriorcs. Puedo demostrarse cla- 
rainentc que los instintos mas maravillosos entre los (|uo co- 
nocemos, a saber: los do la abeja dc colmena y los do muchas 
liormigas , no cs posible quo hayan sido adquiridos por el 
habito. 

So admilira univorsalmcntc quo para cl biencstar dc cada 
cspecic cn sus condicioncs actualcs de vida, son los instintos 
tan importantos coino las cstructuras corporeas. En condicio- 
nes cambiadas dc vida cs a lo monos posiblo quo scan von- 
tajosas a una espocic ligeras modificacioiics do instintos, y si 
pudicra demostrarse quo los instintos variaban, por pooo que 
fuera, no puedo ver cnlonccs dilicultud on quo la soleccion na- 
tural conservara y acuniulara las variacioncs de instintos en 
cualquier medida quo fuera vontajosa. Asi creo yo quo sc luin 
originado todos los instintos mas complcjos y asonibrosos. 
Lo mismo quo las modificaoioncs on la ostructura corpurTai, 
nacen y so aumentan por cl uso 6 el habito y sc disminuyeu 
6 pierden por cl desuso, no dudo yo quo haya sucedido eon 
los instintos; pero creo que los cfoctos del habito son do una 
iinportancia secundaria ro.spccto a los cfcctos dc la sclcccion 
natural dc lo que pucclcn llainarso variacioncs cspoiitaneas do 
instintos, osto es, variacioncs producidas por las mismas des- 
conocidas causas quo producon las pequenas desviacioncs de 
la ostructura corpdreu. 

No es posible producir un instinto complojo por medio dc la 
seleccion natural, do otro mode que por la lonta y gradual acu- 
mulacion dc variacioncs nuinerosas y ligeras, pero vonlajosas; 
asi, pues, como cn cl caso do las cstructuras corporoas Icne- 
mos quo enconlrar cn la naturaicza, no los grades roales tic 
Iransicion por los cuales se ha adquirido cada instinto coju- 
plojo (porque cstos podrian cncontrarso solamonte on los an- 
tcccsorcs directos de cada especio}, sino algunas pruebas do 
cstos grades dc transicion cn las Hncas colatoralcs dc dosccn- 
(leiicia, 6, cuando mcnos, dcl}cmos poder demostrar quo son 



■-’"'•i OUli'.KX ;>!: I.AS 

iKisihiv's do ul'o'iiiiii olase: \ o.slo oioi‘lainc“nLo p(nlcinits 

iiai-oi'lii: mo ha Mirprcndidn uneoiiU-ai' ;i;onlaud() coil iiuo sula- 
nioiih’ hail Hidu imiy pooo ohsoiaados los insiinlos do los aiii- 
iiialos I’liora do I'luropa y do la America del Noi-lo, y (|iio iiaihi 
sc ^ah!; do iiisUtlldS cilli'c las especics c\liil,i‘uid:is't ciianlas 
c'radaav'ioiios <pic irondiiziaiii ;'i lu.s insliiilos ma.s complejos puc- 
den ilosciihrirsc. I.'aiiihios de insliiilos piioileii ser niiiclias voces 
iaoililadus o:i ol case on (|iio la inisnia cspeciu ton.i^a difei’onles 
iivainlos on dirorciitos jicrtodos do la vida.d on dil'crentcs es- 
laoioiios del aiio. 6 cuando Oslo colocuda on direroiilos circniis- 
Itnoias: on ciiyo easo pnodc la soloccion naliiral ounservar, 
ya ol lino, ya ol ntro inslinlo. Y puoilc donio.sLi'arso ({uc oenr- 
ivii on la nalnraioza soiiiojanlos cjoniplos do diversidad do 
iii'liiihi CMi la inisma espcoic. 

Adcaias. coiiiu on ol oaso do la oslriioltii’a corpuroa. y on 
c inl'ni'inidad con mi looria. (d inslinlo do cada ospocio cs bueno 
para la inisma; jicro no ha sido nunoa ])roilncido. on ouanlo 
ni'Miii'i.'s podoiiius pensar, on laniolioio oxolusivo do otras cs- 
pooi'-s. I’no do lo.s casos mas ruortes quo yo conozco de uii 
ania.Kil quo on la ajiarioncia Hove a calio un ado jior cl sidn 
lii'.'ii do olro. es cl do Ids pulgoncs, quo voUinhirianicnlo codcii 
;i las hormiyas sn dulco oserocioii, como anlos (jiio naclic lo 
ohsorvu lluhcr; ipio lo haooii volunlariamciilc, lo dcnuicslrnii 
lo.s lioohns sioaiionlos. Vo ipiilo lodas las hormi.tfus ([no habia 
on nil yrupo-dc dioz 6 doco juilyones on una planla ilc acedora 
y las impo.ll volcer on algaiuas boras. 1‘asado csLc inlcrvalo. 
e.-;lal)a sogiiro de quo los pul.o'oiios nooo.siUariun esoredar: los 
ohservo i)jr algam liciiipo con iiiia lenlo, y ni uno solo lo iia- 
liia hecho; onlbnco.s lo.s Iiico oosqiiillas y los cli golpeoilo.s ooii 
nil o.diollo, imitando loilo lo quo mo I'uo po.sible lo quo haeeii 
las honaii5M3 con sus anlenas; pero ni uno escrclo. Do.spuos 
dojo ([lie uaa hormig'a so acoroara a olios, y on cl uclo parcohi, 
por sus maiieras ansiosa.s do oorrer do uii lado para olro, quo 
sabia bicn quo rico robano luibia descubiorlo ; onlouccs em- 
pozd a jiigar eon .sus anlenas sobre cl abdomen de uno de los 
insedos, y iuego de olro, y do olro, etc., y cada uno, al scnlir 
lasanl.nias, levaiitaba inmedialainonle su abddmen y e.sorc- 
laba una Hmpida gota do duleojiiijo, quo era nnsiosameiitc 
doYorado por la hormiya. Aun los pulyoncs mas jovenes sc 
cond idan do l.i misma maiiera, domostraado quo laaocion era 


INSTINTO 


iiistinliva. y 110 el rc.siiiiiulo ilo la cxpei’iciiL-i:i. Cioelo os, sc- 
euii las oliscrvacioiies do Ilulior, <[iic los pul^'oiio.s no iiiaiii- 
lieslaii ([uc las Iiormi^-as les (lis!’'iis[cii; si las ullimas no sc pro- 
soiilan, sc ven aijucllos al lin obli.a'aiios a evacuar sii csci’ccion. 
Pero como esta cs on cxti'cmo viscosa, no liay ilucla dc quo cs 
vonlajoso pani los pnlg'oncs dosasii'sc dc elia; y por tanto, cs 
probable (juc no la escretcn cxclusii'amcntc cn bonelieio de las 
bormi^as. Aunquc no hayprucbas dc quo ningun animal rca- 
licc un aeto cn bicn cxclusivo dc olra cspctic, eadu uno Irata, 
sin ciubarn'o, de aprovccbarsc dc los instinlos clc los oti-os, 
coniu sc aprovccba do la cslriictura del cucrpo que cs mas ilc- 
bil on otiMs espocics. Asi tainbicn, no piiodcn eonsidcrarso 
ciei'tos instintos conio ubsoluturnonlc pci-roelos; pcru cuino no 
son iiitlisponsables dcLallcs sobrc esLc y sobrc olros punlos sc- 
incjanlcs, proscindiremos uqui do olios. 

Como para la accion dc la sclcccion natural son indispcn- 
sablcs alji-uii grado de variaciou cn los instintos en un cslado 
natural y la bcrcncia do scmcjantes variacioncs, dcbian darso 
lodos los ojcmplos posibics; poro la falla do ospacio mo lo im- 
pidc. Cnicnmcnlc pucdo alirmar quo los instintos varian cior- 
lamonlo; asi, por cjcmplo, cl insLinlo do cmigrar varia on 
oiiaiito a su extension y dircccion, y so llegaa pordcr tolalmcn- 
tc. Lo mismo sucedo con los nidos do los p:’ijaros, quo varian 
cn parte, segun las sitiiaoioncs cseog-idas, y segun la natura- 
le/-a y tcinpcralura del pais habitado, y frccucntemcnlc por 
causas ([uc nos son complclamentc dcseonocidas. Audulion lia 
preseiitado al.^unos casos notables do difereneias en los nidos 
de la misma cspeeic cn cl Xortc y Sur dc los Estados-Unidos. 
i^e lia pregunlado por (^uc, si los instintos son variables, nose 
lo ha eoncodido a la al)oja lu I’acullad dc usar do ulgiin olro 
material cuando lultara la cora: poro .ifinc olro material na- 
tural podrian usar Ia.s abejas? Vo las ho visLo Iral^ajar con 
ccra cndurecida con bcrmcllon, 6 ablandada con grasa. Andrew 
Kniglik observe quo sus abejas, cn lugar do rocogor laljorio- 
samcnlo propdlcos, usaban una masa dc ccra y trementina) 
con la cual halna el cubiorto los arbolos descortezados. Ullima- 
mento so ba dcmoslrado quo las abejas, en lugar dc biiscar el 
polon, usan con mucho gusto do una sustancia muy diferente, 
quo cs la barilla do avena. El tcnior a un cncmigo particular 
cs cierlamcntc cualidad inslintiva, como puede verso en los pa- 



l)K I, AS l-Si'KClliS 

Javos (jiio iii'in no luin saliihi dol iii'li>: pero lu I'lU-lifioa la cxpc- 
viuiiuia y <.'1 ver on otros aniinalos cl lemot* al inisnio oncmigo. 
i'l iniedo al lioinbro lo aibiuici'cn los aniinalus pooo a poco 
I'liatiilri liahitan islas dcsioi'las. coino ya on otra parlc lie dc- 
nmsfi'adu; y <Ig os(<i loncinns un cjemplo aim cn Inglaterra, 
doiulc son imiclio mas luii-afios lodos nuoslros pajarosgi’andes 
(juo los cliiots, por habersido atiuollos mas pci’scguidospoi’ol 
Iioinhre: podemos atribuir con .soguiddnd la mayor ferocidad 
d.’ niicstros pajaros gi'ande.s a esla causa, porquc cn las islas 
dosliabiladas los pajarosgrandos no son mas micdosos quo los 
pcqiicfios, y la niai-ica, (an rccclosa on Inglalcrra, cs mansacn 
X'lriiega, cotno lo cs el ouovvo do capucha en Egiplo. 

I’odi'ia domosLrai'so con muciios bcchos cj^ue las cualidadcs 
menlalcs do los aniinalcs do la misma clase nacidos en im cs- 
tado mdui'al variau muclio. Tambien podriun aducirso difc- 
rcnto-s cases do habilos oxtranos y accidonlales cn animalos 
salvajcs, cuyos habitos, desoi-vonlajosos para la espccic, podriun 
liaber dado liigar a nucvos instintos por medio do la selcccion 
natiii'al. Pero yo bicn so quo eslas afirmncioncs gcnerales sin 
los detalles <Ic los bochos producira solo un debil cfocto cn ol 
animo del lector. Yo puedo solamcnto repetir mi afirmaeion 
<lc (jue no ha)>lo sin liuenas pruebas. 


Cambios beredados de habitos 6 de instintos en los aiiirnales 
doiuesticos. 


So aumentara la creoncia cn la posibilidad y aim on la pro- 
ba))ilklad de laherencia do las variacioncs distinlas cn im cs- 
tado natural, eonslderando brevemenio unos pocos casos cn 
la domesticidad. Asi podremos ver la parte quo cl habito y la 
sclcccion dc las variacioncs llamadas espontancas ban tenido 
en modificar las ciialidades menlales de nucstros animalcs do- 
moslicos. X'otorio cs cuantovarian on su.s cualidadcs mcntalos 
muclios animalcs domoslicos. En los gates, por cjeinplo, unoso 
dodica naturalmcnto a cogcr ratas y otroratones, y cstas len- 
dencias sc sabc quo so heredan. Uno habia, scgim Mr. Bt. .lohn, 
quo siempre train eaza de pluma, otro Hebpes 6 conejosy otro 
cazalia cn torreno pantanoso y casi todas las noches atrapaba 
chochus 6 agacluulizas. Un luimero de ejemplos curiososy an- 



CAMBIO DE INSTINTUS 


270 


tenticos poclrin dnr.sc ilc haljcrsc lioi’odado varios malices cle clis- 
posicioa y de gusto, y de igual manoru las mas exlcanas cos- 
tuiuliros asociadas con cici'los estados de animos 6 periodosde 
licmpo. Pcro considoremos cl caso familiar do las castas do^ 
pcrro: no pucde dudarse ({uo algunas vecos los cachorros de 
los pcrros do muestra levantan la caza y aun se dojan dotras 
a otros pcrros la primera vcz quo se sacan al campo; la cualidad 
do traor la oaza se hcreda lambien en los pcrros; y una len- 
dencia de correr alrcdcdor del ganado en lugar de correr liacia 
cl, cn los perros de pastores. No puedo vcr en que se diferencian 
esencialmente de los vordaderos instintos cstas acciones llova- 
das a cabo sin expcricncia por los cachorros, casi dc la misma 
mancra cn todos los individuos, con ansioso dcleite en cada 
casta, y sin conocer el fm: por quo cl cachorro de muestra no 
salio la razon de por quo so pone de muestra para ayudar a 
su amo, como la mariposa ])lanca no salic por qud pono sus 
huevos on la hoja dc la col. Si contomplaramos una clasc de 
lobo, que cuando cachorro y sin educacion ninguna, tan pron- 
to como olfatoa su prosa se queda inmovil como una estatuay 
dospues so arrastra lentamente hacia adelante con un modo 
de andar peculiar, y otra clase de lobo que en lugar de lan- 
zarse soln’c una manada de ciervos corre alrcdcdor do ellos y 
los va llcvando a un punto distanto, seguramento Ilamariamos 
a cstas acciones instintivas. Los instintos domesticos, que asj 
puedo llamarselos, son ciertamente niucho menos fijos quo los 
instintos naturales; pero en ellos ha obrado una solcccion mu- 
cho menos rigorosa y ban sido irasmitidos por un periodo in- 
comparablcmentc mas corto en condiciones de vida me- 
nos fijas. 

Cuan fuertemente estos instintos domesticos, habitos y dis“ 
posiciones so heredan y ciu'm curio.samcnte Hogan a mezclarse 
sc maniiiesta perfectnmente cuando sc cruzan diferentes cas- 
tas dc perros. Asi es un hccho bien conocido quo el cruza- 
miento con un perro de presa ha inlluido por muchas genora- 
ciones en cl valor y obstinacion de los galgos, y un cruza- 
miento con un galgo ha dado a toda la fumilia do perros de ga- 
nado una tcndencia u cazar liebres. Esto.s instintos domesticos 
que sufren asi la prueba dol cruzamiento sc parccen a los ins- 
tintos naturales, en quo do igual manera Hogan a fundirseunos 
con otros curiosamenle, y que por mucho tiempo dejan ver line- 



'’8<l nnjiiKN i)ic i.\< Ksi*i;i;ii;s 

Has «le losinstiiUos do los tins pailros; jmi’ oiL'iiiitlo. I.o Huy ha- 
l>lii tie iia I'orro (.-iiyii Jnsalaioln I'lio an Inl^u. y Oslo loiiia 

uti iMso'ii uiiitai de sii stilvaju ascoiidoiu'ia y ora i|iiG no voiiia 
imiuat oil linea re<'(a I'lsu amo eiiaiiilo hi llamaba. 

>:• lia diulii> alo'iiiias vcccs (|iic‘ los insHiiLos iloiiicslicos sc 
liafon licroddai'ios stjlanieiile jioi' uii li;il)ilo contiiiuado ]nn- 
jiuiclii) Uciiipo y olilic’Jilurio, [lei-o cslo no os vcfilail. Madic lia 
|icnsado nutic.a on cnscnar, ni in‘o))itldemenlc luiljicra potlirlo 
hao.'i'io. a volloar a la paloma volleadoni, y csto. yo io he pre- 
scnciailo iniichas voces, io liaccn los pioliones, <iac on su vicla 
han vislo vttHcar a ninyuna paloma. IVxlctnos cceer tiuc luilw 
iiiia paloma (|ne domoslfu una li.irora tendcncia a esta cxti'ana 
<'os(iunln-c. y (|uc la sclcvcion conlinuada por niuclio ticnipo 
on las eoneriteioncs suecsivas do los mojoi'os iiulivi'dnos, hizo 
a las voUeadoras lo tpic hoy .son ; y corca do (Hascow hay vol- 
teaihii‘;i.s do casa, seo'un ho oitio deeir a Mr. llrcnt, que no 
pueilen oiovar el vitelo 18 piilgadas sin ii' con los pies por ;dto. 
Pueilc dudarso do si luibiera pensatio aljiaiicn en educara iin 
perrt) para mueslrii. si no hubiera habido nalur;dmenlo al.uain 
perro tpio demoslrara nna tendcncia on esc sentido, y sjibido 
os fjuo cslo suectlo ali^nnas vccc.s , como yo lo vi una vez on un 
perro podeneo puro; el neto dc |)onei'.se do mueslra, es proba- 
blemonte. v miichos lo ban pcn.sailo asi , .solo la cxayeracion 
tic la pausa tie iin animal (|uc .so prepara a saltar sobre su 
presa. (.’iiaiulo sc tlesplcgu la primer Icndenoiapara la mueslra, 
la selcecion mclutliea y los oleclos hcrcdiitio.s do una educacion 
obliiraloria on catia ,i;-cnoraeion .succsiva, pronto completaritin 
la oln'ti. y hi selcecion inconsciente siguc todavia, puesto quo 
eada liombrc, sin inloneion ninguna dc mcjorar hi casta, Irata 
do conseguir los porros([iie separany cazan mojor, Porolra par- 
te, on algunos cases sulo el habito ha bastado. Dificilmcntc hay 
an animal mas dil'icil dc amansav t|ue el gazapo del conejo 
silvcslrc; dificilnienle hay un animal mas manso que cl ga- 
zapo del conejo doinesUco, pero no puedo siiponersc que lo.s 
conejos domeslicos han sido cscogidos unicamente por su li- 
midez. do modo que debemos .atribuir, ciuindo menos la mayor 
parle del cambio hcredado dc nna extrema licreza a una ex- 
trema mansedumln’c, al habito y a un cneierro oslrecho muy 
prolongado. 

Hos inslintos naturales se pierden cn la doinoslicidad ; un 



CAMlilO DK IN'S'l'INTOS 281 

Cilso nol;il)Ie (le osto so ve on alj^unas cuslas dc ^allinas, ([iic 
imiy rarn vcz 6 luinca so poncii lluceas; csto es, ([uc miuca ilc- 
soan eslat* sobi'c lus Iiuovos. La faniiliandad nos impiilc voo 
hasta qua )nmto y con (|uo pcrinancncia sc lian modilicado las 
racultados montalos dc niicstros aninialos donicslicos. Apcnas 
es posildc dudar etc quo ol amor al honiln-e sc lia Iicclio inslin- 
tivo on el ]) 0 i‘i‘o. Todos los lobos, zorras, chacalos y la.s espe- 
cics (kd j^cnoro I'elino, ciiando so Ics tiono doincstieados, cstan 
imis ansiosos do alacar a la volatcria, a los canuu’os y a los 
pucrcos, y csta londciicia se ha vislo quo cs incurable cn los 
porros Iraidos cachori'o.s dcpaiscs como lu Tiovra del Fue,ii-o y 
la Aiislralia, donde los salvajcs no domosliean osLos animales. 
iCiian rara vcz, por olra parlc, neecsKa ensenarso a ime.sU'Os 
poi'i’os civiiizados, ni aun cuando son eacliorros, a quo no uLa- 
tpicn a la volalorla, a los earnci’os y a los pucrcos.! Sin duda, 
(pie dc vcz cn cuando los cmluslcn, pero cnt6nccs sc lespega, 
y si no so enmiendan sc les mala; do niodo qu(3 ol luibilo y 
algun grado dc scloccion, iian concurrido probablcmenlc a ci- 
vilizar por hcrcncia a nueslro.s perros. Por olra parlo, los po- 
lios, por coslumbrc, entoramente ban pordido aijiiol miedo al 
perro y al galo, (juc sin duda ora primilivaincnlc inslintivo cn 
cllos, porquo yo sc por el capilan IfuUon, quo los polios del 
troneo conuin, quo so llama OnUus biinkiva.., cuando los cria 
on India una gallina, son al principio cxccsivainciiLe salvajcs. 
Lo mismo sucede eon los polios dc lo.s fuisanos cuando los cm- 
polla cn IiiglaLorra una gallina. No es (pic los polios hayan 
perdido lodo cl miedo, sino ol miedo solo d los perros y a los 
galos, porque si la gallina da cl gritp do alarma, sc cchan a 
correr todos, particulnrmonlc los pavipollos, para escondor.se 
cn lu yorba 6 on ol monte (pic liaya mds ccrca ; y csto lo luiccn 
evidentomente con cl objeto inslintivo, (pue.slo quo lo vemos cn 
los pajaros silvoslrcs ([uo anidan cn lierra) do permitir a la ma- 
dre quo sc escape volando. I’cro csto inslinlo quo ban conscr- 
vado luiostros polios, sc ha hecho casi iniUil on la domeslicidad, 
porque la gallina niadrc, por la I'alla dc uso, casi ha perdido el 
vuelo. 

Dc a(pu' podemos dedueir ipie cn la domestieidad so Ivan ad- 
quirido inslinlos y so ban perdido otros naturales, por cl habito 
cn parte, y on parte por la scloccion del hombre, que ha ido 
auumuUindo durante gonoracionos suecsivas, lidlvitos mcntalcs 



OHililCN J»K LAS KSi-Kl'IKS 


y iieiiinnes peculiai-es fjuc aparecieroii cn un principio, pm- lo- 
(jucnosolros tcnemos quo llamar iin acci<leiUe, dada luioslra 
JUH'ancia. En al^unos ca^os lia basLado solo el li;il)ilo I'orzado 
pai’a pi'oducir eainbios ineiilalos l^credados; cii oli'os cases, cl 
li/diilo foi'zado nada Iia heclio. y lode ha side cl resullado de 
la scIoL'cioii. unas voces inoLedica y otras iiiconscicntc; pei‘o on 
la mayor parto os proliablc (pic hayan obrado siinultaiioainenlo 
la'selcccion y cl habito. 

Instintos especiales. 

Kntendoremos tal vcz mejor ciimo se ban modillcado per la 
seleccion los insUntos en un ostado natural, oxaminando unos 
pocos cases. E-scoL'erc solamcnlc lre.s, a saber: el instinto del 
ciiclillo do poncr sus hiiovos en los nidos de otros piljaros; el 
instinto do ciertas liorinigas para haccr csclavos, y la facultad 
de construir cclda.s do la abeja de colinena. Estes dos ultimos 
instintos ban side colooados gencralmentcy con justicia por los 
naturalistas, como ios mas maravillosos de todos los in.stintos 
que so conocen. 


Instintos del enclillo, 

8uponcn algunos naturali.stas que la causa mas inmediala del 
instinto del cuelillo cs (juc pone sus huevos no diariamentc, 
sino con inlervalos do dos 6 Ires clias; de mode quo si tuviera 
(pic haccr nido propio y ostanso sobro sus propios huevos, los 
primeros tendrian quo quedar algun tieinpo sin incubard ha- 
bria huevos y polios de diferentes odades en cl mismo nido. Si 
asi sucediera, ol procedimiento de ponor y de ompollarseria in- 
convenienlemento largo, con tanta mas razon, cuanto que la 
hombra oniigra muy temprano, y los primeros empollados ten- 
drian probablomcnto ciuc scr alimenlados por el macho solo. 
El cuelillo amcricano estaen cste caso; la hembra haco all! su 
pi’opio nido, y cn cl lione al mismo tiempo los huevos y los po- 
IIo.s que va sacando. Sc Iia afirmado y se ha negado altcrnati- 
vamento quo el cuelillo americaiio ponga de vcz cn cuando sus 
huevos en los nido.s do olros pajaros; pero yo ho sabido recien- 
temente por cl Dr. ^Icrroll do Iowa, que 61 oncontrd una vez 
en el Illinois im polio dc cuelillo junto con un polio do grajo 



INSTINTOS DEL Cl.’CLlLI.O 


283 


en o] nitlo de uii grajoazul (Garriihis crialatiis): y como am- 
hos Ionian ya casi totla la pliima, no habia modo do cc^uivo- 
c,u\“c id identilicarlos. I’odria lambien eilar algunos casos do 
varies pajaros, do los oualos sc sabe quo ponon ocasionalmente 
s'.is huGvos en nidos do olros pajaros. Supongamos uhoru (|ue 
cl antiguo progenitor do nucslro cuclillo ouropeo tuvicra los 
Iiabitos del amcricano, y quo do vez on cuando pusiera un 
hiicvo en ol nido do olro pajal’O. Si cl pajaro antiguo so apro- 
vechaba de oste luibilo ocasional, bicii porque podia einigrar 
antes, 6 bien por otra causa cual([uiera, 6 si los polios salian 
mas vigorosos por api’ovochar el instinto cquivocado de la otra 
cspecio, quo cuando los criaba su propia madro, embarazada 
como no podia monos do verso por toner huevos y polios do di- 
ferentes edades al mismo tieinpo, ent6nces adquirian una ven- 
laja los pajaro.s viejos 6 la nueva cria; y la analogla nos indu- 
ciria a creer quo los polios asi criados cslarian on aptitud do 
seguir por heroncia cl habito ocasional yanormal desu madre, 
y que a su vez pondrian sus huevos on los nidos do otros pa- 
javos, consiguiendo do este modo criar mojor a sus polluolos. 
Yo creo que por un proccdiinicnto conLinuado de csta natu- 
raleza se ha genorado el instinto extrano do nuostro cuclillo. 
Tambien rccientemente ha averiguado con suficientes prue- 
bas Adolfo Mtiliorquo cl cuclillo pone algunas voces sus huo- 
Yos en ol suelo desnudo, se estii sobro cllos, y alimenta A sus 
polluolos. Este caso raro, es probabloraento un salto atrus al 
instinto primitivo do hacer nidos, perdido ya hacc mucho 
tiempo. 

So ha objetado quo no ho hablado yo nada do otros instintos 
y adaptacionos I'olacionados en la estructura del cuclillo, de los- 
cualcs se dice quo estan necosariamente coordinados. Pero on 
todos casos, la cspoculacion sobro un instinto quo conocc- 
mos solamento on una sola cspecio os inutil, ponjue no homos 
tenido hasta ahora hochos que nos guion; solamento nos eran 
eonocidos hasta muy rocientemento los instintos del cuclillo 
ouropeo y dol amcricano no parasite; ahora gracias a las ob- 
servacioncs de Mr. Ramsay homos aprendido algo acorca do 
tres cspecies do la Australia quo ponon sus huevos en los ni- 
dos do otros pajaros. Los principales piintos que hay quo rc- 
ferir son tres: 

1." Que ol cuclillo comun, con raras oxcepciones , pono un 



■'St oniiit'N UK i.Afi 

Milo Imovi'i cn 111! iiitlo para c|iii.' ci jiolhielo u'niiiilo y vura/ 
quo do ol f-aloa toiio'a aliinoiUi' alnindaiilc. 

I )uo Ins liiiovos ,si)ii nolaliloiitoiUo pcquono.-i. no sicndo 
niayoros quo lo.s do la aloinliM, ii.'ijaro quo cs la oiiarla [>ai-lo 
dol oiiclillo. <,>110 ol tainafio itoqiioni.) dol hucvo os iin \ oi‘dadcro 
oaso do ada|ilaoioi). lo podoinos dodiioii- del hcolio do quo cl 
I'lioliilo ainorioauo. no jiai-asilo. i>oiio siis liuovos ilol laniano 
dohido. 

(quo C‘l ]>cdhiolo dol ouolilio pooo dcspuos do naocr lie- 
no cl inslinlo. la ruorza y iia loino do ima [i.o-uiM ooiivciiionlc 
pava expuLsar (lol nido a sus hovinanos <lc nido ffuo pci'oocn 
enluiiocs do iVio y liaaibi-o. \\ osto sc lo ha Ilainado alocvida- 
ineiUo un aooo.do honotioo para (juo cl ouolilio pudiera toner 
siilioioiitc aliaionlo y para ijiio siis horinanos pudioran poreocr 
anlo.s do liabor adipiiritlo iniiolia sonsibilkhul! 

Wdoiendo ahora ii las ospooics do Australia, aunque oslos 
pajaros .a'cnoralmoiUo j)oiicn solo uii huovo cn iin nido, no cs 
rare enoontrar on ol inisino dos y liasLa Ires. Eu cl cuolillo 
Inanicoado \arian los huevos nnioho cn tamano tlesdc oobo a 
dio/C llno.is dc larcro. Ahora. si hubiera sido vonlajoso para csla 
ospocio habor pnesto huovus a.uii mas po([ucnos dc los (pic 
ahora ponen. para habor enyahado a oicrlos padres postizos, 
d lo (pie os niit.s jirobablc , jiara quo ruoran empoilados cn 
iiK^iios liompo [per tpic so alirnia (jiio hay ana relacion cnlro 
cl tainaho do los huevos y cl pci’iodo dc incubaoionj, no hay 
nin.iruiia dilicultad cn orccr ([uo pudiera liabcrsc formado 
una raza 6 ospocio ipio hubiera piiosto huevos cada vez mas 
pcijiicnos, [lorijiic (!‘slos hiiiiicran sido empoilados y criados 
con monos riosgo. .Mr. Uainsay ob.scrva tpio dos do Ins cu- 
clillos auslralianos , cuando ])oncn sus huevos cn un nido 
abicrU), manilie.stan una dccidida pvcfcrcncia por los (|ug 
conllcncn huevos seincjantcs cn color a los suyos propios. La 
especio curopoa, al parcecr. maniliesLa alguna tondeneia lia- 
cia un inslinlo semejanto, pero no rara vez se separa dc lil, 
piicsto (pie p.onc sus huevos, oscuros y dc color palido , cn el 
nido dc la curruca quo los liciio dc un azul vei'doso brillan- 
Ic. Si luiostro cuclillo hubiera dado pruebas invariablcmcnto 
dol inslinlo cn cuc.stion , iinlncra sido cs(c con seguridad uha- 
dido a acpicllo.s ipio so lia snpueslo (juc lian dcl)ido achpii- 
rirsc t.)d,)s juntos. Lo.s iiucvos del cuclillo broncoado aus- 



iNSTiNTDs rnii. ci'iu.ir.LO ?8;j 

variaii on color, so, aim Mr. liiunsay cmi ini ^'rado cx- 
Iraorilinario, do niodo iiuo on cslc coiicoplo, lo inismo ijuc cm 
limiano, la .seleocion nalui'al [lodria lial)cr asoyairaclo y Ii,jado 
cualquier variacion vciilajosa. 

Cn cl caso tlcdcuciiiloouropeo, la cria do los ]tadrc.s posUzos 
es lanzada comunmcnlc del nido cn los Iros dius prinioros 
do dojar el cascaron el cuiolillo: y eomo eslo a c.sla edad esta en 
uii c^^tado niuy de.samparado , IM. (.iould so ]iiclina])a al priii- 
cipio a freer ijuc los Jiii.siiios padre.s eran los (|uc lanzaban 
a su cria del nido. Pero he rccihido ahora iina rolacion lido- 
diuma do un polluelo do cuclillo al quo .sc viu cslando [odavia 
cie.ao y sin poder Icvanlarsii cahoza, cn cl ado do lanzav a siis 
herinanos del nido. Uno de estos fiie vuoUo a colooar en cl 
nido por el ohservador, y do nuovo fue echado afuera. Con res- 
pcclo a los niedios por los cualcs sc ha adqulrido csle odioso y 
exlrano instinto , si fucra do avail iiiiporlaiieia para ol polio do 
cucdillo. como proba))lenionlo.sucode, rccibirlaniayor caiUidad 
posilile de nliinciUo iimiodiaLanieiUo despnes del naciniionlo, 
no puedo ver dificnllad especial cn ijiie haya ndquirido 
n'radiialincnto durante j^^eneraeione.s siicosiva.s cl eiogo de.sco y 
la I'uor/a y eslructura ncccsarias para cl Irabajo do lunzarlos 
fner;i: poi‘i|ao serian los criados con ma.s sog'uridud aqiiollos 
{[lie tuvieran mejor dcsarrollados talcs ha!)ito.s y ostructuras. 
1:11 pidniev paso liacia la adijuisicion del iii.stiiito propio, pudo 
haber sido una nicra inquiclud, sin iiitcneioii, por pavlc del 
polluelo, cuando ya csluviora al.aun tanto avanzado cn edad 
y fuerza, habiendo sido csle luibilo dc.spiics mejorado y Irasmi- 
tiilo a una cilad mas teniprana. No vco quo haya on eslo mas cli- 
lienllad quo on adijuirir el polluelo no ompollado de otros paja- 
ros el iiislinlo de romper .sus propias casearas; 6 que en las cu- 
Icbras jdvoncs (j;lio adquicren cn .sus quijaclas suporiorcs, como 
lo hanotado Owen, un diciile afilado provisional para abrir la 
correosa ca-scara de su liucvo. Porqiie .si oada parte csla sujelu a 
variacioncs iiulividuales en lodas las edados, y oslas variacio- 
iies lienden u ser beredadas cn una edad correspondiente 6 
mas lemprana, cosas quo iiopucden dispularse, los inslintos y 
la eslriiclura de los pcquciiuelos pucclen ser modi/icados Ion- 
lamcnle lo mismo ([ue los del adulLo; y ambos casos tionen 
quo sostener.so 6 caer junto.s con la looria cntcra do la solec- 
cion natural. 



CtHliilJN UK LAS Lsl’LC.lIiS 


Algunas cspoL'ics ilo M^'InIhru^. u'liin'vo onloi'aniciitc dis- 
Uiilo do pajjin's atiun'icaiios pai-ooidos a mitjslros esloniinos, 
tienon li;’d)itr)s pai-asilos coam los del ciiclillo: y las espe- 
c'ios pi'osonlaii iina .oradaL'iuii inloi'esanlci on la poi-feccion do 
siis inslinlos. Mr. lliitlson, oxceloiUo olworvaiior . dice quo 
viven aijiiinas voces junUis y nK’Zclados on rolianos los dos 
sc.xos del y quo al.o'unas voces se aiiarean, 

u hicn hacen nido proi»io, 6 liicn so apoderan do nno quo 
porlono/ca a ciialqiiier oli-o pajaru, vaciandolo ocasionaliuonto 
do los polios do ilicho pajaro. Ponon sus luiovos on cl aide 
quo a.‘<i so hail apropiado, 6 lo <[ue e.s ina.s rare todavia, sc 
coii.slniyeii uno encima do aqucl. OnlinariamoiUo cmpollan 
sus propios luiovos y crlan a sus poijucniiolos. Poro Hudson 
dice quo os proljaldo quo scan alyiiiia voz parasites, por(|uc cl 
ha vislo polliiclos do esta ospocio on po.s do pajaros viojos do 
disliiila cla.se y claniorcando jtara (jiio los dcii do comer. Los 
liabitos parasilos do oira ospocio do mololhrus, el MnlothriiPi 
bo/u'ii’ii'/Ls/s. cslun muclio nuis dcsarrollados quo los do la ul- 
tima claso, poro dislan mucho todaxia do .scr pcrfeclos. Esto 
piijaro, por lo quo liasla aliora se salio, pono iiivarialilcmcntc 
sus luiovos on nklos OMtranos; poro es notable (jue alg'unas vo- 
ces comienzan on varies pantos a construir un nido irregu- 
lar y mal dispnesto, colocado on silios do lo monos a pro- 
jiusito como las liojas do un cardo silvostrc. Xiinca, sin em- 
bargo, on cuanlo ba avorigiiado Mr. Hudson, lian acabado un 
nido para olios. Con frociioncia ponon lantos luiovos, do 15 a '3(1, 
on el mismo nido extrafio, quo pocos 6 ninguno, esta on lo po- 
siblo iiiio scan empollados. Ticnen adomas la extraordinariu 
costiimbro de picotcar los buevos, yu los do su propia cspecie 
yu los do los amos del nido, quo cnoiientran on los nidos (|nG 
sc apropian. Tambicn ponen muclios luiovos on el desnudo 
suelo (juo son perdidos. Una torccra ospocio, cl MoloUirus pe- 
coris do la America del Xorte, ha adquirido inslinlos tan per- 
, foctos como los del cuclillo, porque nunca pone mas do un 
luiovoen un nido do otro pajaro, y do cste modoci polluclo es 
ci’iado con seguriducl. Jlr. Hudson os un incredulo acorrimo on 
la teoria do la evolucion, i>ero piirccc quo Ic impresionaron 
tanlo los inslinlos impcrfoclos del Molothrus honariensiti <iuo 
copia mis jutlabras y jiregunla: (qalobomos considcrar ostos 
habilos, no como inslinlos ospecialmcnto creados, sino como 



INSTINTO UE IIAL'-Kll KSCLAVOS -287 

pcqaefiiis cotisecuoiicias do una Icy y:cneral, a sulicr, la trun- 
sicioii'Pn 

Varios pajaros, coino ya so ha hccho obsci'var, poncii oca- 
sioiialinontc sus hucvos eii los nidos do oLros pajai'os. Esto ha- 
hito QH iiiuy comuii cn las gullinacous, y alguuu luz arroja so- 
hi’o el iiistiiito singular del avoslruz. En esla familia so reuiieii 
algunas hcmbras para poncr unos pocos luicvos cn un nido 
y liiogo on oLro, y cstos los empollan los machos. Probahle- 
mcnlc consistira la razon do estc instinlo on ol hecho do i|UO 
las hcinbras pongaii un gran numero do huevos, poro con in- 
Icrvulos do dos 6 trcs dias conio las del cuclillo. Sin embargo, 
cl instinlo del avcslruz amoricano, y en csto so parcco al .Vo- 
lolhriis honaviensis, nohasido todavia perfoccionado; porijuc 
cslan osparcidos por las llanuras un numero sorprondente dc 
luiovos, lantoquo en un dia decaza rocogi nada monos i|uc 
veintc, perdidos y desperdioiados. 

Hay muehas abejas parasitas, quo rcgularmcnto ponen sus 
huevos cn los nidos dc otras clascs dc abejas. Eslo caso es mas 
notable quo el del cuclillo; porque cstas abejas no solamcnto 
him modilicado sus instintos, sino lauibicn su ostruclura, en 
conibrmidad con sus habitos parasites, y no poscon el aparalo 
para rccogcr polcn, quo Ics hubierasido indispoasablo para al- 
inaccnar alimento para sus propias crias. Algunas espeeies do 
SpJiegiih'e (insectos parocidos a la avispa) son igualmcnte para* 
Silas; y M. Havre ha dado ultimanicntc buenas razoncs para 
creer (juo aunque la Tac/ty/es nigra hace gcnoralmcnlc su 
propia mina y la provee dc presa paralizada para sus larvas, 
cuando este iusccto cncuenlra una ya licclui y provisla por otro 
•spliex, SG apodora de ella, y de osLe modo on aquclla ocasion 
sc hacc parasito. En este caso, como en los del molothrus y 
cuclillo, no creo que luvya diticultad en quo la soloccion natu- 
ral haga permanente esto habito ocasional, si os do ulguua ven- 
taja para la ospccie, y si no queda por el c.xlcrmlnado el in- 
sccto a quicn lo roba traidoramenlo nido y almaeon. 

Instinto de hacer esclavos. 

Este notable instinto fuc por primera vez descubierto cn la 
Formica (polyorges) rafescens, por Pierre Huber, mojor ob- 
servadoraun quo su cclebi-e padre. Esta horniiga depeiulc cn 





OSN 

absuliilo il;^ rius o.si.'lavo^: sin I,i ayitilu <la cslos. so exliai'uii-ia 
L'k-rl'iin.MUr la osp.n-iC! ru nil sul'i ann. Li)S luariios y las lijiu- 
!»ims ru'cativlas no liarjn niim'inia clasc ile trabajos, y las li'aha- 
jaJoiMs o liLMihiMs oslC‘i*iles, aim:]iij m is enni'^'icas y valioiUus, 
|>,U’a i.MplinMi‘ csclavus. no liaccn oli-a cosa. .Son ini-aj>aL;os do 
ronsli'uii- sus in\)iiio,s nidos d tin alimcntai' a .sus pt’opias laf- 
vas. Ciiauilu >.‘1 nidi) A'ifjoyano sirvey lienon (|iio emi,trrav. los 
iiSL'lavus son los ijne ilclorniinan la cmi.n’racioa y los (juo Ilo- 
van likn-almonle a siisanios en sus bocas. Tan complclanienli> 
imiKdL'nlL'.s son los amos, ([iio cuando I liiber onccrrd treinla dc 
oslos sin nil cscdavo. con alnindanto alijnenlo dol ([uc clias 
piv'ioi-cn. y con sns pcopias larvas y ninlas paca cslimularlas 
al (rabajo. nada hiciei'on: no pudici’un ni alimcnlarso ellas 
rnismns. y imiclias porccioron dc liamhcc. Mnloncos Ilnbcr 
inli'odujo un solo csclavo ,1'. fu!ica \ i|ue so puso inniodiala- 
nu'iilo ;'i li’abajar: alimcnld y salvo a las ijiic vivian, Iii^o al.nn- 
nascoldas. ciiiilu do las larvas, y lodo lo pnso on orden. ,illay 
nada mas cxU'aoi'ilinacio ijne cslos liechos bion avori^'Uados;' 
Si no Imljk'i-amos conocido ninc'iina olca hocmig'u (jiio hicicra 
es-clavos, liubict-a sido liompo pordido cl cmploado on cspeeu- 
lai' sobro como podfia babccsc pcrloccionado insLinlo Ian ma- 
I'avilloso. 

oiiM espccie. Fnniiii::i f^aariniiii'n, fnc (ambien doscnbiorla 
|>i‘imci\imu‘nlo poi* I’icri'O linber, como hocmiii'a (jiic baciu es- 
clavos. Sj encnentca osla espccic cn las partes mcridionalcs do 
Inn’lalerra, y sus habitoshan .sido e.sUidiudos pnr^Ir. F. Smilh. 
del .Masoo llriirmieo, a quicn dobo muchos informcs sobrocsle 
y sobi'o oli'os punlos. Aitmiuo con plena conlianza on lo (juo 
docian litiber y Mr. Smilh, irale do al)ordar cl asunto con 
animo csccplico, pues lotlo c! nuimlo esl;i cxcusailo cuando 
pone cn du.la la cxislencia de im insliiUo Ian cxlraordinario 
como el do hacer csclavos. For osto dare las observucioncs ijiio 
bice con al^^unos pei[uehos delalles. Al)ri catoroc uido.s do For- 
mi( a .sa//f;(unea, y cncontre cn lodos olios unos poco.s cscla- 
vos. Jjos machos y las hembras lertilc.s do la espccic csclava 
(Forniiva fiisca__\ sc encuentran solamcntc en sus projiias co- 
munidades, y no ban sido vislos nuncaen los nidos do F. san- 
(littiii'a. Los csclavos son negro.s, y proximamonlc dc la mitad 
de lumaho do sus cncarnados duenos; dc modo quo cl conlraslo 
cn su aspecto o.s giundc. Cuando so perturba ligoramente e] 



INSTINTO UK H.VKKR ERCLAViiS 


580 


ni<lo. los osfliivo.s salon ooasionalmonto, y coino sus dnenos, 
cstiln muy ag-itados y defiendcu ol nido. Curindocl nido so pcr- 
(uvl)a muL'ho ycsUin oxinicstas las lavvas y crisalidas, tral^a- 
jan ciiLn-gicamciilc los osclavos, al iiiismo tiempo quesiis duc- 
fios, para sncarlas y ponerlas on salvo; claro es, por tanlo, quo 
los csolavos sc cncuentran cntcrainento como on su oasa. Du- 
rante los inoscs do Junio y Julio do tres nfios succsivos, ob- 
serve durante muchas horas algunos nidos on Surrey y Sussex, 
y jamas vi a nn csclavo snlir 6 cntrar on ol nido. Como du- 
rante estos mosos los esclavos son muy poco numerosos, pensd 
rpie pudicra condncirse do difereiUo modo cuanclo ol numci'O 
fncra mayor; poro Mr. Rmilli me dice quo ha obscrvado los 
nidos on varias horas duranlo Mayo, Junio y Ago.sto en Sur- 
rey yon Hampshire, y nunca ha visto lo.s esclavos, aunquo cn 
.Vgosto habia mnehisimos, ni salir del nido, ni cntrar cn el. 
Por lo tanto, los considcra como esclavos cstrictamontc para 
casa. Lo.s duehos, por otra parte, cstan constanlomontc llo- 
vando matcrialos para cl nido, yalimonlo do todas clases. En 
el aiio 1860, sin eml)argo,'cn ol mes do Julio, accrld a oncontrar 
una comunidad con un numcro inusiiadamente grande do cs- 
clavos, y observe ([uo uno.s pocos do dstossalian del nidomoz- 
dados entre su.s amos, y quo juntos liacian cl niisnio camino 
hasta un alto pino oscoccs que habia a unas vointe varas dc 
distancia, al cual subian juntos cn busca proba))!emcnto dc 
pulgones 6 quermes. Segun Huber, quo lia tonido grandcs 
opoi'tunidades para observar los esclavos en Suiza, trabajan 
liabitualmontc con sns amos para haccr el nido, y olios solos 
al)rcn y ciorran las puerlas por la manana y por la larde, y 
como Huljcr dice expresamente , su principal oficlo es Imscar 
pulgones. Esta difcrcncia cn los habitos usualcs de los duonos 
y c.schivos on los dos palsc.s, depende purumente de quo son 
capturados on mayor numero cn Suiza que on Inglatcrra. 

Un clia tuve la fortuna de prcsonciar una niudanza do un 
nido a oLro do F. sanguinea y fue cspectaculo intere.santisi- 
ino conlcmplar a los amos llovando cuidadosamento a los es- 
clavos en la boca, on vez do ser los llevados como en ol caso do 
F. rufcficens. Otro dia me llam6 la atoncion una vointona do 
cazadores do esclavos quo rondaban el raismo .sitio y quo evi- 
dentemente no iban en busca dc alinionto; sc aproximaron y 
fuoron vigorosamentc rcchazadospor una comunidad indepen- 

19 



dk i.as Hsi'i:i;n:s 


i’llil 

•lifiito do ];i ospooio esclava /•'. /''(sr,r; iilo'unas voces hasla Iro.s 
do ostas ullimas lioianio'as se coiovivoii do las palas tie nna 
/•’. Kai)ii)ii}h:;i. Kslas I'lllimas inalal)an sin [lioilad a sn.s |iciiuc- 
nos onciniL'-os y so llovahan los cuet‘in).s imici-Los pai-a uliineii- 
(o sa ni'l’i. ([ue cslab.i a v.iras do dislancia; poro no con- 
sio'uiooon co_''or ninyiina fi-isaii>la fpic cdncaL* como csolava. 
Mntunoos vi) sa(jiid do o(i‘o iiurniiynci’O iinas cuantas cfis;'didas 
do /•’. fii!i a y las jiu.se en ol snelo on un sitio doscul)ici'to ceiva 
dol cainpo do Jjalaila; I'lioi'on ininodiatamonlo I'oeo.o'idas ccni 
avidcz y llovadas pof K)s lii'ano.s. (juiones (piizas so iinao'i- 
iiaban dospnos do lodo tpic lialnan salido viclofiosos <lol I’l!- 
liino cij!ul)a(o. 

A1 inisino lioinpo C()io(juo cn cl niismo punto un piiiiadito 
do ninfas do filra ospooiu }■'. finra con unas pocas do osias 
liorniio'iiitas an\ai-illas todavia adhci-iilas a los IVa^^rmontos dc 
sii.s nidos. I:Js(a cspccic os lainbien csclavizada al^aina voz, 
aunipic 1 ‘ara. conio lo lia doscrilo Mr. Sinilb. Aunqiic son lior- 
ini.iras muy pcquonas son iniiy vaiicnlcs, y las he visLo alaoar 
foro/menlc a olras olascs. Kn un caso cnoontro con soi’prcsa 
inia nna conuinidad indcpondicnlc do fluva bajo u)ui piodra 
al lado dc im nido do la csolavisla F. samjainca: y ouaiuloyo 
liabia aceidonUdnieiiLo [vaeslo on rcvoluoion ainbos nido.s note 
(juc las lionniyas jieqnonas alacaban cun valor asombroso a 
siis o'randc.s \’ccinas. C'urioso dc averiguar si la F. saiKjiiiniKi 
podia disUnguii- las ninl'as <Ic la F. (|uc son las quo habi- 

lualincnlc bacon csclnvas, dc las ninfas dc la poquena y fnriosa 
F. /7;h;<j. a la quo rara voz apresan, vi evidenlomontc que las 
distinguen desdo luog'o: por(|ne ya homos vislo (]uc apresaron 
livida c instanlanoamonlc las ninfas dc la F. fui^rii, mientras 
que sc quodaron may alcrrorizadas cuando sc cncontrai-on con 
las ninfas y aun con la licrra del nido dc la F. /7a rn y sc pu- 
sici’on cn precipiUida fuga; pero a cosa do un cuarlo dc bora, 
poco dospucs dc haber dcsaparccido ya las horinigas amari- 
llas. rccobraron cl animo y cargaron con las ninfas. 

I'na lardc visile olra comunidad dc F. .sanr/ninea y cncon- 
li'c un niimcro do eslns horinigas ya dc vuclta enlrando en sus 
nido.s y trayendo los cuerpns muertos dc F. fusen (lo cual 
probaba (jnc no era una miidanza) y nuincrosas ninfas. "N’i una 
larga (ila de horinigas cargadas do botin quo sc cxlcndin mag 
dc cuarcnla varas Iiasta un c.sposi'simo malorral do dondo vi 


INSTINTO l)K IIACKil KSllL.VVdS ’291 

sillir ill I'llliiiio iiidividiio ([o In F . ■'inrifiitiai'i'i llovi'indoso una 
Hilda: jioro no pudo oiieoiUrai’ cl desolaiio nido eii cl cspcso 
lirczo; cl iddo. sin cni))!'rg'o, tlei)la ostai’ muy cerca, poi'(|uc 
(lus d Ifcs individiios de F. fiisca andaljan de uu lado para otro 
cn la mayor a.iritacion y iino se Iiabia ancarainacio a la cxtrc- 
midad do una ramiia dc brezo dondc cslaba inmovil con sii 
ninfa cii la boca, ima,j:cu do ladcsospcracion sobrc su saqucado 
lio.i'ar. 

Talcs son los liechos, aunque no sc noccsilalia que yo los con- 
lii'inara, con rcspcclo al maravilloso inslinto dc haecr csclavos. 
ObsOrvcsc quo conlrastc proscntan los Iiabilos instinlivos do 
la F. saiujuinen con los de la F. I’u/’oscen.s dol contincntc. Esta 
no fabrica su propio iddo, no clctcrniina sus propias emipTa- 
ciones, no rcunc alimcnto para si y para sits crias y no pticdc 
ni aim alinicntarsc a si misma: dcpondc aljsoliilamcnte dc ,sus 
luimerosos csclavos. Formica. S!inr/}iin.eCi , por otra parte, posGO 
miu.'Iios incnos csclavos, y cn la priincra parte dol verano po- 
ipiisimos: los diicnos dolorininan cuaiido y ddndese ha do I'or- 
niar iin nuevo nido, y ciiando cini”:ran, cllos son los que llovan 
a los c.sclavos. Tanlo on Suiza como cn liv^daterra parocc quo 
Ilia c.sclavo.s lienen el e.xcliisivo cuidado do las larvus, y los 
(Uicnos solos van a las expodiciono.s y a Iiacor csclavos. En 
.‘'iiiza Iraliajan jimlo.s lo.s csclavos y losduono.s, liacicndoylra- 
yendo malcriales para cl nido; unos y otros, pero parlicular- 
ineiitc los csclavos, asiston y ciiidan a sits crisalidas, y uno.s y 
otro.s biisoan alimcnto para la comunidad. En Ing-lulcrra los 
amos solos ncfistumbran d salir del nido pararccogcrmatcria- 
Ics de consU’Uccion y alimcnto para cllos, sus csclavos y larvas. 
Dc modo (jitc lo.s amos en estc pais rccibcn muclios mcnos scr- 
vieios do sus csclavos (luc cn Suiza. 

Xo pretondo conjctiirar por quo pasos sc origim.'' ol inslinto 
tic /d .'iLinguinoa. Pero como las liormigas quo no liaccn c.s- 
clavos sc llcvan las crisalidas dc otras cspccios, como yo lo ho 
visto, cuaiulo cslan diseminudas cerca dc sus nidos, csposiblo 
que diclias crisalidas, alinaccnadns al principio como alimcnto, 
pudieron llogar d dosarrollarse; y quo las bormigas extranjeras, 
criadas asi sin intcncion, sigiiicran sus propios in.stintos cn- 
lonccs, iiacicndo lodo cl lral)ajo quo pudicran. Si su prcscncia 
resullo util d la cspccio quo so ha))ia apoderado dc ollas, .si fuc 
mas ventajoso para osLa cspccio aprosar obreros quo procrcar- 



:iriiliKN iiK I.AS KSrivi’.IKS 


los, cl do rcct.,Lan' las iiinras priiiiilivaincnte p;u‘;i ;ili- 

moiilo, piido ]Hu- la .soloccitui natural forlaloccrsc y haccrso pcr- 
inanenle ciui cl propusilo muy diroronlo dc cducar csclavos. 
I'lia vez ad([uirido el inslinto llevailo a miiclia nuaios cxten- 
sion a'lii cjuo cii nuestra 2'’. sa/ayu/aea briUiniea, hi cual, como 
lieuios vislo, c.s incnos ayudada por sus esclavos cjiio la misma 
cspecie on Suiza, la sclccoion natural pudo aumoiitar y modi- 
licar ol iustiuto sicinpre, supouiendo (juc cada modilicacion 
era util para la cspecie, hasla<pic I'ornio una hormig-a Ian abier- 
tanienle depcndientc dc sus esclavos, como lo os /ovniica 'i'n~ 
fcstjcns. ■ 

Iiistiiito de hacer coldus de la ahpja. 

No eulrnre ii(|in cn dclallcs circunslanciados sobrc csto 
a.sunto, y morainonlo presontarc un bosqucjo dclas conclusio- 
ncs a que yo he llegado. Oliluso dcl)c scr el liomlirc quo puoda 
examinar la exquisita cstrucluru do un panal, Ian primorosa- 
mcmte adaptado a su objclo, sin admiraeion cntusiasta. Sabe- 
niOh, por los matomaticos, quo las abejas ban I'csucito practi- 
cainenle un probloma dil'icil, y ban hocho sus coldas dc la 
lig'ura con\ enicnLc para que oontengan la mayor cantidad po- 
sible do mid, con cl mcnor consumo posililo dc prociosa oora 
para conslruirlas. Sc ba obscrvado que un obrero habil, con 
lodus losinstrumciUos y medidas a propd.sito, cncontraria muy 
dificil baeor coldas dc ccra do la verdadera forma; y esfo lo 
ejccula una mucbcduinbro dc abejas que l.rabajan cn una col- 
mena oscura. Conccdicndo cuantos inslintos sc quicran, pa- 
reco al principio complctamentc inconcclnblc como pueden ba- 
cer Lodos los ungulos y pianos necesarios , 6 aun pcrcibir 
ouando cstun oxactaincnto heebos. Pero la diticuUad no cs, 
ni con muebo, tan grando como a primera x'ista parccc. Creo 
yo quo puede domoslrarsc quo lodo cslo inagniflco trabajo cs 
consccuencia dc unos pocos instintos scncillos. 

ile indujo a investigar cslo asunto Mr. Walcrhouso, quion 
lui demoslrado que la foinna dc la cclda csUi cn rclacion inlima 
cun la prescncia dc las ccldus adyacentes; y quizas deba con- 
sidcrarse .solamcnlc como una modificacion do osta tcoria la 
opinion siguiento. Miremos al gran principio dc la gradacion, 
y veamos si la naturaicza no nos revola su metodo do trabajo. 



iSSTINTO DE IIACICIl r.ErJtAS 


293 


Ell uii*i cxtrcniidacl do una coi’ta fscric tcncmos lasaliojaseraii- 
tlcs y silvestrcs, quo usaii siis viejos capullos jiara loner miol, 
nnaclicndo a olios alg-unas voces corlos tubosdo ccra, y haeiendo 
ic:ualmenlo ecklas redoiulas decora, separadnsy muy irrey'ula- 
res. AI Giro oxlrcmo do la .scrio tcncmos las ccldas dela ubejade 
colincna, colocadas en una doble hilcra: cada cckla, como es 
bicii .saliido, os un prisma cxagonal, con los cantos do la base de 
sus seis lados cortados al sesgo, de modo (|uo forman iina pi- 
ramide invcrlida de tres rombos. Estos ronibos licnen cicrlos 
iUigulos, y lo.s tres quo forman la liaso piramidal do una sola 
celcla on un lado del panal, outran on la coniposioion de las 
liasosdc Ires ccklas adyacentes on cl lado opuoslo. En la scrie 
entre la pcrfeccion extrema do las ccklas de la abeja do col- 
mcna y la simplicidad de las do la abeja silvestre, tenomos las 
ccldas do la mclipona. (Inmestica, de Mejico, cuidadosamente 
figurada y dcscrita por Pierre Huber. La mclipona es inter- 
mediaria on estructura entro la abeja 'do colmona y la silves- 
tre, pero rclacionada ma.s do ccrca con la ultima; forma un 
panal do cera casi regular, do ccldas cilindricas, en las cualcs 
sc hacc la incubacion de la cria, y adomas otras grandes cel- 
ilas decora para contenor la micl. EsLas ultimas ccldas son 
casi csfcricas y do tamanos casi igualcs, y juntas unas con 
otras, formando una masa irregular. Pero ol punto importan- 
tc, os quo cstas ccldas ostaii siempre Iiechas con un grade tal 
de pi-oximidad entre si, (pio so hulncran intorcalado 6 embu- 
tido unas on otras si las osfei'as hubieran sido terminadas: pero 
csto nunoa suoede, porquo las aljcjas construyen paredos com- 
plolamente planas entre las csforas, que acabada.s tcndcrian a 
certarse; por eslo so componc cada celda do una parto esferica 
exterior, y do dos, tres 6 mas suporficios planas, sogun quo la 
celda esta unida a dbs, tros 6 mas ccldas. Cuando una cclda 
descan.sa sobre otras tres, como sucede nmy frecuente y ncce- 
sariamente, por Bor las csforas casi del niismo tamano, las Ires 
superficies planas quedan unidas on una piramide; y osla pi- 
ramide, sogun Hulicr haobservado, os manifiestanicnte una 
gi’osora imitacion do la base piramidal de Ires lados cn la cclda 
do la abeja de colmona. Como en estas, las tres superficies pla- 
nas de cualquicr celda entran necesariamento en la construc- 
cion de Ires ccldas adyacentes. Es evidonte que la melipona cco- 
nomiza ccra, y lo que es mas importante, trabajo, por csta 



onitiKN iiH i.As i-si'icci’-s 

mnnova ilc c.iuslruir: jkii'.|iio ias paiv.L-s planas oiitfo las cel- 
das adyacentes no son doliies, sino i|iiu licnen el mismo ospe- 
si.li' i[ue las pai'cioncs eslci-icas exlorioi’es. y .sin cnibai'.ii'O, cada 
porcioH plana foi'tna parlede do.s celdas. 

li’ellevionando subi'O cslci cuso. se ino ociiri'id, (|ue si lanie- 
iipona luibiera hci-lio sns esfoi'as ii una dislaneia dada luia <le 
oira, lie ili'uul lainano, y culocadas sinietricaincnlc cn un piano 
d(d)le, la consti'iiccion luibiei-a resuHado Ian perfecla coinu cl 
]*anal de la abeja de colniona. Sobre lislo escribi al prol'esoi* 
Midor de Cambi'idL''e; y este ,ii'c6incU'a lia leido bondadosa- 
mente lo {jiie sig'uc , (jue csla saoado de sus inforincs, y me 
dice i[uc cs estficlainenlo exaeto; 

Si su dcscribiei'a un niunero do oslcras igualcs , con sus 
ceidros colocadus en dos lincas paralelas y a dislaneia uno do 
oiro. ded radio niulliplicado por 3 . 6 cl i-ailio inultiplicado 
por ^6 a una dislaneia un poco inonor); si luego sc 

Ibrmaran jdanos dc intorsceeion onlro las diversas osferas do 
ainbos pianos, residlaria una doblc lila do prismas cxag'ona- 
les unidos enlrc si por bases piramidales Tormadas de Ires 
rombos: y los roinbos y los lados de los pi'ismas exagonales 
lendrian identioaincntc los mismos angulos quo las inejores 
niediilas quo se bun lioeho do las celdas do la abeja dc col- 
ibona. I'ero mo informu ol prolosor Wyman, quo ha boelio 
mimerosas y ouidadosas medidas, ijiic so ha exagerado mueho 
la exactilud del trabajo dc la aboja; hasla tal punlo, quocual- 
quiera (|uc sea la forma liplca de la cclda, I'ara vc^ esla rcali- 
zada, si os (juo lo csla algumivez. 

I>e aqui podomosdedueir sin riesgo i[uc si nos fucra posiblc 
modilicar ligcranicnlc los inslinlos (pic ya posce la melipona y 
ipio no son por si mismos muy inaravillosos, luiria esla a))cja 
una cslrucUira tan asombvosamcnlo perroela eomo la dc la 
aboja de colmona. Dobemos supomjr quo la melipona lieno ol 
pt)derdc formal’ sus celdas verdaderamenlo csfericas y de ta- 
mafios igualcs; y Oslo no soria mny sorprendcnlc viondo que 
ya lo liaoo hasla clerlo punlo, y viendo i|uc madrigucras 6 mi- 
nas Ian perfoelamonlo cilindrieas bacon en la mudera muelios 
inscelos al pareeer dando vuellas sobre un punlo fijo. Debemos 
suponer (|uc la melipona arrcglo sus celdas cn pianos parale- 
los oomo ya hace sus celdas eilindricas; y dobemos suponer 
mas loduvia, y csla cs la mayor dificullad, que puede do un 



INSTINTO Dli HAClill CICI.DAS 295 

mixlo o do otro juzyar cxautamonto a quo distanoia esla do sus 
coinpanoras do Irabajo cuando estiui vai-ias hacicudo sus csl'o- 
I'iis; ]>ei '0 oslu ya tan cn dis])osicioii dcjuzg-ai’ do la dislaiicia, 
i[\io sioinpro dcscriljc sus cslcras do modo ijuc sc coidcii cu uu 
jiiinlo tlelcrminado, y luogo uno los puntos do inlcrscccion poi* 
Huperlicios perfeclamenlo planus. Poi’semojantos modiOcacio- 
ncs do instinlos quo cn si no son muy mai-avillosos, apona.s 
mas manivillosos quo los quo gaiian a un pajaro cn la cons- 
It’ucoion do su nido, ci’co yo quo la aboju dc colniona lia ad(]ui- 
rido por nibdio do la sclcccion natiu-al sus inimilablcs podorcs 
arquitcelonicos. 

Pcro esUi loovia pucdo see ensayada por cl oxpoi'imonto. Si- 
gulondo ol ejcmplo dc ili’. TcgcLnicicr separc dos panalos y 
pii.so ciUrc cilos Lina larga y espesa tirn rectangular do ocra; las 
abojas cnipczaron instanlaneamcntc a haccr hoyos circularcs 
cn olla; y conformc iban profundizando cstos pequonos hoyos 
los iban cnsanchando mas y mas hasta ([uo esluvioron conver- 
lidos cn cavidades de poco fondo ({uq a la vista aparocieron 
pcrl'cclainontc verdaderos 6 partes de una esl’era y pro.xima- 
menlo del diamclro do unu cclda. Puc muy inlercsante do ob- 
servar (pie dondcqiiicra quo algunas abejas luibian ompezado 
a cscavar cstos depositos casi juntas, habian empezado su olira 
a lal dislancia unas dc otras, quo al tiompo quo las oavidades 
habian achjuirido el ancho dioho mas arri])a, osto es, el ancho 
do una celda ordinaria, y tonian do profundidad una sexta 
pai'to prbximaniento del diamelro de la osi'era de que I'ormabau 
piirlc, so cortaban 6 embulian lines on otros los i)ordes de las 
cavidado.s. Tan pronto como ocurria csto cesaban las abejas do 
cscavar y empezaban a conslruir parades do ccra planas cn las 
liiieas do interscccion cnlre las cavidades, do modo ([iio cada 
prisma oxagonal csUvba conslruido sobre ol fcslonoado liorde 
do nna cavidad lisa on voz de estar sobre los Ijordos rectos dc 
ima piramide do Ires lados como cn cl caso do las ccldas or- 
dinarias. 

Puse cntoncos dentro de lu colmcna, cn iugur do un pedazo 
espeso y rocfcangnlar do ccra, una hunina dolgada y osLrocha 
colorcada de bcrmollon. Las al)ojas empezaron instantanoa- 
mente on aniljos lados a oscarbar poquohas cavidades, cerca 
imas do otras, del misnio modo que antes; pero el canto dc la 
ccra ora tan dolgado, que los fondos dc las cavidades si hubie- 



oniiiUN me las lesi'ieieiies 

iMiisiilo esi-iirlj:ulos ii:isl;i l;i niisiii;! [H’oriuulidiiil )]uo on el pi-i- 
inei’ oxiierimoulo, sc liii])iei-aii n.ito la utui en la olra poelos la- 
ilon L:i-s abojas. sin cinbai’a’o. no pci'iniliorun (|uo eslo 

sueoilieoi. y par.n’on .sus aseavai;ii)iio,s a lioinpo; tie niodo (pio 
las ea\-i(lailos Ian pfoulo conio e.sluvicron uii poeo pi’ufundiza- 
das. llee'aiMn ;i loner bases plunas; y osLas ])asos plunas, I’or- 
inadas j);.n‘ [ilanehas dol^'adas de la oci'a ((110 quodaba sin voei', 
eslaban situadas, en cuanlo la vista podiajuzyai* cxauUunoiUO, 
on los pianos do inlei'seccion iinagiiiaria eniro las cavidados de 
os lados opucslos de la planeha tic cera. En alguilas partes, 
•solaineiile porcionc.s pctfiioniis; en olra.s paries, graiidcs por- 
oiuno.s do, nna plancbti roinboido quedaron do osle niodo entre 
las cavitlades opitcslas, poro cl Irabajo, por cl estado nada na- 
tural de las eosiis. no liabia .sido primora.samcnle cjccutado. 
Lasabejas ncecsilanni liabcr trabajado con l;i ini.smu volocklad 
eon imiy poea difereneia ai roer eiroularinontc, y ahondar la.s 
oavidatic.s en ainbos lados de laplancha tie cera berinellon, para 
liabereonsoji'uido dojar docste niodo superficies plunas cnlrc las 
cavidados, deleiiienilu cl trabajo cn los pianos de intcrsoecion. 

(.'onsitlerando cuaii I'lcxiblc c.s la ccra deljjada, no veo quo 
luiya nine’una dilicultad en quo kis abejas quo trabujan cn 
los dos lados dc una lamina decora, pereiban cinindo ban roido 
la cera hasta r]uc Oslo del g’rue.so convciiienle, y quo paren cn- 
lunecssu Irabajo. Eii los panales ordinarios, me lia parecido 
quo las aliejas no consiyiicn siempro trabajar cxactanieiilc eon 
la misina velocidad por los dos lado.s opuestos, porque ho ob- 
servado roinlios a medio acaliar cn l;i base de una cclda recicn 
comenzada, ipio craii ligcranicnlo cuncavos por un lado, on cl 
quo yo .supong'O ([ue las abejas habian cscavado dcinasiado dc- 
prisa, y coiivexos cn el lado opucsto, donde las aliojas babiaii 
Irabtijado mas despacio. En im ca.so bicn dcfinido, voivi a co- 
locar cl panal cn la eolnienay examine de nuevo la cclda, eii- 
conlraiido quo la planeha rombica liabia sido completada y quo 
ora ya perfi^clamenie plana: era iniposible on alisoluto por la 
dclg-adez exlroina dc la plaiiehilla quo pudieran haber efec- 
Ifiado c.slo royendo cl lado convexo, y sospocho quo las abejas 
en casos tales, sc colocaii on los lados opuestos, y ompujan y 
dobliiii la duclil y caliento ccra, lo que yo lie probado quo so 
hare con facilidad. hasta poncrla on cl piano intermedio quo 
correspondo yliacerla plantt. 



IN'STINTO UK IIACKll CKI.UAS 3',)7 

Poi’ el oxpci'iiiicnto dc l;i planclia dc com piiilada do berinu* 
Hon podcmos vor quo si las a])ejas liivioran <]uc eonslruirsc 
una pai'od do cora dolyada, podinan haoer sus ccldas dc la 
li.o'ura eoiivenicuto, ponicndoso a la distaiicia nooesaria unas 
(looltws, escavando con la misma volocidad, y tratando dc ha- 
cei' Iiuecos eslcricos igaalcs, pci-o sin pcrinilir nunca (|UO las es- 
ibraii se roiupici’an unas cn oti’as. Alioral)ien; lasabejus, coino 
claramenle puede verso examinando cl ])ordo dc un panal on 
conslruccion, liacon un ccrco 6 pared losca circunforcncial 
lodo alrcdcdor del panal; y van horadando dc loslados opues- 
los, Irabajando siempro circLdarmontc a medida (|uc van ahon- 
dando cada cclda. Xo luiccn al misino licuipo loda la base pi- 
raniidal do -tros lados do la cclda, sino solaincntc la plancha 
I'ombica (juo cstil cn cl margon, quo sc va dcsarrollando, d las 
dos placas, sogiin soa el caso; y nunca coinplclan los hordes 
superiores dc las planchas rombicas hasfa que eslan conicnza- 
das las paredes cxagonales. Algunas do esas afirniaciones sc 
difcrencian do las hcolias por cl justamente cclcbre Haber cl 
mayor, pero cstoy convencido dc su cxaclitud; y si Uiviera cs- 
pacio, podriadomostrar quo cslan conformes con mi leoria. 

La alirmacion do IIu])or, quo la priinora cclda osla socavada 
cn una pequena pared de cora do lados paralclos no os cstricta- 
mente cxacta; por lo quo yo he visto, el primer principio lia 
sido siempre un pequeno capuclion; jAcro no cntrarc aqui cn 
clelallcs. Vomos (/uc parlo Ian importantc desompena la csca- 
vacion on la conslruccion do las ccldas; pero seria error grande 
suponcr que no 2 >ucdcn las abojas construir una pared do cora 
losca cn la situacion nccosaria, 6 sea cn cl idano do intcrsec- 
cion entro dos esferas adyacentos. Tong-o algunos cjomplos 
quo dcmueslran claramento quo pueden hacerlo. Aun cn ol 
Iosco cerco 6 pared circular do cora alrcdcdor de un jjanal cn 
eonstruccion, pueden o])scrvarse algunas voces curvaiuras (|ue 
corres 2 JOndon on posicion a los pianos de las idanchas r6mbi- 
cas de las bases dc las celdas futuras. Poro en todos oasos la 
tosca pared de cora ticnc que ser romatada, siendo por ambos 
lados gTandcmcnte roida, Curioso cs cl modo dc construir de 
lasabejus; bacon siempre la primera pared tosca do diez a 
veinte voces mus gruesa quo la cxcesivamente dclgada, des- 
pucs dc concluida, do la cclda que es la que ha de quedar por 
uUimo. Comprendoromos como trabajan si suijoncmos quo los 



•?flS onic.KN HI-; i.as icsi'i;i;ii:s 

ollKinilt's U'V;iiil:iii pi-inioi-amcMUo uii nionUin de niozcla. 

y (jue einpk'zaii hiOL-'o a Sdcaliarlo iyiialuionlL! ]>mi- ain])its ladn.s 
a rai/ tie la lioriM. liaxta ilejai- niia paiv*d iniiy dolyada y li^a 
cn e! iiicdio; ln.s alljariiles si'i'iieii ainonloiiaiidn la masa ([iio 
sacan y nira mieva oaciina di‘l cdilii-io: tondi-emos do eslo inodo 
iina pared dels^ada, elev;uu[i)sc siem]>i-o para aia-iba, pci’o eo- 
I'onada sieinpro por iinaalliardilla .u'iyante.sea. hcipic todas las 
(.roldas. taiito las i-eeion coiiienzadas, eoino las ya coini)letas, 
csleii asi eiibiorlas por uii coronatnioiito fuorle dc cera. so eon- 
cihe (luc las al)cjas j)iiodaii agru[)ar.sc y urrastrarso por cl pa- 
nal sin haoer dano ji las delicaclas parodos exagonalcs. Estas 
pareilos, cotno c! profosor Miller ha Icnido la aniabilidad do 
usciriirarmc, varian muoho en espesor, sieiulo segun el Icrmino 
medio do dooe modidas Uimadas corca ilel horde del panal ‘/-ji 
do iina pulgada iiiglosa do csi>osor. on lanlo (]nc las planohas 
romboides do la base son mas gruosas, casl en la proporeion 
dc d a teniendo un c.sjVcsor ineilio en voinliiina metlidas lo- 
madas dc '/aan pulgatla. l*or cd singular inodo dc conslriiir 
ya (lieho, sc ila conlinuamonle I'ucrza al panal con la mayor 
eeonoinia posible do ecra. 

I’arcee al prineipio ipic aiiincnta la dilieullad para compren- 
dor coino sc bacon las eeklas. cl ipio Irabajon todas juntas 
inuciias alicjas; una aboja, dcsjnies do [ral)ajar algiin tieinpo 
cn nna cebla, so va a otra, dc inodo [uc, como llubor iia pro- 
bado, trabajan veintc indivlduos aim cn cl prineipio do la pri- 
inera colda. Vo pudo deinostrar praclicamenlo cstc hccho cu- 
briondo los oaiilos dc las parades cxagonales de una sola oelda 
(3 la margcii extrema del horde circular do un panal on cons- 
triiocioii, con una capa cxLrcmadamenlo dclgada ilo cora co- 
loreada dc bermellon, c invarialdcmonto cncontro quo cl color 
era difundido de la manera mas tlclicada por las abejas, tan 
deUcadamonle como un pinlor imdiera habcrlo hccho con el 
pined, povc{uo sc llcvnban atoinos dc la ccra de color del sitio 
(|ae yo la liabia colocado, y trabajaban con cllos cn los l)ordcs 
(jue iban construyonclo do todas las ccldus do alrededor. El tra- 
bajo dc conslruecion pareco sor unaospccicdc cquilibrio guar- 
dado entre muchas abejas, ([UC todas instintivamente se colo- 
can ii la misma distaiicia rclativa unas de olras, quo lodas tra- 
tan dc labrar esl'eras iguaios y quo cnlonccs lovantan, 6 mejor 
dioho, dejan sin rocr, los pianos do intcrscccion entre estas os- 



INSTINTO Uli IIACnill C.Kr.K.VS ?0'.) 

foras. Ei'a I'caiinonledigiiodo nntar ca casos de dilioidlad.oonio 
citando dos parto.s do tin pana] fornian iin anti'iilo. cuantas voces 
las tibojas jn'oeoden a dcmolci' y I'ccdilicai* do dirorcnles modes 
la niisniiv cclda, rocui'ricndo al.^iinas vcccs a una ligaira, ijiic 
ya li;d)iaii recluizado al prineipio. 

Ciiando las iibejas tiencii uii lug-ar, on cl ciial pueden sosto- 
nci'SG cn his posicioncs proi>iiis ptira tnibajai’ — pov cjcniplo: en 
una labia, coloctida dioechvmciite debajo del medio de un panal 
(]iic creco para abajo, de niodo iiue cl panal lienc c[uc scr cons- 
(riiido sobre una cara de hi labia — en oslc caso las a))cjas pue- 
den poncr los ciinicnlo.s de una pared do un nnevo exagono 
cn su Ycrdadoro lugar cslrictamcntc, proyecLando mas iilla de 
las olras ccldas acalDadas. llasla quo las abejas puedan man- 
loncrso a hi tlislancia rclativa corrosjiondienlo, unas do olras, 
y do las paredes de las ultimas ccldas acabadas, y entonces, 
Irazando esl'eras imaginarias, pueden levanhir una pared inlcr- 
inodiii outre dos osfovas ailyacentes; pero jior lo que yo he visto, 
jamas iiliuccan ni rematan los angulos de una celda hasta ([uo 
esUi construida una gran ptirto. hinto de aquella celda como 
do las adyacontes. Esla liubilidad en las alicjas do cslableoer 
cn ciertas cireunsLancias una pared tosca cn cl silio convo- 
niente entre dos ccldas rccion comenzadiis, cs importante, por- 
ipic so rclaciona con un hecho quo a priincra vista pareco oohar 
por tieri-ii la Lbon'a precedente, a saber: quo las celdas en la 
orilla extrema dc los panalcs de las avispas, son algnnas voces 
eslriclaraente cxagonales; poro no ton, go aqiu espacio ptira en- 
trar cn cstc asunto. Ni mo parcce ser iina gran dificultad que 
iin solo iiisceto, como suceilc con la avispa reina, haga celdas 
cxagonalos, si licne quo trabajar allcrnalivanieiito en el inte- 
rior y cn cl oxtorior do dos 6 Ires ccldas comenzadas al mismo 
tiempo, siempre manteniendose a la disliincia conveniento y 
rclativa do las partes dc las celdas reclen empezadas, labrando 
esl'eras 6 cilindros y erigiendo pianos intermodios. 

Como la seleccion natural obra sohimcnto por la acumula- 
cion do ligoras modiflcacioncs dc oslructura 6 instiiito, todas y 
cada una provechosas para el individuo cn sus condicioncs do 
vida, puede razonablcmente pregunlarsc c6mo una sucesion 
lai’ga y gradual dc instintos arquitcctdnicos modincados, quo 
tiendan todos luicia el plan actual y perfccto do construccion, 
pudicron habor side ventajosos A los progoiiitorcs de la abeja dc 



:i(iu I'K i.\> 

cii!int’n;i. i i{iio I,-; vi'Si'Hi'.-la ii'i l;is (.'ehlMs I'ons- 

lriii<I:is cam., lasdc la abcja o la avispa ^j'aiiaii eii fiunv.a y ali.tr- 
ran iiiiicliii liabajo, ('sjiai.'in y njalci'iales ili} conslfucci.'ii. Con 
iv.^pc-l.i a la r..maci<'ii do la cot'a saludo e.s i[Uo las ahcjas so 
\ (.-n imichas ^•oces apuradas para con.soo'uir jioclar siilioiontc; y 
Mr. Toycdncior mo itilVinna do (luc so ha prol)ado oxporimcii- 
(almcnlo ijiie para nuo iina onlmcna do abojas haga una libra 
doocra nooosila oonsiimir do 10 a la libras do aziiour seoa; do 
modo i[uo ncoosUan ruooger y oonsiimir una prodigiosa canti- 
dad do noolar lluido para o.soretar la cera ncocsaria para la 
c.mstruooion do sns jiamdos: todavia ]nas: nuichas abejas lie- 
n<m fpio pcrmaiioc03' oouisas duranto muclios dias on cl poriodo 
do la socrcoion. Ks indispcnsal)lo nn gran doposito do mid 
para soslencj’ un gi’an onjambrc do a))ejas duranto cl invicrno,. 
y os cdsa sabida quo la soo'Uiddad do la culinena dcpcndc prin- 
ci[ialinonto do quo sc manlonga ungrau numcro do abejas. 

I'or osta razon debo sor elcmcnto iniportaiilc do (riunfo la 
oconomia do ocra, supuosto quo implioa una gran oconomia do 
iniol y dol liempo oonsiimido on reuiiirla. Xaluralnicntc ol 
])uen u mal oxito do la osiiccie puedo dependor del numcro do 
sus cncmi.o'os u parasites, 6 dcoausas entoramente distinlas, y 
sor del ludn iiulopcndionto do la oanlidad do mid {|nc puedan 
rooogorlas aliojas. siipongamos quo osta iiltima circims- 
taiicia dclci'jniiiara, y pr(dia])Ionionto lia dotorminado con fre- 
ciionda, si una a])oja, pruxima a nuestras aliejas silveslrcs, 
podia oxistir on gran numcro on un pai.s cualquiera; y supon- 
gamos adomns quo la eomunidad vivio on cl invicrno y nooo- 
.‘^itu. per conseoucncia. un dopdsito do miol; on o.ste caso no 
calie duda do tjue soria una vcnlaja para nuostra supucsla 
aboja. C'l quo una ligera modificacion on sus insLintos la llovara 
a fa])ricar sus eddas do cera mas juntas, do modo quo so in- 
torcoptaran un pooo. porque una pared comun a una 6 dos 
eddas adyaconlcs, ahorraria algun tral)ajo y alguna corn. Por 
osta razon, soria c:tdu vez mas venlajoso para nuoslras al:)cjas 
silvestros (pio hicioran sus eddas eadavez mas rcgularcs, mas 
Juntas, y formando todasuna masa como las eddas do la nc- 
lipona; i>orqiio on csto caso. una gran parte do la supcrficic 
{pic ccrca a cada colda sorviria para ccroar las adyaceiilcs, y 
secconomizaria traliajo y ocra. Tainliion y por la mismu causa 
.sci’ia ventajoso paVa la molipona quo pudiera hacor sus ccldas 



OJUEfilONliS A I.A TEOIliA 


3or 

nit'is juntas y mas rcg-ulares on loclos scntitlos iiiio uhora; por- 
quG ontoncos, conio ya homos visto, dcsaparocorian complcta- 
mcnl3 las siipcrficios ostericas, quo serum' roomplazadas poi* 
superficies planus; y la mclipona haria un panal tan perfecto 
como cl do la abeja do colmena. Mas alia do esto cslado do per- 
feccion on la arquitcctura, no podria llovav la scleccion natu- 
ral; porquG on cuanto sc nos alcanza, el panal do la abeja dc 
colmena es alisolutamente perfecto para cconoinizar trabajo 
y cera. 

Asi, segun yo creo, puede cxplicarse cl mas maravilloso do 
todos los instintos conocidos, cl de la abeja de colmena, por- 
que la scleccion natural sc liaya aprovechado do modificacio- 
nes do instintos mas scncillos, lig-cras, sucosivas y numerosas; 
la selcccion natural por grados Icntos ha Ilerado a las abejas 
cada vez mas perfcctamcntc a ahuecar csferas ig-uales a una 
distancia dada unas dc otras en una doblc fila, y a construir y 
escavar la ccra entre los pianos dc intcrscccioii; las abejas na- 
turalmento no saben que ahuccan sus esferas a una distancia 
particular unas do otras, como no saben cuales son los dife- 
rentes angulos de los prismas cxagonalos y dc las planchns 
rombicas dc las bases; cl poder del procedimiento do la sclcc- 
cion natural )ia sido la construccion do coldas de la fuorza do- 
bida y del tamano y figura convenientes para las Jarvas, ha- 
ciendoesto con la mayor oconomia posiblc del trabajo y ccra. 
El enjambro individual que hiciora de estc modo las mcjorcs 
celdas con cl monor trabajo y con mcnos gasto do mid cn la 
socrccion dc la ccra, soria cl victorioso, y trasinitiria sus ins- 
tintos econdmicosnuevamentoadquiridos a nuevos enjambres, 
los cuales :l su vez tondrian las mayores probabilidades de 
ti'iunfo en la luclia por la existencia. 

Objeciones a la teoria de la seleccioii natural aplicada fi. los instintos; 
inaectos neiiti’os y esteriles. 

A la opinion quo precede sobre cl origen do los instintos se ha 
objetado que olas variaciones dc esLruclura y do instinto ticnon 
que haber sido simul tanoas y cxactamcnte aj ustadas las unas a 
las otras, pucs una modificacion cn la una sin un cambio cor- 
respondiento en el olro hubicra sido fatal. » La fuorza do esla 
objccion estriba entoramente en la suposicion do quo los cam- 



flti.iKN III-: I.AS KSi'KillliS 

bins on los insUiii^iS y on In osU'uolui'a son brusoos. Tonioino.s 
coino ojomi'.lo o! cast) ticl |i:ico tnaync iiuij’ir' a ijuo sc 

alinlin CMi cl ( aiiilitlo antoi'ior: oslc iiajai't.i licno a lucuiulo las 
soinillas (li-l lojii (.‘iilro siis |iics soln'o una i-ainay niarlilica con 
sii jiicn liasla (|iio llcaa i’l la aliiioiidi'a u ]>epi(a. Aliora bioii. 
,ijtic (liliciiitad especial habi'ia paca ipio la seloeeiou nalural 
C'.msci'Vai-a loilas las pcqiionas variaciuiies iiuliviiliialos cn la 
I'orina do ]tico. (|no ruecan adaplaiido mejoi-a cslc para romper 
la soinilla iiasta ([iie sc llo.c'ara a iin pico lambion eunslruulo 
cull cstc ubjeto coino cl del piea-maderos, al iiiisino liompo 
tpic C‘l liabito b la cuiniiulsioti b las variacdonos csponlaiicas dc 
uiislo llcvaran al pajaro user cada vez mas uii comodor dc 
soinillas? Ibi esle caso sc suponc (luo el pico os li,u-eramcnlc 
inc.tlilicado por la solcccioii nalural cn con.secuoncia, aiui'iuc do 
acuordo. con cambios lenlus ilo In'diilos 6 do .uaislos: jiero (juc 
varion y so lincan may<.ircs lus pics del inim por corridacion 
con cl ]iico b pur otra causa descoiiocida eiialijulcra, y no cs 
iinpi'ubablo ([uc csos pics mas.ii'randos servirian al pajaro para 
l. opar cada VC7. mas luisla ijiic adtiuiricso cl notable iusliiilo 
Itviiadoi* y el iioilcrdol pica-madcros. Kn cstc caso so suponc 
i|uc un eainbio j^radual dc cslruelura ba ori.trinado cambios dc 
lialiilus instinlivos. ( )Lro cjctnplu miis: pocos instintns son mds 
nolablos ipic cl tpio oblica al vcncejo do las Indias orienlales 
i'l haeor sii nido eomplolaino ito dc saliva condensada. Alj^^unos 
p ijaros consliluyen siis nidos con liarro (|ae sc croccsla liumo- 
dci’ido con saliva: y uno dc los venccjus dc la America del Norte 
liace SII nido, y yu lo ho visto, eon ijajitas aglutiiiadas con sa- 
liva yaiin con lon.cas ilc csta suslancia. pues, may impro- 
bable {[lie la sclcceion natural dc los veneejos individualos quo 
cada vcz scerctaran nn'is saliva prodiijcscn, por ultimo, una 
espeeic cuyos inslinlos I'ucran dcspvcciiir losotrosmatcrialcsy 
hacor su nido cxclusivamcnlc dc saliva ospesa? Lo mismo sii- 
cede cn otro.seasos. l)ol)3, sin cinbaru^o, admitirsc quo cn mu- 
flios. no jtodemos conjcLnrar si facet instiiUo 6 la cslruelura lo 
qiiG varib priinero. 

Sin diula miu'hos inslinlos dc diliciUsim:A cxplicacion pudie- 
ran sor opuoslos li la tcoria dc la scloccion natural: casos cn los 
cualos nopodoinos ver cbmo iin insUnto lia siclo ori.cinado; casos 
cn los ciiales no so sabo (jiic oxistan grades iiUcrinotlioK; 
casos tic iiisllnlo.s dc Ian insiynilicanlc importancia (|uc apenas 


INSEcri'O.S NICl'TUOS V ESTKIULES 303 

piiodc liiibcr o])ra<Io sobro cllos la solecciop naliiral ; casos 
(iislialos casi klunticamcnlc los mismos en animalcs que cstaii 
Ian I’cinolos eii la eseala dc la naturalcza (jm no podomos ex- 
plicarnos sii seinejanza por Iici'cncia do un progenitor comun, 
Y en los que cs preciso, por tanlo, creer (jiio fiicron ad»(uiridos 
indcpondientcincnlo por medio dc la scleccion natural. No cn- 
Irai'c a({Ui cn estos diversos onsos y me liiuitare a nna dilicullad 
especial t|uc al prineipio mo parceio insiipcra))lo y realmcnto 
fatal para toda la teon'a. Aludo a las hcinbras neiitra.s 6 osteriles 
en la.s coniunidades dc inscclos; poniuceslas seditbroneian IVc- 
cucntcmontc mueiusimo cn instinto y cn csLructura do los 
machos y do la.s hembras fertilcs, y sin embargo, por ser c.stc- 
i’ile.s no pueden propagar su cla.se. 

llien mcrcce cl asunto ser disciitido con gran extension; pero 
yotomare aq»n' un solo easo, el dc las liormigas obreras b csteri- 
es. Como la.s obreras se ban hecho esterilcs, es una dificultad; 
poro no mucho jnayor quo la quo presenta cualquicr otra mo- 
dilicaoion cxlraordinaria dc estructura. Poi'quc puedc domo.s- 
irar.sc ({uealgunos insectos, y otros animalcs articiilados, cn im 
ostado natural so hacen ocasionalmentc esterilcs; y si talas in- 
scclos hubieran sido socialcs, y liubiora sido vonlajoso para la 
coinunidad quo nacieran anualmentc algunos capaces dc tra- 
hajar, pero incapaccs dc procrear, no llcgo aver una dificul- 
tad c.spccial on quo cslo so vcrillcara por medio do la sclec- 
cion natural. Pero me os precise pasnr sobro csta dificultad 
prcliminar. La gran dificultad consiste cn quo las liormigas 
obreras se difcrencian mucho on estructura, tanto do los ma- 
chos como dc las hcinbras tertiios, cn la forma del torax, on 
quo no tionen alas, y algunas voces lampoco ojos, y cn ol ins- 
tinto. Si sc tratara solo del instinto, mejor cjcmplo liubiora 
sido la abeja de colmona por la niaraviilosa diforencia cn cstc 
concepto entro las ol)rcras y las hembras pcvfcclas. Si una 
liormiga obrera u otro insecto noutro iiubicsc sido un animal 
ordinario, bubiera afirmado, sin vacilacioncs, quo todos sits 
caraclercs haliian sido adquiridos Icntamcnle por medio dc la 
scleccion natural, a saber, por individuos quo hubiesen na- 
cido con modilicaciones ligeras y ventajosas, quo fucran luego 
heredadas por la descendoncia, y quo estas tambien variaran 
y do nuevo fucran objeto do selcocion, y asi sucesivamcntc. 
Pero en la hormiga obrera tenemos un insecto (jue se diforen- 



oiiiiiKN' DK L.vs i>r'Ki;n:.s 


ci;i ;^iMniloinenlo,(Io siis jiaflrcs. y <jnc cs a!)solulamenle cslr- 
ril; i{o moilo. t|ue jiiitlo Irasinilido succsivamcnt.-' 

:i Hti proii-iMiio las modiliracioiies tlo estrurtura 6 do iaslitilo 
ad<|nirii)as. I 'node y dclie pre^-'iintarso ptics, ;;.edmo cs posiljle 
rofoiK'iliav csk* case c-on la (eoria dc la solocciun natural? 

rrinici'aincnli? rociiurdosc que lencnios innuincralilcK casos, 
tiinlo c*n nuoslras prodiircinncs diimc.stioas eonio en Iasi rjuo 
eslan cn \jn ostado do naluraloza, ile todas clases dc difcrcncia 
deoslruclura hci'cdilaria, (juc estan corrclacionadas con ciertas 
oiladcs Y con iino y otrosexo. Tencinos iliforcncias corrclacio- 
nadas. no solamonte con un soxo, sinn con el corlo periodo 
cn (luc cl sislcma rcpi*oduclivo es activo, coino on cl plumaje 
niipcial de muchos pajaros, y en las cncorvadas quijadas del 
salmon macho. Tenemos tani))icn pcqncnas difcrencias en los 
ciicrnos de diforontes castas deganado, cn relacion con un cs- 
lado aitinrialnicnte iinpcrloeto del soxo macho; porcpic los 
])iieycs do .cioi'(a.s castas licnen mayorcs cuernos que los dc 
otras castas, I'olalivamenle a la long-ilud de los mismos, tanto 
cn lo.s toros como cn las vucas do las mismas castas. Por csta 
ra/.on, no veo yo una gran dilicultaden quo cualquior cai'i'icler 
so eorrcdaciduc ooii la eondicion cstcril de ciertos miembros 
en las comunidades do insoctos. La dificultad consislo cn on- 
tender cunio esas modificacioncs eorrolativas dc e.struclura 
pudioran acumularsc lenlamcnlc por laselcecion natural. 

Ks(a diliciiUad, aunque in.siiporahlc al parecer, sc disminii- 
ye, y, a mi juieio desaparecc, euando so reeuorda quo la se- 
leccion puede aplicarse a la familia lo mismo que al indivi- 
duo. y ({lie dc c.slo modo puedo adquirir el ohjeto doscado. 
Lo.s criadorcs do ganado desean quo cslen bicn me^clados, 
junlo.s lo magro y lo gordo de la came: un animal quo tenia 
eslos caraetcros lia ido al maladcro; pei’o el criador ha conti- 
nuado con confianza eon la misina casta, y ha conscg'uido lo 
(JUC sc projtonia. Una fc semejanto debe colocarse cn ol podcr 
de la selcccion; ponjue una casta de ganado cuyos bucyes ten- 
gansiemjirc cuernos extraordinariamente largos, podria proba- 
blenienlc forinarso observando cuidadosamcnlc (jud* toros y quo 
vaoas oran In.s que produeian bucyes con cuernos mas largos; 
y. sin embargo, ningun buey habria propagudonunca su c.spo- 
eio. ^’aya otro ojemplo real y mejor. Segun M. Vcriot, algunas 
variciladcs del Slack d(.)ble anual, por haber sido larga y cui- 



l.N.SKCTOS NECTUOS Y liaTKIi I I.ES olJj 

iI;iilos;imcnlc soincUilass a uiiu selection on cl yi-ado oonvoniou- 
to. produce sicinpro una gran proporcion do I'ctonos (juo Lio- 
Dcn nore.s dobIcH y complutainonlc cslorilc.s; pcro lambion do 
igual inanora da planlas fjoncillas y fdrtilc.s: osLas I'llUinas, por 
las ciialos solanicntc puodc la varicdad ser propagada, puodon 
coinparai'.so con las horinigas machos y ]icm))i’as ioidilcs, y las 
planlas doldcs osl6riic.s eon las horjiiigas noulras do la nii.sma 
comiinidail. Lo inismo c^ue sucode con las varicdadcs do la 
planla, siiccdo con los insoctos sociaics; la solcecion ha siilo 
aplicada a la I'ainilia, y no al inilividiio, con cl objclo do al- 
canzar iin lin lUil. Do nqui podcinos dcducii*, quo pc(|ucnas 
modilicacionostlc cslrucliira ode instinlo, corrclacionadas con 
lacondicion csLcril do cicrlo.s miumbrosdo la conuinidad, ban 
re.sultado vonlajosas; por consecucncia, los machos y hoinbras 
fccundas han t'lorccido, y Irasmilklo a sii doscoiulencia Icidil, 
una lenilcncia a prodiicir niicmbi-os esloriles con las misma.s 
moditicacioncs. Llsto procctlimicnLo tiono quo lia])erso rcpcU- 
duiuuchas voces, ha.sla (]uc .sc iiaya producido esa prodigiosa 
canlidad do difcrcncia entre las lionibras rccundas y cstcrilo.s 
do la inisma cspccic, (|uo venios cn muclios inseclos sociaics. 

I’oi'O LodaviJi no liemos llogado al punlo crlLico do ht dilioul- 
tiul, a saber, ol hcchode quo los neuU'OS demuchas honiiigas sc 
(Ul'ercncien, no solamcnle do los machos y Iicmln’as i'ceundas, 
sino unos do otros algunas vcccs luista lui grado casi incrci])Ic, 
y quo sc dividan do cste modo on dos y aim on Ires casUis. Lo 
(jue os mas todavia, esta.s castas gcncralmentc no sc conl'undcn 
las unas con lasolras, sino que eslan pcri'octainonte loicn dcli- 
nidas; .siendo tan disUnias entre si como lo son dos cspocics 
ciudo.sipiicra del mismo genero, 6 mas bion dos gencros cua- 
losquicra dc la misma familia. Asf en Ecitoil hay ncutros tra- 
bajailorcs y soklados, con quijadas 6 inslintos oxlraordinaria- 
nicnlc (liferentos: cn los los trabajadores do una 

casta sola llcvun sobre la calicza una cspecio do liroifucl sor- 
lu-cndcntc, cuyo uso cs compIctamcnLc dosconocido: cn loaMyr. 
iiiecociislns dc Mcjico, los trabajadores de una casta no salon 
luinca dc! nido, son alimentados por los trabajadores dc otra 
ewta, y tienen un abdomen enorinomente desarrollado, ol cual 
cspclc iina cspecie do mid (pic reemplaza a la ovcrecion do los 
piilgones, (pio nuoslras liormigas curopeus guarclan y apri- 
sionan. 


20 



:in.; miitiiix uk i.vs 

( 'iirl'taiJlL'iilc so ji.‘lis;ii';i ijiio \ " uua jirv'sHii- 

tUds.t i‘ii i-l ilo l.i .s'.'Ka'riMii ii.itui'al. i-uaiulii noadaiilo 

ijiio liii'^- Kiiiiijuilan la lonria lici.lit>s (an niai-avillosos y 

litii iiioii Mu ol oaso mas simple do ijtio Ins in«0(.'l<is 

lUMilia-H seaii If.'dns tlo iiiia casla, i|nt’ efon y<j lia llonadn a sei’ 
difoi-enlo de li-s mai-luis y lieiiilji'as liTumlaspni' niodio de la.so- 
ler.’inii naliira!. pcideinns doilueii- [nn' analni;ia las variaein- 
iii.'s ordiiiarias. ipic las ligoi-as y vojilajosas modillcacionos su- 
eosivas U'l suroiei'nn pi'i nieiMinonle on todi>s Ins noulros do uu 
inlsiu' nidn. sinn on iinns poons .solainoiilo, y ijuo jtor ha her sn- 
lii'oviviitn las oniuunidades ciiyas lumihras pianiujei‘nn cl mayni’ 
iniinoi'o do nenli'cs mn la niodilicacinii venlajnsa. (odos los ncii- 
li'u:- vinioi'nii pni‘ I’dlimn a esl ii' de cse rnndo caraolerizados, 
>oju:i os(a Opinion, irnojims (|iio eiioonli'ar do voz cn euaiiilo 
■'ll i‘] iiiisimi nidi) iiisoclos nenli'os rpio [ii'Osenton g'l'adaciones 
do osli'uoiui'a: y osln fiuoedo. v ])ni- oioidn cnii baslaido fi-oonou- 
cia. si oi)nsiiloi-ainos cnan cediieido nuinci'o do inscelos ha side 
■ .'uidadnsamonlo osLudiado. ^[r. !•’. Sniilli ha dornostoado (jne 
lus iK'Uli'ns do ale'iinas lioi-niiyas inylosas so dilbrcnoian onU'O 
<{ sni'pi'ondcnlomonle on (amahu, y hasla on enior algiiuas 
voi-os: y ipio las fnimias oxtroinas pnodon cslahonarso eon indi- 
vidiins saeados do! niisino nidn; yn lie coinpavado pormi inismn 
yradaoi-mos poi-l'oclas do osta olaso. ^noodo alyunas voces (jue 
onli'O las oln-oi’asson mas.nunierosas las niasyrandos 6 las mas 
ohioas; n (]ue sun niunorosas las yi-andes y las ehicas, y (pic 
hay nil lu’iinoi'.i esoasn de olnas de (amafio inlermcdio. For- 
n)/.-) flura liono oln-ei-as mas yi'aiidos y mas chioas, y niias 
pnoas do lainafio iiiloniiedio; y cn osta espccie, soyun las oh- 
soiTaoionos do Mv. F. Smith, las ohcei-as mas g-randcs licncii 
ujos soncillos 1(110 aniiipio pei[uchos son elaratnonlo vi- 
sillies. miOnli-as i[no las obreoas mas [tG([nehas licnen sns oculli 
en cslado niJimonluno. Ilaliiemlo disecado cnidadosamente al* 
ynnos cjoinplares de estas obveras, piicdo adiMiiiir (|no los ojos 
son inncho mas rndiinontarios cn las olireras mas pe(iuen;ts 
((lie lo (pie puede explioarsc pi’opoi’cionalmcnlo a su iiionor 
lainano sin oLra causa; y yo crco lirnicnicntc, auiKpie no mo 
ali'ovo a aiirmarlo do positivo, ((uc las obrerasde tainano iiilcr- 
uiedio Lienen sus oralli cn un cslado oxaetamcnlc inlermcdio. 
Tcncinos, piics, on cslc caso, dos cncrpo.s de olircras cstcrilcs on 
cl niisino iiido. quo sc ilifcrcneian, mi solamenle cn lainaho, 



INSIiiVi'OS NICUTKOS Y KSTJiUH.ICS 307 

fiiiio lainl)iciicn sns ui'ganos visualcs, y (juo cs(aii, sin oni]>av- 
go, (.‘ulazadus poi‘ unos cuanto.s niieinbi-os on un cslado iuler- 
niL'diu. Afiadirc por via do di,!i’i‘osio]i. quo si las oljreras inaspc- 
(liicuas liul)ieraii sido las mas I'diles pai’a la oommiidad, y si 
ludiicraii sido escog-idoseonliuiiainonlo aqucllos machos y hom- 
bi'as quo produjcraii mayor niimero cada ^■cz dc las obroras mas 
poqiieuas, luisla quo lodus las o))rcras fiicran do osla claso, liit- 
Ihoramos loaido ciUoiices uiia cspccic de hormiga con iicutros 
proximaiucnlo on la misina condicion (|uc lo.s dc la Mijivnica] 
poniiic las obreras dc la Miji'mica no liencn sii]uicra rudimcn- 
tus do oceUi, auiiquo las hormigas machos y hoinbras los lionen 
bion dosarrollados. 

OU'o ojomplo piioilo proscntar. Tan rundadamcnlo cspe- 
raha yo enconlrar algninas voces gixulacioncs dc cslrncturas 
iniporUintos cnlrc las difcrciitcs castas dc notdros on la niisma 
cspccic, que accplc con macho gusto cl ofrcciniioiito do 
Mr. F. Smith, do numorosos cjcmplaros del mismo nido dc la 
liormig'a arrastradora anomnui, del Al'rica occidental. El lec- 
tor acaso aprccic mejor l.a cantidad dc dircrcncia cn cslas ol)rc- 
ras, si lo doy, no las mo<lidas realcs, sino un ejcmplo ostricta- 
moiUc Gxacto; la difcrcncia era la misma (|uc si vicramos una 
ciiadrilla do tral)ajadorc.s haciendo una casa, cnlrc los cualc.s 
los hiibicra con 5 pics -i pulg-adas do csLalura linos, y cou Iti 
pics dc cslatura otros. Foro tenemos, adcma.s, (]uc suponcr 
qiic lu.s obreros mayorcs Ionian la cabeza cuatro vece.s mayor 
ijuc la dc los mas cliicos, y las quijadas ccrcu dc cinco voces 
mas grundos, siendo asi (fuc lo.s cuerpos solo lo cran Ires. Y 
hay mas todavi'a ; quo las quijadas de las hormiga.s obroras 
do tuinanos diforentes, se diferenciaban maravillosamcntc en 
el cortc y la forma y ni'unero dc los diontes. Pero el hccho im- 
portantc aqui pai’a nosotros, cs quo aunf[uo podia agruparse 
a las ol>rcras cn castas dc difcrciitcs lamahos, sc gradua])an cs- 
I'us, sill embargo, inscnsilDlemontc do iino cn olro, coino tam- 
bionlu ostructura dc su.s quijadas enoxtremo cliferentes. Ilalilo 
con entera conQanza sol>ro c.stcpunto, porque Sir J. Liibliock 
liizo para mi dibujos con la camara dura dc las quijadas quo 
yo cliscituc dc las obrera.s de diforentes tamanos. Mr, Bates ha 
doscrito casos analog-os en su intcrc.saiito ol)ra Natui'SLlist on 
Ihe Ainazonn. 

En presencia do cstos heciios, creo quo puedo hi .scleccion 



oiiiiiKN ii::; f.AS 

niilur.ii. nlii'andiJ cii las Imi-iiii'jas I’ei.'im'las 6 mmli't's. iV.nnai' 
\ni:t qua jiiu.luzi’a va^'ulaniu.'iUij noiUi'os, luilus da 

laniahM ai'aiido I'l'n uiia I'onna da i|uijada, 6 lodos qc lamauo 
1>L' |!ianii niii (|iii,iadas iiiiiy (lil’ai'Oiiles. o pjii' ulUnio, y aslo cs 
fl ruliiiM da la diliaullad, uiia rnlocaiuu ilo liuiauiu'as ilo la- 
iiiaHo \ iVa'iiia dirarantos: i'e.suUand<i de ciu.) sa liaya I'unnadu 
al pianaipio iina j^oric ua-aduada, I’Oiiio oia ol anso ilo la arniiii^ 
j(/a . quo ik'sjiuos las rurmas exli'onia.s so liayan ido piaalii- 
oioiidii au mitiion'' cada voz mayor, por lia))er Ro))i'ovi\ ido hi.s 
jiadi'C'S quo las ena'oudraroii. Iiasla llou'ar a no tlarsc nin.a'una 
o^ll■lu.•lm•a iiULM'inodia. 

I lia oxjiliaaoion analo'''a ha dado Mr. M'allaoo , del ca.so 
iiUatmonlo comploju do cicrlas iiiariposas inalayas (jiio apsiro- 
oon raa-nlarmoiil-O ron dos d Iros formas do hcmbras.dislin- 
la^: y I'rilz Mi'ilior do cicudos oriistaceos ilol Iti'a.sil, (jiio lieiion 
do i'i'iial juaiK-ra dos fLirmas mny dislinlas para machos. I’cro 
no es iK'cosarii) disovUir aijui csle piinlo. 

I'roo liaboi- o^.'^l'liciulo ya cumo so ba oviyinado el maravi- 
llusu baciio do quo exislaii on cl mismo nitlo dos ca.slas clava- 
meiito deiiiiidas do obroi'a.s csldrilos. quo sea muy diforciUc la 
uiia do la oli'u. y ambus do sus padres. I’odomos ver ciiaii I’lUl 
piiodo bailor shlo su prodiiccion i\ una comunidad social do 
bonnioas. por el mismo principio i|iie bace I'llil para cl hom- 
bi'i* ciillizado la division del Irabajo. Las liormiu-as, sin cm- 
baivo, Iraliajan por inslinlos lioredados y con I’u’gunos e iiis- 
trumenUis lioredados, midnlras (juc ol hombre Irabaja por co- 
nocimionlo adijuirido y cun iiistrumcntos mamil'aeUirados. 
i’oro delio coni'esar, quo con toda mi I’e cm la soleccion nalii- 
ral. nunca liuliiera siqmcslo dcniiLomano quo pudiora halier 
side olicaz eslo principio on Ian alio <i‘rado, si cl caso de cstos 
inseclos ncutros no mo buliiosc llcvado a scmojanlc conclu- 
sion. lie (liscnlido, pur lo lanto, csto asunlo con algaina mas 
c.xlonsion, aunque do! lodo insulicicnto, para dcnioslrar la so- 
Icccion nalnral, y lambicn porque osla cs la dilloullad o.spo- 
cial mas seria con mucho quo mi tooria ha cnconlrado. Eslo 
caso ademas os muy inlore.sanlo, porque prueba quo on los 
auiinales, lo mismo quo cii la.s plaiUas, puedo rcalizarso una 
eunliilad do modilicacion por la acumulacion do variaciones 
numorosas, lic-oras y o.spouL.iuoas, quo scan on algun modo 
venlajosas, sin ipic hayan cnlrailo enjuogo ni el cjorcicio ni 



llKSl'MKN’ ;JGO 

A Poi'ijuc lo.s Iial)ilos pcouliares, liaiitados a las oljfo- 

ras i) liLsinbras ostcrilos, por muclio ticmpo quo inulioraii scr 
si'.:2'iii(l<)s, no scria posiI)Ic (jnc aroLilaivin a los machos y hcin- 
l)i‘as Ibcundas, (juo sou lo.s I'lnicos f[uo dojau descciideucia; ino 
MOi'[ii‘on(lo quo no liaya habido basUi aqiu' quicu Iiaya pvcscu- 
tado Oslo caso doiuostralivo do los inscclos ncutros, conU’a la 
Jiicn c'ouocida docti-ina del balulo bcvcdado (.al oomo la prc- 
sciila r.aniarck. 


Resunien. 

IIj U'atado cu cste capitulo do deinosti’av lu-evcinonlc quo 
las cualidadcs moiilales do uuestros aniiiialo.s donidslicos \-a- 
ir.iu y {{lie so hei’cdan cstas variaciono.s. lie inleiUado demos- 
Irar toilavla mas lu’CvcmcnLc quo los iiisliutos vai'ian ligcra- 
meiUe en uii cslado natural. Nadic disputura quo los iiistiiiLos 
.sou do la mayor imporlancia para cada iinimal: por lo taiiLo, 
110 liay diPicullad real cambiando las condicioncs do idda, para 
quo la sclocclon naUiral aciimulc on un grade cu;i!({uicra las 
liq'Cras mudincaciones do instinto quo scan dc algain modo 
I'Uilos. I'hi muchos ensos, es prolialjlo que hayan cnlrado cn 
juogo ol haluto, 6 el uso y cl desuso. No protendo que los bo- 
clios prc.seiUados cu c.stc capllulo den fuerza de niiiguna claso 
i'l mi leoria, poro ningaiuo dc los cases do dilicuUad la anula, 
.si 110 csioy yo complctamciUe equivdeado. I’or otra parte, cl 
licclio de quo los inslintos no scan siempro absolutumenlo per- 
fcelos y e.sten sujolos a equivocacioncs: cl que no puoda pre- 
sciilai'se un instinto que Iiaya sido {U'oducido cn bcnolicio dc 
olros aninialos, por mas que cslos .sc aproveeben de los inslintos 
dc olros: el ({uo cl canon, do lii.storia natural Nahini non facU 
I’a/tau? sea aplicablc a los iiistintos lo mismo quo a la cstruc- 
liira corporca y sea plcnamciito inlcligiblo con las opiiiiones 
aiiterioros y dc otros modo.s incxplicablcs; todo ticiide a cor- 
I'oborar la tcoria dc la scleccioii natural. 

Tambicn osta tcoria adipiicrc fuorza por unos pocos lieclios 
niiis con rc.spccto a lo.s instintos; conio cn cl caso coinun dc cs- 
jiodos muy ccrcanas, pero distintas, quo habitan partes dis- 
lanle.s del iniindo y viven cn condicioncs considcrablcmcnlo 
(lil'ci’cnlcs, y que sin embargo conservan con frccucneia casi 
los mi.smos instintos. Por cjcniplo, podemos cnlcndor cdnio 



'lililiKN' ril-: LAS KSl'LCILS 


;{lii 

por t‘l pi-iiiriiiin do l:i hoi'oiicla. ol (cii-iln do la Anioi'ioa li-opical 
tlol Sill’ iMilw; sii iiidii eon liai'rn. do la niisiiia inancra jioi'iiliai’ 
ip.ic niio>li’<t tcialu luilanion: (.•i’hiki los Tmlxiiicny- del Africa y 
ill' la India (ionoii cl iiiisnin iiisliiilo exti-aardiiiario do (ajdar y 
ajii'isionar a his lioinliras on nn a^-iijoro do an arbol. abriondo 
im a^aijorilo on la lapia, |k)i- cl oiiul h'S machos Ics dan ol 
aliincnlo a ollas y a sus polluclos cnaiulo salon ilol casoai-on; 
i‘d;no cl /i<‘f/;d/'do macho , ile la America del 

Vi'i lc ci>ns(ruyo nidos para sa doscajiso lo mismo (|iie on Ea- 
ropa, habito oompletamonlo diforenlo del do todos los pj’ijaros 
conoeidos. Finalmenlo, acaso no sea ana dedueeion loo'iea; 
pero para mi iim‘yi,dnacion es nuiclusimo mas salisl'aclorio con- 
^iderar ([Uc inslinlos tales como los del polio do cacllllo ciian- 
do eelia a sns hermanos del nido ; caaudo las hormig-as laiccn 
csclavos, Ins do las lar\as do los iclinoumoncs , quo sc ali- 
monlan deiilro dolus cuerpus vivos do las orugas, no son ins- 
tintos espeeialinonte evoados, con los euales sc ha dolado res- 
peelivamento a osos animales, sino eonsccacncias pcquenas 
do ana ley general quo lleva ii la mejora do todos los sores 
ure.niicos. a saber : lade nndtiplicur, variar, dejar vivir al 
mas fiKM'te >■ rnorir ul mas debil. 



CAPITULO IX. 


nimuDisMo. 


Disliiic-ion ciilre la eslei-iliilail ile los jn’imcro-s cruzamioiitos _v la lie los lilliri- 
Jo-s. — La cstorilMarl es variable cii grade , no universal , afcrlada jwr cruzii- 
miciitus ccrcanos, sui'idmida jjor la (lome.sti(;itlad. — l.oyes ijuo gnliieruau la 
ostcrilidnd do Ids liibridos. — La estc-rilidad un esiin doii csfieeial, «ino qiie es 
incidcnto dc otras dil'eroncias, y no csUi aouinuladapor la seleouioii iialural. — 
Causas de la eslerilida<i de Ins prinieros ci'uzaniieiitn.s y de los bfbriilus. — 
Paralelisino cnlro lo.j efeclos ilccaiiibios cii las condioiunes de vida y lo.s del 
cnizamienlo. — Diinorlismo y trimnrlismo. — La ferlilidad do las variodades 
ci'uzadas y dc su doseeiidcncin iiie.stiza no cs universal. — llibrido.s y niosli- 
zos cemparados im!oj)cudientemetite dc .su fociindidad. — He-si'uncii. 


L;i opinion mas vulgai' entre los naturalistas, cs quo Ia.s cs- 
pcc-ic.s, cuiinclo se cruzan, lian sido ospociulmonte doladas dc 
la esterilidad pam impedir que sc confundan . A pidmcra visla 
pai'cce cicrtanionto esta opinion miiy probable, poriiue apenas 
luibicran podido conservarse distintas las cspecics' i|ue viven 
juntas si Iiubioran sido susceptiblcs de cruzar.so librcmcntc. 
E.s on muchos conceptos importante para nosotros eslo asiinlo, 
sobro todo porquo la esterilidad de las c.specics , cuaiulo por 
primera vcz so cruzan, y la dc su doscendeneia hii)rida, no puc- 
de hal)erso adquirido, como doinoslrarc, consorvando grados 
ventajosos y sucesivos do esterilidad. Es un rcsultado inciden- 
tal dc las diferencias en el slstoma repi’oductivo do las espe- 
cies madres. 

A1 tratar cstc asunto se han eonfundido gcneralmcnto dos 
clases do hechos, hasta cierto punto fundamentalnionto dife- 
renle.H, u saber; la esterilidad do las especics cuando por pri- 



■•Iv oililiiiN [ji: i.v:< i>i-i;i-.iKs 

moi'.i V(V so <'i-uz;tn y In do li.-s luln-idos. 

il" O'li'S I'nt/ainionliK. 

Las o^|H‘oios piiras tii'iion iialitrahm-nlo sus ui-.o'anos de ro- 
)>rodiha'i(m on im oslndu in'i'l'orlo, v. sin embargo, ciiando so 
orazaii. ]n'odiio(?n imoa (> niiio'tina doscondoncia. Los liiliiddos. 
jnn’ oli-a jiai'le. lienoii siis uiyanos i'o|ii'in|iudivos fiinoional- 
111 'iilo ini|iMioulos, ooino ]iulmIo olai-nmonlo vorso on o! cslado 
d ■] Ldoiiionlo uiaolif), lanlo on las planlas oomo on Ids aniina- 
los. aiiii'ine soan poidbclos eii osli-iudiifa Ids iirii'anos forinado- 
i-o.s on ouanlo td iiiiorosoopio lo rovcda. 1 -Jn el pi-inicr ease son 
poid'oolDs 1 (.)S dos olomentDS sexualos quo eiili’an a formal* cl 
ombrion: on ol si.'.'-'-iindn oaso. (> no cslan del lodn dcsarrolla- 
di)-: (■) Id oslan imjicrfootamonlo. ]']s imporlaiUc osla dislineion 
al Unici* (luo oonsiiLT.ir la oatisa do la cstorilidad oonuin cn Ids 
dos oasKs; pi-Dliablomoiilo ba sido pasada li;j,'Cramcnlo pov oii- 
I'inia la disliiu-ion. pnrtjuo on ainhos oasos sc lia ovcido tjne 
ora la oslorilidad iiu dun espooial fiicra del aleanoe do nnoslra 
r;i/on. 

La fcrlilalad do las variedades , cs dooir, do las formas (juc 
so sabo 6 quo so oroo quo descicmlen do jiadrcs comunos, 
c;i mdo sc criizan, y do io’ual undo la forlilidad do su doscen- 
d.'iioia mosli<a. stm c i !o rofci'cnlc a mi tooria do iif iial impor- 
L-moia quo la esiorilidail do las csiicoios; porqiic pareco liacor 
iiiia di^linl.■iDn anolia y olara cnlro las variedades y las os- 
pooios. 

Ora /('s tf(‘ (‘s/o/'i/o/ad. — Frimern; oslorilidad do las esjio- 
fios oiiiiiulo sc oruzan y do su desccndeiioia hi'lirkla. Imposiblc 
os cslndiur las divorsas momoriasy obras do aquollosdos con- 
sumatlos y admirablos obsorvadorcs ivocdrculer y Oacrtiicr, 
quo casi dodic iron sus villas a oslo asiinlo, sin quedar profun- 
damonto improsiunados por la gran gcnoralidad do algun grade 
do esloriliilad. Ivoolroiilor hacc universal la rcgla, jicro al lia- 
c.tId. oorta cl niulo do la cnioslion, portjiic eii dioz cases, cn 
Ids cuaics enconlrb dos formas consitlcradas por la mayor parlo 
do Ids aiitoros, oomo especies complolamontc fccundas cnlro si, 
ol las o.ilKioa sin vacilar do variodiulos. Oaerlncrlamliicnliace 
la ro, Li'la i.irualnionlo universal, y disputa la entera forlilidad 
do Ids dioz easns ilo Ivodroutor. Pero on eslos y cn olros mu- 
clins oasus, Gaerlnor sc vc obligado il eonlar cnidadosamente 
las semillas para clcinostrar que bay algiiii grade do csterili- 



(JHADOS UK ICKTEItll.fllAIJ 


;ji3 

iliul. Cuinpar.'i siempi-o ol maxiimiiu ilo scniillus pi'oduciiht poi' 
las tlos cspceiL's, ciiando por vcz pi-inicru sc cruzaroii, y el 
inaxitmiiu prodiicido por su dosccudenciu lu'bricla, con cl Icr- 
iniiio medio quo dan en cl cslado do naturalcza ambas espe- 
rios mailros puras, pero intorvienon aqui causas do error soi'io: 
iina planla , para scr hibridizada , liono (|U0 scr castrada . y lo 
ipio os aiin mils iinporlanlo, licne quo scr separada para iinpc- 
ilir quo los insccto.s llcvcn a clla polon dc olras plantas. Casi 
(i)das la.splanlas cn quo Gacrlncr liizo sus expcriincnlos, esla- 
han cn niaccUis cn un cuarlo do su casa. Xo piicdo dudarsc dc 
ijiie estos procedimientos son nocivos a monudo para la forti- 
lidad do uua planla , poixjuc Oacrlncr da on sii Lal)la una vein- 
icna do casos do planlas (juo ol caslro y (juc arlidoialinciiLc I'o- 
ciindo con cl propio ]>uIon dc cllas )• (excUiycndo (odos los ca- 
ses, conio los do las loguminosas, en (pio bay una dificiiUad ro- 
omocida do manipulacion) la niUad do cstas vcinto plantas tu- 
vioron su forlilidad disminuida cn algun grade. Adoin;is, como 
(iaorlner cruziira ropclidamonlo algiinas rormas, [ales como las 
[liinpinclas rojas yazulcs CAjJUfjaliis un:eusifi y avrnlfa '^ quo 
los mojoi'cs bolanieos colocan como variedados, y cl las en- 
uucnlra absolulainontc estoriio.s, podemos loner dudas sobre 
si inuohas ospooies, cuando so cruzan , son cn realidad Ian cs- 
lorilos como cl creia. 

Por una parte cs cierLo quo la cslerilidad do varias cspccie.s 
cuaiulo sc cruzan cs tan difcrcnle cn grado y prescnla lanlas 
ui-ailaciones inscnsililes, y por otra parte quo la forlilidad dc 
las cspocies puras quedu tan facilnicnle afooLada por divorsas 
circunstancias, quo para ludos los proposilos practicos nada hay 
mas (Uricil ((uc deeir doiido concUiyo la focundidad pcrfocta y 
cinpicza .hv cslerilidad. Idoiiso quo no cs ncccsaria mas prueba 
do Oslo quo cl qno llegnraii a consceucncias diamotrahnonto 
opuosiaS; con rcspcctoa algunas dc las mismas formas, prcci- 
saincntclos dos obsorvadorcs mas cxpcrimcnlados ({iiccl jnun- 
itu ha jiroducido, a saber: Koclrculcr y Gacrlncr. Ks lambicn 
iiuiy inslruclivo comparar , pero me falta aqui cl espaoio para 
Ciilrar cn dclallcs, las pruebas prescnladas por nuostros mo- 
jiu’cs bolanieos cn la cucslion dc si ciertas formas dudosas ban 
do .scr colocadas como c.spccics 6 como varicdade.s , con las 
pruebas dc focundidad aducidas por difcronlcs lubridiculloros 
u por un observador mismo por los expcrimcnlos hcclios du- 



oil oiiiliiJN lu: laj; 

vaiiU.* anus ilircrL'iilus. I'ucile ani (IciUUHli'arsr (|iie ni la L‘>(L'i'ili- 
ibht ni la rri.:iui.liila.l jTL'M-iUali Him riL'Ka onlir c-s- 

li-’i'ii.'s _\ \ a I'I l'i iaik'S. Las |U'iiL'l)a.s jifiPL'i'ili'ii las ilc el'll.' orie'Oii so 
van -lailiiaiKlc y aslaii llnias «lu (!mla> on Uiiito u'l-ailu coino 
las ili'i-iva-las ile alras .lil'eiviii'ias en la ia>iislilm.'ioii y osliaic- 
tm-a. 

Mil oitanlo a la eslei-iliilail ilo los liibi'iilos eii U'onoraoiones 
Kuci'sivas. aiiuijuo ( iacrhioi' [mdo criar al^'iin(.)s liiiii'idos yiiai'- 
ilamluU'S cniilaiiusanienlc iiaraijue no se rrii/.ai'aii con ninyuno 
lie raza pui'a tliiranle seis Ti siolo ■i'unoi'aciones, y diuauilo ilicz 
on un easo, alinna jiii.silivamonlo qiic sii lei-liliilad no ci'occ 
nunca sino quo o'enci-aliiu'iito disniinuyo niuctio y do roponlo. 
Con respoclo a esla disininucion. lo jn-imoi'iKpie hay quo nolar 
os quo cnanilo cs coniiin a ainbos padt'os i-ualt|iiiei' de.sviacioii 
cn la eslriiutiU'a u consliUicion. so irasinilo esla con IVcimoncia 
on un e'radi) aiiiuoiita-do a la deseendeiicia, yen las planlaslu- 
hddas ainhos oleinunlos sexuales eslau ya alg'un lanlo aloc- 
lados. I’ero ci-eo quo sulVi-lilidad se lia disniinuido on casilodos 
cslos easos por nna causa inilopendienlo, a saber, por cru- 
zamienlos doniasiado pruxiino.s. lie hecho lanlos experimon- 
los y rcunido lanlos hechos. (]ue ju'uehan iior una parlo ipio 
en ocasionos un eruzamienlu con un individuo u variedad dis- 
linlos, aunienla cl vigor y ferlilidad de la dcsccndcncia, y por 
otra parlo (juo ol criizainionlo inuyiiroxiino disininuyc su vigor 
y ferlilidad, (juc no me cabo duda ile la oxaclilud de csta 
conclusion. Los hibridus rara ve/ son criadns cn gran nu- 
mci*o por Io.s experimcnladorcs; y como las especics madres u 
otras hilnddas ininediatas crcccn generalmentc en el mismo 
jardin debe evilarse cnidadosamonle duranlc la ostacion llo- 
rida elacceso de los inscclo.s; por oslo los hibridos cuando so 
abandunan a si inismos scran generalmenlc feciindados en 
eada gcneracion por polen de la misma flor; y esto ])robablc- 
mento scria nocivo a su fccundidad ya aminorada por su ori- 
gen liibrido. Jle alinna en esla conviccion una proposicion he- 
cha repetidas veces por Gierlncr, a saber, queaun los hibridos 
monos Icrliles si son fecundados artifioialmcnle por polcn hi- 
brido do la misma clase, se hacen dccididamenle mas focun- 
dos y contiiiuan aumentando en fecundidad a posar dc los 
frocuentes males cfectos do la manipulacion. Ahora bicn, 
cn cl proccdimicnlo dc la fccundidad artificial se yo bien por 



i;ilAiJt)S DK LA liSTKlllLIIiAli ;}lo 

jii'Diiiu (.'X[)i:i-icnci;i (juc t;ui projito sc loma ]ioi‘ casiialidiid pd- 
Icii lie las aiiL'i'as ile oli'a (lor coDio do las ilc la iiiisnia dor quo 
hay quo Icililizar: y asi rosulla (juc so rcaliza un eruzaniicnlo 
entro lies I'lores do la jiiisnui plaiiLa niiu'lias voces. Adeinas 
ciiaiido se luicon cxjicriinoiilos conqdicado.s, uii olDsci’vador tail 
cuidadoso eomo Giortiicr debia habor eastrado .sus hiliridos y 
cslo Ic luiljicra dado scy,-uridad en cada gcnoraeioii do quo no 
so roalizalia iin cruzamionlo con pulcn do uiia llor disliiila, ya 
do la niisma planta, ya dcotrado la ini.sma natiiraloza hiin'ida. 
V do Oslo modo, a ini jiiieiu, piiodo oxjilicar.se ol licchu cxlrano 
do (jno nnmenic la t'orlilidad on la.s g'cneracionc.s sucosivas do 
Ids hibrido.s arlificialmcnlc I'ocundados, en conlrasle con los 
quo lo son esponlanoaincnlo, por habcrsecviladoclcriizainienlo 
oonsangiu'neo. 

\’eng-atno,s ahora a lo.s resnltaclos a ijnc lui llcgado un tor- 
cor hiliridicuUor clc la mayor cxj.)Ci’ioncia, el honorable y re- 
vorendo W. Herbert. Tan arroganlo es dstc en sii conclusion 
do quo algnnos hilirido.s son pcrfectaincnlc focundos, tan I'c- 
cundos conio las cspcciosinadrespuras, eomoloson Kcolrcutcr 
y (.dcrlncr jiara alirmar ijue cs Icy universal do la naturaleza 
cicrlo grade de estcrilidad entro o.species distinla.s. llizo expe- 
riinentos cnalg-unas do las mismas cspccies quo Gicrtncr. La 
dil'orcncia en sus resuUado.s puede, a mi juicio, explicarse en 
jjarle por la gran liabilidad do liorticultor Je llelbcrt y ponjuo 
Ionia invernaderos a .su clisjiosicion. Do sus mucluis observa- 
ciones iinportanles dare solamontc aqui una como ejemplo. 
"Todo ovulo en una vaina dc crinwn caponsQ lecundudo por 
ei’inum revoluhim produjo una planta, cn.sa que nunca vi 
ocurrir en ningun ca,so do su fecundaoion natural)). Do modo 
quo tenemos focundiclad perfccta, y aim nia.s perfocta que la 
coinun on un primer cruzamiento cnl're dos cspccies distintas. 

Eslocaso del crinum me lleva a roferir un hecho singular, 
ii saber: que hay phintas individualcs dc ciertas cspccies de Lo- 
belia, Verbasciim y Passiflora, quo pueden ser fecundadas 
faoihncntc con polon de nnu especie clislinta, poro no con polon 
do la misma planta, aunquo pueda deinoslrarse quo cstopolen 
cstii perfcctaniente sano, focundando con 61 otras plantas 6 es- 
pocics. En cl goncro hippeastrumy on corydalis, coaiolo de- 
mostro cl profesor Hildebrand, yen vario.s orquisoss como lo 
probaron Mr. Scott y Fritz Muller, lodos los individuos cstan 





j;!(i oniiii-N hi: i..\> 

oil O.-Li fill'llrittu pooiiliitl-. iK' l;il ijiio Oil iil;.:'ini:is osju'- 

l.•ils I'lLTlos uullviiltiiis anonu;(li.'s. y i.‘ii n(i-as ospccios loilos los 
iii'li\i>lii<‘s. pik'ileii roaliiiciHo scr i-on iniiclia mas faeiliiiait 
lii!ii'iiliza‘!"S. ijuo I'oriiiHtadus poi' cl piMon ilc la misina jilanla, 
liai'ciiios iin cjomplw: iin Imlho ilc tiiiJi'nthi 

pi’mliiji) i.'uali'O rlorcs; Ires ruoi'oii feoiuiiladas por llei-liei'l eon 
el piMeii lie ellas niisinas. y la cuarla fue ilespuos ferlilizaila 
eon cl pi'tlcn (Ic! un liiln-ido compueslo y desc-eiulieiUe de [res 
e^lH'ei^•s dislinlas; ol resullado I'ue (pic los uvarios do las tres 
priinci'a.s lloi'cs ecsaron pronto do erceor, y a los pocos dias pc- 
ivcicroii enlcramoiilc. micnlras ijiic la vainu, iinprei^iiada por 
el pi'ilcn do la Idlirida oreeid riyorosamenle e iiizo un rapido 
])roc'reso a la madurcz. y did buona somilla, (jiio veg’oti) liliro- 
meiitc. Mr. Herbert onsayci c•xporilnc:nl(^.s seniojanlos duraiilo 
uiiieiios arit.i.s. y sicinpi-e eon el mlsmo rcsultado. 8irveii cslo.s 
cas'.s jiara dcnioslrar de (pie liyoras y mislorio.sas causas dc- 
pendea icces la mayor 6 mcnor I'ccundidad do una cspecic. 

Merceen latidiien tomarsc on cueiila los experimentus prao- 
lieoH de lo.s liorlieulioi'cs, aniupie noesten lieelioscon precision 
eieiiliiiea. Es nokirio el mode eomplicado de liabcr side cruza- 
das las espeeios de i 'ebj/'f/m/Ho/i, 2'’(»(7(.s/.-), Cukr'Oinrui, Peln- 
llhudiiilcyiiJfKi). etc., y sin embaryo, muchos de esLo.s 
hibrido.s prodiiecn librcmeiUc scmilla. l*or ejcmplo: ascyura 
Herbert (pie im lu'brido do las Ca/eco/aria inlcrji'ifoliay plnii- 
lii'jiih'a. o.-^peeies muy descineianl.es on lialiito yenoral, «sero- 
[iroduec Ian perl'celamente eomo si liubicra .sido una cspecic 
nalural de las inoiUanas do Chile. -> Vo he hecho aignnos tra* 
bajos paraaveriyuarcl yrado.de fecmididad de alirunos do los 
eriizamientos complejo.s do IPiodmhiifh'onc!^. y ostoy soyuro 
dj ipie imiehos do ellosson porfeelamcnte focundos. ilr. C. No- 
ble. por ejemplo, me informa do ijuo el consigue relohos in- 
yort iiulo iin lilhrido enlre HhododeinJiMii pon/icam ij catins'- 
hioiisi’.y Oslo iiibrido da i<yranos tail iVicilmciUc, (juc no espo- 
sitile hnayinav m:’is.» Si los luhridos, convenionlcmcnlo traUi- 
ihts, liubieran ido sic'inpro deereciendo en I'ecunclidacl, coino 
CraerLner eroia (pic sueedia. el heeho huliiera sido eonocido do 
lo.s (jito crian phuilas. l^o.s hortieulloros eruin grnndc.s cantida- 
dc.s de lilbridos, y por Oslo los tratan convoniontcincnlc: pucs 
con la inlcrvencion de lo.s insectos, pueJen lo.s divci’sos indi- 
viduos cruzurse lihrcincnle enlre si. y sc oviia la nociva in- 



DU ESTIilUMDAD 317 

riiiL'iiciil do los cruzntniciitos con cspccics miiy iDniodhilas. 
('ii:d.|iiiL‘i'u piicdo laciliucnlo coiivontrcrsu ilc csLa cllcacia do 
la inlct'vonciou <lo los iiisoolos, exaininando las lloros do las 
mas cslei-ilo.s clasos del liibridu lihailodt'n'li'oii quo no pco- 
ilucon jiolen , poi-quc encontrai-ii on sus osLiyinas abundanto 
polon traido do oti-as llorcs. 

Coll I'ospcolo u los aniinalos. so ban hcelio oiiidadosamento 
miichos nionos cxpci'iincntos ([uo con las plantas. 81 so puedo 
conliai- cn nucslros aiTO.s^'los Rislcmatieos, cslo os, si los gdne- 
ros do los animulcs son tan distintos cnlrc si como los gencros 
de las planlas, podemos doduciv quo los animalcs quo mas 
ilisliiUos son on la oscala do la naluralcza, pueden cnizai'so 
mas lacilinentc quo las plantas; pci'o los lu'bridos son, a mi 
jak'io, mas oslci'iles. J.icbc rccoi-dai-se, sin embargo, quo debido 
a (pio pocos animales criaii libremente ostando oncerrados, so 
han hechn pocos exporimentos do conlianza; poi* cjomplo: cl 
I'anai'io ha sido cruzado con nueve cspccios dislintns del mismo 
^nipu; pero como ningima docslassc reproduce ostando cau- 
liva, no tenemos derccho para csjiorar (pie los primeros cru- 
zamioiitus entre cllas y el eanario, u quo sus hibridos, scan 
jici’l'cclamcnto fijrtllcs. Ademas, con respeclo a la Ibcundidad 
on las goncracioncs succsivas do los animales hibridos mas 
R'l'liles, apenas S(j do un caso cn (jiie dos familias del mismo 
hibi'ido hayan sido criadas al mismo tiempo do cliforentos pa- 
dres, do mancra quo sc eviten los malos ofoclos de la consan- 
giilnidad. Por el uontrario, so cruzan gcneralmcnlc cn cada 
gencracion succsiva los hermanos y las hermunas, contra- 
I'iando los consejos constanLcmcntc repoUdos do Lodoslos cria- 
dores, y cn estc caso no es sorprendento de ninguna mancra 
(juc la csterilidad, inlieronto a los liibridos, liaya ido siempre 
crccicndo. 

AuiKiuc no conozco apenas casos autonticos por oomplotodo 
aiiimales hibridos porfeclamonlo fcrtilcs, tengo razoncs para 
rroer (|uc los hibridos del Ccyi'itlna viKjinUiny Rcevctiii ydcl 
i’/uisiauus enk-hicHS con cl Pluisianus torquatus son pcrfcc- 
tainonlo ferliles. il. (.iiiairofagcs alirma {pie los hibridos de 
las dos polillas f/ionibi.v cijnthia y cirvindia) sc domostro cn 
1'iU‘is quo crun ferliles inter durante ochogeneracioncs. Ul- 
liinamentc sc lia afirmado ({UO dos cspccies tan dislintas como 
la liebre y cl conejo, cuando sc consigue aparearlos, producen 



‘los.-oiiiU.jicin ipio ijiiiy loi-til cnizailu ^on uiia do las ospccics 
madi'i.'s, l.o?j liihi'iilos dolus yaiisus ot.inimi ycliino(*l. '-■'///- 
,j,n;y cjiijj (;,p dil'croidos (pie ^cnoralinonte 
las oulufa on aonoiT.s disliiUus, li;m uM'iatlu a nionudo cu esto 
pais run rualipiioi-a tlo las dus cspooios inadvcs piiras y en nil 
-ulu iMhu ijan rriadu iiihu' ••-r. lls(u lo ot)n.siM-iiiii Mo. llylun ({no 
riid i!o> liilii-idns do los niisnnts padivs, povo do diforeiites po- 
lladas: y i[o osCos dos pajacus saou nada mciios ({iio oolio lil- 
ln'idus do nil iiidii. niotos do !os o-ansos {Hints, llii la India, sin 
oinharo'O. tioiioii (jnc ser nuirho mas iV'i'liles cstas ca.sfas oi’u- 
/.ulas di* gaiisos, ponjiio dns jiioces coiupolcntos. ^fr. Dlylh y 
o! oapitaii Ilnttoii mo aso.o'iu-aii ((Ue so criaii on vai-ias paides 
(k-l pais manadas oiiiOt'as do ostus yansos cvuzados; y eomolos 
ri-ian. [tai-a saoai* {ii‘nvoolii>, on {tanijos on los cnalos no oxisle 
ninonna ilolas dus osjtorios inadi'os {nu’as, prooiso cs i{uc soan 
rioi'iainonlo alia u poi-loolainoalo focnndas. 

Tais vai-ias i-azas do nnosli-os atiiinak's donioslioos cnaiido so 
ovnzaii sun jtci-roolainoiito foidilos, y sin oniliar.n'o, on nincho.s 
oasus desoiondoii do dos d nias ospoeios salvajes. Do cslo hooho 
dolK'HiOn dodnoir d ipio las ospooios nHult‘c.s pi-iinilivas jH-odiijo- 
I'on ill ]ii-iiiripio luln-idos peiToolaiiiciitc fdrlilos d ([no dslos lle- 
'j'.'ii-oii a soldo (le.spnos, ci-iados on la doincslioidad. Idsla nltiiiia 
a!toiiia!i\a, ijnc rnd puv jn'iinei-.'i vo/ eiiuiieiada por I’allas, pa- 
rooo .-croon nuiohola proliablo, y a la vcrdad ijno apenas 
pncdo poiierso on dnda. Es, por ojoiiiitlo, easl oicrlo quo nnc.s- 
Iros porros dosciondon do varios (roiioos sulvajo.s: sin cnibariro, 
qniica con la cxcopcion do laortus pciTOs indigciias y domdslicos 
do la Anidrioa del f?ai*, loilossou ooinplotaincnlo forlilos oiiaiido 
solos junta; poro !a anab.iq'ia mo haco dudai* mnolio do (]ue 
eriaran al prinoipio librcaioiilo ciiLro si y produjoraii lubridos 
euiiiplolamoiilo rdi'lilo.s las divorsas cspeeics primilivas. UUim.a- 
mcnto tambien ho adquirklo {iruolias deoisivus do quo lospro- 
diictos del caaizamionto onlro el ganado oomun y ol do jorolia on 
la India son porroclamontc focutiilas inturso; no obstanto, eslas 
dos formas puodoii coiisulorarsc coino bnenas y disliiitas c.spe- 
rics, sogun la.s oliscjrvaoiones do Itiitimeyor sobre su.s imporlan- 
(c.s iliforonoias osteologioas y las do Mr. Blyth sobro sus dif(J- 
rciioias on liiiliilos, uon-slitncion,' etc. Las misnias obscrvacio- 
ncs puodoii liaoorso evtonsivas a las dos razas principalcs del 
marraiio. Doliomos porlo tanto 6 rciiunciur a la oreoncia on la 



I.i;VKS Ijri^ liOKIIJIlNAN I.A U.STliliH.lDAD .'.'If) 

estorilidiul eii las cspccies cuaiiilo sc oiaizan. n inirni' 

osla cstei’iliilacl . no coino un sijzno caractoiaslico inilcle])lc, si- 
no coino susccpliljlo (le <|nc la doineslicidnd lo supi-ima. 

Finalinonlo, considcraiiilo todos los heehos avci‘i;.>-nndos so- 
bi'C ci'uzamicnlo do plaiilns y aniinalcs, ]iucdo concliiirse (|uo cs 
nil I'csuIUido imiy g'ciieral algmi gi’ado do estcrilUlad (auto eii 
Ijs primeros ci’uzainicnto.s coino cn los hi'bridos, pero quo no 
[inedc considoi'ai’sc coino absolutamcnto uiiivci'sal, ilado niics- 
tmestailo actual do coiiociinionto. 

Loyes qiJC gobieniaii la, estovilidad clt? los primoros cruzamicntos 
y tie los liiljriclos. 

Considcl'cmos iiliora uii poco mas on dctalle las Icyos ({uo 
2 'obiciaiau la cslcrilidad do los primofos cru/.ainicntos y do los 
lu’biados. Nuestro principal objcLo sera vor si estas Icyos indi- 
can 6 no (jiic las cspecies ban sklo doladas particiUarmcalo 
con esta cualidad. para impcdir (jiiose crucen y sc inozclcn on 
contusion coiiiplola. Las siguicntos conclusioiics osd'iii saca- 
(las, on su mayor parte, do la admirable obra do Cuicrtncr sobro 
la hibridizacion do las planlas. Muclio Irabajo mo ha coslado 
averio'iiar hasta cpie punto so aplican ;l los aniinalcs; y con- 
sideraudo cuan pequeno cs nuestro Lxniocimionto con respcclo 
;i los aninudes lubridos, me he (jnedado sorprciulido do encon- 
(rar cuan i^^oncral os la aplicacion do las misinas rcg'las a los 
dos rcinos. 

Ya so lui observado quo cl grado do fcrlilidad, taiito do los 
primeros oruzamientos cuanto do los lu’liridos, va graduandoso 
desdo cero a fccundidad porl'ccta. Es sorpvondonlc do ouantas 
cariosas manoras puode domoslrarso osla gradacion; pero aqul 
sokunento puedo darso un bosquojo muy somcro do los hc- 
chos. Cuando so coloca pdlcn do una planta do una I'amiliacii 
el estigma do una planta do una familia dislinta, no cjcrcc 
mas inriuencia ijucsi fuera otro tunlo polvo inorg-anico. Desde 
cstc ccro absolnto do I'crtilidad, cl p61oa do cspecies diferontes 
aplicado al cstigma do alg-una especic del mismo genoro, da 
una gradacion perfccta cn el niimero do soinillas producidas 
hasta casi la complcta fccundidad, 6 hasta la complota fccun- 
didad del todo ; y como homos visto on ciertos casos anorma- 
les, hasta una fecunclidad quo cxcedc a la quo el propio p61en 
de la planta produce. Asi cn los hibridos mismos, hay alixunos 



ouinUN iji-; r..vs Hsi>Ki;ii;s 

qiK'J.'mij'is !ian ptvuliK'iilo. y i|im pi'<>I.)al)iemcii{o no [ii-oiliicit'an 
miacri. iii aim ]i.n' ol jialon '1'.* las iiaili'cs piu'os, una sola siJ- 
iiiilla tci'til. I’oroeii ali:'iuii) ilu L’stos casos puoilo ilesiailn-irse 
un pi-imor rasii'o de iV-rlilidail. c-u (|ue cl jidlcn do las espcoics 
iiiailrcs puras ha liocho ([iio la llm- do! hihi'ido so inarchilc an- 
tes ([lie. do no sor asi. so ludiicra niarcliilado; y cs cosa saliida 
tjiiij cl (eiiipi'ano niai’cliitar.sc do la Ihir es sohal do I'ecundidad 
incijdonlo. l)c (,“slci:'i'ad(j o\lr(Miio do I'ecundidad pa.saiuos alii- 
])i’idos ([110 so rocundizan a ,s( pro[iios. y ijiic [ivodiiooii un mi- 
inei'O cada w/j niayon dc jA-raiios, liasla llee’ai’ a la rccundidad 
pei’l’ccla. 

l^os hibridos criados do dos ospocios nniy dil'iciles do criizar, 
y (|uc rai-a vez produzcan doscondoncia algaiiia, .son ii'cncral- 
incnle inuy oslei'ilo.s; pcoo el jiai-alolismo cnlro la dUiciill'ad do 
liacor un pi-iinor cfuzaniieido. y la oslerilidad do los lu'lji'ido.s 
i|uo de Oslo inodo sc [irodiicon ( do.s clascs do hochos quo .sc 
coid'iindcn ;.!-onci-idiuciUo} no cs de ning-una nianci'a cxaolo. 
Hay imiohos casos on ipic dos ospocios puras, como on cl gc- 
noro Vri-hnni-iun pueden ser unidas con inusilada i'acilidad, y 
producir nuniorosa desccndoncia hibrida; y, sin embargo, os- 
lu.s tilbridos .Sun oomplclamenlo eslcrilos. V, por otra parle, 
hay csiiecios quo pueden oruzarse niuy raramcnlc, 6 con dili- 
('uUad cxlrema . y su.s lubrido.s, cuando por lin so lian coiisc- 
guiilii. son muy I'ei'lilo.s. Aim dentro do los limilos del mismo 
gxmci'o, ocurron c.slo.s do.s casos opuoslos; por ejemplo, cn cl 
himUliKf?. 

La I'erlilidad lanto do los primoros cruzamicnlos como do los 
hi’hrido.s, cs mas racihnciito aCecLada por condiciono.s dosfuvo- 
rablos ([uo las do las espocios puras. l‘oro la rccundidad do lo.s 
primoros cruzamicnlos os dc igual modo variable dc un modo 
innnlo; por([ue no os siempre la misma cuaiuln sc cruzan las 
misnias dos ospecics cn las misnia.s circnnslancias; dopendo cn 
parle do hi con.sUUicion ilc los individuos ([ue acicrlan a sore.s- 
cogido.s para los G.xporimenlo.s. Lo mismo sneedo con los hlbri- 
dos, por([uo sc enciicnlra a mcniido quo sii grade do I’erlilidad 
sc dil'eroncia muclio en los divcrso.s individuos prooedonlcs do 
semillas do hi misma capsuln, y c.xpuoslos a las inismas condi- 
ciones. 

So dosigiia por cl tdrmino aliiiidad si.stematica, cl pareciilo 
general cn c.slruclura y consliUicion entre las espeoios. La fc- 



LKVK.S line GOniKItNAN LA ESTKIill.lDAl) 


;3?i 

cHii'liJad do lo.s pi-inicros (jruzaiiiioiUo.s y de los Iilbi'idos, pro- 
diictos do olios, depende on yran moditla do sii afiaidad sislo- 
laatica. Es(o c.slu claruincnlc doinnsU’ado, portjno nuncu so han 
oi'iado hil)iddo.s ile cspecies colocadas por los sistomi'iUco.s on 
dislinlas fumilia.s; ypoi* olra parte, por la facilidad ooji quo sc 
imea jjoiicrulmenlolas o.spccies iniiy imnedialaiaoiitoproxiinas; 
poi'o no os do ninguna mancra exacdaliicori'ospondoiioia enlre 
la afiaidad .sistoaialioa y la faoilidad do cruzarso. 1‘odria pre- 
sonlar.se una mullitud do ca.sos tlo e.specios iiiuy inlinianicnle 
prdxiinas (juo no .sc linen 6 ijiic lo haccii .s(»Iainonlo con dili- 
cuUad extrema; y por cl contrario, do cspecies may distintas 
([uo so linen con la mayor racilidad. En la inisma familia puodc 
liilior un g’cncro conio cl Dianlliiis, cn cl cual mucliisimas 
cspecies piiedan criizar.sc eon la mayor facilidad; y olro gcncro 
I'omo cl .'>//(' /U’. cn el cual han fracasado los csfiierzos luaspcr- 
scveranlcs para producir un solo liilirido entre c.spccics extre- 
inadamonlc proximas. Ann denlro dc los limilcs del misnio ire- 
noro. nos cncoiUranio.s con esta misma difcrencia; por cjcinplo, 
las umcha.s cspecies del genoro Nk'olinaa sc han cruzado mas 
exton.samente quo las CKpocics de casi lodos los elema.s; pero 
(lacrtncr encontro quo la Ni<:ortanaai:niniaiila (iiic no es una 
especie particularmento disUnta, IVacaso con obslinacion cn fe- 
cundizar q on sor f'eoundizuda nada mcnos ([ue por otras ocho 
cspecies dc nicolianas. iliichos casos analogos podrian pre- 
senlar.so. 

Xadio ha podido indicar (juc clasc 6 quo cantidail do diferen- 
I'ia 6 caracter apreciablc cs sulicienlc para impodir quo dos cs- 
pecies sc crucon; puedo demostrarse ((uo las plantas quo mas 
se (lircrcncian cn luibUos y aspccLo general, y (jUC tienen dis- 
Uncioncs fiicrtemento marcadas cn cacla una y eu Loclas las par- 
tes dc la llor, aim on cl polon, on cl friilo y on los coLilcdoiios 
pueden cruzarsc. Plantas anualcs y perennes , arbolcs quo 
iniidan la hoja y que no la mudan, plantas qiie haldtan dife- 
reiUcs ostacioiics y preparadas para cUmas cn cxlrcmo dife- 
reiitos, pueden cruzarsc a menudo con facilidad. 

Por cruzamientos rcclpi’ocos outre dos cspecies, ontiendo yo, 
per cjcmplo, el caso dc imaburracruzadacon un cabullo padre, 
y dc una yogua con un burro garanon: eslas clos cspecies piiede 
ilecirsc quo han sido rcciprocamenlo cruzadas. Hay a menudo 
la mayor difcrencia posi))lo cn la facilidad do hacer ernzamien 



nill.'.HN I)H I.AS KSi'Ki'.IKS 

It'S i*Ov:!pr<'n;>'S. Soinojanli's cases sen aUamenlc iinporlanlcs, 
pfii-i[uu‘ [infchan que la posihilidail ilo ilos csi>ci.'iescuulosipiiera 
para cruzarsc. cs las mas vecc.s iiKlepciidionle porcouijdclo dc 
Hii alinidad siskMiialica, cslo es, dc dirci'ciicia al^caina on sii es- 
li’iicliira 6 coiisliliudmi, con la cxccpcioii do sus sistcmias rcjn-o- 
diiclivcis. lia divLTSidad del rcsuUadu on cruzamienlos rcci- 
profos ciilrc las dos misinas ospccies, file observada mtiflio 
(iempo lia pur Kadreulcr. i’or ejcm[jl(); y[}rctliill^jalu))!i piiedc 
scr iVu'ilmeiile feeuiulizada eon e! pulcii de.l/irabi’b's /onf/i/biiM, 
j los hihridos quo asi so producen son basLanle feeundos; pero 
Ivedreiilcr Iralo mas do doseionlas voces, durante oeho anos se- 
'i'uidos,ilc foLaindizar reeiprocainento a Mi rLiliitUltiugi (}oi'ai.oi\ 
el pulen dc Mii'iihili^ Jabq/a. y fracasu eomplolanienlo. I'o- 
drian prcsenUirse varios cases io'Ualmcnto cboeantes. Thurel 
lia obseiaado cl iniMiio lieelio on eierlo Farj!:a/.o 6 fiui. Ann 
mas; (ta'i lnei’ eiiconlrd ([lie esla difcrcneia dc I'aeitidad cn lia- 
eer ernzaniientos reciprocos, cs extronuidamonle comun on iin 
grado nicnor. La Iia ol>.scrvado liasta entre formas intinia- 
mente relaciouadas (como la Mallliioh} anmin y (ilnhrn). que 
muelios liolanicos coloean solamenle como variedades; es tam- 
l)ien un beelio nolal)lc (luc los hibridos, produclos do crii- 
y.amicnlos reciprocos. annque eompiieslos naturalinenlo dc las 
mismisiinas do.s especies, habiendo dado primero una cl padre 
y luego la madre, auniiuc rarameulo so dil'crcncian on carac- 
leres extcrn<>s, lo liacen generalmenle en feeuiulidad en un 
grailo pequeno y a vccc.s grande. 

I'lieden .sacarsc dc (.lierlner olras varias rcglas sing'ulares; 
liOr cjeiniilu: hay especies que licnen una facuUud notable dc 
ci’u/.arse eon otras especies; olras especies del mismo goncro 
lienen nn pnder nolaldo dc impriinir su parecido cn su dc.s- 
ccudencia hihrida; pero eslos dos podcres no van dc ninguiia 
nuinera noecsariamenle juntos. Hay cierlos liibridos quo cn 
lugar do loner, como cs comun, un caracter iiUermedio entre 
sus dos padres, siempvc sc piirccen muciio a nno dc cllos; y 
eslo.s hibridos, uuniiuc exlcriormciite son Ian igualcsa ima ile 
las especies madres jmras. con raras cxccpeionos, son extrema- 
daineiile esLcriles. l)cl mismo mode tanibion entre los hiljri- 
ilos, (|uc son comunmcnlc inlcrmcdios entro sus padres, iiaccn 
algunas voces individuos cxcopcionales y anormales, con es- 
trecha scniejanza a uno dc sus padres puros; y cstos hiliridos 



LKYi-;s QVK t’tOUirinxAN’ la icsTiiniLinAD :3 l’3 

s.»n c:isi siciiipro del lodo c.steriles, aim cuiindo los olfo.s lii’bri- 
(los iiacddos do la scinilla do la niisinii capsiila lonjran un grado 
eoasidoi’alilc do fceuiiilidad. Dcimic^^lraii cslos liochos ciiaii 
jior foinpIcLo piiOvlen sor iiidopeiidiciitcs la feciindidad do un 
luhi’ido do su pafocido cxlcrnoa nno do los dos padres puros. 

C'onsidoi’ando las iliversas roglas aliora dadas quo gobiernan 
la rooundidad do los prinicros ci’H/cainiontos, vemos quo cuando 
sc uncu foi’nias ((uo doben sci- coiisideradas como cspccics buo- 
nas y distiiitas, so gawdua sii fociiiididad elesdo covo ii I'crlili- 
(iail porfcula y liasta I'ertilidad cxocsiva on ciortas coiidicin- 
ncs: ijiio sii foidilitlad. adeinas do soi’ ciuinciiloincnte susccpli- 
blcilo oondicioncs ravora!)los y dosravoral>los, cs innatamento 
variaI)lo: (pio no cs do ningiina mancra sicinpre la niisnia on 
crado on el primer cruzamienlo y on los lu'[)i‘idos prodiioi- 
(los del inismo criizamionto; quo la rcciiiulidad do los liibri- 
dos no lioiio relacion ninguna con el grado do parocido quo on 
el aspecto cxLoi'ior Icngan con uno do los dos padres, y por 
ultimo, (|uo la I'acilidad dc hacer un primer oruzamionto cnlro 
dos ospoeies cualcsfjuicra, no esLl indioada siompro por su ali- 
nidad sistomiUica 6 por cl grado de parocido (luc ciUresI tongan. 
Ksla ultima allrmacion esLa claraniento probada por la dil'c- 
roncia cu cl rcsultado de cnuamicnlos rcciprocos cjitro las dos 
mis)nus cspccios, jioivjuo scgiin sc use iina u otra ospoeio como 
padre 6 como madro, hay gencraliuonlc alguna difercucia, y a 
voces la mayor posiblc en la faciliilad dc roalizar una union. 
Adenias, lo.s Inbridos producidos por crLuamicnlos rcciprocos 
so difercncian a menudo on fcoundidad, 

Aliora bicn: ^.iiulican cstas rcglas complcjas y.singulares (|ue 
hayan sido dotadaslas c.spceics conjaostcrilidatl, simplcmcnto 
para impedir quo llogucn li confundirso on la naturaleza? 
i’icnso (juo no. ,lI’or ({iie scria la cstcrilidad extremadamente 
dirorcnte cn grado cuando so cruzan varias cspccics, tochis 
las ciialns dubemns suponer que scria igiuilmcntc impor- 
tuntc impedir (|uc so finulicran? ^I’or (juo scria innatamciito 
variable cl grado dc c.stcrilidnd cn los iiidividuos dc lu misma 
ospccio'' ^;Por (jne algumus c.spocics so cruzarian con facilidady 
producirian sin embargo hibridos inuj'^ c.sl(5riIos y otras espe- 
cies so cruzarian con dificultad extrema y producirian sin em- 
bargo hibridos bastanlo fertilcs? habria a mcniulo 

una gran difercncia cn cl rcsultado dc un crnzamicnlo reel- 



OUHIKN Di; I.Art KSl-lCi.'.li;.S 


pi'oco eiitiv ]us (lr)S niisnias (•spocics? ^.I’or (iiu’-. poih-ia liuiibiou 
j)i‘Ou'uiil:ii'sc‘, iui siilo poi‘)nili(l:i la pi-odiua'iou do In'liridos'? 
ruuoodei’ alas cspooies el potior especial do [ii'odnrir hiln-idos, 
y luoa'o doloiior su tUloi-iar propagaciem con direronlos grados 
do oslcrilidad. quo no osiaii estrirlainonfo rolacionados con la 
raoilidatl do la primera union cnlrc sus padres, parot:o cxlrano 
arroglo. 

Las I’oglas y hoclios prooedentos, por otra parlc. para nij 
claraincido indican (]iio la oslcrilidad. tank) do los primoros 
cruzamiontos coiuo dc los lu'bridr),s, cs simploincnlc incidonlalo 
t[uo depondc do diforoncias desconocidas en sus sisloinas re- 
producliYOs, siondo las diforoncias do \uia natiiraloza Ian pecu- 
liar y limitada, (jiio on los cruzumicnlos rociprocos cnlrc lasdos 
mismas 0 .s]iccic.s, el clcincnlo sexual inaclio do una do ollas 
oliraraa inonudo librcincnlo on cl olemcnlo sexual henibra dc 
la idra, poro no el olemcnlo macho do la segunda on cl elc- 
mento licinbra do la primera. No cstar/i do mas cxplicar ple- 
namenle por medio do un ojempio lo quo yo enliendo por 
([lie la cslerilidad sea incidental il olras diforoncias y no una 
ciudiJad liiic sea don especial. Como la eapacidad dc sci' una 
[daiila ingerlada d inoculada cn olra no cs iniportanle para su 
bienc.^lar cn un e.stado do naluralcza, iircsumo quo nadic su- 
pondra ([uo esta eapacidad c.s una cunlidad con ([uo so le ha 
doUido ('■yyc/:}//nc))lc, sino ([ue adniilira quo cs incidental de 
la.s difercucias cn las leyes del crccimionto do las dos planlas. 
Podemos alguna.s vceos vor la razon dc quo un arbol no premia 
en olro por tliforenoias cn la vclocidnd dc su dosurrollo, en la 
durezade su madcra, cn cl j)on'odo del flujo 6 natiiraloza dc su 
savia, etc.; poro cn una mulliliul dc cases no podomo.s cnoon. 
tvar razon tdguna. Gran diversidad cn cl lamano dc do.s plan- 
las, quo una sea leiiosa y la otra hcrbacca, ([uo a una no sc le 
caiga la hoja y a la otra si, y hasta la atlaplacion a cliinns 
exlraordinariamcntc diferontes no iinpiden sienipre quo dichas 
ilos phtnlas sc ingerten. Como en la hibridizacion, lo inismo cn 
Jos ingcrlos, la eapacidad csla liniilada porafinidad si.stematiea 
por((ue nadio Iia podido ingerlar arboles que pcrlcnczcan li fa- 
milias completamcnle di.slinlas; y por oti’a parlc las cspocics 
inlimamenle pruximas y las varicdadcs dc la misma cspecic 
pueden scr ingerhulas i:on hieilidad casi siempre, pero no in- 
Yuriablemente. Mas csla eapacidad, como en la hibridizacion- 



l.iCYKH IJI'U GOmiillN’AN LA LHTEllll.lhAtJ 

iKi c.s(;i do iiinguna niancra soinelirla cn alisoliilo a la alinidad 
sislcnu'ilica. Aunquo Iian sido ingoidado.s iiuiohos yoiioi-os diK- 
linlos doiiti'o do la nu.sniu I'amilia, cn olros casos. cspocies del 
misino ycnct’o no Iloyan a pi'endcr. La pci-a puede ser ingci-- 
tada imiolio mas facilmcntc on cl nicmbi‘illo, ijiic csla clasili- 
eadocomog-duoi'odislii\lo, quo cn !a iiianzana (pie os unmiein- 
bro del niismo ji'cnero, y difenontes variodados do la pera 
pi’cndcn con diferentos ga-ados do I'acilidad cn cl mcmbrillo. lo 
misiiio rpio difoi’CiUes variedades del alljai’icoipic ydel melo- 
coton en ciorlas variodadesde la cii ucla. 

Del mismo modo quo Gaerlncv cnconlvo cpie habia alcimas 
vcce.s iina difeccneia iiinala cii dirorcnloR indivlduos do diis 
mismas espocics (pic so cruzan, ci-co Sagorct quo sucodo al 
ingei'tai' difoi'onles individuos do las dos inismas espeeies. 
AI ingoidar, sucodo jdgunas vecos, coino cn los cruzaniicnlos 
recipi'ocos, ([uc la facilidad do rcalizar una union dista inucln- 
siino cn la mayor parto do los cases de scr igual; la grosella 
coinun, por cjcmplo, no puedo ser ingcrladaen la grosclla (ina, 
miilmlras quo la grosclla fina puede serlo, auntiue con dificul- 
lad, cn la olra. 

Homos visto que la cslerilidad do los hi'bridos, quo tienen 
BUS organos rcproductivos cn una conclicion imperfecta, os un 
ciiso diferente do la dillcullad do unir dos cspocies puras que 
tienen sus organos rcproductivos porfectos; sin embargo, estas 
dos clascs dislinlas de casos corron paralclas hasta cierto punlo. 
Algo analogo ocurro al ingertar; porque Tliouin oneonlro (pie 
tros cspocies do J?obinia, (pic granaban libremento on sus 
propias raiccs y quo podian ser ingertadas sin gran dificultad 
eu una cuarla cspecie, cuando lo cslaban so liacian csti^rilcs., 
Por olra parte, ciertas ospccies do Sorbu.s', cuando cstaban in- 
gertadas cn otras cspecics, producian dos voces cl fruto quo 
cuando cstaban cn sus propias raiccs. Estc ultimo hecho nos 
rceuorda los extraordinarios casos do los Illppoiif^trian, Pn.s.'i/- 
flora, etc., quo producen muchas mas semillas , I'ecundadas 
por el p61en do una cspccic distinta, quo cuando lo ban side 
por el p61on de la mismaplanta. 

Vemos, piles, quo dun cuando hay una difcrcncia clara y 
grande entre la mora adhesion do dos troncos ingertos y la 
union do los cIemenlo.s macho y hembra en el ado do la rc- 
produccion hay, sin embargo, cierto grado do paralelismo on. 



los rc'sultatlo,'; de in^aTtar y do orii/ai' espeeie.s distiiilas, Y 
ooino loaeinos (jiio oonsidorar (jnc las loves eui-iosas y complo- 
jas (file yobioruaii la laoultad, con la cual puodaii sor in-^crla- 
das rofiprocainoiUo lo.s arbolos, oomo iiiciileiilalc.s u dependicn- 
tv.s do difcroni-ias dc.scoiiocidas cii siis sistoinais vcgotativi^s, 
asi creo yo (juo las loyes, ludavia mds coinplcjas, quo goliier- 
nan la racultad doles pi-imoi-oscruzaiuicnlo.s. son incadenUdos 
tie difci’cncias doscoiiocidas on sn sistoma rcproductivo. Eslas 
diforencias, on ambus casos, son consccacncia, hasta ciorLo 
j)unlft, como podia haberse osporado, de la allnidad sisloinaiica, 
por cuyo tdrmino se inlcnta oxpi'csar toda clasc do parecidoy 
de dosemejanza onlre los sei-os organicos. Los liechos no pa- 
rccen indicar de ningiina inanora que haya sido don cspocial 
la mayor 6 incnor dilicullad. bicn do ingerlar, l>ien de eruzar 
vai'ias cs|»ccios: auiicpie en cl caso do evuzar, la dilicultad es 
(an imporlanlo para la diiraciou y esUd)ilidad do las formas os- 
poiaiicas, como poco iniporlanto os para sii biciiostar en el caso 
de los incorlos. 

y cansas de la esterliidacl de los primeros cruzaniioutcs y do los 
hibi’idos. 

Ln un tieinpo me ]iaroidd probable, como a oLros los ha p:i- 
recido. quo la cslcrilidad de los primeros cruzamientos y do 
los liilu'idos inuliera liabcr sido ad(|uirida leiitaiucnte j)or me- 
dio do la sclcceion natural degrades de I'crlilidad ligeraniente 
di.smiiuiidos, los cualos. comociialquicroLravariacion, aparc- 
cieran esponlancaincntc cn eierlos individuos de una variedad 
cuando se cruzaban con los de olra variedad. Ponpio serin 
claramciUo ventajoso para dos variedades 6 especies incipicn- 
fes, el poder oonservarso sin fdndirso, por el inisnio principio 
de ser necesario, cuando el liombre csta seleclaiulo al niismo 
liempo dos variedades, (|uc las Longa separudas. En primer lu- 
gar, puede oliservarso que son con frecuenoia csleriles cuando 
sc criizan las cspcoics que habitan regionos dislintas; ahorn, 
no liabriu cvidenlemeiito iiinguna venLaja para especies asi 
separadas cn {juo liubioran sido lieclias inuUuimcnto csleriles, 
y por consecucncia esla oslerilidad no podria haber sido rcali- 
zadn por medio do la seleecion natural; pero a csLo quizas po- 
dria argiiirse que si sc huliia heclio a una cspccie csLeril eon 
alguna compatrioLn, la estcrilidnd con olras ospocios seria unn 


Oiur.KN Y i:Ai:sAs nii la KsTiiiiii,iiiAr) 


cniisoi-uoncia neccsaria. En sog-umlo liiyar, casi cs laa opuo^-li'* 
a !a loon’a dc la selcct'ioa natural como a la do la creaL-ion es- 
pecial, quo en los cruzaniientos rcciprocos sc liaya lieeho tlel 
lodo iinpolcnto el eleincnlo macho dc una forma sobre una sc- 
giinda forma, mieiUras <1110 al mismo liompo el clemenlo ma- 
cho dc osLa scgumla foiaua puodc fcciindizar libremoiUe a la 
priniera forma; porijac este cstado peculiar dc un sistema re- 
prodiictivo, iliflctlincntc podria luibcr siilo ventajoso a ninguiia 
do las dos csijccics. 

Al considerar la pr(d)abilidad ilc quo la sclcccion natural 
haya ontrado en juogo para haccr las cspecics sm'ituamcntc cs- 
loriles, sc cncontrara (juo la mayor dilicullad consisLo cn la 
existcncia dc machos pasos gradualcs desdc la fccundidad, li- 
geranicnle disminuida, hasta la osterilidad ahsolula. 1‘ug<1c ad- 
luilirse (|ue seria provcchoso para una cspccic inciidcntc, vol- 
vei'sc cn alguii g'ra<lo osteril cuando sclacruzaracon su forma 
inadrc 6 con alguna otra varicda<l, porquo dc cstc niodo so pro- 
duciria menos desccndencia baslarda y dcgcncraiia (juc mo/^- 
clara su sangre con la cspccic micva cn vi'as dc formacion. 1 ‘ci'O 
cl quo sc loinc cl Irabajo dc rcl'lexionar accrca dc los pasos per 
los cualcs pudiera haberse aumcntadoc.stopi-imcrgradodc os- 
lerilidad por medio dc la sclcccion natural liusla cl allogrado, 
(pie cs comiin a lanlas cspecies, y ([iic cs univei'sal en las espe- 
cies ({uc sc ban difercnciado para ser calilicadas en generos y 
fainilias distintos, ciiconlrara cl asiinto cxtraordiiiariamciitc 
complcjo. Despues do niadura rcllexion, parccemc quo csto no 
p.iede haberse realizado por medio dc la sclcccion natural. T 6 - 
meso cl caso dcquccualos<}uiora doscspccies fecundi/adas pro- 
dtizcan poca dcsocndoncia y estcril: ^.([uc cs lo quo podria fa- 
vorocor cl ([uo sobrcvivicrun {U[ucllos indivitluos ([uo uccrta- 
rau a cslar doLados cn un grado un poco superior tic infcrldi- 
dad im’itua, y tpie do cstc modo so aproximaran por un pasvo 
corlo hacia la osterilidad absoluia? Sin embargo, si sc hacc in- 
lorvcnir la tcorla do la sclcccion uidural, ncccsita haber ocur- 
riilo incesanlomcntc cn muclms cspecies una in.siiuiaciun dc 
csla clasc , porquo luiy una iiuilLitud quo son rcciprocamcnlc 
cslcrilcs del todo. En cl caso do los imscctos cslurilcs ncuLros, 
tenemos razonos para creor quo las moclilicacioncs, en su cs- 
tructiira y fecundidtid , ban sido Icntainento acumuladas por 
medio dc la sclcccion natural, porquo do c.stc modo sc h:d)ia 



Oiiir.KN' tjk t..vs KHi'KCii;.'* 

ilailo iiuliivt'lainenlo una ventaj.-i a la coinuiiiilail a (|uo perla- 
lU'fian. Hohiv olras ilu i;t inisnia es]ii.'L-ic: jumti uii animal iinli- 
viiliial quo no |ier(L'noce a nin^aina coiminiflail social no ad- 
([nifii’ia nincuna vonlaja. ni sc la daria indiroi'lamonlc apli'(>s 
individiiiis dc la. inisina variodad. (juc londicra a su conscrva- 
t'idti. jmniiii^ I’licra li.irci-aincnto oslci-il al criizarse con cdrava- 
riodad. 

Massi-i'ia siipci-l'luo disculir csla cnicslion cn dctallc, porquo 
on las planlas Icnonios la priicba conclnsivu tic ({iic la csleri- 
liilad dc las cspocics ci'usiadas licne quo ser dcbida a alguii 
pi-incipio indepondicnlc por coinplclo do la sclcccion natural, 
'I'anlo 0;cidner oomo K(elronlcr ban probado i|nc do los gtMicros 
quc ticncn niimcrosas cspccics pucdc forniarsc unaseric dc cs- 
pcfics i|ue, al omzarsc, dan cada vez meno.s scmillas liasta lle- 
gar a cspcfios (jiic num-a produccii un solo grano, pcro (luc sin 
cinbarg<j son afctdadas por cl pulcn dc olras cspccics, porquc 
el gcrnicn sc binclia. Aiiui cs imposiblo maniticstamcnlo csco- 
gcr los individuos mas ostcrilcs (|uc ban ccsadoyade dar gra- 
nus: dc modo (luo cstccolmo do la cstcrilidad, euando os cl gcr- 
incn solo el areelado, no pucdc liaborso tilcanzado por medio 
dc la sclcccion, y podcmos dediiciv (|uc la causa, cualqnicra 
quc .sc:i, cs la misma, 6 casi la misma cn todo.s los cases, por 
.s.'i' tail uniforincs las loves qne gobiernan los varios grades dc 
cstcrilidad on los rcinos animal y vegetal. 

Aliora oxaininai'cnios un poco mas dc ccrca la nalnraleza 
probaldc dc las dirorcncias cntrc las cspccics (iue dcleriniiian 
la esleriliilad cn los prinicros cruzamicnlos y on los hibridos. 
Mn el ca.so tic los prinicros ernzamientos la mayor 6 mcnordi- 
llciillad para rcalizur una union y oblcncr dcsccndoncia, dopen- 
do cn la aparicncia dc varias causas <listinlas; debe habor algu- 
nas veccs una impo.sil)ilidad I'lsica para {jiic cl clcmcnto macho 
alcance al ovulo como succdcria cn una planta (lue tuvicra nn 
pislilo demusiado largo para quc los tubos del polcn llegaran 
al ovario. Taml)ien sc ha oliscrvado quc euando el polcn do 
una cspccie sc coloea cn el e.sligma dc una especic remota- 
mente scinejanlc, aumiue lo.s IuIdos del polcn eminijen no pe- 
nctran cn la superlicie del cstigma. Ademas cl clemenlo macho 
puctio llcgar al clcmcnto hcmlira y scr incapaz dc eausar cl 
(Icsari'ollo dc un ombrion, como pareco habor sido cl caso cn 
aigiinos de lo.s oxperijnentos dc Thuret soljro los fucos. No 



OHiCll'N Y OAl'SAS DIO I.A KSTliUl I.llJAll 

pnoJc (.l,ii-so cxj>lie;urk>n iiiiiiiMum do oslns lioehos cdmi) tani- 
|Kico ilo iK'i’ ijue t'iei'ln.s arbolcK no piicden inii'ci-lai-so lmi oli-o?;. 
I’.if I'lllitno [jiK'iio desiin-ollarsc un cinhi-ion y ludg-opcreccr cn 
uiia odad iLMnpi’aiia. Xo hc lia fijado baslanlc la aleiifion on 
c.sta I’lilima allei-naliva; pci'O croo yo ]tnr las ol)Kci'vafiones (jue 
mo liacoiminioado Mi’, llcwitl, cd t-uai lia tcnido ^-fan cxpericu- 
ciaeii liibi’idi/ai' faisancs y gallinas, quo as oau.sa niuy fi-ocuon(e 
(loo.slCfil[dad on los [H'inieros oi'uzainicntos la (ompi’aiia niuoido 
did cinl)i’i(in. Mr. .Sailor ha dado rccioulomeiilo lus resuUados 
do un cxaincn do uno.s 500 hiicvos produciilos por varios orii- 
zainionlo.s cntrc Ires espoidos do Gnlhta y sus hihridos; la ina- 
yoria do oslos huevo.s liahia sido foounilixiaila; y on la inayoria 
do los huovos rooLindiy.ado.s los cniljriones, d .'.^c habian dosarro- 
llado on parlo y liabian pcrccido onLanc’C’.s, 6 hahiair coinplo- 
lado su dcsarrollo, pero sin podor lo.s polluolo.s ronipor cl cas- 
oai'on. Do los quo nacicron nn'is do la.s oualro (juinlas pai-tos 
mnrieron a los pocos dias 6 /i las priineras seinanas, sinolra 
causa aparento (juc la inoapaoidad do vivir; asi quo do los 
500 iiucvi.).-! solo so ci'iaron I? gallina.s. Ibi las planlas los om- 
In'iones liibridizados poroLcn con fvcouoiuda pioloablcmouledc 
igual manera; al indnos sc sabo quo los bibridos sacados do 
ospcoios inuy ili.slinlas .•■•on alg'una.s vccos inuy dobilosy onanos 
y pereocn cn edad toinprana; de cuyo bcoho ha prosciitado ro- 
cicnlcmcnlo Max M'ichura algunos casos cxtraordinaidos cn 
los saucc.s lubridos. I’uodo sor dsto el silio dc haeor notar ijiio 
cn algunos ca.sos do partonogcncsis, los cinbriones dontro do 
lus hucvo.s do los gusanos do soda, ([uo no ban sido focundado.s, 
atraviosan los primoros pcriodo.s dc dcsarrollo y pcrccen luogo 
como lo.s embrionos produeidos por un cruzaniionto outre dis- 
linla.s c.spccies. llasla quo conooi todos cslos hcohus no quiso 
crocr cn la frocuonlc muerto lomprana dc los cuibrionos liiliri- 
ilos: porque los lubridos, una vci: naoidos, songenoralinoiUo sa- 
liulables y do larga vida, coino lo vomos cn ol caso tlo la inula 
coinun. Los iul)ridos, sin omliargo, e.slan on diforentes oir- 
rniisLancias antes y dospues del naciinionlo; ouando naocn y 
vivon on un pai.s cn el cual viven sus dos padres, o.slan gcnc- 
ralnicnlo colocados on condicioncs dc vida convenientes. Pero 
un hibrido participa sohunentc dc la milad do la naturaloza y 
conslitucion dc su inadrc; puodo iior lo tanlo antes dc nacor y 
mionlra.s sc luitrc dontro del sono de aquolla 6 dontro del Iiuovo 



ouiiiiiN Id-: LAS Ksi>i;i;ii:s 


y;!() 

u M.‘ini!la id'oihiciilo por la luadi-e oslar oxpuoslo a condifiunL’s 
eii al.Li'iin ptiiiln iiU'(divcnii.nUcs. y por (.•oiisocutM'n.'ia siiJl-Uj a po- 
ivi-ji- I'll mio (1(3 los priini.'i*os poriodos; con tanUi mas i‘a:<()n 
euaiifo ipie lodos los sores muy Jdvencs son emincnlemenle 
sonsililosi’i las londioiones do vida nooivas 6 no natiirales: pcro 
dosjiiK's do lo<l(.). os ni;'is probalilc quo la cuiisa sea algnna iin- 
poi-l'o(.-oion on ol aolo original do la impregnacion, quo liaoc (juc 
cl embi-ion so desavrollo iniport'oolainonlc. y no consisUicn las 
oondioionosa las ouales estt’' dospuos cxpueslo. 

(.‘(tn rcspoolo a la cslcrilidad do los iubridus cuyos clomcntos 
sex'.ialos eslan inipcrroctanicnlo desarrollados. cl caso cs algnii 
tanto diforenle. He aludido mas dc una voz a una gran seric 
dc Itoohos (jiio deuuicsti'an quo cuando so saoa a los aniinalcs 
y a las planlas do siis condieionos naturalos son suscoptiblcs 
on oxifoino do loner afoctados sdriamonle sus sislcmas repro- 
diiotivos, J-lsio on vordad cs ol gi-an obslaeulo para la domcslit,'!- 
dad do losaniiuales. Entrc la cslcrilidad asi jirovocada y la do los 
liibridos hay inuchos punlos do soinojanza. Mn anibos oasns la 
oslorilidad os indciiendicnlo do la suliid general, y va a me- 
nudo ai--oniiianada por cxccso dc lainano (’i gran cxuborancia. 
Hn ainbos casos oeiirrc la cslcrilidad cn varies g-rados; on ain- 
bos ol olomento macho cs ol mas suocqitiblo ilc scr al’oclado, 
aunque alg'Unas wsces la beinlira mas (jiie ol macho. 1-ln ain- 
bos. la tciulencia va hasla cierto punlo eon la aliniilad sisteina- 
tica. porijuo grupos enloros dc animalesy jilantas se bacon ini- 
polontc.s por las inismus condiciono.s no naturalos, y grnpos 
enlcros do ospocics tiondon a producir lu'brido.s csldn'ilos. 1‘or 
olra parlo, una cspocie cn un grupo rosislira algunas voces 
grandes cambios dc condieionos sin (luu so altcro su rociindi- 
dad, y ciorlas e.spcoios do un grupo iiroduciran imisilada- 
monle liibridos focundos. Xadic puedo ilccir, liasia (|ue In prue- 
bo. si un animal particular bara cria oslando cautivo, d si una 
planta cxqlica dara ga-anos somclida al oullivo; como lanqinoo 
puedo tlecir nadic, haata (juc lo pruobc, sido>s cspecics cludos- 
(juicrade un gdn-crii produoir.in mas d monos iiiiiridos c.stii- 
rilos. I’or ultimo, cuandcj los sores organicos cslan colocados 
durante varias goncracione.s cn condieionos quo no lesson na- 
luralo.s, cstan sujotos con extromo a variar, lo cual pareco ser 
iloliido on parte a (|iio sus si.stGma.s reproduotivos so liayaii 
afcclado dc un modo espoeial , aun eunndo no tanlu eonio 



oiiililiN Y CArsAs lii-; i.a KsTKiiii.irjAK .‘i:!! 

cuiiiulo la cslociliiiiul e.sel ruHiillatlo. I^o inisnio sucode con lus 
iiilji'iilos, ciiya de.sccndoiu:ia on gcnoi-acioncs siicosivas os evi- 
denloiuoulo isUscopUblo do vai-iiir, coino todo cxperiincntadoi* 
ha ()1 yso!-V;hU). 

Asi vomos ([uc cuixndo sc colocan los seres orgiuiioos on coii- 
dioioncs luicvas y no naUiralcs, y cuando sc produocn liibri- 
dus por el eruzamiculo no naliiral dc dos cspoclcs, cd sisteina 
1 ‘opi'oducLlvo, indcpciuliciUcincntc ilol cslado general do salud, 
fjuoda afcclado do iin niodo inuy sotncjaiUe. ICn un caso lian 
sido pcrturljadas las condiclonos dc Adda, aun(|iio a luonudo 
on grado tan poqueno, quo cs para nosolros inaprcciable; cn 
el otro caso, 6 sea cn cl dc los liibridos, ban porinanocldo las 
inisinns condloioncs cxlcrnas, peru lia sido pei'Uirbada la or- 
ganizacion por hai)cr sido inczcladas cn iina dos cslruoLuras y 
I'onstilLicionos distintas, incluyendo naturalmcnlc los sislcinas 
roprodncLivos, |iorque aponas os posilxlo quo dos organizacio- 
ncs A’cngan a ooinponcr una sola, sin quo ocairra alguna per- 
[lU'lxacion cn cl dosarrullo, aceion periodica, corrclacioncs mu- 
li'ias do los dilcrcrUcs urganos )• paries entre si, y con las con- 
jlicionos dc Adda. Giiando los liibridos piicden Iiacerorias inloi' 
sclrasmitcn a su desociuloncia, do g-encraelon cn generacion, 
la inisina orgunizacion conipuesta, y por esto no dobo sorpren- 
dernos (pic sii cslcrilidad, auiKjao (dgnn tanto A’ariablc, no 
disininuya; os ann apla para aunienlar, siendo cslo gcncral- 
mcnlc c! resiiUado, eomo so ha explioado antes, do la rcproduc- 
ciun oonsangiunea in;iy inincdiala. Esla opinion do que la cs- 
lerilidad do los liibridos ha sido cau.sada por eonfundirse dos 
eunstiluoiunos cn una, ha sido I'licrtomcntc sostenida por IMax 
'W’ichura. 

Dcbe oonfesarse, sin embargo, (jiio ni esa opinion ni ninguna 
olra nos cxplica varios hochos res])oelo a la eslcidlklLid dc los 
liibridos; por ejomplo, la dosigual rooundidad dc liibridos pro- 
dueidos dc cruzamicnlos rceiprooos, (j el amncnlo dc cslorili- 
tlad cn aipiclios hiln-idos quo, do voz on cuando, y por oxcep- 
cion, sc paroocn muchoannado las dos cspocios madros ixuras. 
Tiiinpoco prolcndo yo epic las obscrA-aciones quo proceden 11c- 
guen al corazon del asunto; no so ofreoe ninguna cxplicacion 
do por (pic un organismo, cuando cstii colocado en condicio- 
nes no naturalcs, sc A’licIvc cstdril. Todo lo quoyolic qucrldo 
(loinostrar cs (pio cn dos oasos parccidos cn algiinos eonceplos, 



OhiiJKN ijii i.AS i>i-ii(;iKs 


l;i cstcviiiiliifl es r! i'f-siill:uii)i.‘<muin: c-ii I'riiiH'i' i’uho, do ijm> 
las CdiKlicioiies ile vida liayaii siilo pcrlui-badas. y eu cl sc- 
li'UikU), dc quo III haya hido la oiyaiiizaciuii {x.ir IialJei'.sc coa- 
rundido cn iiiia dos or^'ani/aciuiios. 

I'll iiaralclismo aii;iIo,!.'’n se vcrilica on oli'a clasc ilo iicchas 
rolaciDiiados, aunqiio iniiy dil’eronlcs. 10s ci'uciU'ia iuiLiyiia y 
casi universal, rundada cii an m'uiiei'o coiisideralilo dc piaie- 
lias. ipic yo cn olt-a paidc ho pcesoiilado, (pio los po(|uohos cain- 
Idoseii las condiciouos ilo la vida son \cntajo.sfi.s :i tudas las 
cosas (jue viven. N’emos cstii aplicaflo por los labradoce.s yjav- 
dineros on .sus canibio.s I'l'ccuontes do soniillas. tubcroulos, etc., 
dosde un sack) 6 clhna a otro y vicover.sa. Durante la convalc- 
ccncia dc los aniinales sc obliono an yran bcnclloio do casi to- 
dos los caaibios on sus Inlbilos dc vida. Aclcmas, tanto cn las 
p!anta.s oomo cn los aiiiinaic.s, cs cvidcntisiino (juc un oraza- 
niicalo ontro individao.s dc la nii.sina espeoio (]uo sc dil'oren- 
oien hasta oioi-lo panto, da vigor y fertilidad a la dosccmlonoia 
y (juo lo.s conlinuiidos crazaniionlo.silaranto varias g-cncraoio- 
ao.s cnlre parientes may pru.viinos, oaando so licno a e.stos on 
las laismas condicionos do villa, Ifcva .siompro al empequono- 
cimiento. dobilidad 6 ostcrilidad. 

I’ortodo esio. parcce qaepor ana parto los onml)ios poqiic- 
fios on las condicionos do la vida son bcncliciosos jiara todos 
lo.s scro.s organicus, y por otru parlo, quo los cruzamionto.s li- 
gcros. esto cs, los cruzamicnlos entro niaolios y lionibras do la 
inisma espccic (juc ban cstado souK‘li<los a condicionos poco 
difcrcnlos 6 (|ao lain variado poco, dan vig;or y fccandidjul a 
la dcscendcacia. Dcro como ya lo licaios visto, los seres orga- 
iiicos, liabituados por macho tienqio a ciortas coiulioionos uni- 
formes cn un cstado dc nalaralozn, ciuuido sc les sajota, como 
sacode si sc les cncicrra. a an cani1)io considerable cii sus con- 
diciones, so vaolvcn may froououlcmcnlc mas 6 mcnos ostcri- 
!es. y snheinos (|uc un cruzamiento ontre do.s formas quo ha- 
yan llogado a ser may diferentes 6 cspecllicamcnlc diforenles, 
prtxiuccn hil)ridos (jae son casi siempre cstorilos cn aigmi 
g'l’ado. E.sloy plcnumcnto pcrsuailido dc quo do ningana ma- 
nera cs eslc dol)lo paralclismo un accidente 6 ana ilu.sion, El 
qae piicda explioar por quo cl clcl’anley muchos animalosmas 
son incapaccs do rcproducir.se cuando se Ics ticnc solamento 
en paivia! oncierro en su pais natal podra explioar lambicn l:i 



I)!Mi)llKIS.UO Y 


L‘iUl^•a prim:ii-ia ilc (jui.! los ]ul)i'iilos scan cslLM-ilos tan g-cnci'al- 
nuMik’. A1 niisnit> tienipo podra cxplicav landncn por (|u6 las 
razas cle aljiainos do nuestros aiiimalus iloincsticos, quo lian 
sidii ;i meiuulo someliclo.s a condicioncs niiovas'y no unifoi'- 
mcs, son coniplclamonto lorlilcs enli'c si ai!nr|uo dcsuiciidan 
lie espccios distinlas, <pie pi'a))ablcmcntc hul)ioi’an sido csteid- 
lessi sc huliici’an ci'u/.ado cn su origon. Las dos inencionadas 
scd'ics paralclas do hcohos cslan al iiarccci* uiiidas poi- algun 
lazo L'omim, aunquc dcsoonoeulo, quo esle rclaeionado cson- 
eialinaiUc con cl priiicipio dc la vida; oslc principio. segun 
Mf. Hcrbcrl Sponcce, cs quo la vida dcpcndc y consislo cm la 
inecsantc accion y rcacion do varias fucrzas, las ciuilos, on la 
naliiraloza como on todas partes, estan sicniprc temdiendo iui- 
cia un oquilibrio; y (|ue las fucrzas vilalcs gunan on podcr 
uuaiitlo esla tondciicia es ligcraincnlo pcrlur])adu por un 
eunibio cualquicra. 

Diinoi'flsmo y ti’imoi'fisnio reciprocos. 

l:]stc asiinto pnede sor aqul brovomonto discutklo, y so vera 
ijuc alguna luz arroja soliro cl hibridisino. TMantas divcivars 
([lic perlcncccn a 6rdcncs di.stintos prescnlan dos formas quo 
cxisten on nunioro casi igual y (|uo on nada so diforciician, 
cxcopto 011 sus organos rcproductivos; una forma, tiono unpis-' 
lilo largo con cslambrc.s cortos, la otra un pisLilo corlo con es- 
lainlires largos; las. dos, granos do polen do cUfercnlc tamano. 
En las 2 ilantas trimorficas hay tros formas quo usimismo so 
difcrencian on las longitudes dc sus pi.stilus y cslambros, on cl 
tamano y color do los granos do polen y cn algunos otros con- 
ceplos, y como cn cada una dc las tres forma.s hay dos sislo- 
inas do cslambros, las Ires formas poscen entro l(.)das sois sis- 
Icmas do estambres y tres clascs dc pi.stilos. Estos drgano.s son 
tan proporcioiiados on longituil entre si, quo la mitad do los 
e.slambros cn dos dc las formas ostan al nivcl del cstigma do 
la tcrcera. Aliora liicn; bo domoslrado yo, y olros olisorvado- 
res ban confirmado cl rcsuUado, quo para obtenor complcta 
fecundidad on eslas plantas os nocosario quo cl esLigma do 
una forma soa ferlilizado por cl iiolon tornado do los cslam- 
bres do una allura corrcspondicntc cn otra forma. Do modo 
queen las cspccies dim6rficas son complelamcnte fcrtilos dos 



oiutjiiN i)i: I, AS r.sMjciics 

iinioiics ijiio pustleii liamiivso ik-Lrilitiiiis. lOii ias cspocies tri- 
inorlicas sou loL’'iUm:ts u coinplcUuii ’iilo lorlilos scis uiiiouc's, 
y (loco sou ily^'iliinas u iiuis 6 uicuos estcrilcs. 

La iiifcLauKlidail c[iic puodo obsoia’ai'so on citM'las plautas 
iliinui-licas y triinoidk'as , caiando oslau iloiialiuianuMito {Vctiii- 
dadas, cslo es, iior polou loniado do Ids oslaiiibres (jue no (.•oi'- 
ivsii.)ndi.-ii oil tdliu’u ooii el pislilo . sc diferenoia imicho on 
DTadas, Ilca'audo liasta la csleidlidad alisolula y coniplcla: pro- 
I'isanionlc do la misma niauei'u i|uc oeuia'c al cfuzur cspeeies 
dislinlas. Como cl gi'ado do esterilidad on ol iiUiulo caso. do- 
peiido on si'ran pai'Ic de quo scan mas (> mcnos lavorablcs las 
ooudicioncs dc vida, asi tambiLMi he cneonli-ado (|uc sucedo 
con las unionc.s ilcgiiimas. Ms bicn sabido (jiic si sc coloca cn 
cl esliyma de una I'loi-, ]»ulen dc una cspecic disLinla y pulen 
dc la propia I'lor dosjiiics, auiKpic haya trascni’i'ido an inlcr- 
valo considerable de iioinpo. la accion del ultimo es fan fiier- 
leincnle prcpoleiUc, que anula casi siciniire los cfcclos del pd- 
leu oxfrano: lo mismo pasa con el jiolen de las diversas fornris 
de la misma espccie; porque cl ley,-ilimo iircpondera con riieiv.a 
sobre el ilcg-iliiuo cuando son colocados ambos cn ol mismo 
csli;_niia. Vo avcriji-iie cslo rcouiulixando alyainas I'lorcs ilegili- 
niaincnle primero. y voinlicuatro lioras <lespucs legi timaineii- 
le, con pulcn lomado <Ic una variedad dc coloros jiccLdiarcs, y 
Lodos los rotonos luvieron el mismo color; lo cual prueba que 
cl pulcn Icgllimo, auni[nc aplicado vcinlieuatro boras ilcspucs, 
lialiia destruido por comiilelo 6 cstorbado la accion del poleii 
ilcgiliino aplicado con untcrioridad. Tambien, como al Iiaccr 
cruzamicnlos reciprocos ciilrc las dus mismas especics, hay 
ocasioiialmontc una gran cliforcncia cii cl rosullado, ocurre la 
misma cosa con las planlas Lrimorficas. Por cjcmplo: la forma 
de cslilo medio del lUrJiiun salicaria^ fuo I'ecundada ilcgili- 
mamcnlc, con la mayor facilidad, por polcn dc los cslambrcs 
mas largos dc la forma del cslilo corlo, y dio inuehas semi- 
llas; pero la ulliinu forma no dio una sola scmilla ferliliziida 
por los cslambrcs mas largos dcla forma dc cslilo medio. 

Ell lodos cslos coiiceplos, y cn olros mas quo podriun aiia- 
(lirse, las formas de las mismas espccies induduljlcs, cuando so 
unca ilogilimaiuenlG , sc conduccu cxaclamcnte del mismo 
modo quo lo liaccn dos cspocies dislinlas cuando se cruzaii. 
Eslo me llevo a ubservar cuidadosamenlc. por espacio do cua- 



DiMOUFISMO Y TIU^[OIl^•ISMO 


m 


Iro iinds, inui:hos i-clonos proccdciUe.s clc alg’unus iinioiios ilc- 
irilitiias. VJ pi-imer I’csultudo cs quo cstas plaatas. ilogilinins, 
c'oino poilvia !lamai\si;las, no .son coinplclamonle foc-undas. Ks 
posihic <)l)(ciici- do c.specios dimurllcas plaiitas ilcgatimas do 
e.slilo largo y do csUlo oorto, y do las planlas trim6rlk‘as lodas 
las Iros rurmas ilogi'limas: estas pucdon sor convcnicntcmcnlc 
uniilas do ana inancra logilinia. Ilaeiendo o.sto no hay razon, 
al parot'or, para (pic prodiizcan tantas scjuiHlas como produjc- 
ron sus padres cuanclo cslahan logiliinamcnic feeundadns. 
Pero no siicede a.si. Toda-s son nia.s 6 inenio.s infecundas, y a!- 
giiiias Ian complcta 6 incurablcmcnlo eslerile.s. quo por espa- 
vio do cuatro c.sLarionc.s no dicrou un solo grano, ni ;iun rap- 
sula do grano. La csLorilidad do cslas plantas ilogilimas, 
ouando outre .si sc unen do uiia mancra Jcgiliina, piiodo coin- 
pararso ostrictamonlc con las do los lui)ridos cuaiido ,sc cruzan 
Si. por olra parto, so cruz.a un hi'lirido con eualquicra 
do las ospecics inadrcs puras, la est(3rilidad sc dismiiiuyc co- 
jiuimnciitc miicho; y lo misnio sucede cuando una planla ile- 
gitiina os por una planla logitima rocundada, 1)0 la misma 
iiiancra ipio la oslcrilidad do los hllu-idos no corro sieinprc jia- 
rejas con ladificullad do haccr cl primer criiZt'imicnlo entro 
liis dos ospecics madre.s, asi tanilncn la eslcrilidad do cicrlas 
jiliintas ilcglUinas fuo in usitadainon to grande, sin habcrio sido, 
ni muclio monos, ia eslcrilidad do la union dc quo nquellas 
procedian. En los liil)ridus nacidos do la misma capsula dc sc- 
luilla, cl grade do eslcrilidad os iniialamonle varialile, y lo 
inismo sucedc do una mancra scnalada cun las plaiilas ilogili- 
limas. Finalmonlo. muohos lu'bridos dan i'lorcs con profusion 
y persisloncia, mionli’as (pio olros mas cstorilcs producon po- 
cas floro.s y son ckbilcs y misorables enanos: casos oxacLa- 
menlo scmojanles oourron con la dc.scondcncia ilogilima do 
Vcirias plantas dimorlicas y trimorficas. 

En conjunto hay ia mayor idenlklad on caraclory conducla 
cnlrc las plantas ilegitimas y los liibridos, No puede Lacharso 
do cxag-craoion cl sostener (pic las plantas ilogilimasson liiliri- 
dos producidos dcnlro do los liinilos dc la misma cspocio por 
la union impropia do cierLas formas, mi(Snlras quo los liibridos 
ordinaries son producidos por una union impropia ontre his 
(|ue se Hainan c,spocio.s dislinlas. Tam])ien homos vislo ya quo 
hay la mas intima similaridad, en lodos conccplos, ontre las 



OfiiiiKX DK I.AS KSl'ivUIKS 

l)i-iiuci‘:is unionos ileg'Ilimiis y lo.s |n■ilnc’^o■^ iTii/'ainionlo.s il.‘ 
ispeck's (.iisUnlas. Esiu (|ui/,;i,s se liara in;is i.ilonainente o.nn- 
jH'oi\Hil)lo Cull im cjeniplo. Su’ioiiilivnios qiie cnconlro \in bo- 
liiiiicu ilosi vai’ieilados Ibcn niarcadas ly las liay) dc la forma dc 
c.-itilu lar.^'o ilcl lili-Iiiiii} tialu-dria triiiiurfua), y uno dclerininu 
onsayar, cruzandolas, si oran o.spccilioamciUo di.sliiilas, Seen- 
conlrai'ia (|uc dabau solainoule alredcdor do una (juiiUa parte 
del uumcro aoosliimlirado do soinillas, y (jiie on todos los otros 
concoplos do ipio acaliuinos do tralar so eonduciaii como si liii- 
liicran siilo dos ospojios ilisLiiitas. Poro, para ascy;ui'arso mas, 
..'[•iaria plaiilas con acjiiclla somilla (jue suponia hiliridi/ada, y 
ciitoncos hallaria quo los rctonos cran miscralilemcnlc aeiia- 
parrados y coinpIolamoiUc eslerilcs, y (jue on olros conceplos 
so comporlaban como li]l)ridos ordinarios. Podria enlonccs 
su.sleiicr i]uo liabia domoslrailo roalmonto, dc acuerdo con la 
I'omun opinion, (jiic sus dos variodadcs cran especies Ian linc- 
nas y Ian ilinlinlas como las cjiic mas lo faeran cn ol mundo; 
cn lo ciial esfaria equivocado do medio a modio. 

Son importanics estos licchos so))rc las plantas dimdvficas y 
Irimurlicas poi'(]uo nos demuostran : J.”, (|ue la prueba lisio- 
Idgica dc la fccin\didad aminorada , tanlo cn los primeros 
cruzamientos como tm los Inliridos , no cs criterio sognro dc 
tlisUncion especilica; •2.“, por([uc podcnios doducir quo hay 
algun lazo dcsconocido quo coiiccla la focundidad do las unio- 
iics ilogilimas con la do su dosecndoncia ilegftima, y nos Iteva 
a c-vlcndcr la misma opinion a los primeros cruzamiontos y a 
loshibridos; .’I.'’, porquo cnconlramos , y csto me parcce dc 
gran imporlancia, quo puudon cxislir dos 6 Ires formas dc 
la nusma cspccie, (|uc no so difereiieien cn cstruclura ni en 
conslitucion cn cuanlo a condicioncs extorioros , y scan, sin 
cm))argo, esteriles cuando se iinan dc cicrlos modos. Porque 
debemos I'ccordar f[uc la union dc los clcmcntos sexualcs dc 
indivlduos do la misma forma, por cjcmplo, dc dos formas 
dc cslilo largo, cs la ijuc rcsulla esliiril; micnlras quo cs fer- 
lil la union du los clcmcntos sexualcs propios dc dos formas 
dislinlas. Por esLo parcco ser cl caso, a primoru vista , cxac- 
t.imentoal reves do lo quo ocurre cnlus unioncs oi'dinarias de 
lus indivlduos do la misma ospocic y cn los cruzamienlos cn- 
li-o especies distiutas. Es, sin embargo, dudoso quo csto sea 
realmento asl; pero no me dolciulrcmas cn osle usunto oscuro. 



DI-: i.os cnr/.AMiuNTu.s 


I'oJoiuos, sill cmbai'^^o, iiifurii* coiiio prol):il)io ilcl oxrunen 
ilo l:is plaiitiis iliinbrlicas y li'iiiibi'liL-as, (jac la osLerilidail ilu 
liis i-i-iizainietilos dc cspeuies distinlas y do sii hiljrida prfjLi'o- 
iiio, dapendc cxclusivaiiieiilc do la iialui-aloza de sus ok'incii- 
tiis soxiialo.s, y node difereneia alg-iiiia cn .sn ealriurlm-a u 
Cijuslitucioii ironcral. A la niisma conclusion nos ileva tain- 
liien cl csliidio dc los cnizaniicnlos recipi'Ocos , on los ciia!os 
cl macho do una es|>ecic no piicdc see iinido, 6 puedc scrlo 
cun cTan dilioultad , con la hembi'a dc una seg-unda osjiccic, 
iiiiciUeas (jiie puedc cfocluai sc cl cruzaniicnlo invci-fio con fa- 
cilidad poi’fccla. Esc cxcclcnLc oliscrvadoe, fiau'lncr, igiial- 
nicnlc ilcdujo quo las cspccics cuando sc cruzan son eslct-ilos 
poi' causas dc difercncias comliinadas cn sus sislciuas i-epro- 
duclivo.s. 

L'l ro'-'uiididatl ddlas variejAdop, cuiiiido S3 ci’nzaii, ydo sii descjiidenoia 
moiitiza no es universal. 

I'ucdc argiiil’.sc, oonio un argunicnlo dc gran fuerza, ijiic 
Ucnc (juo habce alguna disUiicion cscncial cnli'c las cspccic.s 
y las vai'icdadus; poi' ciianlo las ultimas, por muclio (]uc sc di- 
fci'cncien cntec si cn nspccLo exterior, sc criizan con I'acilidad 
porfccla y producen dc.sccndcncia perfccdaincnlc Icrtil. Con al- 
gunas cxccpciones , quo ahora dare , admilo complctanientc 
rcr csUi la rcgla. Pero cl asunto csta roileado de diliciiltadc.s; 
liorquc (ijihidonos cn las variedadcs prodiieiilas cn la natuva- 
kv.a, si do.s formas consideraclas hasta cntoncc.s coino varieda- 
(Il's sc cnconlraran csLcrilcs. cn ciuilquicr grade, al crnzarlas 
scriaii desde luogo clasificadas por lu mayor parlo dch)s natu* 
r.ilislas conio cspccics. Por cjcmplo : la pimpincla aziil y roja, 
qae son considcrada.s por hi mayor parte dc los naluralislas 
c’umo variedailos, y (juc dice Gaudner quo son complclaincnlc 
c.sterilc.s cuando sc las cruza , por lo cual las clasiliea como 
cs[)ecies fucra dc toda duda. 8i argiiimos, pucs, on un circulo 
vieioso Lcndra scguramonlo quo concodcrsc la fccundidad ili 
toilas las variedadcs producidas cn la naturalczu. 

8i nos fijamos cn la.s variedadcs producidas, 6 quo so siqionc 
quo hail sido producidas on la doincsticidad, todavia c.stamos 
envueUos on alguna duda. Porque cuando so ha dicho, por 
ojc.nplo. ipic ciertos perros domcsticos iiuligenas dc la Anio- 

22 



oniiiivN 1)12 I, AS i;si’;':.:ii':s 

I'ica (lul :^ur lu) si' tiiu-ii IVu-iiinenli.' con porros eui-opcos, la ox- 
jilicaciDu ([uo so lo ociicrira a cualiiuiera, y i[uc in-oljalilcmciUo 
cs la vei'ilailora. cs ([iio ilosciondon do oKpecics disliiilas un sn 
oi'i;:-ca. Coil lodo. !a fccundidad poi-fccta do lailtas fazas ilo- 
nicslicas ({uc so difci'cacian extraordinai-iainenlc cnlro si on 
aspoclo, por ojcmplo, las do la paloma u las do la col, os nn 
liochi) uolalilc , V lo os mas lodavia , si i-ol'lcxionainos cuanlas 
ospooios hay ipic con iina soiuejanza g'l'andisima cnlro si son 
complolameule oslorik's ciiamlo sc cruzan. Sin embargo, algn- 
iias oonsidoraoiones bacon monos notable la fooninlidad do las 
Yui'icdades domesticas. Hay (pic oliscrvar, cn primer lugai', (pie 
no os guia scgurij para cl gradu do oslcrilii.bul mukia cnlrc dos 
ospooios. la snnia do sns dircroncias cxlornas, lo cua! dobo sii- 
codor lambicn on cl case do las variodados. Cicrlo es ([no on 
las ospccios, la causa ostriba e.xodusivamcntc on dircrenoias do 
su conslUuoion sexual. .Vliora bion; las condioioncs varkis a 
(juo lifin oslado sujolos los aniinalos duniosUcados y las planlas 
ouUivadas, ban Icnido Ian pO(ja tciulcnciaa modilioar cl sisLoina 
I’oproduotivo do nna nuuKira ([uo conduzca jt lacstcrilidad mii- 
lua, ({UO tenemos grandos moUvos para admitii’ la doctrina cn- 
tci’amento oontraria do l*allas, a sidier: ({uo sonK^janlescondb 
oionc.s oli minan goncralmenlc osLa Londenoia ; do mode (juc los 
(loscondicntos (bmosticados do cspccics ({Uo, cn su esLado na- 
lural . hu])ici‘an sido prol);d)lemonlo c.slorilos cn nlgnn grado 
ou ind') sc cinizaran, sc vuolvcn perfoct.amcnto focundos. En las 
jdanlas, tan lojo.s e.sl i ol oultivo do dar iina Icndcncia a la os- 
tcinlidad onlro cspecics disLintas, ([ue cn nlgunos cases ,,per- 
rc.;t.vmcnto autontioos y a lo.s ciudcs ya bo abidido, ban sido 
lifccta las dc iiivi in incra opuesLa , poripio so ban bocho impo- 
toiiLcs per si ccnscrv.in Ic, sin embargo, todavia la acliliidde 
fconndar y dc scr fccuiuladns per otras cspccics. Si la doctrina 
do Pallas- sobro la climinaicion do la c.stcrilidad por mecUo do 
la domcslioldad continaada por macho liernpo cs admilida, y 
apenas pnedo scr dj.scch:idi , so hnee improbable en cl mas 
id Lo grado ({iie condicionos parccidiis continuadas por niucho 
Hempo, induzcan de igiial inanora d cstii tendoncia, auncpic en 
ciortos easo.s, y cn ospocics ({110 tengan una constitucion pecu- 
liar, pueda causarso do cslc niodo la csterilidad ocasional- 
incntc. Asi creo yo (pio podemos entendcr por (}u <3 no sc ban 
prodiioido viirmdadcs inutuiimcnte estorilos on nucslro.s ani- 


t'liCLNOIlJAlJ DE LOS OHL'ZAMHv.N'l'OS 


;J3;) 

males (.lumOslico-s, y porque cii las phuitas .solamoiUe se liaii 
«i)).sei-vado iiiius pocos casos, quo pi'cscnUiroiuos inmcJiala- 
inciUo. 

A 1111 mo pai'ooo (|ue la Llilicullad I'oal on ol a.siuito (jiic ahoi-a 
ti-alaiiio.s, no c.s porque las variodados douioslioas iiu so hail 
licciio csLohlos iniUiiainonlo al oni/.ai'so, sino niasliioii pori[iu’- 
sc liaii licclio cstoi-iles gciicralmcntc las vai-iodadcs iiaturalcs 
Ian pronto como lian sido modilicadas pcrinanonlcincntc on 
suliciento grado para toniar el range do ospocios. -Lejos esla- 
iiius do couooer con procisiou la causa, y no os eslo surprcii- 
doiito viendo ouan prol'uudamciUo ignorantos oslanios con rcs- 
pcclo a la accion noriiud y a la anormal del sisLoina roproduc- 
livo. Poro podcnios vor quo las especios, a consocucncla do la 
liiclia por la cxisloncia cuti muiiomsos compelidures, habraii 
cstado o-Nquiostas duranlo largos porlodos do ticnipo a ooiidl- 
cionos mas uniforuies quo las \’arlcdados doniosticas, y oslo 
puedo porrootainoiilo causar on ol rosullado una gran diroren- 
ria. Porque sabemosciian ooniun es <[uc so vuolvaii cslcrilcs ios 
aiiijiialos y las plaulas, saoados do sus coiiilicioncs naluralcsy 
sujolus a oaulivorio; y las j'lmcionos roproduolivus do lus sores 
organicos quo lian ^•ivido siompro on condicioncs naturalos, 
prohabiomente serdn de igual iiiancra evidontomente seiisibles 
a un oruzamionlo no natural. Las producoiones domeslicas, 
por oti'a parte, quo como lo demucslra ol mismo liocho do su 
clomoslieidad , no I’uoroii on su origon uUaiiioiilc sonsibics a 
Cambios on sus condicionc.s ilo vida, y (|ue piicdcn ahora ro- 
sistir geiioralmenlo con fooundidad no disniiiuiida caniliios rc- 
polidos do condicionos, podriu esperarso queprodujorau varic- 
dados poco sujetas a loner albohulos nocivamcnlc sus podcro.s 
roproduotivos pur ol ado dol oruzauiicnto con otrus varioi-tados 
cpie so luibiun originado do una luanora analoga. 

llasta aqui he hablado como si lus variodadcs do la' misma 
ospeoio ruo.scn invariablomontc fcoundas cuando so cruzan. 
Poro os iniposiblo rosislir d las pruebas do la cxislcmcia do 
una cierta suma do csLorilidad on los pocos eases siguionlcs 
quo cxtractaro con lircvodad. Laspruebas son, cuando monos, 
tan buonas como las quo nos hucen croer on la estorilidad do 
utianiuUiLud doospccies. Los tcstimoniosproccdentambicn do 
tesUgos hoslilcs, (Jug on todos los demas casos consideran la 
fccundidud y la estorilidad como critorio seguro do distincioii 



(liUitlCN DC l-AS Csil’CCICS 

ospocilitM. ( iiLTliier I'oiiscrvi') diu’ante varius aiios una clasi 
oiiana de maiz coii ”'fanos ainarillos con una vuriudad alia do- 
yranos I'Cijos. ci'ccicndo la una al lado do la otra en su jardin; 
yaiinquo cslas planlas lionen scxos seitai-adi*^, jamas socru/ca- 
ron naluralmonle. l^'ccundu onlonccs Irocc Iloros de una clase 
03.1 pdaii do la olfi. poi’o sulamenlo una mazorca prodiijo 
.soinilia, y para eso nada mas que cinoo u'ranos. La nianipula- 
oion on oslo case no pndo habor sido nociva, porquo las jilan- 
l:is lionen .soxos .separail(3s. Xo croo ([uc nadio liaya sospooliado 
quo oslas variedades do maiz son ospeoios disUnlas, y c.s ini- 
liorlaiilc nolar (|uo las plantas lubridas oriadas con a([uollos 

р. -ranos Tacron forlilo.s; lanlo, quo cl misino 

(lan'lncr no so avonUiro a oon.sidorar las dos variedados ooino 
o.sjiocilicainenlc distinlas. 

(lirou do IJuzarcing'iios cru^^u Iro.s variedado.s do oalabazas, 
(luc, como cl malz, Uoiion sexos sc]3ai'ados,y aiirma quesuror- 
tilizacion niutua cs tanlo monos lacil cuanlo mas grandos son 
sus diforoncias. Ilaslaquc puiUo puede lenor.so conlianza on 

с, sli.»s exporimonlos yo no lo sc: ))cro las rormas on (|Uo so lii- 
cicron aijucllos oslan coluoadas por SagorcL, c! eual jndnei- 
palmento haco su clasilioaoion por la prueba do la iiifoouiidi- 
dad. como variedados, y Nuudin ha llogado a la misma con- 
clusion. 

1:11 siguionlo caso os mucho mas nolable, y a primera vista 
]i:ircoc increibic, poro es ol rcsuUado do un a.sombroso nii- 
moro do exporimonlos hcclios durante machos ahos soliro nuevo 
e.spccies do rcjdj.'J.srnn? por un observador tan buono y im tc.s- 
lig'o tan hoslil como (.herlncr; a salicr: (luo las variedados uma- 
rillas y blancas cru/cadtis produeon monos scinillas quo las 
variodados do igualos coioros do la misma ospccio. Todavi’a 
mas; afirma quo cuando so cruzan las variodailes amarilias y 
blancas de una cspocic con las variedados amarilias y blancu-s 
do otra cspocio (IhHiilHy los cruzamienlos cnlre Iloros do colo- 
res semejantes producen mas granos quo lo.s hochos enlro 
aquclias quo los ticnen diforcnlcs. Mr. Scott ha Iiecho tamliicn 
exporimonlos con las cspccios y variedades del rorba-seum, 
y aun([ue iio ha podido coiiHrmar lo.s rosuUados de (hortner 
sobro ol cruzamionto do las o.spocics distinlas, cncuontra {{ue 
las variedados de diforonto color do la misma espccie dan mor 
nos grauos quo las variodailes do colorcs .semejantes o:i la pro- 



IlinJUfJOS Y MKSTIZOS COMPAUADOS 


p:)PciPA di) Hij :i lOl), y sin Q!n])ai\ 2 -o. cslas varicdadcs nn sc di- 
I'orcnciiiii en nacla mas (juo cn cl color de sus liorcs, y puedo 
aUriinas vecos prodiicirsc nna variodad do la scinilla do olra. 

K'a’lroiUcr, cuya oxaclitiid ha siilo conlirmada por lodos los 
(il)sci-vailores subsigiiicnlcs, ha probado cl hccho notable rlo 
(jiic nna variodad pavUcular del labaco comun era mas ferlil 
([lie las olras variodades, cnando cslaba cruzada con una espe- 
I'ic may dislinta. Hizo sus expcrimcnlos cn cinco formas, rc- 
piiladas comunmenle como variodades, y a las qnc soinctid a 
la prneba mas rigorosa, la do los crazamientos rcciprocos, on- 
coiUraiido perfectamente fertiles los descendientes mestizos. 
I’oro una do estas cinco A'aricdadcs, cnando, usadaconio padre 
d como madre, sc cruzaba eon la niroliana fihitino^ci , pro- 
diu-ia siempre hibridos monos fertiles quo los quo producian 
las otriis cnatro variedados cruzadas con la misma nicolhinn 
(//if/inosa. ])e donde so deduce qne cl sislema reproductivo do 
csta variodad particular dobia haber sido modifieado de cierta 
mancra y cn cierto grade. 

Mstos hcchos no pcrmitci\ ({iic sc sostenga por mas tiempo 
ipio las variodades cnando sc ernzan son invariablcmcnle ler- 
lilos por compicto. Por la gran dilicullad de ccrciorarsc de la 
iiil'erlilidad de las variodades cn un estado natural, por cuanto 
serin cisi nniversalmontc clasificada como espOcic la supuesla 
variodad ((uc rcsultara scr infecunda en an grade cualquiora; 
porque cl liombro atiende solamonte a los caractcres extornos 
cn sus variodades domcsticas, y por([uo scmcjanlcs variodades 
no ban estado expucstas durante larguisimos periodos a con- 
diciones uniformes do \dda; de estas diversas considcracioncs 
debcinos deducir que la fccundidad no eonstituyc una distin- 
don fundamental entro A'aricdades y cspccies cnando so cru- 
zan. Puede considerarso sin riesgo la cstcrilidad general do 
las cspccics cruzadas, no como una adc^uisicion 6 don especial, 
sino como un incidento de cambios cn sus clcmcnlos sexualcs? 
cuya naturaloza nos es dosconocida. 

Hiln’idos y mestizos comparaclos iiidopcndiejitemente de sii fecvmdidr.d. 

Indopondiontcmente de la cueslion de fccundidad pneden 
.scr comparados en otros diversos conceptos los clo,sccndicntes 
(Ic cruzamientos de ospccic.s con los do variodades. Gitrtnor, 
ciiyo gran dcseo era Ira/ar una linca clara de soparacion entro 



■S’r2 


Ollil’.KN Hlv LAS KSI'KCII'S 

Ins espcfios y l;i,s Viiiuediulcs. pnd) c'nc'nn(r;ii' |ioi|ulsiinas difo- 
I’Ciicias. y a mi nunlo do vor, siu iiuporlaiu'ia alo-nna, onlrolns 
llainados dosceiidiontcs hllii'idixs do las cspooios y los llamadns 
dosooiidionlos inosliztis do las varicdades: I<is (jiio porotra parte 
cfoivioiicn muy {lUimaiuenlo on nuudias conooplos impoi-taiilcs. 

hiscaitii-d ai]in' oslc asunlo C(»ii hrcvodad extremada. La <Hs- 
tiiicicu'i mas imporlantc es fjiic cn la ptanici'a gciicracion son 
los mestizos mas variables (}uo los liihridos; poro admilc (.'ijort- 
nor (|uo los lu'hridos do las osiioclcs rpio ban sido muoho tioinpo 
oiiUivadas, son a monudo variables cn la primora gcncrncioii, 
y yo mismo lie vislo sorprendentes casos do ostc hcelio. Ad- 
mito tambion ('bertner qiie los hibridos do ospci-ios muy inme- 
diatas, son mas variables que los dc cspecios mny distinlas; y 
esto domucstra (|uc la diferoueia cn cl grade dc variabilidad 
va .cTadualmcnlo. Cuando los inoslizos y los bibridos mas fer- 
tiles sc ban propagado por algiinas gonoraeionos, cs notoriocn 
ambos casos epic (lay una canlidad cxlroinatla dc variabilidad 
cn la descondcncia, aim cuando poclriaii presontarso unos po- 
eos casos, tanto dc hibridos como dc mestizos, quo eonservau 
largo Liempo un cavacter nniformc. La variabilidad, sin em- 
bargo, on las generacionos suecsivus dc mestizos es quiza ma- 
yor ([lie en las do hibridos. 

Esla mayor variabilidad on l<)s mestizos ([ue cn los hibri- 
dos, no parcce do ninguna m<'incra sorprendonto, puoslo ipio 
los padres do los mestizos son variedades. y en sii mayor parte 
variedades domeslicas, (poquisimos experimentos .sc ban be-* 
cho con variedades naturalcs) y esto acusa implieitamenlo (pio 
lui liabido variabilidad rccicnlc, la ciial nuiclias veccs conti- 
miara y numentara la ijiie resullc del aeto del cruzamiento. La 
ligera variabilidad de los hibridos cn la priinera generaeion cn 
contrastc con la quo prcscntaii cn las succsivas, es un hccbo 
curioso y cligno de ateacion ; por(]Uc apoya la opinion ([uc yo 
he formado dc una do la.s causas dc variabilidad, a saber: que 
por sor el sistema reproduetivo cxccsivamento .sensible al 
cambib dc eondicioncs de vida, tleja en ostas eircunslaneias de 
cumplir sus funciones propias de producir descendientos muy 
semejanlcs por todos conceptos a la forma madre. Ahora bien; 
los hibridos en la priinera generaeion descienden de cspecies 
que, con la exclusion de aqucllas cullivadas por mucho tiein- 
po, no ban teiiido en modo algiino afoctados sus sistomas re- 



nilUilDOS Y MKSTl/t.S (UiMi'.VilAlKiS 

pr<iilui.;liv(js, y no sun [)ei'o mi luhridos (iink'H 

sus sinluiiias rcjn'otlindivos j^Oi'iaiueiUi-' afeL-lado!^, y siis ik-hCL'n- 
dic'iilos son altainonlc vai-ndjlcs. 

\’.)lvic;nlo a naC:;tiM uojuparaoioii uiiU-o ni3sLi/o.s e lulji’idos. 
('Ix’i'lnoi' dice f|uc los niosLizos esli'in mas oxpaostos ios !u- 
In'idos a voh'or alfus a una de las dos foianas jnadfos: u:'[o, 

a sua voi'dad, es cierLamnnlo sd!u una diforcnuia en ,L;'i‘ai[o. 'I’o- 
davia nias, (kBrUiaa maniliesta cxprcsameuto (juo los hibiddos 
do las plantas ciillivadas dc mucUo tioinpo, eslaii nn’is exjuies- 
tos al sallo atras quo los Inbridos dc las especios en iiu es- 
tadu natural; y esto cxplica probableinento la difcrcneia sin- 
gular on los rcsullados a quc ban Ilcgado los obscrvadurcs; 
asi ^lax Wichura duda si los biI)ridos rolroeodcn alg'una vox 
a sus formas inndres , y el bizo sus cxporimcnlos sol)re cs- 
pccaes no cullivadas de sauces, niioitras que Naudin, por 
olra parte*, insistc cii los mas fuertes terininos cn la Icn- 
dencia casi universal do los bibridos a volver atras, y sus 
cxpcrinionlos fueron principalmentc sobre plantas cultivadas. 
Dice ademas Giertncr, (juc euando dos cspccics eua]csi[uiera, 
uun(|uc esten n:uy intiinanienle unidas la una a la olra, so oru- 
zan eon una torcera, los bibridos se diforcncian cxtcnsamenle 
cnlre si, micnlras quc si dos variodades muy dislinlas do una 
cspccio sc cruzan con otra cspccic, los hiln’idos no sc diferen- 
ciaa muoho. Pero esta conclusion, cn cuanto a nil sc mo alcan- 
za, csla fundada en un solooxperimonto, y parceo diroclanicntc 
opuesta a los rcsullados do varies cxpcriinentos heebos por 
Kcolrcu lor. 

Tales son lasunicasdiferGncias,siniinporlaneia,quoGan'lner 
puodc scnalar cnlre las plantas liiiiridas y meslizas. Por olra 
parte, los grades y clasos dc parccidos (luc con sus rcspectivos 
padres ticnen los mestizos y los bibridos, particularmcntc eslos 
euando son producidos de espccies muy de cerca ralacionadas, 
siguen, segun Giertncr, las mismas Icycs. Cuando se cruzan dos 
cspccics, ticnc una do cllas algunas voces nn poclcr prepolenle tie 
iinprimii* sn parccido cn ol hibrido. Asi erco yo que sucede con 
las variedades de plantas; y en los aniniales con toda certezu 
liene las mas de las veces una variedad este poder dominante 
sobre la olra. Las plantas hibridas producidas do cruzamiontos 
reciprocos, se parecen gcneralmente mucho entre si, y lo mis- 
mo sucedo con las plantas mestizas de un cruzamienlo red- 



■ I'l l oniiJEN rui: las especiics 

pi'OPO. 'raiilo los IiiI)pi(los fomo 1 m.s i,ic.slizos, paodoii rediicirso 
ii L-iialciuiei'ii <li? !as dos funnas madi’os, I’cpiUundo eii i^'otiei’a- 
fitiiK's siu'osivas los cTiizamioiitos ooii diolia I’onna inmli'e. 

Ksta.s diUn'L'iiles ohsorvai-ioiios son. al pareoer, aplicablas a 
los aninialc’s; pern cn o.sle ultimo casn, cl asunto so coin]>ii(.'a 
iniu'Iio Ji i-ausa dc la cxistciioia dc oai'actc^’cs scxualos setaiii- 
(lat'ios, y mas aun a causa do quo la propolciiciii para tras- 
mllii' cl jtai-cciilo sea sicnqipc cn nn sexo mils I'ueidc rpic on el 
(lU'O, tanln cuando uiia cspecie so ci'uxa coii oli-a, coino caiando 
son (los varicdadc.s las ernzadas. I‘or ojcmplo: creo yo (juc cstan 
on lo jiislo acpiellos autorcs ((uc soslici\cn (jiio el asno lione nn 
pocler ppopotonto sobre cl caballo ha.sta tal pnnlo, c[nc tanlo 
la innla como cl burdegano, sc pareccu mas al burco ([ue al 
caballo: pore e.sa propotcncia acompana mas fuerlcmeiUc al 
bui'i'O macho quo a la bui'ra, dc mode ijiio la inula, ipio ss la 
(.'1‘ia del buri'o y do lu ycgiia, sc jiarccc nn’is ;i un asno f[UO el 
macho vomo. (pio os la ci’ia dc la hurra y del caballo padre. 

Algunos all lores ban dado mucha importanciaa la snposieion 
do quo solamenlc en los mcstij'os no son los dosccndicntcs in- 
tormedios cn caraclcr, sino qiic se parccen miicho a uno do los 
padre.s: poro csto ocurro algunas vcecs lambieu con los hibri- 
dos, ;iun cuando concedo quo con mucha menos frccucncia. Exa- 
miiiando los ca.sos (jnc yo he reunido dc animalcs cruzados rpic 
sc parccen mucho a uno dc los padres, parccen las .semojanzas 
est'ir limitadas principalmenlo a caractcres casimonstrnosos en 
su ivduralcza y quo ban aparccido dc rcpcnlc; como cn cl albi- 
ni.smo, niclanismo, falta dc raboo dc cuernos, 6 mayor numoro 
do dedos en nianos 6 pms; y no a aquollos caracld'i’cs (jue liaii 
.sido Icntamonte adquirido.s por medio dc la sclcecion. La Icn- 
dcncia a los saUos atras rcpcnlinos al caracter perfeclo de uno 
dc los (los padres, seria lambicn mucho mas probaldc (jue ocLir- 
riera en lo.s mestizos ([uo son dcsecndicntcs dc varicdadcs su- 
liitamcntc producidas y semi-monstruosas cn ca.raolcp, quo en 
los lulnddos quo descienden do c’spocics lenla y naturalmcnlc 
producidas. En suina, enteramente convengo con cl Dr. Pro.s- 
per Lucas; cl ciial, despues do luibcr arrcglado una cnormo 
colci'cion de hochos con respeclo a lo.s animalcs, llcgaa la con- 
clusion dc quo las leyes del parccido del nino ii sus padres son 
las mismas, aunque estos sc difercncicn mucho 6 poco entro st; 
mas chiro, (pic son las mismas, siendo los padres individuos do 



lilCSVMKN 


l:i inisiiiii vai-iodad 6 lie (liforcntes varicdados u dc cs[jet'ies dis- 
tiiUas. 

TiulcponciieiUeincnte cle lu oueslion do eslerilidad y lecuii- 
didad parccc liaber eii todos los dcnias ooiieoplos una some- 
janza ■jcncral c inmediala on la clescondciicia do las cspccies 
ci'uzudas y do las variodados oiaizadas. 8i mirainos a las ospc- 
cics conio crcacioncs cspccialos y a las varicdadcs coino pi-o- 
dados do loyes sccuiidarias sovia csla soiiiejaaza uii hcclio 
us( mbrosn, pero armoniza porfoetamoiito c<ni la opinion do tpio 
no bay una distincion eseiicial cnlrc especios y varioilades. 

Resimien del capitiilo. 

Los pl'imoi’os cinizamicnlos enti-o Tofnias lo sufioienlbincnio 
ilistinlas para scr clasifioadas eoino cspocies y sus liibriiti's, 
son csLorilos may gcncralmcnlc, pero no sicinpre. La osleri- 
lidatlUeno toclos los grades, y es Ian pcqncfia a mcimdo (pio 
los cxpcrimcnladores nn'is c-uidadosns Iian Ilegarlo ii concliisin- 
ucs cliamclralmenteopueslas al clasilicar las formas segani csta 
prueba. Lu ostorilidad es innatamoiUo variable cn individnos 
de la inisma cspecio y os cininenlomenlesiisecptiblc a la aecion 
de condicionos ruvora])lcs y dcsfavorables. El ga-ado do cslcri- 
lidad no es consceuenoia rigorosa do la alinidad sistcmalica y 
esta delcrminado por algimas loyes curiosas y complejus. Es 
oa general difercnle, y algainas veccs nuicho, cn los cruzamicn- 
los rcciprocos entre las dos mismas especios. No ticne siompre 
igual grado cn un primer cruzamieiUo y cn los lulnados pro- 
diidos do estc. 

Do la misma mancra quo al ingcrLar arbolcs dopendo la ap- 
litud do una o.specio 6 variedad para prender cn olra, do dife- 
rcncias, on sus sistemas vegctati^'OS, (|uc generalmcnlc son do 
naturaloza desconocida, asi tambicn es mayor 6 mcnor la fa- 
dlidad cn los cruzamicnios do unirse una espccic con olra, por 
cfcclo de difercncias desconocidas en sus sistemas rcpvoducli- 
vos. No hay mas razoncs para crocr quo las especios ban sido 
dotadas cspecialmente con varios grades do eslerilidad para 
impedir <]ue so eriizcn y mczclon cn la naturalcza, quo las (iuo 
liay para pensar quo los arbolcs lian sido dotados espocial- 
inenle do varios grados algun tanto analogos de clificullad en 
ingcrlarsc, para impedir qiie loliagan por si' solos on nuestros 
bos({nes. 



•Hd oiiiiiivN j)H i,.vs Ksi’i;!;ii'^! 

L't d'.' l.is jii-i;iU‘i-()Si-iMZ:itniL!iilos y <lo sn |>i'iiiionie 

liil)i-irla iKi lilt sitln inl<iiiii'iil:t )'m|- iiK-ilii) ikt la naln- 

I'al. kn f! I'.’iso lie jifiinei’its t'l-a/.aiiiii.'iUo.s jiaro.x* ilopoiiilcr do 
vai'ias (.•iiv:ui:-.tam-iaH; cm al^'iiaos i.'asi.iH, oa miiclia iKifle. do la 
lein|iiMiia ilol otidiriim. Mil id eaf^it do loH liihfklos do- 

lioiido aiiai'enli'inoiito do quo luda su oru'aiii/.arion hasidi.i por- 
lui-hada pm' sot' uii ooiapiioslo do dos I'oi'ina.s disUnlas: sii os- 
torilidad CKlando Indinamcnto ciilazaila con la quo tan fi'O- 
ouontoniento atbola a lau e.spcoios puras expuostas it oondicioncs 
miovas y no nalui-ales do vida. ikdenijuiora ([uc expli([uo 
cstos uUinios casns podi-a oxidioiif la oslci'ilitlad do los do Ins 
hilirick'S. 'I’icne e^da opinion un lirmc apoyu on an paiailolisnio 
do oli'a olasc, a salior; 1 quo los canibios poijuonos en las oon- 
dioiones do vida autnonlan ol viyor y fertilidad do lodos los 
soi'os opoanicos: y quo td cnizaniicnlo do formas (|iic him 
oslado expuoslas it eondicionos do \ iila li.o'orainenlo diforontes 
u quo han vaidado, favoreoo ol lainauo, vi.Q’or y rcoiindidad do 
su dcscondonoia. Los hoohos presontados acorca tic la eslpi'ili- 
dad do las iinionos ilo;^'ilimas do las planlas dimorfioas y Iri- 
morlicas y de su ilogdlima pimo'cnic, aoaso liacoii probable quo 
altrun lazo desoonoeddo ooncolc on lotlos los casos cl j^rado do 
fertilidad do las primoras unioncs con ol de sus closcondiontos. 
La oonsidoracdon do eslos hcciios sobre el dimoidisino y la con- 
sidoracion lambien tlo los rosultados de los cruzamientos re- 
ciproeos, edaramento llovan ala conclusion de([ucla causa pri- 
niari 1 do la csterilidad do las espccios ernzadas csta reducida 
it difereucias on sus cloinentos sexualos; poro no sabemos por 
quo, cu ol caso de cspecics di.sliiUas, habran sido cstos tan ge- 
nerabnoiitc niodinoaclosmasd monos, conclucicndoasuiufccun- 
clicladmutuaiporo parece ipio eslo esta en cslrccharclacion con 
haber eslatlo cxpiiesta la cspccie duranto varies pcriodos de 
tiempo a comlicioncs do vida proxiniamenlo aniforincs. 

No es sorprondonle quo la dilicultad al cruzar clos espccies 
cuidesquicray la csterilidad de su descondeneiahibrida se cor- 
rospondan on la mayor parte do los casos, aunquo scan debi- 
tias a causas distintas; poriiuo aiiibas dopenden do la cantidad 
do difercncia onlro las especios quo se cruzait. Tampoco es 
sorprontlenle quo la facilidad de cfectuar un primer cruza- 
miento y la fertilidad cle los hlbridos por ci producidos y la 
aptitud do scr ingertados juntos (aunijuo osla ultima aptilud 



L'viik'nlonicnlo ilo cii-cniislam.'ias oi^ cxlroino (lifin'i''n- 
l08 cDi’raii loilas hasta cierlu jumlo pai’ak'Ias lam la alinidail 
‘^islL-nialira do las Ini'inas siijelas a! cxjiorinionlo: jKO'ipie la 
alinidad sklcmatica iiuduyc parooidos do ludas clascs. 

kos primcros cruzaniionlo.s onli’c fonnastiuc son varieilades 
rci-onoL'idas, 6 lo l^aslaiito analog-as para scroonsidoradas ooiiio 
variodadcs, y sus dcscondicntcs inoslizos, son fcrtiles imiy jre- 
noralmcnle: pcro no invarialilcinenlo conio Ian fi niemido sc 
lia pi'Ldontlido. Tainpoco es sorprendenle osta casi universal 
y p-'rl'oola feaundidad, si sc roouerda cuan expnestos cslainos 
a aroi'utnontar on im circiilo con rospocto a las variodadcs on 
un cslado ilo nalnraloza, y si reeordanios quo cl mayor niimero 
do variodadcs ha sido producido on la donicsLioidad por la 
solccc'ion do clircroncias nieranicntc cxlcrnas, y (|uonohan os- 
lado aquellas nindio licnipo oxpuostas a condicionos do vida 
uniforines. Tambien debo rocordarso espccialinonte fjuo la do- 
inoslicidad prolong-ada por mucho liotnpo liendc a cliniinar 
la estcrilidad, y (juc es, por lo tanlo, miiy poco probnl.de quo 
provoque esta misma ctialidad. ladupondicnlcnicntc dc In cucs- 
lion do rccundidacl, cn lodos los dcinas conceptos hay iin parc- 
cido goncrabnenle grande enlro los hibridos y los mestizos; cn 
ciianto a sii variabilidad, en podcr absorberse nuUiuuncnlc por 
cruzamientos ropotidos y cn heredar caraoteres de ambas for- 
mas madres. Finalmontc, pucs, aunquo estemos tan ignorantos 
rospocto a la causa prccisa do hicsterilidad ojilos primeros cini- 
zamiento.s y en los hil)ri(los, conio lo oslamos del por quo los 
animales y las phvntas sacados dc sus condicionos naturalcs sc 
hucen osteriles, los licchos prosentailos cn cstc capitulo no me 
parocen opiicstos a la creoncia de quo las cspecies cxisticron 
primerameiitc como variodadcs. 




CAPITULO X. 


Die LA IMPElU'MeL’.UMN' DLL UE'.tHTLO rrEOLl.V;rl!lO. 


Di’ l;i aiHciii-ia lic varieilaJcs inloniic lius on laanliialliluci. — Do la nalnraloza 
ilo las %’ai'ioilaiK's iiUermoilias oxtiiijriiiilas; sii munei'o. — Del trasoai-sD ilo lioiu- 
jjo, dcjiliniilo lie’ la velooiihil moilia lio la tlci)Uiliicro:i )• ili’jiri.siti). — Del (ra;0 ii'- 
so elc'l lieaipo oaloularle) on anus. —Do ia ]iiilire/a do miesloas onloiviniio.s pa- 
Icniitoloj/ioas. — Do la iiilonnilenciia ilo las furmaoitmos uonli\i»ii'ns. — Do la ilo- 
nudaoion de las snpoi'Hi'io.s afaiiidc.ns,— Do la ausenoia do variodados inter- 
incdias on iina I'urmaciou dada. — Do la ajiavioioii rcnoiilina do y:i'ii[i()s dc es- 
jiocii's. — De sii apariclm vopeiitina cii las eapas fnsild'eras mas liajas (pic sc 
conocen. — Aiiliuficdad de lu tiorra lialjitaiilo. 


Ell cl capilulo Vi cnumci’.-ilia yo his priiioipalos olijccioncs 
(juo poiU'ian hacorsc justamcnle contra las opiiiionos sosteiii- 
(las en csto volumen. La mayor parte dc ellas luui sido ya dis- 
cutidas. Una, a saber, la distincion dc las formas espccilicas, y 
el quo no so cncuentrcn fundidas ciUre si por iniiumorahlcs 
cslabones do transicioii, cs dilicuUad muy olivia. Ya di razo- 
ncs dc por (juc somcjanlcs lazos no oeurren comunmente cn 
la actualidad en las circunstancias quo al parccer scrian mas 
favorablcs para (|ue sc presentaran. 6 sea cn una supcrficio 
oxtensa y continua con condiciones fisicas gradiiadas. Tratc dc 
deinostrar quo la vida do cada espocio depende dc la prcsencia 
dc otras formas organicas ya definidas, do una mancra mas 
iinportantc quo del clima; y por tanto, que las condiciones do 
vida que gobiernan rcalmento no so graduan de un modo 
coinplctamente insensililc, como ol calor 6 la humodad. Tratc 
t'.imbien do domostrar que las variedades iiiLormedias, por ser 



350 


OmaUN DI5 LAS ESI’ECmS 


menoa miinoro.sas quo Ins furinaa a las cualos onlaza, sci-an 
geiioi'aliuoiilo ilofroLadas y cxtcriuinadas duraiUc ul ciirso do 
ultoi’ior niodiflcaciun y incjoraiiiioiilo. La piducipat L!ausa,.siii 
eml)ai‘gu, do cjiic no ociii-ran on la acUialidad poi- Lodas [)arlo3 
on la natiu-ale/a lazos intci'incdios, depciulo del niismo proec- 
(limionlo do la solcocion naliiral, pot* c-u) o luodio nuovas A'a- 
idodadcs csli'in conUniuiniontc loniando los pnestos do sus 
formas niadrcs y suplanlandolas. i’oro prooisanieiUo, por lo 
mismo (pic esto proeediiniento do cxtorminio ha obi-ado on 
iina escala ononiic, dobo do sor vcrdadoi'anionlo cnornio cl 
m'iincro do varicdados intonncdias quo hayan cxisLiclo provia- 
monto. (-Poi' i|U(i, pucs, no csLan lodas las foriiiaciones gcnlo- 
gicas y Lodas sus ostratas Ilonas do soincJaiiLcs cslaboncs iii- 
loi'niotiios? La gcologda scguramciiLo no rovola cadcua orga- 
nica algiina Ian dclioadanicntc graduada; y o.sla, (juizas, os la 
objoeion nuis obvia y mas scria ([Lie puodc presonUu’se contra 
la looi'ia. La oxplieacion consisLo, a mi j'uieio, on la extrema 
imperrcccion del rogistro gcolugico. 

Ln primer lugai-, hay sionipro quo Loner presen Le (juo clasedo 
formas inlermodias dobo Indier oxislido antoriormonlc segun 
la tooria. Yo he cneontrado nuiy dificil, cuaiido lie exaiuinado 
dos osiioeics eualcsijiiicra, prosoindir do i magi n anno formas di- 
rcclanienlo intorniodius ontro diehas ospccics. 1‘oro csLo os falso 
por coniplolo; sioniprc biiseariainos formas inlermodias cnlrc 
eaila cspocic y un progeniLor eomiin, pero desconouido; y ol pro- 
gcnllor on general sc halin’v dilcronciado on algunos rospcolos, 
do Lodos sus doscendientes modilieados. Para dar mi ejemplo 
seneilio; las [lalomas oolipavas y voUoudoras dosciciidcn am- 
l)as do la paloma Lorcaz; si poscycramos lodas las variacioncs 
iiiLormedias que ban cxisUdo cn lodos liempos, lendn'amos 
una sorie cxtrcinadamonle pareeida cnlrc las dos primeras y 
la lorcaz; pero no Iciidriainos variedados dircetameute iiiter- 
medias cnlrc la colipava y la vollcadova. No habria niugima, 
por cjcniplo, quo eombinara la cola on forma do alianieo y el 
buelic abiiUado, rasgos caraetcrislieos respoetivaincnlo do 
ostiis dos casLas. Jlas auii: eslas dos castas sc ban modilicado 
taiilo, (pio si no luvieruinos pruobas histuricas u indircetas 
I'cspceto a su on'gon, no huljicra sido posible, por una mora 
comparacion desu ostructura con la de la paloma lorcaz (Co- 
litmbii lichij., doducir si cran dcsccndiontcs do csta especic 6 



IMPKlU'iiinCION DUL nElJtSTRO (.UC0L6aif;0 ;{5i 

•cle algiina olr;i forma iiuncdiata, lul uoino la Culumha ocna.-?. 

Lo misiiio oil las cspccies naturalos, si coiisidoramos formas 
muy distiiitas, por cjompio el eaijailo y cl Lapiro, 'no Lcncmos 
r!i7.oncs para suponor quo liajain cxistido nmica lazos dirocta- 
inonle iiitcrmcdios outre olios, poro si cnlrc cada luio do olios 
y uii padre uomuii desouuocido. Esc padro eomuii habra to- 
nido on el eonjunlo do su organizacion mueho parccido gene- 
ral eon ol tapiro y con cl caballo; poro on algiinus punlos do 
ostructura puedc haberso difcroaciado considorablomonlo lie 
ambos; mas todavla acaso do lo ijuc olios ontro si sc diCcren- 
cian. Por esto on casos tales no poilriamos rocoaocov la forma 
inadrc do dos 6 mas cspocics dadas, iuiii comparando detoni- 
damcule la ostructura del padro con la do sus doseondioiUes 
inoditicados, a monos (juo al inismo licnipo tuvidramos una 
cadona casi porfocta do oslaboiios iiitcrinodios. 

Ilasta os posibic, i)or la toon'a, quo una do las dos formas 
vivas puoda haber dcsccndulo do la olra; por cjompio, cl ca- 
ballo del Lapiro; y on ostc caso liabrau cxistido entro olios for- 
mas iutermedias direclaff. Poro un caso semejanto implicaria 
que una forma lial^ia pormaticcido sin altoracion durante uii 
larguisiino pon'odo, uiicutras <]uc sus (.lescondientos habian 
pasiulo por grandes cainbios; y cl princi]>io do lu compctencia 
outre organismoy organismd, cnlrc cl liijo yol padro, conver- 
lira esto cn sucoso rarisimo, porquo on todos los casos las for- 
mas do villa nuovasy inojoradas tiondon a suplantarulas vic- 
Jas y no mojoradas. 

Por la tcoi’ia do la sclcccion natural, lodas las cspccies vi- 
vas hail oslado cniazadas con la ospecio madro do cada gdnbro 
por (liforencias quo no son mas grandes quo las que vcnios on 
los dias quo corron outre las variodadcs naturalos y domdsli- 
cas do la misma Gspcoic; yostas ospocios madres, hoy goncral- 
mente extinguidas, il su vcz bun estado do lui modo semejan- 
tccnlazadas a formas masautiguas y asl Huccsivamcntc, siom- 
pre convergiondo al antocosor connin do oada gran clasc. Po 
mode quo cl niimcro do csluboncs intormodios y do transioion 
cnlrc todas las cspocics quo viven y las oxtiuguidas, dolio ilo 
ha])cr sido inoonoo])il)lcmcnlo gvando. Poro si osta tcoria cs 
vcrdadcra, con seguridud ban vi\ ido Lodas soln'C la tiorra. 



352 


OaililJN DE LAS ESPE'UES 


Dol ti’Asenrso del tieiiipo dednciclo cle la velocidad con quo se forman 
los depositos y de la oxtension de las deuudaciones. 

IiulopcnclicntcmeiiLc do quo no enconlfcnius rcslos fusilos 
de Ibi'inas do enlace Uui infiniLamentc miinoi'osas, puedo obje- 
lai'so (|Uo cl liempo no paedc luilioc baslado para Ian gran can- 
lidad de canil)iosorganioos, doliicndo lialicrscorgani/caclo lodes 
cslos Cambios lontaiucnLe. Aponus me es posililc rccordar al 
loclor, quo no sea un goologo pvactico, los hcchos quo llovan 
al espiritn a corapvcndcr dcl)ilnicntc la duracion dol liempo. 
El (juepuodalccr la gran obru do Sir Charles Lyell, sobre los 
principios do la geologia , (|uc ol hisloriador del porvenir rc- 
conoecra (jue ha producido nna i-ovolucion cn la cioncia na- 
lural, y sin embargo noaclinita cuan vaslos lian sido los perl )- 
dos do liempo iiasados, piicde desdc luego eerrar e.slc libra y no 
seguir adolanle. Xo l3asla e.stndiar los principio.s de la geo- 
logla 6 leer Iratados cspcciulos do obscivadorcs diforenlcs 
sobre rormaeionos dislinla.s, y sehalar coino cada aulorinlen- 
(adar nna idea iiuidccuada de la duracion do cada formacion. 
y aun de cada capa. Podomos adcjuirir mejor algima idea del 
liempo quo Iia pasado, sabiendo las cau-sasquo luiii esludo in- 
Icrviniendo, yo.sLudiando cuan profundameiUc Iia .sido denu- 
dadu la superficic do la tierra, y cuanlo sedimento liasido de- 
posiLatlo. Como Lyell lia oljservado perreelaincntc, la extension 
^ yespesordu luio.stras formacioncs scdimonlarias, .son ol rosul- 
lado y la niedida de la dcnuclacion quo la cnrlc/a de la lierra lia 
sulVido cn olras parLo.s. Pur c.sLo , un iiomliro, para comprou- 
der alg’o la duracion dol liempo (jue lia Iruseurrido, euyos mo- 
numentos vuniossicmpre alrcilcdor nueslro, deberia ob.scrvar 
por si mismo las grandcs pilas do capas supcrpucstas, los ar- 
royiiclos (pio llovan eonsigo cl Tango y las olas quo do.slruycn 
lo.s aiTocifcs del mar. 

Es eenvcnionlc pascar por la eosla, forinada dc rouas modo- 
radamenlo duras, y marcar el proccdimienlo dc la degrada, 
cion. Jja.s aguas, en la mayor parte doloscasos, lleganalos ar- 
rccifos solamentc dosYcecs al dia, y durante may poco liempo 
cada vc/c, y las olas van eoiniendo cn olios solamcnlo cuando 
cstan cargadas dc arena u guijas; ponjue esla fuora do Loda 
duda quo cl agua pura no consiguo gasLar la roca. Por ul- 



DEL TUASnunSO DE TIEMPO 353 

tinio, (jncdix miiiada hi ]>a.sc del ai'recife, viciic alxajo cn cnor- 
mes moles, y cslas , al volver a qiiedai; lijas, lienen <juc soi’ 
gastadas aloiuo por atomo , liasta (jue, despucs de sei* reduci- 
clas cn tainano, las olas las llovan de un lado a olro; y eiUonocs 
son mas i-apklamontc inolidas en giiijas, arena 6 leg-amo. Pero 
cuan a nionudo vomoSj a lo largo dc las bases de los socavados 
cantilcs, tvo'/.on redondeados, todos espesamente revostidos 
dc produecioncs marinas , tjuc prnoban ciian poco raidos son 
y cuan rara vois las olas se los llevan. Todavia mas; si segui- 
mos una Hnea dc arrccil'es de rocas {[iio esta sufriendo la dc- 
gradaeion, eneonli-ambs que solamcnlo en pantos delcrniina- 
dos se veriliea csta cn la aetualidad, cn niia cxLension coria 
0 alredcdor do un promontorio. El aspeclo de la sujxerlieie y 
la vogetaeion, dcmucslra iiuc cn olras partes sc ban pasatlo 
muehos afios desde (juo las aguas banaron su base. 

Rcciontomcnlc Iiemos sabido por las obsorvacioncs do Ram- 
say, (jucesUi a lavnngaardiadoniuchosob.scrvadoreso.\.eGlcntcs, 
Jukes, Gcikic, Croll y oLros, (luc la dogradaeioii sulmeroa os niO' 
tivomueho mas im])ortantc (juo lu aecion do ia costa 6 cl podcr 
clclas olas. Toda iasiipcrlicio de la Lierra e.sL;i sometida a laac- 
cion qiu’miea del airc y del agua dc Iluvia, con su acido oar- 
bonieo di.suello, y cn paiscs mas fries, a las licladas; la materia 
ilesagrcgada cs llovada durante la.s fuortes Iluvias sobre las 
pendicntCvS mas dulccs, y hasta un punto mayor quo lo que po. 
clria suponerse, por ol viento, particularincntc cn las locali- 
(lido.s aridas; mas tardo o.s trasporlada por lo.s torrentes y 
I'ios, los eualoH, cuando son rapido.s, profundizan sns canales y 
Irituran los fragmcnlos. En un dia dcliuvia, aun cn los paiscs 
do suaves ondiilacioncs, vemos los cfoctos do la dcgradacion 
siibaerca on lo.s arroyuelos fangoso.s que se deslizan por las 
pendiontes. R,a]n.say y Wliitakor ban demostrado, y la ol)ser- 
viicion os miiy cxLraordinaria, que las grandcs Uncus dc dc- 
clivo en cl distrito "W’Daldiano, y las quo se oxtionden al {ra- 
ves dc Inglatcrra, quo fuoron on olro tiompo creidas aiitiguas 
costas de mar, no pueden haber sido formadas asi, porque cada 
llnca csta constituida do una y do la misma formaeion, mien- 
tiMS quo nuostros cantilcs csLan formados cn todas partes por 
la intersoccion do varhus l'ormaciono.s. Siendo osto a.si, dobo- 
mos admitir quo esas lincas de dcclivcs debon su origen, on 
giMii parte, a quo las rocas do que csLan conipiio.slas linn resi.s- 

23 



‘)54 ORi(’.ICN' DE LAS ESPICCIES 

lain la dumulacion subaoroa nicjor ([uo la superfiuio (}uc las 
roclcaba. Kstu siiperlicic, por consccncMicia, ha ido fj:radual- 
mento bajaiulo, dcjando doslacadas las li'ncas de rocas mas 
diiras. Nacla iniprosiona con mas fuerza cl aniaio rcspcclo a la 
vasla dui’acioii del tiempo. segun nuostras ideas do eslc, ([iic 
la coiiviccion adijuii’kla asi de (|uc las causas subaoveas (|uc al 
parccor lioiioii j^odoi' tau pe([uorio y ti’abajaii Ian lentamoido, 
ban pi-oduoido grandes resuUados. 

Cuando as! vcamos ({uc poco a pooo sc va gaslando la liori’a 
por la accion subaorca y litoral, bueno cs para podcr apreciar 
la ])asada diiracion del liempo, oonsidcrar poi' una parte las 
masas do I'ocas ([uo ban dosaiiarccido do muebas reg-ionos ex- 
tensas , y , por olra parte, cl espesor de niicstras formacio- 
nes scdimciUiU'ias. Itocuordo quo me extrand muebo , cuando 
visitaba islas volcanioas, verlas comitlas por las olas y rc- 
corladas loflo aircdcdor cn canlilcs pcrpoiulicnlares de uno a 
dos mil pics do alto; por([uc la suave pcndienlc <le las cor- 
rioulcs de lavas, dobido a su eslado prcviamenlc li(juido, de- 
mos traba con una simple ojeada hasta quo punto sc habia cx- 
lendido algun licm]m, donlro del abiorl<i oeeano, el leobo 
rocoso; lo misnio so ve mas elaramenlc en las g-riolas, esas 
grandcs licndiduras cjnc iian bcclio (lue las capas queden lo- 
vanladas por iin !ado u nnidas por el otro a la allnra 6 pro- 
fiindidad de iniles do pies; ponpie desdc (jue la corlc'/a sc (|ue- 
branlo ly para esto no importa si lo bizo de repeute. 6 coino 
mueboH g-e61og-os ci'een, lenlamcntc y ]ior muchos movimicu- 
los) ia siiperlieie de la Licrra so ha nivelado tan por coni- 
l)loto, (jue no cs exlcriormentc visible rastro algiino de estas 
vuslas clisloeneiones. El padrastro do Ch-aven, por ejempio, so 
oxtiendemas de 30 millas, y cn toda csta Hnca e! desplazamicn- 
lo veidiiad do las capas varia dcKdc tiOO a 0(10 pies. El profesor 
Uamsay lia publieado una rclaeion de un tleelive en Angdesea, 
dc ?.3()0 pies, y me iid'orina do ([uo eree iilcnamente (pic hay 
uno cn ol Muriuuelhsbirc dc 15,000 pies; sin embargo, eii oto.s 
casos, nadu bay cn la siiperlicio de la lierra (pie pruebe movi- 
mic'nto.s (an prodigiosos; la jiila de rocas dc nn lado y otro 
de la bcndidiira ban sidtj baiu’ida.s de alH lentamonle. 

l*or olra parte, en todos los pantos del niundo hs pilas do 
capas rudimentarias son do un espesor asombroso. En ia (’or- 
dillcra ealeiilo yo una masa do agregaciones cn 10.000 lues, y 



tlKL 'rRASIUJRSO Dicr, TIEMi'O 1355 

fluncjuc cstas agrcgacionos so ban ido acumulando prol)abIo- 
metile con una vclocidad mayor quo los sediuiciUos mas linos, 
sin cinl.iargo, por cstar forinadas do guijarros gastados v rc- 
dondeados, quo cada uno do olios llcva elsolio tiol licmpo, 
sirvcn para domostrar cuaii lontamentc dcijo do luiliorsc amon- 
loiKulo a(|uolla niasa. El profesor Ramsay mo lui dado cl cspb- 
sor maximo, modido realmcnlo on la mayor parLodc los casos, 
do las forinacionos succslvas on difercntos partos do la Gran 
Hrctaiia, y cl rcsultado os el siguicnto: capns paloozoicas, no 
iiU'kiyciKto los Icchos I'gncos, 57.J54 pibs; capas socundarias, 
13. nil); capas Lcrciarias, 2.240, quo haceii un lolal do 72.08! 
pics, Oslo os, muy ocrca do 13 millas inglcsas. Alg'unas do 
las formacioncs quo on Jnglatorra cstan rcprosoiUadas por ca- 
pas dclgadas, tiencn miles do pics do csposor on cl continoutc. 
Hay mas auii: scgiiii la opinion do machos gcologos, cntrc 
cada ibrinacion sucesivatonomosporiodos ))lancos do extension 
cnormc. As! ([iio la clovada pila do rocas scdinientarias on 
Ih'ctaha nos da una idea impcrlecta del tiempo <iuo ha Iras- 
enrrido para su acnmulacion. La considcracioii do cstos Iie- 
chos inipro.siona cl animo, casi do la misma mancra ((ue lo 
liiicc la vana tenlativa do comprender la idea do la cternidad, 
8in cml)argo, csta impresion os on parlc falsa. Mr. Oroll, en 
un inlorosantc arli'oulo, observa quo no nos cquivocamos al 
iormav un concepto deina.siado grande do la extension do los 
periodos gooiog'icos, sino por calonlarlo.s on ahos. CJnando los 
gc61ogo.s considoran g-randcs y complicados fenumenos, y mi- 
ran kicgo las cifras ((uo ropro.sciUan varies millones do anos, 
producon las dos cosas un cfcclo on cl animo del lodo difo- 
rcnlo, y desdo liicgo aparocen las cifras demasiado po(iucnas. 
Con rcspccto a la donudacion sidoacrea, domucstra Mr. (..'I'oil. 
raloulando la cantidad sabida do sodimcnlo (juo trasporlan 
aiuialmcntc ciortos rios eon rolacion a las .superlioics ((iic cs- 
curren, (pic ].()()() piu.s do roca sdlida, al irse dosiiUog'rando 
graduahnonlo, ([uedarian rcinovidos dol nivol medio do toda la 
superlieio on cl ciirso do scis millones do anos. Laroco sor c.sto 
un rosulLado asombroso, y algainas e.onsiduracioncs bacon sos- 
pcchar quo pnoda sor demasiado grande; poro aun cuundo 
sc tome la mitad 6 la cuarla parte, aiin cs muy sorjn'ondente. 
Ms muy dificil, y lo oonsignen pocos, darso cuontv do lo (luo 
un miiloir signilica roalnumto; Mr. Croll da cd sigaiiente ojom- 



356 


Onir.EN DE LAS especies 


plo: tomcsc una lira cslrccha de papul do 83 pics y 'i pulga- 
das do largo, y cxUendasc a lo largo do la pared do uiia gale- 
ria; Jiinrqucsc luego cn im cxtrcmo la deoima parLc do una pul- 
gada. Si cslc douimo do pulgada rcprcseuta cion anos, la lira 
cntcra rcprcscnla un millon. Pcro tcngaso prcscnlo, con rcla- 
cion al asunto principal do csla obra, lo quo son cion anos, 
rcprcscntados por una medidacompletamcntc insignificantecn 
una galcria do las dimcnsioncs cxprcsadas. Algunos criadores 
oniincnlcs ban modificado lanto cn su vidaanunalos supcriorcs, 
quo so propagan muoho mas lenlamcntc quo la mayor parto do 
los inforiorcs, quo ban formado lo quo IjIoii morecc llamarse 
mia nuova subcasta. Pocos hombros sc ban ocupadn cn mcjo- 
rar una raza con el dcbido cuidado mas do medio siglo, de 
modo quo cion anos reprosontan la obra de dos criadores succ- 
sivos. No hay (]uo suponor quo las cspecics cn un cslado do 
nalnralcza cambicn nunca tan rapidamente como los animalos 
doineslicos bajo la guia do la sclcocion mcLodioa. La compara- 
cion seria cn lodos concoptos mas jusLa con los efoctos quo sc 
siguen do la seleccion inconscicnlo, 6 sea la conscrvacion do 
los animalos m:is li tiles 6 mashermosos , sin inlcneion de mo- 
diiicar la casta; pcro por cstc procedimiento dc sclcocion in- 
conscicntc, varias razas ban sido scnsil)lemcnlc caml)iada.s 
i!U cl curso de dos 6 tres siglos. 

Las cspecics, sin embargo, cambian probablemente do un 
modo muebo mas lento dentro del mismo pais ; solamcnto unas 
pneus cambian al mismo tiempo. Esla lontitnd os consecuencia 
dc eslar los habitantes del mismo pais Ian bien aclaptados ya 
cnlro si, quo ]io ocurren cn la oconomia do la naturaloza nuc- 
^■os lugaros, sino dcspucs do largos intcrvalos, dol)iclo a la ociir- 
rcncia do cambios fisicos do algima clasc 6 a la ininigracion 
dc nuevas formas. Adomas, las variacioncs u cliforcncias indi- 
vidualcs cn la direccion dc.scada, por cuyo medio podrian al- 
gnnos dc los babitantos cstar mojor adaplados a sus nnovos 
lugarcs cn las circunslancias cambiadas, no siompre sc pre- 
sonliui desdo luogo. Dcsgraciadamoiito no tciicmos medios de 
detormiii'ir cuantos aiios ticne el periodo ([uo so nocosita para 
modificar una ospccio; pcro tenemo.s quo volvcr al asunto del 
liompo. 



COLEl'.CfONES PALE0NT0L6C.If;AS 


De lapobreza de nnestras colecciones paleontologleas. 

A’oIviUiio« nlioi’A u nuesti'os museos geologicos mas ricos. [Y 
qiie mezqiiino cspcctaculo conLemplaiiios! Todo ol mimdo acl- 
mitc quo nucstras colocciones son imperfecta, s. Jamas delio ol- 
vidarsG la obscrvacion dea([uel admirablepaleonlologo, Edward 
Forbes, d saber; que se conocen y dcnominaii muchlsiinas os- 
pecics Wsilos solamcnte por un ejemplar, y a vcces rolo, 6 per 
unos pocosencontrados cn un mismo silio. Unicamente una )>l’- 
quoiia parte do la superficicdo la tierra ha sido explorada geo- 
16gicamentc, y ninguna con el cuidado snficicuto, como lei-, 
de.scu)>rimientos importantos quo todos los aiios so bacon on 
Europa lo pruoban. Ningun organismo blando puedo conscr- 
varsc. Las conchas y los liucsos dccacn y desaparocon cuamlo 
estan on ol fondo del mar, dondo no so acumula sodimento. 
Probabicmontc forinanios una opinion coinplotamc]Uc orrdnea 
cuando suponeinos c[ue sc deposita scdinienlo sobro casi todo 
cl Iceho del mar con rapidez sulicicnlo para cubrir y consoin'ar 
los rcstos fdsiics. En la mayor parte del Oeeano, el tintc azul 
claro del agua atcstlgua su pureza. Los inuchos casos do (juo 
hay memoria de una formacion cubierta convenientemente, 
dcspucs do un inmenso intervalo do tiempo, porotra forjnacion 
mas rociente, sin quo la capa quo queda debajo haya sufrido 
en el intervalo dosmejorainiento alguno, parccen podor expli- 
carsc unicamente por la opinion deque cn cl fondo del mnrpuede 
pcrmanccor grandes pcrlodos do tiempo en un cstado inalte- 
rable. Los rcstos quo quedan asi hundidos cn la arena 6 on 
cl casenjo, so disolvcriin gencralnicnto, cuando sc cloven las 
capas, por la liltracion del agua do Iluvia cargada do acido cur- 
bonico. Algunns de las muclias clasc.s de animalcs quo vivcii 
cn la playa entre los limites de las altasy ))ajasmarca.s, p.areco 
que sc conservan raramente. Por cjcmplo: las diversas es])e- 
cics de ChllianiLiHn.v (subhunilia de los cirripedos peque- 
hosj, cubren las rocas do todo cl mundo cn numcro inlinito; 
son todos csti’iclamciito litorulos, eon la cxccpcion do una sola 
espccio del Meditorranoo, quo habita las aguas profimdas, y 
quo ha sido oncontrada fd.sil C3i Sicilia, mienlrus (luc ninguna 
otra ospecio lo ha sido hasta ahora en ninguna formacion tor- 
ciariu; sin embargo, so sai)e quo cl gencro cxistio 



35S 


OHiGJiN DE I>AS ESPECIES 


durante cl periodo do la crela. Porullimo, inuehos^randes dc- 
positos, que rcfiuicrcn par.a acumularso una vasta extension dc 
ticinpo, ciireccn cnlcranientc dc restos org-dnicos, sin ([uc nos 
sea posiljle asignai* para cllo una razoiv; uno do los cjcinplos 
mds extraordinarios, cs cl do la formacion de Flysch, quo sc 
coinpone de piedras arciiiscas y cs({uiLas, dc mil, y d voces, 
liasta dc scis mil pies dc espesor. y quo sc cxlicndo trcscicntas 
millas lo mcnos dosdc "N'icna liasla Suiza, y aunqiic csta gran 
masa lui sido registi'ada con cl mayor cuidado, no sc han cn- 
contrado en clla fosilcs, con la cxecpcion do algunos reslos ve- 
gelalcs. 

Con respccto a las prodiiccionos lorresLros (lue vivieron du- 
rante las epocas secundaria y paleozoica, es superfluo docir 
({Lie las pruebas que tenemos son incomplctas en ungrado cx- 
tremo. Por ojemplo, hasla rccicntcmenle no so conocia una 
concha do tierrn pcrtcnccionlo a una de esas vastas cpocas, con 
la excepoion de una espccie descubierta por SirCharlcs Lyell y 
el 1 )r. Dawson en las capas carboniferas do la America del Nor- 
te; poro hoy so han eiieonlrado conclias Lerrostros on la forma- 
cion lidsica. Conrespecto a los restos domamiferos, una ojeadad 
la labia histdrica publicada on el manual doLyolI, informard 
mucho mcjoi* que pag-inas entoras dc dctalles accrca do cudii 
accidcnlal y rara cs su conservaeion. Y no os sorprendonte csla 
rareza, si rocordamos quo proporcion tan grande dehiicsos dc 
mainfferos torciarios ha sido encontruda on las cuevas y depu- 
sitos lacustres; y quo no hay una cavernani Iccho lacuslro ver- 
dadcro que sc sepa quo pertencec a la odad do las formacio- 
nes secundaria 6 palcozdica. 

Poro la itnporfeccion on el rogistro geoldgico rcsulta masex- 
tensamonto do otru causa mds importanto que ninguna de las 
quo preceden, d saber; do quo las diversas formaciones esten 
separadas unas de otras por anchos intervales do tiempo. EsLa 
doctrina ha sido admilida cnfiHicamcnto por muchos gcologos 
y palcontologos que, como E. Forbos, no croon absolulamentc 
on el camlno do espocics. Cuando vemos las formaeionos cnca- 
silhidas en las obras cscritas, 6 cuando lus seguimos cn la na- 
luralcza, cs dificil prcscindir dc creer quo cstdn intimamente 
arrcgladas on series. Poro sabemos, por cjcmplo, por la gran 
obra dc Sir H. Murchison sobro Uusia, que inmensas lagunas 
hay cn aquel pais ontro las formacioncs superpucslas; lo mis- 



C.OLKCOIONKS I'AI.IiONTOI.OCiH’.AS 


359 


mo Hiicodc cn hi Ainui'ioa del Norte y cii olras niiichas pai-- 
los del miindo. El geologo mas habil, si su alcneion sc hul)iei'a 
limitado exclusivaiucnle a cslos grandcs Icrrilorios, nunca hii- 
l)iei'a sospcchado quo durante los pcriodos quo cn su propio 
pais cran blancos y cslcrilcs, sc haljian acuinulado en otras 
paries grandes pilas do scdiincnlos cargadas dc micvasy pccu- 
liarcs Cornias dc vida. Y si cn cada lerrilorio separado apenas 
puedo forinarsc idea dc la extension del liempo quo ha trascur- 
I'ido entre las forinacioncs consccutivas, podemos duducir (juc 
esta en ninguna parte puedo sor averigiiada: los freciionles y 
grandes cambios en laeomposieion niincralogica dc las forma- 
rioncs eonseouLivas, quo gcncralmcnlc iinplican grandes cam- 
bios cn la geologi’a dc las tierras vccinas dc dondc proccdcria 
cl sediincnto, cstau conforines con la crooncia do ([iic ban tras- 
eurrido entre cada forinaeion vaslos inlervalos dc liempo. 

I’odcmos, a jiii juicio, ver por (|nc las formaciono.s goologi- 
uas do cada region son easi siempre intormitonles, csto os, quo 
no .sc ban seguido la una a la otra, cn series no intcrruinpidas. 
I’ouas cosas me ban sorprendido mas (juc la anseneia dc lodo 
depbsilo rccicnto, l>aslanlo extenso, para diirar sicpiicra un 
oorto pcriodo gcologicu, en mi examcn do muohos ciontos dc 
millas dc las costas de la America del Sur, (luc so ban eleva- 
do algunos ciontos do pics dentro de la qjoca rccicnto. En toda 
la costa occidental, (|lic csla liabitada por una fauna marina 
peculiar, las capas torciarias ostan tan pobremente desarrolla- 
ila.s, (JUC probablcmcnlc no sc conservaran haslaunacdad dis- 
luiitc las .soualcs dc varius faunas marinas, suecsivas y pccu- 
liarcs. I'll poco dc reflexion oxplicara por quo cn toda la costa 
(juc sc eleva a la parte occidental do la America del Sur, no 
piicdcn cnconlrarsc cn parte alguna, forinacioncs cxlcnsascon 
ivslos rccicntcs d terciarios, aun([uc debo dc baber sido grande 
por cdadcs cnlcras la cantidad dc sedimento, a ju/.gur por la 
cnormc dcgradacion dc las rocas do la costa, y por las fango- 
sas oorrientes (|Uo entran cn la mar. La cxplicucion cssin duda 
ijuc los depositos litoralos y subliloralcs son continuamcnlc 
clcstruido,s, Ian pronto como son Ilcvados por la Icnta y gradual 
olcvaciol^ dc la tierra, al aleanco dc la dcmoledora acoion dc 
las olas dc la costa. 

Podcino.s, pues, concluir (juo ticno el sedimento quo scracu- 
mulado on masas oxlrcmadainento espesas, solidas y oxtonsas, 



3G0 


OaiGEN DE LAS ESPECJlvS 


para (|ue rosislaii la accioii inccsantc de las olas cuando por 
[)i'iniei’ii vcjc sc clovan, y (Uiranlo las succsivas oscilacioiies de 
nivel, y lo niismo para rcsislir la dcg-radacioii subacrca suli- 
sigLiieiito, Do dos inancras puedcn Idnnarsc cslas aciinuilacio- 
ties cspo.sasy cxlciisas dc sciiimeiiLo; bien on las mayores pro- 
fiindidados del mar, en cuyo case cl ibndo no cstara habilado 
por (aiUas y tan variadas formas do vida como los mares mas 
superlieiales, y las masas, al clovarsc, daran una idea iinper- 
fecla dc los org-anistnos ((uc oxisticron on aqucllos parajos du- 
rante cl periodo dc su acumulacion, 6 bicn puedcn deposilarsc 
liasta un espesor y extension cuahiuicra on un fondo poco pro- 
fundo, si cstc conliiiua lenlaincnle bajando. En estc ultimo 
easo, mientras sc cquilibren lo (|uo bajc cl fondo y lo quo au- 
inentc cl sedimento, cl ag-ua pcrnianccora dc la inisma pro- 
fundidad y favorable jiara inucbas y variadas formas, y iJodra 
forniarse de osLc modo una rica foianacion fosillfcra, do bas- 
lantc espesor, unavez elcvada, para rcsislir una gran cantidad 
do dcjiudacion. 

Convencido cstoy dc (iiic ensi todas nucstras formaciones an- 
l iguas, (|uc son on la mayor parte dc su espesor ricas en fu^iihs, 
lian siilo formadas do cstc modo durante dcprosioncs. Desdc 
(|uo ]>ab]i([uc mis opiniones sobre cstc punto cn 18-15, he ob- 
servado cl progreso do la geologiu y me ha sorprendido cl rc- 
parar como un autor dclras dc olro, al Lratar dc csta 6 dc aqnc- 
Ila gran formacion, ha llegado a la conclusion dc que cslaba 
acuinulada diiranlo dcprosioncs. Yo anadtre que la unica for- 
inacion tcrciaria antigua cii la costa occidental dc la America 
del Sur, (}uo ha .side bastantc voluinino.sa para rcsislir la do- 
gradacion (|uo hasta aliora ha siifriilo, pore (]lic apcna.s durara. 
hasta una odtid geologica disfcantc, fuc dopositada durante una 
oseilacion dosccndcntc do nivel y por csto adquirio un espe- 
sor bastantc consklcra))lo. 

Todos los hochos gcoldgicos nos dicen cluramcntc que cada 
supcrlicioha sufrido numcrosa.s oscilacioncs Icnlas dc nivel, y 
aparenlomcntc ostas oscilaciones ban afocLado agrandcs espa- 
cio.s. En consccucncia, formaciones rioa.s en fosilcs y suficlcn- 
Icincntc esposas y cxlcnsas para rcsistir a la dcgradacion ulte- 
rior sc habran formado sobre cspacios grandcs durante ios pc- 
riodos do Imndimicnlo; pero solo on los silios cn quo la canti- 
dad da sedimento fucra suticientc para inantencr ol fondo del 



r.OIJCOCIONES PAI,E0NT01,d(iIf:.\S ;{(ll 

mar a |K)c-u alLura, y ])ara culjrir y conscrvar lo.s rcslos anlu.s do 
([uo Uivioran liempo do ilesoomponerso. I'orolra [larlo, on laiiLo 
quo ol Iccho <lcl mar pcrmanccc ostacionariu uo p'ucdon ]ia- 
])orsc ucuiuulado dopositos ospesos on lus silios dc poco rondo, 
<[uc son los mas favorald-S para la vida. Todavia lucuos piualc 
habcr sucodido csLo duranlo los pcn'odos allernativos do olc- 
vaoion, d, para haljlar con juiis cxaclUud, lo.s lochos quo I'lio- 
ran acuiuulados ciUoiiol's liau .siilo gonoralincutc dcstruidos 
ciiando so hau clcvado y enlrado dcnlro do los liuiito.s dc !a 
aocion dc la cosla. 

Sc aplican cstas obscrvacioiics principaliucuLo a los dcpdsilos 
litoralcs y sul)liloralcs. Eii cl ca.so dc un mar cxlenso y poco 
profundo, coiuo ol dc iiua i^naiU parlo del archipielayo malayo, 
doiulc la profundidad variu entre 30, -iO 6 GO Ijrazas, imcdo 
formarso uua oxlcnsu formacion durauLo un porlodo dc clcva- 
cion, y, sin embargo,, uo sufrir oxcosivamculc ])or la denuda- 
clon durante .su Icuta cmcr.sion: pero ol c.spc.sor dc la foi'inacion 
no i)odriascr grande porcine, a catisa del moviiuieulo elevalorio, 
seria meuor ciue la i^rofundidad on que se liaijia I'onuado; lam- 
poco cl de[)6siLo c.sLaria muy eousolidado ni cubierlo por I'or- 
iiuicioues superiorcs dc uiauora cjuc corroria muelio ric.sgo do 
irsc gastando y ilcsLruycndo con la degi'aciacioii atmosfcrica y 
con la accion del Juar durante o.scilaciono.s ulteriorcs dc nivel. 
Hiisido sugcrido, sin cml^argo, por Mr. Hopkins, cjuc .si uiia 
parte dc la region dc.spucs do clcvar.se y antes do scr denudada, 
volvicra a bajar, el deposilo formado durante cl moviniicnto 
ascondontc, aun no .siendo espeso, pudiera dcspiies ciucdar pro- 
Logido por mievas aunmulaciono.s, y dc osto mode ser eonscr- 
vado por un pcrlodo largo. 

Mr. Hopkins expresa tambicn .su crecncia dc ciuo rara X'cz 
hau sido dc.striiidas por complete las capas sedimcnlarias dc 
con.sidcrablo extension borjzonlal. Hero lodo.s los geologos, cx- 
ceptuando los pocos quo crecn qnc nucstras esciiiitas metu- 
morlicas aetualcs y roeas i)Iut6nieas formuron on un liempo el 
niicleo primordial del globo, admiliran que e.stas ultimas roca.s 
han sido clcscortczadas do .su eobertura on una escala cnornio. 
Porciuc c.s apdnas po.siblc quo tales I’ocas pudiorun haberse so- 
lidilicado y cristalizado sin c.star cubiertas; pero si la accion 
mctamorfica oeurrid cn grandcs profundidadcs del Oecano la 
priinera eapu protectoru do la roca no puede ha])er side muy 



;:{(j2 OJliOJi.V DIS LAS ESPKCIIiS 

cspesjL Acliniliciido, pucs, {jae los g'liois, miuast(uistas, gvani- 
los, (lioritas, clu. estuvieran on uji ticmpo ncccsariainciUo cu- 
bici’los, /,cunio poilcinos cxplicarnos las cxlonsas supurlicic.s ile 
tak-s roi'as ])cla(las cn muchas paries del muiulo sin apeiar a 
la crecneia ilc quo han side ulleriorinenlc denudadas porcoin- 
pleto de todas las capas siipcriorcs? t^ue exislen esas areas ex- 
lensas no puede dudarse; la regioji granlliea de Pariine la des- 
cribe llumbolt como siendo al inenos dioz y nueve voces tan 
grande como Suiza. Al Sur del Amazonas, Ilouc pinta una re- 
gion eompuesla de rocas de e.sla naturaleza, igual a la (pic oeu- 
parian Espana, Francia, Italia, parte de Alcmania y las islas 
britanicas. Esta region no ha sido CLiidadosamente explorada; 
pero cl lestimonio de lo.s viajeros eonlirma quo el area grani- 
tiea cs grandisima; asi \’on Escluvege da una secciun detailuda 
de cstas rocas, partiendo de Kio-Janciro 2d0 millas gcograli- 
ca.s lierra adentro en linea recta; y yo viaje 150 millas on otru 
direccion y no vi mas que rocas granilicas. Numcro.sa.s mues- 
Iras rcunidas on toda la cosla desdc ccrea de Rio-Janeiro ha.sta 
la boca del rio de la l^lata, en una tlistanciadc 1. 100 millas gco- 
gralicas I’ueron por mi examinadas y todas pertenecian a esta 
clase. Tierra adentro, a lo largo de toda la orilla del Norte del 
rio de la Plata, vi ademas de caj)as tcrciaria.4 modernas. sola* 
mcnlc un pequeno pedazo de rocu ligerainente metainoiToseada 
quo podi’ia uuicainonle haber I'ormado ijarle de la cubierta ])ri- 
luitiva do la sorio granitica. ^■olviendo a una region may co- 
nocida, a saber, lo.s E.slados-Unido.s y el Caiiatla, segun cl 
herinoso mapa del profesor 11. D. Roger, he calculado las areas 
eortantlolas y pe.sando cl papel, y cncuentro (pie las rocas mc- 
tamorlieas {sin incluir las semi-melaiiKudicas) y las graniticas 
excodon en la proporcion do ID a 12,5 el totid do las lormacio* 
ne.s paleozoicas mas nuevas. En niucha.s rogiones .se encontra- 
rian la.s rocas metamorlicus y graniticas mucho mas vasta- 
mcnlc extendidas de lo quo parcce que eslansi so hicieseu dos- 
apareccr todas las capas .sedimentarias cpie doscansan sol)rc 
ellas sin convenirse, y que no pudlcron hal)cr formado parte dc 
la cubierta primitiva bajo la cual se cristalizaron. Por todo 
csto cs probable quo en uigunas partes del mundo se hayan 
denudndo por oomploto formaciones cntcras sin dejar detras 
vostigio alguno. 

Una observacion liay aqui digna dc hacersc de pasada. Du- 



ALHKNCIA IJE VAIUKDADICS INTEUMliDlAS .'{G.’i 

I'iinlo Jos pci’toclos do clcvacion cl area do la lierra y do las 
))arLcs do bajios del inai’ adyacoiitos sc aumentara y a mcniido 
so formaran nuevas ostacioncs; cirounsluncias lodas favoriiI)lcs, 
coiiio jiroviamontc sc lia cxplicado, para la formacion do va- 
ricdadcs y espccics nuovas; |)or() <ivirantc talcs pcriotlos habra 
tainbioji gci'icralmenlc un cspacio on bianco on el registro gco- 
lugico. Por cl uonlrario, duraiUo cl pcriodo do doprosion cl area 
habitada y el lu'imcro de habitantes disminuiran, [cxccptiiando 
las costas de un conlincntc cuando sc ha dcscompuesto pri- 
mcro en un ai’chipidlagoj y, por consiguicnLc, aunque habra 
oil dicho pcriodo mucha cxtincion, sc formaran pocas varie- 
dadcs 6 cspceics nuovas; y durante cstos mismos poriodos de 
depresion cs cuando so ban acumulado los depdsilos quo son 
mas ricos en fosilcs. 

De la uiisencia do niimerosas variedades interniedias en una formacion 
ciialqwiera. 

Por cstas diversas considcracionos no puede dudarse de 
epic cl registro gcologico considcrado en conjunlo, es en ex- 
Li'cmo imperreeto; pero si limitamos nuostra aloneion a una 
sola formacion ouahjiiicra, sc hacc inucho mas dil'lcil do cn- 
(endor, poripio no cncontramos on oila variedades inlima- 
mento gradiiadas ontre las espccics inmodiatas quo vivicron 
en su [iriacipio y en su lin. Sc guarda memorica do alg'unos 
casos do las mismas os]iecios (|uc |.n’csentan variedades on las 
partes superior e inferior de la raisma formacion; asi Trauts- 
chold Oita un numoro do casos on los ammonitas, 6 llilgon- 
dorf ha doscrito un ease euriosisitno do diez formas graduales 
del PlanorbL-> rnnlliforinis en las eajias succsivas de unafor- 
maeion do agua dulce en Suiza. .\un((uo cada formacion lia 
requerido indis])ulahlcmcntc un vasto numoro do ahos para 
dcposilarse, puedon darso algunas razones do por ([ud cada 
una do cllas no incluyc coniunmente una sdrio graduada de 
oslaboncs entro las ospeeios ([ue vivicron on su principio y en 
Ku On. Pero no imodo delcrminar cl debido valor proporcional 
a las consiilcraeionos quo siguen. 

Aunque cada formacion marque un larguisimo intervalo do 
aiios, cs, sin embargo corlo probalilemonto comparado con 
cl pcriodo necesario para cambiar una espceic on otra. Yo so 
(]uc dos paleontologos , cuyas opinioncs son clignas de muclio 



m 


OiliGEN DE L.VS ESPEIUKS 


rcspclo, P>L‘onn y ‘Wooclwai'd , lum dcdiicido nuo la diiracioii 
do cada forniacion cs doldc 6 triple quo la duracion jncdia do 
las formas espcciiicas. Pcro a mi me parocc quo nos impiden 
llog-ar a ning-una conclusion jusla sobro esle piinto, diliculUi- 
des insupcrablcs. Cuando vemos aparccer iina espocic, por 
priincra vcis, on medio do nna I'ormacion, scria on cxlrcmo te- 
merario deducir quo no hal)ia cxistido prcviamcnlc on otra 
parte. Del mismo modo lambicn, cuando enconlramos una 
espeeie quo desaparecc antc.s do quo so Iiayan depositado las 
ultimas capas, soria igualmciiLo Lomorario .suponor quo entdn- 
ccs so habia oxtinguido. Olvidamos cuan pec^Licna os el area 
do Eiiropa , eomparada con cl rcsto del inuiido, y ([uo tam- 
poeo ban .sido corrolacionada.s con cxactitud pcrfocta las varias 
fases do la misma formacion on lodu Europa. 

I’odemos, sin riosgo, tlcduoir, (juo on lo.s aiiimalcs marines 
tie todas ciases, ha habido una gran cantidad do emigracion, 
dobida a caml)ios olimaLologicos 6 do otras olasos; y cuando 
vemos quo so prc.scnta iior primora vcz una ospccic on luia 
formacion, las probabiUdados .son do c[uo ontunces solamculo 
cmigro dielui os]>ccio por primera vo% a aquclla urea. Es bioii 
.sal)ido, por ejcmplo, quo varias cspocics aparceicron algo mas 
Icmprano on las capas palcozdicas do la America del Norte qae 
on las do Europa; habioiido nocosilado, al parocor, cse ticinpo 
para su emigracion de.sdo los marcs , americanos a los curo- 
peos. Al examinar los uUimos depositos on varias partes del 
mundo, sc ha notado eu lodas cllas quo son comuncs on el 
depusito unas pocas cspocics c[uo lodavia cxisten; poro quo ya 
sc Iian oxling'uido on el mar inmedialamcntc vocino; 6 por el 
conlrario , quo on dicho mar sou hoy abunduntes ulgunas 
muy escasas 6 quo faltan por compicto en ol dop6.silo quo se 
estudia. Es una Icccion oxcolcnte rcHcxioiiar .sobro la eini- 
gracion averiguada do los habitaiitcs do Europa durante la 
epoea glacial, quo forma una parte solamcnto do un pcrlodo 
goologico entero; y do igual manera, rofloxionar en los cam- 
bios do bivol, en cl extremado tie clima y cn cl gran lupso de 
Ueinpo, comprendidos todos dentro de csLe mismo periodo 
glacial. Y, sin embargo, puedo dudurse, si on cuahiuier parte 
del raundo los dep6sito.s sedimeutarios, incluyciido en olios los 
rostos fosiles, se han ido ucumulando dentro do la misma urea 
durante todo csLc periodo. No cs, por ejemplo, probal)lo quo 



AIISliNUlA UH VAiICKDAUES INTEUMEIHAS ‘i()r> 

diiranle lodo ol pon'odo g-lacifil, sc depositara scdiincjiLo ccrca 
do la del Mississippi, dcntro do loslimilcsde profundidad 
in:\s c-oiiYcniontos pava los uninialcs inarinos; porquc sabcnios 
fpic ooiun’icron grandcs caml)io.s gcograficos cn otras partes 
lie America durante cste cs[)acio do tiempo. Cuando esas ca- 
pas quo I'lieron dcpositadas cn agiias poco prol'iindas coroa dc 
la boua del Mississippi, durante alguna parte del poriodo glacial 
sc eleven, npareccran primero, y dQsaparccoran probal)lcmcnLe 
cn diversos niveles, restos orgaiiicos a consccuencia dc las 
eniigracioncs do cspccies y dc los cambios gcograficos. Y cn 
un porvenir Icjano, si iin gcdlogo cxaminai’a esLas eapas, so 
veria tentado a conoliiir quo la duracion media dc la Adda do 
loH fosiles cn ollas enterrados habia sido nicnor qnc la del pc- 
riodo glacial, mientras qiic realmente habia sido muebo ma- 
yor, pucsto quo sc Gxlondia desde antes dc la cpoca glacial 
hasla lo.s dias presen Ics. 

C'on o))jclo do toner iina gradacion pcrfccta entre dos for- 
mas (pio so onenontran on las purte.s superior 6 inferior do la 
misma formacion, ncccsita cl deposito haber soguido acumu- 
landose contiiiuamcntc durante un largo periodo, sufioiento 
para el procedimiento lento de la modificacion; cl depdsilo 
tendril quo scr por csto muy espeso, y la ospecie quo sufre el 
cambio Lendra quo liabor pusado cn la misma localidad Lodo 
cl tiempo. Pero hemos AdsLo quo uiia formacion espesaquesea 
fosilifora on todo su espesor, puede aciunularsc solamonto du- 
rante un periodo dc depresion; y para consorvar la profimdi- 
dad proximanieiito sicmpro la misma, lo cual es nocesario para 
quo puedan vivir cn el mismo o.spaoio bis mismas e.spccics ma- 
rinas, prociso es quo lo quo aumonte cl sedimenlo compense 
sobre poco 6 mas 6 monos lo quo desciouda cl fondo. Pero csto 
mismo movimionto do depresion tcndcra a siimergir cl area 
dc donde procedo cl sedimenlo, y, [lor lanlo, disminuira la 
enntidad do cste, mientras enntim'ia cl movimicnlo dcsecu- 
ilontc. En lapractica, uste cquilibido, casi exaelo outre la caiiti- 
(lad do .sodimento y bi do de,scenso, os probaljlomenlo contin- 
gcncia rara, porquo ban observado mas de un palooatulogo 
quo los depo.sitos muy espesos ostaii ordinariameuto despro- 
vislos do restos organicos, excepto ccrca do sus limites supe- 
rior e inferior. 

Paroccria eomo si cada formacion separada, de igual manorji 



OlliGliN DH LAS ESPUCniS 


.%G 

quo todo el conjunto do fonniicioncs do un pui's, hubiora siilo, 
por lo general, aumcnlada do un niodo inlermilonlc. Cuaiido 
vemos, como ian a menudo sucede, una formacion quo so com- 
ponc do capas do composicion mineraldgica oxlcnsaincnto di- 
rcronte, podomos sospcoliar con razon quo la marclia do 
los doposilos ha side mas 6 monos interrumpida. 'I'ampoco 
la inspcccion mas dotenida do una formacion nos dara idea 
alguna do la cantidad do lio.mpo quo su depdsito puodo luibcr 
consumido. Podrian darsc muclios cjomplos do capas do pocos 
pies do espesor quo reprosonlun formacionos (juo on olras par- 
tes iionen un espesor do miles do pies, y ([uo clobon haber ne- 
ccsilado un pcriodocnormc para su acumulacion; sin embargo, 
nadie quo hubiora ignorado cslo liocho, hubiora sospochado si- 
quiora cl vasLo intervale do liempo rcprcscntatlo por la forma- 
cion mas dclgada. Podrian cilarso muchos casos do capas in- 
feriorcs do una formacion (lue ban sido elevadas, donudadas, 
sumcrgldas y rccubiertas luego por las capas suporioros dc la 
misma formacion, hochos (jiic prucl)an cuan grandos intorva- 
los do liempo han ocurrido on su acumulacion, y (pio lacil os 
dejar dc tencrlos on cuenta. En oLros casos tenemos la mas 
complola pruoba en grandos arbolcs fosilizados, ({uo lodavia 
sc soslienon dcrcchos on laposioionen (jne crocicron, do largui- 
siinos intcrvalos dc liempo y cambios do nivel diii'antc la mar- 
cha do los dopusitos, quo no sc hul)icran podido sospcchar 
nunca, a no haberso conservado los arboles; asf, sir Charles 
Lyellycl Dr.Dawson enooiitraron capas carbonil'orus dc l.iOO 
pies do espesor on la Nueva Escocia con capas antigiuis Ilonas 
do raicos, y unas sobre olras, nada incnos quo en (58 nivoles 
diforentos; por csto, cuando ocurre la misma espocio on la 
parle ba.ia, on la media y on In aUa dc una formacion, lo pro- 
bable es (|ao no haya vivido en cl mismo silio duraiiLe el po- 
n’odo entero del deposito, sino quo ha desuparecido y roaparc- 
cido (|uizas muchas voces durante el mismo periodo geoldgico. 
Por consiguionle, si tuviora (pio siifrir modilicaeioncs consi- 
derables durante cl deposito dc cuahpiier formacion goolugica 
una seccion, no induiria todas las gradaciones dclioadas e in- 
Icrmcdias quo, sogun nucslra Icon'a, doben do haber cxislido, 
sino camlnos do forma briiscos, aun(|uo quizas pc([uchos. 

Es do la mayor imporlancia rccordarquo los naturalislas no 
licnen ningima rcglado oro para distinguir con ella las esjiecics 



AUSKXCIA 1)1! VAIUKUADliS INTEUMEDIAS 


3(57 


lie liis varicclaclos; conceden una pcquona variiil)iliclad a cada 
especic, jicro cnando sc oncucnlran con una dircroncia alg-o 
nnis grande ciilre dos formas cualcsquicru, las clasillcan am- 
bus como espccios, a menos quo longan medios do coiicctar- 
las por lus gradacioiios intermedias mas intimas; y por las ra- 
Koncs (]iio acabainos do dar, podemos esperar rara vex cl (|ue 
eslo so rculico cn una scccion gcologica dada. Suponiondo quo 
IJ y C scan dos cspccies, y una tcrccra A so cncuontro cn 
uiia ca))a mas vieja c inferior, aun cuando A fiicso estn'eta- 
mcnlc intermedia cnirc IJ y C, seria scncillamcnlc colocada 
conio una tercera cspccio ilislinta, a menos quo al mismo 
ticmjio pudicra enlazarscla con una ilc las dos formas, u con 
lus dos, por medio do variedades intermedias; lampoco hay 
(juc olvidar, como so explieu antes, ijuo podria A scr ol pro- 
genitor verdadcro do 11 y C, sin ser por csto ncccsariamontc ol 
intermodio cstricto cnti'c olios on todos conceptos. l)c mancra 
qiic podriamos oblcner la cspccio madre y sus varies descon- 
(liontcs modificados cn las capas inferior y sujicrior do la mis- 
ma formacion, y a menos <|uc obluvicramos numcrosas gra- 
(lacioncs do transicion, podriamos no rcconocer su itarenle.sco, 
y clasincarlas, por consiguiente, como espccios distintas. 

Xotorio cs cn (juo dircreneias cxc.'sivamcntc pequenas lian 
fundado muchos palcontologos sus espccios; y tanlo nuis dis- 
pucslos cstan a liaccrloasi,cuantoquc loscjcmplarcs provicnen 
lie difcrcnlcs snbeapas dc la misma formacion. Alganios expo- 
riincnlados conchologos cslan aboi-a tonsidcrando y clasili- 
cundo como A'aricd ides, mnciias dc las cspccics mas dclicadas 
lie D’Orbigny y dc otrns; cn csta opinion encontramos nos- 
olros la I'lascdciirnclindclcamliio quo por la tcon'a debiamoson- 
contrar. Gonsidcreso olra vcz los dcpdsilo.s terciarios mas ro- 
cicnlcs, quo comprenden nuu'has conchas quo la mayor parte 
lie los naturalistas creyd iiuc cran idcnticas a csjiecics cxisten- 
tes; pern algnnos oxcclcntes naturalistas, como Agassiz y Pie- 
lot, sosticnen ([uc todas eslas csi)ccics Icrciarias son csiiecidca- 
meute distintas, anmiuc admilen quo la dislinidon cs muy 
ligera; asi, quo a no creer quo cslos eminontes naturalistas 
lian sido extraviados por sus imaginacioncs, y <juo estas ulti- 
mas cspccics Icrciarias no ]n’OHonlan difercncia real alguna dc 
sits rcprosonlantcs vivos, 6 a menos qiic admilamos, cn oposi- 
I'ion con cl jnicio dc la mayor parte dc los naturalista.s, ([iic 



308 


OlliCEX DE LAS ESPEEIKS 


eslas cspecics torciarias son lotlas vcrdaclovamcnte distintas de 
las rccieivLes, tcnomos pruclias do la ocurvcncia fi'ocvionle de 
inodificacioncs lig'cras do la naturalcza dcscadu. Si considcra- 
iiios intcrvalos do iiompo masgrandes, comolas distintas pcro 
conscculivas fascs do la mistna gran formacion, oncontramos 
(pic los fdsilos, auni|uo clasificados univcrsalmculo como dife- 
rcntcs on cspocjic, csLan tndavia mucho mas intinianiento rela- 
cionados cntrc si, quo las cspecics oncontradas on rorniaoioncs 
nias e.vten.samontc soparadas lodavia; asi, (pio aqui lencmos 
lainbien priiebas, fuoru do toda duda, dc cam])ios cn cl sonlido 
(pio la Looria rciiuiorc; pcro a osle ultimo panto homos de 
v<dvci’ on cl capitulo siguicntc. 

Ii]u los anim;dos y on las planlns quo sc propagan intiina- 
incntc y quo no cambiau mucho dc luga,r, hay razoncs para 
sospochar, como homos visto antcrim’mcntc, quo sus varieda- 
dos por lo general son locales al principio, y epic no so oxtien- 
den mucho, ni siiplanlan a sus formas madres, sin haber sido 
modilicadas y pcrfcccioiiadas on un grado considerable. Segun 
csLa opinion, son pocas las probabilidadcs dc descubrir cn una 
formacion do un pais doterminado, lodos los primoros pasos 
do Lransioion entro dos formas cualosquicra, porque so supone 
(jue los cam])ios sucosivos luin sido locales 6 ban cstado redu- 
ciilos a un panto dado. La mayor parte dc los animalcs mari- 
nes pueblan grandcs oxLonsioiies, y homos visto quo cn las 
])lanlas, aquollas quo so oxtendiun mas, eran las quo mas a 
menudo prcscnlaban variedades; asi es, que os probalile quo en 
lasconcbasy dcmasanimalos marinos, aquollos (pio tuvicranun 
csparcimicnto mayor, (pio cxcedicra con muulio loslimilcsclclas 
formacioncs goolbgicas conocidas do Europa,, hayan dado na- 
cimionto con la mayor frcoucncia, primero, d variedades loca- 
le.s, y iillimamento a nuevas cspccies; y oslo tambien dismi- 
niiivia graudemente las prnbabilidadc.s do poclor trazar las fa- 
SOS do transiuion on una formacion gcoh'igica dada. 

Hay una considoracioii unis importanto (j[uc ileva al mi.smo 
resullado, en la quo v'tllimamcnte insistio el Dr. Falconer, y 
esla cs la considoracion (juo el periodo, cluranto cl cual cada 
espccio pasaba por modillcaoioncs , aunque largo si so me- 
dia cn aiio.s, ora probablcmenlo corto cn comparacion con 
aipuil durante ot cual pcrmanocia sin oxporimentar cambio. 

Xo debo olvidarsc que actualmcnlc con cjcmplarcs perfec- 



AL'SENCIA 1)K VAItlliDADES INTIiHMIiDIAS l3G9 

tos quo cxamiiiar, apenas es posibic ciilazar clos formas por 
viiriodadcs intormodias, y de csta mancra probar quo son do 
la misma espccio, hasta quo so reuno iin gran numcro do 
cjemplarcs de diferontes lugaros; y on las cspccies fosiles rara 
vez pncdc haoerso Oslo, (.iuiza comprenderoinos mcjor lo im- 
jirobablc do quo nosolros podamos cniazar las ospocios por cs- 
kboncs fosiles, numorosos, delicados 6 inlcrmcdios, si nospro- 
giintamos a nosoLros mismos por ejemplo: ^.podran los gcolo- 
gos del porvonir demostrar que nuestras diforentos castas do 
vacas, ovejas, caballos y perros desoienden do un solo tronco, 
6 cle varies troncos primitivos, d tambicn si ciertas conchas 
marinas quo habiUin las costas de la America del Norte, cla- 
siOcadas por algunos conchdlogos como especics distintas do 
sus reprosentantes ouropeos, y por olros como variedades so- 
liimcnte, son realmente una cosa u otra-’ Esto podria averi- 
guarlo ol gedlogo futiiro linicamentc, doscubriendo on un es- 
tado fosil nunicrosas gradacioncs intermedias; y que Hogue a 
conseguir esto, os improbable on el mas alto grade. 

8c ha afirmado una y otra vcz, por escritorcs quo creen on 
!ii inmutabilidad do las ospecies, quo la gcologia no tiono for- 
mas do enlaco. Esla alirmacion, como lo veromos on ol capi- 
tulo proximo, cs cierlamcntc orronca. Como Sir J. Lubbock lo 
ha notado, Hcada cspecio os un lazo entre otras formas prdxi- 
mas.i) Si tomamos un gcncro quo tonga una veintena do espe- 
cics rooientos y extinguidas, y dcstruimos las cuatro quintas 
partes do cllas, nadic duda do quo las rcstantes scran entre si 
mucho mas distintas. 8i son las formas oxlromas del gcncro 
las dostruidas, el gcncro mismo se distinguh'a mas de otro 
gcncro proximo. Lo quo las investigacioncs geoIdgica.s no ban 
I’ovelado es la cxistencia anterior de gradacioncs inlinitamento 
iminerosas, tan delicudas como lo son las variedades cxislon- 
tes, y quo onlacon casi todas las especics quo so lian extin- 
giiido con las que oxislcn. Y no dcl)ia do esperarso otra cosa; 
iio ol)slantc, esto ha sido ropelidamonlo presentado como la 
objccion mas seria contra mis leorlas. 

Bueno sera resumir las obscrvaciones antoriorcs acerca do 
las causas do imporfcccion on el registro gcologico, y vamos a 
iiacerlo con una hipdtesis. El Arcliipielago Malayo os, sobro 
poco mas 6 mcnos, igual en tamano a Europa desdo el Cabo 
Xorto al Moditorranco, y desde Inglaterra a Rusia, y, por lo 


24 



370 


OlUGIiN 1)E LAS ESI’EGIES 


taalo, iguala iUoclas las roi’niacioncsgoologicasquc sohan cxa- 
iiiinado con alguna exactilud, cxccptuanclo las do los Estados 
I'liidos do Amdrica. Estoy complclamonlo do acucrdo coa 
Mr. Godwin-Aiislon, on quo lacondicion actual dcIAi'chipiclago 
Malayo con sus luimcrosas grandos islas, scparadas por inai’cs 
uxtonsos y poco profandos, roprcsenta probablemento ol es> 
lado anliguo do la Europa cuando sc cstuvieron acuniulaiido 
la mayor parlo do nucslras formacioncs. El Archipiolago Ma- 
layo os una do las rcgionos del globo mas vicas on sores orgu- 
nicos; no obstante, si fucran a rciinirse todas las espccios quo 
lian vivido alii alguna voz icudn imporreclamcntc ropresenta- 
rian la hisloria natural del mundo! 

Poro tenomos razonos do so])ra para croor quo las produc- 
clones lorrcstrcs dol Archipiolago so consorvarian do una ma- 
ncra' cxLromadamento imperfecta on las i’orinaciones quo supio- 
noiuos quo oslan all! acumulandoso. No muclios de los aniina- 
Ics eslriclamciUc lUoralcs, 6 do los que viven on dosnudas ro- 
cas submarinas, (^uedarian incrustados, y los quo quedaran 
ontro caseajo 6 arena no durarian haslauna epoca distantc. En 
lodas paries dondc no se acumulara sedimento on cl Icclio do 
los mares, 6 dondc no sc acumulara con rapidez l)aslanto para 
impedir que sc detorioraran los sores organicos, no podriaii 
conservarso rcstos. 

Las formacioncs, ideas on fdsilos do muohas olascs y do cs- 
pcsor sufieionto para durar hasta una edad Ian distanto en lo 
fuliiro como las formacioncs socundarias oslan cn cl pasado, 
serial! gcncralmonte formadas cn cl Arcliipiolago s61o duraiilo 
periodos do sumersion. Estos poriodos estarian separados unos 
do otros por inmensos intorvalos de tiempo, duranlo los cmi- 
los cstaria la suporlicio ostacionaria 6 elovandose; al clevarse 
las formacioncs fosillfcras, cn las costas mas cscarpadas qiie- 
darian dcstruidas casi Ian pronto oomo sc auumularan, por la 
incesaiitc aocion de la costa, como vemos que sucodc ahora cn 
las playas de la America del Sur. Ann con scr tan extensos y 
poco profundos los marcs del Avdhipiclugo, apenas podrian 
aoumularso capas do gran ospesor durante los poriodos de ele- 
vaoion, y quedar cubiertas y protegidas por depositos ultorio- 
ros quo diesen probabilidadcs dc duracion hasta un porvenir 
muy distantc. Durante lo.s periodos dc sumersion habria pro- 
bablemonle miicha cxtiiicion do vida; durante los periodos do 



AUSENGIA DE VAniEDADES INTEilMEDlAS 37l 

clovilcion liabria niuuhu variucion; pero ol rcg'islro g'eol6gico 
scriu ciit6nces monos porJccLo. Pucclo diidarso do si la diira- 
ciou do cualquior graii pcriodo do sumorsioii soIjl'O el todo 6 
])arlc del Archipl6Iag-o, uiiida al mismo ticmpo a una acumu- 
kicion simuUanoa do scdimcnlo, cxocdoi'ia aladuracionmcdia 
do las mismas formas cspouilicas; y osLas conlingoncias son in- 
dispcnsablos para la consorvacion do lodas las gradaciones 
transitorias cntrc dos 6 mas cspocics cualcsquicra. Si scmc- 
jaiites gradacioncs no oran Lodas {jlenainciUe conscrvadns, las 
varicdadcs Iransitorias aparccorian moramciiLo conio olras tan- 
tas cspocics nuovas, aunquo inLimaincnlc proximas. Es tam- 
bicn probable quo cada gran jjoriodo do sumorsion scria in- 
terrumpido por oscilacioncs do nivol y quo Iigci'o,s cambios 
climatologicos intervondrian diiraiitu tan prolongados perio- 
clos; on cstos casos, los Iiabitanlos del Archipioiago omigrarian, 
y no podria conservarso on niiigmia formacion un registro per- 
fcclamcnto consccutivo do sus modificacioncs. 

Muchisimos liabitanLcs marines del Archipioiago sc extion- 
den actiialmontc a luilcs do millas mi'is allil <lo sus confines; 
y la analogia nos llcva claramonLc a la creoncia do quo so- 
rian principalmonto cstas cspocics (|uoabarcan grandos exten- 
siones, aunquo no todas ollas, las quo mas a menudo produ- 
cirian nuovas varicdadcs, las cualcs al principio , sorian loca- 
les 6 ostarian reducidas aunlugar; poro quo si posoian algima 
ventaja dccidida, 6 cuando ostuvicran mojoradas y mas modi- 
ficadas, so csparcirian y suplantarian a sus formas madros. 
Cuando cslas varicdadcs volvicran al lugar do dondo provi- 
nieron, como so diferonciarian do su anterior estado on un 
grade casi uniformc, aunquo quizas cxlremadanionto potiuono, 
y como sc las encontraria enterradas on siib-capas do la misma 
formacion muy poco difercnlcs , sorian clasiflcadas como c.s- 
pccics nuovas y distinlas, sogun los principios seguidos por 
iiuichos palcontologos. 

Si hubiora, pues, algun grado do verdad on cstas observa- 
ciones, no tenemos dorccho para osporar oncontrar oil nuos- 
tras formacionos gooldgicas un numoroinfinitodo osas formas 
clelicadas do transicion, quo por nuoslra toon'a liun cslabonado 
todas las cspocics pasadas y presontos del mismo grupo hasla 
complctar una larga cadona do vida con ramificaciones. Uni- 
camonto dcboinos buscar linos cuantos cslaboiics y ostos con 



OlliQEN DE LAS ESPECiES 


375 

.soguridad los cncontramos relacionados ciUro si, mas 6 mo- 
nos intimumcnto. Y cstos cslaboncs, aun cuando scan muy 
imnodialos, scran ulasificados como cspocics disLinias por inu- 
clios puicontulog'os si los cncuenlran on dircrcnles capas do la 
misraa forinacion. I’cro yo no prctcndo haber sospechado si- 
(|uiora cuan pol)res oran los ajialos do las scccionos g-cologicas 
conscrvadas, si la caroncia do innumcrablos lazos dc Iransioion 
onli’c las cspocics quo vivicron al principio y al iin do oada 
formacion, no hubicra hocho fucrza do lalmodo y con tal du- 
roza contra mi Lcoria. 

De la repentina aparicioa de grupos enteros de espccies ccrcanas. 

La inancra briisca de aparcccr subitamciilo grupos cnLcros 
tic cspccics on cicrlas forniacionos, lia sido argiimento prc- 
Kciilado por varies paleontdlogos, entre olios Agassiz, Pictet y 
Sedgwick, como objecion fatal a lacrccncia on la trasmutacion 
dc las cspccics. Si cspccics numcrosas pcrlonecicntes al mismo 
gonoro 6 familia hubicsen brotado a la vida rcalmcnle al 
mismo liempo, este hccho hubicra sido fatal pvara la tcoria dc 
la cvoluciou por medio dc la .selcccion natural. Porque cldes- 
arrollo por cste medio de un grupo do formas, descendientes 
lodas de un mismo progenitor, ticne quo haber sido procodi- 
mionto extremadamonte lento; y los progenitorcs ticnen quo 
liaborvivido mucho tiempo antes (juc sus dcsccndicntcs modi- 
licados. Pero continuamcnlc danios demasiada importancia a 
la porfcccion del registro gcoldgico c inforimos fulsamento, por 
no haber encontrado ciertos gdneros 6 familias debajo do una 
capa determinada, que no cxistieron antes dc esta capa. Ln 
lodos los casos debemos confiar implicitamentc cn las priiebas 
puleoiitologicas po.sitivas; pero las negativas no ticnen valor 
alguno, como la cxporienola ha demostrado frccuentcmente. 
Ulvidamos de continuo cuan grande es cl munclo, coinparaclo 
con lasupertioic cn la quo ban sido cuidadosamonte cxainina- 
das nucstras forinacionos goologicas ; olvidamos que puoden 
haher oxistido raucho tiempo cn olras partes grupos dc cspc- 
cics y liaborso inultiplicado lonlameiite dntes do quo invadic- 
ran los untiguo,s arcliipiclagos dc Europa y dc los E.stados- 
Unidos. No tenenios cn ouonta, como esdebido, los inlorvalos 
de tiempo que ban trascurrido cn nucstras formacioncs con- 



Al'AiuoiON UE (’.itrros he kspei'.iks 373 

wcutivas, qniziis mayoi'CH on muclios casos quo cl Lioniiio no- 
ccsario para quo cada formacion so acumulo; cstos iiUcrvalos 
habran dado iicmpo para la maUiplicucion de las especics do 
una sola forma inadro, y on la formacion sncosiva aparcccran 
csos grupos 6 cspecics como croados do rcpcnte. 

Recordarc aqui una obscrvauion licclui ya antoriormontc , a 
suber: ((iio podria neccsitarso un largo Irascurso do cdadcs 
para adaptar un organismo a alguna li'nca do vida nucva y 
peculiar, por ejcmplo, pai’a volar; y por consccuoncia, quo las 
formas de transicion pormancccrian muchas voces por un largo 
iiempo rcducidus a una region dada. Poro quo cuando osla 
adaptacion sc hubiora por fin conseguido, y mediante clla 
luibioran adejuirido unas pocas espocies una gran venLaja so- 
bre los otros organismos , so neccsitaria un tiempo rclutiva- 
luontc corto para producir muchas formas divcrgcnles que so 
csparcicran rapida y extensamente por ol mundo. El profesor 
Pictet, en su oxcclontc examon do csta obra, al comentar so- 
bre las formas tempranas do Iransiciou, y tomando a los puja- 
rns por ojciTi])ln, no puedo compronder como las modificaciones 
siicGsivas do- los mioml)ros antcrioros de un prototipo supues- 
to, podrian posi])lomenle hal^or sido on nadaventajosas. Poro 
consideromos los penguines del Ocoano del Sur. ^,No tienoii 
cslos pajaros sus miembros antcrioros on ese estado intermc- 
dio prociso on quo no son ni verdaderos brazos, ni verdaderas 
alas? Sin embargo, estos pajaros sostienen su lugar victorio- 
saiucnte en la ])atalla de la cxistencia; porque oxislen on nu- 
moro infinito y de muchas clusos; no quioro yo suponer quo 
voamos on estos los verdaderos grados de transicion por los 
cuales ban pasado las alas de los pajaros; pero, ^que diflcultad 
especial hay para creer quo pudiora aprovochar a los desecn- 
cliontcs modificados do! penguin, sor primero capaccs do ma- 
notcar en la supcrlicic del mar como el pato do cabeza rc- 
donda, y uUimainonte, olcvarse do la suporficic y deslizarso 
por cl aire? 

Daro uhora iinos pooos ejcmplos para csolarcccr las obsorva- 
eioues anteriorcs y para domostrar cuan oxpuestos ostamos a 
error suponiondo quo sc lian produciclo I'cpcntinamente gru- 
pos ontoros do cspecics. Aun on uu intorvalo tan corto como 
cl quo media cnlrola primera edicion y la segunda do la gran 
obra do Pictet sobre palcontologla, publicadas rcspcclivamcn- 



374 


OniGKN DE LAS ESPELIES 


Ic do 1844 ii 1840 y do 1853 I'l 1857, sc lian modificado consido- 
rablemcnlc las conolusioiics sobre la pi-imcra aparicion y des- 
apivi'icion do diferoiites gaaipos do animalcs; y una tcrcora cdi- 
cion rofiLicvii'in ana mayoros cambios. Yo puodo pocordai’ cl 
liGclio, bicnconocido, do qucoa tratados do goologla publicados 
no hacc muchos aiio.s, so liablaba sicmpro do los mamiferos 
coino si hul)iot*an vcnido bruseamcnto al mundo on los pvinci- 
pios do la sorie terciai'ia. V ahora una do las noumulacioiics 
mas ricaa quo sc conocen do mami'foros fosilos peidcnece a la 
niitad de la sei'ic secundaria; y so ban doscubierlo vordadcros 
inamiieros on las nuevas capas do arena roja, casi on los prin- 
eipios docsta gran sorio. Acosliiimbraba Cuvier asostonor que 
no liabia babido ni un mono on una capa Icrciaria; pero hoy 
sc ban doscubierlo ya ospccies oxlinguidas on la India, on la 
America del 8ur y on J'luropa quo so remontan a las capas 
niiocencs. Si no hubicra sido por cl raro accidoiiLo do la con- 
servneion do pisadas on la nuova arena roja do los Estados- 
Unidos <i;qui6n sc hubiora aventuvado a suponor quo hubieran 
oxislido on aquol periodo treinUi animalos cuando monos di- 
ferontes a nianora do piijaros y algunos do un taraaho gigan- 
tosco? Ni un fragmoirlo do huoso so ba descubierto on esas 
capas. No luico mucho liompo iodavla quo sosionian los pa- 
loontulogos ({uc toda.s las clascs do pajaros brobaron repenti- 
iiamcnlo d la vida durante ol porlodo cocono; pero hoy sabe- 
inos, porque nos lo ha demostrado ol profesor Owen, quo vivia 
un pajaro con certoza duranlo ol dcpd.sito do la tiorra verdo su- 
perior; y todavia mas rocien tomcnlo ha sido desoubiorlo on las 
capas oollLicas do 8oIcnhofcn, cso cxLrano pajaro, ol Archeop- 
Icrix, con una larga cola como do lagarLo, quo ticno un par de 
plumas on oada coyuntura y con alas armadas do dos gaiTas 
llbros. Apenas hay dcscubrimionto rocionto que domucstro mas 
palpahloinonto quo esLo ciuiii poco sahemos lodavia do los pri- 
moros habitantes del mundo. 

Puodo rlar oLro caso todavia (luc, por habor pasado a mi 
vista mo llamd mucho la atcncion. En una menioria sobro los 
cirripodos sosilos lusiles maiiifcstc quo por ol gran numoro do 
espccics lorciarias cxistontes y extinguidas; por la oxtraordi- 
naria abunduiicia do individuos do muchas especics entodo cl 
mundo, dosdo las rogiones articas al Ecuador, quo habitan 
vnriiis zonas de profundidadcs dosdo los li'mitcs do marcassu- 



APAIUCION DU fllUIPOS DU USl’ErDES 


poriorcs hasta 50 brazas; poi* fa niancra porfccta do habci^'O 
ooiiservado qjomplares on las capas tcrciarias mas anliguas; 
jior la I'acilidacl con quo iiasUi un fi’agincn1;o do valvala puoilo 
scr roconocido; por todas csLas cii-cunslancias, doducia yo qnc 
si liubiei’au cxistido cirripidos sesilos durante los pcriodos 
socundarios , hubicran side ciertamento conservados y desen- 
liicrtos; y coino ningaina ospccio so habia dcscubiorto ent6n- 
cos on yacimientos do osa edad, eoncluia quo eslo gran grapo 
linbia sido ropontinamontc dosarrollado on cl principio do ia 
sorio toroiaria. Estc ora un disgusto amargo para mi, porqno 
ponsaba yo ontdnees quo venia a soi’ un ease mas do la brusca 
aparicion do un gran grupo do cspccios. Pero apenas habia 
acabado do publicar mi obra, cuando un luibil ])alcont6Iogo, 
Bosquet, mo envid cl dibujo do un cjoniplar pcrfecto <lo 
un cirripodo scsil incquivocablo, quo 61 mismo habia extraido 
do la marga on IBolgica. Y para quo csto caso fnora todavia 
mas exCraordinario, era cste cirripodo un chthamahia, genern 
mny comnn y grando y quo on todas partes so cncuontra, 
del oual no so lui hallado todavia ni una ospocio siquiora on 
ninguna capa torciaria. Todavia mas rociontemonte ha des- 
cnbiorto J[r. Woodward on la crota superior vma pyrgomn.^ 
quo os do una sub-familia dislinta do los oirripedos sesilos; do 
mancra quo ahora tenemos pruobas abundantes do la cxisten- 
cia do ostc grupo do animalos on cl periodo socundario. 

Bl case quo con mas frocuoncia citan con insistoncia los 
palcontologns, do la aparicion al paroccr repontina do un 
grupo onloro dc cspocios, os cl do los poccs telcosLcaneos on las 
capas inferioros del poriodo do la crota, sogun Agassiz. Esle 
grupo inclnyo la gran mayoria do las cspocios cxistentes. Pero 
ciertas formas jurasicas y triasicas , qstan hoy comunmente 
adinitidas oomo toloostoancas; y aim algunas formas ]ialeoz6i- 
cas han sido del mismo modo olasilicadas por alias competen- 
cias. Si los tolcostoanoos hubicson apai’ocido roalmonte do ro- 
pente on o! hemisforio septentrional al principio do la forma- 
cimi do la crota, cl licobo hubiora sido muy notable , pero no 
Imbiora forniado unadificultad insuporablo; jI monos quo pii- 
(liera haborsc demostrado tambicn quo on cl mismo periodo 
I'ueron desarrollados repontina y simnltanoamcnto on otras 
partes del mnndo. Es casi snporlUio hacornolar quo aponas so 
Conoco un pez f6sil ul Sur del Ecuador; y rccorricndo la pa- 



370 


OUrfiEN DE LAS ESPECIES 


icoiUoloyi'a clc Pictet, so vera que son miiy pocas las especics 
conouidas on las divoi’sas formacioncs do Europa. Algunas po- 
cas I'amilias do pcccs tiencii ahora region limilada; los pccos 
tolcostedneos pudicron priinitivanientc habci* tonido una re- 
gion scmojantomcnle rcducida, y despues do hal)orso desarro- 
llado mucho on un mar cuajquiora, lial^orsc esparcido exten- 
samenlo. Tampoco tonemos derccho alg-uno para suponcr que 
los marcs del mundo han cstado siompre tan libronicnto a])icr- 
tos do Norte a Sur eomo lo cstan actualinentc. Ann on nucs- 
tros dias, si sc convirticra ol Arcbipiolago ^lalayo on nn con- 
tiiicnlc, las partes tropicalos del Ocoano Indico formarian un 
dep6sito grande y perfcctameiite cerrado, on cl cual podria 
nutlliplicarso un grupo grande cualquicra dcanimalos mari- 
nos, y a cl se (lucdarian rcducidos, luista quo alguna do las 
ospccies llcgara a adaptarso a un clima mas frio y rucran ca- 
puces do do))lar los ca))os moridionalos do Ai'rica 6 Australia, 
y do llogar as! a otros marcs distantes. 

Por cstas considcracionos, por nuostra igiiorancia do lageo- 
logi'a do otros paiscs fucra do los coniines de Europa y do los 
listados-LInidos, y por la rcvolucion que cn nuostro oonoci- 
miento palcontoldgico han cfoctuado los dcscubrimienlos de 
los ultimos docc aiios, parcccmc (juo dogmalizar aecrea de la 
succsiun de las formas organicas cn el mundo, es casi tan tc- 
incrario eomo scria quo un naturalistadesombarcaracincomi- 
nutos cn un punto csLeril clc Australia y que sc pusicra lucgo 
a discutir cl nunicro y la distribucion do sus procluccioncs. 

De la aparicioii repentina de gi'upos de especies vecinas en las capas 
fosiliferas mas bajas que se coaoceii. 

Hay otra dificultad analoga que cs mucho mas seria. Aluflo 
a la manora do aparoccr repentinamento cn las rocas fosilifo- 
ras mas bajas epic so conocen, especies pertenocientes a varias 
de las divisionos principales del rcino animal. La mayor parte 
de los argumentos cpio mo han conveneido do (juc lodas las 
especies cxistentes del mismo grupo doscionden do un proge- 
nitor unico, se aplican con igual fuerza a las o-specios mas an- 
tiguas que conocemos. Porejempio; no cabc duda de (jiie todo.s 
los Trilobitas cambrios y silurios doscionden de algun crusta- 
ceo quo dcliio vivir mucho antes clc la cdacl cambria, y que se 



APAiiic.iON i)i-; (iiicpos »!•: icsimcciks .177 

(lil'crenciaba probablcmcntc muchisimo do "lodo animal to- 
nociclo. Algunos do los animalcs mas nntiguos, como cl 
NquIUus, Li)) 0 nln, clc., no sc dircrciiciaii mucho do las cspo- 
cics quo vivcn; y por iuio.slra tcon’a, no piiodo suponcrso quo c.s- 
las cspecios vicjas fuoran los progoniloi’cs do todas laspcrtcnc- 
cientcs al mismo grupo (|uo ban apurcoido ulloriormoiilc, pov- 
((iic no son on grudo algiino intcnnodias on caracter. 

Por cousiguicnto, si la tcoria fucra vcrdadcra, es indisputa- 
ble quo antes do depositarso la capa camliria inferior trasciir- 
rieron largos poriodos, tan largos prol^ablenicntoo mas largos 
(odavi'a quo ol inlcrvalo entcro desde la edad cambria liasta 
lo.s momentos aotualos; y (juc durante ostos vastos poriodos, el 
imindo era un enjamln*o do criaturas vivas. Pero a(|ul eacon- 
iTiunos una objecion formidable; porqiic parocc dudoso quo la 
lierra Iiaya clurailo lo IjusLantc on an cstado a proposito para 
quo la babiten las criaturas quo viA'on. Sir W. Thompson 
adinite quo la eonsolidacion do la corte^a Icrrestrc apdnas 
IHicdc lia])or ocurrido menos do 50 milloncs do anos 6 mas 
do 4(Jt) milloncs haco, poro probablcmonlo la fooha csta com- 
prondida onlro 08 y 200 millonos do ailos. Eslos araplisiinos 
limiLcs (Icmuostran cuan dudosas las fouhas son; y adomas 
hay quo introducir otros clomcntos on cl problema. ilr. Croll 
ealcula quo unos GO millonos do ahos ban trnscarrido desde cl 
periodo cambrio; poro csto, juzgundo por la pcc^ucha cantidud 
(ic eaml)io organieo desde ol principio do la cpoca glacial, pa- 
I'occ sor im licinpo muy corto para las inueha.s y grandcs mii- 
laciones dc vkla quo lam ocurrido ciertamento desde la forma- 
cion Cambria; y los antcriorcs I 'lO milloncs do anos pueden 
apenas considerarsc bastantes para cl dosarrollo do las varia- 
das formas do vida quo ya oxistioroa durante ol porlodo cam- 
brio. Es, sin embargo probable, y on olio insistc Sir William 
Thompson, quo cl mundo, on un periodo muy on los comionzos, 
csluvo sujeto a cambios mas rapidos y violcnlos on sus condi- 
ciones fisicas quo los quo hoy oouio'cn, y quo tales cambios 
londioron aprovocar cambios con unarapidoz correspondicuLo 
en los organismos (£uc cntonccs oxistioran. 

No puedo dnr contostacion satisfactoria a la pregunta do 
por quo no oncontramos dop6sito.s ricos on fdsilcs quo pertenoz- 
Cim a eslos supucstos antiqui'shnos poriodos antoriorcs al sLs- 
tcina cambrio. Algunos gcologos ominontes, y u la caltoza do 




378 


OnifiEN DE LAS ESPECIKS 


esLos Sir R. Murchison, estuvioron hasta liaco poco licmpo 
eonvoncidos do quo Icniamos la primcra aurora do la vida eii 
los I’cstos orgAnicos do lascapas siluricas mas inforiores. Otros 
juccosaltamontc compc tonics, comoT^yel! y E. Forl)es, han dis- 
]iuladocsta conclusion. Nodo])emos olvidar nosotros quo sola- 
moiilo una poqucnaparto del mundo es conocidaconcxactitucl. 
Xo hacc muclio tiompo quo M. Harrando anadio otra capa infe- 
rior quo abundaba on espeoios nuovas y pcculiaros y quo cstaba 
debajo del sistoma silurio ontonees conocido; y ahora, todavia 
ina.s bajos on la formacion cambria inferior, ha oncontrado 
Mr. Hicks on cl Gales del Siir, yaciniiontos ricos cn trilobitas, 
y ({uo conlienou varies moluscos y anclidos. La presencia de 
nodulos fosfaticos y de materia bituminosa, hasta cn las mas 
inferioros rocas azdicas indica probablomcnto vida cn estos 
poriodos; y lacxistcnciadcl Eozon on la formacion laurcntina 
del Canadd, osta admitida goncralmento. Hay tres gTandesso- 
ric.s de capas dobajo dol si.stema silurio en cl Canada, y on la 
mas baja de todas ellas so cncuontra cl Eozon. Manilic.sta Sir 
W. Logan, «quc ol espesor unido decstas tres capas os posiblo 
([UO oxcoda on mucho al do todas las rocas quo so van suco- 
diendo dosdo la base do la soriepaicnzoica hasta nucstros dias. 
Esto nos haco rctroccdcr a un periodo tan romoto, quo la apa- 
rieion do la llamada fauna inumordial de Darrando puedo ser 
considorada por algunos como un acontecimiento relativa- 
incnto moderno.)) Pertonoco cl Eozon a la claso mas inforior- 
monto organizada do todas las de animalos, poro dentro do su 
claso osta a^tamente organizado; oxistid en numoro sin cuonto, 
y como oIDr. Daw.son ha hocho notar, haciapresa ciertamento 
en olros soros organicos diminutos, quo procisamente han vi- 
vido on gran numoro. Ilan salido, pucs, vcrdadcras las pala- 
bras quo yo escribi cn 1859 sobre la cxistencia do .seres vivien- 
tes muclio antes del periodo cambrio, y (fuo .son casi las mis- 
mas, usadas dospucs por Sir \V. Logan. A pesar do toclo, la 
dilicultad de cnconirar una razon buena para la carencia do 
vaslas capas ricas en fosiles , por bajo dol sistoma cambrio, os 
muy grande. X^o paroce probable quo los lochos mas antiguos 
iiityan sido completamentc gastados por la donudacion ni quo 
BUS fdsiles hayan sido complctamonto dostruidos por la accion 
metamdrfica, porquo si tal hubiora sueedido, hubieramos on* 
contrado solamonto pcqiicnos vomanente.s de las formacioncs 



AP.vnicroN DE Gnijpos de espeoies 


370 


quo sc sucodicron en soguida, y estos liubioroii oxisLido sicm- 
pi'O en un csUvdo papcialmcntc metamorfoscado, Pero las dcs- 
ct’ipcioncs quo posecmos do los doposilos silurios en torrilo- 
nos iiimonsos do Rusia y do la Amdrica del Norto, no confir- 
inan la opinion do quo cuanto mas vioja cs una formacion, mas 
inviU’iablomento ha sufrido dcnudacion y melamoi’fdsis cx- 
Iromas. 

El caso, por aliora, ticnc quo qiiodar sin oxplicacion, y l)icn 
pnedc SOP presontado como argumcnlo valido contra las opi- 
niones aqui sostonidas. Para domostrar quo pnedc, do aqui en 
adolaiiLo, rooibir alguna cxplicacion, hard la siguionlo liipdle- 
sis. Por la naturalcza do los sores organicos (luc no parcco (jiio 
hayan liabitado grandcs profundidados on las diversas forma- 
ciones do Europa y do los Estados-Unidos , y por la cantidad 
de scclimonlo, do espesor do algunas millas, do quo estan com- 
puestas las formnoioncs, podemos inferir quo, doscio ol princi- 
pio hasta ol Tin , existicron on las oorcam'as do los coiitlncntcs 
quo hoy oxislou , do Europa y do la America del Norto, gran- 
ilea islas 6 oxtcnsioncs do tierra do dondo procedia cl sedi- 
monto, Esta misma opinion ha sido despuos sostonida por 
Agassiz y otros. Pero no saboinos cuul fuc cl cstacio do las cosas 
en los intorvalos entro las divorsas formacioncs succsivas: si 
Europa y los Estados-Unidos existicron duranto olios como 
tierra lirmc , 6 como una siiporfioio suhmarina ccrca do tierra, 
cii la cual no sc dopositaba sedimento 6 como fondo do un mar 
iibicrto c insondablo. 

Mirando a los ocoanos cxistontes, quo son tres voces mas cx- 
lonsosquolaliorra, ios vcmostachonadosdomuohas islas, pero 
itpenas hay una vordadcramento occanica (con la exccpcion do 
laNucva Zolanda, si cs quo dsta puede llamarsc una isla vor- 
iladcmmcntc occanica), quo so sepa quo tonga ni aun un rcslo 
do formacioncs palcozoicas 6 socundarias. Do aqui qiiizas po- 
(liimos dedueir quo duranto los periodos palcozoicos y sccun- 
(larios no cxistian continontos ni islas conlincntalcs dondo hoy 
Kocxlicndon nuostros ocoanos, pucs quo do hahor oxistido, sc 
luil)icran acumulado con toda prohabilidad ibrmacionos palco- 
zoicos y socundarias del sodimonto o])tonido do su mejora- 
iiiionto, y dstas hubioran sido, al mdnos en partos, suspen- 
(lidas por las oscilaciones do nivcl quo ticnen forzosamonlo 
quo haber intorvonido duranto estos poriodos, cnormcmonlc 



o80 Oltll’.liN UK LAS KSPKLIKS 

largos. Si, piles, podemos deducir algo do estos lici-hos, dcbe 
do .SCI* , i|uo cn los sitios cn (|uc hoy sc cxticiidcn nueslrus 
oceanos, so han oxtendido dcsclc cl pcHodo mas remote do 
(juc podemos tenor noticia algiina; y, por otra parte , cn donilo 
hoy cxisten los eontincnlcs, han cxistido grandcs oxtensid- 
ncsclo tierra , sujetas, sin duda, a grandcs oscilacioncs do iii- 
vcl , desde cl jici'iodo cambrio. K1 mapa do colorcs, uniflo a 
mi libro sobro los arrccifcs do coral, me llcva a la consccuen- 
cia do quo los grandcs occanos son todavia principalmcnto 
areas do sumersion ; los grandcs ai'chipiolagos, do oscilacioncs 
do nivel y los continentes do clcvacion. Pero no lenemos razo- 
nos para suponer quo las cosas hayan pcrmanccido lo misino 
dosde cl principio del mundo. Parcce quo nnestros continentes 
han side Ibrinados por hal)cr prcpondcrado la fuerza do clcvii- 
eion durante inuchas oscilacioncs do nivel, pero puodc siiccdor 
(JUC las siiperlicles del inovimionto prepondoranlc hayan cam- 
biado cn el Irascurso do las edados. Mn un pen'odo muy ante- 
rior a la cpoca cambria, pueden habor cxistido continentes 
dondo hoy so extienden occanos y occanos on cl lugarquo hoy 
ocupan nnestros continentes. Tampoco ostariamos justiiicados 
al suponer quo si el I'ondo del Ocoano Pacifico, por cjcmplo. 
se eonvirUera aliora on un continonte, encontrariamos on c! 
forinaciones sediinenlarias on un estado quo pudiora recono- 
cerso mas anliguo quo las capas cainbrias, suponiendo ijiic 
iuibicran sido Justificadas, porque muy bicn jiodria suceder 
(|uo las capus quo se han sumergido alg'unas millas hacia cl 
eentro do la lierra y quo han sido compriinidas por un peso 
onovmc del iigua quo tcniaii oncima, hayan pasado por muchas 
mas motainorfosis quo las capas quo siemj^re han permanecido 
mas corca do la supcriicie. Las inmensas areas quo hay on al- 
g'unas partes del mundo, por cjemplo, cn la America del Snr. 
de rocas mctambrrieas peladas, (|uo debon haber estado calen- 
tadas con una gran prosion, me ha parccido siempre que rc- 
damaban alguna oxplicacion especial, y quizus dcbamoscrccr 
quo vemos on estas grandes extonsionos las muchas formacio- 
nes, muy antcriorcs a la epoca cambria cn un estado eomplo- 
lamente molamorfosoado y denudado. 

Iiidudablemeiitc son do naturalcza muy serin todas lasdifc- 
rentes diOcultadcs que acabamosdc cli.sciitir, a saber: quo aim 
cuantio cnconlramos cn nuostras forinaciones gcologieas mu- 



Al-AUlCIOX Die (iUL'l’OS llli KSl'l-XIEB ;{81 

L-lnw eshil)oiics euti’O las csj3Ccios quo hoy cxiston y las (luc 
cxisticron antcriorincntc , no encontramos formas do Iran- 
sicioii dolicadas 6 infinitamcivLe numcrosas , quo las ciilaecn 
iiilimamcnlc ii lodas cllas; la subita maiicra do aparoecr por 
)irimcra vcz varies grupos do cspcoics on nucslras forinacio- 
iios ciu'opcas; la caroncia, casi por comploto, on lo (juc hasla 
iiliora so Conoco do formaciones ricas on fdsilcs dobajo do las 
cfipas camlirias. Quo las dificultados son tan varias, lo vcinos 
cii ol hccho do quo los paloontdlogos mas eminentes, a sabor, 
Cuvier, Agassiz, Barrandc, Pictet, Falconer, E. Forbes, etc., y 
lodos luicslros grandcs gcdlogos , como Lycll , Jlurchison, 
Hcdgwick, otc., ban soslonido unanimemcnlc y a mcnuclo con 
vclicmcncia, la inmutabilidad dc las cspocics. Pero 8ir Char- 
les Lycll da ahora el apoyo dc sii alta autoridad al lado con- 
Irario, y la mayor parte do los gcologos y palcontulogos vaci- 
laii niLicho cn sus antoriores crcencias. Aijucllos (jue crean on 
la pcrfcccion del rcgi.stro gooldgico , desecharan indudable- 
iiionto y desdo lucgo la teoria. Por mi parte, parodiando la 
motafora dc Lycll, considero cl rogistro gcologico como una 
historiu del mundo, imperfectamenlc llevada, y cscrila cn uii 
lUalccto quo cambia. De csta historia poseemos ol dlLimo vo- 
lumcns61o, y quo no hacc refereneia mas quo a dos 6 Ires pai- 
sos. Dc cstc volumon so ha conservado solamontc un capllulo 
itqui y otro alH, y de cada pagina unaspocas linoas saltcadas. 
Cada palabra do osto longuajc, quo poco a poco cambia, mas 6 
incnos diferente cn los capitnlos succsivos, puedc representar 
las formas do vida qiic oslan sepullada.s on nuestras formacio- 
iics conseculivas, y quo 0 (|uivocadamcntc nos parecc haber 
side bruscamontc introducidas. Con osta opinion so disminu- 
Yon muchisimo y husta dosaparccen del lodo, las dilieulladcs 
qiic sc ban disculido. 





GAPITULO XL 


SOBKE LA. SUGESION GEOLOGiaA DE LOS SERES ORGANICOS. 


Aiifiricion loiita y siicesiva c!e nucvas cspcciea. — Sus diferentcs volocidailos do 
caraldo. — Las cspcciea, uiia vcz pcrdidas, no rcapareccn mds. — Lo-a griipos do 
ps|)eciea sigucn las mi-smas rcglas gcnei-alcs, eiisii apariulon y desaijaricioii. 
<jiic las os)3coie.s solas. — Do la c.-itiiicion. — Cambios siinuUdnco-s on las formas 
<le vida do todo cl nutiido. — Afinidades do las cspcciea cxtingiiidLa-s, ontro si 
y con las especies vivas. — Estado do dosarrollo do las formas auliguaa, — Su- 
ccsion do los mismos tijios dentro de las misiuas formas, — Rcsumcii do esle 
c.ipitulo y del anlerior. 


Veamos ahora si los cUversos hcchos y loycs rclativos a la 
sucosion gcol6gica de los seres organicos, cslan mas do acuerdo 
coil la opinion comun do la inmutabilidad de las especies, 6 
con la do su Icnta y gradual modilicacion por medio dc la 
variacion y dc la solcccion natural. 

Las especies nuevas, lanto cn la 'tierra como cn las aguas, 
han aparccido niuy poco a poco, una despues do otra. Lycll ha 
clcraostrado quo apenas cs posiblo resislir u Ins pruebas sobre 
oste punto on cl caso do las diforontes capas torciarias; y cada 
aao tiende a llcnar los blancos quo quedan cnlrc las capas, y 
iv hacor laproporcioii mas gradual cnlrc las formas perdidas y 
las exislentcs. En algunos de los yacimicnios mds rccientos, 
aiinquc indudalilcmcnlo do gran autoridad si se han de mc- 
(lir por aiios, solaincntc una 6 dos especies estdn oxtinguidas, 
y solamento hay una 6 dos nuevas, quo han aparecido alii por 
voz primora, ya localmonlc, ya cn cuanto no.sotros sabomos, 



384 


OlliliEN DE LAS ESI’EdlES 


frobro cl luiz do liv licrra. Las formacioncs sccundarias cslaii 
mils intoiTumpidas; pero scgun lui hcclio observar Broun, ni 
lii aparicioii ni la dosuparicioii do las muchas espocics sopul- 
hidas en cada forinacion ban sido siniuUuneas. 

Liis espocics (]uo pcrtcnoccu a difcrentos gencros y clascs, 
no hail cambiado con la niisma rapidcz 6 on igual grado. Eii 
las ciipjis Ici’ciarias mas vicjas puedcn cncontrarso lodavia 
luiaspocas conchas quo aun vivcn, cn medio douna muUiludde 
forniiis cxlinguidas. Fiikoncr lia prcsontado iin exlruordinario 
caso dcun hecho parccido; po^iuc uncocodriln, qncvivo, estii 
asociatlo cn los depositos sub-himalayos con muchos niamifc- 
I'os y reptiles pertUdos. La lingula siluria se tliforcncia muy 
poco do las espocics (|uo viven do ostc goncro, mientrus quo la 
hiayor parte do los olros moluscos siluriow y todos los crusLii- 
ccos han caniliiiido grandcnicnlc. Las produccioncs do la 
lierrii parccen lialicr cfimbiado con mayor rapidcz quo las del 
niiir; y do Oslo so ha observado iin ejempio notable en Suiza, 
llay razoncs para creer quo los organisinos quo ostan altos en 
hi cscala cambian mas rapidaniente quo los quo ostan bajos; 
aunque indudiiblcmente licnc sus cxcopciones csta regl.u, La 
i.'iinlidad do ciimbio organico, sogun las obscrvacioncs do Pic- 
tet, no cs la misma cn cada rorinacion sucesiva. Sin embargo, 
si comparamos entre si las formacionos (jiio no cslcn intima- 
monte rcliicionadas, cnconlriiremos quo todas his ospccies lian 
cxporimcnlado algun cambio. Cuando una ospccic ha desapa- 
rocido unavez do la supcrficic do la licrra, no hay razon para 
creer (juc reaparezea jamas hi misma forma iddntica. La cx- 
cepcion mas fuerte, al parccer, do osla xiltima rcghi, os la do 
his llamadas colonias, do M. liarrando, quo so introducen du- 
rante un periodo cn medio do una fornnicion mas iintigua, y 
dejan as! quo reaparozca hi fauna preexistente; pero paroco sa- 
tisfactoria la explicaeion do Lycll, el ciuil dice quo dslc os un 
caso do omigracion temporal desde una localidad gcogTafica 
dislinlii. 

Estos diversos licchos cstan do acuerdo con nucstra toorla, 
quo no tione ley lija do dcsarrollo ni oxige quo todos los habi- 
lantcs do uiui zona cambicn brusca 6 siinultanoamonto 6 en un 
grado igual. El procedimionto do modificacion tieno quo ser 
lento, y por lo general, afcctarii solamonto a unas pocas eape- 
cies id mismo liempo; porquo hi variabilidad do cada espccic 



SUGESION OEOLOGICA 


385 


cs indepenclicntc do la do todcas las demas. Si las variacionGs6 
difei'oncias iiidividiuvles quo sc origincn sc acumularaii por 
medio do la sclcccion natural on un grade mayor 6 manor, 
siendo portanto causa do mayor 6 mcnor cantidad do modi- 
ficacion permanente, os cosa quo dopondora do muchas con- 
tiagcncias complcjas: do (luc las variacionos scan do una 
naturaleza A'cntajosa, do la liberUid do cruzamiento, do los 
eambios lentos on las condicioncs fisicas del pals, do la cmi- 
'rracion do nuovos colonos y do la naturaleza do los otros hu- 
bitantes, con los cuales la espccie quo varia ontro on compe- 
tencia. Por todo esto no os do ningun modo sorprondenlo quo 
rctenga una espccie la misma forma- idcnlica , mucho mas 
tiempo quo otra, 6 (juo si camliia canibio cn un grado inenor. 
Encontramos relaciones parecidas entre Inibitantcs quo existen 
cn paisos distintos; por cjcmplo, los moluscos lerrestres y Ids 
inseclos coledptcros, do la isla do Madera , ban llegado a di- 
fcrenciarsG considerablcmento do las formas mas corcanas 6 
inmediaLas del continento curopeo , y al mismo tiempo ban 
permanccido sin altoracion los moluscos marines y los pajn- 
ros. Quiza podomos comprendor al parccor la mayor rapidez 
del Cambio on las produccionos terresLros mas allaincnlo 
organizudas, comparadas con las produccionos marinas 6 in- 
foriorcs , por las rolacioncs mas complcjas do los seres su- 
porioi’os con sus condiciones do vida organicas c inorganiens, 
como sc explied on im caplLuIo anterior. Cuando muchos do 
los babiUintes do un area cualquiera so ban modificado' y ban 
mejorado, podomos entendor, segun ol principio do la com- 
petoncia y por todas las importaiiLes relaciones do organismo 
con organismo cn la lucha por la existoncia, quo una forma 
(jue no so haya modificado y mejorado algun tanto ostara cx- 
pucsta al exterminio. Y on csto vemos la causa dc quo todas 
las espccics do la misma region acalicn por modificarse, si con- 
sideramos intervales baslante largos do tiempo; pucs quesi no 
sc modificaran se extinguirian. 

En los miembros do la misma claso lal voz puoda acr casi 
la misma la cantidad media de cambio durante poriodos do 
tiempo largos 6 iguales; poro como la acumulacion do las for- 
macioncs durables ricas on fosilea, dopenden do quo sc deposi- 
Icn grandes masus do sodimentos cn las areas (juc cstan dosccn- 
diendo, casi nccosariamonto ban .side acumuladas nucstras for' 



38 G OniGEN DE LAS ESPECIES 

maciones con intcrviilos do tiompo inmoiisos 6 irrcKuIai'meiitc 
inlerinilentcs; 2>ui‘ consocuonoia, no cs igual la cantidad do 
camljio organico quo maniliostan los losilcs enlerrados en for- 
maciones consccutivas. t^cgun csta 02)inion, no inai-cacada for- 
niacion un acLo do croacion nucvo y com^Jleto, sino solainenlc 
una esccna cualquiei-a tomada casi al azac en un drama quo 
osla siomi^ro cambiando IcnUunonLo. 

Podcnios cntender claramento i^or cjud una cs^Decio, cuando 
una vcz lloga a jicrderso, no vuelvo a rea2)arcccr, aun cuando 
vuclvan a darsc las misinas condicionos do vida orgaiiicas e 
iuorganicas. Poi’quc, ilun cuando pucda ada2}tarse la descen- 
dencia de una os2)ecio (y no bay duda quo on innuraorables 
cases ha ocnirrido csto) u oCLqjar ol lugar do otra cs 230 cie cn la 
oconoinia do la naLuralcza, y a su2)lanUu’la 2Jor lo mismo, las 
dos formas, la untigua y la nuova, no serian identioamenlc 
igualos; 2 >*-IG^’ una y otra horedarian , casi con corteza, ca- 
ractoros difcrcnlcs do sus distinlos 2Ji‘ogonitoros; y los orga- 
nismos, quo yu so diforcncian, varian de una manora dife- 
rontc. Por ejcm2>Io: os 2>osiblo (2ue si quedaran destruidas lo- 
das nuestras 2>aloinas coli 23 avas los criadoros 2)udicran hacei' 
una nuova casta quo a2Ddnas sc distinguicra do la actual; 
si do igual nuincra quedara dosiruida la i^^iloma lorcaz, quo 
cs ol origen (y end cstado natural todo nos haco oroor {[ue 
las formas madres son gcnoi‘aIincnlcsu2)Iantadasyextcrminii- 
das por sus dcsccndicnLcs mejoradas), es incroiblc quo unaco- 
lipava idontica a la quo hoy oxisto pudiera origiuarso do nin- 
g’uua otra es2)ecie de paloma, ni aun do ninguna otra casta 
bicn determinada do la 2)aIoma doniostica, porque las variacio- 
iios succsivas sorian clifercntes en algun tanto, casi con certoza, 
y la variedad nuevatnenLo forniada horodaria probablemonlo 
do su progenitor algunas diforoncias caractcrislioas. 

Los gTupos do cspccics, esto cs, los genoros y las familias, 
siguon on su aparicion y dcsa2'>aricion las miamus rcglus quo 
las cspccics aisladas; cambian mas 6 monos rapid'amento, y on 
cantidad mayor 6 mcnor. Si una vcz lloga a dcsaparocor un 
grupo, no rcaparoco niinca; cn otraa pnlabras: su oxistenciu, 
on tanto quo dura, cs conlhiua, No ignore que hay algunas 
exccpciones aparentes do csta regia, perb las exoepcioncs son 
sorprcndcntcincnlo pocas, tan pocas, {(uo E. Forbes, Pictoty 
Woodward (aunque contraries Lodos olios a las opinioncs quo 



SUCESION GEOLOGICA 


m 

yo sosteiigo) tienen'por verdaclora la regia, y cs-ta esUi estric- 
tainciite do acuerdo con la leoria. Porqiie todas las especies do 
un mismo gi’upo, por niiicha duracion quo cste haya tenido, 
soa desccinlicntos modilicadas una do olra, y todas do un 
progenitor comuii. En cl g-dnero lingula, por cjomplo, las es- 
pecies quo han aparocido sucesivamente en todas Las edades 
tienen que liaber estado enlazadas por una serie no intorrum- 
pida de generaciones, desdc la capa siliiria mas baja hasla 
nueslros dias. 

IIcjuos visto on el capitulo anterior quo falsainente aparc- 
cen coino desarrollados do pronto gTupos cntcros do especies, 
y he inlentado dar una explicacion de csLc lioclio , quo u scr 
cierto, scria fatal para mis opiniones. Pero somejantos casos 
son verdaderamento exccpcionales , siendo la regia general 
que vayag-radualmonto aumentaiido ol numoro, Iiasta que cl 
griipo llcga al maximum, para empezar entdnees a decrecer 
gradualmonte, mas pronto 6 mas tardo. Si ol numoro de las 
especies comprendidas on un genero, 6 cl do los generos on 
itnafamilia, cstan rc2)rcseiitados ]Dor una linoa vertical, cuyo 
grueso varie, quo sulDa atravesando las forniacionos gooldgicas 
sucesivas cn (|uo so oncuentran las especies, pareccra falsa- 
meute algunas veccs quo la linca ompicza cn su extremo in- 
ferior, no en punta afUada, sino bruscanionte, ontdnees va ha- 
ciendose mas gruosa hucia arri])a, consorvi'uidoso ^ monudo 
conigual espesor durante algun tiempo, y por ultimo, se adel- 
gazacn las capas supcriorcs, murcando ol decrecimiento y cx- 
tincion final do la ospocie. Estc aiimcnto gradual en cl nuraero 
do las cspccics do un grupo esUi cstrictamcnto conformo con 
la leoria, porquo las cspccics del mismo genero y los generos 
de la misma familia puedon aumontur solamento poco a poco 
y prngrcsivaniento; el in'oeedimionto de la modificacion y la 
produccion de un numoro de formas parocidas es necosaria- 
menle icnto y gradual ; uiia ospccic da origen primeramente 
a dos 6 tros variedadcs; ustas se convicrlen poco a poco cn es- 
peciOjlas cuales a su vcz producen, con pasos igualmenlo ien- 
tos, otras variedadcs y especies, y asi sucosivainonle, como las 
ranias de un gran arbol que nacon todas de un solo tronco, 
hasla que ol grupo llega a. ser grande. 



388 


ORIGEN DE LAS ESPECIES 


Extincion. 

llaslu ahora solo homos halilado incidciUalincnlo do la dcs- 
apm-ioion do las cspcoies y do los grupos do cspccies. Begun la 
Icon'a do la soloccion nuLural cstan inliinamontc enlazadas la 
cxUncion do lus formas viejas y la produccion do las nuovasy 
mojoradas. La antigua idea do quo todos los habitantes dc la 
tion'a han side dcslruidos on perlodos sucosivos por caliis- 
li'ofcs, esUi ahora casi univorsalmcnto abandonada aun pov 
aquollos gcologos como Elio do IBoaumont, Murchison, Bar- 
rande, etc., cuya.s opinioncs gonerales habian dc llcvarnos gc- 
ncralmcnte a esta conclusion. Por cl contrario, con cl cstudio 
do las formaciones tcrciarias tenemos fundamento para creep 
(]iie las espccics y los grupos do cspccics desaparccen gradual- 
jncnlo uno do.spucs do otro, primero dc un siLio, luego do olro, 
y finalmcntc, del mundo. En algunos pocos casos, sin cm- 
)>iU’go, como por el rompimiento do un isLnio y la consiguientc 
irrupcion dc una muUitud do habitantes nuevos en un mar 
vccino, 6 por la suincrsion dual de una isla puede habor side 
ri’qjido cl procedimionto de la extincion. Tanto las cspccies so- 
las como los grupos enteros do ospecies tienen duracion muy 
dosigual; ya homos vi^to quo algunos grupos han durado desdo 
la primera aurora conocida dp la vida hasta nucstros dias; al- 
gunos han dcsaparccido antes dc torminarsc el poriodo paleo- 
zoico. No hay ley fija quo determine cl tiompo (|ue ha do diirar 
una ospccio sola detorminada 6 un solo gonoro dado. Hay rao- 
tivos para creer ([uo la extincion de un grupo entoro de c.spc- 
cios cs goneralmcntc procediiniento todavia mas lento ([ue cl 
de sii produccion: si, como antes, ropresentamos su aparicion 
y dosaparicion por una Ii'nca vortical cuyo grueso varie, se vora 
(]uc la linea en su extreme superior va mas insensi])lcmonte 
acabando en punta que on su extremo inferior; aquel marcacl 
progreso de exterminio y esto la primera aparicion y los co- 
mionzos de aumento en el numoro do las ospecies. En algunos 
ca.sos, sin oml)argo, cl exterminio do grupos enteros como el 
dc los ammonita,s hacia fines del periodo secundario ha sicio 
maravillosamcntc rapido. 

La extincion do his c.spccics sc ha onviiclto on el mislerio 
mas gratuilo: hasta han llogado I'l supoiior algunos autores que 



EXTINCEON 380 

as! i3omo cl indivi'diio liciio iina caiUidad dclonninarla do 
vifla, lutnlncn las cspocios lionoii una duracion •dcfinida. 
Xadio puedo Iialjorso maravillado mas quo yo con la cxtinciou 
lie las cspeoies. Guando cncontro en la Plata cl dicnto de un 
L-aballo on las mismas capas quo los rcstos do maslodontc, mc- 
galccio, ocsodonlo y olros monslruos cxtiiig'uidos, quo todos 
oocxistioron con moluscos quo todavia vivian on un poriodo 
geoldgico muy rocicnte, mo Hone do asombro; porque vicndo 
ipic cl caballo, dcsdo quo lo introdujcron los espanolos on la 
America del Sur, so ha naturalizado por si y en cstado salvajc 
eii todo el pais y ijuo su mimcro ha aumentado on una pro- 
pni'clon quo no tione paralolo, mo preguntaba quo causa po- 
(ii'ia haber exterminado tan recicnLomcnle al caballo primitivo 
cn condicioncs do vida ul pavcccr tan favorablos. Poro mi 
asombro no tonia razon do ser. El profesor Owen pronto dcs- 
ciibrio quo ol diento, aunquo tan igual al del caballo quo hoy 
cxiste, poi'tonecia a una ospccio extinguida. Si hul)icra vivido 
estc caballo todavia, aunquo no fuora abundantc, ningun na- 
tiiralisla hubiora oxporimentado lamcnorsorprcsaporsu poco 
lu'imero, porque esla circunstancia es atributo do miichas cs- 
pocics do todas clascs en todos los paiscs. Si nos proguntamos 
11 nosotros mismos por quo osta 6 aquella ospccio os rara, rcs- 
pondemos quo algo hay dosfavorablo en sus condiciones do 
vida; pero lo quo osc algo sea, casi nuncapodomos decirlo. En 
la suposicion do quo cl caballo fdsil cxistiera todavia como una 
especio rara, podriamos haber cstado seguros por la analogia 
con todos los otros mamiferos, sin oxcluir al elcfantc quo tan 
Icntamonlc so reproduco, y por la historia do la naturaliza- 
cion del caballo domcstico on la America del Sur, queen con- 
dicioncs mas favoraldes hubioi’a poblado cn muy pocos aiios 
cl continento ontoro. Pero no podriamos haber dlcho cualos 
fueron las condicioncs dosfavorablcs quo cntorpecieron su cre- 
cimicnlo, si fuc una 6 si fueron varias contingoncias y on quo 
pei'iodo do la vida del caballo y hasta quo punto ol)raron cada 
ima do ollas. Si las condicioncs so hubieran dcsarrollado do 
1111 modo cada voz monos favorable, seguramonto no hubiora- 
inos pcrcibido el hccho, aunquo cl caballo f6sil so luibiera hc- 
cho ciertamenic cada voz mas rare, y rinalmonte se hulnera 
exLinguido ocupando su lugar algun compotidor mas victo- 
rioso. 



390 


OHIGEN DE LAS ESPECIES 


No hay nada mas dificil quo rocoi’dar siompro quo ol creoi- 
mionlo do loda criatura ostd conslantcmonte cnlorpocido poi' 
causas ]iostilo,s invisilDlcs; y estas mismas causas quo no sc 
pcfciljon son lo bastanto para causar cdmodamento la rarcza, 
y por ultimo, la oxlincion. Tan poco cnleiidido os oste punlo 
(|uc ho oido ropctidas voces oxpresar sorprosa do quo monstruos 
tales como cl mastodontc y cl dinosaurio, todavi'a mas anti- 
giio, so hayan oxtinguido, como si diora la victoria en la lucha 
por la cxistoncia solamonto la fucrza corporal, cuando por el 
contrario, y como lo ha obscrvado Owen , cl tamano delermi- 
nai'ia on algunos casos el exLcrminio mas